Las Entrevistas de El Gráfico

Gastón Aguirre: Operación Triunfo

Por Redacción EG · 13 de febrero de 2013

Tras cinco intervenciones quirúrgicas en su rodilla derecha y una inactividad de dos años y dos meses, el ex defensor de San Lorenzo regresó al fútbol en Temperley. Reflexivo y más maduro, cuenta su calvario y su convivencia con los miedos. Y se ilusiona con que su hijo pueda verlo jugar en una cancha.

 Nota publicada en la edición de febrero de 2013 de El Gráfico

A LA CANCHA,  Aguirre, 31 años, con la camiseta de Temperley. Un sueño cumplido y un ejemplo de superación.

A LA CANCHA, Aguirre, 31 años, con la camiseta de Temperley. Un sueño cumplido y un ejemplo de superación.

ALLA VOY, contra viento y marea. Otra vez, una misma pelea. Ni siquiera sé si vale la pena, pero tengo ganas de probar si la suerte me va a acompañar, de una puta vez o si es un mito más.

El principio de la canción Contra viento y marea, de Las Pastillas del Abuelo, resulta espejo del momento que atraviesa Gastón Aguirre. El defensor volvió a disputar un partido oficial después de dos años y dos meses de inactividad. La inestabilidad de su rodilla derecha, que pasó cinco veces por el quirófano, ya forma parte del pasado imperfecto. Aquel lunes gris del 10 de diciembre se transformó en un día soleado: reapareció en Temperley con la cinta de capitán ante Flandria, por la fecha 22 de la Primera B Metropolitana, la última previa al receso del verano. “El trámite se hizo ese mismo lunes al abrirse el libro de pases y Temperley ocupó una incorporación conmigo. La vuelta surgió de golpe, no me la esperaba; un regalo de Dios –enfatiza–. Lo único malo fue mi expulsión. Me sentí mal porque no pude terminar un partido y condicioné a los muchachos. Pero todo cerró bien porque ganamos (3-2). Lo importante es que volví a jugar y estoy a la par de mis compañeros para pelear por un puesto luego de tanto sacrificio”.

-Cuánto nervio la noche anterior en la concentración, ¿no? Encima con la incertidumbre a cuestas.
-Claro, porque no estaba habilitado. Ese domingo fue raro: tenía miedo y pensaba en muchas cosas. Hasta quería que no llegara la habilitación para hacer la pretemporada y empezar recién este año. Mientras íbamos a la cancha en micro, llovía. ¡Para qué! Deseaba que se suspendiera para no arriesgar. Se me cruzaban las imágenes de las malas y las buenas etapas de la larga recuperación. Antes de salir a la cancha, les agradecí a mis compañeros porque son seres humanos increíbles. Y cuando entré al campo de juego, tenía ganas de llorar. Espero que este sea el puntapié inicial.

-¿Cuál es el próximo objetivo?
-Más de uno habrá pensado que no volvería a jugar. Mi idea no es retirarme hoy en Temperley; Dios quiera que me pueda quedar siete años más, no me gustaría irme. Yo no rescindí contrato con San Lorenzo porque un técnico no me tenía en cuenta, sino por mi bienestar, por sentirme cómodo en un lugar. Ahora debo perder el temor y esto se logra partido a partido. Sé que me falta en lo futbolístico. En cuanto al equipo, ojalá ascendamos. El resto está en manos de Dios.

-¿Qué enseñanza de vida te dejó esta complicada experiencia?
-Aprendí a pelear por lo que quiero y se los demostré a mis hijos, Lola (cinco años) y León (dos). Ellos también tendrán que lucharla por cómo están la sociedad y el país. No hay que bajar los brazos ni mandarse macanas, pero sí apuntar a un objetivo, trabajar y ser honesto. No sé si soy un buen jugador de fútbol, pero ojalá sea un buen padre. Me gustaría que mis chicos hablen de mí como un luchador. Me quedaba el último round y lo estoy ganando.

"NECESITABA tatuarme el escudo de Temperley para sentir el barrio", reconoce."NECESITABA tatuarme el escudo de Temperley para sentir el barrio", reconoce.

EL TONGA soportó hasta lo insoportable. El inicio de la debacle surgió en San Lorenzo al romperse el tendón de Aquiles derecho en marzo de 2010, en el choque frente a River. Tras siete meses de recuperación, jugó tres partidos en la Reserva del Ciclón y dos en la Primera (ante Tigre y Huracán), y se rompió los ligamentos cruzados de la rodilla derecha en una práctica de fútbol a fines de octubre de ese fatídico 2010. Ahí comenzó la odisea, porque se volvió a romper los mismos ligamentos durante el quinto mes de rehabilitación. Conclusión: segunda pasada obligatoria por el quirófano a causa de esa lesión. A fines de noviembre de 2011, se resintió en la misma zona ante Unión, en Reserva. Fastidio y tercera operación. Llegado enero de 2012, se realizó un injerto en esa rodilla y a remarla otra vez. “Había algo en mi organismo; operan a 20 jugadores de los ligamentos cruzados por año y todos vuelven a jugar. Gisele, mi señora, me decía cuando el panorama era negro: ‘Dios ya te dio lo que tenía que darte y el fútbol capaz que no es más para vos’. Pero a mí nunca me entró en la cabeza. Nací para esto y le dediqué gran parte de mi vida. No me iba a rendir”, sentencia.

Gastón, en consecuencia, se aferró a su ilusión e intentó tirarle un caño al destino que hasta ahí no le guiñaba el ojo. Como consideraba que su ciclo en San Lorenzo había tocado fondo, cortó su vínculo y comenzó a entrenarse a partir del 1º de julio pasado en Temperley, el club de sus amores, donde debutó en Primera en 2000. “Pensé en el afecto y en el cariño. ¡Qué mejor que estar en tu casa! Yo no podía, ni puedo, llegar a la cancha de San Lorenzo, aún me angustio. Todas las lesiones de la rodilla fueron ahí. Y eso que tenía un año más de contrato. Las opciones eran integrar otro plantel profesional o ir a pagar a una canchita con amigos. Nadie me garantizaba que volvería, pero yo me tenía fe. Acerté al venir a Temperley, debido a que me trataron de la mejor manera y eso me puso muy contento. Al margen de que la B Metropolitana no está bien vista en el fútbol argentino, disfruto de haber regresado a jugar y en mi equipo”, afirma.

A un mes y medio del alta médica, cuando ya hacía fútbol reducido con el plantel profesional del Gasolero y su vuelta era un tema de agenda, vivió otro revés. La rodilla derecha perdió estabilidad y se le comprometieron los meniscos. De nuevo, la misma cantinela: malhumor y operación, la quinta a raíz de esa maldita rodilla. “No quise ir más al club, me recluí en mi casa. De hecho, charlé con los dirigentes una semana antes de mi regreso (el 10/12/2012), porque quería abandonar. Ya no le encontraba la motivación. Entonces, me hablaron mis compañeros y el entrenador (Rodolfo Della Picca), y me pidieron que aguantara. En fin, me convencieron y les estoy agradecido”, recuerda.

CON LA camiseta de San Lorenzo, equipo en que jugó en la A junto con Newell´s y Olimpo. CON LA camiseta de San Lorenzo, equipo en que jugó en la A junto con Newell´s y Olimpo.

-Sin dar lástima, te bancaste una brava.
-Sé lo que sufrí. Cuando llegué a San Lorenzo (2007), yo había puesto el dinero de mi bolsillo, porque venía de Newell's (2003-2007). Y también pagué el año pasado para que me liberen. Dejé todo en Boedo: el 15 por ciento, siete meses de sueldo, y me arriesgué. Yo no me salvé con el fútbol, ni tengo un negocio, y ese dinero lo podría haber disfrutado con mis hijos. Pero no me arrepiento. Vivo el día a día y tendré que seguir trabajando cuando me retire. Si no es con el fútbol (está haciendo el curso de entrenador), será con otra cosa.

-¿Nunca te sentiste un ex jugador?
-No, jamás. Me entrenaba más lesionado que sano, pero arrancaba a la mañana, almorzaba, iba al gimnasio o al kinesiólogo, y estaba pendiente de la rodilla: la tocaba, la acariciaba, la cuidaba, como si fuera un hijo más.

-¿Cómo cambiaban tus emociones?
-Tenía altas y bajas. Al principio, me costaba mucho realizar la parte física y veía el trabajo con pelota desde afuera. ¡Qué jodido! “Si soy futbolista, ¿a qué vengo, si no es a jugar?”, me preguntaba. Los bajones eran difíciles de manejar.

-¿Lloraste mucho?
-A escondidas, en el auto, cuando estaba solo. No quería que mi señora y mis hijos me vieran quebrado.

-¿Cómo se convive con el miedo?
-Es lo peor que hay. El miedo a saltar, a caer, es horrible. Peleo contra eso día a día. Hago algún movimiento que antes no podía y me voy contento, u otras veces me pongo mal porque no me conviene realizar un ejercicio puntual. La voy llevando.

-Imagino que tu cabeza no paraba. ¿Cuántas veces te preguntaste por qué a vos?
-Miles. Nadie te da una respuesta y yo tampoco la sé. Pensaba qué habría hecho en otra vida para que me tocara esto. No le encuentro explicación. De todas maneras, dormía tranquilo porque hacía todo para volver. Podría haberme ido a descansar a una reposera en Brasil porque algo cobraba, pero me quedé a trabajar la rodilla.

-Tras esa lucha constante, ¿sentís que aprendiste a pensar de otra manera?
-Sí, ahora valoro más a los amigos y a la familia. Cuando jugaba en San Lorenzo tal vez los había dejado un poco de lado. Por más que te digan que no, en la elite se te vuelan los pájaros, tenés más cosas al alcance de la mano. Igual, el fútbol me dio todo. Si no hubiese sido futbolista, no habría cruzado el Riachuelo. Más allá de la plata, conocí a Maradona, comí un asado con Los Piojos, mi banda preferida, me crucé con famosos... Mi mujer es fanática de Pablo Echarri, lo encontramos en un zoológico y él nos saludó. Entonces, la cabeza se te va.

-Y vos, ¿no la lograbas controlar?
-Se te acercan muchos en los momentos dulces. Es normal en la vida del futbolista. No es que me pasó a mí, le ocurre a la mayoría. Estás en Primera, en un club grande, y te olvidás de muchas cosas, sin querer. Todo depende de cómo quieras vivir. Si los dejás, se te pegan. Pero como la ves fácil, entrás. Te traen botines y ropa gratis, vas a comer afuera y no te cobran… ¿Cómo decís que no?

A SUS 31 años, entiende que su retorno no resultó pleno. “Mi sueño es entrar a la cancha de Temperley con mis hijos (lo podrá hacer ante Villa San Carlos, en el cuarto partido del Celeste después del corte del verano). Quiero que León, el varón, me vea jugar. Esa es mi gran motivación –se emociona–. Por eso, deseo construir la segunda etapa de mi carrera como jugador. Igual, hubo un cambio en mi vida: mi familia, primero. El fútbol está en un segundo plano. Antes me miraba todos los partidos, hoy sólo veo a Temperley y disfruto de mis hijos. Lo que me costó durante la última pretemporada fue separarme de mi señora y de mis chicos. Son mis confidentes. Gozaré junto a ellos lo que me quede de cuerda. Aprendí que, además del fútbol, existe una vida”.

Por Darío Gurevich. Fotos: Emiliano Lasalvia y Archivo El Gráfico
Imagen de 2013. Pedro Monzón 100x100
Las Entrevistas de El Gráfico

2013. Pedro Monzón 100x100

Las cien respuestas de Pedro Damián Monzón. Brilló en Huracán. Fue multicampeón con Independiente y subcampeón mundial en la selección. Un luchador en la cancha y en la vida.

Imagen de 1981. Patoruzú llegó a la Selección
Las Entrevistas de El Gráfico

1981. Patoruzú llegó a la Selección

Corre, quita, define… Víctor Hugo Heredia, uno de los nuevos que convocó Menotti. Comparte la alegría junto con su familia y amigos, pero también sabe de la exigencia que implica esta convocatoria.

DEJÁ TU COMENTARIO