Las Crónicas de El Gráfico

1940. River Plate ganó por 6 a 0

Por Redacción EG · 16 de febrero de 2020

Banfield no mereció una diferencia como la que señala el score. Pero River, que no vivía su mejor año, tenía grandes individualidades como Labruna, Moreno o Pedernera y eso bastó para semejante goleada.

A los 21 minutos ejecuta un centro Cerro y Sanz cabecea. La pelota pega en el travesaño. A los 19 del segundo tiempo el mismo winger tira un centro y Caffaratti realiza una magnífica jugada dentro del área para rematar con violencia. El shot da en el travesaño. A la media hora de esa etapa ejecuta Agostini un tiro libre sesgado que recoge Caffaratti... y pega en el travesaño. Quiere decir que la madera atajó más que Blasco. Y así fue. River Plate mereció ganar porque fue más team, porque contó con una línea de ataque superior a la de su rival, porque fue capaz de marcar seis tantos, pero nunca acusó una superioridad que justifique la goleada. No debió ganar por más de dos o tres goles de diferencia. Una superioridad de dos goles, acaso tres, es la que acusó en el field. Seis tantos a cero dan la idea de un dominio abrumador, de un cuadro que se defiende sin poder salir del área ante otro que domina la situación en forma holgada. Sin embargo, no fue así. Ya vemos que en tres oportunidades pudo Banfield batir a Blasco. Y de haber salido el score seis a tres, o cinco a dos, o cuatro a uno, habría sido más lógico. Dos o tres goles de diferencia sí, pero más no, porque no está de acuerdo con lo acontecido en la cancha.

A los tres minutos de juego avanzó River Plate y Moreno cedió la pelota a Pedernera, quien realizó un buen centro. D'Alessandro, sin adversarios delante, pudo batir a Besuzzo con toda facilidad. En general el arquero de Banfield fue batido siempre desde muy cerca.

A los tres minutos de juego avanzó River Plate y Moreno cedió la pelota a Pedernera, quien realizó un buen centro. D'Alessandro, sin adversarios delante, pudo batir a Besuzzo con toda facilidad. En general el arquero de Banfield fue batido siempre desde muy cerca.

Entre sus backs salta el goalkeeper Blasco. Iácono y Cosso completan la escena. Vaghi y Ferreyra formaron la zaga del team local y respondieron muy bien a la confianza puesta en ellos.

Entre sus backs salta el goalkeeper Blasco. Iácono y Cosso completan la escena. Vaghi y Ferreyra formaron la zaga del team local y respondieron muy bien a la confianza puesta en ellos.

La hinchada de River Plate, un poco desalentada este año, pensará que queremos retacearle una satisfacción. Nada de eso. El propósito consiste en colocar las cosas en su lugar y también para evitar una confianza que pase de los límites razonables. Decir que legítimamente River Plate fue en dos o tres tantos superior a Banfield, ya es decir algo. Si tal concepto se hubiera expresado antes del match, habría perdido exagerado. Después de un seis a cero, tres goles parecen poco...

River mejora. No queremos aventurar un juicio categórico. Frente a Boca Juniors produjo una buena performance y fue en el medio del field tanto o más que su rival. Ahora, ante un enemigo más discreto pero que cuenta en su haber con excelentes performances, jugó mejor que ante Boca. Se explica por la diferencia de rivales, pero aun así, cabe reconocer que el equipo tiene otra fisonomía. Más espíritu de lucha, más penetrante su ataque, más ágil. El domingo estuvo D'Alessandro muy parecido a Sarlanga. El cuarto gol de River, por ejemplo, fue una jugada personalísima. Entró en posesión de la pelota, esquivó a Fatechi y batió a Besuzzo. Fue un tanto similar al segundo de Boca marcado por su centre forward en el match contra River.

sco, arquero de River Plate, aleja una pelota mediante un golpe de piño evitando así que Sanz se apoderar de la ball. Tuvo Banfield situaciones muy propicias, pero en auxilio del guardavalla local acudió el travesaño en tres peligrosas situaciones.

sco, arquero de River Plate, aleja una pelota mediante un golpe de piño evitando así que Sanz se apoderar de la ball. Tuvo Banfield situaciones muy propicias, pero en auxilio del guardavalla local acudió el travesaño en tres peligrosas situaciones.

Pedernera y D'Alessandro, forwards de River Plate que tuvieron un lúcido desempeño. El centreforward estuvo muy veloz y filtrador, constituyéndose en un serio peligro para la valla de Banfield.

Pedernera y D'Alessandro, forwards de River Plate que tuvieron un lúcido desempeño. El centreforward estuvo muy veloz y filtrador, constituyéndose en un serio peligro para la valla de Banfield.

No es River un gran equipo ni podrá serlo con el mismo plantel de jugadores, pues será preciso ver a los backs en otras apuradas para opinar en definitiva y los halves de ala no llegan a la calidad requerida por un River, pero la verdad es que el conjunto ha mejorado y que Renato Cesarini puede sentirse satisfecho de las dos últimas performances.

Una salida de Besuzzo en la que perdió la pelota obligó al back Murúa a cometer hands para salvar momentáneamente su valla. El referee acordó el penal y he aquí el instante en que Pedernera bate a Besuzzo.

Una salida de Besuzzo en la que perdió la pelota obligó al back Murúa a cometer hands para salvar momentáneamente su valla. El referee acordó el penal y he aquí el instante en que Pedernera bate a Besuzzo.

Pese a los seis goles tuvo Besuzzo atajadas brillantes y aquí lo vemos en una de ellas mientras Fatechi contiene a Labruna. Solamente del quinto tanto puede culparse al arquero de Banfield.

Pese a los seis goles tuvo Besuzzo atajadas brillantes y aquí lo vemos en una de ellas mientras Fatechi contiene a Labruna. Solamente del quinto tanto puede culparse al arquero de Banfield.

La ventaja del local residió, más que nada, en la diferencia registrada en las líneas de ataque. Mientras la de River tuvo cinco valores parejos, la visitante estuvo reducida a Caffaratti, Sanz y por momentos Agostini. Casi podríamos limitar la mención a los insiders. Las líneas medias fueron parejas. Los backs de River se lucieron más porque tuvieron a enemigos inferiores a los que enfrentaron sus rivales. Pedernera, Deambrosi y D'Alessandro superaron netamente a sus adversarios de los mismos puestos. Scavone jugó tanto como Minella. Los halves de ala estuvieron parejos en rendimiento aunque justo es reconocer que los de Banfield enfrentaban a adversarios de mayor categoría. En cuanto a los arqueros, curioso es el caso, pero Blasco fue inferior a Besuzzo. Sin embargo, a éste le hicieron seis y el local mantuvo su valla invicta.

De Terán intercepta un pase de Moreno a Pedernera. Estos futbolers que formaron un ala izquierda famosa en temporadas anteriores, actuaron ahora a la derecha y lo hicieron bastante bien pese al cambio.

De Terán intercepta un pase de Moreno a Pedernera. Estos futbolers que formaron un ala izquierda famosa en temporadas anteriores, actuaron ahora a la derecha y lo hicieron bastante bien pese al cambio.

El primer tanto lo marcó D'Alessandro los 3'; el segundo, Pedernera a los 43' de penal; el tercero a los 3' del segundo tiempo, marcado por Labruna; el cuarto, D'Alessandro a los 20'; el quinto a los 38' convertido por Moreno, quien cerró la lista a los 44'.

 

 

El Gráfico (1940).

Temas en esta nota:

Imagen de Fórmula Uno: El triunfo más triste
Las Crónicas de El Gráfico

Fórmula Uno: El triunfo más triste

Se cumplen 39 años de la última vez que se vio a un argentino en el podio de la máxima categoría del automovilismo mundial. El 17 de mayo de 1981, a bordo de su Williams FW07C, Carlos Reutemann se impuso en Bélgica. Sin embargo, durante el fin de semana, había atropellado accidentalmente a un mecánico del equipo Osella, causándole la muerte poco tiempo después. Una tragedia que empañó su último festejo.

Imagen de 70 años de velocidad y pasión
Las Crónicas de El Gráfico

70 años de velocidad y pasión

En la ciudad británica de Silverstone se llevó a cabo el primer Gran Premio de la categoría. El periodista Ricardo Lorenzo fue el encargado de narrar la crónica de una carrera que tuvo a Juan Manuel Fangio como protagonista hasta tener que abandonar a 7 vueltas del final, mientras marchaba en segundo lugar.

Imagen de 1987. Independiente 3 – 3 Boca
Las Crónicas de El Gráfico

1987. Independiente 3 – 3 Boca

Los equipos regalaron un clásico para el recuerdo. Vimos goles de excepcional factura, actuaciones individuales de alto nivel y una emotividad que no cesó hasta que terminó el encuentro...

DEJÁ TU COMENTARIO