¡Habla memoria!

2003. San Carlos

Por Redacción EG · 31 de octubre de 2019

El Virrey retornaba a la dirección técnica de Boca con una misión mitológica: conseguir todo después de haberlo conseguido todo. Los detalles del proyecto, el equipo que pasa por su cabeza y la relación con los dirigentes.

Ma­ria Ele­na lle­go tem­pra­no. Ha­bía dor­mi­do po­co, car­co­mi­da por la an­sie­dad. Mu­jer ma­du­ra y apa­sio­na­da, ca­mi­na­ba apu­ra­da ha­cia el pun­to exac­to del acrí­li­co, tro­pe­zan­do tos­ca­men­te con los bor­des de las bu­ta­cas azu­les de la pri­me­ra fi­la. En rea­li­dad, tan­ta tor­pe­za era un tras­tor­no me­nor. Su con­cen­tra­ción no es­ta­ba en la ar­mo­nía  mo­triz, si­no en la hi­dal­guía del pa­pel que lle­va­ba en las ma­nos.

El sol de di­ciem­bre –del 16 de di­ciem­bre de 2001– agui­jo­nea­ba las ca­be­zas aque­lla ma­ña­na in­só­li­ta de fút­bol e in­gra­ta de des­pe­di­da. Una le­ve  as­fi­xia, fac­tu­ra de un ai­re tan den­so y hú­me­do co­mo sus lá­gri­mas, no le im­pi­dió lle­gar a des­ti­no y pe­gar­lo a la sa­li­da del tú­nel lo­cal pa­ra que el des­ti­na­ta­rio, Car­los Bian­chi, pu­die­ra leer las diez lí­neas, im­pre­sas en azul y ama­ri­llo so­bre el fon­do blan­co, cuan­do vol­vie­ra al ves­tua­rio lue­go de di­ri­gir el úl­ti­mo par­ti­do en el club, fren­te a In­de­pen­dien­te:

“Gra­cias por ha­ber­me da­do tan­tas ale­grías en es­tos tres años y me­dio co­mo téc­ni­co de Bo­ca Ju­niors, en los cua­les ga­na­mos tres tí­tu­los na­cio­na­les y tres in­ter­na­cio­na­les. Ven­drá otro téc­ni­co, pe­ro us­ted es irrem­pla­za­ble. Y es­toy se­gu­ra que en 2003 es­ta­rá otra vez pi­san­do el cés­ped de es­ta que­ri­da Bom­bo­ne­ra.” Lo fir­ma­ba “Ma­ría Ele­na, so­cia Nº 56.271”, hin­cha con in­ci­pien­tes ras­gos de vi­den­te. Aca­so el ser más op­ti­mis­ta en aque­lla ma­ña­na don­de to­do sa­bía a va­cío y des­con­sue­lo.

Un año des­pués, co­mo pre­sa­gia­ba la con­vic­ción de la bru­ji­ta Ma­ría Ele­na, Car­los Bian­chi re­gre­sa a Bo­ca en­vuel­to en un ob­je­ti­vo mi­to­ló­gi­co: con­se­guir to­do des­pués de ha­ber­lo con­se­gui­do to­do.

 

EL 2002 DEL VI­RREY

–Ya no soy más DT. Aho­ra soy RR.PP.

Se reía de su ocu­rren­cia, Car­li­tos. Se reía con el sem­blan­te la­xo y el au­lli­do dó­cil que acom­pa­ña­ron su dul­zón via­je de do­ce me­ses co­mo me­ro es­pec­ta­dor del fút­bol. Un via­je con al­gu­nas pa­ra­das en el Amal­fi­ta­ni pa­ra ver al Vé­lez de su dis­cí­pu­lo Car­los Is­chia. Un via­je de sin­to­nía co­di­fi­ca­da pa­ra sa­ciar su sed bos­te­ra sin le­van­tar pol­va­re­da me­diá­ti­ca. Un via­je –tor­tuo­so y ver­da­de­ro– pa­ra co­men­tar­le el Mun­dial 2002 a la au­dien­cia me­xi­ca­na.  

–Ya no es­tu­dio ri­va­les. Aho­ra es­tu­dio co­men­sa­les.

Se reía de su ocu­rren­cia, Car­li­tos. Se reía co­mo se rió to­das las ve­ces que fue cam­peón. Ló­gi­co, hay un flash de vic­to­ria en ese go­ce coin­ci­den­te. Por­que Bian­chi –di­cho es­to sin la in­de­xa­ción del tre­men­dis­mo– tam­bién ga­nó un cam­peo­na­to en es­te año sin com­pe­ten­cia. Un cam­peo­na­to in­ter­no.

A los 53 años, de vuel­ta de mu­chos éxi­tos, cur­ti­do de emo­cio­nes y ape­ga­do a va­lo­res que no se men­su­ran en bi­lle­tes, Bian­chi go­zó en ple­ni­tud de la uni­dad fa­mi­liar. Que siem­pre fue mo­no­lí­ti­ca en in­ten­si­dad y sen­ti­mien­to, pe­ro que por va­rios años es­tu­vo geo­grá­fi­ca­men­te ato­mi­za­da.

El fút­bol es co­rrer de­trás de la pe­lo­ta. Y sus pi­ques ca­pri­cho­sos con­vier­ten a los pro­ta­go­nis­tas en gi­ta­nos de una pa­sión que só­lo re­co­no­ce sus pro­pios lí­mi­tes. Los Bian­chi, por ca­so, con­vi­vie­ron años en­te­ros con el sa­bor agri­dul­ce de es­tar jun­tos pe­ro se­pa­ra­dos.

 

El Virrey vuelve a la Bombonera. Donde tantas alegrías vivió.

El Virrey vuelve a la Bombonera. Donde tantas alegrías vivió.

 

¿Quién no es­cu­chó las anéc­do­tas de Mar­ga­ri­ta, su es­po­sa, cuan­do Car­los ju­ga­ba en Fran­cia? Aque­lla Mar­ga­ri­ta que ma­ne­ja­ba cien­tos de ki­ló­me­tros con los chi­cos en el asien­to de atrás, si­guien­do el mi­cro del plan­tel por ru­tas ser­pen­tean­tes, ato­si­ga­das por llu­vias fe­ro­ces, ne­bli­nas y ne­vis­cas.

¿Quién no vio a Mar­ga­ri­ta, en los mi­les de via­jes de Car­los co­mo en­tre­na­dor, apos­ta­da en los lobbies de los ho­te­les, ca­si co­mo una in­te­gran­te más de la guar­dia pe­rio­dís­ti­ca, con­ten­ta con só­lo cru­zar­lo una vez en to­da la tar­de, dar­le un be­so y cam­biar una son­ri­sa? Y a ve­ces ni eso… ¿Quién no la ha vis­to re­gre­sar a su ho­tel –nun­ca el del equi­po, por pru­den­cia y dis­cre­ción­– ven­ci­da en el in­ten­to por­que a su Bian­chi lo ab­sor­bían las ne­ce­si­da­des del plan­tel? 

His­to­ria an­ti­gua: el des­ti­no ama­rró a los Bian­chi a Fran­cia. Sus hi­jos, Mau­ro y Bren­da, aco­mo­da­ron sus vi­das al pul­so pa­ri­si­no du­ran­te un par de dé­ca­das. Y re­cién cuan­do el Vi­rrey an­cló por pri­me­ra vez en Bo­ca se plas­mó un vie­jo an­he­lo: to­dos vol­vie­ron a reu­nir­se en Bue­nos Ai­res. In­clu­so la fa­mi­lia de Mau­ro, ca­sa­do con una fran­ce­sa y pa­dre de los tres nie­tos de Car­li­tos: Louis Ale­xan­dre, Paul Ni­co­lás y el fla­man­te Char­les Ga­briel, na­ci­do el vier­nes 20, día del acuer­do eco­nó­mi­co con el pre­si­den­te Ma­cri pa­ra su nue­vo ci­clo en Bo­ca.

El 2002 fue el año de Bo­ca sin Bian­chi. Pe­ro tam­bién fue el año del ple­no dis­fru­te fa­mi­liar del Vi­rrey. Tiem­po pa­ra la mu­jer, tiem­po pa­ra los nie­tos, tiem­po pa­ra la ma­dre y tiem­po pa­ra re­go­dear­se con el éxi­to del em­pren­di­mien­to gas­tro­nó­mi­co de sus hi­jos…

En la ca­lle Su­cre, a me­tros de Fi­gue­roa Al­cor­ta, los Bian­chi trans­for­ma­ron en una de­li­cio­sa trat­to­ria a una ca­so­na en la que, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, flo­ta­ban al­gu­nos duen­des fut­bo­le­ros. Por­que allí, don­de a me­dia­dos de año abrió sus puer­tas “Giu­lia”, pa­só su in­fan­cia un tal Ja­vier Sa­vio­la…

Con Mau­ro y Bren­da co­mo en­car­ga­dos del lo­cal, Bian­chi se lan­zó a su nue­vo ofi­cio “ad ho­no­rem”.

–Ya no soy más DT. Aho­ra soy RR.PP.

Tal cual. De téc­ni­co a re­la­cio­nis­ta pú­bli­co au­to­di­dac­ta, pro­duc­to de una es­pon­tá­nea evo­lu­ción. Em­pe­zó co­mo pro­ba­dor ofi­cial de to­dos los pla­tos de la car­ta y se re­ci­bió de RR.PP. el día que com­pro­bó que ha­bía sa­lu­da­do a los co­men­sa­les de to­das las me­sas. No só­lo a quie­nes lo co­no­cían del mun­di­llo del fút­bol.

A par­tir de allí, se en­tre­gó a su nue­va ru­ti­na: de­sa­yu­no tem­pra­ní­si­mo y lec­tu­ra de dia­rios, ca­mi­na­ta y ejer­ci­cios pa­ra man­te­ner­se en for­ma, fun­ción de me­dio­día en “Giu­lia”, re­gre­so a ca­sa pa­ra una sies­ta de dos ho­ras y lue­go el exi­gen­te do­ble tur­no en la trat­to­ria, has­ta el um­bral de la ma­dru­ga­da. To­do ma­ti­za­do con un do­ble dis­fru­te: sus hi­jos de­sa­rro­llán­do­se con éxi­to en un ru­bro com­pli­ca­do y los nie­tos a ma­no pa­ra los pa­seos y las ca­ri­cias.

¿Un hom­bre con la tra­yec­to­ria y los lo­gros de Bian­chi po­día cam­biar se­me­jan­te te­so­ro afec­ti­vo por otra aven­tu­ra pro­fe­sio­nal en el ex­te­rior, por una aven­tu­ra co­mo ya tu­vo tan­tas? No a es­ta al­tu­ra de la vi­da. Eso ex­pli­ca, en bue­na par­te, el re­cha­zo sis­te­má­ti­co al me­dio cen­te­nar de ofer­tas re­ci­bi­das an­tes del lla­ma­do de Bo­ca. ¡Me­dio cen­te­nar! De se­lec­cio­nes co­mo las de Chi­le y Mé­xi­co a clu­bes ame­ri­ca­nos de la im­por­tan­cia del Pal­mei­ras y el Gua­da­la­ja­ra, pa­san­do por un ro­sa­rio de pres­ti­gio­sos clu­bes eu­ro­peos: Bar­ce­lo­na, Pa­ris Saint Ger­main, Va­lla­do­lid, Es­pan­yol de Bar­ce­lo­na…

Acep­tar era dar­le mar­cha atrás al co­ra­zón. Y pos­ter­gar otro pe­que­ño ob­je­ti­vo fa­mi­liar. Lue­go de 27 mu­dan­zas por cues­tio­nes pro­fe­sio­na­les, Bian­chi es­tá ter­mi­nan­do su nue­va ca­sa. Un si­tio pre­su­mi­ble­men­te de­fi­ni­ti­vo. Con la am­pli­tud ne­ce­sa­ria pa­ra que, por ejem­plo, Mar­ga­ri­ta ten­ga a ma­no su in­men­so ar­chi­vo par­ti­cu­lar. Una par­va de re­cor­tes que em­pe­zó cuan­do es­tre­na­ban el no­viaz­go y el nom­bre Car­los Bian­chi apa­re­ció es­cri­to en el pri­mer pe­rió­di­co ba­rrial. Y que se nu­trió, te­naz e im­pla­ca­ble, de cuan­ta men­ción ha­yan he­cho a su per­so­na en me­dios de aquí y del ex­te­rior. ¿Se ima­gi­na el cen­timil de Bian­chi en 35 años de ca­rre­ra? Tan in­cal­cu­la­ble co­mo los re­cor­tes de Mar­ga­ri­ta...

 

ES­TRA­TE­GIA 2003

Bian­chi vol­vió a Bo­ca por­que nun­ca qui­so ir­se. Di­cen que en los úl­ti­mos tres me­ses del ci­clo an­te­rior, los que trans­cu­rrie­ron en­tre el anun­cio de su par­ti­da y la des­pe­di­da pun­tual, sus ín­ti­mos se can­sa­ron de es­cu­char una fra­se te­ñi­da de re­sig­na­ción: “Yo no me quie­ro ir de Bo­ca, pe­ro no me de­jan al­ter­na­ti­va…”. Una sen­sa­ción que flo­tó en la con­fe­ren­cia de pren­sa pos­te­rior al 5-3 con In­de­pen­dien­te: “¿Si hoy me die­ron ga­nas de se­guir? Yo ten­go una fra­se que di­ce: só­lo los im­bé­ci­les no cam­bian de opi­nión. Y bue­no, soy un im­bé­cil”.

Aque­lla vez se ne­gó a ex­pli­car los mo­ti­vos: “Yo sé por qué me voy. Pe­ro no lo voy a de­cir. Cuan­do el pue­blo quie­re sa­ber, ¿quién de­be ha­blar?”. Y man­tu­vo ese her­me­tis­mo éti­co du­ran­te do­ce me­ses.

De su bo­ca ja­más se es­cu­chó que es­ta­ba har­to de que un par de di­rec­ti­vos no re­co­no­cie­ran los mé­ri­tos del plan­tel, re­cu­rrien­do a ejer­ci­cios des­pec­ti­vos pa­ra mi­ni­mi­zar los ló­gi­cos pe­di­dos de me­jo­ra eco­nó­mi­ca. O que lo de­ja­ran pe­ga­do con de­ci­sio­nes in­con­sul­tas, co­mo el de­sem­bar­co del de­lan­te­ro ja­po­nés Ta­ka­ha­ra. O que al­gu­nos di­rec­ti­vos fa­mé­li­cos de pro­ta­go­nis­mo pu­sie­ran ca­ra de tras­te por la ve­da de in­gre­so en el ves­tua­rio, san­tua­rio que el Vi­rrey pro­te­ge a ra­ja­ta­bla pa­ra el ex­clu­si­vo do­mi­nio de ju­ga­do­res y cuer­po téc­ni­co.

Su primer ciclo en el Xeneize fue de 1998 hasta 2001. Se destacan las consagraciones en las Copas Libertadores 2000 y 2001. Y también la Intercontinental del 2000.

Su primer ciclo en el Xeneize fue de 1998 hasta 2001. Se destacan las consagraciones en las Copas Libertadores 2000 y 2001. Y también la Intercontinental del 2000.

Y ese cul­to a la dis­cre­ción tam­bién lo man­tu­vo con la pro­ce­sión de hin­chas de Bo­ca que des­fi­la­ron por las me­sas de “Giu­lia”. Nun­ca una pa­la­bra de más, siem­pre una son­ri­sa eva­si­va y un con­cep­to res­pe­tuo­so. Pa­ra el club, pa­ra su gen­te y pa­ra Ta­bá­rez, pri­me­ra per­so­na con la que ha­bló cuan­do Bo­ca lo ten­tó pa­ra na­ve­gar en el em­bra­ve­ci­do mar de la ofer­ta y la de­man­da. “Yo los au­to­ri­cé, ne­go­cie tran­qui­lo”, le di­jo el Maes­tro, ubi­cán­do­se en un inu­sual se­gun­do pla­no.

Des­de ese 5 de di­ciem­bre has­ta aho­ra, se su­ce­den  pre­gun­tas de to­do ti­po. Al­gu­nas ya tie­nen res­pues­ta, otras ne­ce­si­tan tiem­po. Pre­gun­tas co­mo és­tas...

¿Ma­cri que­dó de­bi­li­ta­do tra­yen­do a quien no ha­bía po­di­do re­te­ner un año an­tes? No, al con­tra­rio. Sa­lió muy for­ta­le­ci­do –“Con es­te re­ga­lo na­vi­de­ño ya no soy el Car­to­ne­ro Báez, si­no Pa­pá Noel”– en vís­pe­ras de un año muy par­ti­cu­lar. En di­ciem­bre ha­brá elec­cio­nes en el club (no se­rá can­di­da­to) y con es­ta con­tra­ta­ción se ase­gu­ró el cie­rre del man­da­to en un in­fre­cuen­te mar­co de uni­dad ins­ti­tu­cio­nal. Eso sin con­tar la ya­pa... Quie­nes res­pal­dan su can­di­da­tu­ra po­lí­ti­ca co­mo je­fe de Go­bier­no de la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res tam­bién ce­le­bra­ron el acuer­do. Te­mían un “vo­to cas­ti­go” de los por­te­ños xe­nei­zes si no acor­da­ba con el Vi­rrey…

 ¿Bian­chi pi­dió la ca­be­za de al­gún di­ri­gen­te pa­ra vol­ver? No. Pe­ro en un mo­men­to de la ne­go­cia­ción cues­tio­nó la fun­ción de Jo­sé Ci­ri­llo, el se­cre­ta­rio téc­ni­co, sin juz­gar su ca­pa­ci­dad. Ocu­rre que el Vi­rrey es­tá acos­tum­bra­do a de­fi­nir per­so­nal­men­te las cues­tio­nes que es­tán ba­jo la ór­bi­ta de quien pro­po­nía re­no­var­le a Ta­bá­rez por seis me­ses. En ge­ne­ral, pre­fie­re ser él mis­mo quien de­ter­mi­ne lu­ga­res de con­cen­tra­ción, es­tra­te­gias de via­je y otras me­nu­den­cias que ha­cen a la vi­da co­ti­dia­na del plan­tel. Vie­jo vi­cio que le que­dó de su pa­so bau­tis­mal por el Reims, mo­des­to club don­de fue hom­bre or­ques­ta: téc­ni­co, uti­le­ro y se­cre­ta­rio téc­ni­co al mis­mo tiem­po. Pe­ro co­mo no se tra­ta de un as­pec­to sus­tan­cial, acor­dó res­pe­tar­le el rol co­mo sín­to­ma de fle­xi­bi­li­dad en la ne­go­cia­ción.

¿Las agru­pa­cio­nes po­lí­ti­cas de Bo­ca ga­ran­ti­zan la con­ti­nui­dad de Bian­chi lue­go del man­da­to de Ma­cri? Sí. Las nue­ve frac­cio­nes sus­cri­bie­ron un com­pro­mi­so de ad­he­sión, tal co­mo lo pi­dió el Vi­rrey en la ne­go­cia­ción. De allí que el con­tra­to se ha­ya sus­crip­to por tres años y no por die­cio­cho me­ses, co­mo pro­po­nía el club ori­gi­nal­men­te.

¿Al­gún di­ri­gen­te es­ta­ba en de­sa­cuer­do con su con­tra­ta­ción? No. Los 17 di­rec­ti­vos con vo­to que­rían que Bian­chi fue­ra el en­tre­na­dor. In­clu­so los que res­pon­den a la frac­ción po­lí­ti­ca del ex te­so­re­ro Or­lan­do Sal­ves­tri­ni, aca­so el que más se in­co­mo­dó con el Vi­rrey du­ran­te la eta­pa an­te­rior.

¿Es cier­to que los di­ri­gen­tes de Bo­ca ha­bían te­ni­do con­tac­tos ofi­cia­les con Bian­chi des­de mu­cho tiem­po an­tes de la fi­na­li­za­ción del Aper­tu­ra? No. Al­gu­nos di­ri­gen­tes de Bo­ca se hi­cie­ron ha­bi­tués del res­tau­ran­te del Vi­rrey, pe­ro ja­más lo son­dea­ron ofi­cial­men­te. Só­lo le ha­bla­ron des­pués de pe­dir­le per­mi­so a Ta­bá­rez.

¿Bo­ca ins­ti­tu­ción pue­de afron­tar un con­tra­to anual de 1.300.000 dó­la­res lim­pios, su­ma que tre­pa a los 2.000.000 si se le ado­san los im­pues­tos? Ma­cri cree que sí: “En Bo­ca no se im­pro­vi­sa. Des­pués de sie­te años de su­pe­rá­vit, es­ta­mos en con­di­cio­nes de pa­gar el com­pro­mi­so que asu­mi­mos. No só­lo lo di­go yo, si­no to­das las agru­pa­cio­nes que re­fren­da­ron el acuer­do”. En rea­li­dad, las vo­ces de dis­cor­dia vie­nen del ve­cin­da­rio. Por Nú­ñez y Ave­lla­ne­da ya se es­cu­cha­ron re­zon­gos: “Pa­gan­do esa for­tu­na rom­pie­ron el mer­ca­do”.

¿Quié­nes se­rán los co­la­bo­ra­do­res de Bian­chi? Dos vie­jos co­no­ci­dos: Ju­lio San­te­lla co­mo pre­pa­ra­dor fí­si­co y Car­los Ve­glio co­mo pri­mer ayu­dan­te de cam­po. Al equi­po ba­se se le su­ma un nue­vo in­te­gran­te: Car­los Com­pag­nuc­ci, que se­rá el se­gun­do ayu­dan­te de cam­po. Ex di­ri­gi­do su­yo en Vé­lez, Com­pag­nuc­ci siem­pre tu­vo al Vi­rrey co­mo con­se­je­ro en su bre­ve ca­rre­ra co­mo en­tre­na­dor, que abar­ca fu­ga­ces pa­sos por Vé­lez e Ins­ti­tu­to.

 ¿Có­mo se­rá la pre­tem­po­ra­da? El plan­tel re­tor­na­rá de las va­ca­cio­nes el 7 de ene­ro y en­tre­na­rá en la Po­sa­da de los Pá­ja­ros, Tan­dil, el mis­mo si­tio don­de Bian­chi ini­ció su pri­mer vi­rrei­na­to, en 1998. El or­ga­ni­gra­ma se­rá el tra­di­cio­nal. Ha­brá jor­na­das de do­ble y tri­ple tur­no con ob­je­ti­vos ob­vios: ca­li­brar el es­ta­do fí­si­co, co­no­cer al gru­po y afi­nar cues­tio­nes téc­ni­cas en los amis­to­sos de ve­ra­no.

 ¿Qué opi­na Bian­chi del ac­tual plan­tel? Que es ex­ce­len­te, aun­que nu­me­ro­so. De allí que en los pró­xi­mos días pue­dan in­cre­men­tar­se las emi­gra­cio­nes a prés­ta­mo, tan­to den­tro co­mo fue­ra del país.

 ¿Hay al­gún ju­ga­dor que no en­ca­je cla­ra­men­te en la idea del en­tre­na­dor? No. Ob­via­men­te, al­gu­nos lo con­ven­cen más que otros. Pe­ro en to­dos ad­vier­te ma­te­ria pri­ma pa­ra lle­var ade­lan­te su pro­yec­to.

¿Pi­dió re­fuer­zos? No es prio­ri­ta­rio. Pe­ro en las char­las re­vo­lo­tea­ron dos pues­tos: un vo­lan­te por la iz­quier­da y un de­fen­sor cen­tral.

 ¿Pue­de vol­ver al­gún his­tó­ri­co? Sí: Die­go Cag­na. Pri­mer ca­pi­tán de la era an­te­rior, cuen­ta con to­do a fa­vor: el pul­gar le­van­ta­do de Bian­chi, el res­pal­do de los hin­chas y sus pro­pias ga­nas. ¿Y Os­car Cór­do­ba? Siem­pre fue una de­bi­li­dad de Bian­chi. Pe­ro el co­lom­bia­no quie­re se­guir pro­ban­do suer­te en Eu­ro­pa. Qui­zá más ade­lan­te. 

También ganó tres títulos locales. El Apertura de 1998, el Clausura de 1999 y el Apertura del 2000.

También ganó tres títulos locales. El Apertura de 1998, el Clausura de 1999 y el Apertura del 2000.

 ¿Cuál se­rá la prio­ri­dad del año? La Co­pa Li­ber­ta­do­res. El Vi­rrey se que­dó con las ga­nas de abro­char el tri­cam­peo­na­to de Amé­ri­ca y aho­ra ten­drá su re­van­cha. “Los hin­chas de Bo­ca se la pa­sa­ron di­cién­do­me que quie­ren vol­ver a To­kio. Y no por­que la ciu­dad sea lin­da, si­no por­que ahí se jue­ga la In­ter­con­ti­nen­tal”, bro­meó. A pro­pó­si­to, hu­bo sa­tis­fac­ción por el sor­teo. No tan­to por la zo­na, que es du­ra y obli­ga­rá a en­go­rro­sos tras­la­dos aé­reos, si­no por un de­ta­lle pa­ra na­da me­nor: si Bo­ca la ga­na, de­fi­ni­rá siem­pre en la Bom­bo­ne­ra, in­clu­so la fi­nal. So­bra op­ti­mis­mo. Tan­to, que al Vi­rrey se le es­ca­pó la pa­la­bra “ac­ce­si­ble” cuan­do de­fi­nió el gru­po que tam­bién in­te­gran Co­lo Co­lo, In­de­pen­dien­te (Me­de­llín) y Bar­ce­lo­na (Ecua­dor).

¿Bian­chi man­ten­drá la lí­nea de tres que tan buen re­sul­ta­do le dio a Ta­bá­rez o se in­cli­na­rá por la lí­nea de cua­tro? De­pen­de­rá de la eva­lua­ción del plan­tel. Pe­ro sus equi­pos, sal­vo si­tua­cio­nes cir­cuns­tan­cia­les, siem­pre de­fen­die­ron con cua­tro. “Es una cues­tión ma­te­má­ti­ca: cua­tro cu­bren me­jor el an­cho de la can­cha que tres”, di­ce el Vi­rrey. En tal sen­ti­do, Iba­rra, Bur­dis­so, Schia­vi y Cle­men­te son nú­me­ro pues­to pa­ra la ti­tu­la­ri­dad. “La ac­ti­tud es más im­por­tan­te que los sis­te­mas. Por eso nues­tro ob­je­ti­vo ini­cial se­rá trans­mi­tir ac­ti­tud y equi­vo­car­nos lo me­nos po­si­ble en las de­ci­sio­nes pa­ra que el equi­po apa­rez­ca rá­pi­do”, sos­tu­vo.

¿Có­mo for­ma­rá el me­dio? De­pen­de­rá de cuán­do se pro­duz­ca la in­cor­po­ra­ción de Pon­zio, un ju­ga­dor apre­cia­do por qui­te, di­ná­mi­ca y ma­ne­jo de la pe­lo­ta pa­ra­da. Si el vo­lan­te de Ne­well’s lle­ga en ju­nio, co­mo se es­pe­cu­la­ba al cie­rre de es­ta edi­ción, Bat­ta­glia se­ría el cin­co. Don­net –uno que le en­can­ta– arran­ca­ría co­mo ca­rri­le­ro de­re­cho. Y Cag­na, even­tual­men­te, iría por iz­quier­da. La va­rian­te sin Cag­na con­tem­pla a Bat­ta­glia por la de­re­cha, Cas­ci­ni por el me­dio y Don­net por la iz­quier­da, aun­que no se tra­ta de su me­jor per­fil. Del san­ta­fe­si­no gus­ta la di­ná­mi­ca y el buen pie.

¿In­sis­ti­rá con un en­gan­che no de­fi­ni­do, tal co­mo ocu­rrió en la era Ta­bá­rez, o bus­ca­rá un nue­vo “Ri­quel­me”? Otra cues­tión que de­pen­de­rá de la eva­lua­ción del plan­tel. Pe­ro se sa­be que su di­bu­jo pre­fe­ri­do es el 4-3-1-2 y que no es de­ma­sia­do afec­to a las com­pli­ca­cio­nes de la­bo­ra­to­rio. A Bian­chi le gus­ta que sus equi­pos ten­gan un “diez-diez”, ca­rac­te­rís­ti­ca a la que só­lo se acer­can el Equi Gon­zá­lez y el Pe­la­do Pé­rez, dos de los más flo­ji­tos en el se­gun­do se­mes­tre. ¿Te­vez? Car­li­tos es­ta­rá to­do ene­ro con el Sub-20, por lo que Equi ten­drá la de­re­cha en el ve­ra­no. Apa­che de­mos­tró que tie­ne rá­fa­gas de con­duc­tor, aun­que lo su­yo es el área. Es otro de los pre­fe­ri­dos del Vi­rrey, que lo pro­mo­vió a Pri­me­ra. Le elo­gia la gua­pe­za y el cam­bio de rit­mo en tres cuar­tos, ade­más de ad­ver­tir a un dia­man­te en bru­to en de­fi­ni­ción.

¿Y arri­ba? Al Vi­rrey le en­can­ta­ron al­gu­nas co­sas que mos­tra­ron Gui­ller­mo, Del­ga­do y Te­vez en el Aper­tu­ra, apa­re­cien­do los tres por to­do el fren­te y al­ter­nan­do las fun­cio­nes, in­clu­so la ges­ta­ción. Por eso que una de sus pri­me­ras mi­sio­nes fue ha­blar per­so­nal­men­te con el Che­lo, no sin an­tes ha­ber­le arran­ca­do a Ma­cri el com­pro­mi­so de me­jo­rar­le el con­tra­to has­ta lle­var­lo al to­pe del plan­tel: 350.000 dó­la­res por tem­po­ra­da.

¿Qué pa­sa­rá con el Pam­pa So­sa? Aun­que a Bian­chi le pa­re­ce un ju­ga­dor in­te­re­san­te, con ca­rac­te­rís­ti­cas si­mi­la­res al Pa­ler­mo de su pri­me­ra eta­pa, es ca­si un he­cho que con­ti­nua­rá su ca­rre­ra en Ita­lia. Bo­ca re­cu­pe­ra­ría al­re­de­dor del 70% del 1.300.000 in­ver­ti­do pa­ra que ju­ga­ra me­nos de cua­tro par­ti­dos. Al pa­re­cer, Bra­ca­mon­te con­for­ma al Vi­rrey co­mo ca­be­za de área. Y su­po­nien­do que pu­die­ra ti­rar man­te­ca al te­cho y su­ge­rir un re­fuer­zo en es­ta po­si­ción, pro­ba­ble­men­te men­cio­na­ría a Cé­sar Ca­rig­na­no, de Co­lón.

¿Y con el Pi­pa Es­té­vez? Quie­re que­dar­se en Bo­ca. Tie­ne con­di­cio­nes que al Vi­rrey le pa­re­cen atrac­ti­vas. Pe­ro al­gu­nas ac­ti­tu­des le­sio­na­ron la es­ti­ma de los di­ri­gen­tes, que no du­da­rán en ne­go­ciar­lo cuan­do apa­rez­ca una ofer­ta que em­par­de lo in­ver­ti­do a mi­tad de año: 1.400.000 dó­la­res.

 

El el técnico más importante de la historia de Boca.

El el técnico más importante de la historia de Boca.

 

¿Có­mo se ma­ne­ja­rá con las di­vi­sio­nes in­fe­rio­res? Co­mo has­ta aho­ra. La re­la­ción en­tre Bian­chi y Jor­ge Grif­fa es muy cor­dial. Es más: el ca­po de las in­fe­rio­res xe­nei­zes siem­pre se des­hi­zo en agra­de­ci­mien­tos por las opor­tu­ni­da­des que le dio a los chi­cos del club en el ci­clo an­te­rior, en la que pro­mo­vió a una trein­te­na de nue­vos va­lo­res.

¿Qué lí­nea ba­ja­rá Bian­chi cuan­do se reú­na los ju­ga­do­res el 7 de ene­ro? 1) “Bo­ca de­be ser pro­ta­go­nis­ta de to­dos los tor­neos.” 2) “Un even­tual tí­tu­lo de cam­peón no lo ga­ran­ti­za mi fi­gu­ra, si­no el sa­cri­fi­cio y la ac­ti­tud que ten­gan us­te­des.” 3) “Si son in­te­li­gen­tes, van a que­dar en la his­to­ria.” 

¿Có­mo res­pon­de­rá el plan­tel? Eh… Tan­to no sa­be­mos. Ha­bría que pre­gun­tar­le a la bru­ji­ta Ma­ría Ele­na...

 

 

La vieja guardia, entre la alegría y la nostalgia

Varios referentes del ciclo anterior reflexionan sobre el regreso del Virrey. Afecto, admiración y buenos augurios afloran en testimonios de ídolos xeneizes que también sueñan con concretar su propia segunda vuelta.

 

BER­MU­DEZ: “El re­gre­so de Bian­chi es lo más acer­ta­do pa­ra te­ner un fu­tu­ro exi­to­so y se­gu­ro. El Pro­fe es una ga­ran­tía… Cuan­do pro­nun­cian su nom­bre sien­to res­pe­to y ad­mi­ra­ción. Por su tra­ba­jo y por sus con­di­cio­nes hu­ma­nas. Bian­chi co­no­ce el fút­bol co­mo po­cos. Sa­be in­ser­tar­le sus ideas al gru­po. Pa­ra no­so­tros era el mo­tor del equi­po. Ló­gi­co que su lle­ga­da me ha­ce pen­sar en vol­ver a Bo­ca. Soy de Bo­ca, lo lle­vo en la san­gre… Sé que al­gún día vol­ve­ré a tra­ba­jar con Car­los, co­mo ju­ga­dor o asis­ten­te. No pien­so que­dar­me con las ga­nas...”

 

Bermudez

Bermudez

 

ARRUA­BA­RRE­NA: “Bian­chi es el téc­ni­co ideal pa­ra Bo­ca, un ti­pa­zo en todo el sentido de la palabra. Mi idea es vol­ver al­gún día a Bo­ca. Y si es­tá Car­los, me­jor. Es un téc­ni­co sen­ci­llo, no pi­de na­da ra­ro y tie­ne una vir­tud im­por­tan­te: du­ran­te la se­ma­na man­tie­ne muy bien a to­do el plan­tel. Lo que más re­cuer­do es la char­la téc­ni­ca que dio en el Mo­rum­bí, an­tes de la fi­nal de la Copa Li­ber­ta­do­res contra el Pal­mei­ras, cuan­do pe­gó los re­cor­tes con de­cla­ra­cio­nes de Sco­la­ri y sus ju­ga­do­res mi­ni­mi­zan­do a Bo­ca, diciendo que nos iban a ganar.”

 

Arruabarrena

Arruabarrena

 

SA­MUEL: “Es­te re­gre­so es bue­no pa­ra Bo­ca y pa­ra Bian­chi. Oja­lá ga­nen mu­chas co­sas más. Si bien no soy su ami­go, man­ten­go una re­la­ción de mu­cho res­pe­to. Siem­pre ad­mi­ré lo bien que ha­cía sen­tir a los ju­ga­do­res, fue­ran o no ti­tu­la­res. Es una de sus gran­des vir­tu­des. Bian­chi trans­mi­te mu­cha con­fian­za. Cree que los ju­ga­do­res so­mos lo su­fi­cien­te­men­te in­te­li­gen­tes co­mo pa­ra ma­ne­jar las co­sas y eso te po­ne bien. Sé que un día voy a vol­ver a Bo­ca, igual que a Ne­well’s, don­de em­pe­cé. Reen­con­trar­me con Bian­chi en Bo­ca se­ría mu­cho pe­dir...”

 

Samuel

Samuel

 

COR­DO­BA: “Es­te año se nos es­ca­pó el tí­tu­lo por un pun­to, así que de­be te­ner ga­nas de so­lu­cio­nar las co­sas. Lo que más re­cuer­do es su ca­rác­ter. Le dio or­den al equi­po y al club, co­sa que no ha­bía. En los clá­si­cos nos mo­ti­va­ba mu­cho. De­cía que eran los par­ti­dos que al él le gus­ta­ba ju­gar. Siem­pre re­sal­ta­ba que te­nía­mos suer­te de es­tar en ac­ti­vi­dad, por­que él no po­día y se mo­ría de ga­nas. De vez en cuan­do nos en­con­tra­mos en In­ter­net, cha­tean­do. Me pre­gun­ta có­mo es el fút­bol de Tur­quía y me cuen­ta có­mo es­tá su fa­mi­lia.“

 

Cordoba

Cordoba

 

TRA­VER­SO: “Bian­chi es la per­so­na más idó­nea pa­ra ha­cer­se car­go del equi­po. Por su for­ma de ser y por ha­ber pues­to a Bo­ca en el pri­mer ni­vel. Con no­so­tros ar­mó un gru­po muy só­li­do, ca­paz de su­pe­rar con men­ta­li­dad ga­na­do­ra las de­fi­cien­cias fut­bo­lís­ti­cas. Nos mar­có su char­la con­tra Ri­ver, cuando ga­na­mos 3-0 con el gol de Pa­ler­mo. Nos ha­bló de un mo­do tal que que­ría­mos sa­lir a la can­cha sin ca­len­tar. Ojo: él no ha­bla­ba de tác­ti­cas, si­no de cues­tio­nes aní­mi­cas. Sa­li­mos con una men­ta­li­dad arro­lla­do­ra. Esa no­che nos de­mos­tró que es un gran DT.“

 

Traverso

Traverso

 

 

LOS OCHO TECNICOS QUE SE ANIMARON A VOLVER

Mario Fortunato

1931/37. Años dorados. Boca gana el primer título de la era profesional (1931) y su primer bicampeonato (1934 y 1935). Un equipo práctico, aguerrido y también lujoso, con figuras emblemáticas como Yustrich, Bidoglio, Cherro, Varallo, Benítez Cáceres y Lazzatti.

 

Fortunato.

Fortunato.

 

1946/47. Con la base del bicampeón de 1943 y 1944 (Lazzatti, Pescia, Boyé, Sarlanga) fue segundo de San Lorenzo y River. 1953. Tuvo un breve interinato en la pobre campaña que terminó en un séptimo puesto. 1956/57. Otra decepción. Tercero y cuarto, a 3 y 12 puntos de River campeón.

 

Ernesto Lazzatti

1950. Como no creía en los técnicos, se autotitulaba “administrador del fútbol”, es decir, el empleado del club que les solucionaba problemas a los jugadores. Colman, José Manuel Moreno, Vacca, Campana y Busico integraron un equipo errático que fue subcampeón de Racing a ocho puntos.

 

Lazzatti.

Lazzatti.

 

1954. La gloria. Logró el título quebrando una racha de diez años de fracasos. Armó un equipo más práctico que brillante, sustentado en la fortaleza de la defensa. Un equipo con apellidos ilustres como Mussimessi, Colman, Edwards, Lombardo, Mouriño, Pescia y Borello.

 

Adolfo Pedernera

1963/65. Perdió la final de la Libertadores 63 con el Santos de Pelé. Luego ganó el Bi de 1964 y 1965. Roma, Marzolini, Rattin, Rojitas, Menéndez y Valentim estuvieron en la primera vuelta. Menotti, Sacchi, Grillo y Rojas se sumaron para la segunda, que el DT no dio, convaleciente de un accidente.

 

Pedernera.

Pedernera.

 

1966/67. Poco para destacar. Mantenía la base de 1964/65, pero no el rendimiento. Fue tercero de Racing en 1966. Cuarto en el Metro 67 y octavo en el Nacional de ese año, el primero de la historia. No pudo plasmar el potencial individual.

 

Alfredo Di Stefano

1969. Brillante campeón del Nacional, con dos de ventaja sobre River. A experimentados como Meléndez, Marzolini, Savoy y Rojitas les sumó pibes que venían rompiéndola de abajo: Madurga, Novello, Ponce, Peña… Para muchos, jugó el mejor fútbol que se ha visto en Boca.

 

Di Stefano.

Di Stefano.

 

1985. Epoca de innumerables problemas institucionales, con quiebra e intervención incluidas. No pudo transmitirle su personalidad ganadora a un equipo irregular, con nombres como Hrabina, Brown, Passucci, Gatti, Centurión, Tapia y Olarticoechea. Quedó lejos de los primeros puestos.

 

Juan Carlos Lorenzo

1976/79. Dos títulos nacionales: el bicampeonato de 1976. Y la consagración internacional: las Libertadores de 1977 y 1978 y la Intercontinental de ese último año. Un equipo con oficio, que se recitaba de memoria: Gatti; Pernía, Sa, Mouzo, Tarantini; Benítez, Suñé, Zanabria; Mastrángelo, Veglio y Felman.

 

Lorenzo

Lorenzo

 

1987. Año turbulento. Arrancó Menotti –llegó a la final de la Liguilla–, continuó Saporitti –duró seis partidos– y el Toto tuvo la mala idea de agarrar. Terminó duodécimo de Newell’s, dirigiendo a Rinaldi, Melgar, Graciani, Tapia, Comas… Había sido tan grande lo de su etapa anterior que la gente se lo perdonó.

 

Silvio Marzolini

1981/82. Condujo al inolvidable Boca de Maradona, acompañado por laderos como Brindisi, Trobbiani, Benítez, Mouzo, Ruggeri, Gatti, Pernía… Un equipo con costados vulnerables, pero con mucha magia del medio hacia delante. Fue campeón del Metro 81, pero no le dio el cuero para repetir en el Nacional.

 

Marzolini.

Marzolini.

 

1995. Navarro Montoya, Fabbri, Manteca Martínez, Acuña, Márcico y Tchami integraban el equipo que fue cuarto de San Lorenzo en el Clausura. Para el Apertura volvió Maradona. Tuvo todo servido, pero sus irregularidades lo hicieron derrumbar ante Racing (4-6). Fue cuarto de Vélez.

 

Oscar Tabarez

1991/92. Armó la dupla Batistuta-Latorre y logró el Clausura 91, aunque perdió la finalísima con Newell’s. Luego ganó el Apertura 92, cortando de 11 años sin títulos. Estaban Cabañas, Márcico, Giunta,  Simón, el Mono… Eslabonó una fenomenal serie de triunfos sobre River y conquistó la Copa Masters 92.

 

Tabarez.

Tabarez.

 

2002. Debió tomar la posta del ciclo más exitoso de la historia del club. Soportó la emigración de jugadores emblemáticos (Riquelme, Serna) y le llevó demasiado tiempo armar el nuevo equipo, que sólo apareció en los tramos finales del Apertura. Lo pagó caro: no ganó ninguna de las cuatro competencias del año.

 

Carlos Bianchi

1998/2001. El ciclo más exitoso de Boca. Seis títulos: Apertura 98, Clausura 99 y Apertura 2000, Libertadores 2000 y 2001 e Intercontinental 2000. ¿La base?Córdoba; Ibarra, Bermúdez, Samuel, Arruabarrena; Basualdo, Serna, Cagna, Riquelme; Guillermo y Palermo. Más Matellán, Traverso, Delgado y Battaglia.

 

 

Por Elías Perugino (2003).

Notas: Tomas Ohanian y Maxi Goldschmidt.

Temas en esta nota:

Imagen de El día de los 44 penales
¡Habla memoria!

El día de los 44 penales

En 1988 la AFA dispuso que los partidos igualados se desempataran por penales. Argentinos y Racing entraron en la historia: patearon durante 45 minutos. Ganaron los de La Paternal, 20 a 19.

Imagen de 1963. El día que San Lorenzo hizo huelga en la cancha
¡Habla memoria!

1963. El día que San Lorenzo hizo huelga en la cancha

Independiente quería ser campeón en 1963. Pero en la última fecha San Lorenzo lo hizo sufrir. El Rojo ponía pierna fuerte y el referí se hacía el sota. Los de Boedo dejaron de jugar y hasta se hicieron un memorable gol en contra.

DEJÁ TU COMENTARIO