Las Entrevistas de El Gráfico

2002. Verón: “Quiero cerrar una herida que está abierta”

Por Redacción EG · 15 de octubre de 2019

En la previa del Mundial de Corea – Japón, Verón se entrevista con El Gráfico, cuenta de la frustración de Francia 98. Finalmente ese Mundial lo marcaría injustamente para el resto de su carrera.

Has­ta el ba­rrio re­si­den­cial de Ha­le no lle­ga el ru­mor caó­ti­co de la gran ciu­dad. A me­dia ho­ra del cen­tro de Man­ches­ter, la ca­sa de Juan Se­bas­tián Ve­rón es aca­ri­cia­da por un en­vol­to­rio de som­bras y si­len­cios. Fal­ta po­co pa­ra la ce­na y la ca­li­dez del li­ving se ro­ba el cen­tro de la es­ce­na.

Ia­ra tie­ne dos años y me­dio y una cam­pe­ri­ta pla­tea­da que ma­má Flo­ren­cia le pu­so cuan­do sa­lió a co­rre­tear por un jar­dín tan am­plio co­mo el de la can­ción de Mon­ta­ner, ese don­de “las vio­le­tas abren co­mo a las diez”. Se pu­so a ju­gar con las mu­ñe­cas y no se la quie­re sa­car aun­que aden­tro ha­ga de­ma­sia­do ca­lor. Deian tie­ne un año me­nos y una pe­lo­ta de fút­bol ad­he­ri­da día y no­che por un in­vi­si­ble cor­dón um­bi­li­cal, ob­vio re­fle­jo ge­né­ti­co pa­ra un nie­to de crack, pa­ra un hi­jo de es­tre­lla...

Mien­tras es­pe­ra la co­mu­ni­ca­ción con El Grá­fi­co, la Bru­ji­ta se aco­mo­da en el si­llón prin­ci­pal y de­ja fluir al­gu­nas sen­sa­cio­nes edul­co­ra­das. Mi­ra ju­gar a los chi­cos y se pro­du­ce un click que lo emo­cio­na. Dios se los en­vió en los cua­tro años que se­pa­ran el Mun­dial que pa­só del que es­tá por ve­nir. Y le cam­bia­ron la vi­da dul­ce y  drás­ti­ca­men­te. Del mo­do con que pre­ten­de zur­cir  una cuen­ta per­so­nal con la his­to­ria.

En ese ins­tan­te se pro­du­jo el con­tac­to. Y en­ton­ces la char­la em­pe­zó mi­ran­do ha­cia atrás...      

-¿Cuál fue tu pri­me­ra sen­sa­ción en aquel par­ti­do con Ho­lan­da, cuan­do Ar­gen­ti­na que­dó afue­ra de Fran­cia 98?

-Hay va­rias sen­sa­cio­nes que to­da­vía lle­vo guar­da­das muy aden­tro. La pri­me­ra ima­gen, la­men­ta­ble­men­te, es el gol de Berg­kamp. Ver en­trar esa pe­lo­ta fue un pu­ñal tre­men­do, di­fí­cil de di­ge­rir. Des­pués de aquel par­ti­do no vol­ví a ver imá­ge­nes del Mun­dial. Más allá de que es una de las ex­pe­rien­cias más lin­das a las que pue­de as­pi­rar un ju­ga­dor, mi quí­mi­ca es la de ga­nar y yo sa­lí per­dien­do. En­ton­ces no qui­se ver ni sa­ber na­da más.

-To­dos re­cuer­dan una ima­gen tu­ya. Es­tás sen­ta­do en el pi­so, los ho­lan­de­ses te pa­sa­ban por al la­do, al­gu­nos que­rían le­van­tar­te, dar­te áni­mo...

-En ese ins­tan­te se me vi­no to­do a la ca­be­za: la fa­mi­lia, la gen­te en Ar­gen­ti­na, los que via­ja­ron has­ta Fran­cia, los com­pa­ñe­ros, la im­po­ten­cia de no ha­ber po­di­do dar un po­co más...  Fue un gol­pe muy du­ro pa­ra mí. To­da­vía me due­le, to­da­vía lo lle­vo aden­tro.

-¿Cuán­to tar­das­te en rear­mar­te?

-Tar­dé, tar­dé bas­tan­te. Bah, ya les di­go: aún me da vuel­tas por la ca­be­za, así que to­da­vía no me re­pu­se. Es­tos días me vol­vie­ron al­gu­nas imá­ge­nes de aque­llo. Cuan­do se acer­ca un Mun­dial, uno mi­ra un po­co pa­ra atrás y ana­li­za el an­te­rior. Y el do­lor sal­ta otra vez. Si to­do va bien y Biel­sa me lle­va a Ja­pón, voy a te­ner una linda chan­ce. Quiero cerrar una herida que está abier­ta. Es­pe­ro curar el alma y lle­gar mucho más le­jos que en Fran­cia.

-O sea que las eli­mi­na­to­rias tan bien ga­na­das, el re­co­no­ci­mien­to de la gen­te, los tí­tu­los en la La­zio y el pa­se al Man­ches­ter no al­can­za­ron pa­ra cu­rar el do­lor.

-No, pa­ra na­da. To­do eso que us­te­des me nom­bra­ron fue­ron pa­sos muy lin­dos pa­ra el gran mo­men­to, que es el Mun­dial. Ob­vio que vi­ví esas ale­grías muy in­ten­sa­men­te. Pe­ro el gran ob­je­ti­vo de un ju­ga­dor es el Mun­dial. Es la ce­re­za arri­ba de la tor­ta. Se­ría muy lin­do po­ner esa ce­re­za aho­ra. Al­go así co­mo la co­ro­na­ción tras tan­tos sa­cri­fi­cios y tan­tos via­jes. El Mun­dial es el gran exa­men y sé que to­da­vía es­toy en deu­da.

-Re­cién de­cías que cuan­do se acer­ca un Mun­dial se ana­li­za el an­te­rior. ¿Qué co­sas de Fran­cia 98 que­rés que se re­pi­tan y cuá­les no?

-Que se re­pi­tan los triun­fos. Y, en lo po­si­ble, que sean un par más... Des­pués hu­bo co­sas que no de­bie­ron su­ce­der, co­mo la re­la­ción con la pren­sa. Esa rup­tu­ra no le hi­zo bien a na­die, ni a us­te­des ni a no­so­tros. Creó un cli­ma de ten­sión que de­bió evi­tar­se. Más allá de eso, lle­ga­mos a Fran­cia en otro mo­men­to de nues­tras ca­rre­ras, no tan bien co­mo aho­ra. Y to­da­vía no ha­bía­mos pu­li­do al­gu­nas co­si­tas que aho­ra ya es­tán bien acei­ta­das.

-¿Fut­bo­lís­ti­cas o de otro ti­po?

-De to­do un po­co. Es­te gru­po se hi­zo fuer­te tan­to aden­tro co­mo afue­ra de la can­cha. Eso es muy im­por­tan­te pa­ra en­ca­rar un tor­neo co­mo és­te.

-Eso se no­ta. Trans­mi­ten una sen­sa­ción de uni­dad, co­mo si en al­gún mo­men­to se hu­bie­ran ju­ra­men­ta­do que és­te tie­ne que ser el Mun­dial de Ar­gen­ti­na.

-Es lo que trans­mi­te el téc­ni­co. Biel­sa es una per­so­na con mu­cha pa­sión, que le de­di­ca el día en­te­ro al tra­ba­jo. Esa pa­sión, esa de­di­ca­ción y esa mo­ti­va­ción se trans­mi­ten al equi­po y el equi­po se la trans­mi­te a la gen­te, más allá de que jue­gue bien, re­gu­lar o mal. Mar­ce­lo nos dio una iden­ti­dad co­mo equi­po. Eso es im­por­tan­te pa­ra no­so­tros y pa­ra el fút­bol ar­gen­ti­no. Pa­ra no­so­tros y pa­ra los ju­ga­do­res que ven­gan en los proó­xi­mos años. Más que un ju­ra­men­to, lo que te­ne­mos son ga­nas de ser pro­ta­go­nis­tas. Ga­nas de de­mos­trar­les a to­dos que es­ta Se­lec­ción te­nía y tie­ne al­go en su in­te­rior co­mo pa­ra ga­nar co­sas im­por­tan­tes. Yo re­cuer­do que el pe­rio­dis­mo nos ma­tó des­pués del par­ti­do con In­gla­te­rra, acá en Lon­dres. Pe­ro no­so­tros ya es­tá­ba­mos con­ven­ci­dos de lo que es­ta­mos por ha­cer. To­do lle­va un pro­ce­so y no­so­tros fui­mos dan­do los pa­sos ha­cia ade­lan­te tal co­mo nos lo ha­bía an­ti­ci­pa­do Biel­sa.

-Lo de la iden­ti­dad es to­do un te­ma.

-Con­ven­ga­mos que Mar­ce­lo tie­ne una for­ma de tra­ba­jar no muy ló­gi­ca pa­ra el fút­bol ar­gen­ti­no. Es un en­tre­na­dor con mu­chas ideas del fút­bol eu­ro­peo, co­sa que yo y otros mu­cha­chos po­de­mos cons­ta­tar a dia­rio. Tie­ne ideas que, pa­ra mu­chos, no iban con la su­pues­ta iden­ti­dad del fút­bol ar­gen­ti­no, iden­ti­fi­ca­da con la lí­nea de Me­not­ti y cier­ta ma­ne­ra de en­ca­rar el jue­go. No­so­tros, mo­des­ta­men­te, tra­ta­mos de agre­gar­le la di­ná­mi­ca y la pre­sión del fút­bol eu­ro­peo a esa idea ma­dre. Yo di­go que hoy, más allá de lo que pue­da ocu­rrir en el Mun­dial, Ar­gen­ti­na es una Se­lec­ción muy res­pe­ta­da. Es muy di­fí­cil que le ga­nen. Tie­nen que ju­gar de­ma­sia­do bien pa­ra que­brar­nos.

Veron en la Selección contra Venezuela, por las eliminatorias para el Mundial del 2002.

Veron en la Selección contra Venezuela, por las eliminatorias para el Mundial del 2002.

Cer­ca del equi­po de mú­si­ca duer­me una mon­ta­ña de com­pacts. La plu­ra­li­dad es asom­bro­sa: de los Ro­lling a Rá­fa­ga, de AC/DC a Som­bras. “A ve­ces que­rés es­cu­char un rock, pe­ro al ra­to te pue­de ca­ber más una cum­bia, co­mo cuan­do nos po­ne­mos a bai­lar con los chi­cos. Lo que ha­ce bue­na a la mú­si­ca no só­lo son los acor­des, si­no tam­bién los mo­men­tos”, ar­gu­men­ta la Bru­ji­ta. La com­pu­ta­do­ra es otra com­pa­ñe­ra in­sos­la­ya­ble. Ya se acos­tum­bró a en­gan­char­se en la red du­ran­te una pro­lon­ga­da se­sión dia­ria. Lo usual pa­ra cual­quier ar­gen­ti­no en el exi­lio: che­quear mails, re­vi­sar los dia­rios, es­cu­char al­gu­na ra­dio y na­ve­gar en bus­ca de sor­pre­sas...

“La pu­bli­ci­dad que hi­zo mi ma­má pa­ra McDo­nald’s –cuen­ta en to­no iró­ni­co– la vi con el Pio­jo Ló­pez por In­ter­net. Bas­tan­te buena ac­triz la vie­ja, ¿eh? Me pa­re­ce que voy a te­ner que ha­blar con Adrián Suar pa­ra que le con­si­ga un pa­pe­li­to en una no­ve­la.” 

En el co­mer­cial de la fir­ma de co­mi­da rá­pi­da apa­re­cen las ma­dres de los prin­ci­pa­les ju­ga­do­res ar­gen­ti­nos con­tan­do anéc­do­tas in­fan­ti­les de los fut­bo­lis­tas. Pe­ro el spot fi­na­li­za con un slo­gan de­di­ca­do a ellas: “Gra­cias por es­te equi­po.” Es un au­gu­rio que da por des­con­ta­da la fe­li­ci­dad, pe­se a que to­da­vía fal­ta pa­ra que la pe­lo­ta rue­de en Co­rea y Ja­pón.

-¿Cuál es el lí­mi­te en­tre éxi­to y fra­ca­so en un Mun­dial? ¿Sa­lir cam­peón, lle­gar en­tre los cua­tro?

-Je... En es­te mo­men­to sir­ve pa­sar a oc­ta­vos de fi­nal... Pe­ro no: uno apun­ta a lo má­xi­mo. Pa­ra eso tra­ba­ja­mos, con eso so­ña­mos, ésas son las am­bi­cio­nes. Pe­ro sue­ños y am­bi­cio­nes te­ne­mos los ju­ga­do­res de los 32 equi­pos, el gran te­ma es con­fir­mar­los en el Mun­dial. Por el pe­so de la his­to­ria del fút­bol ar­gen­ti­no, siem­pre hay que ga­nar sí o sí, o co­mo mí­ni­mo es­tar ahí. Pe­ro es un pe­so que lle­va­mos con mu­cho gus­to, no nos in­co­mo­da pa­ra na­da. Po­cos tie­nen la opor­tu­ni­dad de in­te­grar una Se­lec­ción de pres­ti­gio co­mo Ar­gen­ti­na. No­so­tros pri­me­ro te­ne­mos que de­mos­trar que es­ta­mos a la al­tu­ra. Ser cons­cien­tes de la his­to­ria que lle­va­mos en los hom­bros, pe­ro lle­var­la con ale­gría. Esa pre­sión tie­ne que ser no­ci­va pa­ra quie­nes en­fren­ten a Ar­gen­ti­na, no pa­ra no­so­tros.

-¿Y en lo per­so­nal? Mu­chos te con­si­de­ran can­di­da­to a fi­gu­ra del tor­neo.

-Esa mo­chi­la no la sien­to ni me preo­cu­pa. Siem­pre tra­té de de­mos­trar un ni­vel com­pe­ti­ti­vo, des­de Es­tu­dian­tes has­ta aho­ra. El Mun­dial es una opor­tu­ni­dad pa­ra con­fir­mar lo que se es­pe­ra de uno. Tra­ta­ré de apro­ve­char­la, pe­ro sin en­lo­que­cer­me. Sé que en­tre el éxi­to y el fra­ca­so hay un tre­cho muy cor­to, ape­nas un pa­si­to. Pe­ro es­toy se­gu­ro de que si al equi­po le va bien, no só­lo me voy a des­ta­car yo. La va a rom­per más de uno.

-¿Cuál es la di­fe­ren­cia fut­bo­lís­ti­ca en­tre es­te Ve­rón y el que fue a Fran­cia?

-Mu­cha. Qué di­go mu­cha: mu­chí­si­ma. Las ga­nas son las mis­mas, por­que las ga­nas no se pier­den nun­ca. Pe­ro ten­go un mon­tón más de ex­pe­rien­cia. Pro­gre­sé men­tal y téc­ni­ca­men­te, le agre­gué más co­sas a mi jue­go. No creo ha­ber lle­ga­do a mi te­cho. Es­toy con­ven­ci­do de que el Ve­rón del Mun­dial pue­de ser me­jor que el de las eli­mi­na­to­rias.  

-To­dos –la pren­sa, los ri­va­les, us­te­des mis­mos– di­cen que la ex­pe­rien­cia de un Mun­dial pre­vio es fun­da­men­tal. ¿Eso có­mo se tra­du­ce en la prác­ti­ca, den­tro de la can­cha?

-Ma­ne­jás un po­co los ner­vios, las sen­sa­cio­nes, las an­sias, el fac­tor emo­ti­vo. Uno lo sien­te igual, pe­ro lo controla me­jor. Pue­de abs­traer­se y man­te­ner la con­cen­tra­ción. Con esa ex­pe­rien­cia ma­ne­jás me­jor los par­ti­dos. Qui­zás evi­tás el des­gas­te de un su­ple­men­ta­rio por­que ese aplo­mo te sir­ve pa­ra no co­me­ter un error. Son pe­que­ñas gran­des co­sas. Le pa­só a Fran­cia en el Mun­dial pa­sa­do, con gen­te de 27, 28 años. Ellos mis­mos te lo di­cen.

-¿Es im­por­tan­te in­te­grar un equi­po con ami­gos?

-Se­gu­ro. La ba­se de es­te gru­po vi­vió to­do el pro­ce­so del 98 y ca­pi­ta­li­zó esa vi­ven­cias en es­tos cua­tro años. Son pi­bes ge­ne­ro­sos, so­li­da­rios, que no se guar­dan na­da a la ho­ra de dar una ma­no. Es un gru­po que se me­re­ce ser re­co­no­ci­do. Nos fal­ta­ría ha­cer un buen Mun­dial pa­ra ce­rrar el cír­cu­lo.

-Pa­ra­fra­sean­do a un slo­gan de otra épo­ca, ¿sen­tís que es “la Se­lec­ción de to­dos”?

-Eso ten­drían que pre­gun­tár­se­lo a la gen­te, aun­que no ten­go du­das de que se ga­nó un lu­gar y un res­pe­to. No de to­dos, pe­ro sí de la ma­yo­ría.

-¿Có­mo fue la in­ser­ción de Ca­nig­gia?

-Bár­ba­ra. Un ti­po co­mo Ca­ni no ne­ce­si­ta tiem­po pa­ra me­ter­se en un gru­po. Es ca­ris­má­ti­co y sen­ci­llo a la vez. Se en­gan­cha en las jo­das, le gus­ta ha­blar y es muy la­bu­ran­te, por­que, de lo con­tra­rio, a su edad no es­ta­ría don­de es­tá. A mí no me sor­pren­dió por­que lo co­no­cía de Bo­ca, pe­ro a los de­más chi­cos los des­lum­bró. Se me­tió en­se­gui­da.

 

Disputó los Mundiales 1998, 2002 y 2010.

Disputó los Mundiales 1998, 2002 y 2010.

 

El per­so­na­je ya tie­ne ras­gos in­di­vi­si­bles. Bar­bi­ta can­da­do, ca­be­za ra­pa­da, un ari­to en ca­da ore­ja y dos ta­tua­jes en el bra­zo de­re­cho: la ima­gen del Che Gue­va­ra y la pa­la­bra Flor, por su mu­jer, Ma­ría Flo­ren­cia Vi­nac­cia. Só­lo le fal­ta un de­ta­lle cuan­do se po­ne la nue­va ce­les­te y blan­ca de Adi­das pa­ra la pro­duc­ción fo­to­grá­fi­ca: la cin­ta ad­he­si­va de­ba­jo de la ro­di­lla, su cá­ba­la de ca­be­ce­ra. Una ma­nía que lo vin­cu­la a otro crack que fue sím­bo­lo de la Se­lec­ción, Ma­rio Al­ber­to Kem­pes. “La em­pe­cé a usar en la Samp­do­ria. Te­nía un gol­pe y con la cin­ti­ta me mo­les­ta­ba me­nos. Me la ha­bré pues­to en cin­co par­ti­dos, me sa­lie­ron to­das y me la de­jé pa­ra siem­pre. Oja­lá que aho­ra me trai­ga la mis­ma suer­te que le tra­jo a Kem­pes en un Mun­dial...”, im­plo­ra Se­bas­tián.

-¿Qué ima­gen de Biel­sa te­nías el día que lo co­no­cis­te y cuál te­nés aho­ra?

-Je, lin­da pre­gun­ti­ta... La evo­lu­ción fue di­fí­cil. Di­fí­cil pa­ra to­dos. No­so­tros ve­nía­mos acos­tum­bra­dos al ri­gor de los en­tre­na­mien­tos eu­ro­peos, pe­ro igual lo sen­ti­mos. Los pri­me­ros en­tre­na­mien­tos con Mar­ce­lo fue­ron tre­men­dos. En Ho­lan­da pa­sa­mos diez días bra­ví­si­mos. Nos ti­ró con to­do el ca­mión de con­cep­tos. Y hu­bo que asi­mi­lar las dos co­sas: las ideas y tam­bién nues­tras for­mas de ser.

-Es un mu­cha­cho com­pli­ca­do, ¿no?

-Mar­ce­lo es un ti­po que va de fren­te. No es­con­de na­da. Si al­go no le gus­ta, te lo di­ce al to­que, por más que sea muy cru­do. Pe­ro su in­ten­ción es ayu­dar­te a cre­cer. Es di­fí­cil co­no­cer a las per­so­nas y a no­so­tros nos pa­só con él. Pe­ro cuan­do le en­gan­cha­mos la on­da, cuan­do nos di­mos cuen­ta que era su mo­do de tra­ba­jar y que to­do lo que de­cía se cum­plía, que to­do lo que pro­po­nía nos ha­cía bien co­mo equi­po y co­mo gru­po, ter­mi­na­mos de apre­ciar sus va­lo­res.

-¿Se ríe en la in­ti­mi­dad? Por­que no­so­tros só­lo lo vi­mos reír­se en Qui­to, contra Ecua­dor.

-Cla­ro, por­que ese día nos cla­si­fi­ca­mos... Pe­ro se ríe, se ríe bas­tan­te. No es de esos en­tre­na­do­res me­lo­sos, que se la pa­san to­do el día arri­ba del ju­ga­dor. Pe­ro se acer­ca, ha­bla, com­par­te co­sas. Te con­sul­ta, es­tá abier­to pa­ra in­ter­cam­biar opi­nio­nes, no se cie­rra si uno le ha­ce ver al­go de un mo­do dis­tin­to al su­yo. Eso es im­por­tan­tí­si­mo en un gru­po.

-¿Le cam­bió al­go a tu jue­go?

-No. Me da la li­ber­tad que ne­ce­si­to pa­ra sen­tir­me va­lio­so. Jue­go don­de siem­pre, don­de me gus­ta, más allá de al­gún cam­bio cir­cuns­tan­cial.

-O sea que el Cho­lo Si­meo­ne se pue­de que­dar tran­qui­lo: en el Mun­dial no vas a ju­gar de cin­co.

-Noooo... Ha­bría que pre­gun­tar­le a Biel­sa, pe­ro su­pon­go que no. Que se que­de tran­qui­lo.

 

La Brujita en la concentración del Manchester.

La Brujita en la concentración del Manchester.

 

A me­dia cua­dra de su ca­sa vi­ve Roy Kea­ne, el ir­lan­dés de po­cas pul­gas que ca­pi­ta­nea al Man­ches­ter. Los dos se tie­nen bue­na on­da y am­bas fa­mi­lias ya se reu­nie­ron va­rias ve­ces pa­ra ce­nar. No de­be­ría con­si­de­rar­se una ra­re­za. Due­ño de un equi­po de con­for­ma­ción cos­mo­po­li­ta, al pun­to que tie­ne 13 ex­tran­je­ros en su plan­ti­lla ofi­cial, el club más po­de­ro­so del mun­do fo­men­ta un am­bien­te de cons­tan­te ca­ma­ra­de­ría. Es ha­bi­tual que se or­ga­ni­cen sa­li­das gru­pa­les, apun­tan­do a la in­te­gra­ción de aque­llos que tie­nen muy le­jos a sus afec­tos.  El asun­to es di­ver­tir­se y for­ti­fi­car­se en la con­vi­ven­cia.

El ves­tua­rio de Old Traf­ford es lo más pa­re­ci­do a una con­ven­ción de las Na­cio­nes Uni­das. Se es­cu­chan fra­ses en va­rios idio­mas, aun­que la len­gua ofi­cial es una mez­cla de to­das ellas... Pe­se a que su mu­jer es pro­fe­so­ra, la Bru­ji­ta es­tá bas­tan­te le­jos de ser una luz con el in­glés. Pe­ro se de­fien­de con “diez fra­ses fun­da­men­ta­les”, un po­co de ita­lia­no y los co­no­ci­mien­tos de cas­te­lla­no bá­si­co de va­rios com­pa­ñe­ros.

-A me­nos de un mes del Mun­dial, ¿preo­cu­pan más los ri­va­les o la ra­cha de le­sio­nes? En Ar­gen­ti­na la gen­te es­tá cru­zan­do los de­dos...

-No só­lo la gen­te... Las le­sio­nes preo­cu­pan, es la pu­ra ver­dad. Y no hay mo­do de pre­ve­nir­se. ¿Qué vas a ha­cer, sa­car la pier­na? Es peor. Nun­ca te po­dés guar­dar na­da. Y me­nos en es­te mo­men­to, don­de se es­tán de­fi­nien­do los cam­peo­na­tos más im­por­tan­tes y en to­dos los equi­pos hay ju­ga­do­res ar­gen­ti­nos que jue­gan en la Se­lec­ción. Hay que po­ner con to­do y en­co­men­dar­se a Dios.

-¿Y el Gru­po no preo­cu­pa?

-¿Y qué po­de­mos ha­cer con el Gru­po, cam­biar­lo? Son esos tres y chau. Ya es­tá. No po­de­mos ce­rrar los ojos y pre­ten­der que al abrir­los nos to­quen de vuel­ta Ja­mai­ca y Ja­pón. Son esos y nos va­mos a te­ner que des­lo­mar pa­ra pa­sar de ron­da.

-¿Qué fue lo pri­me­ro que pen­sas­te cuan­do te en­te­ras­te de los ri­va­les?

-Me acuer­do bien. Es­ta­ba ro­dea­do de in­gle­ses, en me­dio del ves­tua­rio del Man­ches­ter. Yo al­gún pre­sen­ti­mien­to te­nía, me lo pal­pi­ta­ba. Lo pri­me­ro que pen­sé es “Uy, qué ca­ga­da, nos po­dría ha­ber to­ca­do al­go más fá­cil”. Pe­ro des­pués te po­nés las pi­las y lis­to. Si no­so­tros so­mos Ar­gen­ti­na...

-¿Quién pu­so más ca­ra de sus­to: los in­gle­ses o vos?

-Yo no, me man­tu­ve bien, con ca­ra de pie­dra. Ellos me­dio que fes­te­ja­ban, pe­ro des­pués les en­tró el pá­ni­co, co­mo a to­dos...

-¿Con tus com­pa­ñe­ros in­gle­ses del Man­ches­ter ya hay apues­tas pa­ra el par­ti­do de Sap­po­ro?

-To­da­vía no. Su­pon­go que van a em­pe­zar la se­ma­na que vie­ne, cuan­do los tor­neos es­tén me­dio de­fi­ni­dos. To­da­vía no se ha­bla en pro­fun­di­dad del Mun­dial, pe­ro nos tie­nen un gran res­pe­to. Nos dan co­mo can­di­da­tos se­gu­ros pa­ra pa­sar y creen que ellos se tie­nen que ju­gar la vi­da con Sue­cia y Ni­ge­ria.

-¿Có­mo es ser un ar­gen­ti­no en In­gla­te­rra des­pués del sor­teo y des­pués de la le­sión de Beck­ham?

-A mí me tra­tan bár­ba­ro. No me pue­do que­jar ni en lo pro­fe­sio­nal ni en lo hu­ma­no. To­do ha si­do diez pun­tos. Siem­pre me hi­cie­ron sen­tir uno más y eso es muy im­por­tan­te. Y lo de Beck­ham, bue... La­men­ta­ble­men­te lo las­ti­mó un ar­gen­ti­no, pe­ro el ba­ti­fon­do lo ar­ma­ron más los dia­rios sen­sa­cio­na­lis­tas que la gen­te o el me­dio fut­bo­lís­ti­co in­glés. Los dia­rios que bus­can una po­lé­mi­ca ine­xis­ten­te, me­tien­do la ban­de­ra don­de só­lo hay es­pa­cio pa­ra una pe­lo­ta de fút­bol. Ojo, yo creo que a Dus­cher se le fue un po­co la pier­na. Fue una en­tra­da muy du­ra. Pe­ro de ahí a con­je­tu­rar que fue man­da­do por el cuer­po téc­ni­co ar­gen­ti­no hay una dis­tan­cia abis­mal e ina­cep­ta­ble. No­so­tros sa­be­mos que no fue con ma­la le­che. En­con­tró la pe­lo­ta y tam­bién la pier­na.

-¿Có­mo an­da Beck­ham por es­tos días?

-Bien, tran­qui­lo. Ten­go una gran re­la­ción con él. Por su­pues­to que ha­bla­mos del te­ma. Da­vid no le guar­da nin­gún ren­cor a Dus­cher. No me di­jo “Ar­gen­ti­no te­nía que ser ese bo­lu­do” o co­sas por el es­ti­lo. Lo to­mó co­mo un ac­ci­den­te de tra­ba­jo, no co­mo un ac­to pre­me­di­ta­do pa­ra per­ju­di­car­lo. Pe­ro tie­ne una gran tris­te­za. Tris­te­za que yo com­par­to por­que es una gran per­so­na. To­dos los fut­bo­le­ros que­re­mos ver a un crack co­mo Beck­ham en el Mun­dial. Oja­lá lle­gue.

-Al to­que de la ju­ga­da se vio que te eno­jas­te con Dus­cher, que le dis­te un em­pu­jón pa­ra sa­car­lo.

-Sí, sí... Por más que sea ar­gen­ti­no, yo soy com­pa­ñe­ro de Beck­ham y pa­ra mí le en­tró mal. Le di­je “Cal­ma­te, guar­da con la pier­na”. Na­da más.

La Bruja jugó un total de 73 partidos en la Selección, convirtiendo 9 goles y brindando 10 asistencias.

La Bruja jugó un total de 73 partidos en la Selección, convirtiendo 9 goles y brindando 10 asistencias.

Ca­mi­no a la con­cen­tra­cion de­fi­ni­ti­va en el Na­tio­nal Trai­ning Cen­ter Vi­lla­ge, en Ut­su­kus­hi­mo­ri, la Se­lec­ción ha­rá una es­ca­la de tra­ba­jo en un lu­gar fa­mi­liar pa­ra la Bru­ji­ta: el com­ple­jo que la La­zio tie­ne en For­me­llo. No es se­cre­to. Ro­ma lo se­du­ce y en­can­di­lla. Allí com­pró una ca­sa, allí via­ja ca­da vez que tie­ne un par de días li­bres, lis­to para com­par­tir al­gu­nas ho­ras con la fa­mi­lia del Pio­jo y con Her­nán Cres­po, to­da­vía fi­gu­ras en el club al que tal vez re­gre­se a me­dia­no pla­zo. El ai­re ro­ma­no le car­ga­rá los pul­mo­nes an­tes del asal­to de­fi­ni­ti­vo a Orien­te.

-¿Te ima­gi­nás un Mun­dial do­mi­na­do por la tác­ti­ca o de­fi­ni­do por las in­di­vi­dua­li­da­des?

-An­tes que na­da, creo que el as­pec­to fí­si­co ju­ga­rá un rol fun­da­men­tal. Va­mos a lle­gar con las li­gas re­cién ter­mi­na­das, sin una pre­pa­ra­ción ade­cua­da pa­ra un tor­neo tan im­por­tan­te. Y a eso de­be su­már­se­le el des­gas­te emo­cio­nal, que tam­bién in­ci­de. No creo que un equi­po sor­pren­da con al­gu­na cues­tión tác­ti­ca. Pe­ro me ima­gi­no un lin­do tor­neo por­que es­pe­cu­lar en un Mun­dial es di­fí­cil, muy di­fí­cil. Te la te­nés que ju­gar siem­pre. No di­go que se­rá un Mun­dial de los me­jo­res a ni­vel jue­go, pe­ro sí in­te­re­san­te.

-¿Y los ju­ga­do­res? ¿Hay al­gún ta­pa­do del que la pren­sa no se ocu­pa y te pa­re­ce que la va a rom­per?

-La­men­ta­ble­men­te, va a ju­gar con­tra no­so­tros. Acá, en el Man­ches­ter, te­ne­mos un co­lo­ra­di­to que es un fe­nó­me­no, Paul Scho­les. Pa­sa por un mo­men­to im­pre­sio­nan­te: va, vie­ne, mar­ca, jue­ga... Es­tá pa­ra ha­cer un gran Mun­dial y no no­to que se lo con­si­de­re de­ma­sia­do. Só­lo se ha­bla de los que la gen­te ima­gi­na: Zi­da­ne, Raúl, Fi­go... Y yo te su­mo otro que tam­bién la va rom­per: Pa­bli­to Ai­mar Me encanta.

-En es­te pro­ce­so pu­die­ron tan­tear­se con ca­si to­dos los can­di­da­tos –Bra­sil, Ita­lia, In­gla­te­rra, Ale­ma­nia– me­nos con Fran­cia. ¿Esa du­da los car­co­me?

-Noooo... Si Dios quie­re, nos va­mos a sa­car las du­das en el Mun­dial. Ya ju­ga­mos par­ti­dos con­tra se­lec­cio­nes im­por­tan­tes y, por suer­te, en la ma­yo­ría de los ca­sos nos fue muy bien. Es­ta­ría pio­la cru­zar­los en el Mun­dial por­que es un lin­do par­ti­do pa­ra ju­gar, pe­ro no es una cuen­ta pen­dien­te. Ya di­go: oja­lá se dé en el Mun­dial. Me­jor mo­men­to, im­po­si­ble.

-¿No le te­nés mie­do? Es el cam­peón del mun­do.

-¿Mie­do? No. Ar­gen­ti­na res­pe­ta a to­dos, pe­ro no le te­me a na­die.

-El año pa­sa­do de­cla­ras­te que te gus­ta­ría que la gen­te te qui­sie­ra más. ¿Hoy có­mo te sen­tís?

-No creo ser un ído­lo na­cio­nal, pe­ro a fuer­za de tra­ba­jar, me pa­re­ce que to­do el gru­po -no só­lo yo- se ga­nó un lu­gar en el co­ra­zón de la gen­te. Por ahí no so­mos una Se­lec­ción que­ri­da o ama­da co­mo pu­do ha­ber si­do la de Ba­si­le en el 94, que te­nía a Ma­ra­do­na, Ba­ti, Ca­nig­gia, Re­don­do, el Cho­lo. Ti­pos con ca­ris­ma que ade­más ha­bían ga­na­do dos Co­pas Amé­ri­ca. Es­ta Se­lec­ción no es tan ama­da, pe­ro lo­gró gran­des co­sas. Por ejem­plo, que la ma­yor par­te del pe­rio­dis­mo ha­ble bien de ella, al­go di­fi­ci­lí­si­mo en la Ar­gen­ti­na. Ese pre­mio, ese re­co­no­ci­mien­to al tra­ba­jo sí lo sen­ti­mos. No yo, si­no to­dos los chi­cos.

-¿Ya te­nés sue­ños con el Mun­dial?

-So­ñar, so­ña­mos to­dos los ar­gen­ti­nos. Me­jor di­cho: to­dos los ju­ga­do­res, por­que es­toy se­gu­ro de que el pue­blo ar­gen­ti­no hoy sue­ña con co­sas más im­pres­cin­di­bles e im­por­tan­tes que el fút­bol. Pe­ro los ju­ga­do­res sí so­ña­mos.

-¿So­ñás li­te­ral­men­te con los partidos de Japón, pa­tean­do a tu mu­jer en la ca­ma?

-No, no... Mi lo­cu­ra to­da­vía no lle­gó a tan­to. Pe­ro no des­car­to que ocu­rra des­de la se­ma­na que vie­ne.

-¿Qué el país es­té co­mo es­tá es una mo­ti­va­ción ex­tra pa­ra us­te­des?

-Sí, per­so­nal­men­te lo sien­to así. Quie­ro dar­le una ale­gría a la gen­te, aun­que du­re dos o tres días na­da más. Oja­lá se pue­da. Sa­be­mos que van a es­tar muy pen­dien­tes de no­so­tros.

-¿Y qué le di­rías a ca­da uno de ellos?

-Que es­te equi­po no va a cam­biar na­da de lo que han vis­to. Que es­ta Se­lec­ción ape­nas le va a agre­gar co­sas a lo que ya mos­tró y que a sus in­te­gran­tes les va a en­can­tar que la apo­yen por te­le­vi­sión. Que se­pan que no los va­mos a de­cep­cio­nar, pa­se lo que pa­se. Es­ta Se­lec­ción tie­ne las co­sas cla­ras des­de un pri­mer mo­men­to. Sa­be­mos que te­ne­mos la gran opor­tu­ni­dad de que­dar en la his­to­ria y va­mos a tra­tar de ha­cer­lo. Por no­so­tros y por la gen­te.

 


Los referentes y su evolucion

Mario Kempes / Argentina 78

Edad: 24 años

Así llegó

En ple­ni­tud fí­si­ca y fut­bo­lís­ti­ca. Fi­gu­ra del Va­len­cia y del tor­neo es­pa­ñol. Tenía un envidiable roce internacional, elemento que no poseían todos los integrantes del plantel de Menotti.

 

Mario Kempes.

Mario Kempes.

 

Antecedentes en mundiales: 1

Así le fue

El Ma­ta­dor fue una de las cla­ves del equi­po. Lue­go de una pri­me­ra fa­se de ren­di­mien­to in­ter­mi­ten­te, de­se­qui­li­bró a pu­ra po­ten­cia y se trans­for­mó en el go­lea­dor del equi­po y del tor­neo.

 

Diego Maradona / España 82

Edad: 21 años

Asi llegó

Aní­mi­ca­men­te, im­pe­ca­ble. Ve­nía de ser cam­peón con Bo­ca Juniors y de con­cre­tar­se su pa­se al Bar­ce­lo­na. Fí­si­ca­men­te, muy bien. Pe­ro te­nía po­co ro­ce in­ter­na­cio­nal.

 

Diego Maradona en España 1982.

Diego Maradona en España 1982.

 

Antecedentes en mundiales: 0

Así le fue

De­rra­mó su ma­gia con cuen­ta­go­tas. Pa­de­ció una vio­len­cia atroz, des­pro­te­gi­do por los ár­bi­tros. Y lo ex­pul­sa­ron por pe­gar una pa­ta­da an­te Bra­sil, des­bor­da­do por la im­po­ten­cia.

 

Diego Maradona / México 86

Edad: 25 años

Asi llegó

Mo­ti­va­dí­si­mo. De su ma­no Na­po­li co­pa­ba Ita­lia, arrodillando a los poderosos del norte peninsular. No te­nía nin­gún pro­ble­ma fí­si­co. Y ya acu­mu­la­ba 46 par­ti­dos in­ter­na­cio­na­les.

 

Diego Maradona en México 1986.

Diego Maradona en México 1986.

 

Antecedentes en mundiales: 1

Así le fue

La gran fi­gu­ra del tor­neo. Lle­vó a Ar­gen­ti­na al tí­tu­lo y se con­sa­gró co­mo nue­vo rey del fút­bol mun­dial. Com­bi­nó ta­len­to con ca­pa­ci­dad de li­de­raz­go, tan­to fue­ra co­mo den­tro de la can­cha.

 

Diego Maradona / Italia 90

Edad: 29 años

Asi llegó

Con la mo­ti­va­ción en al­za, tras ga­nar su se­gun­do scu­det­to con Na­po­li, pe­ro con el fí­si­co mal­tre­cho. Se le en­car­nó la uña del de­do gor­do y su­frió un se­ve­ro trau­ma­tis­mo en el to­bi­llo iz­quier­do. Debió infiltrarse para cada partido.

 

Diego Maradona en Italia 1990.

Diego Maradona en Italia 1990.

 

Antecedentes en mundiales: 2

Así le fue

Ero­sio­na­do en su ca­pa­ci­dad fí­si­ca ape­ló al co­ra­zón e igual lo­gró bor­dar al­gu­nas ge­nia­li­da­des, co­mo la ju­ga­da pre­via al gol con Bra­sil, definido por Caniggia. Su amor pro­pio con­ta­gió al equi­po, que lle­gó mi­la­gro­sa­men­te a la fi­nal.

 

Diego Maradona / EEUU 94

Edad: 33 años

Asi llegó

For­zó la má­qui­na dos ve­ces. Pa­ra vol­ver a la ac­ti­vi­dad y ju­gar el re­pe­cha­je con Aus­tra­lia, tras el mítico 0-5 con Co­lom­bia. Y pa­ra afi­nar la pre­pa­ra­ción de cara al Mun­dial.

 

Diego Maradona en Estados Unidos 1994.

Diego Maradona en Estados Unidos 1994.

 

Antecedentes en mundiales: 3

Así le fue

Lue­go de ju­gar en gran ni­vel fren­te a Gre­cia y Ni­ge­ria se le de­tec­tó efe­dri­na en la ori­na. El equi­po nun­ca se so­bre­pu­so al gol­pe aní­mi­co y que­dó eli­mi­na­do en oc­ta­vos de fi­nal.

 

Gabriel Batistuta / Francia 98

Edad: 29 años

Asi llegó

Fi­gu­ra cla­ve del fút­bol ita­lia­no. Go­lea­dor his­tó­ri­co de la Se­lec­ción, aun­que sin on­da con la ma­yo­ría de sus com­pa­ñe­ros y de­ses­ti­ma­do por el téc­ni­co Pas­sa­re­lla, que lo pu­so de ti­tu­lar por la pre­sión po­pu­lar y por la le­sión de Cres­po.

 

Gabriel Batistuta.

Gabriel Batistuta.

 

Antecedentes en mundiales: 1

Así le fue

Cum­plió con su cuo­ta de gol pe­ro no con­si­guió de­se­qui­li­brar en par­ti­dos de­ci­si­vos. Hi­zo cin­co y es­tu­vo a pun­to de eli­mi­nar a Ho­lan­da con un mi­sil im­pre­sio­nan­te, pe­ro un pa­lo le di­jo que no y la ilusión se esfumó.

 

Juan Sebastián Verón / Corea-Japón 2002

Edad: 27 años

Asi llegó

Bri­lla en su primera temporada en Man­ches­ter Uni­ted. En ple­na ma­du­ra­ción per­so­nal y pro­fe­sio­nal. Due­ño y se­ñor de los tiem­pos del equi­po de Bielsa. Lle­ga con la ex­pe­rien­cia y madurez de un Mun­dial y dos extensos pro­ce­sos eli­mi­na­to­rios.

 

Antecedentes en mundiales: 1

 

 

Por Elias Perugino y Diego Borinsky (2002).

 

 

 

 

Este puede ser “su” mundial

Para el ex técnico de la Selección, la Brujita es el mejor jugador del planeta, incluso por encima del francés Zidane.

 

A Se­bas­tian le vi gran­des con­di­cio­nes des­de su épo­ca de Es­tu­dian­tes. Yo se­guí mu­cho al equi­po que ju­gó el Na­cio­nal B en la tem­po­ra­da 1994/95 y ahí ya se no­ta­ba que el chi­co le pe­ga­ba bien a la pe­lo­ta, gam­be­tea­ba co­mo po­cos, no te­nía pro­ble­mas pa­ra pe­gar­le de de­re­cha y de iz­quier­da, tam­po­co pa­ra ju­gar de es­pal­das al ar­co y ade­más lle­ga­ba al gol. Te­nía to­das las con­di­cio­nes.

Ape­nas lle­gó a Bo­ca una de las pri­me­ras co­sas que hi­ce fue jun­tar­me con él y con Kily Gon­zá­lez en el Ho­tel No­ga­ró. Aga­rré un pa­pel y les em­pe­cé a mos­trar lo que iba a que­rer de ellos: uno por la de­re­cha y el otro por la iz­quier­da, co­mo lo que ha­cen hoy Za­net­ti y So­rin en la Se­lec­ción. Así em­pe­za­mos, pe­ro des­pués me di cuen­ta de que Ve­rón era de­ma­sia­do ju­ga­dor pa­ra te­ner­lo ahí, lo es­ta­ba des­per­di­cian­do. En­ton­ces le di­je: “Aho­ra vas a ju­gar li­bre, de­lan­te de Fa­bián Ca­rrizo, or­ga­ni­zan­do el jue­go”. Y lo hi­zo muy bien.

Se­bas­tián es co­mo el vie­jo: a los dos les gus­ta mu­cho ju­gar, ma­ne­jar la pe­lo­ta, aun­que Se­ba tie­ne más con­ti­nui­dad por la po­si­ción que ocu­pa en la can­cha. Ade­más, con el tiem­po se apli­có a la tác­ti­ca y apren­dió mu­chí­si­mo. A él le gus­tan esas co­sas, te es­cu­cha cuan­do le ha­blás. Pa­ra mí, Se­bas­tián es hoy el me­jor ju­ga­dor del mun­do, por en­ci­ma de Zi­da­ne y de cual­quie­ra. Por su mo­vi­li­dad, su an­dar, su tran­co lar­go, por có­mo le pe­ga a la pe­lo­ta y has­ta por el ca­be­za­zo. Yo siem­pre lo po­nía co­mo re­cep­tor de nues­tro ar­que­ro pa­ra que la pei­na­ra y tam­bién en la zo­na que caía el pe­lo­ta­zo del ar­que­ro con­tra­rio pa­ra que la re­cha­za­ra de fren­te.

Creo que és­te pue­de ser “su” Mun­dial. Tan­to de él co­mo de otros mu­cha­chos. No creo que re­pi­tan la ex­pe­rien­cia del mun­dial pa­sa­do, cuan­do se pe­lea­ron con el pe­rio­dis­mo: eso fue una lo­cu­ra, inad­mi­si­ble en una Co­pa del Mun­do. Du­ran­te un Mun­dial só­lo hay que pe­lear­se por ga­nar, no se pue­de an­dar gas­tan­do ener­gía en otras co­sas.

Por otro la­do, hay va­rios ju­ga­do­res que lle­gan con un Mun­dial de ex­pe­rien­cia, con tí­tu­los con­se­gui­dos en sus clu­bes en Eu­ro­pa, con mu­cha pla­ta y só­lo les fal­ta la glo­ria. Creo que la pue­den lograr.

 

Por Carlos Bilardo

Imagen de 1984. El Mariscal aún cree en sus batallas
Las Entrevistas de El Gráfico

1984. El Mariscal aún cree en sus batallas

Fiel a su estilo, Roberto Perfumo va al hueso y en esta entrevista habla de su relación con Labruna, su paso por la Selección, su infancia, su familia y también su experiencia como DT de Sarmiento. Imperdible.

Imagen de 1934. Bidoglio, el gran Vico
Las Entrevistas de El Gráfico

1934. Bidoglio, el gran Vico

Una valiosa entrevista de Borocotó al gran defensor Ludovico Bidoglio, emblema de Boca y la Selección en el amateurismo. Origen, trayectoria y anécdotas de un jugador inmortal.

Imagen de 1996. Tinelli pone la tapa
Las Entrevistas de El Gráfico

1996. Tinelli pone la tapa

Hace 23 años El Gráfico entrevistaba a Marcelo Hugo Tinelli. Había llegado hasta la tercera de San Telmo. Fue periodista deportivo hasta que con Video Match se convirtió en el rey de la televisión.

DEJÁ TU COMENTARIO