Las Entrevistas de El Gráfico

2001. Dale gas

Por Redacción EG · 26 de junio de 2019

Talentoso, impulsivo y atorrante, Garrafa fue uno de los grandes personajes del ascenso y el niño mimado de las hinchadas de Banfield y Laferrere. Querido por los amantes del buen fútbol.

La tar­de de fe­bre­ro se po­ne a ca­da mi­nu­to más pe­sa­da. El cie­lo del sur del Gran Bue­nos Ai­res ame­na­za des­car­gar la tor­men­ta de­mo­ra­da, y en la can­cha, la Re­ser­va de Ban­field lu­cha pa­ra le­van­tar un tem­pra­ne­ro 0-1 an­te J.J. Ur­qui­za. En Ban­field, re­cu­pe­rán­do­se de una le­sión, se des­ta­ca el vo­lan­te Jo­sé Luis Sán­chez, Ga­rra­fa, el pre­fe­ri­do de los hin­chas. Un ta­co, un ca­ño, un co­da­zo… Pa­ra él no hay amis­to­so, ni pre­tem­po­ra­da que val­gan. “No me gus­ta per­der a na­da”, re­cal­ca, y se le no­ta. Des­pués de una gran ju­ga­da per­so­nal, con­si­gue el em­pa­te y se lo de­di­ca con fie­re­za al ár­bi­tro. El gri­to re­tum­ba fuer­te en el es­ta­dio ca­si va­cío y el de­sen­la­ce es pre­vi­si­ble: afue­ra Ga­rra­fa.

“Siem­pre fui así, siem­pre ju­gué igual. En el po­tre­ro, en La­fe­rre­re y aho­ra en Ban­field, ¿por qué voy a cam­biar? No me va a cam­biar na­die”, se jus­ti­fi­ca.

-Pe­ro, por so­bre el re­sul­ta­do, sos un ti­po al que le gus­ta ju­gar.

-Co­mo to­dos quie­ro ga­nar, pe­ro si ten­go que ti­rar un ca­ño, lo ti­ro, no ten­go pro­ble­mas. Aun­que va­ya ga­nan­do o per­dien­do lo ti­ro igual.

-¿Nun­ca pen­sas­te que, por lu­cir­te, al­gu­na vez po­dés per­ju­di­car al equi­po?

-No, por­que me fue siem­pre bien. Tam­po­co voy a ti­rar cien ca­ños… ti­ro unos diez y por ahí me sa­len seis o sie­te. Pe­ro voy pa­ra ade­lan­te, no es que los ti­ro en lu­ga­res de la can­cha don­de pon­ga en pe­li­gro al equi­po, eso se­ría una bo­lu­dez. Los ha­go más lle­gan­do a los cor­ners; nun­ca ti­ro ca­ños al pe­do.

-¿Por qué es tan im­por­tan­te ti­rar ca­ños?

-A mí me da ale­gría por to­da la gen­te a la que le gus­ta el buen jue­go. Hoy no se ven mu­chos ju­ga­do­res que se ani­men a ti­rar ca­ños o ta­cos, pe­ro no por­que sean me­nos ha­bi­li­do­sos, qui­zá no lo ha­cen por mie­do a que les di­gan al­go. To­dos los ju­ga­do­res creen que cuan­do les ti­rás un ca­ño los es­tás car­gan­do, y no es así. Que me ti­ren un ca­ño a mí... Es ra­ro, se cri­ti­ca que uno ti­re un ca­ño pe­ro no al que te pe­ga una pa­ta­da en la nu­ca.

-¿Fal­ta más gen­te con fir­me­za de con­vic­cio­nes en el fút­bol?

-El fut­bo­lis­ta ha­bla de la im­por­tan­cia de la con­cen­tra­ción, de lo que tie­ne que ha­cer en el par­ti­do, y yo no. Yo no pien­so, ven­go a ju­gar, a di­ver­tir­me. Mien­tras ha­go la en­tra­da en ca­lor es­toy bai­lan­do, es­toy jo­dien­do. Yo sien­to que el fút­bol es así, que te­nés que de­mos­trar lo que sa­bés, y si sa­bés ju­gar te­nés que es­tar tran­qui­lo, no te­nés de qué preo­cu­par­te. Aho­ra hay ju­ga­do­res que es­tán ner­vio­sos, les due­le la ca­be­za, pe­ro por­que es­tán cons­tan­te­men­te pen­san­do en el par­ti­do. No hay que pen­sar mu­cho en el par­ti­do, hay que ju­gar­lo y pun­to. Cuan­do es­tás aden­tro de la can­cha son on­ce con­tra on­ce.

La zurda picante de Garrafa Sánchez. Igual de incisiva es su lengua: el diez de Banfield es un provocador profesional.

La zurda picante de Garrafa Sánchez. Igual de incisiva es su lengua: el diez de Banfield es un provocador profesional.

-¿Y es lo mis­mo un equi­po gran­de que uno chi­co?

-Yo ju­gué en El Por­ve­nir, que es un equi­po chi­co den­tro de la di­vi­sio­nal y tam­bién ha­cía lo mis­mo. Gra­cias a Dios me eli­gie­ron co­mo a uno de los me­jo­res ju­ga­do­res de la ca­te­go­ría y me tra­je­ron a Ban­field pa­ra que ha­ga lo mis­mo; si lo cam­bio soy un bo­lu­do, ésa es la ver­dad. Si un equi­po te trae es por­que te vio ju­gar; en el Na­cio­nal B hi­ce 18 go­les, no ten­go que cam­biar.

Yen­do a mil

El am­bien­te del fút­bol de los sá­ba­dos lo co­no­ce y re­co­no­ce. Sus co­mien­zos en La­fe­rre­re, su as­cen­so con El Por­ve­nir y su pre­sen­te en Ban­field. Pe­ro en oc­tu­bre del 96 la vi­da le hi­zo pro­bar de cer­ca el sa­bor de la Pri­me­ra, y en un gran­de. Una opor­tu­ni­dad per­di­da que no se re­pi­tió.

“Con La­fe­rre­re fui­mos a ju­gar un amis­to­so con­tra Bo­ca, en el Sin­di­ca­to de Em­plea­dos de Co­mer­cio, en Ezei­za –re­cuer­da–. El do­min­go si­guien­te Bo­ca ga­nó y Bi­lar­do, por cá­ba­la, pi­dió ju­gar otra vez con no­so­tros. An­du­ve bien y me ofre­cie­ron en­tre­nar con ellos. El te­ma es que no te­nía con qué ir has­ta allá, por­que no hay co­lec­ti­vos. Me man­da­ba con mi mo­to, una CBR 600. Un día, por la au­to­pis­ta, pa­sé por al la­do de la ca­mio­ne­ta de Pum­pi­do, que lle­ba­va a Bi­lar­do. Me vie­ron y co­mo ha­bía una cláu­su­la que les pro­hi­bía a los ju­ga­do­res an­dar en mo­to, al día si­guien­te me di­je­ron que no fue­ra más. Yo sa­bía que no po­día an­dar en mo­to, pe­ro, ¿iba a ir a de­do? Por eso di­go que no me arre­pien­to.”

-¿Pen­sas­te que es­ta­bas ju­gan­do con fue­go? ¿Que po­días per­der tu gran opor­tu­ni­dad?

-No, por­que si no iba en la mo­to di­rec­ta­men­te no iba. No te­nía otra. Tra­ta­ba de ir más tem­pra­no, an­tes de que lle­ga­ra el mi­cro, pa­ra que no me vie­ra na­die.

-¿A cuán­to ibas ese día?

-Y… li­ge­ro, a cien­to y pi­co.

-¿Lar­gas­te las mo­tos?

-A los seis me­ses. Me ofre­cie­ron un Fiat Uno y lo cam­bié por la mo­to. Y des­de en­ton­ces, nun­ca más.

-¿Por la co­mo­di­dad del au­to o por el pe­li­gro de la mo­to?

-Es que mi ne­na tie­ne 9 me­ses y no po­dría lle­var­la. Pe­ro me en­can­tan las mo­tos y más ade­lan­te voy a vol­ver a te­ner una.

-¿En qué otras co­sas te cui­dás?

-Vi­no no to­mo na­da, pe­ro por­que no me gus­ta, no me cae bien. Qui­zá al­gu­na cer­ve­ci­ta con los com­pa­ñe­ros, pe­ro na­da más. Aho­ra, si me in­vi­tan a un asa­do, me pue­do co­mer cin­co cho­ri­zos, en eso no me fi­jo.

-¿Es­tás mar­ca­do?

-Un po­co. Cuan­do lle­gué a Ban­field, lo pri­me­ro que me di­je­ron fue “ojo con las mo­tos”. Y tam­bién me pi­die­ron que no me hi­cie­ra ex­pul­sar.

La elegancia de Garrafa. En esta oportunidad jugando para Banfield, enfrentando a Quilmes.

La elegancia de Garrafa. En esta oportunidad jugando para Banfield, enfrentando a Quilmes.

-¿En el po­tre­ro eras igual que aho­ra?

-No ju­gué mu­cho. Es­ta­ba en los cam­peo­na­tos de chi­cos, pe­ro has­ta los 13 o 14 años. Des­pués em­pe­cé en La­fe­rre­re y los mis­mos ami­gos del ba­rrio no me de­ja­ban ju­gar. Iba só­lo pa­ra ver­los. Co­mo los más gran­des sa­bían que yo es­ta­ba en el club, me cui­da­ban por­que era el úni­co del ba­rrio que iba a lle­gar a ju­gar en Pri­me­ra.

-¿Te da­ba bron­ca que te cui­da­ran?

-No, yo mis­mo es­ta­ba de­ci­di­do a no ju­gar. Ni si­quie­ra lle­va­ba la ro­pa, por­que si no em­pe­zás a ju­gar, te en­tu­sias­más y ter­mi­nás con una pa­ta­da que no te de­ja en­tre­nar en el club. En en esos par­ti­dos te pe­gan mu­cho, con ma­la le­che. Y en­ci­ma por dos man­gos.

-¿Eran tor­neos por pla­ta?

-Sí, cam­peo­na­tos-cam­peo­na­tos. To­dos quie­ren ga­nar y te ma­tan. Se aga­rran a pi­ñas, va­le to­do. Ahí ga­nás de gua­po. Mi her­ma­no Adol­fo jue­ga en esos tor­neos… ¡es un bo­lu­do! Un día se fue a pro­bar en la cuar­ta de La­fe­rre­re y que­dó, pe­ro des­pués no fue más. No que­ría en­tre­nar.

-¿Esos años de po­tre­ro te cur­ten pa­ra ju­gar en Pri­me­ra?

-Sí, por­que aga­rrás mu­cha ex­pe­rien­cia, ju­gás con­tra ti­pos du­ros, no hay re­fe­rí que te pro­te­ja. Te te­nés que aguan­tar lo que ven­ga. Pe­ro es lin­do, no di­go que no. A ve­ces me pren­do en un ca­sa­dos con­tra sol­te­ros, pe­ro en­tre ami­gos no más, sin com­pro­mi­so. Por­que cuan­do ju­gás por pla­ta, nun­ca fal­ta al­gu­no que di­ce: “aquél jue­ga en La­fe­rre­re”, y to­dos te van a bus­car a vos.

-Ha­blás de tu her­ma­no. A vos, ¿te gus­ta en­tre­nar?

-Y…

-¿Y qué?

-No le sa­co el lo­mo, pe­ro me cues­ta. Sé que ten­go que ve­nir to­dos los días y ven­go. Es mi tra­ba­jo y me la ten­go que aguan­tar.

Don­de ca­lien­ta el sol

-An­tes no te im­por­ta­ba na­da. ¿Te vol­vis­te res­pon­sable de gol­pe?

-Cuan­do na­ció Bár­ba­ra, mi ne­na, em­pe­cé a ver otras co­sas. Acá, en Ban­field, en la B Na­cio­nal, es otro mun­do. Y el que la su­frió co­mo yo la su­frí en La­fe­rre­re y El Por­ve­nir se da cuen­ta de que es­to no hay que per­der­lo, por­que pa­ra mí es­to es de pri­me­ra. Y si lo pier­do ten­go que vol­ver a un club chi­co y no quie­ro su­frir otra vez.

-¿Qué su­frías cuan­do ju­ga­bas en La­fe­rre­re?

-Yo soy hin­cha de La­fe­rre­re, na­cí ahí. Pe­ro me de­bían cin­co me­ses, te­nía que man­dar car­tas do­cu­men­to. Era qui­lom­be­ro, sa­lía en los dia­rios por pe­lear mi pla­ta. Ter­mi­na­ban de­po­si­tán­do­me­la por­que no me que­rían de­jar li­bre. En Ban­field por ahí es­tás dos me­ses aba­jo, pe­ro por có­mo es­tá el fút­bol ar­gen­ti­no, no es na­da. Acá te tra­tan co­mo a un ju­ga­dor, te­nés la ro­pa lis­ta… Sin ir más le­jos, en El Por­ve­nir te­nía­mos que lle­var­nos la ro­pa pa­ra en­tre­nar, ba­ñar­nos con agua fría. Y no quie­ro que eso me pa­se de vuel­ta.

-¿No pen­sás en ju­gar en un equi­po de Pri­me­ra?

-Me gus­ta­ría que­dar­me acá, a me­nos que me sal­ga al­go co­mo lo que apa­re­ció en di­ciem­bre, una opor­tu­ni­dad de ir a Co­rea. Si me sa­le al­go así me ten­go que ir, por­que quie­ro ase­gu­rar­me el fu­tu­ro.

-¿Por qué siem­pre en clu­bes del as­cen­so?

-Es­tu­ve un par de días en Fe­rro, pe­ro no es­ta­ba con áni­mo de ju­gar. Mi vie­jo es­ta­ba muy en­fer­mo y eso me sa­ca­ba las ga­nas. Ade­más hu­bo unos pro­ble­mi­tas de pla­ta. Pe­ro eso na­die lo ve. Pa­ra cri­ti­car ha­blan to­dos, pe­ro esas co­sas que uno su­fre na­die las con­tem­pla.

-¿Te sen­tís en deu­da por no ha­ber ju­ga­do en Pri­me­ra?

-Ten­go mu­chas ga­nas, pe­ro tam­po­co pre­ten­do ir re­ga­la­do. Pre­fie­ro es­tar en un club co­mo Ban­field y ju­gar, an­tes que ir a un plan­tel de Pri­me­ra y es­tar de re­lle­no en el ban­co. Yo quie­ro ju­gar, aun­que ten­ga que ha­cer­lo en la C. Es feo es­tar en el ban­co.

-¿Y no te que­dan ga­nas de de­mos­trar que po­dés dar más?

-No di­go que no, pe­ro no se me dio lle­gar a un equi­po bue­no pa­ra pe­lear en mi­tad de ta­bla. Es­tu­ve en Fe­rro, que es­ta­ba des­cen­di­do, su­frien­do con to­dos los chi­cos. En Ban­field pue­do pe­lear el as­cen­so y es más com­pe­ti­ti­vo que es­tar en Pri­me­ra,  per­der to­dos los do­min­gos y en­ci­ma no co­brar.

La B Na­cio­nal vol­vió y Ban­field es­tá pren­di­do en la lu­cha por as­cen­der. Ga­rra­fa, con con­tra­to has­ta ju­nio, se­gui­rá ofre­cien­do ese to­que de ele­gan­cia que, cu­rio­sa­men­te, es mar­ca re­gis­tra­da de los  ato­rran­tes. Ese es­ti­lo que apren­dió en los años du­ros de la vi­lla La Ja­bo­ne­ra, en La Ta­bla­da.

-¿Có­mo es cur­tir­se en una vi­lla?

-Vi­ví ahí has­ta los 13 años, pe­ro en­ton­ces no ha­bía to­das esas co­sas que hay aho­ra, co­mo la dro­ga. Era dis­tin­to.

Humilde y querido por todos, con una técnica sublime. ídolo donde jugó, querido por todos los amantes del fútbol.

Humilde y querido por todos, con una técnica sublime. ídolo donde jugó, querido por todos los amantes del fútbol.

-¿Se­guis­te vien­do a tus ami­gos de en­ton­ces?

-To­dos esos chi­cos que se cria­ron con­mi­go, la­men­ta­ble­men­te, ya no es­tán, por co­sas que pa­san en la vi­lla. Se los lle­vó la fa­lo­pa, o la po­li­cía… En la vi­lla hay gen­te que vie­ne de otros paí­ses o del in­te­rior a pe­lear­la, a la­bu­rar, pe­ro tam­bién hay mu­cha gen­te ma­la. El ba­rrio cam­bió mu­cho.

-¿Y vos có­mo za­fas­te?

-Te­nía a mis vie­jos que me ha­bla­ban to­dos los días. Y nos fui­mos jus­to a tiem­po, cuan­do te­nía 13 años. Gra­cias a Dios, nun­ca tu­ve con­tac­to con la dro­ga y to­do eso. Des­pués, ya en las in­fe­rio­res, los par­ti­dos son los do­min­gos a la ma­ña­na, por eso no po­día­mos sa­lir a bai­lar, a jo­der los sá­ba­dos. Si hu­bie­ra he­cho to­do eso, me ca­ga­ba en el es­fuer­zo que ha­cía mi vie­jo pa­ra que yo pu­die­ra ju­gar al fút­bol. Ade­más, a los 14 años co­no­cí a Ali­cia, la que hoy es mi se­ño­ra; me pu­se las pi­las.

-¿Có­mo fue tu edu­ca­ción?

-Yo ter­mi­né la pri­ma­ria y lar­gué. Pe­ro a un hi­jo mío le in­cul­ca­ría que pri­me­ro es­tá el es­tu­dio y des­pués el fút­bol. Hoy veo co­sas ra­ras, co­mo que los chi­cos van a pro­bar­se a un club y van con los pa­dres. Es co­mo que los vie­jos es­tán in­te­re­sa­dos en sa­car pro­ve­cho de los pi­bes. Y no es así la co­sa.

-¿Qué pro­yec­tos te­nés fue­ra del fút­bol?

-Pien­so ju­gar has­ta los 35 años y ter­mi­nar en La­fe­rre­re. Aun­que es­té en la C y ten­ga que ir gra­tis. Es mi vi­da y siem­pre di­go que no te­nés que es­tar be­san­do ca­mi­se­tas pa­ra de­mos­trar cuán­to que­rés a un club. La úni­ca ca­mi­se­ta que voy a be­sar es la de La­fe­rre­re. Eso no qui­ta que hoy de­je to­do en Ban­field.

-¿Des­pués del fút­bol qué?

-Me gus­ta­ría es­tar co­mo ayu­dan­te de cam­po o al­go vin­cu­la­do con el fút­bol, por­que no me veo tra­ba­jan­do.

Fran­cis­co, su pa­dre, tu­vo que des­lo­mar­se re­par­tien­do ga­rra­fas jun­to a él pa­ra po­der en­de­re­zar el fu­tu­ro, en una ca­si­ta de La­fe­rre­re. Ahí na­ció el apo­do. Y tam­bién la de­vo­ción de Jo­sé Luis por el pa­dre.

“Yo soy pro­fe­sio­nal, pe­ro tam­bién muy fa­mi­liar. Me voy del club y es­toy to­do el tiem­po con mi fa­mi­lia –re­su­me-. Cuan­do ju­ga­ba en Be­lla Vis­ta de Mon­te­vi­deo me da­ban los lu­nes li­bres y yo me ve­nía a ver a mi vie­jo, que es­ta­ba en­fer­mo. Hay po­cos ju­ga­do­res que ha­cen eso.”

-¿Qué en­fer­me­dad tu­vo?

-Cán­cer en los pul­mo­nes. Su­frió mu­cho, fue­ron sie­te me­ses du­ros. Cuan­do me en­te­ré di­je “no jue­go más”. No que­ría sa­ber na­da, só­lo es­tar al la­do de él. Es­tu­vo un mes en ca­sa y des­pués lo in­ter­na­ron. En el hos­pi­tal no ha­bía co­mo­di­da­des, pe­ro dor­mía­mos en el pi­so de la sa­la, pa­ra cui­dar­lo. Qui­se dis­fru­tar­lo has­ta el fi­nal y esas imá­ge­nes no me las ol­vi­do nun­ca más. Lar­gué el fút­bol por ca­si diez me­ses, pe­ro más allá de que mi vie­jo se ha­ya ido, me que­da pa­ra to­da la vi­da la tran­qui­li­dad de ha­ber es­ta­do con él has­ta el úl­ti­mo mi­nu­to.

-En el pri­mer par­ti­do des­pués de la muer­te de tu pa­pá le ga­na­ron a Chi­ca­go 6-1. Hi­cis­te un gol y hu­bo un mo­men­to de emo­ción que no to­dos en­ten­die­ron.

-Los de Chi­ca­go pen­sa­ron que los es­ta­ba car­gan­do. Fes­te­jé el gol aden­tro del ar­co mi­ran­do al cie­lo, jus­to de­lan­te de la hin­cha­da de ellos. Me sa­ca­ron ama­ri­lla, pe­ro so­la­men­te yo sa­bía que en ese mo­men­to es­ta­ba fes­te­jan­do el gol con mi pa­pá.

 

Merece la Primera

Por Ricardo Calabria

El entrenador de Almirante Brown primero lo padeció como rival –y gran provocador– y luego lo dirigió en El Porvenir. Destaca sus “condiciones excepcionales” y dice que, a pesar de su fama, con él se portó muy bien.

 

Calabria.

Calabria.

 

A Ga­rra­fa lo co­no­cí en 1997, co­mo ri­val. Yo di­ri­gía a El Por­ve­nir y, bus­can­do el as­cen­so al Na­cio­nal B, nos cru­za­mos con La­fe­rre­re. Sa­bía que téc­ni­ca­men­te era un ju­ga­dor dis­tin­to, pe­ro me se­du­jo su per­so­na­li­dad. En el pri­mer par­ti­do no pu­do ju­gar y ga­na­mos 2-0. Y me di­jo que en la re­van­cha él es­ta­ría y se­ría dis­tin­to. Y sí. Al mi­nu­to nos hi­zo un gol y vi­no a gri­tár­me­lo al ban­co: “Ya te hi­ce uno, me fal­tan dos”, me di­jo. Al fi­nal ga­na­ron 3-1, pe­ro pa­só El Por­ve­nir a la fi­nal. Se acer­có a pe­dir­me dis­cul­pas y me dio un be­so. Ahí me de­ci­dí y con­ven­cí a los di­ri­gen­tes pa­ra que lo com­pra­ran. Hu­bo re­sis­ten­cia por­que de­cían que era con­flic­ti­vo, pe­ro la ver­dad es que él tu­vo mu­cho que ver con el as­cen­so de El Por­ve­nir. De­bo des­ta­car que con­mi­go nun­ca fal­tó a un en­tre­na­mien­to ni fue ex­pul­sa­do. A ve­ces sen­tía la re­pro­ba­ción de la gen­te cuan­do lo sa­ca­ba, pe­ro era pa­ra cui­dar­lo, pa­ra te­ner­lo al sá­ba­do si­guien­te.

Siem­pre voy a que­rer­lo en mis plan­te­les. Sur­gió una re­la­ción muy lin­da y si no hu­bie­ra si­do por una di­fe­ren­cia de pla­ta, hoy lo ten­dría en Al­mi­ran­te Brown.

La­men­ta­ble­men­te no pu­do mos­trar­se en Pri­me­ra. En Fe­rro no su­pie­ron apre­ciar el pe­da­zo de ju­ga­dor que es. Tie­ne con­di­cio­nes ex­cep­cio­na­les y se lo re­co­men­dé a Jor­ge Cas­te­lli  pa­ra Ne­well’s. En la for­ma en la que Cas­te­lli tra­ba­ja fí­si­ca­men­te iba a con­se­guir un ju­ga­dor de pri­mer ni­vel. Oja­lá en­cuen­tre un téc­ni­co que le dé con­fian­za… Es­pe­ro que su ca­so no sea co­mo el de Car­lo­vich y den­tro de 20 años nos di­ga­mos “¿te acor­dás qué ju­ga­dor era Ga­rra­fa?”. No ten­go du­das de que es un ju­ga­dor de Pri­me­ra.

 

Textos de Pablo Aro Geraldes y Diego Melconian

Imagen de 2003. Pichot 100x100
Las Entrevistas de El Gráfico

2003. Pichot 100x100

Referente del rugby nacional de los últimos tiempo, líder de una generación que marcó al deporte. Agustín Pichot responde las cien preguntas de El Gráfico.

Imagen de 1995. Bilardo: ¨Todos los técnicos son Bilardistas¨
Las Entrevistas de El Gráfico

1995. Bilardo: ¨Todos los técnicos son Bilardistas¨

El director técnico campeón del mundo en México le brinda una entrevista a El Gráfico donde analiza cómo estaba el fútbol en aquel momento y dice que todos los entrenadores priorizan el resultado.

DEJÁ TU COMENTARIO