Tenis

LOS RAYOS X DE GUILLERMO VILAS: SUS TRES RÉCORDS INSUPERABLES

El tenista argentino más destacado de la historia construyó su leyenda a fuerza de títulos y conquistas, pero además tiene en su poder tres plusmarcas imbatibles.

Por Pablo Amalfitano ·

17 de agosto de 2021

GUILLERMO VILAS no sólo es el tenista más relevante de la historia de la Argentina sino que construyó su leyenda a nivel internacional. Además de todas las conquistas que gestó durante su carrera también cosechó innumerables récords, varios de los cuales hoy perduran y avizoran como imbatibles.

El marplatense llegó a ser número dos del mundo en 1975, aunque el número uno está en revisión por parte de ATP tras comprobarse por una exhaustiva investigación llevada adelante por el periodista Eduardo Puppo. Ganó cuatro títulos de Grand Slam: el US Open 1977, Roland Garros 1977 y los Abiertos de Australia de 1978 y 1979. También conquistó el Campeonato de Maestros de 1974, sobre césped y contra todo pronóstico, en Melbourne. Como si fuera poco se adjudicó tres veces el Grand Prix (1974, 1975 y 1977) y acumula nada menos que 62 títulos del circuito entre 1973 y 1983.

Vilas tiene en su poder, sin embargo, tres marcas imposibles de superar, todas conseguidas en su maravillosa temporada 1977, quizá la mejor que haya protagonizado cualquier tenista masculino jamás: mayor cantidad de triunfos consecutivos en todas las superficies, mayor cantidad de partidos ganados en un mismo año y mayor cantidad de títulos conquistados en una temporada.

Triunfos consecutivos: 46 en todas las superficies

En 1977 Vilas se consagró como una de las mayores estrellas del tenis mundial. En plena temporada más brillante de su vida el Poeta hilvanó nada menos que 46 victorias consecutivas en todas las superficies. Su andanza comenzó en Kitzbühel, en julio, y finalizó en Aix en Provence, Francia, por un polémico fallo que lo perjudicó.

Después del torneo austríaco encadenó los títulos de Washington, Louisville, South Orange, Columbus, el US Open y París, con dos victorias en el medio por la Copa Davis ante Australia en Buenos Aires. La semana siguiente llegó a la final del torneo de Aix en Provence y perdió 6-1, 7-5 y abandono ante el rumano Ilie Nastase, quien utilizó una raqueta de doble encordado (spaguetti) para derrotarlo.

"Hay que recordar que me rompieron el récord con una raqueta ilegal: la del spaguetti, una que fabricaron y estaba mal. La prohibieron un miércoles y la decisión se hizo efectiva el lunes siguiente. Un error gravísimo", había contado años más tarde, quien jugó la final con Nastase el domingo previo.

La bronca de Vilas pasaba porque después de aquella definición en Francia volvió a ganar una gran cantidad de partidos consecutivos: un total de 26, producto de los títulos en Teherán, Bogotá, Santiago, Buenos Aires y Johannesburgo. En pocas palabras el récord, todavía imbatible, pudo haber llegado a un número cercano al cielo.

Hubo dos jugadores que estuvieron cerca de alcanzar la marca de Vilas pero que se quedaron a las puertas: Roger Federer y Novak Djokovic. El suizo llegó a 41 victorias en fila y detuvo la cuenta tras perder con el argentino Guillermo Cañas en Indian Wells 2007, mientras que el serbio estiró sus festejos hasta los 43, una cifra interrumpida por el propio Federer en las semifinales de Roland Garros de 2011.

Rafael Nadal, por su parte, sí pudo romperle una de las marcas. Las 53 victorias consecutivas de Vilas en 1977 sobre polvo de ladrillo, contadas desde Roland Garros hasta el polémico torneo de Aix en Provence, quedaron pulverizadas por el español entre 2005 y 2007, cuando llegó a 81, un número tope que se paró en la final de Hamburgo 2007 ante Federer.

Cantidad de victorias en un mismo año: 137 en todas las superficies

Vilas alcanzó nada menos que 137 victorias en toda la temporada 1977, la mejor de su vida y quizá la más destacada de cualquier tenista en la historia. Finalista del Abierto de Australia y campeón en Roland Garros y en el US Open, aquel año el marplatense se convirtió en una máquina de ganar. Nadie jamás volverá a estar cerca de una cifra similar.

El rumano Ilie Nastase es el que más se acercó: llegó a 125 victorias en 1973 y a 120 en 1972. Más abajo aparece el checo Ivan Lendl, con 110 en 1980 y 106 en 1982. Más acá en el tiempo figura Roger Federer con 92 éxitos en la temporada 2006.

Cantidad de títulos en una misma temporada: 16 en todas las superficies

Springfield, Buenos Aires, Virginia Beach, Roland Garros, Kitzbühel, Washington, Louisville, South Orange, Columbus, Abierto de Estados Unidos, París, Teherán, Bogotá, Santiago, Buenos Aires y Johannesburgo. Parecen incontables y no lo son, claro, pero sí son inalcanzables: todos esos torneos son los que ganó Guiilermo Vilas en el año 1977, el mejor de su vida en el circuito.

Ese cúmulo de títulos, que incluyen dos torneos de Grand Slam, constituye otra de las marchas imbatibles del zurdo en la Era Abierta del tenis. Para dimensionar: el chaco Ivan Lendl (1982) y el estadounidense Jimmy Connors (1974) llegaron a festejar 15 títulos y quedaron a uno del récord de Vilas. Más atrás aparecen el australiano Rod Laver (1970), el sueco Björn Borg (1979) y el estadounidense John McEnroe (1984).

Más acá en el tiempo, entre los grandes jugadores activos, Federer llegó a acumular 12 en su brillante 2006 y Rafael Nadal alcanzó 11 en 2005, la temporada en la que irrumpió en la elite. Recién el año pasado Vilas fue igualado y no por méritos deportivos: la ATP, que todavía le debe el reconocimiento oficial como número uno del mundo, convalidó otros títulos y llevó a Rod Laver (1969) y a Ilie Nastase (1973) a los 16 en una misma temporada.