Las Entrevistas de El Gráfico

2005. Pavone, el goleador del pueblo

Por Redacción EG · 03 de junio de 2019

Mariano Pavone es el orgullo de Tres Sargentos, un pueblito de menos de 400 habitantes de la provincia de Bs. As. El goleador del Pincha y una entrañable recorrida por el pueblo que lo vio nacer .

Hay dos pue­blos que se dis­pu­tan al ído­lo. Por un la­do, Tres Sar­gen­tos; por el otro, Car­men de Are­co. El pri­me­ro lle­va ven­ta­ja: ahí vi­ven los Pa­vo­ne ha­ce dé­ca­das, en una ca­sa con pi­le­ta y tres pe­rros más amis­to­sos que guar­dia­nes, a 100 me­tros de la co­mi­sa­ría –tam­bién más amis­to­sa que guar­dia­na–. Pe­ro ojo con los de Car­men, que tie­nen un as ba­jo la man­ga: en las pla­ni­llas ama­ri­llen­tas de su hos­pi­tal, el úni­co en 200 cua­dras a la re­don­da, fi­gu­ra el na­ci­mien­to del go­lea­dor del fút­bol ar­gen­ti­no, el 27 de ma­yo del 82. “¿Cla­ro, y dón­de que­rían que lo tu­vie­ra? Si acá no hay sa­na­to­rios. Nooo, Ma­ria­no es de Tres Sar­gen­tos. Pa­sa que aho­ra es fa­mo­so y lo quie­ren te­ner to­dos”, ex­pli­ca y se ríe Gra­cie­la, ma­má, voz au­to­ri­za­da y es­plén­di­da ce­ba­do­ra de ma­tes dul­ces. En­ton­ces, se me­te el Tan­que: “Tres Sar­gen­tos es un pue­blo chi­co, con gen­te muy bue­na, muy la­bu­ra­do­ra. Es un co­ra­zón gran­de y un lu­gar her­mo­so. Es­toy agra­de­ci­do por ha­ber na­ci­do y cre­ci­do acá. Pe­ro no me pue­do ol­vi­dar de Car­men de Are­co. Ahí fui al co­le­gio y fut­bo­lís­ti­ca­men­te me crié con ellos. Así que Tres Sar­gen­tos y Car­men son dos lu­ga­res a los que quie­ro mu­cho. Siem­pre me ha­cen sen­tir su ale­gría por lo que me es­tá pa­san­do”.

Junto a Tomás, su hermano, tomando algo en el kiosco de la familia.

Junto a Tomás, su hermano, tomando algo en el kiosco de la familia.

Ya con el dic­ta­men fi­nal (por si que­dan du­das, Ma­ria­no es de Tres Sar­gen­tos, co­mo di­ce ma­má), pe­di­mos per­mi­so y re­co­rre­mos las ca­lles de tie­rra –y las as­fal­ta­das, por qué no– del pue­blo del Tan­que Pa­vo­ne.

Tres Sar­gen­tos tie­ne, apro­xi­ma­da­men­te, 400 ha­bi­tan­tes, es­tá ubi­ca­do a un cos­ta­do de la ru­ta 7 que pa­sa por Lu­ján, al lle­gar al ki­ló­me­tro 157, bien al no­roes­te de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res. Ahí se co­no­cen to­dos, la sies­ta es sa­gra­da y, cuan­do ha­ce ca­lor, se duer­me con la puer­ta abier­ta ca­si de par en par. La can­cha ofi­cial –un te­rre­no un po­co ol­vi­da­do a tres cua­dras de lo de los Pa­vo­ne– tie­ne el pas­to per­fec­ta­men­te cor­ta­do y los ar­cos en su lu­gar. Aun­que no siem­pre es así. “Co­mo sa­bían que ve­nía El Grá­fi­co, en la se­ma­na cor­ta­ron el cés­ped y pu­sie­ron los ar­cos. No sa­bés lo que era ha­ce unos días. ¡Ni pos­tes te­nía!”, acla­ra en­tre ri­sas Ma­ria­no, mien­tras ca­mi­na por la ca­lle prin­ci­pal. “¡Ho­la, Pa­to!” “¡Gran­de, Pa­ti­to!” “¡Pa­to, con­se­gui­me una ca­mi­se­ta pa­ra mi so­bri­ni­to!”, le gri­tan des­de las ca­sas. El Tan­que, en su pue­blo, es “Pa­to”. ¿Pa­to? ¿Se­rá Pa­tri­cio su se­gun­do nom­bre? No. “Con mi her­ma­no y mi pri­mo Jo­sé siem­pre ju­gá­ba­mos al fút­bol aden­tro del bar de mi abue­lo. Yo era un de­sas­tre, le des­tro­za­ba to­do: rom­pía va­sos, bo­te­llas, vi­drios. Me man­da­ba una ma­ca­na atrás de otra. En­ton­ces, mi tío abue­lo me de­cía: ‘Pa­to Ca­ña­da, a ca­da pa­so, una ca­ga­da’, y me que­dó Pa­to. Aho­ra to­dos me di­cen así en Tres Sar­gen­tos. ¿Y qué que­rés? Era un de­sas­tre”, di­ce –y tra­ta de ex­cu­sar­se por el apo­do– el 9. 

Los Pavone, unidos: Tomás, mamá Graciela, Pato y papá Beto. Sólo falta Gonzalo, que grita goles en el Extremadura, de España.

Los Pavone, unidos: Tomás, mamá Graciela, Pato y papá Beto. Sólo falta Gonzalo, que grita goles en el Extremadura, de España.

La his­to­ria de Pa­vo­ne en el fút­bol arran­ca en la es­cue­li­ta de Chi­che Cas­co, en Car­men de Are­co. Te­nía cua­tro años, ju­ga­ba de de­lan­te­ro –co­mo siem­pre– y, cuan­do ter­mi­na­ba el par­ti­do, re­ci­bía la aten­ción de una asis­ten­te VIP: ahí es­ta­ba ma­má Gra­cie­la, con la bo­te­lla sa­gra­da en la ma­no, es­pe­ran­do a su hi­jo Ma­ria­no, se­dien­to. ¿Agua? ¿Ga­to­ra­de? No. ¡La ma­ma­de­ra! “Has­ta los seis to­mé ma­ma­de­ra. Ter­mi­na­ba de ju­gar y ve­nía mi ma­má a dár­me­la. ¡Te­rri­ble pe­lo­tu­do era! Y has­ta los ocho años dor­mí con mi abue­la, no la de­ja­ba en paz, la ca­ga­ba a pa­ta­das. Di­ga­mos que era un po­co mi­mo­so…”, con­fie­sa el go­lea­dor, pa­ra la fu­tu­ra y se­gu­ra gas­ta­da del plan­tel Pin­cha.

UN CHI­CO MUY NOR­MAL

“Era un pi­be in­quie­to, le gus­ta­ba ha­cer lío. Era bue­no, pe­ro cuan­do te­nía la pe­lo­ta en los pies... aga­rra­te. En el co­le­gio siem­pre le iba bien, nun­ca tu­vi­mos un pro­ble­ma. Pe­ro en ca­sa o en el bar, era cam­biar el vi­drio to­das las se­ma­nas”, cuen­ta Be­to Pa­vo­ne, fie­rre­ro co­mo po­cos, ex co­rre­dor de au­to­mo­vi­lis­mo zo­nal y pa­pá del go­lea­dor.

De los cin­co re­creos dia­rios, el que más dis­fru­ta­ba era el del al­muer­zo, que du­ra­ba 45 mi­nu­tos. “Nos ma­tá­ba­mos –di­ce Ma­ria­no–, ter­mi­ná­ba­mos to­dos trans­pi­ra­dos, pe­ro no nos im­por­ta­ba na­da. La idea era ir al co­le­gio pa­ra ar­mar par­ti­dos con los chi­cos”. Ma­te­má­ti­ca era su es­tig­ma has­ta que un día apa­re­ció una maes­tra sal­va­do­ra y le acla­ró un po­co más de qué se tra­ta­ba eso de di­vi­dir y lle­var­se el uno. En­ton­ces, el pro­ble­ma pa­só a ser la fí­si­ca. “No en­ten­día na­da. Pe­ro na­da de na­da, eh. Igual, me iba peor con Len­gua. La pro­fe­so­ra apro­bó a to­do el cur­so me­nos a mí. Se pa­sa­ba con 7. ¿Sa­bés qué no­ta me pu­so? ¡6,83! Po­dría ha­ber re­don­dea­do pa­ra arri­ba, ¿no? Me man­dó a di­ciem­bre”, re­cuer­da con la ve­na to­da­vía hin­cha­da.

 

Recorriendo las calles de Tres Sargentos.

Recorriendo las calles de Tres Sargentos.

 

Hi­zo la pri­ma­ria en la es­cue­la Nº 11, y pri­me­ro y se­gun­do año en la Es­cue­la Na­cio­nal de Car­men de Are­co. Gon­za­lo, su her­ma­no ma­yor –hoy en Ex­tre­ma­du­ra, de Es­pa­ña–, es­ta­ba en Sar­mien­to de Ju­nín y lo con­ven­ció pa­ra que fue­ra a ju­gar con él. Es­tu­vo dos años en el equi­po ver­de y le die­ron el pa­se a Bo­ca. “Siem­pre voy a es­tar agra­de­ci­do con la gen­te de Sar­mien­to. Me tra­ta­ron bár­ba­ro y me en­se­ña­ron un mon­tón de co­sas”, cuen­ta hoy.

An­tes de po­ner­se la ca­mi­se­ta xe­nei­ze, el Tan­que ha­bía que­da­do en una prue­ba en Es­tu­dian­tes, pe­ro Bo­ca ofre­cía al­go me­jor: viá­ti­cos pa­ra se­guir en Tres Sar­gen­tos, en­tre­nar­se dos ve­ces por se­ma­na en Bue­nos Ai­res y ju­gar los sá­ba­dos. “Lle­gué a ju­gar con Co­laut­ti, Co­loc­ci­ni, Ma­ri­ne­lli y Be­to Gon­zá­lez. Y en Oc­ta­va sa­li­mos cam­peo­nes. Des­pués, cuan­do se inau­gu­ró Ca­sa Ama­ri­lla, me que­dé a vi­vir ahí. Era­mos cien pi­bes, la pa­sá­ba­mos muy bien y, en­ci­ma, mis vie­jos me ve­nían a ver siem­pre. Así que ni ex­tra­ña­ba, ca­da cin­co días los veía. Por eso pre­fie­ro que mi her­ma­no To­más, que es­tá en la Oc­ta­va de Es­tu­dian­tes, se que­de en la pen­sión. Po­dría ve­nir a vi­vir con­mi­go a mi de­par­ta­men­to, pe­ro creo que es­tá bue­no que vi­va esa ex­pe­rien­cia, le va a ve­nir bien”, cuen­ta Ma­ria­no.

 

En la sociedad de fomento de su pueblo.

En la sociedad de fomento de su pueblo.

 

En Bo­ca pa­só bue­nas y ma­las. “Ha­bía si­do go­lea­dor en el pri­mer año, pe­ro en el se­gun­do lle­ga­ron mu­chos chi­cos y no me to­có ju­gar. Por eso me qui­se ir, pe­dí el pa­se y, aun­que Re­gen­hardt y Mou­zo que­rían que me que­da­ra, me fui a Es­tu­dian­tes, con mi her­ma­no ma­yor. En el Pin­cha ju­gué un par­ti­do y me le­sio­né, me aga­rró una pu­bal­gia y es­tu­ve ocho me­ses pa­ra­do. Al otro año me fue muy bien, ju­ga­ba ade­lan­te con Pa­blo Lu­güer­cio y en­tre los dos hi­ci­mos 40 go­les. An­tes, cuan­do ju­ga­ba con­tra Es­tu­dian­tes, me de­cían ‘ve­ni­te con no­so­tros, vol­vé’. Así  que ni tu­ve que ha­cer una prue­ba por­que ya me co­no­cían”, si­gue re­cor­dan­do Pa­vo­ne.

BUE­NAS, MA­LAS, BUE­NAS… Y MA­LAS

Has­ta ha­ce el año pa­sa­do fue, qui­zás, uno de los ju­ga­do­res más re­sis­ti­dos de Es­tu­dian­tes que, en ene­ro de 2004, le pu­so el car­te­li­to de “dis­po­ni­ble a prés­ta­mo”, a cam­bio de 50 mil dó­la­res. Acla­ra­ción: hoy va­le un po­qui­to más que eso y lo bus­can de Fran­cia, Ale­ma­nia, Ru­sia y Mé­xi­co, en­tre otros paí­ses. “Ju­gué po­cos par­ti­dos en re­ser­va y de­bu­té. Me cos­tó adap­tar­me y em­pe­za­ron a su­bir y a ba­jar­me. En re­ser­va ha­cía go­les, ju­ga­ba tran­qui­lo, sin pre­sión. Pe­ro cuan­do me vol­vían a su­bir, era un ju­ga­dor to­tal­men­te dis­tin­to, no me sa­lía una. Un par de hin­chas me ban­ca­ban por­que iban un ra­to an­tes y ya me co­no­cían de los par­ti­dos pre­li­mi­na­res, pe­ro el res­to… Uyyy, me pu­tea­ban to­dos. Eso me me­tía mu­cha pre­sión y no ju­ga­ba tran­qui­lo. Sa­lía a la can­cha ner­vio­so”, cuen­ta.

 

Jugando a las bochas en el club.

Jugando a las bochas en el club.

 

No era fá­cil ha­cer­se un lu­gar en­tre dos de­pre­da­do­res co­mo el Te­cla Fa­rías y el Hue­si­to Ga­let­ti. Ma­ria­no ju­ga­ba só­lo si al­gu­no de los dos se le­sio­na­ba o en­tra­ba a diez mi­nu­tos del fi­nal. Y, ob­via­men­te, tra­ta­ba de ha­cer en esos diez mi­nu­tos lo que no le de­ja­ban en 90. “Me cos­ta­ba en­trar un ra­ti­to –ex­pli­ca–, no te­nía tiem­po. Por ahí, un ju­ga­dor ex­pe­ri­men­ta­do ya sa­be mo­ver­se, co­rrer la can­cha, sa­be que tie­ne que re­gu­lar el can­san­cio. Pe­ro en esa épo­ca era un pi­be, que­ría ha­cer to­do y ter­mi­na­ba más can­sa­do que los que ha­bían ju­ga­do 90 mi­nu­tos. En cin­co no po­día de­mos­trar to­do. Ojo, hay ju­ga­do­res que en­tran y ha­cen un gol, pe­ro a mí me cos­ta­ba mu­cho. Ne­ce­si­ta­ba un po­co más de con­fian­za”.

–La con­fian­za lle­ga con go­les. ¿Pe­ro de dón­de los sa­cas­te?

–Yo de­bu­té en oc­tu­bre de 2000 y has­ta ju­nio de 2002 fui su­plen­te. Des­pués de una gi­ra en Ale­ma­nia, don­de hi­ce al­gu­nos go­les, em­pe­cé a em­bo­car­la un po­co más. Co­mo el Te­cla es­ta­ba le­sio­na­do, arran­qué el tor­neo ju­gan­do. Hi­ce un gol, des­pués fui al ban­co y cuan­do lle­gó Mal­ber­nat em­pe­cé a al­ter­nar. No era ti­tu­lar, pe­ro en­tra­ba y sa­lía, era uno de los pri­me­ros re­cam­bios. Te­nien­do más par­ti­ci­pa­ción en Pri­me­ra em­pe­cé a en­ten­der que los go­les po­dían lle­gar. Y con Mos­ta­za aga­rré más con­fian­za.

–¿Pe­ro por qué creés que los go­les se dan aho­ra? Hi­cis­te mu­chos do­ble­tes...

–Se dan, no sé. De re­pen­te se te abre el ar­co y la con­fian­za es te­rri­ble. Só­lo los de­lan­te­ros sa­be­mos lo im­por­tan­te que es la con­fian­za. Ojo, tam­bién el jue­go del equi­po me hi­zo bien. Si no me pa­sa­ran la pe­lo­ta co­mo me la pa­san, no po­dría ha­cer go­les. Los chi­cos tie­nen un mé­ri­to muy im­por­tan­te. Y no es que hay un en­gan­che que po­ne to­dos los pa­ses. Yo re­ci­bo pa­ses gol de So­sa, Bas­tía, Ca­rrus­ca, Ma­ce­ra­te­si, Mag­gio­lo, Cha­truc… eso es bue­no. Hay un buen gru­po, un equi­po que cuan­do hay que me­ter, me­te y cuan­do hay que ju­gar, jue­ga.

 

Una muestra de cariño de la gente que lo vio nacer.

Una muestra de cariño de la gente que lo vio nacer.

 

–An­tes da­ba la sen­sa­ción de que ce­rra­bas los ojos y le da­bas fuer­te al ar­co.

–Y… a mí me gus­ta dar­le bien fuer­te, dar­le el bom­ba­zo y rom­per el ar­co (ri­sas). Hay mo­men­tos en que hay que dar­le fuer­te y en otros que hay que apun­tar. De­pen­de, son si­tua­cio­nes. Es un se­gun­do en el que de­ci­dís. Igual­men­te, te­nés ra­zón, úl­ti­ma­men­te cam­bié, más allá de que a mí me gus­ta dar­le fuer­te. Mi­rá, yo te­nía un téc­ni­co en Sar­mien­to, que se lla­ma­ba Ba­rrio­nue­vo, que me de­cía “apun­ta­le a los dien­tes del ar­que­ro, que se co­rre”. Pe­ro tam­bién hay ve­ces que te­nés que dar­le un pa­se a la red, co­mo di­cen mu­chos. Uno de los me­jo­res de­fi­ni­do­res que vi y que tu­ve cer­ca, por­que yo era al­can­za­pe­lo­tas, fue Man­te­ca Mar­tí­nez. Tra­to de de­fi­nir co­mo él.

–Igual­men­te, ni lo­co te ima­gi­na­bas que ibas a ha­cer tan­tos go­les…

–Nooo (se ríe). Mi­rá, an­tes de em­pe­zar el tor­neo me ha­bían pre­gun­ta­do si te­nía una me­ta. Yo di­je que no, pe­ro que, co­mo ve­nía de ju­gar un cam­peo­na­to en­te­ro, ocho go­les se­ría un nú­me­ro muy bue­no. Pa­ra des­ta­car­se y que ha­blen de uno, esa ci­fra es­tá bien. Por ejem­plo, en el Aper­tu­ra, Mi­ran­da, de Al­ma­gro, hi­zo ocho go­les; Fru­tos, sie­te… Mi­ran­da es­tu­vo cer­ca de ir a Ri­ver, Fru­tos fue a In­de­pen­dien­te… ¿En­ten­dés? Pe­ro lo mío no me lo es­pe­ra­ba. ¡Iban on­ce fe­chas y ya te­nía 14 go­les! Ve­nía de ha­cer ocho en dos cam­peo­na­tos, así que ima­gi­na­te. Nun­ca hu­bie­se pen­sa­do que iba a te­ner tan­tos go­les, a pe­sar de que uno siem­pre quie­re ren­dir al má­xi­mo. Pe­ro lle­gar a tan­tos (se ríe otra vez), no… no lo es­pe­ra­ba, pa­ra na­da.

La octava de Boca campeona, en 1997. Mariano (16), abraza a Marinelli (10).

La octava de Boca campeona, en 1997. Mariano (16), abraza a Marinelli (10).

–¿Sos de ha­cer­te ma­la san­gre si te co­més un gol he­cho?

–Sí, cuan­do me co­mo un gol y lo veo en la te­le, qui­zás es­toy to­da la no­che pen­san­do en el  que me co­mí, aun­que ha­ya he­cho dos, eh. Hay que ver los erro­res, pa­ra co­rre­gir y apren­der.

–¿Te ves ju­gan­do la Li­ber­ta­do­res con Es­tu­dian­tes?

–Me en­can­ta­ría po­der lle­var al Pin­cha a ju­gar la Co­pa. ¿Si me ima­gi­no ju­gán­do­la? Si me to­ca es­tar en ese mo­men­to, se­ría muy lin­do. Pe­ro la ver­dad es que los ju­ga­do­res nos va­mos al ex­te­rior ca­da vez más rá­pi­do y uno no sa­be cuán­to tiem­po le que­da. Pe­ro mien­tras, voy a se­guir de­jan­do to­do. Co­rrien­do ca­da pe­lo­ta co­mo si fue­ra la úl­ti­ma, po­nien­do el hom­bro y es­cu­chan­do los con­se­jos de Mos­ta­za, que me si­gue me­tien­do fi­chas pa­ra em­bo­car­la más se­gui­do.

la char­la se cor­ta y em­pie­za a caer gen­te en la es­ta­ción del fe­rro­ca­rril, que ya no tie­ne ni vías, ni tre­nes. Diez, vein­te, trein­ta, cin­cuen­ta… Pa­re­ce que me­dio pue­blo se jun­ta pa­ra sa­lu­dar al Pa­to, aun­que llo­viz­na y es la ho­ra de la sies­ta, ca­si im­po­si­ble de in­te­rrum­pir. Fo­tos, au­tó­gra­fos, más fo­tos, be­sos, abra­zos. “¿Ju­ga­mos a las bo­chas, Pa­to?”, le pre­gun­tan. Ma­ria­no mi­ra al fo­tó­gra­fo, me­dio pi­dien­do per­mi­so y me­dio pi­dien­do per­dón, pe­ro se mue­re de ga­nas. Cru­za al club. Jue­ga. Pier­de. Pe­ro se va con­ten­to.

 

Con Pablo Lugüercio, en inferiores. Juntos hicieron 40 goles.

Con Pablo Lugüercio, en inferiores. Juntos hicieron 40 goles.

 

–¿Qué se sien­te ser el ti­po más fa­mo­so de Tres Sar­gen­tos?

–Es muy ex­tra­ño to­do es­to. Acá nos co­no­ce­mos to­dos de chi­cos, pe­ro es­tos úl­ti­mos seis me­ses fue­ron es­pec­ta­cu­la­res. Es ra­ro por­que gen­te que co­noz­co des­de que na­cí, que cre­cí con ellos, se sa­ca una fo­to con­mi­go co­mo si fue­ra la úl­ti­ma vez que me van a ver. Es muy lo­co. Yo si­go vi­nien­do, los co­noz­co y voy a to­mar ma­te a sus ca­sas. Es in­creí­ble, pe­ro me gus­ta. La ver­dad, Tres Sar­gen­tos se es­tá ha­cien­do muy fa­mo­so. El otro día, ve­nían dos per­so­nas des­de Bue­nos Ai­res, que se­guían ca­mi­no, pe­ro vie­ron el car­tel, se acor­da­ron de que yo era de acá y pa­ra­ron. “Que­ría­mos co­no­cer el pue­blo del go­lea­dor del cam­peo­na­to”, di­je­ron. Era la cu­rio­si­dad, pe­ro pa­ra mí es una lo­cu­ra.

Es­te mo­men­to, los go­les, Es­tu­dian­tes pe­lean­do la pun­ta, la fa­ma… to­do es una lo­cu­ra pa­ra Ma­ria­no. “Aun­que, ojo, ser fa­mo­so tie­ne al­gu­nos be­ne­fi­cios, eh. Voy a co­mer, y no me co­bran, voy a com­prar ro­pa de de­por­tes, y me ha­cen un mon­tón de des­cuen­tos”, di­ce el Pa­to, rién­do­se. Y, cla­ro, si­gue ca­mi­nan­do, tran­qui­lo, por las ca­lles de tie­rra de Tres Sar­gen­tos.

Una foto en la intimidad, junto al Piojo López, Samuel, Crespo y Verón, en su época de sparring de la Selección.

Una foto en la intimidad, junto al Piojo López, Samuel, Crespo y Verón, en su época de sparring de la Selección.

El Pato Pavone intimo

Vi­ve en un de­par­ta­men­to, a unas cua­dras de la can­cha de Es­tu­dian­tes, con su pri­mo Jo­sé. “El dep­to es­tá bien, qué sé yo. Es un tres am­bien­tes y, sa­can­do mi cuar­to, es­tá siem­pre or­de­na­do, por­que la no­via de Jo­sé vie­ne, lim­pia to­do y nos co­ci­na, ¡aun­que a mi pie­za ni en­tra! Igual, cuan­do ten­go mu­cha ham­bre y quie­ro co­mer al­go bue­no, me voy pa­ra lo de Cha­truc, que co­ci­na bár­ba­ro y le va­cío la he­la­de­ra”, cuen­ta Ma­ria­no. Si tie­ne que ele­gir un es­pe­jo se que­da con va­rios: Pa­ler­mo, Fa­rías, Cal­de­rón, Cres­po, Ba­tis­tu­ta... Aun­que se que­da con un de­lan­te­ro: “El Men­cho Me­di­na Be­llo era mi ído­lo, un fe­nó­me­no”, de­ja bien cla­ro. En su eta­pa en Bo­ca usa­ba la “10”, es fa­ná­ti­co de Los Simp­son, su li­ga pre­fe­ri­da es la in­gle­sa y un pla­to que lo pue­de es el po­llo a la mos­ta­za –¡jus­to a la mos­ta­za!– que le pre­pa­ran su ma­má y su abue­la.

Tanque en acción. Bancando la pelota, ante la marca de Romero. “Me gusta ir al choque, meter, ganar con el cuerpo”, dice.

Tanque en acción. Bancando la pelota, ante la marca de Romero. “Me gusta ir al choque, meter, ganar con el cuerpo”, dice.

Cabala a la Mostaza

ya son fa­mo­sos los re­cur­sos del téc­ni­co Pin­cha pa­ra mo­ti­var a sus ju­ga­do­res. Pe­ro uno de esos mé­to­dos su­pe­ró las ba­rre­ras de lo mís­ti­co y se trans­for­mó en una pie­za dig­na del pro­gra­ma de Ri­pley “Aun­que us­ted no lo crea”. Lo cuen­ta Pa­vo­ne: “Des­pués de ju­gar en Tres Arro­yos, me lla­ma y me di­ce que me ha­bía vis­to bien, que con las chan­ces que te­nía ten­dría que ha­cer dos go­les por par­ti­do. Yo me sor­pren­dí, pe­ro le hi­ce dos a Co­lón. Des­pués, an­tes de ju­gar con­tra Ri­ver, me lla­mó du­ran­te el al­muer­zo: ‘Ve­ní, Tan­que –me di­jo–. Hoy vas a ha­cer dos go­les, vas a ser fi­gu­ra y sa­lís en las ta­pas de to­dos los dia­rios’. ¡Ese día hi­ce dos, me eli­gie­ron fi­gu­ra y sa­lí en to­dos la­dos! Con­tra Ra­cing, tam­bién: ‘Hoy no sé cuán­tos, pe­ro uno ha­cés’. Hi­ce uno... En el equi­po to­dos es­pe­ran a ver qué me di­ce. No sé có­mo ha­ce”.

Uno más y van. Festejo loco, contra Newell’s. “Se me abrió el arco y agarré confianza”, dice .

Uno más y van. Festejo loco, contra Newell’s. “Se me abrió el arco y agarré confianza”, dice .

Por Tomas Ohanian  

Fotos: Alberto Raggio

Imagen de 2003. Pichot 100x100
Las Entrevistas de El Gráfico

2003. Pichot 100x100

Referente del rugby nacional de los últimos tiempo, líder de una generación que marcó al deporte. Agustín Pichot responde las cien preguntas de El Gráfico.

Imagen de 1995. Bilardo: ¨Todos los técnicos son Bilardistas¨
Las Entrevistas de El Gráfico

1995. Bilardo: ¨Todos los técnicos son Bilardistas¨

El director técnico campeón del mundo en México le brinda una entrevista a El Gráfico donde analiza cómo estaba el fútbol en aquel momento y dice que todos los entrenadores priorizan el resultado.

DEJÁ TU COMENTARIO