Las Entrevistas de El Gráfico

2002. Pastoriza 100x100

Por Redacción EG · 24 de abril de 2019

Sinónimo de gallardía y nobleza, caudillo como jugador y como técnico, José Omar Pastoriza responde sin vueltas las 100 preguntas. Fue su última entrevista en El Gráfico.

1 Ju­gó en Ra­cing e In­de­pen­dien­te y tam­bién di­ri­gió a los dos. ¿Có­mo hi­zo pa­ra no mo­rir en el in­ten­to? Y bue­no, se die­ron las con­di­cio­nes en su mo­men­to.

Racing fue su primer club en el fútbol grande, tras llegar de Colón. Jugó 53 partidos en 1964-65.

Racing fue su primer club en el fútbol grande, tras llegar de Colón. Jugó 53 partidos en 1964-65.

2 ¿Eso quie­re de­cir que us­ted es­tá más allá del bien y del mal? Se­gu­ro, se­gu­ro.

3 ¿Quién fue el hom­bre que más lo mar­có en su ca­rre­ra co­mo fut­bo­lis­ta? Pi­po Ros­si. Siem­pre me gus­tó su per­so­na­li­dad, su ma­ne­ra de ser: un ti­po no­ble, fran­co, al que le gus­ta­ban las co­sas jus­tas. Era un gri­tón, nos ca­ga­ba a pe­dos, pe­ro sa­no, muy sa­no. Y sa­bía co­rre­gir co­sas en el ju­ga­dor. Ade­más, fue el que me lle­vó de Co­lón a Ra­cing en mis ini­cios.

4 ¿Si­gue ha­blan­do con él? Es di­fí­cil por­que no es­tá bien de sa­lud. Ha­ce po­co, en un par­ti­do de la Se­lec­ción, nos vi­mos en la can­cha y ha­bla­mos, po­qui­to, pe­ro ha­bla­mos.

5 Ha­ce unas se­ma­nas, en un par­ti­do de Cha­ca­ri­ta, ame­na­zó a Ro­me­ro des­de el cos­ta­do: le di­jo con un ges­to que si ti­ra­ba un ca­ño más, des­pués lo fa­ja­ba. ¿Có­mo es? ¿Con us­ted no se pue­de ti­rar ca­ños? Le di a en­ten­der que los ca­ños los tie­ne que ti­rar aden­tro del área. ¡Qué pio­la! En la mi­tad de la can­cha to­da­vía yo ti­ro ca­ños. Son co­sas pa­ra co­rre­gir que des­pués se char­lan en la se­ma­na.

6 Y si des­pués de la char­la de la se­ma­na los si­gue ti­ran­do, ¿qué pa­sa? Y… si los ti­ra, a ve­ces lo per­do­na­mos y a ve­ces lo echa­mos a la mier­da.

7 El me­jor equi­po que di­ri­gió. Hu­bo dos equi­pos de In­de­pen­dien­te que fue­ron te­rri­bles: el que ga­nó los Na­cio­na­les 77 y 78 en las fi­na­les con­tra Ta­lle­res y Ri­ver, res­pec­ti­va­men­te, y el del 83/84 que fue cam­peón del mun­do. Los dos te­nían ga­nas, fuer­za, vo­lun­tad, in­te­li­gen­cia, el ma­ne­jo. Te­nían to­do esos equi­pos.

8 Un par­ti­do. Re­cuer­do mu­cho uno con­tra Ri­ver, en el Mo­nu­men­tal, por el Na­cio­nal 71. Re­cién sa­lía­mos de la huel­ga y me sil­ba­ban bas­tan­te. Era la po­si­ción de uno fren­te a la di­ri­gen­cia por el Con­ve­nio Co­lec­ti­vo de Tra­ba­jo, por­que an­tes era una ba­su­ra eso. Se hi­zo un jus­to arre­glo y el mi­nis­tro de Tra­ba­jo, que era de Ri­ver, me en­tre­gó en el ves­tua­rio el Con­ve­nio Co­lec­ti­vo y el pa­sa­por­te. Muy cla­ri­to: me es­ta­ban di­cien­do que me te­nía que ir. Bue­no, esa tar­de íba­mos 2-2, y de­fi­ní el par­ti­do con un gol de ti­ro li­bre que la col­gué en un án­gu­lo. Lo gri­té co­mo nun­ca.

9 El gol que más gri­tó co­mo téc­ni­co. El de Bo­chi­ni con­tra Ta­lle­res en la fi­nal del 77, el día que nos que­rían vol­tear.

El abrazo eterno con sus jugadores, ante la mirada de Villaverde. La hazaña frente a Talleres.

El abrazo eterno con sus jugadores, ante la mirada de Villaverde. La hazaña frente a Talleres.

10 ¿Có­mo con­ven­ció a sus ju­ga­do­res pa­ra que no se re­ti­ra­ran de la can­cha en esa fi­nal? Te que­rían pa­sar, te es­ta­ban sa­can­do la pla­ta del bol­si­llo. Fue una co­sa ale­vo­sa, des­ca­ra­da. Ya an­tes del par­ti­do sos­pe­chá­ba­mos al­go, pe­ro cuan­do nos hi­cie­ron un gol con la ma­no y nos ex­pul­sa­ron a tres ju­ga­do­res fue un des­con­trol. To­dos los ju­ga­do­res, sal­vo Ou­tes, se que­rían ir. Yo pu­se un po­co de pa­ños fríos, to­da­vían que­da­ban 15 mi­nu­tos pa­ra tra­tar de ha­cer un gol, aun­que éra­mos ocho con­tra on­ce y en la can­cha de ellos. Me la ju­gué y me­tí dos cam­bios ofen­si­vos, aun­que po­dría ha­ber ele­gi­do dos de­fen­so­res pa­ra evi­tar el pa­pe­lón, y man­dé a Bion­di y a Ber­to­ni a la can­cha. Ta­lle­res te­nía muy buen equi­po, pe­ro les fal­ta­ba ex­pe­rien­cia, si no, ese par­ti­do no ter­mi­na­ba des­pués del 2-1. Al fi­nal, el Bo­cha me­tió un gol, des­pués de una do­ble pa­red con Ber­to­ni y con Bion­di, y el 2-2 nos dio el tí­tu­lo, por­que en el par­ti­do de ida ha­bía­mos ter­mi­na­do 1-1 y el gol co­mo vi­si­tan­te va­lía do­ble. Fue una ha­za­ña im­pre­sio­nan­te.

11 ¿En cuán­tos años Ve­ne­zue­la va a po­der cla­si­fi­car­se pa­ra un Mun­dial? Le fal­ta to­da­vía, ne­ce­si­tan pro­fe­sio­na­li­zar­se más, te­ner más com­pe­ten­cia, di­vi­sio­nes in­fe­rio­res. Le fal­tan, co­mo mí­ni­mo, dos mun­dia­les más.

12 ¿Es­tá de acuer­do con la con­ti­nui­dad de Biel­sa en la Se­lec­ción? Sí, por­que son los di­ri­gen­tes los que dis­po­nen eso. Eso sí: se co­me­tió una in­jus­ti­cia con Co­co Ba­si­le cuan­do no se le ofre­ció con­ti­nuar des­pués del 94, no hu­bo una equi­dad.

13 ¿Por qué a Ar­gen­ti­na le fue tan mal en el úl­ti­mo Mun­dial? Yo creo que no tu­vo ni la más mí­ni­ma piz­ca de suer­te. En el fút­bol, co­mo en la vi­da, si no te­nés la cuo­ta de cu­lo que se ne­ce­si­ta pa­ra to­do, se ha­ce di­fí­cil.

14 ¿Nun­ca le in­te­re­só ser pa­ne­lis­ta de te­le­vi­sión? No, por­que uno se de­be pre­pa­rar un po­co más pa­ra esas co­sas. No me gus­ta el pa­pel de los ex ju­ga­do­res o téc­ni­cos que ha­cen de pa­ne­lis­tas. Lo veo co­mo al­go muy bur­do, muy ar­ma­do.

15 Un pe­rio­dis­ta de­por­ti­vo. De an­tes, Os­val­do Ar­diz­zo­ne, por la bo­he­mia. De los de aho­ra me gus­ta Víc­tor Hu­go Mo­ra­les, co­mo re­la­tor y tam­bién por­que sus opi­nio­nes me pa­re­cen bas­tan­te sen­sa­tas.

16 ¿Por qué Bo­chi­ni nun­ca pu­do te­ner con­ti­nui­dad co­mo DT? Por­que no ha­brá te­ni­do opor­tu­ni­da­des. El Bo­cha co­no­ce mu­cho de to­do es­to. Co­mo téc­ni­co nun­ca lo vi, pe­ro co­mo ju­ga­dor era un ti­po que den­tro de la can­cha se da­ba cuen­ta de un mon­tón de co­sas.

17 ¿Cuál fue la ex­cu­sa más cu­rio­sa que le dio Bo­chi­ni por fal­tar a un en­tre­na­mien­to? Ojo que el Bo­cha no fal­ta­ba tan­to co­mo la gen­te di­ce, sí lle­ga­ba muy jus­to so­bre la ho­ra. En ge­ne­ral, me de­cía que se que­da­ba dor­mi­do. A ve­ces le res­pon­día con una mul­ta, otras ve­ces ca­gán­do­lo a pe­dos y otras ve­ces tra­tan­do de to­le­rar­lo, por­que yo sa­bía to­do lo que po­día dar en la can­cha des­pués.

18 ¿Y có­mo ha­cía pa­ra que en el plan­tel no hu­bie­ra bron­cas por el tra­to di­fe­ren­cial? Es que to­dos sa­bían lo que sig­ni­fi­ca­ba el Bo­cha pa­ra el equi­po. Igual, siem­pre hay al­gún ton­to que se que­ja…

19 Una anéc­do­ta gra­cio­sa. No sé, no ten­go muy bue­na me­mo­ria. Una vez que es­tá­ba­mos con In­de­pen­dien­te en Split, en Yu­gos­la­via. Yo era ju­ga­dor y te­nía­mos que ir pa­ra Ita­lia, pe­ro fal­ta­ba una fir­ma en el pa­sa­por­te y no po­día­mos sa­lir. En­ton­ces aga­rré to­dos los pa­sa­por­tes, los fir­mé yo, y a la mier­da, nos fui­mos. En esa épo­ca no ha­bía tan­to con­trol.

20 ¿Lle­gó a pa­sar ham­bre cuan­do vi­no a Bue­nos Ai­res y tu­vo que vi­vir en una pen­sión? No, ham­bre no pa­sé nun­ca, gra­cias a Dios. Me al­can­za­ba jus­to, eso sí. Vi­vía con un gru­po de mu­cha­chos ro­sa­ri­nos, que ha­bía­mos ve­ni­do a ju­gar a dis­tin­tos clu­bes, en una pen­sión en Li­ma al 100, en Cons­ti­tu­ción. No era Ba­rrio Nor­te, pe­ro za­fa­ba.

21 ¿Có­mo es ir a un Mun­dial y no ju­gar ni un mi­nu­to? Y… lin­do no es, pe­ro al me­nos pu­de ir. El Ra­ta era el ti­tu­lar en ese equi­po del 66 y cuan­do lo echa­ron con­tra In­gla­te­rra ya nos es­tá­ba­mos vol­vien­do, así que mu­chas chan­ces no tu­ve.

En la Selección, con Miguel Brindisi y Norberto Madurga, en el Maracaná, año 1970.

En la Selección, con Miguel Brindisi y Norberto Madurga, en el Maracaná, año 1970.

22 ¿Y có­mo fue el re­gre­so? Muy tris­te pa­ra mí. Acá nos es­pe­ra­ba On­ga­nía en Oli­vos. Me fue a bus­car mi her­ma­no y ape­nas pu­do me con­tó que ha­bían fa­lle­ci­do mis dos abue­los. Pen­sé que nun­ca iba a po­der re­cu­pe­rar­me de esa des­gra­cia. Mis abue­los fue­ron los que me cria­ron en Ro­sa­rio des­pués de la muer­te de mi vie­ja y siem­pre me es­pe­ra­ban le­van­ta­dos los do­min­gos ca­da vez que yo vol­vía de la Ca­pi­tal pa­ra que les con­ta­ra lo que me ha­bía pa­sa­do. En esos dos me­ses que me fui, en­tre la gi­ra y el Mun­dial, pri­me­ro se mu­rió el abue­lo y diez días des­pués la abue­la. Y me en­te­ré to­do de gol­pe. En­ton­ces aga­rré el au­to y así co­mo es­ta­ba me fui vo­lan­do pa­ra Ro­sa­rio, pe­ro la ca­sa de los abue­los ya es­ta­ba va­cía.

23 ¿Es un es­tig­ma ha­ber que­da­do co­mo el téc­ni­co que re­ti­ró a Gat­ti? No, ¿por qué? Si Hu­go no po­día ju­gar más; le pa­só lo mis­mo a Ce­jas cuan­do fui a Ra­cing y le tu­ve que de­cir que no po­día se­guir ata­jan­do. Gat­ti no es­ta­ba en con­di­cio­nes pa­ra ser el ar­que­ro de Bo­ca. Te­nía mal una pier­na, le cos­ta­ba sal­tar.

24 ¿Vol­vió a cru­zar­se con Gat­ti des­pués de esa de­ci­sión? Lo en­cuen­tro se­gui­do, la úl­ti­ma vez fue en Pun­ta del Es­te. No me di­ce na­da, ¿qué me va a de­cir? Só­lo un bo­lu­do pue­de pen­sar que lo re­ti­ré yo. Te sa­lu­dás y na­da más, no se ha­bla del te­ma.

25 ¿El Pas­to­ri­za ex­plo­si­vo, que se pe­lea­ba con to­do el mun­do, ya fue? ¿Es­ta­mos an­te un Pas­to­ri­za do­mes­ti­ca­do? No. Siem­pre al­gún po­qui­to de bron­ca hay, to­da­vía te­ne­mos la ca­pa­ci­dad de eno­jar­nos. En la vi­da, si no te eno­jás no sir­ve.

26 ¿Cuan­do em­pe­zó co­mo téc­ni­co us­ted mi­ra­ba vi­deos o nun­ca le in­te­re­sa­ron los ri­va­les? To­dos los que quie­ren sa­car ven­ta­ja, de al­gu­na u otra for­ma se preo­cu­pan por el ri­val. Y si no ves el vi­deo, mi­rás el par­ti­do, pe­ro to­do el mun­do lo ha­ce. No­so­tros en vez de gra­bar el par­ti­do, via­já­ba­mos y lis­to.

27 ¿Nun­ca tu­vo mie­do de mo­rir en un aten­ta­do cuan­do fue a di­ri­gir a El Sal­va­dor? No, al con­tra­rio, me tra­ta­ron muy bien ahí. Si has­ta me apo­ya­ba la gue­rri­lla del Fren­te Fa­ra­bun­do Mar­tí pa­ra la Li­be­ra­ción Na­cio­nal, a mí me ban­ca­ban los gue­rri­lle­ros. Ahí ha­bía una com­pul­sa muy gran­de, por­que a El Sal­va­dor lo ma­ne­jan 14 fa­mi­lias, só­lo 14 fa­mi­lias de to­do el país, pe­ro co­mo ellos co­no­cían mi ori­gen, se em­pe­za­ron a in­te­re­sar.

28 ¿Cuán­do pa­só de Ra­cing a In­de­pen­dien­te, en 1966, no tu­vo pro­ble­mas con los hin­chas? No, nin­gu­no, por­que tam­bién fue Mo­ri a Ra­cing. Fue un can­je. En Ra­cing ne­ce­si­ta­ban pla­ta por­que ha­bía gra­ves pro­ble­mas eco­nó­mi­cos y en­ton­ces te­nían que ele­gir en­tre Per­fu­mo y yo. Y al fi­nal me to­có a mí.

En un clásico de Avellaneda, en este caso vestía los colores del Rojo.

En un clásico de Avellaneda, en este caso vestía los colores del Rojo.

29 ¿Y di­ri­gir a Ra­cing en 1981, des­pués de ga­nar dos tí­tu­los con In­de­pen­dien­te, no fue una trai­ción? No, uno es pro­fe­sio­nal, tie­ne que ir don­de lo con­tra­ten. Uno no es hin­cha, bah, es hin­cha del mo­men­to, por eso aho­ra soy hin­cha de Cha­ca­ri­ta.

30 ¿Pue­de ser que la gen­te de In­de­pen­dien­te le per­do­na­ra me­nos que di­ri­gie­ra a Bo­ca que a Ra­cing? No, no creo que sea así. Hu­bo una con­fu­sión ahí, por­que cuan­do fui a Bo­ca, en el 88, cre­ye­ron que yo me que­ría lle­var a Bo­chi­ni. Me lle­vé a Ma­ran­go­ni por­que ha­bía que­da­do li­bre y a Bar­be­rón, ju­ga­do­res que co­no­cía y me ser­vían.

31 ¿Y a Bo­chi­ni no se lo que­ría lle­var a Bo­ca? Y… al Bo­cha lo hu­bie­ra lle­va­do a cual­quier la­do. Pe­ro ese año le pa­ga­ron me­jor al Bo­cha. Por lo me­nos le re­co­no­cie­ron un po­qui­to más. Fue un jue­gui­to pa­ra que le su­bie­ran la gui­ta.

32 ¿Y des­pués le dio un por­cen­ta­je? No, no, no, no me jo­das, ésos fue­ron in­ven­tos de cier­tos pe­rio­dis­tas que siem­pre qui­sie­ron me­ter ju­ga­do­res y ga­nar­se unos pe­sos y a los que yo sa­qué ca­gan­do.

33 ¿De qué club era hin­cha de chi­co? De Cen­tral. Ad­mi­ra­ba a un ju­ga­dor lla­ma­do Hum­ber­to Ro­sa, que des­pués fue a Ita­lia. Era un diez, un ha­bi­li­do­so, te­nía una gran pres­tan­cia. En Cen­tral me ini­cié co­mo fut­bo­lis­ta, me lle­vó mi her­ma­no y lle­gué has­ta la re­ser­va. Des­pués me fue a bus­car Co­lón.

34 ¿Por qué du­ró tan po­co su pa­so por el Atlé­ti­co de Ma­drid? Gil y Gil es­ta­ba eno­ja­do por­que ha­bía lle­va­do al Ne­gro Vi­lla­rreal y él que­ría me­ter a un bra­si­le­ño. De en­tra­da fue to­do bien, per­so­na­je el ti­po, quie­re lla­mar la aten­ción y ha­ce co­sas que no de­be. Al fi­nal re­sul­tó ser me­dio ca­gón el gor­do ése.

35 ¿Cuál fue la go­ta que re­ba­só el va­so? Vi­no al ves­tua­rio y que­ría ha­blar an­tes de un par­ti­do. ¿Qué ca­ra­jo va a ha­blar en el ves­tua­rio? Es­ta­ba el ale­mán Schus­ter, que por su re­li­gión no to­ma re­me­dios ni se in­fil­tra, y no po­día ju­gar por­que te­nía la pier­na a la mi­se­ria. Bue­no, él hin­cha­ba las bo­las y que­ría que lo pu­sie­ra. Me hin­chó tan­to los hue­vos, que lo man­dé a la pu­ta que lo pa­rió y le di­je que di­ri­gie­ra él. Y me fui a la mier­da 40 días des­pués de ha­ber asu­mi­do.

36 ¿Le dio bron­ca ha­ber­se ido de Ra­cing en 1966 y que en­se­gui­da em­pe­za­ran a ga­nar to­do? No, ¿por qué me iba a dar bron­ca si ahí te­nía un mon­tón de ami­gos? Ade­más, des­pués ga­na­mos no­so­tros con el Ro­jo. Yo tam­bién creía en lo que ha­cía.

37 ¿Có­mo sur­gió en us­ted el sin­di­ca­lis­mo? Por ver las in­jus­ti­cias. En mi épo­ca te de­bían 11 me­ses y no te­nías de­re­cho a nin­gún pa­ta­leo. Por otro la­do, en mi ca­sa eran to­dos pe­ru­cas, al que no era pe­ro­nis­ta lo ma­ta­ban…

38 ¿Se pue­den com­pa­rar los di­ri­gen­tes ac­tua­les de Agre­mia­dos con un Pas­to­ri­za, por ejem­plo? No, por­que yo es­ta­ba en ac­ti­vi­dad y arries­ga­ba mi ca­rre­ra es­tan­do en el gre­mio. Esa di­fe­ren­cia es im­por­tan­te. Si a mí me res­cin­dían el con­tra­to, era mi pla­ta y la de fa­mi­lia. Hoy los mu­cha­chos no es­tán en ac­ti­vi­dad.

39 ¿Un Ser­gio Mar­chi de hoy le pue­de atar los cor­do­nes a un Pas­to­ri­za de los 60? No soy quién pa­ra dar una equi­dad de esa ma­ne­ra. Só­lo di­go que era un ju­ga­dor que es­ta­ba en ac­ti­vi­dad y era se­cre­ta­rio ge­ne­ral del gre­mio. Hay que dis­po­ner de mu­cho tiem­po y es to­do muy sa­cri­fi­ca­do. Creo que si el di­ri­gen­te gre­mial fue­ra un ju­ga­dor en ac­ti­vi­dad vi­vi­ría to­do más de cer­ca, se­ría me­jor.

40 ¿El fút­bol es el anes­te­sian­te ideal de los go­ber­nan­tes de tur­no? No, mu­chas ve­ces fue lo con­tra­rio. Gra­cias al fút­bol, por ejem­plo, vol­vió la de­mo­cra­cia en 1973. No­so­tros le hi­ci­mos la huel­ga del 71 a un go­bier­no mi­li­tar, el de La­nus­se. Has­ta ese mo­men­to na­die po­día ha­cer na­da en la so­cie­dad y esa huel­ga ter­mi­nó sien­do el pun­ta­pié ini­cial, a par­tir de ahí em­pe­za­ron otros tam­bién a pa­ta­lear. El fút­bol fue el en­vión.

41 ¿Al Mó­na­co se tu­vo que ir a ju­gar por su ac­ti­vi­dad sin­di­cal? Sí, co­mo de­cía an­tes. En­tre­ga­ron el de­cre­to con el Con­ve­nio Co­lec­ti­vo del Tra­ba­jo, pe­ro ha­bían he­cho un arre­glo con los di­ri­gen­tes de In­de­pen­dien­te, Epel­boim era uno de ésos en ese mo­men­to, por el que me te­nía que ir. Ellos me di­je­ron: te va­mos a ven­der y yo mu­cho no pu­de ha­cer. Nun­ca me lo di­jo na­die de fren­te, pe­ro era re­con­tra sa­bi­do en el am­bien­te. Ahí me fui al Mó­na­co. An­du­ve muy bien en Fran­cia.

42 ¿Por qué es­tu­vo pros­crip­to va­rios años co­mo téc­ni­co en el fút­bol ar­gen­ti­no? En una épo­ca real­men­te no me que­rían. Tu­ve al­gu­nos in­con­ve­nien­tes des­pués del con­flic­to ése que sur­gió en el par­ti­do en­tre Ta­lle­res y Ri­ver, en el 93. Re­cuer­do que un tiem­po des­pués de ese con­flic­to es­ta­ba por arre­glar en Cen­tral pa­ra reem­pla­zar a Can­ta­to­re y sé que vi­no una or­den pa­ra que no me con­tra­ta­ran. Y bué… uno ha he­cho al­gu­nas co­si­tas.

El conflicto cuando dirigía a Talleres en 1993: agarra a Castrilli en un partido contra River.

El conflicto cuando dirigía a Talleres en 1993: agarra a Castrilli en un partido contra River.

43 ¿Al­gu­na vez pu­so pla­ta pa­ra la ba­rra bra­va de un club? Nun­ca. Aho­ra, si sal­go del ves­tua­rio de Cha­ca­ri­ta y unos mu­cha­chos me pi­den pa­ra el vi­no, no hay pro­ble­ma, les doy. Pa­ra mí, eso no es ban­car a la ba­rra, si­no que es dar una pro­pi­na. Yo soy un sos­te­ne­dor, no soy un fio­lo. Es bas­tan­te di­fe­ren­te.

44 ¿El con­flic­to que tu­vo en Ta­lle­res en 1993 le sir­vió pa­ra dar­se cuen­ta de que era me­jor no es­tar pe­lea­do con don Ju­lio? Ju­lio Gron­do­na fue el di­ri­gen­te que me com­pró a mí en el true­que ése con Mo­ri, él era di­ri­gen­te del fút­bol pro­fe­sio­nal, así que ima­gi­na­te los años que ha­ce que nos co­no­ce­mos, ca­si 40. Cien ve­ces me pe­leé con Ju­lio, pe­ro mien­tras se man­ten­gan pos­tu­ras só­li­das y fir­mes se pue­de dis­cu­tir con cual­quie­ra. Por otra par­te, uno vie­ne gran­de y más com­pren­si­vo tam­bién, en­ton­ces se da cuen­ta de que no se pue­de pe­lear con­tra el vien­to.

45 ¿De qué tra­ba­jó de jo­ven? En el fe­rro­ca­rril, era apren­diz elec­tro­me­cá­ni­co, en Ro­sa­rio. Co­mo era la épo­ca de Pe­rón y yo era me­nor, te­nía que tra­ba­jar seis ho­ras y dos ir a la es­cue­la. Te­nía 13 años. A la ma­ña­na la­bu­ro, a la tar­de fút­bol y a la no­che al co­le­gio in­dus­trial; así era mi vi­da.

46 ¿El lí­der de un equi­po na­ce o se ha­ce? Se ha­ce. De­be ser al­guien al­go es­plén­di­do, que de­je de la­do lo de él pa­ra po­der­lo re­par­tir en­tre el res­to.

47 ¿Quién fue el lí­der más fuer­te de los equi­pos que di­ri­gió? Siem­pre hu­bo al­guien. Car­li­tos Fren, el Bo­cha, que sin te­ner una voz de man­do fuer­te den­tro de la can­cha era lí­der, Tros­se­ro, La­rro­sa, Ma­ran­go­ni.

48 ¿Exis­ten lí­de­res po­si­ti­vos y ne­ga­ti­vos en los plan­te­les? No, yo creo que to­do lo que pro­mue­ve un lí­der es po­si­ti­vo.

49 ¿Era muy bra­vo ju­gar en la C en su épo­ca, en Co­lón? Di­fí­cil. Ha­bía ca­da equi­po, ma­mi­ta...: Ries­tra, Sa­ca­chis­pas, Flan­dria, Cam­ba­ce­res. Can­chas muy bra­vas, y me ol­vi­do del Do­que, ahí te ma­ta­ban, can­cha jo­di­dí­si­ma.

50 ¿Son muy dis­tin­tos el fut­bo­lis­ta de hoy y el de su épo­ca? Ha cam­bia­do to­do. An­tes se ju­ga­ba mu­cho por la ca­li­dad, por la téc­ni­ca in­di­vi­dual; hoy en día eso es un com­ple­men­to más, aho­ra es fí­si­co y fuer­za.

51 ¿Qué sin­tió en el mo­men­to en que In­de­pen­dien­te les me­tió el sex­to gol en es­te tor­neo? Bron­ca por no po­der sa­lir ade­lan­te. No fue la pri­me­ra vez que me hu­mi­lla­ron así. Re­cuer­do que cuan­do de­bu­té en In­de­pen­dien­te per­di­mos 6-1 con Na­cio­nal en Mon­te­vi­deo.

52 ¿Có­mo se le­van­ta a un plan­tel des­pués de una go­lea­da así? Uno tie­ne to­da la se­ma­na pa­ra re­com­po­ner eso. A mí no me gus­ta ha­blar en el ves­tua­rio si­no el pri­mer día de la se­ma­na. Ahí les di­je: o vol­ve­mos a re­cor­dar el par­ti­do y ha­ce­mos una au­to­crí­ti­ca o nos ol­vi­da­mos, por­que ca­da uno de los que in­te­gra­mos el equi­po sa­be­mos que hi­ci­mos mu­chas ca­ga­das, y es­pe­ra­mos la re­van­cha. Fui­mos, em­pa­ta­mos con Cen­tral y en la se­ma­na si­guien­te hi­ci­mos la au­to­crí­ti­ca.

53 El me­jor téc­ni­co ar­gen­ti­no ac­tual. Hay mu­chos bue­nos. Te ar­mo el po­dio con Me­not­ti, Ba­si­le y Chi­che So­sa.

54 ¿Le mo­les­ta que In­de­pen­dien­te ha­ya bus­ca­do co­mo téc­ni­co a al­guien que no es­tá iden­ti­fi­ca­do con el club, co­mo Ga­lle­go? No, si an­tes me ha­bían ha­bla­do a mí tam­bién, lo que pa­sa es que nun­ca nos pu­si­mos de acuer­do. Ha­bla­mos dos o tres ve­ces. Bah, no sé si fal­tó po­ner­nos de acuer­do, por­que, en rea­li­dad, a quien yo ha­bía ele­gi­do pa­ra in­fe­rio­res, Pom­peo Tar­di­vo, es el que es­tá aho­ra tra­ba­jan­do en el club.

55 ¿Có­mo y cuán­do co­no­ció a Luis Ba­rrio­nue­vo? Cuan­do yo ju­ga­ba en In­de­pen­dien­te, Ba­rrio­nue­vo era hin­cha del Ro­jo y ve­nía a ver­me a la can­cha y ha­bla­ba con no­so­tros. Es­ta­ba en la ba­rra.

56 ¿Se aga­rró mu­chas ve­ces a trom­pa­das con los hin­chas? Va­rias. Re­cuer­do una, que es­ta­ba con San­to­ro en el club, y nos aga­rra­mos. Es así: a ve­ces ha­blás ami­ga­ble­men­te y en otras te­nés que pe­lear­te.

Llego al Rojo desde Racing en 1966 y estuvo hasta el 72. Jugó 184 partidos, metió 32 goles y ganó tres torneos locales y una Libertadores.

Llego al Rojo desde Racing en 1966 y estuvo hasta el 72. Jugó 184 partidos, metió 32 goles y ganó tres torneos locales y una Libertadores.

57 ¿Qué edad te­nía cuan­do fa­lle­ció su ma­má? Ocho años. En esa épo­ca to­dos de­cían que fue por una pe­ri­to­ni­tis. Ape­nas la lle­gué a co­no­cer, ten­go un re­cuer­do muy bo­rro­so de ella. Fue al­go muy du­ro pa­ra mí, pe­ro por suer­te en­con­tré a mis abue­los ma­ter­nos que me cria­ron con mu­cho amor.

58 ¿Hay ju­ga­do­res ma­la le­che en el fút­bol ac­tual? Siem­pre hu­bo al­gu­nos ma­la le­che, que les im­por­ta un ca­ra­jo el otro que es­tá vi­vien­do de es­to tam­bién. Es­to fue así en to­das las épo­cas, hoy y siem­pre.

59 El me­jor ju­ga­dor ar­gen­ti­no de la ac­tua­li­dad. Me gus­ta Ai­mar. Es cla­ri­to, to­ca bien, bus­ca, tie­ne gol.

60 Y el me­jor de los que jue­gan acá. D’A­les­san­dro y Ma­tías Del­ga­do, el de Cha­ca­ri­ta.

61 El me­jor del mun­do. Zi­da­ne.

62 ¿Por qué cree que Gron­do­na di­jo des­pués de la eli­mi­na­ción en el Mun­dial, que la Se­lec­ción ne­ce­si­ta­ba un téc­ni­co del per­fil de Pas­to­ri­za? No sé por qué lo di­jo, pe­ro a mí me lle­nó de or­gu­llo que lo ha­ya di­cho.

63 Lo que pa­sa es que el per­fil Biel­sa con el per­fil Pas­to­ri­za, mu­cho que ver… No tie­ne na­da que ver, ¿no? La ver­dad es que no tie­ne na­da que ver.

64 ¿El cam­peo­na­to que se le es­ca­pó con Bo­ca en el 89 lo per­die­ron por ga­lli­near? No es­tu­vi­mos aten­tos a un mon­tón de co­sas que su­ce­die­ron, so­bre to­do en Cór­do­ba, que fue don­de nos caí­mos. Te­nía­mos que ha­ber si­do más pre­ca­vi­dos, ju­ga­mos en la can­cha de Ins­ti­tu­to, fa­lló el ma­ne­jo de las co­sas. Lle­vá­ba­mos co­mo sie­te pun­tos y al fi­nal nos pa­só In­de­pen­dien­te. Pe­ro yo no lo sien­to co­mo un fra­ca­so, pa­ra na­da. Aga­rra­mos a un equi­po que es­ta­ba ca­si úl­ti­mo y en el tor­neo si­guien­te es­tu­vi­mos muy cer­ca de ser cam­peo­nes.

65 ¿Quién fue el que echó a co­rrer la ver­sión de que su me­jor tác­ti­ca era ha­cer asa­dos? Y... al­gu­no que te tie­ne bron­ca, vis­te, que se cree que con asa­dos sa­li­mos cam­peo­nes. Por eso re­pe­ti­mos tan­tos asa­dos…

66 ¿Cuál es la cla­ve pa­ra ha­cer un buen asa­do? La bue­na car­ne.

La cultura del asado la mamó desde muy joven. Con Julio Grondona, que lo compró a Racing.

La cultura del asado la mamó desde muy joven. Con Julio Grondona, que lo compró a Racing.

67 ¿Al­gu­na vez hi­zo el asa­do o es un mi­to y siem­pre lo ha­cía otro? Yo ha­go asa­dos en fa­mi­lia, si es pa­ra 40 ti­pos me­jor que lo ha­gan los ti­pos que sa­ben. En ese ca­so, yo or­ga­ni­za­ba, in­vi­ta­ba…

68 ¿En El Sal­va­dor y Ve­ne­zue­la tam­bién im­pu­so los asa­dos o le cos­tó por­que eran otras cos­tum­bres? Noooo, tam­bién ha­bía asa­do… Allá, igual, hay buen pes­ca­do, y se pue­de ha­cer a la pa­rri­lla.

69 ¿No le mo­les­ta un po­qui­to que en to­das las no­tas le pre­gun­ten por los asa­dos? Pe­ro yo tam­bién sé que hay pe­rio­dis­tas que son bas­tan­te pe­lo­tu­dos, en­ton­ces ten­go que aguan­tar es­tas co­sas. A ver, pa­ra que lo en­tien­dan de una vez: el asa­do es una teo­ría, un con­cep­to, una ex­cu­sa pa­ra jun­tar­se y ar­mar los gru­pos hu­ma­nos.

70 ¿Los re­pre­sen­tan­tes son un mal ne­ce­sa­rio en el fút­bol? Yo siem­pre re­ne­gué de los re­pre­sen­tan­tes por­que qui­se que la pla­ta se la ga­na­ra to­da el ju­ga­dor, pe­ro aho­ra creo que es be­ne­fi­cio­so pa­ra evi­tar el des­gas­te. Es más: hoy, co­mo téc­ni­co, ten­go re­pre­sen­tan­te. Es un ami­go mío, Ho­ra­cio Ro­la.

71 ¿Cuá­les son las cla­ves de un buen en­tre­na­dor? Pri­me­ra­men­te de­be sa­ber for­mar el con­jun­to, o sea, sa­ber ele­gir. Des­pués, dar­le al gru­po una idea de que el con­jun­to es pri­mor­dial pa­ra to­dos y tra­tar de ser lo más equi­ta­ti­vo y jus­to po­si­ble.

72 ¿Cuán­tas ve­ces por se­ma­na iba al ca­si­no cuan­do ju­ga­ba en el Mó­na­co? Nin­gu­na, por­que los ac­cio­nis­tas, que tie­nen el 51% del Mó­na­co, no les per­mi­ten a los em­plea­dos ir al ca­si­no. Y es­tán to­dos iden­ti­fi­ca­dos. Por eso nos íba­mos siem­pre a otro la­do: a Can­nes, a Ni­za… Si allá el di­rec­tor del ca­si­no era el ca­po de la ba­rra, el sup­por­ter ma­yor. Na­da que ver con el Abue­lo, cla­ro, el ti­po era un ca­je­ti­lla.

73 ¿Cuán­do fue la pri­me­ra vez que es­cu­chó la can­ción “gra­cias, se­ñor Pas­to­ri­za…”? No re­cuer­do bien, cuan­do era téc­ni­co de In­de­pen­dien­te. Tam­po­co sé la le­tra com­ple­ta.

José Omar Pastoriza comenzó su carrera como director técnico en 1976 en Independiente donde tuvo 5 ciclos, el último fue en 2004, cuando falleció, mientras dirigía al club.

José Omar Pastoriza comenzó su carrera como director técnico en 1976 en Independiente donde tuvo 5 ciclos, el último fue en 2004, cuando falleció, mientras dirigía al club.

74 ¿Al­gu­na vez se aga­rró a trom­pa­das con un com­pa­ñe­ro? Se­gu­ro. Al­gu­na bron­ca siem­pre hay. Pe­ro no pien­so dar nom­bres. Eso sí: he co­bra­do mu­cho más de lo que he pe­ga­do en mi vi­da.

75 Y sien­do téc­ni­co, ¿al­gu­na vez se aga­rró a trom­pa­das con un ju­ga­dor? No, ¡có­mo me voy a aga­rrar co­mo un ju­ga­dor! Eso sí: ga­nas no me fal­ta­ron, pe­ro no se pue­de.

76 ¿Exis­te la teo­ría en el fút­bol? Cla­ro que exis­te, pe­ro des­pués cuan­do en la te­le te po­nen la bo­lu­dez ésa de los mu­ñe­qui­tos en el pi­za­rrón, ojo, por­que el ju­ga­dor es el que de­be te­ner la in­ven­ti­va de elu­dir al que se pa­ra ade­lan­te. Cuan­do se ha­bla de 4-3-3 o 3-5-2 creo que lo úni­co que aca­rrea es con­fu­sión. El fút­bol es mu­cho más sen­ci­llo de lo que quie­ren ha­cer creer.

77 ¿Cuán­to du­ran sus char­las téc­ni­cas? Quin­ce o diez mi­nu­tos, las doy en el ho­tel an­tes de ir a la can­cha. Re­pa­so un po­co las res­pues­tas que tie­ne que dar ca­da uno en su pues­to, al­go que se quie­ra re­for­zar y na­da más.

78 ¿Es cier­to que se fue de In­de­pen­dien­te en 1979 por­que le que­rían ar­mar el equi­po? Sí. El Bo­cha ha­bía fal­ta­do al en­tre­na­mien­to 4 días y ju­gá­ba­mos un par­ti­do de­ci­si­vo con­tra Fe­rro por el Na­cio­nal, el que per­día que­da­ba afue­ra del tor­neo. La cues­tión es que vi­no al ves­tua­rio Ju­lio Gron­do­na, que era el pre­si­den­te del club, y me tra­jo al Bo­cha de la ma­no pa­ra que lo pu­sie­ra en ese par­ti­do. Yo me opu­se a que ju­ga­ra. “Si te va mal, ya sa­bés”, me di­jo. Per­di­mos, ter­mi­nó el par­ti­do y me tu­ve que ir a la mier­da.

79 ¿Por qué sur­gió el apo­do de Pa­to? Sur­gió en el 66, cuan­do fui­mos al Mun­dial. Me lo pu­so Pu­che­ro Va­rac­ka por­que yo era fla­co y te­nía el cu­lo pa­ra afue­ra.

80 Los me­jo­res ju­ga­do­res ar­gen­ti­nos que vio en una can­cha. Hum­ber­to Ro­sa, Fe­de­ri­co Sac­chi, Bo­chi­ni y Ma­ra­do­na.

81 ¿Los pe­rio­dis­tas de­por­ti­vos sa­ben al­go de fút­bol? Muy po­qui­to, la ver­dad que los pe­rio­dis­tas de­por­ti­vos sa­ben muy po­co de fút­bol.

82 El me­jor ar­que­ro que vio. Lev Yas­hin. Lo en­fren­té con Ra­cing cuan­do él ju­ga­ba en el Es­tre­lla Ro­ja, un tor­neo que fui­mos a ju­gar a Ca­ra­cas. Me im­pre­sio­nó su pre­sen­cia y su per­so­na­li­dad.

83 ¿Cuál cree que es su ma­yor vir­tud co­mo DT? Tra­tar de ser lo más equi­ta­ti­vo y jus­to po­si­ble y ser to­le­ran­te en al­gu­nas co­sas.

El perfil inconfundible del Pato. Como técnico, Pastoriza ganó cinco campeonatos.Foto: Alejandro Chaskielberg.

El perfil inconfundible del Pato. Como técnico, Pastoriza ganó cinco campeonatos.Foto: Alejandro Chaskielberg.

84 ¿Con Ba­si­le si­gue pe­lea­do? No, ya es­tá, nos pe­lea­mos por unas de­cla­ra­cio­nes cuan­do él di­ri­gía a la Se­lec­ción, esas bo­lu­de­ces que sue­len pa­sar, pe­ro aho­ra con Ca­ru­cha es­ta­ba­mos bien.

85 ¿Quién cree que va a ser el pró­xi­mo pre­si­den­te de Ar­gen­ti­na? Un pe­ro­nis­ta: Car­los Reu­te­mann.

86 Van un par de nom­bres pa­ra que los de­fi­na: Car­los Bi­lar­do. Un ob­se­si­vo por co­sas que a mí no me gus­tan.

87 Me­not­ti. Un ti­po que le cam­bió la ca­ra al fút­bol ar­gen­ti­no.

88 Ju­lio Gron­do­na. El me­jor di­ri­gen­te del fút­bol ar­gen­ti­no que hay y que hu­bo.

89 Juan De Sté­fa­no. Po­né un sig­no de pre­gun­ta.

90 Ja­vier Cas­tri­lli. Un ti­po que que­ría ha­cer del re­fe­rí el me­jor ju­ga­dor de la can­cha.

91 Car­los Ma­nuel Mo­re­te. Se equi­vo­có. De­cía que yo le guar­da­ba ren­cor por­que fue car­ne­ro en la huel­ga del 71; na­da que ver. Ha­ce po­qui­to me vi­no a ver, por­que tie­ne un par de ju­ga­do­res, y me di­jo: “La ver­dad, Pa­to, me equi­vo­qué”. Un po­qui­to tar­de, pe­ro se dio cuen­ta.

92 Jo­sé Ba­rrit­ta, El Abue­lo. Un ti­po que en un prin­ci­pio se hi­zo due­ño de la ba­rra por­que le da­ba bron­ca que hu­bie­ra pun­gas en la tri­bu­na que les ro­ba­ran a los hin­chas. Sa­có la ca­ri­pe­la por los hin­chas sa­nos.

93 ¿Tu­vo mie­do de mo­rir­se cuan­do su­frió el in­far­to? No, no co­noz­co el mie­do to­da­vía, gra­cias a Dios. De vez en cuan­do me fu­mo al­gún ci­ga­rri­llo, pe­ro po­co, por­que mis hi­jos me ca­gan a pe­dos.

94 ¿Por qué fue in­vo­lu­cra­do en el te­ma de adul­te­ra­ción de naf­tas? Fi­ja­te en el sig­no de in­te­rro­ga­ción.

95 Lo peor que le pa­só en la cár­cel. Que no ha­ya da­do la ca­ra la gen­te que te­nía que dar la ca­ra. Me co­mí el ga­rrón más gran­de de mi vi­da, tu­ve que pa­sar Na­vi­dad y Año Nue­vo ahí. Brin­dá­ba­mos en­tre los pre­sos, en una de­pen­den­cia de Cór­do­ba. Es­tu­ve un mes aden­tro.

96 ¿Al­gu­no de los ju­ga­do­res ac­tua­les le pre­gun­tan co­sas del fút­bol de su épo­ca? Se­gu­ro, por­que la ma­yo­ría de los pa­dres de los ju­ga­do­res me vie­ron y en­ton­ces les con­ta­ron. Por ahí vie­nen y me di­cen: “Mi vie­jo me con­tó que vos eras co­jo­nu­do y te pe­lea­bas”.

 

Junto a Pavoni, dos glorias de Independiente.

Junto a Pavoni, dos glorias de Independiente.

 

97 ¿Qué ha­ría si se en­te­ra­ra de que en su equi­po hay un ho­mo­se­xual? Ja­más me pa­só, así que no sé có­mo reac­cio­na­ría. Me pa­re­ce que no po­dría exis­tir un ho­mo­se­xual en un ves­tua­rio, yo qué sé, el des­cha­ve lle­ga­ría en­se­gui­da, por lo rús­ti­co so­bre to­do. Es­te es un am­bien­te ce­rra­do.

98 ¿Cuál es el te­cho de Cha­ca­ri­ta en es­te tor­neo? Es­ta­mos cre­cien­do, uno nun­ca sa­be, yo ten­go mu­cha con­fian­za en es­te plan­tel por­que to­do se ha­ce en ba­se al gru­po. De­cir un pues­to es una ton­te­ra. Lo que ten­go cla­ro es que si man­te­ne­mos el plan­tel y su­ma­mos al­go que a uno le pue­de pa­re­cer in­te­re­san­te no es una lo­cu­ra ha­blar de “cam­peo­na­to” pa­ra el pró­xi­mo tor­neo.

99 ¿Por qué se se­pa­ró de Ra­món To­ri­bio Ador­no, su eter­no ayu­dan­te, en 1989? No me gus­ta re­vol­ver la mier­da por­que sa­le mu­cho olor. Só­lo di­go que ese se­ñor me de­frau­dó co­mo ti­po.

100 ¿En el fút­bol hay téc­ni­cos tra­ba­ja­do­res y téc­ni­cos va­gos? No exis­te esa di­vi­sión: hoy, el que no tra­ba­ja, no lo­gra na­da. Eso lo in­ven­ta­ron los pe­rio­dis­tas que es­ta­ban aco­mo­da­dos con unos téc­ni­cos y les te­nían bron­ca a otros, co­mo di­je an­tes.

 

Por Diego Borinsky (2002)

 

Temas en esta nota:

Imagen de 2004. Cavenaghi: El ídolo en su área secreta
Las Entrevistas de El Gráfico

2004. Cavenaghi: El ídolo en su área secreta

En 2004 era la carta brava Millonaria, pero Fernando Cavenaghi no se la creía. Ese año El Gráfico entrevistaba en O’Brien a un tipo que estaría junto a River en las buenas y en las malas.

Imagen de Miteff: Héroe de leyenda
Las Entrevistas de El Gráfico

Miteff: Héroe de leyenda

A los 20 años se perfilaba como uno de los mejores pesados de la historia argentina. Un año después se fue a New York para no volver. Alexis Miteff nos cuenta su increíble carrera.

Imagen de 1965. ¡Shhhh…! ¡Silencio! Habla Renato Cesarini
Las Entrevistas de El Gráfico

1965. ¡Shhhh…! ¡Silencio! Habla Renato Cesarini

Por Ardizzone. Una entrevista intensa y apasionada con el hombre que hizo escuela en el fútbol argentino en su vuelta al país y con el objetivo de dirigir nuevamente a River Plate.

DEJÁ TU COMENTARIO