Bolívar

Imagen de LANÚS QUIERE REVERTIR LA HISTORIA ANTE BOLÍVAR
La jornada está aquí

LANÚS QUIERE REVERTIR LA HISTORIA ANTE BOLÍVAR

Lanús, que en el partido de ida cayó en la altura paceña por 2-1, recibirá hoy a Bolívar de Bolivia con la misión de conseguir un triunfo que le permita acceder a los cuartos de final de la Copa Sudamericana de fútbol, instancia en la que es muy probable que su rival sea Independiente de Avellaneda.

Imagen de LANÚS CAYÓ EN LA ALTURA DE LA PAZ
La jornada está aquí

LANÚS CAYÓ EN LA ALTURA DE LA PAZ

El Granate perdió 2-1 ante Bolívar por el duelo de ida de los octavos de final de la Copa Sudamericana. La revancha en la Fortaleza será el próximo miércoles.

Imagen de Libertadores: Bolívar 2 – 0 Tigre
La jornada está aquí

Libertadores: Bolívar 2 – 0 Tigre

Segunda caída del equipo de Gorosito en el certamen. En la altura de La Paz, el local se impuso con los goles de Flores y Saavedra, complicando las posibilidades en el Grupo B para el Matador.

Imagen de Bolívar y UPCN definen al campeón
Voley

Bolívar y UPCN definen al campeón

Con la serie igualada 2 a 2, esta noche se juega el quinto y definitivo juego, donde se definirá el ganador de la Liga Argentina. Bolívar será local.

Imagen de Bolívar y UPCN abren la final
Voley

Bolívar y UPCN abren la final

Los dos equipos más ganadores de la última década jugarán esta noche el primer partido de la serie final de la Liga.

Imagen de Javier Filardi, ese vicio de ganar
Las Entrevistas de El Gráfico

Javier Filardi, ese vicio de ganar

Séxtuple campeón de la Liga Argentina, cuenta su historia: desde sus inicios en Banco de Córdoba hasta conocer la gloria en Bolívar y hacerla eterna en UPCN. Volvió a la Selección como capitán en 2014, aspira a jugar la final del Mundial de Clubes en 2015, y sueña con ser olímpico en 2016.

Imagen de Giba: verdugo en casa
(sin categoría)

Giba: verdugo en casa

El símbolo de la selección brasileña que dominó el vóley mundial, y que le ganó 45 de 46 partidos a la Argentina, ahora compite en nuestro país. A los 35 años, uno de los mejores jugadores del siglo XXI repasa triunfos, heridas e intimidades, y asegura que todavía le quedan cosas por aprender