Las Crónicas de El Gráfico

1950. Adrogué vio ganar a su ídolo

Por Redacción EG · 20 de mayo de 2019

Por Dante Panzeri. Oscar Muleiro triunfa en una durísima carrera desde su pueblo natal, Adrogué, hasta Chascomús ida y vuelta para completar 212 km de los cuales 116 eran de tierra.

Ganar ya se convertía en una obligación para Muleiro. Se corría allá por sus dominios del sur; se aclamó su nombre en todo Adrogué desde la mañanita del domingo hasta la media tarde del regreso; se lo aclamó a lo largo de todo el recorrido, desde las aceras, desde los camiones abarrotados por su hinchada y pintarrajeados con su nombre y el de Adrogué; por todas partes el clamor incesante:

— ¡Muleiro!... ¡Muleiro!... ¡Muleiro!...

Se inicia el regreso de Chascomús a Adrogué y al cruce de un puentecito César Coombes encabeza el pelotón de vanguardia, al que ya se ha reintegrado Curcio. Siguen a rueda de Coombes el entrerriano Schell, Formenti, Meo, Varisco y Muleiro. Curcio había ganado ese primer parcial de la carrera con 28" de ventaja.

Se inicia el regreso de Chascomús a Adrogué y al cruce de un puentecito César Coombes encabeza el pelotón de vanguardia, al que ya se ha reintegrado Curcio. Siguen a rueda de Coombes el entrerriano Schell, Formenti, Meo, Varisco y Muleiro. Curcio había ganado ese primer parcial de la carrera con 28" de ventaja.

— Clamor que se acentuó al cruzar victorioso la meta y desaparecer entre el palmoteo de la barra; clamor que todavía debe resonar allá por las coquetas calles de la barriada.

"El Oso" tenía que ganar. Iba a ser ese, por otra parte, el mejor premio para los dirigentes del .Club Brown, ¡también de Adrogué!, que en su segunda prueba federada — muy bien organizada — restauraron a las programaciones oficiales esta clásica de antaño de tan hermoso historial.

En resumen, fiesta de pago chico, fiesta de familia grande. Fiesta de Adrogué en torno de su ídolo deportivo de hoy.

La "crema" estuvo casi en pleno. Apenas algunas ausencias, tan forzosas como relativas, puesto que sólo por excepción puede lograrse la concurrencia de todos, pero todos, los valores de primera fila. Esta vez faltaron Perone, Covolo, el bahiense Fernández, y creemos que ninguno más a excepción de los pre-seleccionados para el Sudamericano, a quienes la Federación no permite momentáneamente actuar en ruta. Tuvimos en cambio un debut de lustre en nuestros caminos: el del italiano Primo Zuccotti, ya con muchos años más que los que acusaba en sus épocas felices en la península, donde llegó a destacarse en el campo profesional.

A unos 20 kilómetros de la llegada escapó Jorge Olivera, el diminuto entrerriano siempre tan combativo. Llegó a conquistar más de un minuto sobre el resto de los punteros, pero finalmente fue anulado su intento al salir Muleiro en su búsqueda. Aquí lo vemos en plena fuga.

A unos 20 kilómetros de la llegada escapó Jorge Olivera, el diminuto entrerriano siempre tan combativo. Llegó a conquistar más de un minuto sobre el resto de los punteros, pero finalmente fue anulado su intento al salir Muleiro en su búsqueda. Aquí lo vemos en plena fuga.

Ruta dura, muy dura: los 212 kilómetros que completaban el trayecto de ida y vuelta a Chascomús comprendían más de la mitad en tierra, 116 kilómetros, con 96 de afirma-do entre Adrogué y Brandsen. Por suerte tocó una jornada sin ese calor sofocante que en medio de la tierra suele ser matador para el ciclista. Es decir que no hubo desesperación por agua; sólo "ahogos" momentáneos cuando la polvareda de los coches de acompañamiento envolvió al pelotón. No tuvimos tampoco el espeso colchón de aquella última Chascomús que ganara Manuel Fernández, haca cuatro años. Y el viento sopló cruzado, en contra, de ida; pero de cola, y con doble fuerza, de regreso. De allí un motivo en la diferencia de los promedios de cada tramo. Resumiendo: una carrera pesada, pero mucho más liviana de lo que pudo ser en otras circunstancias; de lo que creímos iba a ser, máxime cuando han pasado tantas semanas sin una lluvia en forme. Pongámonos en marcha.

Salieron fuerte. En seguida hubo arranques. Royal y Vavrin sus protagonistas principales. Pero todos anulados. Hasta prosperar, finalmente, un lancecito de dos pichones: Pablo Peuk y Luis Segota. Con ellos en punta se entró en la tierra, Y allí se produce de in-mediato el estirón. Pinchan Heide, Schen, Víctor González, el primero de los cuales sufre posteriormente una violenta rodada que lo priva radicalmente de medio mecánico. A esa caída sigue una mayor en la punta, donde el grueso de los ases se mantiene en lote. En la lucha de posiciones dentro de la escalera se produce un roce de ruedas que determina un aterrizaje en masa de Meo, Benvenutti, Marinelli y el italiano Zuccotti. Abandona Marinelli. Persiguen los otros. Y en punta encontramos,, en medio de una serie de arranques que han estirado aún más el lote, a: Segota, Pauk (ya alcanzados), Muleiro, Marisco, Formenti y Coombes. La acción por despegar a Benvenutti no es agresiva. Se marcha fuerte, nada más que fuerte. Y así puede aquél, con Meo, reintegrarse más pronto al comando. En tanto decide abandonar Zuccotti.

Muchos kilómetros, 50 aproximadamente, estuvieron al frente, distanciados del lote, Pablo Pauk y Luis Segota, dos elementos que se vienen desempeñando bien en las últimas carreras. Pauk cumplió destacada performance en la Bragado y en cuanto a Segota finalizó sexto el domingo después de ir en punta.

Muchos kilómetros, 50 aproximadamente, estuvieron al frente, distanciados del lote, Pablo Pauk y Luis Segota, dos elementos que se vienen desempeñando bien en las últimas carreras. Pauk cumplió destacada performance en la Bragado y en cuanto a Segota finalizó sexto el domingo después de ir en punta.

A este debe sumarse otro abandono de importancia, el de Angel Castellani, que ya en su fordcito da resignada como leal explicación:

—Me venía quedando en el asfalto... Después de ésta, ahora sí que no hago más ruta. Nos veremos en la pista. (Evidentemente el tiempo — y su hijita que lo chochea — han transformado a Angel. Ahora es sereno, manso, blando. El deporte ha hecho su obra).

Oscar Muleiro en andas de sus admiradores después de cruzar victorioso la meta de Adrogué, donde venciera en el sprint a Humberto Varisco. Progresivamente Muleiro viene mejorando su capacidad de embalaje desde los comienzos de la actual temporada y hoy constituye valor de grandes posibilidades en todo final de pelotón. No obstante ser aparentemente pesado su acción es agilísima.

Oscar Muleiro en andas de sus admiradores después de cruzar victorioso la meta de Adrogué, donde venciera en el sprint a Humberto Varisco. Progresivamente Muleiro viene mejorando su capacidad de embalaje desde los comienzos de la actual temporada y hoy constituye valor de grandes posibilidades en todo final de pelotón. No obstante ser aparentemente pesado su acción es agilísima.

Y vienen persiguiendo, en segunda posición, Víctor González, Ulrich, Olivera y Curcio. Más atrás Vavrin y Botas; a pocos metros Hoss, Arregui, Curas y Sevillano, que ha vuelto a quedarse. Pero que allí insiste: como todo aquel que no se resigna a admitir un mal momento. (Vaya para él nuestro más bien inspirado consejo: descanso). En quinta posición encontramos al italiano Debenedetti con Saúl Crispino; luego en lotes sucesivos a Schell, Koval y Raúl Rodríguez; Rionildo Donatti; Vera; el italiano Fanti, Vajda y Carlos Palina; y cerrando la marcha a Juan Kaminsky, Fernández, Martinove, Pillón, Scaunich y Comido.

Aldo Arregui llegó a Adrogué en quinto lugar pe-ro ocupando con todos los honores un sitio en el quinteto de vanguardia, performance que refirma sus méritos expuestos en la Bragado y otras competencias. Está andando bien. Aquí, a su rueda, Formenti,

Aldo Arregui llegó a Adrogué en quinto lugar pe-ro ocupando con todos los honores un sitio en el quinteto de vanguardia, performance que refirma sus méritos expuestos en la Bragado y otras competencias. Está andando bien. Aquí, a su rueda, Formenti,

Se ha organizado en tanto la persecución de Jorge Olivera y su lote de segunda posición, alcanzado a su vez por Botas después de desprenderse éste de Vavrin. Logra éxito aquélla y así los 8 punteros anteriormente indicados se convierten en 13, todos los cuales llegarán a Chascomús en lote y sin intentos de despegue. La situación es francamente dominante para Muleiro, Varisco, Meo y sus hombres adictos. Los demás esperan. En tanto abandonen Sevillano y Fanti. Y tenemos a Chascomús a la vista. Allí se va Curcio, sin que nadie le responda, para conquistar los 28 segundos con que arribará a la meta de ese lugar de neutralización. A su vez se han quedado de rueda del pelotón Segota y Pauk, justamente los dos prófugos del comienzo. Segota por saltársele la cadena, Pauk frenada su máquina en un trecho pesado. Llegan, respectivamente, a 50" y 1' 08" de Curcio; entran luego: Arregui y Schell a 1' 27"; Curas, Rodríguez y Debenedetti a 2' 53"; Crispino a 7' 02"; Pillón a 8'. El resto arriba a más de 15 minutos sobre el puntero. Citémoslos en lote: Koval, Scaunich, Corrado, Barral, Moretti, Vajda, José Castellano, Donatti, Américo Flores, Kaminsky, Adolfo Flores, Manuel Fernández, Paline, Vera y Vavrin. Entre éste y Curcio hay casi 40 minutos. Totál desgranada. 35 son los llegados e Chascomús. El promedio de esos primeros 105 kilómetros realizados en 3 h. 03 m. 39 s. acusa 34,594 metros horarios.

Transcurren los primeros momentos de la prueba y el pelotón se mantiene unido pese a la despegada de Segota y Pauk, que escaparon desde el vamos.

Transcurren los primeros momentos de la prueba y el pelotón se mantiene unido pese a la despegada de Segota y Pauk, que escaparon desde el vamos.

Se inicia el regreso, como decíamos, con fuerte viento a favor. Y naturalmente que Curcio no comete el error de pretender seguir solo. Espera al pelotón, cuyo paso, ligero por el viento pero calmo en la acción muscular, permite recuperar contacto e Segota, Pauk, Arregui, Schell y Debenedetti. Hay una consigna elemental en el lote donde forma mayoría el "squadrón" de Muleiro: deshacerse de Benvenutti. Y por parte de éste tratar de llegar a rueda de aquéllos para intentar su único posible recurso en la victoria: la escapada final. Pero la suerte de todo eso no será sino la que la lógica indica. Cuando el paso se apura empieza nuevamente la desgranada. Pierden contacto Víctor González, Formenti y Botas, después de haberle ocurrido lo propio a Ulrich, Pauk y Debenedetti, Luego se queda de rueda Coombes, a quien se une el lote de González, pero sobreviene una caída que deja por el suelo a Formenti y Botas. Adelante el trabajo anda en los 40 y 42 de media. Y producidos aquellos retrasos tenemos así al frente a 9 hombres: Curcio, Schell, Meo, Varisco, Muleiro, Olivera, Arregui, Segota y Benvenutti. Todos ellos entran en block al asfalto, pero de inmediato se registran en lo liso las consecuencias de lo áspero anterior (también con viento de cola, los músculos se cansan); endurecido, pierde rueda Benvenutti. La lucha de equi-pos está así resuelta. Benvenutti persiste en ella pero ya vencido y es cuando en medio de su fatiga le confiesa a Castellani:

En las proximidades de la meta Dente Benvenutti cede posiciones en eI pelotón de vanguardia. Desde la moto lo alienta Alberto García, que sigue inactivo.

En las proximidades de la meta Dente Benvenutti cede posiciones en eI pelotón de vanguardia. Desde la moto lo alienta Alberto García, que sigue inactivo.

—Me estoy acordando de vos en la San Antonio de Areco. Yo estoy igual en este momento. —Aquella vez Benvenutti y su gente lo habían dejado e Angel con todo un drama. Así es la ruta. Y Benvenutti abandonó.

Se retrasa Schell por falla en la cadena y en seguida corrían la misma suerte Curcio y Segota. Allí es cuando se produce el arranque de Olivera, arranque "a cara e' perros", que vino a dignificar la lucha entre hombres de un mismo equipo. Y el entrerriano se fue para conquistar más de un minuto. Llegamos a tomar 1' 14". Eso destrozaba los planes de Muleiro. Y a buscarlo fue éste. Se achicaron progresivamente las distancias, retornó Olivera al pelotón de vanguardia y así se estuvo sobre el sprint que daría a Muleiro su resonante victoria. Victoria bien trabajada. Noblemente construida, puesto que supo de lucha aun en situación aparentemente tranquila. Destaquemos también por su mérito el quinto puesto de Arregui.

A poco de entrar en la tierra los punteros se produjo esta espectacular rodada entre Benvenutti, Meo, Marinelli y el italiano Zuccotti que debutaba en nuestros escenarios.

A poco de entrar en la tierra los punteros se produjo esta espectacular rodada entre Benvenutti, Meo, Marinelli y el italiano Zuccotti que debutaba en nuestros escenarios.

Para los organizadores de esta Doble Chascomús vaya la felicitación de los que gustamos de las buenas organizaciones. El Atlético Brown se ha lucido y entre los detalles que justifican este elogio va la cita de que, como pocas veces ocurre en nuestro ciclismo, sus dirigentes denunciaron el recorrido métrico de la prueba con toda corrección —y no al tanteo como suele hacerse — y se preocuparon por que en cada bifurcación del camino hubiese una bandera que despejase cualquier duda. Colaboró, como otras veces, la Dirección de Medicina del Deporte.

Se ha formado la escalera entre los 9 punteros que quedaron al promediar el regreso. Tira Varisco seguido de Muleiro, Olivera, Curcio, Arregui, Schell, Meo, Segota y Benvenutti en ese orden.

Se ha formado la escalera entre los 9 punteros que quedaron al promediar el regreso. Tira Varisco seguido de Muleiro, Olivera, Curcio, Arregui, Schell, Meo, Segota y Benvenutti en ese orden.

 

.

.

 

Por Dante E. Panzeri.

Fotos: Sanjurjo.

Imagen de 1950. El estilo es el hombre. Por Borocotó.
Las Crónicas de El Gráfico

1950. El estilo es el hombre. Por Borocotó.

Siempre existieron tácticas o modalidades en fútbol, pero las impusieron los jugadores con sus virtudes y por propia gravitación de su juego. No al revés, como en ocasiones pretende imponerse.

Imagen de 1993. Se mira y no se toca
Las Crónicas de El Gráfico

1993. Se mira y no se toca

Tras un flojo comienzo, con coraje, con esa camiseta que respetan los contrarios y con fútbol, sobre todo, con fútbol argentino, Argentina volvía a ganar la Copa América. Crónica, fotos y video de la final.

DEJÁ TU COMENTARIO