Las Crónicas de El Gráfico

1931. San Lorenzo 5 – 1 Racing

Por Redacción EG · 22 de febrero de 2020

La crónica del primer cruce entre estos dos grandes en la era profesional. Fue contundente triunfo del conjunto de Boedo sobre los de Avellaneda.

San Lorenzo está rejuvenecido

Cuando nos asalte un presentimiento y o ese presentimiento se refiera al desarrolle de una lucha futbolística, tengamos la entereza suficiente para esperar que los hechos se produzcan de manera totalmente distinta a lo que presentimos.

Un ejemplo: el match entre San Lorenzo de Almagro y Racing. Después de los partidos que se le habían visto a uno y otro, no podría pronosticarse otra cosa que la victoria de los de Avellaneda. El team de Avenida La Plata fue, contra River Plate, una verdadera murga. Los once de Racing fueron, en su match con Vélez Sársfield, once cracks.

Con el retiro de sus figuras más populares — Omar, Tarrío, Monti, Carricaberry, Magno — habrá parecido que San Lorenzo no podría volver a ser el cuadro de garra, poderoso y de calidad, que se constituyó siempre en uno de los mejores del certamen. Después del match jugado el domingo contra Racing — y ciñéndonos estrictamente a lo que sucedió esa tarde, pues en fútbol nada puede prejuzgarse, — se comprueba, efectivamente, que el conjunto rojo y azul no es ya lo que fue: es otra cosa completamente distinta, pero tanto o más buena que lo que era antes. Son Lorenzo, con las nuevas figuras de Pacheco, Castañares, Closas, Galíndez, Martín y con García y Arrieta, que fueron en realidad los precursores del nuevo "carácter" del cuadro, resulta ahora un conjunto mucho más simpático por su juventud y su vivacidad, por su limpieza y su rapidez.

Apenas iniciado el encuentro, el referee otorgó un hand penal a favor de San Lorenzo, cuyo tiro libre fue convertido por Fossa. La foto ha sorprendido el momento en que es Vencido Bottaso.

Apenas iniciado el encuentro, el referee otorgó un hand penal a favor de San Lorenzo, cuyo tiro libre fue convertido por Fossa. La foto ha sorprendido el momento en que es Vencido Bottaso.

Estábamos acostumbrados a ver, en el team de Boedo, un juego pesado, seguro, pero lento, hecho más con el cuerpo que con habilidad. Era, para definirlo con precisión popular y sin que ello constituya una crítica, un equipo de guapos: fuerte, entrador, vigoroso.

Ahora no. La juventud de casi todos sus hombres le da la agilidad que ameniza el juego; las aptitudes individuales le prestan vistosidad a las jugadas. Y como un recuerdo de lo que se fue, como un eco de la tradición, el juego recio de Fossa completa el equipo a manera de sostén, sirviendo para apreciar, sobre el mismo terreno, las diferencias producidas.

No sé si serán ahora más eficaces que antes. Por un partido bueno que les he visto, no voy a contraer la responsabilidad de asegurar desde ahora que es un gran team. Pero una cosa puede afirmarse con toda certidumbre: que San Lorenzo de Almagro se ha rejuvenecido. Y que es ahora un equipo simpático.

La defensa de los locales se prodigó entusiastamente, salvando los escasos momentos de peligro a que la sometió la desorganizada delantera de los perdedores. Closas, a quien se ve de frente, fue uno de los puntos altos del team sanlorencista.

La defensa de los locales se prodigó entusiastamente, salvando los escasos momentos de peligro a que la sometió la desorganizada delantera de los perdedores. Closas, a quien se ve de frente, fue uno de los puntos altos del team sanlorencista.

 

GARCÍA, CLOSAS Y PACHECO

A Racing — a un Racing malo, es cierto, — lo dominaron, lo "pasearon"... y lo golearon. Aunque jugó bien todo el equipo, sin un solo punto flojo, tres hombres impresionaron al espectador y se hicieron merecedores del elogio más amplio. Diego García, que actúa en la dirección del ataque, impuesto desde hace rato como el mejor delantero del cuadro, volvió a ser el muchacho rápido, pero consciente, extraordinariamente hábil en la gambeta y exacto en el pase. Le vi hacer una jugada, cerca del área penal de su bando, de esas que no se olvidan fácilmente; de esas que podrían "firmar" Ravaschino o Ferreira.

Fossa ha rechazado con la cabeza un centro de Grossi, y la pelota escapa al alcance de Caratti y Del Giudice. Los backs locales, como todo el team, actuaron en gran forma; en cambio, el centre forward de Racing fracasó.

Fossa ha rechazado con la cabeza un centro de Grossi, y la pelota escapa al alcance de Caratti y Del Giudice. Los backs locales, como todo el team, actuaron en gran forma; en cambio, el centre forward de Racing fracasó.

El en poder de la pelota, cercado por Demare, Paternoster y Fleitas Solich, todos en un espacio no mayor de dos metros cuadrados; sin soltar la pelota de los pies, arrastrándola rapidísimamente de adelante hacia atrás, de izquierda a derecha, amagando escurrirse hacia un lado y otro, desorientó en pocos segundos a los tres cracks y se le vió salir a la carrera de ese círculo que parecía infranqueable.

En la línea media, Closas fue el domingo una figura de relieve singular.

Algo que, con todas las exigencias del caso, puede clasificarse como gran jugador. Olvidándonos de quienes prohíben las comparaciones, aseguro que Closas, en este match, tapó totalmente el recuerdo Monti. Es distinto en todo, pero completen el quite, en el pase, en su constante movilidad.

Corresponde, además, dar el saludo de bienvenida a los tres cordobeses que esta vez es cierto — reforzaron el conjunto de los "santos", Pacheco, sobre todo, al back derecho, habrá de ser bueno de verdad si continúa actuando como el domingo. Y quizás mejore aún... Su juego hace recordar bastante al del caballeresco "don Pedro". Como Omar, es seguro, terminante en el rechazo y limpio en el quite. Se defendió con igual eficacia de izquierda y derecha, y dió sensación de fortaleza, acusando iguales energías durante todo el match Castañares y Galíndez, half izquierdo el primero y winger de recho el segundo, impresionaron en buena forma. Sin alcanzar los relieves de Pacheco, rindieron eficacia. El half es algo lento, pero empeñoso; se especializa con el puntero adversario. Y Galíndez, por el contrario y como cuadra a un winger, es veloz, con más tendencia a. la jugada individual que a centrear. Avanza muy bien con el insider.

Corsetti intenta hacer un quite a Grossi, quien ya ha pelota al centro. San Lorenzo apareció muy mejorado con la inclusión de los cordobeses.

Corsetti intenta hacer un quite a Grossi, quien ya ha pelota al centro. San Lorenzo apareció muy mejorado con la inclusión de los cordobeses.

Pero el conjunto de los once hombres, y sobre toda su partido contra Racing, dejó esa grata impresión que produce ver el juego de juventud, ardillesco y positivo, sin exceso de gambeteos y peligroso en su velocidad.

Quizás pueda predecirse que San Lorenzo ha entrado en una nueva época, y que continuará siendo el team peligroso de siempre.

 

¿ESO ERA RACING?

Estaban las camisetas y Bottaso, únicamente. Algunos hinchas decían que faltando Ochoa, faltaba todo. Pero había algo más: había, en primer término, la defección de Fleitas Solich y en consecuencia, el desengrane de todo el cuadro.

El goalkeeper de Racing cae vencido nuevamente, a pesar del arrojo con que se tiró al suelo para evitar el contraste. Al señalarse el cuarto goal, Botasso se retiró lesionado.

El goalkeeper de Racing cae vencido nuevamente, a pesar del arrojo con que se tiró al suelo para evitar el contraste. Al señalarse el cuarto goal, Botasso se retiró lesionado.

Luego, en la delantera, una nulidad como director: Caratti. Ese sí que es "Garufa". Se va con la pelota para todos lados, pero en realidad no va a ninguna parte...

Los hombres consagrados tampoco hicieron nada de provecho, seguramente recargados — sobre todo Della Torre, Paternoster y De Mare — por la defección de los otros. Y allá, en la extrema derecha, Perinetti no sabía qué hacer, olvidado Por Bongiovanni, elemento nuevo que mejorará mucho teniendo a su lado a Ochoa.

Closas interviene para alejar un centro de Perinetti, quedando Del Giudice inactivo. El quinto goal de los vencedores le fue señalado a Grossi, quien ocupó el puesto de Bottaso, cuando éste se lesionó. San Lorenzo actuó encomiablemente.

Closas interviene para alejar un centro de Perinetti, quedando Del Giudice inactivo. El quinto goal de los vencedores le fue señalado a Grossi, quien ocupó el puesto de Bottaso, cuando éste se lesionó. San Lorenzo actuó encomiablemente.

No puede menos que lamentarse el fracaso de Racing, no por el hecho preciso su derrota, sino porque imagino el gran partido que habríamos visto si los de Avellaneda hubieran jugado con Ochoa… y como Racing.

 

 

Por Sobrepique (1931).

Temas en esta nota:

Imagen de "Dos mundiales y un país de fantasía". Por Eduardo Sacheri
Las Crónicas de El Gráfico

"Dos mundiales y un país de fantasía". Por Eduardo Sacheri

"¿Será posible inventar una sociedad que, enceguecida, se crea a pies juntillas todas las barbaridades ilusorias que le cuentan? Una sociedad que empiece a computar aviones derribados y barcos hundidos como si fueran goles de ese mundial inminente"...

Imagen de Rescatando al soldado De Felippe
Las Crónicas de El Gráfico

Rescatando al soldado De Felippe

Jugando en la 3ra. de Huracán, Osvaldo Omar De Felippe fue enviado a luchar a la Guerra de Malvinas. En 1998 soltó sus recuerdos por primera vez a El Gráfico y dejó este testimonio imprescindible.

Imagen de 1952. Triunfo de San Lorenzo ante River
Las Crónicas de El Gráfico

1952. Triunfo de San Lorenzo ante River

San Lorenzo presentó una defensa más completa y derrotó a River Plate por 2 a 1. La clave del resultado en favor del local estuvo en la línea media. Comentario de Félix D. Frascara

DEJÁ TU COMENTARIO