¡Habla memoria!

El día que secuestraron a Fangio

Antes del Gran Premio de Cuba de 1958, un movimiento revolucionario tuvo cautivo al Quíntuple durante 48 horas. El Chueco cuenta uno de los hechos más increíbles de su vida.

El destino, la pelota y yo - Capítulo II

Por José Manuel Moreno. El crack del fútbol, considerado uno de los mejores jugadores de la historia, vuelve a sorprender relatando, con gran calidez, intimidades de su vida. En este capítulo nos cuenta su “tremendo fracaso”.

El destino, la pelota y yo - Capítulo I

En 1959 El Gráfico publica por entregas, la maravillosa autobiografía del legendario Charro, uno de los mejores de todos los tiempos. Compartimos nuevamente esta joya.

Jugar en guerra

Aunque Argentina entró en guerra con Inglaterra por las islas Malvinas, el fútbol no detuvo la pelota. El torneo local siguió su marcha y los partidos de la Selección en España 82 se vivieron como si nada pasara.

Yo fui Maradona. Por Enrique Medina

En 1984, a propósito del fenómeno de Maradona en Italia, Enrique Medina se pone en el papel de Diego e imagina las cosas que sintió, antes de salir a la cancha, el día que debutó en el Napoli.

1950. El adiós a Pepe Lectoure

Emotiva despedida de Félix Frascara a un porteño de ley, que llevó el boxeo en la sangre y que además junto a Ismael Pace fundaron el mítico Luna Park, escenario de veladas de boxeo inolvidables.

1950. Sayanes, un precursor

El Gráfico despedía a Santiago Sayanes, uno de los primeros que le puso acento criollo al fútbol inglés, además quien se ganó el apodo de “Firulete” por su estilo vistoso.

Reportaje al Viejo Gasómetro. Por Juvenal

¿Hablar con los tablones de la historia? ¿Oír los estruendos eufóricos del ayer? Es posible a través del sentimiento, el que despierta el inolvidable y desaparecido estadio de San Lorenzo en Boedo.

1940. Juventud, divino tesoro

Mario Fortunato, que supo ser campeón dirigiendo a Boca en cuatro oportunidades, habla sobre brindarle oportunidades a los jóvenes, pero sin dejar de lado a los experimentados.

1997. De la cancha al altar

En poco menos de tres horas, Marcelo Gallardo vivió dos de las máximas emociones de su vida: dio una nueva vuelta olímpica con River y contrajo matrimonio con Geraldine, la novia de toda su vida.

Suscribirse a ¡Habla memoria!