Las Entrevistas de El Gráfico

2005. El gran Caruso

Por Redacción EG · 22 de marzo de 2020

Carismático y polémico, Caruso Lombardi nunca va a generar indiferencia. Tildado de picapiedras como jugador, acababa de concretar el ansiado ascenso a Primera con Tigre.

El pin­to­res­co ca­fe La Bar-Be­ría vi­ve una re­vo­lu­ción in­ter­na. En las cin­co es­qui­nas de Vic­to­ria, un per­so­na­je cé­le­bre pa­ra to­da una mul­ti­tud azul y ro­ja to­ma un cor­ta­do y dis­fru­ta de un tos­ta­do, mien­tras re­ci­be las múl­ti­ples mues­tras de ca­ri­ño de su gen­te. “¡Có­mo es­tán, es im­pre­sio­nan­te!”, co­men­ta fe­liz de un re­co­no­ci­mien­to que tie­ne más que me­re­ci­do. En eso, un mu­cha­cho en­fun­da­do en la ca­mi­se­ta del Ma­ta­dor irrum­pe en el ca­fé. “Ca­ru­so, es­ta­ba por acá, te vi y vi­ne co­rrien­do pa­ra sa­car­me una fo­to”. Sin du­dar­lo un ins­tan­te, el exi­to­so en­tre­na­dor de Ti­gre ac­ce­de gus­to­so. Clic y mu­chas gra­cias por to­do, pe­ro an­tes un men­sa­je: “Ri­car­do, an­dá bus­can­do lu­gar pa­ra la es­ta­tua”.

-Sí, pe­ro com­prá mu­cho bron­ce que es­toy muy gor­do –sor­pren­de con una son­ri­sa Ri­car­do Ca­ru­so Lom­bar­di.

Bi­cam­peón con Ti­gre y por lo tan­to ar­tí­fi­ce del es­pe­ra­do re­gre­so a la B Na­cio­nal, el DT se ha trans­for­ma­do en un per­so­na­je de cul­to pa­ra los hin­chas del Ma­ta­dor que, has­ta su arri­bo, se en­tu­sias­ma­ban en ca­da co­mien­zo de tem­po­ra­da, pe­ro fi­na­li­za­ban pe­nan­do con el equi­po en mi­tad de ta­bla.

“En rea­li­dad, no sé si es­to es pa­ra una es­ta­tua –arran­ca hu­mil­de–. A mí me in­te­re­sa mu­cho más ha­ber que­da­do en el co­ra­zón del hin­cha de Ti­gre. Triun­far en un club gran­de co­mo és­te no es co­sa de to­dos los días y me­nos sa­lir bi­cam­peón. Es­to es lo má­xi­mo que le pue­de pa­sar a un di­rec­tor téc­ni­co. Es ha­ber ga­na­do una Co­pa del Mun­do. Es in­du­da­ble que en­tré en la piel del hin­cha y vi­ce­ver­sa. Hi­ci­mos una cam­pa­ña que es re­co­no­ci­da por to­do el am­bien­te. Es la me­jor del fút­bol ar­gen­ti­no en to­dos los tiem­pos”, cuen­ta sin po­der ocul­tar la emo­ción.

Para los hinchas de Tigre ya es ídolo. Voló por el aire en la celebración y sigue sin bajar a la tierra soñando con estar en Primera.

Para los hinchas de Tigre ya es ídolo. Voló por el aire en la celebración y sigue sin bajar a la tierra soñando con estar en Primera.

La no­ta se in­te­rrum­pe cons­tan­te­men­te an­te nue­vos pe­di­dos de fo­tos y au­tó­gra­fos, a los que no es­tá dis­pues­to a ne­gar­se. Lue­go de ser mal­tra­ta­do por par­te de la gen­te de All Boys a pe­sar de la bue­na cam­pa­ña, Ri­car­do en­con­tró en Ti­gre un lu­gar pa­ra sen­tir­se ído­lo. Y si la gen­te lo pu­so en ese pe­des­tal es por­que es­te equi­po su­pe­re­xi­to­so lle­va el ma­de in Ca­ru­so im­pre­so en to­das las ca­mi­se­tas. “Me la ju­gué con Ti­gre por­que sa­bía que era un ele­fan­te dor­mi­do. De mo­vi­da me ti­ré con to­do, pen­sé que te­nía plan­tel pa­ra sa­car­lo, pe­ro no fue así. Afor­tu­na­da­men­te, me tu­vie­ron mu­cha con­fian­za. Ser­gio Mas­sa, quien co­la­bo­ra con la di­ri­gen­cia, y Eze­quiel, su ma­no de­re­cha, fue­ron los pun­ta­les que hi­cie­ron que yo me que­da­ra y, a la vez, yo hi­ce que ellos con­ti­nua­ran, ya que te­nían ga­nas de ir­se. Sim­ple­men­te les pe­dí que me de­ja­ran es­te cam­peo­na­to por­que Ti­gre iba a as­cen­der. Sin vuel­tas, a Mas­sa le di­je: ‘De­ci­me cuán­ta pla­ta hay pa­ra ar­mar el equi­po y te vas a sor­pren­der con mu­chos ju­ga­do­res que son des­co­no­ci­dos. Por ahí voy a sa­car pi­bes de las prue­bas. Pe­ro de ahí en ade­lan­te quie­ro que ten­gas el plan­tel al día, un lu­gar pa­ra en­tre­nar, pa­ra con­cen­trar y pa­ra ha­cer una pre­tem­po­ra­da co­mo co­rres­pon­de. Des­pués de­já to­do en mis ma­nos y en las de mi cuer­po téc­ni­co’”.

Am­bas par­tes cum­plie­ron y el sue­ño co­men­zó a ges­tar­se. Sin tiem­po que per­der, Ri­car­do em­pe­zó a su­mar nom­bres sin nom­bre. En su bús­que­da se dio cuen­ta de que el Chi­no Lu­na, a quien co­no­cía del Al­bo, es­ta­ba por ex­plo­tar. Su­po que Cam­pes­tri­ni te­nía pas­ta pa­ra de­jar de ser su­plen­te en Fe­rro y rom­per­la en el Ma­ta­dor. Con­fió en que Cas­ta­ño mos­tra­ría en Ti­gre las mis­mas vir­tu­des que en Ri­va­da­via, de Lin­coln. Ad­vir­tió que Mu­ñoz se adap­ta­ría a la mi­tad de can­cha sin pro­ble­mas, más allá de ve­nir de un equi­po de la C. Se ilu­sio­nó con que Ni­co­lás To­rres, ese pi­be al que ha­bía vis­to por TV pe­lean­do el des­cen­so con Gim­na­sia de En­tre Ríos, po­día an­dar fe­nó­me­no. Y no se equi­vo­có. “En el as­cen­so no se ar­man los equi­pos di­cien­do: ‘Trae­me a aquél, trae­me a es­te otro’. A los ju­ga­do­res los voy a bus­car yo. Les al­qui­lo los de­par­ta­men­tos, les sal­go de ga­ran­tía, les arre­glo los con­tra­tos, los lle­vo a co­mer con­mi­go, los lle­vo a mi ca­sa pa­ra con­ven­cer­los. Gas­to un mon­tón de pla­ta en te­lé­fo­no por­que los lla­mo a to­dos la­dos, los si­go, voy a la ca­sa. Los ju­ga­do­res que me gus­tan, los con­si­go. Ar­mar el equi­po es una de las co­sas que más me mo­ti­van en el fút­bol. Y es una de mis vir­tu­des má­xi­mas. El que con­mi­go no se prue­ba, no fir­ma. Por más que me di­gan que es Pe­lé. Y por eso siem­pre tu­ve bue­na suer­te. No hay du­das de que los ju­ga­do­res son los res­pon­sa­bles de es­te gran mo­men­to. Es al­go que no me voy a can­sar de agra­de­cer­les nun­ca. Y mi­rá có­mo son las co­sas. A un gru­po de fut­bo­lis­tas que no era tan co­no­ci­do, aho­ra lo pre­ten­de to­do el mun­do. Además, debo destacar a mi cuerpo técnico que es palabra mayor. Ariel Perticarari, preparador físico y Anìbal Biggeri, ayudante de campo, fueron dos puntales de esta gran campaña“,  cuen­ta, fe­liz.

En­tre au­tó­gra­fos y fo­tos, las can­cio­nes de la gen­te de Ti­gre vie­nen a su men­te. “Que de la ma­no, del gran Ca­ru­so, to­dos la vuel­ta va­mos a dar”. “Sa­lu­da­mos a Ca­ru­so y a los ju­ga­do­res por sa­lir cam­peón”, can­ta sin im­por­tar­le na­da. Hay otro te­ma que no en­to­na, pe­ro que la gen­te de Ti­gre no du­dó en de­di­car­le: “Bo­rom­bom­bom, bo­rom­bom­bom, pa­ra Ca­ru­so, la Se­lec­ción”. “En ese mo­men­to sen­tí que te­nía ga­nas de ha­blar con Pe­ker­man, que es ami­go mío, y de­cir­le: “Jo­sé, me de­jás un ra­ti­to”. Pe­ro, bue­no, to­do tie­ne su pa­so pre­vio. Pa­sa que yo ha­ce 12, 13 años que es­toy di­ri­gien­do, em­pe­cé a los 31, 32. Pe­ro pri­me­ro hay que vol­ver a me­ter una bue­na cam­pa­ña en la B Na­cio­nal pa­ra que se­pan re­co­no­cer mi tra­yec­to­ria. Hoy, con el bi­cam­peo­na­to, sos el téc­ni­co del mo­men­to. Sa­lís en to­dos la­dos, en­ton­ces eso in­flu­ye. Pe­ro pri­me­ro ten­go que ha­cer una es­ca­le­ra nor­mal, co­mo cual­quie­ra… Oja­lá la gen­te me pi­da siem­pre. Acá en Ti­gre son una mul­ti­tud in­com­pa­ra­ble. Hay muy po­cas hin­cha­das co­mo és­ta. Fue ré­cord de re­cau­da­ción a lo lar­go de la tem­po­ra­da de to­do el fút­bol ar­gen­ti­no. Hay equi­pos que me­re­cen es­tar en otra ca­te­go­ría, y Ti­gre es uno de ellos, sin du­das”, sos­tie­ne.

Que­da cla­ro, Ri­car­do es­tá muy le­jos de ba­jar­se de la ilu­sión de di­ri­gir a la ce­les­te y blan­ca. “Siem­pre voy a so­ñar, el día que no sue­ñe con ser el téc­ni­co del Man­ches­ter o del Mi­lan, se­gu­ra­men­te no se­ré yo.”

“To­do me lo ga­né en ba­se a sa­cri­fi­cio. Soy un en­fer­mo de es­to, me gus­ta ir a ver par­ti­dos de cual­quier ca­te­go­ría y sa­car ju­ga­do­res de cual­quier li­ga, de un re­gio­nal. Dar­les la opor­tu­ni­dad a los que no la tu­vie­ron.”

A Ca­ru­so se lo no­ta su­per­con­fia­do en sí mis­mo, in­clu­so has­ta un po­co can­che­ro. Al­gu­na vez ti­ró “ten­go cha­mu­yo y ca­pa­ci­dad, por eso soy un ga­na­dor na­to”. Por su­pues­to, es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas han pro­vo­ca­do crí­ti­cas, las cua­les ca­si siem­pre vie­nen de la ve­re­da de en­fren­te. “Siem­pre van a de­cir que soy cha­mu­ye­ro: ten­go fa­ci­li­dad de pa­la­bra. Co­mo ha­blo mu­cho y apa­rez­co en to­dos los me­dios, voy a to­das las ra­dios, a to­dos los ca­na­les… pa­rez­co más un ar­tis­ta que un téc­ni­co, pe­ro bue­no, es una ma­ne­ra de agra­de­cer­le al pe­rio­dis­mo. No lo ha­go por­que me gus­ta ven­der hu­mo, co­mo me jo­den Mas­sa y los ju­ga­do­res. El que me co­no­ce per­so­nal­men­te sa­be que des­de ha­ce do­ce años que es­toy en es­to, que he sal­va­do equi­pos del des­cen­so, he cla­si­fi­ca­do pa­ra oc­to­go­na­les, pa­ra fi­na­les de cam­peo­na­to, he sa­li­do cam­peón, he vi­vi­do to­das las co­sas que uno pue­de ima­gi­nar en la B Na­cio­nal y en la B. En­ton­ces, a mí no me sor­pren­de na­da. Creo que el des­ti­no quie­re que to­do el mun­do me re­co­noz­ca. El que di­ce que soy cha­mu­ye­ro, aho­ra por ahí lo es­tá pen­san­do. Y el que di­jo ‘oja­lá que Ca­ru­so no ven­ga acá’ y me pu­tea, aho­ra es­ta­rá di­cien­do ‘por qué no vi­no’”.

 

Gra­cias a esa fa­ci­li­dad de pa­la­bra, an­tes del par­ti­do con­tra Pla­ten­se, en Vi­cen­te Ló­pez, me­tió una aren­ga que fue trans­mi­ti­da en di­rec­to por TyC Sports y emo­cio­nó a más de uno. Por la pre­sen­cia de las cá­ma­ras, sus de­trac­to­res tam­bién le ca­ye­ron en­ci­ma. “Yo siem­pre ha­go aren­gas. Sim­ple­men­te que es­ta vez, Cas­cio­li me di­jo: ‘¿Po­de­mos gra­bar­la?’. Y yo le con­tes­té: ‘Ha­cé lo que quie­ras, yo no es­con­do na­da’. El que es­con­de es por­que no sa­be o por­que no con­fía en sus con­di­cio­nes. Ha­cer una aren­ga no es fá­cil. Y yo sé que le en­tro al ju­ga­dor, sé que lo sa­co con una pre­dis­po­si­ción di­fe­ren­te. Sa­lie­ron a la can­cha llo­ran­do. Y no só­lo los ju­ga­do­res, los di­ri­gen­tes y los mé­di­cos tam­bién: to­dos se vol­vie­ron lo­cos. Ahí em­pe­za­mos a ga­nar el cam­peo­na­to, no me ca­be du­da. Fui­mos co­mo pun­to. Ellos te­nían to­do pre­pa­ra­do pa­ra ha­cer una fies­ta to­tal, por­que Ti­gre nun­ca ha­bía ga­na­do en Vi­cen­te Ló­pez y só­lo les lle­vá­ba­mos un pun­to de di­fe­ren­cia. Y, sin em­bar­go, el cam­peón fue Ti­gre”.

La pinta es lo de más. Con mucha calle encima, Caruso sabe disfrutar de cada momento. Ascender con Tigre daba como para fumarse un buen habano.

La pinta es lo de más. Con mucha calle encima, Caruso sabe disfrutar de cada momento. Ascender con Tigre daba como para fumarse un buen habano.

Tiem­po pa­ra una pau­sa. Pi­de una Co­ca diet, re­co­no­ce que se sa­ca el som­bre­ro an­te Bian­chi y cuen­ta que Ju­lio Gron­do­na le cam­bió la ca­be­za y lo su­per­mo­ti­vó. “‘De­di­ca­te a tra­ba­jar que te­nés mu­chas con­di­cio­nes, pre­gun­to cons­tan­te­men­te por vos y sé que sos un téc­ni­co de Pri­me­ra A. Al­gún día vas a lle­gar, que­da­te tran­qui­lo’, me di­jo”. Por los di­chos de don Ju­lio, pe­ro so­bre to­do por su con­fian­za, Ca­ru­so pien­sa que un día se le da­rá. “A ve­ces  tie­ne que ver el nom­bre, la cha­pa. Un di­ri­gen­te, con un téc­ni­co de nom­bre, es­tá cu­bier­to. Con uno de la B, no. Al se­gun­do par­ti­do lo echan al téc­ni­co y a él. Igual, es­toy con­ven­ci­do de que el ca­so de Al­fa­ro sir­ve mu­chí­si­mo: tu­vo que as­cen­der pa­ra de­mos­trar que es­ta­ba pa­ra Pri­me­ra. Y el ca­so de Te­té Qui­roz es un fiel re­fle­jo. Ve­nía de una cam­pa­ña muy bue­na en Pla­ten­se, que la­men­ta­ble­men­te per­dió la fi­nal y na­da más. Des­pués en Hu­ra­cán no le fue bien, y por ahí al­gu­no ha­brá pen­sa­do: ‘No sir­ve’. Lue­go, en un mes, en Ins­ti­tu­to pa­só de vi­lla­no a hé­roe. Esas son las co­sas que me sir­ven. Igual, pien­so que con Ti­gre se me pue­de dar”.

Si Ca­ru­so es fa­mo­so por su ca­pa­ci­dad dia­léc­ti­ca, lo que se­rá su lo­ro: “Ha­bla de to­do. Es un mons­truo. Can­ta ‘Za­pa­tos ro­tos’, ‘To­dos los pa­ti­tos se fue­ron a na­dar’”. No hay du­das, la par­la de Ca­ru­so vie­ne de to­da la vi­da. “Mi pri­mer la­bu­ro fue co­mo ven­de­dor ca­lle­je­ro de pa­lan­ga­nas, fuen­to­nes y bal­des. En dos me­ses me com­pré una ca­mio­ne­ta, ven­día co­mo un ani­mal. Lue­go le su­mé cu­be­te­ras, ju­gue­ras y man­gue­ras. Y a eso le agre­gué tie­rra, re­sa­ca y ma­ce­tas de ce­rá­mi­ca. Al mis­mo tiem­po  em­pe­cé a ju­gar en Pri­me­ra, pe­ro co­mo que­ría ven­der más co­sas, me fui a una dis­tri­bui­do­ra. Me di­je­ron: ‘Te­ne­mos cer­ve­zas y otras co­sas’. En una se­ma­na hi­ce 87 al­ma­ce­nes. Ven­día a lo gua­na­co. Des­pués me de­di­qué a los le­tre­ros lu­mi­no­sos. Nun­ca de­jé el tra­ba­jo, por­que no ga­né mu­cha pla­ta con el fút­bol. Vi­vía al día y, a ve­ces, ni si­quie­ra”.

Ade­más de te­ner la­bia, siem­pre le gus­tó bai­lar, en­ton­ces, qué me­jor que bus­car al­go que com­bi­na­ra las dos co­sas. Por eso du­ran­te on­ce años tu­vo un bo­li­che pa­ra so­los y so­las. “Lar­gué por­que no da­ba más, pe­ro me fue muy bien. Ar­mé mu­chí­si­mas pa­re­jas, pe­ro al fi­nal iba muer­to a di­ri­gir. Lo te­nía des­de mi úl­ti­ma eta­pa co­mo ju­ga­dor. En mi vi­da he he­cho de to­do, pe­ro una de las co­sas más lin­das fue el bo­li­che. Fue im­pre­sio­nan­te. Yo te­nía más una tan­gue­ría que otra co­sa. La gen­te ma­yor es­ta­ba cho­cha. Hoy me los en­cuen­tro por la ca­lle y me di­cen: ‘¿Cuán­do abrís un bo­li­che?’.

 

–¿Iban tus co­le­gas?

–Yo los in­vi­ta­ba siem­pre, pe­ro me de­cían: “No, es­tá lle­no de vie­jos, de­ja­te de hin­char las bo­las”. En­ton­ces, yo les de­cía: “Ve­ní, que­da­te tran­qui­lo. A lo su­mo, a la ma­ña­na, cuan­do ten­go que ba­rrer to­do, por ahí cae uno y me di­ce: “¿No de­jé los dien­tes pos­ti­zos en al­gu­na me­sa o alguien los en­con­tró ti­ra­dos en la pis­ta de bai­le?”, pe­ro no son tan vie­jos, ja”. Eran co­sas que ha­cían a la ale­gría del bo­li­che. Siem­pre me gus­tó la mú­si­ca. Bai­lo muy bien rock. Ade­más, me gus­tan el me­ren­gue y la sal­sa; es un vi­cio, un hobby.

Las tribunas llenas en Victoria, Tigre ascendió de la mano de Caruso.

Las tribunas llenas en Victoria, Tigre ascendió de la mano de Caruso.

El que sa­be, sa­be. Tan­ta fe se tie­ne y se te­nía Ca­ru­so des­de pi­be, que has­ta en­ca­ra­ba en ja­po­nés. Un gran­de. “Via­jé con Ar­gen­ti­nos, yo ten­dría 18 años y apren­dí a de­cir tres fra­ses. ‘Her­mo­sa’, ‘da­me un be­so’ y ‘va­mos a…’ Ade­más, co­mo ha­bla­ba al­go de in­glés, iba char­lan­do con una de las chi­cas, y la su­bí a la ha­bi­ta­ción. Es­ta­ba ahí y le de­cía ‘her­mo­sa’ (re­pi­te la fra­se en ja­po­nés). Des­pués, ‘da­me un be­so’ (vuel­ve a ha­blar en ja­po­nés), en­ton­ces me da­ba un be­so. Era un de­sas­tre, no sa­bés. Cuan­do le di­je lo otro, gri­tó: ‘Aaaahhhhh’, me ha­cía to­do co­mo un león. Y yo le di­go: ‘Daaaa­le, un po­qui­to’. Cuan­do me qui­se acer­car, sal­tó a la ca­ma, gri­tó: ‘Aaaaahhh’, y se pu­so en guar­dia. Me que­ría pe­gar y, en­ci­ma, gri­ta­ba co­mo lo­ca. Yo le de­cía: ‘Ca­lla­te que vie­ne el téc­ni­co y me echa, la pu­ta que te pa­rió’. Y se­guía: ‘Aaaahhh’. En­ton­ces la de­jo ir, pe­ro de la bron­ca que te­nía cuan­do abro la puer­ta le pe­go una pa­ta­da en el cu­lo que la es­tre­llo con­tra la pa­red. Ahí apa­re­ce un com­pa­ñe­ro y me di­ce: ‘No abrás por­que te ma­ta’. La mi­na que­ría ti­rar la puer­ta aba­jo. Era ka­ra­te­ca, yo qué sé”.

Esa ex­tra­ña geis­ha no lle­gó a pe­gar­le. En esa oca­sión tu­vo suer­te, pe­ro en can­cha de Cen­tral Cór­do­ba, cuan­do era DT de Es­tu­dian­tes de Ca­se­ros, no la pa­só na­da bien. “Yo es­cu­cha­ba que atrás del ban­co uno gri­ta­ba: ‘Ca­ru­so, la pu­ta que te pa­rió’, ‘Ca­ru­so, hi­jo de mil pu­tas’, ‘Ca­ru­so, la con­cha de tu ma­dre’. Me es­cu­pie­ron to­do el par­ti­do, me mea­ron, me de­ja­ron el tra­je a la mi­se­ria. No sa­bía có­mo es­cu­dar­me. Al fi­nal vie­ne un mo­ro­chi­to chi­qui­ti­to con ca­mi­sa ce­les­te, me mi­ra, me aga­rra el ca­che­te y me di­ce: “Ya es­tá, te rom­pi­mos el cu­li­to, te me­ti­mos tres go­les”. Me aga­rró una ca­len­tu­ra, lo em­pe­cé a ca­gar a pu­tea­das. Lo que­ría ma­tar. Se ar­mó un qui­lom­bo te­rri­ble. En eso, va­mos al ves­tua­rio, vie­ne la po­li­cía y me quie­re lle­var pre­so. Me di­cen: ‘¿Sa­bés quién era el mo­ro­chi­to de ca­mi­sa ce­les­te? El co­mi­sa­rio’. To­dos en ca­na. En­ci­ma, ese día yo cum­plía 36 años. Cuan­do es­ta­ba en la co­mi­sa­ría pres­tan­do tes­ti­mo­nio, mien­tras me to­ma­ban las hue­llas di­gi­ta­les, los ju­ga­do­res, en la ca­lle, em­pe­za­ron a can­tar: ‘¡Qué los cum­plas fe­liz, qué los cum­plas, Ca­ru­so…!’. Y yo pre­so. Te­nía una ca­len­tu­ra”.

¿La mis­ma que hoy tie­nen unos cuan­tos hin­chas de Pla­ten­se? “Mi­rá, mu­chos me fe­li­ci­tan. Aho­ra los pi­bes que son de la ba­rra… La otra vez, en la pla­za de Cri­só­lo­go La­rral­de, la que es­tá cer­ca de la can­cha, pa­ré con el au­to, ba­jé la ven­ta­ni­lla por­que te­nía ca­lor y unos diez pi­bes me re­co­no­cie­ron y me em­pe­za­ron a co­rrer y a ti­rar pie­dras. Así que me tu­ve que es­ca­par por­que si no, ja­,ja… Son to­das anéc­do­tas del fút­bol que, la­men­ta­ble­men­te, en oca­sio­nes te­nés que vi­vir en car­ne pro­pia. Es así, a ve­ces es me­jor es­ca­par­se pa­ra se­guir dan­do ba­ta­lla”.

Pa­la­bra del gran Ca­ru­so, un gue­rre­ro del as­cen­so que, con Ti­gre, quie­re ser de Pri­me­ra.

 

Anécdota bien japonesa

Cuan­do te­nIa 18 años, Ca­ru­so via­jó a Ja­pón con Ar­gen­ti­nos y se ga­nó un lu­gar en la TV. “Es­tá­ba­mos ju­gan­do con­tra el Midd­les­brough, per­día­mos 4-0 y to­dos los go­les ha­bían si­do en off­si­de. En­ton­ces, aga­rré al re­fe­rí ja­po­nés, le ti­ré los ojos pa­ra aba­jo y le di­je: ‘Vas a co­brar una pa­ra no­so­tros’. Ahí  me echa. Me fui llo­ran­do y cuan­do en­fren­té al lí­nea le di­je de to­do, pe­ro él también era ja­po­nés. En­ton­ces le em­pe­cé a ha­cer se­ñas y gestos: ‘Ves la ban­de­ra, me­té­te­la en el cu­lo’. Luego, en el ho­tel, cuan­do es­tá­ba­mos cenando, pa­san las imá­ge­nes en pan­ta­lla gi­gan­te. En eso, mues­tran en cá­ma­ra len­ta cuando le ha­cía el ges­to al juez. Es­ta­ba lle­no de pon­jas mi­rán­do­me. De la ver­güen­za me tu­ve que es­con­der de­ba­jo de la me­sa”.

 

 

Por Marcelo Orlandini (2005).

Foto: Alejandro Del Bosco.

Imagen de 2009. Bossio 100x100
Las Entrevistas de El Gráfico

2009. Bossio 100x100

Carlos Bossio se enfrenta al clásico de El Gráfico, repasa sus años en Belgrano, el amor incondicional con el hincha de Estudiantes, su triunfo más resonante en Lanús y también de la ingratitud del puesto de arquero.

Imagen de 2005. Celeste y blanco
Las Entrevistas de El Gráfico

2005. Celeste y blanco

Diego Pablo Simeone se dio el gusto de volver a Argentina luego de una carrera exitosa en Europa, decidió jugar en Racing porque es hincha. Además habla de la Selección y los directores técnicos que lo marcaron.

Imagen de 2004. Burrito de carga
Las Entrevistas de El Gráfico

2004. Burrito de carga

Ariel Ortega atravesaba un conflicto con el Fenerbahçe que le impedía hacer lo que más le gusta, jugar al fútbol. A corazón abierto, habla con El Gráfico y le cuenta todo lo que vivió y sus ganas de volver a jugar.

DEJÁ TU COMENTARIO