Memoria emotiva

EL DESASTRE DE MÜNICH

Se cumple un nuevo aniversario de la tragedia de los Busby Babes, el accidente aéreo que en 1958 sepultó a una generación dorada de jugadores del United y dio lugar al homenaje que se mantiene vivo al día de hoy bajo el nombre "Flowers of Manchester". ¿Qué fue, por qué sucedió y cuántas víctimas dejó?

Por Redacción EG ·

06 de febrero de 2022

A mediados de la década del cincuenta, Manchester United se presentaba como el único equipo capaz de torcerle la muñeca al todopoderoso Real Madrid de Di Stéfano y su ballet. En franco crecimiento de la mano del técnico Sir Matt Busby, se floreaba por Inglaterra y Europa con un plantel joven pero talentoso por demás, que tenía al mediocampista Duncan Edwards como faro. Eran conocidos como Los Busby Babes.

Imagen EL TIEMPO DETENIDO en el instante de la tragedia, el mismo en el que el United se convirtió en un gigante.
EL TIEMPO DETENIDO en el instante de la tragedia, el mismo en el que el United se convirtió en un gigante.

 

¿QUIÉNES FUERON LOS BUSBY BABES?

 

Busby, un adelanto en su tiempo, había rodeado a Edwards de otras figuras como Roger Byrne, el “Hombre gol” Dennis Viollet y Tommy Taylor. El éxito, tarde o temprano, tenía que llegar para adornar las vitrinas de Old Trafford. Sin embargo, el destino se ensañó con ellos el 6 de febrero de 1958, cuando el cuerpo técnico y los jugadores del United regresaban en avión desde Belgrado, a donde habían logrado clasificarse a las semifinales de la Copa de Europa.

 

¿POR QUÉ SE ORIGINÓ "EL DESASTRE DE MÜNICH"


 

Las crónicas de la época revelan que el trayecto Rusia-Inglaterra de ese vuelo incluyó una parada en Munich, que había sido azotada por una inesperada nevada. Allí, las precarias comunicaciones de aquellos tiempos, le abrieron la puerta a la tragedia.

El duro invierno europeo había congelado la pista, y cuando el piloto James Thain, que estaba intentando despegar por tercera vez, pudo advertir que esto sucedía, ya era tarde. Los sucesivos intentos por remontar la aeronave fueron en vano y cuando Thain logró, finalmente, alcanzar la altura adecuada para el despegue, una falla en uno de los motores (también a raíz de las bajas temperaturas) provocó la caída del avión en un terreno lindante al aeropuerto. Como agravante, en ese terreno lindante se ubicaban los tanques de combustible que abastecían a los  aeroplanos.

Imagen ÚLTIMO PARTIDO. Los Busby Babes jugaron contra el Estrella Roja en Belgrado, en la antigua Yugoslavia, y lograron el pase a las semifinales de la Copa de Europa.
ÚLTIMO PARTIDO. Los Busby Babes jugaron contra el Estrella Roja en Belgrado, en la antigua Yugoslavia, y lograron el pase a las semifinales de la Copa de Europa.
El golpe y el incendió resultaron fatales, y luego del recuento pudo saberse que las víctimas eran veintitrés, entre ellos siete jugadores del United: Geoff Bent, Roger Byrne, Eddie Colman, Mark Jones, David Pegg, Tommy Taylor y Liam Whelan. Los otros quince fallecidos se repartieron entre aficionados, periodistas y asistentes del club que también formaban parte de la tripulación. Paradójicamente, y como una luz de esperanza hacia el futuro, la tragedia mantuvo con vida a Duncan Edwards, sin embargo las graves heridas hicieron que pereciera dos semanas después del accidente en un hospital de Munich. Jackie Blanchflower y Jhonny Berry pudieron salvar sus vidas, pero las delicadas lesiones que sufrieron truncaron sus carreras futbolísticas.

Aquella temporada los Busby Babes marchaban en la cima de la Liga inglesa. Tras el accidente se desmoronaron y apenas pudieron alcanzar el noveno puesto. Además, a pesar de llegar a la final de la FA Cup, cayeron frente al Bolton en un Wembley repleto que alentó por el Manchester.

La reconstrucción del equipo se cimentó en Matt Busby, el técnico escocés que sufrió lesiones en el accidente pero que pudo recuperarse. El pilar futbolístico del renacimiento fue otro sobreviviente del Desastre de Münich. Se llamaba Bobby Charlton.

EL RENACER DE MANCHESTER UNITED



Justamente Charlton, junto a Dennis Law y a George Best, formaron la temible delantera conocida como la Santísima Trinidad y lograron darle al United la Copa de Europa en 1968, diez años después de la tragedia. Para muchos, ese golpazo histórico que puso al Manchester al borde de la desaparición lo convirtió en un gigante del fútbol inglés.

Aquel equipo, que parecía estar condenado al éxito antes de extinguirse fugazmente, guardará por siempre un lugar privilegiado en la retina de Old Trafford, donde el espíritu de los protagonistas de Münich aun regocija con buen fútbol el recuerdo de quienes los vieron jugar. A modo de homenaje, un reloj ubicado en el corazón del  Teatro de los Sueños marca con exactitud la fecha y la hora del desastre, rescatando del olvido a las víctimas fatales. Debajo de él, un cantero repleto de flores se adorna con poemas y recuerdos en cada aniversario del desastre. 

Imagen ANTES DEL DESASTRE. Los jugadores a punto de abordar el avión que se conduciría hacia el desastre.
ANTES DEL DESASTRE. Los jugadores a punto de abordar el avión que se conduciría hacia el desastre.


Por Matías Rodríguez