Las Crónicas de El Gráfico

Fútbol con números

Por Redacción EG · 21 de noviembre de 2019

Por Borocotó. El periodista realiza una recopilación de números finales en las tablas de posiciones del fútbol argentino desde el año 1938 hasta 1952 y de la cual extrae diversas conclusiones.

Ahora que estamos acercándonos a la iniciación de las hostilidades, dicho en términos bélicos, se nos ha ocurrido pacer unos numeritos para que los aficionados al fútbol se entretengan extrayendo de los mismos todas las deducciones que ellos ofrezcan como asimismo refrescar un poco la memoria. La estadística confeccionada abarca de 1938, año en que comienza más o menos regularmente a regir la ley de ascensos y descensos, hasta el último campeonato oficial.

 

Pertenece la escena al match Racing-Banfield, realizado en Avellaneda. Boyé salta por sobre Graneros, y Bagnato completa la foto. Por primera vez en la historia un "chico" llega a matches de desempate por el título.

Pertenece la escena al match Racing-Banfield, realizado en Avellaneda. Boyé salta por sobre Graneros, y Bagnato completa la foto. Por primera vez en la historia un "chico" llega a matches de desempate por el título.

 

Figuren en ella los campeones con sus respectivos puntajes y el promedio correspondiente de acuerdo con la cantidad de puntos disputados por cada uno en los diferentes años. Fue preciso recurrir a los porcentajes porque la cantidad de teams en la división superior ha variado y así le resultará más claro al lector medir la eficiencia de los diferentes campeones. Figuran también los últimos en las respectivas tablas con los puntos cosechados y el porcentaje correspondiente. La hemos ampliado llevándola a la mención de los cinco primeros y de los cinco últimos, igualmente con sus puntos y los porcientos porque sirve para considerar hasta dónde, en el curso de 14 años, los chicos han crecido. El porcentaje más elevado de un campeón ha sido el logrado por Independiente en 1938, con 82,81, y el último porciento elevado le corresponde e River Plate en 1947, con el 80,00. El más alto de los últimos, porque en 1949 fueron Huracán y Lanús, es de 38,23. En 1950, cuando descendió Rosario Central, fue con 36,76, y en un año en que los cinco últimos lograron un porcentaje total de 42,35, que los separa muy poco del obtenido por los cinco primeros y que fue de 58,82. El caso excepcional en la historia del profesionalismo en lo que atañe al último puesto es el correspondiente a Argentino de Quilmes, que no consiguió una sola victoria y los cuatro puntos obtenidos fueron producto de otros tantos empates, registrándose, en consecuencia, el más bajo por ciento logrado por equipo alguno, ya que fue de 5,88.

 

Team de Independiente, que logró elevado promedio en 1938. Parados: Cuesta Silva, Franzolino, Lecea, Leguizamón, Bello, Colette y Martínez; agachados: Vilariño, de la Mata, Erico, Sastre y Zorrilla. También jugó mucho Reuben.

Team de Independiente, que logró elevado promedio en 1938. Parados: Cuesta Silva, Franzolino, Lecea, Leguizamón, Bello, Colette y Martínez; agachados: Vilariño, de la Mata, Erico, Sastre y Zorrilla. También jugó mucho Reuben.

 

Es conveniente recordar que los porcentajes están muy sujetos el desarrollo del certamen, como sucede con los promedios en las carreras de automóviles. Si el de adelante va cortado al frente y quienes le escoltan comprenden que no tienen ninguna posibilidad de darle alcance, amainan el tren de marcha a fin de concretarse a cuidar sus respectivos puestos. En el fútbol la cosa es a dos puntas y tanto aflojan aquellos que aceptan carecer de posibilidades en el campeonato como también los que reunieron un puntaje que les asegura la permanencia en el círculo superior. De ahí, por ejemplo, que en el caso citado de Argentino de Quilmes no le preocupara a Ferro Carril Oeste su situación, puesto que con 15 puntos aventajó en once a quien descendió.

El aficionado, con la planilla ante los ojos, puede entregarse a todas las confrontaciones posibles, las que sería largo enumerar. No obstante, no pesaremos por alto lo acontecido en 1939, en donde los primeros cinco lograron, en conjunto, el más alto porcentaje: 70,88. Y viene bien le cita porque fue ése el año en que Huracán cumplió una de sus más grandes actuaciones, la mejor de su vida en el profesionalismo, pues venció a los "grandes" y consiguió un segundo lugar, compartido con River Plate. Incluido posteriormente en el núcleo de los "grandes", en los últimos tres años su situación fue angustiosa y zafó de ella, en dos oportunidades, en matches de desempate.

 

Línea de ataque de River Plate, en 1947, integrada por Reyes, Moreno, Di Stéfano, Labruna y Loustau. En ese año el equipo campeón logró el 80 % de los puntos en disputa, porcentaje que no volvió a producirse.

Línea de ataque de River Plate, en 1947, integrada por Reyes, Moreno, Di Stéfano, Labruna y Loustau. En ese año el equipo campeón logró el 80 % de los puntos en disputa, porcentaje que no volvió a producirse.

 

Como temporada de los considerados "chicos", le más excepcional fue la de Banfield, al igualar el primer puesto, y Lanús, quien en el curso de la primera rueda anduvo mano a mano con su vecino, finalizando después en el quinto lugar. Consultada la planilla ella ratifica que en ningún otro certamen se produjo caso similar. Citemos, de paso, que en 1949 Platense igualó el segundo puesto con River Plate, actuación de mérito en un "chico". Ese fue el año dramático de Boca Juniors, en el que estuvo al borde del descenso. Ya vemos que superó por solamente un punto a quienes discutieron la permanencia en primera con matches de desempate: Huracán y Lanús. También Racing atravesó una situación afligente en 1945, pero logró escalar posiciones en las últimas cinco jornadas y ascender, finalmente, al décimo lugar, por lo que la planilla no consigna, en cifras, la angustia vivida por los racinguistas cuando se debatía el equipo en las posiciones más comprometidas.

 

Escena correspondiente al match Boca-Lanús, de 1951, y que terminó en un empate. Fue el año más feliz de los granates.

Escena correspondiente al match Boca-Lanús, de 1951, y que terminó en un empate. Fue el año más feliz de los granates.

 

Tenemos, pues, que dos "grandes" han estado por caer, si es que continuamos con la primera consideración del bloque de los cinco, porque con la posterior ya serían tres, pues incluiríamos a Huracán. Y serían tres también los "chicos" de grandes actuaciones, Banfield, Platense y Lanús, en los campeonatos ya mencionados.

* * *

Es evidente que cuando se produce un empate en el primer puesto el porcentaje debe bajar, y mucho más si acontece como en el último año en el que, hasta contadas fechas por finalizar, eran varios los que aspiraban con posibilidades al título.

 

Al comienzo de su actuación en nuestro profesionalismo produjo Newell's grandes campañas, pero luego se fue desprendiendo de altos valores, dos de los cuales, Cantelli y Pontoni, aparecen aquí en días en que con Morosano integraron un terceto famoso.

Al comienzo de su actuación en nuestro profesionalismo produjo Newell's grandes campañas, pero luego se fue desprendiendo de altos valores, dos de los cuales, Cantelli y Pontoni, aparecen aquí en días en que con Morosano integraron un terceto famoso.

 

Como en la puja estuvo mezclado Banfield y también no olvidamos la campaña de Lanús, indiscutiblemente en 1951 se pudo aseverar que "los chicos crecen", pero también nos dice la planilla que ese crecimiento se viene produciendo de tiempo atrás. Nos lo indica la estadística al consignar los promedios globales de los cinco últimos clasificados. Por lo mismo, salvo las lógicas excepciones, habrá que considerar que cada vez he sido más difícil conquistar el título, y de ahí que salvo el caso de River Plate en 1947, con un 80 por ciento de puntos conquistados, tengamos que ir hasta Boca en 1940 para consignar un 80,88 y llegar, dos años más atrás, a los records de Independiente. Se puede, pues, estudiar la planilla y extraer una serie de deducciones. Yo también podría hacerlas, pero, ¿no les parece que ya me tomé bastante trabajo con confeccionarla?

 

-

-

 

Imagen de 1996. ¿Por qué pasó lo que pasó?
Las Crónicas de El Gráfico

1996. ¿Por qué pasó lo que pasó?

Vélez goleó 5-1 a Boca en un partido invadido por la polémica, las expulsiones y el caos. Otra vez Castrilli fue el eje de una noche que comenzó a todo fútbol, pero terminó en el descontrol.

Imagen de 1959. Brasil-Uruguay, fútbol y barbarie. Por Panzeri
Las Crónicas de El Gráfico

1959. Brasil-Uruguay, fútbol y barbarie. Por Panzeri

Los 22 jugadores de Uruguay y Brasil, protagonizan la pelea más violenta registrada en un Sudamericano. “El partido tuvo dos extremos: el fútbol más puro y la barbarie más pura en la era civilizada…”

Imagen de 1952. La tierra blanda hizo la carrera dura
Las Crónicas de El Gráfico

1952. La tierra blanda hizo la carrera dura

En caminos afectados por la sequía, los motores del Turismo Carretera rugieron en La Vuelta de Santa Fe. Fue victoria de Eusebio Marcilla con Chevrolet por el abandono desafortunado de Juan Gálvez.

DEJÁ TU COMENTARIO