¡Habla memoria!

Historia del fútbol argentino, por Juvenal. Capítulo XIV (1966-1970)

Por Redacción EG · 02 de diciembre de 2019

La revolución del Racing de Pizzutti y el Estudiantes de Zubeldía. Nacen los campeonatos nacionales. Chacarita y Velez en la gloria, dominio de Los Matadores, Boca y el Rojo. La Selección toca fondo.

El equipo de José

 

El Racing de José.

El Racing de José.

 

En 1966, Racing provoca una revolución. Aparece "el equipo de José". José es Pizzuti, ex jugador de la Academia,  quien toma a Racing en el último puesto del torneo de 1965, y desde allí lo proyecta hacia el título de campeón de 1966 con una propuesta vital, pujante, dinámica, de hombres en constante movimiento, un auténtico anticipo criollo de lo que luego será la revolución de Holanda en el Mundial de 1974. El regreso de Humberto Maschio, luego de su campaña en Italia, aporta la cuota de clase y experiencia que necesita el ímpetu de sus compañeros. Racing tiene en el fondo un jugador que los protege a todos: Roberto Perfumo, y a dos defensores atacantes que se vienen en yunta cada vez que hay un comer o tiro libre a favor: Alfio Basile y Rubén Díaz, apodado el Panadero.

 

Humberto Maschio y Alfio Basile

Humberto Maschio y Alfio Basile

 

Pizzuti combinó juventud y experiencia: Desvanecidos los sueños del fútbol-espectáculo que llevaron a Racing muchos nombres y poco fútbol se cayó en la pobreza. Y la pobreza los llevó a juntar a los chicos hechos en casa con veteranos de vuelta. Así empezó a gestarse el gran equipo. El final de la primera rueda ya lo encuentra en el tope de la tabla con 32 puntos, uno más que River, su inmediato seguidor. Finalmente se consagra campeón sumando 61 puntos, con 38 partidos jugados, 24 triunfos, 13 empates y la excepcional marca de una sola derrota —2-0 frente a River en el Monumental, por la fecha 26—, 70 goles a favor y 24 en contra. Su goleador fue Jaime Donald Martinoli que, con 18 tantos, se ubicó a 5 de Luís Artime, goleador absoluto del torneo con 23. El equipo de José se coronó en La Plata al empatar 0-0 con Gimnasia por la antepenúltima fecha y mantener la amplísima ventaja de 5 puntos sobre River Plate: Este campeonato marea una nueva postergación de los Millonarios, que ven escapar el título de campeón como había sucedido ya en 1962, 1965 y ahora en 1966.

 

 

Perfumo, símbolo de Racing.

Perfumo, símbolo de Racing.

 

 

La Academia quiere todo

La marcha triunfal de la Academia no se detiene. Un año más tarde, en 1967, se lanza a la conquista de la Copa Libertadores de América. En un viaje aéreo por Colombia, yendo hacia Medellín, el avión en que viaja Racing está a punto de caer. Es tan dramático el momento, y se considera tan milagrosa la llegada a destino, que al aterrizar en el aeropuerto donde treinta años antes se matara Carlos Gardel, los integrantes de la delegación tienen una sola idea: "Si nos salvamos de ésta, somos campeones de América... ". Primero lidera el grupo 2, dejando atrás a River Plate, Independiente Santa Fe de Colombia, Bolívar de Bolivia, Independiente Medellín de Colombia y 31 de octubre de Bolivia.

El equipo campeón de América. Arriba: Cejas, Basile, Perfumo, Díaz, Mori y Martin. Abajo: Cardoso, Rulli, Cardenas, Raffo y Maschio. “El equipo de José”.

El equipo campeón de América. Arriba: Cejas, Basile, Perfumo, Díaz, Mori y Martin. Abajo: Cardoso, Rulli, Cardenas, Raffo y Maschio. “El equipo de José”.

Llega el turno de las semifinales y Racing da cuenta del rival más duro que encuentra en el camino a la final, cuando en partido de desempate vence en Santiago de Chile a Universitario de Lima por 2-1, con dos goles de Raffo. Su último adversario es Nacional de Montevideo. Finalizan 0-0 en Avellaneda. Vuelven a empatar sin goles en el estadio Centenario de Montevideo, al cabo de una lucha bravía, en la que Racing confirma su condición de equipo duro, aguerrido. En el tercer partido, que se disputa 48 horas más tarde nuevamente en Santiago de Chile, Racing vence 2-1, con goles de Joao Cardoso y el Toro Raffo.

El “Toro” Raffo en el momento de efectuar el disparo que sería el segundo gol de Racing. Fue el goleador de la Libertadores 1967 con 14 goles.

El “Toro” Raffo en el momento de efectuar el disparo que sería el segundo gol de Racing. Fue el goleador de la Libertadores 1967 con 14 goles.

Luego de una maratón interminable de partidos, en los que tuvo que salir 20 veces al campo de juego antes de coronarse en el estadio de Santiago de Chile, Racing Club de Avellaneda levanta la Copa Libertadores, y ansía llevarse la Intercontinental.

 

El Chango Cárdenas y su zurdazo inmortal, sería el gol que le daría a Racing la Copa Intercontinental

El Chango Cárdenas y su zurdazo inmortal, sería el gol que le daría a Racing la Copa Intercontinental

 

 

Cárdenas levanta la Intercontinental.

Cárdenas levanta la Intercontinental.

 

Celtic de Escocia ha conquistado la Copa Europea y es el adversario del equipo argentino. Son otras tres batallas. En Glasgow vence el Celtic 1-0 con gol de Mc Neill, un 18 de octubre. El 1" de noviembre siguiente, Racing triunfa en Avellaneda 2-1 con goles de Raffo y Cárdenas. El encuentro decisivo tiene por sede Montevideo. El estadio Centenario queda aquí enfrente, cruzando el río, pero somos abiertamente visitantes porque el público oriental se vuelca en favor de los escoceses. Es el 4 de noviembre, y Juan Carlos Cárdenas, santiagueño, a quien llaman el Chango, recibe una pelota lejos del arco escocés. "¡Pateá!", le ordena el grito de su compañero Humberto Maschio. Cárdenas obedece sacando un zurdazo fantástico que cruza el aire y va a depositarse en el ángulo superior derecho del arquero escocés. Ese remate histórico consagra a Racing campeón del mundo. La fiesta que se vive en Avellaneda es inolvidable. Será el último gran destello de grandeza en la historia de la Academia del fútbol argentino.

 

La alegría de los hinchas de Racing que coparon el Centenario.

La alegría de los hinchas de Racing que coparon el Centenario.

 

 

El mundial de Inglaterra

En el mundial de 1966 la Selección Nacional participa otra vez a cargo del polémico Juan Carlos Lorenzo. Sin el equipo definido, partió en una gira previa a Europa. Pasaron tantas cosas que "si nos daban el pasaje de vuelta nos volvíamos todos", confesó Artime. De a poco se fueron superando los problemas y cuando llego el momento del Mundial se pasó la primera serie ganándole 2-1 a España, 2-0 a Suiza y empatando 0-0 con Alemania Federal.

 

Artime convierte frente a España en el primer partido de Argentina en el Mundial '66..

Artime convierte frente a España en el primer partido de Argentina en el Mundial '66..

 

En los cuartos de final se jugó contra Inglaterra en el legendario estadio de Wembley. Con el marcador 0-0, el referí Rudolf Kreitlein, alemán oriental, expulsó a Rattín. Ganó Inglaterra 1-0, Argentina quedó eliminada, la polémica sobre la expulsión de nuestro capitán se extendió durante largo tiempo, pero luego del fracaso en Chile en 1962, esta actuación significó ubicarnos otra vez en órbita internacional.
 

LA MÍTICA EXPULSIÓN FRENTE A INGLATERRA EN EL MUNDIAL ’66. “Lorenzo me había dicho que si el juez cobraba mal, pidiera un intérprete, porque yo era el capitán y existía una parte del reglamento que me amparaba. Pedí el intérprete porque el hijo de puta de Kreitlein (el árbitro) cobraba todo para ellos. No hice ningún foul violento, no insulté a nadie, sólo pedí el intérprete para que nos dejara de embromar, por eso le mostraba la cinta de capitán. El tipo no me daba bola, se iba, hasta que me echó. El partido estuvo parado como 30 minutos”.(Rattin)

LA MÍTICA EXPULSIÓN FRENTE A INGLATERRA EN EL MUNDIAL ’66. “Lorenzo me había dicho que si el juez cobraba mal, pidiera un intérprete, porque yo era el capitán y existía una parte del reglamento que me amparaba. Pedí el intérprete porque el hijo de puta de Kreitlein (el árbitro) cobraba todo para ellos. No hice ningún foul violento, no insulté a nadie, sólo pedí el intérprete para que nos dejara de embromar, por eso le mostraba la cinta de capitán. El tipo no me daba bola, se iba, hasta que me echó. El partido estuvo parado como 30 minutos”.(Rattin)

  

 

La reestructuración y Estudiantes campeón

En 1967 los campeonatos de la AFA toman una nueva estructura a inspiración de su presidente Valentín Suárez. Es un intento por devolverle al fútbol el poder de convocatoria que ha ido perdiendo, dándole un nuevo interés a la competencia con participación de los cuadros provinciales.

La temporada se divide en dos campeonatos: el Metropolitano, que juegan los equipos tradicionales, y el Nacional, en el que intervienen los principales equipos del interior.

 

 

Zubeldía y sus muchachos.

Zubeldía y sus muchachos.

Por primera vez en el profesionalismo sale campeón un cuadro ajeno al círculo de los grandes. Es Estudiantes de La Plata, que finaliza la primera rueda encabezando la zona A, superando a Racing, Vélez y Boca. El final del Campeonato lo encuentra segundo de su zona, detrás de Racing. Para aspirar al título debe jugar una dramática semifinal con Platense en la Bombonera. Estudiantes va perdiendo 3-1, y tiene un hombre menos, por lesión del back centro Barale en una época que todavía no admite el cambio de jugadores durante el partido.

Pero los "pincharratas" son combativos, tienen un amor propio que no se rinde ante la adversidad y reaccionan dando vuelta el resultado en forma milagrosa. Verón inicia la recuperación a los 9 minutos del segundo tiempo, después empata Bilardo, y finalmente Madero de penal consigue definir el partido.

Es el turno de la final. Estudiantes vence 3-0 a Racing en un solo partido jugado en la cancha de San Lorenzo, con el arbitraje de Guillermo Nimo. A los 7 minutos Raúl Madero abre la cuenta con un chanfle de tiro libre y aumentan tarde Verón y Ribaudo. De esta manera los "pincharratas" concretan la primera vuelta olímpica de un equipo chico en la era profesional.

Estudiantes celebra el segundo gol en la final frente a Racing

Estudiantes celebra el segundo gol en la final frente a Racing

A impulso de su técnico Osvaldo Zubeldía, Estudiantes inaugura el tiempo del trabajo, el sacrificio, la mística de la mentalidad colectiva. Tiene un solo jugador genial. Se llama Juan Ramón Verán y le dicen "La Bruja". También se destacan su back central, el doctor Raúl Madero, y el ideólogo futbolístico dentro del campo, el conductor de ese grupo de obreros, Carlos Salvador Bilardo, el otro médico del plantel platense.

 

Vuelta olímpica. Hábito que se inaugura en la vida joven de Echecopar... Hábito también desconocido para Ribaudo. ¡Campeones!

Vuelta olímpica. Hábito que se inaugura en la vida joven de Echecopar... Hábito también desconocido para Ribaudo. ¡Campeones!

 

Un gran Independiente

En la continuación de la temporada futbolística se inaugura el Campeonato Nacional, y se produce un hecho inédito: la derrota de un grande del fútbol porteño frente a un cuadro provinciano. Central Córdoba de Santiago del Estero es el autor de la hazaña, ganándole a Boca en la Bombonera por 2-1.

El once inicial de Central Córdoba que dio el batacazo en La Boca. Parados: Carott, Saganias, Rossi, Chazarreta, Ruiz, Mackeprang. Agachados: Aranda, Taboada, Rojas, Pereyra y Ayunta. Para el álbum de la provincia. Archívese...

El once inicial de Central Córdoba que dio el batacazo en La Boca. Parados: Carott, Saganias, Rossi, Chazarreta, Ruiz, Mackeprang. Agachados: Aranda, Taboada, Rojas, Pereyra y Ayunta. Para el álbum de la provincia. Archívese...

Independiente, un equipazo dotado de un poder ofensivo notable se consagra campeón, luego de jugar 15 partidos, ganar 12, empatar 2 y perder 1, con 43 goles a favor y 14 en contra. Le sigue Estudiantes a dos puntos y sin haber perdido partido alguno. Pero el porcentaje de efectividad de los rojos de Avellaneda es abrumador: 86,67'1, el mejor de la historia del fútbol profesional hasta nuestros días. Ese equipo está basado en la potencia de su ataque integrado por Raúl Bernao, Osvaldo Mura, Luis Artime (goleador del campeonato con 11), Héctor Yazalde (quien lo sigue con 10) o Raúl Savoy y Roberto Tarabini.

 

Raúl Bernao.

Raúl Bernao.

 

Es un retorno a los tiempos del fútbol ofensivo porque con esos hombres, Independiente ataca con cuatro delanteros netos, quedando algo más retrasado Mura para trabajar en la media cancha junto a José Omar Pastoriza. Ambos equipos, Independiente y Estudiantes, quedan clasificados para la Copa Libertadores 1968, en la que también interviene Racing, su último vencedor.

 

22 Héctor Yazalde

22 Héctor Yazalde

 

 

De la mano de Zubeldía

El ciclo iniciado por Estudiantes en Argentina en 1967, tuvo su prolongación en 1968, en la Copa Libertadores de América. Este equipo de provincia, que no figuraba en el núcleo de los grandes del fútbol rioplatense, un auténtico desconocido en el alto nivel sudamericano, realiza una campaña admirable. Primero clasifica para la segunda fase por el grupo I junto a Independiente y relegando a Deportivo Cali (Colombia) y Millonarios (Colombia). Ahora debe medirse con Independiente otra vez y con Universitario de Lima (Perú). Gana 2-1 en Avellaneda con dos goles de Ribaudo y también triunfa en La Plata 1-0 con gol de Eduardo Flores. Sólo queda Universitario, a quien vence 1-0 en La Plata, con un tanto de "La Bruja" Verón. Ya están en semifinales.

 

Zubeldía, Pachamé, Conigliaro y el pizarrón de la victoria.

Zubeldía, Pachamé, Conigliaro y el pizarrón de la victoria.

 
Disputa tres durísimos partidos con Racing Club, último campeón de América. En el primero, jugado en Avellaneda, vence Racing por 2-0 con conquistas de Maschio y Perfumo. En La Plata, el ganador es Estudiantes, 3-0 con dos tantos de Verán y uno de Fucceneco. Debe definirse en el Monumental. Allí empatan 1-1, tras 120 minutos, y Estudiantes se clasifica finalista por tener un gol más a favor. Su adversario es el Palmeiras, campeón brasileño. Le gana en La Plata 2-1 con un gol histórico de Juan Ramón Verón y otro de Eduardo "Bocha" Flores. En Brasil, el Palmeiras se impone 3-1. El 16 de mayo de 1968 se juega el tercer partido en el estadio Centenario de Montevideo. Estudiantes, el equipo de Osvaldo Zubeldía, el de los obreros dentro de la cancha, vence 2-0 gracias a las definiciones de Ribaudo y Juan Ramón Verón y levanta la ansiada Copa Libertadores, convirtiéndose también en el primer cuadro chico que llega a ser el número uno del continente.

 

Los Pinchas vencen a Palmeiras en el Centenario. En el micro de vuelta Bilardo y Pachamé besan en nombre de todo Estudiantes la primera Copa Libertadores ganada por el club.

Los Pinchas vencen a Palmeiras en el Centenario. En el micro de vuelta Bilardo y Pachamé besan en nombre de todo Estudiantes la primera Copa Libertadores ganada por el club.

 

Pero su marcha incontenible continúa en Europa. Disputa la Copa Intercontinental en 1968 ante el equipo inglés Manchester United, liderado por el gran Bobby Charlton. Estudiantes lo derrota en Buenos Aires 1-0 con un tanto anotado por Conigliaro, un 25 de setiembre inolvidable para los hinchas pincharratas. La revancha se juega el 16 de octubre de Manchester. El partido es ardoroso, la hinchada local, considerada la más brava de su país, hostiliza permanentemente a los jugadores argentinos. Pero no tienen éxito. El resultado final es empate en un tanto, y el Trofeo Intercontinental viaja hacia La Plata.

Ambiente, clima, piso, hostilidad, intriga...Estudiantes le ganó a todo y da la vuelta triunfal "en la cara" de los ingleses.

Ambiente, clima, piso, hostilidad, intriga...Estudiantes le ganó a todo y da la vuelta triunfal "en la cara" de los ingleses.

 

Tricampeón de América

Parecía ser la cumbre de un ciclo cubierto de éxitos, pero no fue así. Estudiantes será nuevamente Campeón de América en 1969, demostrando lo que se da en llamar garra copera. En la final enfrenta esta vez a Nacional de Montevideo, que llegaba después de eliminar a su clásico rival Peñarol, mientras que el cuadro de La Plata había dejado en el camino a la Universidad Católica de Chile, triunfando 3-1 en los dos partidos, y estableciendo claras diferencias. El primer partido definitorio se juega en el estadio Centenario y Estudiantes logra un triunfo vital. Se impone 1-0 con gol de Eduardo Flores y espera con tranquilidad la revancha. En La Plata y ante 55.000 espectadores, otra vez el "Bocha" Flores inicia la cuenta y aumenta Conigliaro, sellando el resultado final: 2-0. Se repite el festejo de un año antes, y Estudiantes se encamina hacia la hazaña. Por segunda vez la Copa Libertadores es suya.

Juan Ramón Verón y Cacho Malbernat con la Copa Libertadores.

Juan Ramón Verón y Cacho Malbernat con la Copa Libertadores.

En 1970 concretan la hazaña que ningún otro cuadro sudamericano había podido alcanzar el tricampeonato de América. Las semifinales lo enfrentan con River Plate. El primer partido jugado en el estadio Monumental finaliza con el resultado 1-0 a favor de los pincharratas. Se juega la revancha en La Plata, y esta vez el triunfo es un cómodo 3-1, con goles de Solari, Verón y Echecopar. La final está otra vez al alcance de la mano. Ahora el rival es Peñarol, el otro grande uruguayo. Estudiantes saca la mínima ventaja en La Plata, ganando 1-0, con un golazo de Togneri. El futuro no parece ser fácil. Pero el empate sin goles en el Centenario permite alcanzar la hazaña. Estudiantes, tres veces campeón de la Copa Libertadores de América. Algo que parecía imposible. En aquella última final jugada el 21 de mayo de 1970, el equipo formó con: Errea; Pagnanini, Spadaro, Togneri, Pachamé, Echecopar, Bilardo, J.R. Solari, Conigliaro, E. Flores (Rudzki) J. R. Verón.

Gol de Togneri ante Peñarol. Fue en la primera final de la Libertadores 1970.

Gol de Togneri ante Peñarol. Fue en la primera final de la Libertadores 1970.

 

Los Matadores

Mientras Estudiantes inscribía su nombre con letras de oro en el fútbol sudamericano, en el ámbito local, un equipo se perpetúa con un nombre símbolo: Los Matadores. Es San Lorenzo, campeón metropolitano 1968 en calidad de invicto. Gana la final el 4 de agosto en el estadio de River, por 2-1 frente a Estudiantes (equipo al que le había sacado 12 puntos de diferencia en la zona A). La formación final es: Buttice; Villar, Calics, Albrecht, Rosl; Rendo, Telch, Coceo; Pedro González, Fischer, Veglio. El director técnico del equipo es el brasileño Elba de Paula Lima, "Tim" para el ambiente futbolístico. En la semifinal, San Lorenzo superó 3-1 a River en la cancha de Racing. Su fútbol abierto, dinámico y demoledor le da a San Lorenzo un título y un apodo ampliamente merecido.

Los Matadores: Equipo de San Lorenzo de Almagro de 1968: Buttice, Albrecht, Rosl, Telch, Calics y Villar (de pie). Pedro González, Veglio, Fischer, Cocco y Veira.

Los Matadores: Equipo de San Lorenzo de Almagro de 1968: Buttice, Albrecht, Rosl, Telch, Calics y Villar (de pie). Pedro González, Veglio, Fischer, Cocco y Veira.

 

Vélez y Willington

Otro cuadro no tradicional gana el segundo campeonato de ese año. Es Vélez Sarsfield, campeón Nacional, conducido por un jugador que le pone a cada una de sus maniobras un toque de distinción especial, pegándole a la pelota con delicadeza y a la vez con potencia es el "cordobés" Daniel Alberto Willington. Vélez Sarsfield enfrenta primero a River Plate en semifinales empatando 1-1. Juega la final con Racing de Avellaneda. El sólido conjunto del Fortín no deja dudas. Vence 4-2 con goles de Moreyra y Wehbe en tres oportunidades. Se consagra campeón después de haber jugado 15 partidos, con 10 triunfos, 2 empates y 3 derrotas, 39 goles a favor y 14 en contra.

 

Daniel Willington en Vélez.

Daniel Willington en Vélez.



También ubicó a Omar Wehbe, apodado el Turco, en la cabeza de la tabla de goleadores con 13 anotaciones. Ese equipo concretó, además, una goleada sin precedentes hasta entonces en nuestros torneos profesionales. Venció 11 a 0 a Huracán de Bahía Blanca.

 

Omar Wehbe.

Omar Wehbe.

 

En otro episodio memorable, el veterano arquero Amadeo Carrizo, a quien muchos consideran el inventor del moderno estilo de los ocupantes del arco, porque maneja los pies con la misma facilidad técnica que las manos, logra un record. Pasa ocho partidos consecutivos sin que le marquen un gol. Carlos Bianchi, un joven delantero de Vélez, que tendrá más adelante una larga y brillante campaña en Francia, le quiebra el invicto y los dos se abrazan llorando, mientras todo el estadio de Vélez se llena de pañuelos blancos que saludan la hazaña de Amadeo.

 

Carlos Bianchi y Amadeo Carrizo se saludan el día que el joven de Velez le puso tope al récord del veterano de River : “Cuando Amadeo, mi ídolo de pibe, superó el record, todo el estadio sacó pañuelos blancos y se puso a gritar ¡Amadeo. Amadeo!..fue la ovación más grande que escuche en mi vida. Carrizo saludaba con su gorra y lloraba; yo lo miré y también me puse a llorar. Un rato después le hacía el gol”

Carlos Bianchi y Amadeo Carrizo se saludan el día que el joven de Velez le puso tope al récord del veterano de River : “Cuando Amadeo, mi ídolo de pibe, superó el record, todo el estadio sacó pañuelos blancos y se puso a gritar ¡Amadeo. Amadeo!..fue la ovación más grande que escuche en mi vida. Carrizo saludaba con su gorra y lloraba; yo lo miré y también me puse a llorar. Un rato después le hacía el gol”

 

Ese mismo año, Anadeo Carrizo tiene una tarde triunfal contra Boca Juniors, conservando su arco invicto, y demostrando su calidad en varias intervenciones. Antes del partido, mientras Carrizo posa con el equipo de River, Angel Clemente Rojas le roba la gorra que usa como cábala para que no le metan goles. El gran arquero se desespera, pero finalmente un pibe hincha de River recupera el amuleto, se lo devuelve y Carrizo ataja como en sus mejores tardes. Pero su felicidad se frustra bajo el signo de la tragedia. 70 personas mueren cuando se atropellan para salir del estadio y encuentran obstruida la puerta 12 del estadio Monumental. Lo que se inició en forma risueña, ha terminado en forma absurda y dramática.

 

Puerta 12 del Monumental : el lugar de la tragedia.

Puerta 12 del Monumental : el lugar de la tragedia.

 

 

Chaca llega a la cima

En 1969 otro equipo modesto, de los que nunca habían podido tutearse con la gloria de un título en primera categoría, consigue el Campeonato Metropolitano. Es Chacarita Juniors, el cuadro de los "funebreros" que un día tuvieron que emigrar de Villa Crespo para levantar su cancha en San Martín con mucho esfuerzo. En semifinales vence a Racing 1-0 con un tanto de Recúpero.

El festejo tan anasiado luego del triunfo frente a Racing. Chacarita definirá el título frente a River.

El festejo tan anasiado luego del triunfo frente a Racing. Chacarita definirá el título frente a River.

 

Por el otro lado llega River a la final, y se enfrentan el 6 de julio en la cancha de Racing. Chacarita es el campeón y la goleada final, inapelable: 4-1, con dos goles de Neumann, uno de Frassoldati y uno de Marcos, delantero dotado de una notable frialdad para definir en el arco contrario. Marcos inscribe su apellido con un golazo inolvidable en la final, y también cumplirá una gran campaña futura en el fútbol de Francia.

El equipo funebrero campeón. Arriba: Marcos, Puntorero, Recúpero, Orife y Neumann. Abajo: Petrocelli, A. Pérez, Poncio, Gómez, Frassoldati y Bargas. Le ganaron a River la final 4 a 1. Inolvidables.

El equipo funebrero campeón. Arriba: Marcos, Puntorero, Recúpero, Orife y Neumann. Abajo: Petrocelli, A. Pérez, Poncio, Gómez, Frassoldati y Bargas. Le ganaron a River la final 4 a 1. Inolvidables.

Paradójicamente, el campeón, no ubicó a ninguno de sus jugadores entres los primeros 10 nombres de la tabla de goleadores, siendo el brillante brasileño Machado Da Silva, de Racing, el goleador con 14 tantos.

 

El paulista Walter Machado Da Silva jugó en el país solo un año. En Racing se convirtió en el único brasilero en ser máximo goleador de un Torneo de primera en la historia del fútbol argentino.

El paulista Walter Machado Da Silva jugó en el país solo un año. En Racing se convirtió en el único brasilero en ser máximo goleador de un Torneo de primera en la historia del fútbol argentino.

 

Este mismo año sucede un hecho que desalienta a los fanáticos argentinos. El equipo nacional debe clasificar para jugar la Copa del Mundo en México 1970, con las representaciones de Perú y Bolivia. Los nuestros pierden en La Paz, dominados por el problema insuperable de los 4.000 metros de altura y vuelven a caer en Lima, ahora al nivel del mar. Derrotan apenas a Bolivia en Buenos Aires y en el encuentro decisivo sólo consiguen empatar con los peruanos. Aunque Alberto Rendo conquista un gol extraordinario después de pasarse a medio equipo peruano, ese 2-2 final sella nuestra despedida Al Mundial de México irá Perú. Nosotros nos conformaremos con verlo a la distancia por televisión.

Ramírez y Cubillas festejan el segundo de Perú en las narices de Gallo. Argentina queda por única vez afuera de un Mundial por eliminatorias.

Ramírez y Cubillas festejan el segundo de Perú en las narices de Gallo. Argentina queda por única vez afuera de un Mundial por eliminatorias.

 

Boca y Di Stéfano

El Nacional de 1969 se inicia bajo el peso de esa frustración general. Pero un equipo de la popularidad de Boca Juniors consigue levantarle la moral, no sólo a su hinchada, sino también al campeonato. Con un juego ágil, moderno, agradable y contundente a la vez, Boca le devuelve al fútbol la alegría de jugar, la emoción de ir al ataque y el sabor por la competencia. Alfredo Di Stéfano, la ex Saeta Rubia, el máximo embajador de nuestro fútbol en Europa una década atrás, dirige a Boca y le inyecta su espíritu ofensivo.

 

El ex crack de River y Real Madrid sacó campeón a Boca y años más tarde a River.

El ex crack de River y Real Madrid sacó campeón a Boca y años más tarde a River.

 Arma un equipo con predominio de jugadores de ataque y gana el campeonato Nacional de la mejor manera que puede aspirar un hincha boquense; consagrándose en la cancha de River y dando allí, en el terreno de su gran enemigo, la vuelta olímpica. Los once de Di Stéfano empatan ese 14 de diciembre, 2-2, con goles de Madurga, y festejan el título, superando en las posiciones a San Lorenzo.


 

Boca Campeón Nacional 1969 en el Monumental. Marzolini dio dos vueltas olímpicas a pesar de los grifos abiertos en el campo. Recuerda Silvio ese inolvidable momento: "Empatamos 2 a 2 y salimos campeones. No pudimos de terminar la vuelta olímpica porque alguien abríó los grifos del campo de juego. Pero yo sentía que el hincha de Boca no merecía eso. Entonces, di una segunda vuelta, solo y bajo el agua. Fue una manera especial de cumplir con la gente, que estuvo todo alentándonos todo el año, esperando la definición."

Boca Campeón Nacional 1969 en el Monumental. Marzolini dio dos vueltas olímpicas a pesar de los grifos abiertos en el campo. Recuerda Silvio ese inolvidable momento: "Empatamos 2 a 2 y salimos campeones. No pudimos de terminar la vuelta olímpica porque alguien abríó los grifos del campo de juego. Pero yo sentía que el hincha de Boca no merecía eso. Entonces, di una segunda vuelta, solo y bajo el agua. Fue una manera especial de cumplir con la gente, que estuvo todo alentándonos todo el año, esperando la definición."

 

Este equipo, de Boca consigue un alto porcentaje de efectividad: 85,29 % de los puntos en disputa, con 17 partidos jugados, 13 ganados, 3 empates, 1 derrota, 35 goles a favor y 11 en contra. Su goleador con 9 tantos y máxima figura es el "Muñeco" Norberto Madurga. Lo acompañaban Angelito Rojas —que también consiguió 9 goles—, Ponce, Medina y Peña. Sobresalían en la defensa el eterno Silvio Marzolini, el peruano Julio Meléndez, Suñé y Rogel.

 

Antonio Roma, el arquero del campeón.

Antonio Roma, el arquero del campeón.

 

 

Independiente y Boca cierran la década

En 1970 la Asociación del Fútbol Argentino no puede elaborar el fixture del Metropolitano porque no acierta en las combinaciones necesarias y llama a un concurso público para resolver el acertijo. Un ingeniero santafesino encuentra la forma de hacer el programa de partidos y la AFA le paga un millón de pesos por haber encontrado la solución.

Miguel Ángel Raimondo posa para El Gráfico en su segundo año en Avellaneda. En el mediocampo de Independiente campeón de todo, Semenewicz corría, Pastoriza organizaba y Raimondo pensaba.

Miguel Ángel Raimondo posa para El Gráfico en su segundo año en Avellaneda. En el mediocampo de Independiente campeón de todo, Semenewicz corría, Pastoriza organizaba y Raimondo pensaba.

  
River vuelve a quedar segundo en la misma raya de llegada Independiente le arrebata el Metropolitano de 1970 porque ha marcado un gol más en el torneo. Aquel equipo de Independiente jugó 20 partidos, de los cuales ganó 12, empató 3, perdió 5, consiguió 43 goles a favor y le convirtieron 25 en contra Sumó en total 27 puntos, igual que River, pero lo superó pues el equipo millonario sólo metió 42 goles. En la última fecha, Independiente venció a Racing de visitante 3-2 y formó con: Santoro; Monges y Pavoni; Comisso, Raimondo y Garisto; Maglioni, Pastoriza, Yazalde, De La Mata y Tarabini. El goleador del Metro fue Oscar Más, de River Plate, con 16 conquistas, mientras que los máximos artilleros del campeón fueron Aníbal Tarabini, con 14, y Héctor Yazalde, con 12.

 

A principios de los 70 se venden 60 jugadores, decían que el fútbol argentino se moría, pero aquí jugaban, entre otros, estos cracks: Cocco, Meléndez, Marcos, Daniel Onega, Pastoriza y Veira.

A principios de los 70 se venden 60 jugadores, decían que el fútbol argentino se moría, pero aquí jugaban, entre otros, estos cracks: Cocco, Meléndez, Marcos, Daniel Onega, Pastoriza y Veira.

 

El Campeonato Nacional se divide nuevamente en dos zonas. Al término de la primera rueda River encabeza la zona A con 14 puntos, y Rosario Central la zona B con 15 puntos. Ambos aparecen como los grandes candidatos a jugar la final. Pero las ubicaciones varían sustancialmente al final del torneo. Chacarita encabeza la zona A con 29 puntos, desplazando a River, y en la zona B, Rosario Central y Boca quedan como líderes con 29 puntos cada uno.
 

En las semifinales, Rosario Central vence 3-0 a Gimnasia y Esgrima (La Plata), que había clasificado segundo en la zona A. Boca, por su parte, vence a Chacarita 2-0. El gran partido final se juega en la cancha de River Plate. Se enfrentan Boca y Rosario Central. Un gol de Landucci, a los 41 minutos del primer tiempo pone en ventaja a los rosarinos. En el segundo tiempo empata Boca con un gol de Angel Rojas a los 35.

 

El Peruano Melendez, campeón con Boca , marcando a Marcos, campeón con Chacarita

El Peruano Melendez, campeón con Boca , marcando a Marcos, campeón con Chacarita

 

Así terminan los noventa minutos: Boca y Central empatan 1 - 1. Se juegan entonces dos tiempos suplementarios de quince minutos cada uno. A los 3 minutos de la etapa complementaria del suplementario, Jorge Coch, wing boquense, anota el gol que establece la ventaja definitiva para Boca Juniors. Por segundo año consecutivo se consagra campeón Nacional y cierra la década con cinco títulos conquistados. Así culmina el fútbol de los sesenta. En otros deportes, mientras tanto, Pascual Pérez se consagra campeón del mundo de 1965 y en una histórica gira por Sudáfrica, al vencer a los Juniors Springbooks, nacen Los Pumas, el Seleccionado Argentino de Rugby que hará historia El fútbol argentino se prepara a su vez para ingresar en los gloriosos años setenta.

 

Por Juvenal (1990).

Imagen de Racing 100x100 (1903-2003)
¡Habla memoria!

Racing 100x100 (1903-2003)

En 2003 con motivo del centenario de Racing, El Gráfico homenajeó al club de Avellaneda repasando un centenar de hechos y figuras de su historia vinculándolos con nombres de películas.

Imagen de Lo que nadie contó del 78 y el 86
¡Habla memoria!

Lo que nadie contó del 78 y el 86

Las historias inéditas, las anécdotas desconocidas, los boicots, las peleas, las afinidades. Todo lo que jamás se supo de dos grupos que entraron en la leyenda y que hasta los días que corren siguen siendo los únicos Campeones del Mundo, el orgullo argentino.

DEJÁ TU COMENTARIO