¡Habla memoria!

Arsenal campeón de la Sudamericana 2007

Por Redacción EG · 21 de noviembre de 2019

Sin grandes estrellas, pero con jugadores muy importantes, el equipo de Sarandí logró el triunfo más trascendente de su historia. Un técnico sagaz supo conducirlos hasta la gloria.

Andrizzi

De actor de reparto a primera figura

Has­ta las 23.21 del jue­ves 6 de di­ciem­bre, Mar­tín An­driz­zi per­so­na­li­za­ba el bio­ti­po del an­ti­hé­roe fut­bo­lís­ti­co: ju­ga­dor es­for­za­do, te­naz, por­fia­do, por mo­men­tos ca­si su­fri­do, co­mo si hu­bie­ra si­do for­za­do a sa­cri­fi­car­se al tra­ba­jo me­nos luci­do, el de co­rrer co­mo un ma­ra­to­nis­ta. An­driz­zi te­nía vi­da pro­pia en Ar­se­nal, por su­pues­to, pe­ro siem­pre en su fun­ción de ac­tor de re­par­to. Al­fa­ro con­ta­ba con él, aun­que tam­po­co le en­tre­ga­ba el rol pro­ta­gó­ni­co. En la Co­pa Nis­san Su­da­me­ri­ca­na, An­driz­zi ju­gó 9 de los 10 par­ti­dos, pe­ro nun­ca com­ple­tó uno: en 5 in­gre­só con el en­cuen­tro ya co­men­za­do y en los otros 4 fue reem­pla­za­do an­tes del mi­nu­to 90. To­ta­li­zó 365 mi­nu­tos, un pro­me­dio de 40 por par­ti­do.

Pe­ro esa mi­li­tan­cia en­tre las som­bras se di­na­mi­tó en el par­ti­do más ca­te­gó­ri­co, el que de­fi­nía qué equi­po da­ría la vuel­ta olím­pi­ca. Co­mo siem­pre, An­driz­zi en­tró en si­len­cio: se ju­ga­ban 22 mi­nu­tos del se­gun­do tiem­po y Amé­ri­ca de Mé­xi­co ga­na­ba 2-0. Ar­se­nal se que­da­ba sin na­da. Me­jor di­cho, se que­da­ba con una sen­sa­ción de va­cío bru­tal. La de­rro­ta era una trom­pa­da de Mi­ke Ty­son: ¿Ar­se­nal se ha­bría re­cu­pe­ra­do al­gu­na vez de se­me­jan­te nau­fra­gio? Po­si­ble­men­te, no. Y ya no fal­ta­ba na­da, sie­te mi­nu­tos ape­nas, pa­ra que se ins­ta­la­ra pa­ra siem­pre el do­lor más hon­do y me­nos pre­vis­to. Y en­tre tan­ta anar­quía, An­driz­zi en­tró en con­tac­to con la pe­lo­ta en una ju­ga­da que sin­te­ti­za su po­der de lu­cha: ro­dea­do por tres ri­va­les, la de­fen­dió co­mo un león, in­gre­só en el área en­tre tro­pie­zos, se ca­yó, se ol­vi­dó de que lo abru­ma­ban tres de­fen­so­res del Amé­ri­ca, se le­van­tó y pa­teó al ar­co. “No vi al ar­que­ro, sim­ple­men­te pa­teé pa­ra ade­lan­te”, re­ve­la­ría más tar­de.

El gol histórico. Andrizzi obró el milagro y Sarandí estalló. Grito sagrado.

El gol histórico. Andrizzi obró el milagro y Sarandí estalló. Grito sagrado.

Y fue gol, cla­ro. El gol de Ar­se­nal cam­peón de la Co­pa Nis­san Su­da­me­ri­ca­na, el gol de su vi­da, el gol del fut­bo­lis­ta-co­lo­so. “Le de­cía a mi fa­mi­lia y al cuer­po téc­ni­co que al­gún gol iba a con­ver­tir. Y que me lo es­ta­ba re­ser­van­do pa­ra la fi­nal. No ha­bía he­cho nin­gu­no en la Co­pa, pe­ro yo me te­nía fe. Y lo hi­ce cuan­do el equi­po más lo ne­ce­si­ta­ba, de­lan­te de 25 mil per­so­nas y de Die­go Ma­ra­do­na”, di­jo. Fue ele­gi­do el me­jor ju­ga­dor de la fi­nal, ga­nó una ca­mio­ne­ta Nis­san Path­fin­der y se des­pi­dió del bio­ti­po an­ti­hé­roe.

 

Cuenca

Logró algo Monumental e inolvidable

Ar­se­nal es el an­ti­cris­to pa­ra los apos­ta­do­res que se in­cli­nan por la ló­gi­ca. “Lo bue­no fue que en nin­gu­na fa­se éra­mos fa­vo­ri­tos”, re­cuer­da otro de los hé­roes, Ma­rio Cuen­ca. Por­que la ron­da ini­cial de la Co­pa Nis­san Su­da­me­ri­ca­na con­ce­día una pre­gun­ta con res­pues­ta ca­si ob­via in­clui­da. ¿San Lo­ren­zo, por en­ton­ces re­cien­te cam­peón ar­gen­ti­no, o Ar­se­nal, que en aque­llos días tro­pe­za­ba en el tor­neo do­més­ti­co? Pe­ro fue Ar­se­nal. ¿Y Goiás, re­ve­la­ción del cam­peo­na­to bra­si­le­ño? No. La re­so­lu­ción fue la mis­ma: el pre­fe­ri­do de la cá­te­dra que­da­ba, otra vez, en el ca­mi­no. ¿Y las Chi­vas de Gua­da­la­ja­ra, uno de los gi­gan­tes ame­ri­ca­nos? Tam­po­co. Pe­se a que el 96 por cien­to de los me­xi­ca­nos pre­di­je­ron el triun­fo de su equi­po, el fa­vo­ri­to vol­vió a do­blar las ro­di­llas an­te Ar­se­nal. Y así lle­ga­ron las se­mi­fi­na­les: los par­ti­dos con­tra Ri­ver, los par­ti­dos de Cuen­ca.

 

Manos seguras y código penal propio.

Manos seguras y código penal propio.

 

La his­to­ria ya ve­nía bien per­fi­la­da du­ran­te los 90 mi­nu­tos del Mo­nu­men­tal: no se po­día ata­jar tan­to, no se po­día ata­jar me­jor. Y en­ton­ces Cuen­ca lle­gó a los pe­na­les con la au­toes­ti­ma de Su­per­man. Re­ma­tó Be­llus­chi, el pri­me­ro de Ri­ver, y apa­re­ció Sú­per Ma­rio. Pa­teó Li­ma, el cuar­to del lo­cal, y vol­vió a in­ter­ve­nir Cuen­ca. Las 50 mil per­so­nas en­tra­ron en pá­ni­co y en­mu­de­cie­ron, por­que en­ci­ma le to­ca­ba de­fi­nir al pro­pio ar­que­ro. “Yo le ha­bía pe­di­do a Al­fa­ro pa­tear el úl­ti­mo”, re­ve­ló. Y el hé­roe del Mo­nu­men­tal mar­có el 4-2 fi­nal pa­ra sen­ten­ciar “el par­ti­do que siem­pre ha­bía so­ña­do en mi vi­da”.  

 

“Fue una no­che que ne­ce­si­ta­ba. No ve­nía ata­jan­do mal, pe­ro me fal­ta­ba al­go gran­de. Y lo con­se­guí en la can­cha de Ri­ver. Nun­ca lo ol­vi­da­ré, ni yo ni to­da la gen­te del club. Es­te tí­tu­lo me ha­ce acor­dar al que con­se­guí con Ta­lle­res, la Mer­co­sur de 1999, aun­que el de aho­ra tie­ne un sig­ni­fi­ca­do mu­chí­si­mo ma­yor: Ar­se­nal es un equi­po más chi­co y la di­men­sión se mul­ti­pli­ca. En Ri­ver, Bra­sil, en Mé­xi­co, siem­pre tu­vi­mos pas­ta de equi­po gran­de. ¿Y aho­ra qué más? La Se­lec­ción, me gus­ta­ría la Se­lec­ción. Sé que es di­fí­cil, pe­ro me en­can­ta­ría te­ner una chan­ce. Quie­ro que Ba­si­le pien­se en mí. ¿Aca­so al­guien da­ba dos pe­sos por Ar­se­nal cam­peón?”, se pre­gun­ta el de­vas­ta­dor de los apos­ta­do­res.

 

 

La alegría de mi vida

No rom­pi el com­pro­mi­so del día que asu­mí co­mo pre­si­den­te de la Aso­cia­ción del Fút­bol Ar­gen­ti­no: no ir a la can­cha a ver a nin­gún equi­po de club.

Pe­ro us­te­des me co­no­cen bien: no soy un hi­pó­cri­ta.

Ar­se­nal es co­mo un hi­jo pa­ra mu­chos mu­cha­chos de Sa­ran­dí: los que le di­mos vi­da, los que lo le­van­ta­mos des­de la na­da.

Fue­ron años de es­fuer­zos, de sa­cri­fi­cios, de sue­ños. Por­que só­lo los so­ña­do­res pue­den dar for­ma una ins­ti­tu­ción mo­de­lo co­mo el Ar­se­nal Fút­bol Club. Una obra de amor.

Vi el par­ti­do en el li­ving con mi nie­to; mi se­ño­ra lo hi­zo en el dor­mi­to­rio. Né­li­da lo vi­ve de una ma­ne­ra muy es­pe­cial. Ella trans­mi­te las al­ter­na­ti­vas, co­men­ta y me trans­fie­re su an­gus­tia. Cuan­do ter­mi­nó el par­ti­do, nos abra­za­mos y no pu­di­mos ni qui­si­mos im­pe­dir que al­gu­na lá­gri­ma ro­da­ra por nues­tros ros­tros. Un mo­men­to su­bli­me. De re­pen­te re­cor­dé a los mu­cha­chos que no es­tán, esos que die­ron par­te de su pa­tri­mo­nio y mu­cho de su tiem­po pa­ra que Ar­se­nal sea es­ta rea­li­dad de hoy. Los que es­tán en el cie­lo y los de aquí, sa­ben muy bien a quie­nes me re­fie­ro.

 

Julio Humberto Grondona.

Julio Humberto Grondona.

 

Los as­cen­sos, la lle­ga­da a Pri­me­ra, la can­cha, vic­to­rias so­bre equi­pos ar­gen­ti­nos con mu­cha his­to­ria, un tí­tu­lo su­da­me­ri­ca­no, fi­nan­zas or­de­na­das, cre­ci­mien­to cons­tan­te y mi hi­jo me­nor al fren­te. Un club que evo­lu­cio­na y no tie­ne te­cho. Una de las gran­des ale­grías de mi vi­da. No lo pue­do ni lo quie­ro ne­gar.

Por Julio Grondona.

 

Gómez

Una cátedra en un templo  sagrado

Fal­ta­ban 24 ho­ras pa­ra que Ar­se­nal ju­ga­ra, por pri­me­ra vez en sus 50 años de vi­da, en el ma­yor tem­plo del fút­bol uni­ver­sal. El Az­te­ca, en Mé­xi­co DF, sus­ten­ta su in­com­pa­ra­ble tras­cen­den­cia en cues­tio­nes cuan­ti­ta­ti­vas (es el úni­co que al­ber­gó dos fi­na­les del mun­do) y em­ble­má­ti­cas: fue el es­ce­na­rio don­de se ca­no­ni­za­ron Pe­lé y Ma­ra­do­na. Y allí es­ta­ban Ale­jan­dro “Pa­pu” Gó­mez y su pan­di­lla, el día pre­vio a la pri­me­ra fi­nal con­tra el Amé­ri­ca, de­ján­do­se asom­brar por el es­ta­dio en el que, ade­más, Die­go le hi­zo los dos go­les a In­gla­te­rra.

 

El Papu dio una clase en el Azteca.

El Papu dio una clase en el Azteca.

 

Pa­pu re­cuer­da que “den­tro y fue­ra de la can­cha hay gi­gan­to­gra­fías que mues­tran a los me­jo­res fut­bo­lis­tas que ju­ga­ron en el Az­te­ca. Por su­pues­to, yo me fi­jé más en Ma­ra­do­na. Pe­ro ade­más, es­ta­ban Pe­lé y, puf, mu­chos más. Tam­bién hay una pla­que­ta que di­ce ‘En es­te es­ta­dio se con­vir­tió el gol del si­glo’, en re­fe­ren­cia al se­gun­do de Ma­ra­do­na con­tra los in­gle­ses. Se me aflo­ja­ron las pier­nas, se me pu­so la piel de ga­lli­na, la emo­ción me su­pe­ró y se me nu­bló to­do. Tan­tos mons­truos jun­tos…”

Al día si­guien­te, el vier­nes 30 de no­viem­bre, cer­ca de la me­dia­no­che ar­gen­ti­na, los 168 cen­tí­me­tros de Gó­mez se me­re­cían otra gi­gan­to­gra­fía. Co­mo si es­tu­vie­ra ins­pi­ra­do en la ener­gía cós­mi­ca de los más gran­des ta­len­tos de la his­to­ria, Pa­pu ju­gó el me­jor par­ti­do de su vi­da. “Y el úni­co, en Pri­me­ra Di­vi­sión, en el que con­ver­tí dos go­les”, acla­ró. El pri­me­ro con un re­ma­te ba­jo y el se­gun­do de ca­be­za, de pí­ca­ro, por en­ci­ma del buen ar­que­ro Ochoa. Uno va­lió pa­ra el em­pa­te 2-2. El otro, pa­ra el triun­fo 3-2. Y ade­más en­can­di­ló con sus gam­be­tas in­des­cri­fra­bles, sus quie­bres de cin­tu­ra car­ti­la­gi­no­sos, sus arran­ques y fre­nos, sus fre­nos y sus arran­ques, su mag­ní­fi­co con­trol de la pe­lo­ta en si­tua­cio­nes lí­mi­te, an­te de­fen­so­res ma­ci­zos, al­tos, rús­ti­cos.

“No lo pue­do creer, no lo pue­do creer”, fue lo pri­me­ro que, aún per­tur­ba­do por las emo­cio­nes del Az­te­ca, al­can­zó a de­cir. “Es­tá­ba­mos mo­ti­va­dos por el lla­ma­do que Ma­ra­do­na nos ha­bía he­cho an­tes del par­ti­do, pe­ro es­to su­pe­ró to­do lo ima­gi­na­do”, agre­gó. Uno de los pe­rio­dis­tas ar­gen­ti­nos que via­jó a Mé­xi­co le re­cor­dó que só­lo te­nía 19 años, es­te año ha­bía si­do cam­peón mun­dial Sub- 20 en Ca­na­dá y que, en­ci­ma, era una de las po­cas crea­cio­nes ge­nui­nas de las di­vi­sio­nes in­fe­rio­res de Ar­se­nal. Y al Pa­pu le die­ron ga­nas de llo­rar en el mis­mo es­ta­dio que hi­zo la­gri­mear a Pe­lé y Ma­ra­do­na.

 

Yacuzzi

Guadalajara lo tiene bien catalogado

La co­lec­cion de su­per­hé­roes Ar­se­nal cam­peón, per­fec­cio­na­da por Cuen­ca en el Mo­nu­men­tal, el Pa­pu Gó­mez en el Az­te­ca y An­driz­zi en Ave­lla­ne­da, ha­bía co­men­za­do con Ja­vier Ya­cuz­zi con­tra las Chi­vas, en Gua­da­la­ja­ra. Eran épo­cas de cuar­tos de fi­nal y el sue­ño de cam­peón aún pa­re­cía fan­ta­sio­so. “Los me­xi­ca­nos sil­ba­ron el Him­no. Ahí pen­sa­mos: no so­mos Ar­se­nal, so­mos Ar­gen­ti­na”, re­cuer­da Ya­cuz­zi, un la­te­ral iz­quier­do re­ci­cla­do pri­me­ro en do­ble cin­co y fi­nal­men­te re­con­ver­ti­do en vo­lan­te. El 0-0 de la ida in­vi­ta­ba a un mi­la­gro. Y esa fue la fun­ción de Ya­cuz­zi: un zur­da­zo pa­ra el pri­mer gol, un de­re­cha­zo pa­ra el se­gun­do y una arre­me­ti­da pa­ra que le co­me­tie­ran el pe­nal que Ray­mon­da con­vir­tió en el ter­ce­ro. Fue la pri­me­ra vez que ha­cía dos go­les en un mis­mo día: los hé­roes ines­pe­ra­dos tie­nen esas co­sas. Co­mo Ar­se­nal.

 

En México, lejos de relajarse, la rompió.

En México, lejos de relajarse, la rompió.

 

 

Calderón

Un símbolo a la hora de la hazaña

La par­ti­ci­pa­cion de Jo­sé Luis Cal­de­rón en la Co­pa Nis­san Su­da­me­ri­ca­na fue pe­cu­liar. Ape­nas fes­te­jó un gol en los 9 par­ti­dos que ju­gó, y, pro­ba­ble­men­te, ha­ya re­sul­ta­do el im­pac­to me­nos ur­gen­te de los 15 que Ar­se­nal acu­mu­ló en el tor­neo. No lo con­vir­tió en las apre­ta­dí­si­mas se­ries con­tra el Amé­ri­ca y Ri­ver, ni tam­po­co en las lla­ves an­te Chi­vas y Goiás (re­suel­tas con un po­co más de ai­re), si­no en el pa­so más có­mo­do que el cam­peón dio en la Co­pa: en la pri­me­ra fa­se, con­tra San Lo­ren­zo. Allí, en el par­ti­do de vuel­ta en el Nue­vo Ga­só­me­tro, Ar­se­nal ya ga­na­ba 2-0, por lo que el equi­po de Ra­món Díaz de­bía mar­car por tri­pli­ca­do, cuan­do Cal­de­rón sen­ten­ció el 3-0. Fue el gol que ani­qui­ló cual­quier pre­sun­ción de ha­za­ña san­lo­ren­cis­ta, es cier­to, pe­ro es­tu­vo muy le­jos de ha­ber si­do de­ci­si­vo o cru­cial.

Y sin em­bar­go, Cal­de­ra es la ima­gen más pu­bli­ci­ta­da de es­te Ar­se­nal. An­driz­zi ejer­ció de hé­roe; Al­fa­ro, de es­tra­te­ga; Cas­te­glio­ne, de hi­jo pró­di­go; Pa­pu Gó­mez in­yec­tó fres­cu­ra; San Mar­tín per­so­na­li­zó la mi­li­tan­cia; Cuen­ca, Ma­te­llán y Mo­sque­ra asu­mie­ron el rol de guar­dia­nes pre­to­ria­nos y el res­to de los mu­cha­chos acom­pa­ñó co­mo lo que son: cam­peo­nes. Pe­ro el sím­bo­lo, la ca­ra vi­si­ble y el nom­bre in­di­so­cia­ble de es­te Ar­se­nal cam­peón fue, sin vuel­tas, Cal­de­rón.

Caldera en pleno funcionamiento. La experiencia de un delantero fundamental.

Caldera en pleno funcionamiento. La experiencia de un delantero fundamental.

“Cuan­do lle­gué al club, les di­je a los di­ri­gen­tes que que­ría sa­lir cam­peón de la Co­pa Su­da­me­ri­ca­na. Yo so­ña­ba con un tí­tu­lo, y eso que to­da­vía te­nía fres­co el que ha­bía ga­na­do el año pa­sa­do con Es­tu­dian­tes. Pe­ro és­te, con Ar­se­nal, tie­ne un sa­bor di­fe­ren­te, y no es cuen­to. Es­to es a pu­ro pul­món, fue con­se­gui­do a ba­se de sa­cri­fi­cio, hu­mil­dad y es­fuer­zo. Ten­go 37 años y no ne­ce­si­to de­cir men­ti­ras. Mi hi­jo tie­ne 9 y ya en­tien­de to­do. Así que si di­go que es­to de Ar­se­nal es es­pe­cial, es por­que lo sien­to y lo creo así”, ase­gu­ra el go­lea­dor que mar­có 147 tan­tos en su ca­rre­ra, 29 de ellos pa­ra el Ar­se.

“Yo ju­gué en la Se­lec­ción Ar­gen­ti­na, en Ita­lia y en Mé­xi­co, pe­ro nun­ca ha­bía ga­na­do un tí­tu­lo in­ter­na­cio­nal. Me fal­ta­ba es­to. Y Ar­se­nal me lo dio. ¿Có­mo no voy a de­cir que es es­pe­cial? No lo ol­vi­da­ré nun­ca”, agre­ga Cal­de­rón, el hom­bre que ri­ma con gol y con cam­peón.

 

Alfaro

Ni retroceder ni rendirse, superarse

La epi­ca del fut­bol sue­le co­ro­nar his­to­rias co­mo las de Gus­ta­vo Al­fa­ro, ti­pos que la pa­san mal, se bam­bo­lean en el pre­ci­pi­cio y pa­re­cen al bor­de de la caí­da, pe­ro que en el úl­ti­mo es­fuer­zo man­tie­nen el equi­li­brio, con­si­guen so­bre­vi­vir con lo mí­ni­mo y con­vier­ten aquel to­bo­gán en un re­sor­te ha­cia lo más al­to: pri­me­ro avan­zan a pa­so len­to, lue­go to­man en­vión a gran ve­lo­ci­dad y fi­nal­men­te lle­gan a la cús­pi­de. Ar­se­nal ha­bía per­di­do tres par­ti­dos se­gui­dos en el arran­que del Aper­tu­ra 07, y los ru­mo­res in­di­ca­ban que la con­vi­ven­cia en­tre Al­fa­ro y los ju­ga­do­res era de má­xi­ma ten­sión. El téc­ni­co, en­ton­ces, va­ci­la­ba en su pues­to. Y la Co­pa Nis­san Su­da­me­ri­ca­na, que pri­me­ro ac­tuó de bo­ya sal­va­do­ra, más tar­de sig­ni­fi­có su ple­ni­tud.

Orgullo justificado. El entrenador supo orientar, con perfil bajo, a un buen plantel.

Orgullo justificado. El entrenador supo orientar, con perfil bajo, a un buen plantel.

“El gol de An­driz­zi en la fi­nal fue la sín­te­sis de lo que yo quie­ro de un equi­po. Mar­tín es un ju­ga­dor in­can­sa­ble, que de­mues­tra que, en Ar­se­nal, los de afue­ra su­man tan­to co­mo los aden­tro”, gra­fi­có con la ra­cio­na­li­dad que no lo aban­do­na ni si­quie­ra en la ma­yor ex­plo­sión de su cu­rrí­cu­lum. “Fui­mos los me­jo­res du­ran­te to­do el cam­peo­na­to. Per­di­mos só­lo un par­ti­do, de vi­si­tan­tes an­du­vi­mos bár­ba­ros y ga­na­mos en to­dos la­dos: en el Mo­nu­men­tal, el Nue­vo Ga­só­me­tro, Bra­sil y Mé­xi­co”, agre­ga, co­mo si de­bie­ra con­ven­cer­se de que es­te Ar­se­nal gi­gan­te en Amé­ri­ca no es una alu­ci­na­ción.

 

A los 45 años, Al­fa­ro se doc­to­ró co­mo uno de los téc­ni­cos que me­jor ex­pri­men el ideal de sus plan­te­les. Mi­li­tan­te del 4-4-2, bu­cea­dor de las de­bi­li­da­des ri­va­les, sus equi­pos no emo­cio­nan por el jue­go, si­no por el re­sul­ta­do. “Al­fa­ro lle­gó a un plan­tel sin fi­gu­ras y ar­mó un gran con­jun­to. Con on­ce fe­nó­me­nos pue­de di­ri­gir cual­quie­ra, por eso lo su­yo fue muy me­ri­to­rio”, lo fe­li­ci­tó Ju­lio Gron­do­na, quien ya pa­re­ce has­ta el fun­da­dor de Sa­ran­dí. “Aho­ra se vie­ne la Li­ber­ta­do­res, y a mí me gus­ta plan­tear­me ob­je­ti­vos im­po­si­bles. Mi as­pi­ra­ción es que mis plan­te­les con­si­gan gran­des co­sas. Por eso les pe­dí a mis ju­ga­do­res que no se con­for­men con es­to. En el fút­bol, pa­rar sig­ni­fi­ca re­tro­ce­der”, di­ce Al­fa­ro, el hom­bre em­pe­ña­do en es­cri­bir épi­cas.

 

De ida...

América         2

Arsenal          3

AMÉRICA: Ochoa; J. Castro, O. Rojas, D. Davino, R. Rojas; J. C. Silva (70’ Mosqueda), G. Villa (84’ Esqueda), Argüello, Insúa;  H. López y S. Cabañas. DT: Daniel Brailovsky.

ARSENAL: Cuenca; Gandolfi, Mosquera, Matellán, C. Díaz; D. Villar (75’ Garnier), Casteglione, San Martín; Alejandro Gómez (81’ Damonte); Calderón (88’ Biagini).

DT:Gustavo Alfaro.

Goles: 5’ Cabañas (Am.); 30’ Matellán (Ars.); 53’ Argüello (Am.); 56’ y 65’ Alejandro Gómez (Ars.).  Detalle: 78’, expulsado Casteglione (Ars.) por juego brusco. Cancha: Estadio Azteca (México DF). Juez: Ricardo Grance.

Público: 65.000 personas.

Jugado el 30/11/2007.

Para el álbum dorado del Arse. Diciembre 5, cancha de Racing: todo el plantel adorando la Copa, merecido premio para los héroes de Sarandí.

Para el álbum dorado del Arse. Diciembre 5, cancha de Racing: todo el plantel adorando la Copa, merecido premio para los héroes de Sarandí.

...Y vuelta

Arsenal          1

América         2

ARSENAL: Cuenca; Gandolfi, Mosquera, Matellán, C. Díaz; D. Villar (68’ Andrizzi), San Martín, Damonte (77’ Raymonda), Yacuzzi (65’ Biagini).  DT: Gustavo Alfaro.

AMÉRICA: Ochoa; J. Castro, R. Rojas, D. Davino, O. Rojas (84’ Castromán); J. C. Silva, G. Villa, Argüello, Insúa; H. López (69’ I. Rodríguez) y S. Cabañas. DT: Daniel Brailovsky.

Goles: 18’ C. Díaz (Ars.) en contra; 63’ J. C. Silva (Am.); 84’ Andrizzi (Ars.).  Detalle: 88’, expulsados D. Davino (Am.) por agresión y Castromán (Am.) por protestas e insultos reiterados. Cancha: Presidente Perón (Racing, local Arsenal). Juez: Oscar Ruiz. Público: 27.000 personas.

Jugado el 5/12/2007.

 

 

Por Andrés Burgo (enero 2008).

Fotos: Jorge Dominelli y Photogamma.

Temas en esta nota:

Imagen de DE LA PENSION A LA SELECCION
¡Habla memoria!

DE LA PENSION A LA SELECCION

Un día como hoy pero en 2003, Javier Mascherano debutó en la primera de River Plate. Lo poco habitual, es que ya lo había hecho en la selección mayor de la mano de Marcelo Bielsa. Repasamos la historia del selecto grupo de los que tuvieron su estreno vistiendo la celeste y blanca antes que llegar a hacerlo en sus clubes.

Imagen de LA AMÉRICA PERDIDA
¡Habla memoria!

LA AMÉRICA PERDIDA

La máxima competencia continental de selecciones, tiene historias de glorias, epopeyas y alegrías. Cómo dice la canción “Si la historia la escriben los que ganan, eso quiere decir que hay otra historia, la verdadera historia”. En El Gráfico, te contamos cuáles fueron las grandes figuras que no pudieron ganarla.

Imagen de DE VUELTA HIGUAÍN
¡Habla memoria!

DE VUELTA HIGUAÍN

¿Llegó la hora de volver a Argentina tras la exitosa aventura europea? Mientras los hinchas de River se ilusionan con su regreso, en El Gráfico, analizamos sus opciones a futuro y repasamos la gran carrera del Pipita, de Real Madrid a Juventus, pasando por Napoli, Milan y Chelsea.

DEJÁ TU COMENTARIO