Lionel Messi

LA HISTORIA DEL HOMBRE QUE LLEVÓ A LIONEL MESSI A PSG

Por Pablo Amalfitano · 10 de agosto de 2021

Nasser Al Khelaifi es el presidente qatarí del club francés; tiene un pasado como tenista; conduce las federaciones de su país de tenis, squash y bádminton; y es miembro del comité organizador del Mundial 2022.

NASSER AL KHELAIFI es el presidente de Paris Saint Germain pero además, como si existiera lugar para las dudas, es uno de los hombres más poderosos del mundo. El cúmulo de influencias que construyó durante toda su vida lo llevó a concretar este martes el sueño del planeta entero: contratar a Lionel Messi, el refuerzo más codiciado del fútbol internacional.

El diez argentino, cuya salida de Barcelona después de 21 años quedó teñida de polémica, constituye la pieza más relevante para un rompecabezas de figuras con el que PSG buscará materializar su mayor ilusión: ganar la Champions League. La Pulga será parte de un engranaje estelar que cuenta con jugadores de la talla de Neymar, Ángel Di María, Kylian Mbappé, Leandro Paredes y Sergio Ramos, entre otros.

Al Khelaifi nació el 12 de noviembre de 1973 en Qatar. Además de ser el presidente de PSG hoy se desempeña como conductor de las federaciones de tenis, squash y bádminton de su país. También es vicepresidente de la Federación Asiática de Tenis y miembro del Comité que organizará la Copa del Mundo de 2022, cuya sede fue otorgada a Qatar en medio de un polémico triángulo de sobornos y negociaciones que tuvo lugar en 2010.

Aquel arreglo incluyó al ex presidente francés Nicolas Sarkozy, al ex presidente de la UEFA Michel Platini y actual Emir Tamim bin Hamad Al Thani, quien compró el PSG en 2011 a través de su unidad de negocios "Qatar Sport Investments". Por entonces príncipe de Qatar, Al Thani fue el encargado de colocar a Al Khelaifi al mando del club francés, que por primera vez tenía un presidente no nativo de Francia. Diez años después la influencia qatarí convirtió al PSG francés en una joya europea que compite en el primer nivel internacional y que ahora contará con Messi para pelear en la Champions.

 

Lionel Messi, recién arribado a París. Imagen: AFP

Lionel Messi, recién arribado a París. Imagen: AFP

 

Al Khelaifi no siempre tuvo tanto poder, más allá de que pertenece a la familia real de Qatar. En su etapa joven fue tenista profesional y jugó nada menos que 71 partidos de Copa Davis desde su debut en 1992 hasta su última eliminatoria en abril de 2002. Su mejor ranking fue el puesto 995 del mundo y tiene en su historial dos partidos en torneos de nivel ATP: en Sankt Pölten 1995 cayó con el campeón de Roland Garros austríaco Thomas Muster y en Doha 2001 perdió en sets corridos ante el uzbeco Oleg Ogorodov.

Después de su carrera como tenista Al Khelaifi, retirado en 2003, comenzó a edificar su faceta de empresario del poder gracias a sus vínculos con las altas esferas. Uno de sus lazos más fuertes lo tiene precisamente con Al Thani, el príncipe heredero y actual Emir, con quien compartió el equipo de Copa Davis.

En 2005, a poco de dejar el tenis profesional, Al Khelaifi se sumó a Qatar Investment Authority (QIA), la compañía de negocios con la que el gobierno de Qatar recibe ganancias multimillonarias a través del gas natural y el petróleo. Con el empuje de la empresa fundó Qatar Sports Investments, la unidad de negocios deportivos con la que el Emir Al Thani adquirió en 2011 las acciones de PSG.

La compra, en aquel entonces, se realizó por el 70 por ciento de los activos de la institución a cambio de cincuenta millones de euros más una deuda que mantenía el club. Después la empresa de los negocios deportivos se quedó con el 30 por ciento que le faltaba y comenzó una verdadera revolución: desde ese momento QIA invirtió 1200 millones de euros para convertir a PSG en una joya europea a partir de la llegada de jugadores de renombre como David Beckham, Zlatan Ibrahimovic y Edinson Cavani.

Nasser Al Khelaifi, junto con el ex presidente francés Nicolás Sarkozy.

Nasser Al Khelaifi, junto con el ex presidente francés Nicolás Sarkozy.

 

La acumulación de poder de Al Khelaifi, una de las cien personas más ricas del planeta, excede al mundo deportivo. Además de alimentar las diferentes facetas que construyó en el deporte es el director general de una empresa de medios de comunicación llamada Bein Sports que tiene la increíble cantidad de 22 canales de televisión. Su fortuna asciende a 16 mil millones de dólares.

Por la contratación masiva de figuras en PSG fue uno de los blancos de una investigación de la UEFA por no cumplir con las reglas del denominado Fair Play financieroaunque la institución nunca llegó a sufrir una descalificación de los torneos oficiales. La inyección económica siempre fue justificada por las inversiones gubernamentales a través de QIA.

En la década que lleva al frente de PSG, con la transformación radical que generó, Al Khalaifi alimentó las vitrinas del club con siete títulos de Ligue 1, seis trofeos de la Copa de Francia, otros seis de la Copa de La Liga y ocho de la Supercopa de Francia. La gran deuda es la Champions, certamen en el que llegó a jugar la final en la edición 2019/2020 (cayó cayó 1-0 ante Bayern Múnich). Messi se transformó en la pieza que faltaba para pelear en lo más alto.

 

DEJÁ TU COMENTARIO