¡Habla memoria!

Vélez campeón del Nacional 1968

Por Redacción EG · 23 de octubre de 2012

El Fortín, con Daniel Willington como abanderado futbolístico, daba la primera vuelta olímpica de su historia. Fue en el Gasómetro de Boedo después de un triangular infartante.

VELEZ DIO la primera vuelta olímpica de su historia en Boedo, tras un triangular con Racing y River. En esa tabla final terminó igualado con el Millonario; se coronó por mejor diferencia de gol.

VELEZ DIO la primera vuelta olímpica de su historia en Boedo, tras un triangular con Racing y River. En esa tabla final terminó igualado con el Millonario; se coronó por mejor diferencia de gol.

La primera vez tiene un sabor especial, único e inolvidable. El recuerdo que perdura de aquel equipo probablemente no sea tan intenso como el que acompaña a otros campeones de la época. Pero el Vélez del Nacional 68, el bautismo de oro de uno de los clubes con mayor historia del país, ocupa un lugar de privilegio en el relicario del fútbol argentino.

Racing y River se enfrentaron en la última fecha con la obligación de ganar para ser campeones. La Academia, dirigida por el histórico Juan José Pizzuti, que el año anterior se había coronado en la Copa Intercontinental ante el Celtic, había perdido el liderazgo exclusivo una semana antes frente a Colón. Vélez les respiraba en la nuca a los punteros, una unidad detrás, y soñaba con un empate entre ambos para forzar un triangular. El Cilindro de Avellaneda, estiman los historiadores, jamás volvió a llenarse como aquella tarde. Fueron más de 60 mil hinchas a la espera de una corona que quedaría vacante. La igualdad 1 a 1 en el clásico más añejo de nuestro fútbol, el triunfo 2 a 0 del Fortín sobre Huracán, alteró las directrices del fin de año futbolístico. Por primera vez la AFA debió recurrir a un triangular para determinar el campeón.

LA TAPA DEL EL GRAFICO: un equipo para recordar. Daniel Willington, la figura. LA TAPA DEL EL GRAFICO: un equipo para recordar. Daniel Willington, la figura.

El Viejo Gasómetro de Boedo fue el escenario elegido. En cancha neutral, todos contra todos. El 19 de diciembre River dio el primer paso hacia el título, derrotó a Racing 2 a 0 y se sentó tranquilo a esperar por Vélez. La obligación era toda del cuadro de Liniers. No es sencilla la tarea de relegar el tiempo. Pero es indispensable para valorar acertadamente la importancia de aquel momento en la historia del Fortín y el fútbol local. A finales de la década del 60 el trono era propiedad exclusiva de los cinco grandes. Solo el Estudiantes de Zubeldía había podido rebelarse la temporada anterior. La concentración del poderío económico, inclusive más que en la actualidad, era la carta siempre a mano de los clubes más tradicionales de la era profesional. Por eso las crónicas de la época, durante gran parte del Nacional, centraron su foco en la suerte de River, Racing y Boca. Pero este escrito no existiría si Vélez no le hubiera puesto un bache a ese dominio.

El 22 de diciembre la fortuna le guiñó un ojo al equipo que dirigía Manuel Giúdice. El arbitro del River-Vélez, un tal Guillermo Nimo, no advirtió la clara mano del defensor Luis Gallo, que se tiró en palomita y desconectó sobre la línea de su arco el cabezazo del defensor millonario Jorge Recio. Iban 35 minutos del segundo tiempo, era penal y la agonía de un sueño precoz. Una semana después llegaría la vuelta olímpica. Sufrida vuelta olímpica. Porque Racing fue un duro escollo para el campeón. Jaime Martinolli, volante de la Academia, puso el 3-2 faltando dos minutos para el final del partido. Omar Wehbe, de penal a los 44 del ST, selló el 4 a 2 definitivo. Liniers era una fiesta.

Aquel equipo era el juego elegante y señorial de Daniel Willington, el estratega, el habilidoso, el del pase inteligente e incisivo, el lungo que sin embargo se las ingeniaba hasta para gambetear. El santafesino nacionalizado cordobés, el del andar parsimonioso y displicente. Seis años antes de liderar la conquista se había calzado la camiseta de la V azulada por primera vez. Wehbe aportó los goles de la campaña. El Turco fue el máximo anotador del Nacional con 16 conquistas. Carlos Bianchi, entonces un jovencito sin tanto roce en primera, alternaba entre los titulares y el banco. El Virrey fue el agregado de goles que nunca debe faltar en un equipo con aspiraciones de campeón. Marcó 7, uno más que Mario Nogara, el otro atacante de peso que tenía aquel equipo.

Vélez fue  efectivo y criterioso, sin resignar el lujo ni esa decencia de pelota por bajo que identifica su historia. Jugó, contando el triangular, 17 partidos. Ganó 11 y perdió y empató 3. Tuvo al goleador y al mejor jugador. La clave de aquel campeón estuvo, acaso, en la distribución goleadora de muchos de sus jugadores. Nueve futbolistas se repartieron las casi cuarenta conquistas.

Síntesis partido final

29/12/1968

Vélez 4-2 Racing

Estadio: El Gasómetro

Goles: Antonio Moreyra y Omar Wehbe 3 -1p- (V). Humberto Maschio y Jaime Martinoli (R)

Vélez: José Marín; Luis Gallo, Iselín Ovejero, Eduardo Zóttola y Luis Atela; Antonio Moreyra, José Solorzano y Daniel Willington; José Luis Luna, Omar Wehbe y Mario Nogara. DT: Manuel Giúdice

Racing: Agustín Cejas; Rubén Díaz, Roberto Perfumo, Alfio Basile, Nelson Chabay; Juan C Rulli, Miguel Mori, Jaime Martinoli, Humberto Maschio; Juan C Cárdenas y Roberto Salomone. DT: Juan José Pizzuti.

Fecha 1 y 2 del Triangular
19/12/1968
River Plate 2 - Racing Club 0
Goles: Jorge Dominichi y Oscar Más (R)

22/12/1968
River 1 – 1 Vélez
Goles: Daniel Onega (R), José L. Luna (V)
Más de ¡Habla memoria!
Imagen de Detrás de estos colores hay una historia…
¡Habla memoria!

Detrás de estos colores hay una historia…

Amor por lo colores: EL GRAFICO investigó sobre las razones que llevaron a estos equipos a tener sus camisetas con estos colores, casi ninguno mantiene los que tuvo en sus orígenes.

Imagen de Anecdotario: broncas y entreveros
¡Habla memoria!

Anecdotario: broncas y entreveros

Algunas situaciones desopilantes que protagonizaron aquellos árbitros de ayer, que se bancaban las paradas más bravas. Había que ser guapo con tipos como Nai Foino, o el uruguayo Esteban Marino.

Imagen de Figurita difícil: Naohiro Takahara
¡Habla memoria!

Figurita difícil: Naohiro Takahara

Mauricio Macri, por entonces presidente de Boca, creyó que la mejor manera de vender la marca Boca al mundo asiático era contratando a un jugador de esas latitudes. Takahara fue el elegido y llegó al Xeneize en 2001.

DEJÁ TU COMENTARIO