¡Habla memoria!

Figurita difícil: Heleno de Freitas

Por Redacción EG · 26 de febrero de 2019

Fue un gran delantero brasileño que pasó por Boca en 1948 sin obtener buenos resultados. Se lo relacionó, nada más y nada menos, que con Evita Perón. Falleció a los 39 años en un manicomio.


“Habrá un tiempo no muy distante, en el que seré comprendido”, sintetiza al comienzo de la película el actor protagonista que actúa de Heleno de Freitas. El film, estrenado en 2011, lleva el nombre del futbolista brasileño y recorre su trayectoria. Como muchos, la promesa de ser el mejor jugador del mundo quedó opacada por una vida convulsionada.

Falleció a la edad de 39 años. Llegó a recibirse de abogado. En Boca no llego a lucirse y tuvo muchos altibajosFalleció a la edad de 39 años. Llegó a recibirse de abogado. En Boca no llego a lucirse y tuvo muchos altibajos



Con 28 años, Boca lo incorporó como el gran refuerzo. Pero aquel 1948 no fue el año ideal para el Xeneize, que pese a contar con “el príncipe maldito”, finalizó 8° de 16 equipos en un certamen que consagró a Independiente. Heleno marcó 7 goles en 17 partidos, cifra lejana de los más de 200 que anotó durante los 9 años anteriores en Botafogo, club del que era hincha. De todas maneras, allí nunca pudo salir campeón. Justamente, el primer título del conjunto de Minas Gerais fue cuando Heleno estaba en Argentina.

En 1949, retornó a Brasil pero antes se encargo de dejar en el archivo colectivo, un romance suculento. Se lo relacionó con la esposa del presidente argentino, nada más y nada menos que Evita Perón. Su figura irreverente, desfachatada y de potrero queda reivindicada en la mencionada película. En una escena, luego de perder la final de la Copa contra Fluminense –en la que Heleno erra un penal en el último minuto-, se prende un cigarrillo en el vestuario y quema el dinero que un dirigente le entrega. “Nos deben pagar solo si ganamos o jugamos bien”, le reprocha.

La primera chilena de Heleno en Argentina fue muy aplaudida. Habia debutado frente a Banfield con dos goles.(Foto: Gonzalez- 20.6.48)

La primera chilena de Heleno en Argentina fue muy aplaudida. Habia debutado frente a Banfield con dos goles.(Foto: Gonzalez- 20.6.48)



La película, que lo sostiene como un mito, además, revive varios de sus amoríos y escándalos de alcohol, drogas y prostitutas. Justamente en uno de esos complicados momentos contrajo sífilis, enfermedad que le impidió volver al rendimiento de sus primeros años. Se automedicaba con diferentes drogas para alivianar el dolor y en más de una ocasión fue sorprendido por las calles de Río de Janeiro fuera de sí.

La otro incursión de Heleno fuera del fútbol brasilero también fue fugaz. En 1950, jugó 15 partidos para Junior de Barranquilla donde dejó obsesionado a uno de los hinchas más reconocidos del club: Gabriel García Márquez. En el diario El Heraldo de aquellos días, el escritor-periodista sostuvo: “el maestro Heleno habría sido un extraordinario autor de novelas policíacas. Su sentido del cálculo, sus reposados movimientos de investigador y finalmente sus desenlaces rápidos y sorpresivos le otorgan suficientes méritos para ser el creador de un nuevo detective para la novelística de policía.”

En 1958, siete años después de su retiro futbolístico, falleció internado en un manicomio. Los hinchas de Boca lo fueron olvidando al mismo ritmo en el que se convertía en un mito del fútbol brasileño.


Pedro Molina (2014)

Imagen de Paladar Rojo
¡Habla memoria!

Paladar Rojo

El adiós de Insúa en 2005, hizo temblar a los hinchas de Independiente, hasta que estalló el Kun, para hacerlos vibrar. Con la banca del Bocha, se tatuó la 10 y enamoró al país.

Imagen de Un caradura dio la idea
¡Habla memoria!

Un caradura dio la idea

Un insigne mentiroso habló por primera vez, en 1912, de la posibilidad de cruzar el Río de la Plata nadando, se trata de Nack Delacouk. Finalmente Lilian Harrison consiguió dicha hazaña en 1923.

Imagen de 1997. Todo tiempo futuro será mejor
¡Habla memoria!

1997. Todo tiempo futuro será mejor

El Mundial Sub-22 de básquet en Melbourne fue la semilla de lo que sería la Generación Dorada. Scola, Oberto y el propio Ginóbili, entre otros, jugaron este torneo donde comenzaron a mostrarse ante el mundo.

DEJÁ TU COMENTARIO