Copa América

1993: ¿QUÉ PASABA CUANDO ARGENTINA CONQUISTABA AMÉRICA?

Pasaron 28 años del último título de la Selección Argentina, repasamos el paso a paso y el contexto de un equipo que nunca pensó ser tan recordado.

Por Pablo Bomarito ·

09 de julio de 2021

La modelo, la promesa y el debut copero

La década del 90 abandonó la estridencia de los ochenta y también esa inocencia que se respiraba en el aire. La Argentina se “abría” al mundo, el dólar y el peso valían lo mismo y las colas en las casas de cambio de Florida habían pasado de moda. Épocas de frivolidades y supermodelos, en ese momento la más buscada era Claudia Schiffer que justamente estaba de visita en nuestro país. Increíblemente atosigada por admiradores, enamorados y curiosos que abarrotaron la puerta del hotel donde se hospedaba, iniciando la era del “fan”: ir a ver a tu ídolo a 200 metros y atesorar esa mancha borrosa de persona para siempre.
Los términos representantes y grupo empresario empezaban a circular en el mundo del fútbol, tanto así que hasta los pibes de 16 años eran buscados. Leonardo Biaggini, delantero juvenil de Newell 's fue una de las primeras joyas codiciadasen la época con ofrecimientos millonarios por su pase.
En ese contexto Argentina hacía su debut frente a Bolivia el 17 de junio de 1993, a las 20:30 horas en el estadio George Capwell de Guayaquil y ante la atenta mirada del colegiado norteamericano Arturo Angeles.
Los presagios de goleada no fueron tales, la selección solo pudo derrotar a Bolivia por 1 a 0 con gol de Gabriel Batistuta y tuvo un golpe inesperado: Darío Franco, uno de los estandartes de Basile, sufrió una doble fractura que lo dejó fuera de la copa. El primer paso estaba dado.

Los hijos de la ciencia, Valdano lo hizo otra vez, Argentina y las águilas

Muchas de las promesas de la ciencia empezaban a llegar al país, entre ellas una que sería cosa común: la fertilidad asistida. Sergio López y Silvina Iungano nunca imaginaron, al iniciar el tratamiento, que la vida los sorprendería como lo hizo con los “Riganti”, que fueron padres de quintillizos un año antes. Los “López” fueron sextillizos y tendrían padrinos célebres: Carlos Menem y “Chiche” Duhalde.
Ese 20 de junio llevaban un mes de internados (habían nacido prematuros) y su salud evolucionaba de maravillas. En España Jorge Valdano y su vistoso Tenerife se impusieron a Real Madrid por 2 a 0, en una época en la que la distancia entre uno y otro era astronómica.
La selección Argentina empató con México 1 a 1 en el estadio George Capwell de Guayaquil, con gol de Oscar Ruggeri. La cátedra miraba de reojo al equipo de Basile.

Balbo el "romano", Corrientes se ponía al día con la “luz”, Argentina no podía con Colombia

Los habitantes de la provincia de Corrientes tenían un problema tan insólito como preocupante: las prestadoras de energía eléctrica registraban una deuda abultada, y ante la falta de pago amenazaban con dejar sin “luz” a la provincia completa. Tras ardorosas gestiones y fundamentalmente la cancelación de la deuda, Corrientes tendría energía eléctrica para funcionar, de paso, ver a la Selección de Basile.
A muchos kilómetros de allí, Roma no sufría problemas de efectivo, por esa fecha adquirieron el pase de Abel Balbo en U$S 12.000.000 a Udinese, Si la gobernación de Corrientes hubiera estado atenta, hubiera tenido a quién pedirle...
Ese 23 de junio, Argentina no pasaba del empate ante Colombia en el estadio Monumental de Guayaquil. A los dos minutos Simeone abría el marcador y solo 3 minutos más tarde un tal Rincón ponía el empate final. El objetivo estaba cumplido, en cuartos esperaba Brasil.

Coggi por demolición, Banfield volvía a primera, San Lorenzo y un hincha made in usa

“Látigo” había recorrido un largo camino, no solo en su carrera, sino también para hacer la segunda defensa de su segundo reinado en la categoría Wélter Júnior ante el japonés Hiroyuki Yoshino, en tierras niponas. Victoria por demolición y nocaut en el quinto asalto. Más cerca, en la provincia de Córdoba, Banfield y Colón dirimian por penales quién volvía a primera división: el “Taladro” se imponía por 5 a 4 y regresaba a la máxima categoría. Desde los Estados Unidos un tal James Cheek designado embajador en nuestro pais avisaba que “no venía a la Argentina a ser un Virrey”, lo que nadie imaginaba era que ese “discolo” personaje vendría a hacerse fanático de San Lorenzo. El 27 de junio Argentina se jugaba todo frente a Brasil en el Monumental de Guayaquil. La cosa pintaba fea, el “Scratch” había abierto el marcador en el primer tiempo con un gol de Müller, pero faltando 20 minutos para el final, Leo Rodriguez rubricaba el empate. En la lotería de los penales el equipo de Basile cantó bingo y se impuso por 6 a 5, con un penal atajado por el eterno Goycochea. Al fin un domingo feliz.

Menem y el apoyo de Clinton, Monzón con salidas transitorias, “Goyco” lo hacía otra vez

Las fotos muestran el inicio de las “relaciones bilaterales” con los Estados Unidos. Menem y Clinton se reunieron en el salón oval de la Casa Blanca. El presidente norteamericano llenó de elogios al argentino: “Es un verdadero líder latianoamericano”. Aunque Menem días después declaró que las promesas de Clinton “no fueron suficientes”. No existía el término “femicida”, pero Carlos Monzón lo era, purgaba una condena de 11 años en prisíon por el asesinato de su pareja Alicia Muñiz. Por buena conducta se había hecho acreedor de salidas transitorias, de lunes a viernes daba clases de boxeo en un sindicato, con la condición de volver a dormir a la cárcel. El 1 de julio en el Estadio Monumental de Guayaquil, Sergio Goycochea fue héroe una vez más. Tras empatar 0 a 0 con Colombia, en los penales el oriundo de Lima, atajó el penal de Aristizábal dándole la chance a Borelli de convertir el sexto penal y llevar a la selección a la final.

Insultos para Alegre en la Boca, el Loto y su pozo récord, Argentina llega a la gloria

Por la Copa Centenario Boca Juniors recibia a River Plate en la “Bombonera”. El ambiente estaba caldeado por la pelea entre el entrenador Jorge Habegger y Blas Giunta, que desembocó en la salida del aguerrido volante, y convirtió al club de la ribera en un polvorín. Tras el empate en cero el cabildo “Xeneize” dio su veredicto y la furia cayó contra Alegre, que no se apichonó y respondió de la misma manera.  El juego de azar estrella, el “Loto” sumaba la cifra récord de $7.000.000, azuzando el sueño del pueblo argentino, que siempre añoró salvarse por la obra de Dios o los misterios del azar.La Selección Argentina era un puño cerrado en la mitad de la cancha, la victoria de 2 a 1 ante México en El Monumental de Guayaquil, renovaba la gloria obtenida en Chile. Asomaban nuevos heroes: el “Cholo” Simeone y Batistuta acompañaban a los sobrevivientes de las grandes epopeyas, Sergio Goycochea y Oscar Ruggeri.

La victoria era eterna, ganar era cosa de todos los días, no importaba todo lo que pasaba alrededor, cuáles eran las noticias, éramos felices pensando en la invencibilidad del equipo nacional, que los títulos siempre estarían ahí, que solo era ir a jugar y buscarlos al final del día. Hoy, 28 años después, el devenir del mundo no se detuvo, las noticias siguieron adelante, la “Argentina país” nos hizo sufrir, llorar, reir y padecer, al igual que la otra Argentina, la que patea una pelota y que como en las viejas épocas quiere hacer costumbre el ir a jugar y al final del día quedarse con la gloria.