¡Habla memoria!

Mundial 2002: nos ahogamos en la orilla

Por Redacción EG · 04 de octubre de 2019

La Selección fracasó rotundamente en el Mundial de Corea y Japón. Algunas decisiones muy discutibles de Marcelo Bielsa y una pizca de mala fortuna hizo que la Selección quede eliminado en primera ronda.

Los dias pa­san y la he­ri­da no ci­ca­tri­za. Le­jos de ce­rrar­se, se agi­gan­ta. Y es com­pren­si­ble.

No hay de­rro­ta más do­lo­ro­sa que la in­me­re­ci­da.

No hay de­rro­ta más la­ce­ran­te que la ines­pe­ra­da.

No hay de­rro­ta más frus­tran­te que la que di­na­mi­ta las ilu­sio­nes bien fun­da­das.

Sin em­bar­go, la mag­ni­tud del fra­ca­so se tra­du­ce en una rea­li­dad ob­je­ti­va: fue la peor par­ti­ci­pa­ción mun­dia­lis­ta de Ar­gen­ti­na de los úl­ti­mos 40 años. Y la ubi­ca­ción más ba­ja de to­dos los tiem­pos –¡pues­to 18!–, con la sal­ve­dad de que ac­tual­men­te com­pi­ten 32 equi­pos, 19 más que en Uru­guay 30. 

Fra­ca­so es una pa­la­bra pe­que­ña con un sig­ni­fi­ca­do enor­me. Pe­ro hay que pro­nun­ciar­la con to­das las le­tras. In­clu­so an­tes de in­ter­nar­se en el aná­li­sis. In­clu­so des­pués de con­cluir que el ci­clo de Mar­ce­lo Biel­sa apor­tó más as­pec­tos en­ri­que­ce­do­res que de­cep­cio­nan­tes.

El desconsuelo de Marcelo Bielsa. En el Mundial recibió un mazazo inesperado.

El desconsuelo de Marcelo Bielsa. En el Mundial recibió un mazazo inesperado.

Por­que el fút­bol es tan ma­ra­vi­llo­sa­men­te in­jus­to que pue­de ta­par el sol con la ma­no. Dos par­ti­dos dis­cre­tos se­pul­ta­ron cua­tro años bri­llan­tes. Así de in­gra­to y la­pi­da­rio. Por­que fue­ron los dos par­ti­dos que le da­ban sen­ti­do a los cua­tro años. Y es­te cri­te­rio apo­ca­líp­ti­co, tan pro­pio de nues­tra na­tu­ra­le­za ex­tre­mis­ta, lo re­fren­da la ri­que­za de una his­to­ria cons­trui­da con la­dri­llos de glo­ria. Pa­ra una Se­lec­ción Ar­gen­ti­na de cual­quier épo­ca y de cual­quier cre­do fut­bo­le­ro, ter­mi­nar de­ba­jo de los cua­tro pri­me­ros es un fra­ca­so. Ro­tun­do e in­dis­cu­ti­ble.

Di­ge­ri­do y re­ma­cha­do el diag­nós­ti­co pri­ma­rio, va­le re­vol­car­se en el lo­do y cre­cer a par­tir de los re­pro­ches. Cuan­to más fron­ta­les y sin­ce­ros, me­jor. Por­que si hay bue­na le­che, la le­ña del ár­bol caí­do sir­ve pa­ra man­te­ner en­cen­di­do el fue­go. Que na­die les te­ma a los eno­jos y a los cues­tio­na­mien­tos; és­te es el mo­men­to de eno­jar­se y cues­tio­nar. De re­mo­ver el pa­sa­do y re­be­lar­se de puer­tas pa­ra aden­tro. De sa­car­le pun­ta a la au­to­crí­ti­ca pa­ra que se con­vier­ta en la es­pa­da de la re­van­cha.

 

El mie­do es­céni­co

Al­can­zan los de­dos de una ma­no pa­ra con­tar a quie­nes cues­tio­na­ron la pro­pues­ta del téc­ni­co y la ex­pre­sión del equi­po du­ran­te to­do el ci­clo. Pa­ra la gran ma­yo­ría de hin­chas, ju­ga­do­res, téc­ni­cos, di­ri­gen­tes y pe­rio­dis­tas, es­ta Se­lec­ción re­pre­sen­ta­ba nues­tro mo­do de sen­tir el fút­bol.

Es­te equi­po enar­bo­ló un pro­ta­go­nis­mo ta­jan­te du­ran­te las eli­mi­na­to­rias –ga­na­das con una bri­llan­tez sin pre­ce­den­tes– y tam­bién en los amis­to­sos ju­ga­dos de vi­si­tan­te con po­ten­cias eu­ro­peas. En­car­nó una bús­que­da que com­bi­na­ba di­ná­mi­ca co­lec­ti­va con fan­ta­sía in­di­vi­dual, en ese or­den.

Sin em­bar­go, al­gu­nos pa­pe­les se que­ma­ron en los úl­ti­mos seis me­ses, aquellos que alum­bra­ron la con­fec­ción de la lis­ta y cul­mi­na­ron con el fu­gaz pa­so por la Co­pa del Mun­do. Allí se su­ce­die­ron si­tua­cio­nes y de­ci­sio­nes que co­lo­ca­ron al en­tre­na­dor una zo­na de iné­di­ta tur­bu­len­cia.

En es­te pun­to sur­ge una re­fle­xión vin­cu­la­da con la res­pues­ta de los téc­ni­cos ar­gen­ti­nos an­te la in­mi­nen­cia de los mundiales. O di­rec­ta­men­te du­ran­te su de­sa­rro­llo. Par­tien­do des­de fi­nes de 1974, cuan­do el fút­bol ar­gen­ti­no se de­ci­dió a pro­fe­sar una ver­da­de­ra con­cien­cia de Se­lec­ción, fue­ron po­cos los que su­pie­ron en­de­re­zar el rum­bo so­bre la mar­cha: Me­not­ti en Ar­gen­ti­na 78 –aun­que co­me­tió la he­re­jía de mar­gi­nar a Ma­ra­do­na– y Bi­lar­do en Mé­xi­co 86. Am­bos tu­vie­ron mu­ñe­ca pa­ra pu­lir el equi­po con el co­rrer de la com­pe­ten­cia. El res­to tras­ta­bi­lló. In­clu­si­ve ellos mis­mos en tor­neos pos­te­rio­res. Co­mo si pa­ra los téc­ni­cos tam­bién ri­gie­ra el mie­do es­cé­ni­co que a ve­ces se apo­de­ra de los ju­ga­do­res. Re­co­rra­mos la his­to­ria...

La puñalada de Anders Svensson. El tiro libre del sueco, impecable, pasó la barrera y se clavó en un ángulo del arco de Cavallero.

La puñalada de Anders Svensson. El tiro libre del sueco, impecable, pasó la barrera y se clavó en un ángulo del arco de Cavallero.

Des­pués de po­ner la pie­dra fun­da­men­tal en el 78, la re­tó­ri­ca del Fla­co fue in­su­fi­cien­te pa­ra evi­tar el re­la­ja­mien­to del gru­po en Es­pa­ña 82, tor­neo del que só­lo se re­cuer­dan fre­cuen­tes pa­seos por las pla­yas me­di­te­rrá­neas jun­to a no­vias o es­po­sas y una se­gun­da fa­se hu­mi­llan­te y ca­tas­tró­fi­ca.

Bi­lar­do su­po uti­li­zar el in­fla­dor psi­co­ló­gi­co des­pués de per­der con Ca­me­rún en el arranque de Ita­lia 90 y el gru­po, fut­bo­lís­ti­ca­men­te mal­tre­cho, lle­gó a la fi­nal a pu­ro co­ra­zón. Pe­ro el equi­po pa­gó ca­rí­si­ma la inen­ten­di­ble exclusión de Ra­món Díaz –el me­jor de­lan­te­ro–, pos­ter­ga­do por ju­ga­do­res inex­pre­si­vos co­mo Cal­de­rón o Dezzo­tti. 

Lue­go de ga­nar dos ve­ces la Co­pa Amé­ri­ca y prac­ti­car un fút­bol de al­to vue­lo, Co­co Ba­si­le per­mi­tió un fes­tín de spon­sors en ple­na con­cen­tra­ción de USA 94 –¿se acuer­da de las go­rri­tas?–, equi­vo­có y de­mo­ró has­ta úl­ti­mo mo­men­to la elec­ción del ar­que­ro –sen­tó a Goy­co­chea en el ban­co y le dio pis­ta a un flo­jí­si­mo Is­las– y no tu­vo ma­ne­ra de re­flo­tar el tem­pe­ra­men­to del gru­po tras el ma­za­zo del do­ping de Ma­ra­do­na.

Pas­sa­re­lla siem­pre ca­mi­nó so­bre una al­fom­bra de vi­drios. Afron­tar el re­cam­bio ge­ne­ra­cio­nal le cos­tó el fra­ca­so en dos edi­cio­nes de la Co­pa Amé­ri­ca y un an­dar in­ter­mi­ten­te en las eli­mi­na­to­rias, sa­zo­na­do con el bo­chor­no­so cor­te de Cruz en Bo­li­via. Nun­ca tu­vo fee­ling con la gen­te y fue a con­tra­pe­lo de la di­ri­gen­cia, con­flic­to que aún hoy se vin­cu­la con la ex­plo­sión del su­pues­to do­ping pre­vio de Ve­rón. Ya en Fran­cia 98, fue in­ca­paz de su­tu­rar las di­vi­sio­nes in­ter­nas en­tre la nue­va y la vie­ja ge­ne­ra­ción de ju­ga­do­res, ade­más de po­ten­ciar e in­cen­ti­var un ino­por­tu­no con­flic­to en­tre sus di­ri­gi­dos y la pren­sa en ple­na com­pe­ten­cia.

Un rastro para la historia. Una escena de la última participación de Batistuta con la camiseta argentina.

Un rastro para la historia. Una escena de la última participación de Batistuta con la camiseta argentina.

 

Pa­sos en fal­so

Va­rias de­ci­sio­nes de Biel­sa ofre­cie­ron flan­cos ob­je­ta­bles en la rec­ta fi­nal, trans­for­mán­do­se en lu­na­res im­pen­sa­dos de una ges­tión cu­ya de­di­ca­ción no ad­mi­te dis­cu­sión ni pa­ra sus de­trac­to­res más en­cen­di­dos. Son las de­ci­sio­nes que in­vi­tan a pen­sar en ese sín­dro­me es­cé­ni­co. Vea­mos...

La con­vo­ca­to­ria de Ca­nig­gia. No te­nía ho­ras de tra­ba­jo con el gru­po. Ape­nas le­ves en­tre­na­mien­tos an­tes de los amis­to­sos con Ga­les y Camerún, en­tre los que su­mó 176 mi­nu­tos en can­cha. Só­lo eso en cua­tro años. So­me­ti­do a una exi­gen­cia más in­ten­sa en una prác­ti­ca pre­via al amis­to­so con Ale­ma­nia, el fí­si­co le pa­só una fac­tu­ra y lo de­jó en la ban­qui­na. Se­ma­nas an­tes del Mun­dial vol­vió a le­sio­nar­se con el Glas­gow Ran­gers. A sus 35 años, que lle­van la mo­chi­la de un par de tem­po­ra­das sin ac­ti­vi­dad, no es sen­ci­llo re­cu­pe­rar­se pa­ra es­tar con el mo­tor a ple­no en un Mun­dial. Se sa­bía que, con suer­te, lle­ga­ba pa­ra el ter­cer parti­do. Pe­ro to­tal­men­te fal­to de rit­mo. ¿Ha­bía que es­pe­rar­lo? No. Ni si­quie­ra en nom­bre de la his­to­ria. Si lo que se pre­ten­día era el res­pal­do de su ex­pe­rien­cia, pu­do acom­pa­ñar al gru­po sin es­tar en­tre los 23, co­mo hi­zo Es­pa­ña pa­ra con­so­lar al ar­que­ro Ca­ñi­za­res, que se le­sio­nó con un pie en el avión. Por es­ta con­si­de­ra­ción ab­sur­da Ar­gen­ti­na se pri­vó de lle­var al me­jor de­lan­te­ro del cam­peo­na­to es­pa­ñol: Ja­vier Sa­vio­la. Biel­sa di­ce que no es ex­tre­mo. Y tie­ne ra­zón. El Pi­bi­to es mu­cho más que eso. Un de­lan­te­ro in­te­gral que las­ti­ma por to­do el fren­te. Lo de­mos­tró en el Bar­ce­lo­na per­fo­ran­do por el cen­tro, ya lo ha­bía de­mos­tra­do en Ri­ver cuan­do se mo­vía por las ban­das pa­ra aso­ciar­se con el co­lom­bia­no An­gel.

El aguan­te a Si­meo­ne. Co­mo bien di­ce Ma­ra­do­na en la pu­bli­ci­dad, “el Cho­li­to te co­me el hí­ga­do”. Tie­ne san­gre ce­les­te y blan­ca. Sien­te la ca­mi­se­ta co­mo po­cos. Y se­ría bue­no que la Se­lec­ción siem­pre se nu­trie­ra de ti­pos con su sen­ti­mien­to. Co­mo ju­ga­dor o en cual­quier otro rol. Pe­ro es­ta vez el fí­si­co no le per­mi­tió es­tar a la al­tu­ra. Ope­ra­do de la ro­di­lla, hi­zo un es­fuer­zo des­co­mu­nal. En­ca­ró la re­cu­pe­ra­ción con­tra re­loj y al­can­zó un ni­vel ape­nas dis­cre­to, in­su­fi­cien­te pa­ra el ca­ra o cruz de un Mun­dial. To­do el equi­po sin­tió su fal­ta de ti­ming pa­ra ras­par en el me­dio. Es­pe­cí­fi­ca­men­te fren­te a In­gla­te­rra, cuan­do Biel­sa de­ci­dió que de la ba­ta­lla del me­dio­cam­po par­ti­ci­pa­ran tres hom­bres en in­fe­rio­ri­dad fí­si­ca: So­rin, Ve­rón y Si­meo­ne. De­ma­sia­dos pa­ra un sis­te­ma de pre­sión y di­ná­mi­ca que só­lo se sos­tie­ne a par­tir de la en­tre­ga ple­na de sus eje­cu­tan­tes. Un ba­ta­llón diez­ma­do si su­ma­mos a otros que arran­ca­ron la eta­pa pre­via con otras do­len­cias: Ca­nig­gia, Al­mey­da, Ga­llar­do, Cres­po... Mu­chos sol­da­dos he­ri­dos an­tes de que so­na­ra el pri­mer ti­ro.

El cholo Simeone pagó muy caro su falta de ritmo, consecuencia de una lesión.

El cholo Simeone pagó muy caro su falta de ritmo, consecuencia de una lesión.

Fal­to un Plan B. Sal­vo du­ran­te los pri­me­ros 10 mi­nu­tos del com­ple­men­to en Sap­po­ro, don­de In­gla­te­rra fue muy su­pe­rior, Ar­gen­ti­na se en­fren­tó al mis­mo pro­ble­ma en los tres par­ti­dos: per­fo­rar a equi­pos que lo es­pe­ra­ban con ocho ju­ga­do­res en los úl­ti­mos 30 me­tros. Es­tu­vo cer­ca, pe­ro es­tar cer­ca es muy bue­no só­lo pa­ra los esló­ganes pu­bli­ci­ta­rios. Más que si­tua­cio­nes, tu­vo sen­sa­cio­nes de gol. ¿Por qué? Por fal­ta de in­ge­nio, pa­so pre­vio pa­ra lle­gar a la con­tun­den­cia. Por fal­ta de pau­sa, pa­so pre­vio pa­ra dar­le sen­ti­do al vér­ti­go. Y por in­tran­si­gen­cia pa­ra va­riar el sis­te­ma, pa­so pre­vio a tor­nar­se pre­vi­si­ble pa­ra los ojos ri­va­les. Dis­po­ner de un Plan B que de­sac­ti­ve una si­tua­ción ad­ver­sa no es trai­cio­nar­se, si­no en­ri­que­cer­se. Biel­sa en­ten­dió que la úni­ca me­ta­mor­fo­sis po­si­ble era cam­biar pie­za por pie­za: Ai­mar por Ve­rón, Cres­po por Ba­tis­tu­ta, el Kily por el Pio­jo, Al­mey­da por Si­meo­ne. “A un en­tre­na­dor se lo eli­ge por el es­ti­lo. No­so­tros lo ex­pre­sa­mos du­ran­te cua­tro años y en el Mun­dial fui­mos co­he­ren­tes”, se le es­cu­chó al Lo­co. Tan cier­to co­mo que la rea­li­dad nos de­mos­tró que ir por un so­lo ca­mi­no es in­su­fi­cien­te.   

El di­le­ma Ba­ti­su­ta-Cres­po. A fa­vor de Biel­sa ha­brá que de­cir lo que no pue­de afir­mar­se de nin­gún po­lí­ti­co ar­gen­ti­no: ha­ce lo que di­ce. Des­de ene­ro de 1999 vi­no ad­vir­tién­do­nos que Ba­tis­tu­ta y Cres­po no po­dían ju­gar jun­tos. Y no los jun­tó ni en las si­tua­cio­nes lí­mi­te, cuan­do ha­cían fal­ta las me­jo­res man­gue­ras pa­ra apa­gar el in­cen­dio. Se­me­jan­te fun­da­men­ta­lis­mo in­vi­ta a es­co­ger en­tre la mi­tad del va­so va­cío y la mi­tad del va­so lle­no. Aun aplau­dien­do la de­ter­mi­na­ción pa­ra sos­te­ner sus con­vic­cio­nes, cues­ta creer que un en­tre­na­dor tan es­tu­dio­so de las in­nu­me­ra­bles variables del jue­go, no ha­ya que­ri­do en­sa­yar una fór­mu­la pa­ra apro­ve­char a los go­lea­do­res más res­pe­ta­dos del fút­bol ita­lia­no. “Dis­pu­se de un ma­te­rial ex­ce­len­te y eso no se tra­du­jo en la ac­tua­ción so­ña­da”, ad­mi­tió Biel­sa al re­fe­rir­se a la res­pues­ta glo­bal. Bien po­dría re­du­cir­se a es­te pun­to es­pe­cí­fi­co. Nin­gu­no de los dos rin­dió a ple­no. Parecieron sentir la res­pon­sa­bi­li­dad de con­ver­tir sí o sí pa­ra evi­tar el pie­za por pie­za.

Na­die lle­no el va­cio de Ve­ron. La Bru­ji­ta fue el ter­mó­me­tro del equi­po du­ran­te cua­tro años. Ad­mi­nis­tra­ba los rit­mos, ma­ne­ja­ba la pe­lo­ta pa­ra­da, ju­ga­ba y ha­cía ju­gar… Ade­más de su­bor­di­nar­se al sis­te­ma, la Se­lec­ción se su­bor­di­na­ba a Ve­rón. Y era ló­gi­ca la “ve­ron­de­pen­den­cia”. Ar­gen­ti­na de­pen­día de Ve­rón co­mo Ita­lia de Tot­ti, Fran­cia de Zi­da­ne o Bra­sil de Ri­val­do. ¿Qué pa­sa­rá el día que se pa­re Ve­rón?, nos pre­gun­ta­mos du­ran­te es­tos cua­tro años. Bue­no, el des­ti­no hi­zo una zan­ca­di­lla en el mo­men­to más ino­por­tu­no. La Bru­ji­ta se pa­ró en el Mun­dial. Lle­gó con­di­cio­na­do por una ten­di­ni­tis que tam­bién le qui­tó gas a sus úl­ti­mas par­ti­ci­pa­cio­nes en el Man­ches­ter. A Biel­sa lo se­du­jo más Ai­mar –un me­dia pun­ta con buen pa­no­ra­ma– que Ga­llar­do, un con­duc­tor na­tu­ral con ro­da­je in­ter­na­cio­nal y más ap­ti­tud pa­ra ser eje. Pa­bli­to no fra­ca­só. To­do lo con­tra­rio: fue de los po­cos que sal­vó la ro­pa, jun­to a Ca­va­lle­ro, So­rin y Sa­muel. Pe­ro qui­zás hu­bie­ra fun­cio­na­do me­jor co­mo ta­len­to com­ple­men­ta­rio del Mu­ñe­co o del pro­pio Ve­rón, re­tra­sa­do a la po­si­ción de vo­lan­te cen­tral.

 

Algunas a favor

Hu­bo va­rias de cal, pe­ro tam­bién al­gu­nas de are­na. Ins­tan­cias en las que Biel­sa ape­ló a la op­ción más apro­pia­da. O en las que no tie­ne la res­pon­sa­bi­li­dad que se le ad­ju­di­ca...

Ri­quel­me no hi­zo me­ri­tos pa­ra estar. De­sa­pro­ve­chó la ma­yo­ría de las opor­tu­ni­da­des que tu­vo. El ni­vel fí­si­co y fut­bo­lís­ti­co que ofre­ció en el úl­ti­mo año es­ta­ba muy dis­tan­te de aquel Ri­quel­me bri­llan­te del 2000, aca­so el me­jor reem­pla­zan­te que Ve­rón po­día te­ner. Des­mo­ti­va­do por sus con­flic­tos per­ma­nen­tes con la di­ri­gen­cia de Bo­ca, ter­mi­nó de per­der la ca­be­za con el se­cues­tro de su her­ma­no. Lle­var­lo a Ja­pón hu­bie­ra si­do com­prar otro pro­ble­ma.

El ar­co fue pa­ra el me­jor. Bo­na­no ve­nía de una tem­po­ra­da in­ter­mi­ten­te en el Bar­ce­lo­na. Igual que Bur­gos en el Atlé­ti­co de Ma­drid. Dos bien, una mal, otra más o me­nos. Ca­va­lle­ro pa­ra la ma­yo­ría no de­cía mu­cho: po­co ca­ris­ma, ba­jo per­fil. Pero arras­tra­ba la ex­pe­rien­cia de un Pa­na­me­ri­ca­no, un Jue­go Olím­pi­co, una su­plen­cia en Fran­cia 98, una do­ce­na de amis­to­sos y par­ti­dos eli­mi­na­to­rios y una tem­po­ra­da muy só­li­da en el Cel­ta de Vi­go. Biel­sa le pu­so sus fi­chas y acer­tó. Res­pon­dió con mucha so­brie­dad.

Las lágrimas de Crespo, consolado por el Ratón Ayala. El defensor no pudo jugar ni un minuto.

Las lágrimas de Crespo, consolado por el Ratón Ayala. El defensor no pudo jugar ni un minuto.

La ca­pi­ta­nia. “Una bar­ba­ri­dad, vie­jo. Tres ca­pi­ta­nes en tres par­ti­dos”, se des­ga­ñi­ta­ron al­gu­nos crí­ti­cos. Ve­rón, Si­meo­ne y Ba­tis­tu­ta al­ter­na­ron el rol. ¿Cuál es el pro­ble­ma? El li­de­raz­go lo trans­mi­te la per­so­na­li­dad del ju­ga­dor, no una cin­ta. La ti­ri­ta con la “C” ha­bi­li­ta pa­ra ele­gir ca­ra o ce­ca en el sor­teo. Na­da más. Lí­der es otra co­sa. Al­gu­no di­rá que en­ton­ces fal­ta­ron lí­de­res. Es opi­na­ble. El gru­po te­nía un lí­der fut­bo­lís­ti­co: Ve­rón. Y un lí­der por per­so­na­li­dad: Si­meo­ne. No se ad­vir­tió un va­cío de en­tre­ga. Más bien de in­ge­nio tác­ti­co y de ges­tos téc­ni­cos.

 

Mo­men­to de re­fle­xion

Es­ta vez no hay ex­cu­sas pa­ra es­cri­bir un li­bro. Só­lo un pu­ña­do de le­sio­nes que con­di­cio­na­ron el ren­di­mien­to o la par­ti­ci­pa­ción de ju­ga­do­res cla­ve en el 2000, año pi­co del ren­di­mien­to. Y pun­to. No ha­bía di­vi­sio­nes in­ter­nas en el plan­tel, so­bra­ba apo­yo po­pu­lar y la re­la­ción con la pren­sa era cor­dial. Só­lo era cues­tión de ju­gar. Na­da más y na­da me­nos. Y a la ho­ra de ju­gar, jus­ta­men­te fal­tó eso: jue­go.

Nú­me­ro más, nú­me­ro me­nos, en la vic­to­ria o en la de­rro­ta las res­pon­sa­bi­li­da­des es­tán cla­ra­men­te re­par­ti­das: 70% de los ju­ga­do­res y 30% del en­tre­na­dor. De la en­sa­la­da de res­pon­sa­bi­li­da­des se des­pren­die­ron los sín­to­mas: 1) Fal­tó cir­cui­to de fút­bol. 2) No hu­bo pre­ci­sión en la de­fi­ni­ción. 3) Vi­vió con dos pe­lo­tas pa­ra­das (cór­ner a Ni­ge­ria, pe­nal a Sue­cia) y lo ma­ta­ron con otras dos (pe­nal in­glés, ti­ro li­bre sue­co). 4) No re­sol­vió dos par­ti­dos  en los que arran­có abajo, hecho que se ha­bía da­do po­co en el ci­clo.  5) Tu­vo po­ca ca­pa­ci­dad de ab­sor­ción del gol­pe aní­mi­co de In­gla­te­rra.

En fin, una su­ma de ma­ti­ces que, a ve­ces, só­lo que­dan re­du­ci­dos a una anéc­do­ta por el gui­ño de un re­sul­ta­do. Una su­ma de ma­ti­ces que, en otras, for­ma­tean una tra­ge­dia por la sin­cro­ni­za­ción con que el des­ti­no las ar­ti­cu­la. Y és­te fue el ca­so.

El dolor de la Brujita Verón y Walter Samuel. Corea y Japón ya era una triste historia.

El dolor de la Brujita Verón y Walter Samuel. Corea y Japón ya era una triste historia.

La di­ri­gen­cia tam­bién me­re­ce un pá­rra­fo. Ce­ro in­je­ren­cia en los es­ca­sos 270 mi­nu­tos que le de­ja­ron ju­gar a Ar­gen­ti­na en Co­rea y Ja­pón. Pe­ro el año pa­sa­do ti­ró una pe­lo­ta im­por­tan­te por arri­ba del tra­ve­sa­ño. To­mó una de­ci­sión equi­vo­ca­da, opor­tu­na­men­te ob­je­ta­da por El Grá­fi­co: no par­ti­ci­par de la Co­pa Amé­ri­ca dis­pu­ta­da en Co­lom­bia. Se es­gri­mie­ron muy dis­cu­ti­bles ra­zo­nes de se­gu­ri­dad y se des­pil­fa­rró una bri­llan­te opor­tu­ni­dad pa­ra ju­gar. In­ter­nar­se en el te­rre­no hi­po­té­ti­co es tan com­pli­ca­do co­mo ca­mi­nar so­bre are­nas mo­ve­di­zas, pe­ro en ese tor­neo bien pu­die­ron en­sa­yar­se va­rian­tes o de­tec­tar­se los sín­to­mas que nos de­ja­ron de ca­ma en el Mun­dial. Pe­lo­ta­zo en con­tra pa­ra los di­ri­gen­tes. Y en­do­sa­ble pa­ra Pe­ker­man, el coor­di­na­dor ge­ne­ral de los Se­lec­cio­na­dos Na­cio­na­les.

Ni el más con­se­cuen­te de sus ami­gos de­be­ría in­sis­tir­le a Biel­sa pa­ra que con­ti­núe. Ad­mi­tá­mos­lo: pa­ra el fút­bol nos ma­ne­ja­mos con ins­tin­tos ca­ní­ba­les. No con­ce­bi­mos la de­rro­ta sin cul­pa­bles. Así nos va, di­rá us­ted. Pe­ro así so­mos.

Des­pués de lo que su­ce­dió en Co­rea­ yJa­pón, el Lo­co de­be­ría so­por­tar un las­tre muy pe­sa­do. Un am­bien­te no ya de es­cep­ti­cis­mo, co­mo ocu­rrió en el ini­cio de su pro­ce­so, si­no de hos­ti­li­dad y aco­so per­ma­nen­te. So­mos ar­gen­ti­nos, no ale­ma­nes.

Que­dó di­cho: es el tiem­po de la dis­cu­sión y del de­ba­te. Pe­ro tam­bién de la pru­den­cia. Del vís­te­me des­pa­cio que es­toy apu­ra­do. La pri­me­ra com­pe­ti­ción ofi­cial es la Co­pa Amé­ri­ca 2004, en Pe­rú. Hay un col­chón –di­ga­mos dos me­ses– pa­ra re­vi­sar la his­to­ria y to­mar la de­ci­sión. Y des­pués sí, a em­pu­jar el ca­rro con más fuer­za que nun­ca. Que na­die se en­ga­ñe con las con­do­len­cias de co­ti­llón de quie­nes si­mu­la­ron que­rer­nos bien. Só­lo no­so­tros llo­ra­mos la de­rro­ta. Só­lo no­so­tros.

 

 

Por Elias Perugino (2002).

Fotos: Archivo El Gráfico.

 

 

Pago el desfasaje temporal

La Selección estaba “a punto de caramelo” hace un año. Llegó al Mundial pasada de vueltas.

 

Que no se probo con Bati y Crespo juntos. Que les pesó la presión de ser candidatos. Que el capitán y columna Ayala se lesionó sobre la hora. Que Saviola no podía faltar. Que la mala suerte se percibió desde el mismísimo sorteo. Que contra Inglaterra entraron pensando en zafar con el empate. Que desde el banco hubo poco respaldo y muchos cambios. Que se cargaron la mochila con la promesa de “una alegría para la gente”. Que los rivales fueron implacables y facturaron todo. Que Owen se tiró. Que Solari tenía que estar. Que la p… que lo parió.

Todo lógico, todo razonablemente cierto, todo capaz de explicar en parte el fracaso de la Selección en el Mundial de acuerdo a quién se le quiera “pegar”, pero insuficiente para entregar una respuesta global. Es verdad: a algunos, una minoría, el juego del equipo de Bielsa nunca los convenció, por exceso de vértigo y verticalismo. Esos incorformistas aceptarán, de todos modos, que en los últimos tres años, ese mismo equipo fue protagonista, tuvo variantes y pisó a sus rivales a pura contundencia. Jamás murió de centro natural como en esta Copa. Jamás se mostró tan previsible e incapaz de quebrar a un adversario, por más atrincherado que se encontrara. Lo que más parece acercarse a una respuesta global tiene que ver con el desfasaje temporal. Todo deportista tiene una curva de rendimiento y de acuerdo a ella planifica su temporada. Todo equipo también modifica su comportamiento con el paso del tiempo. Es utópico pensar que esa curva se pueda mantener a tope permanentemente. La Selección estuvo “a punto de caramelo” hace un año. Ahora estaba futbolística, mental y físicamente pasada de vueltas, en la curva descendente. Llegó tarde a la cita.

 

 

Por Diego Borinsky.

Imagen de LA AMÉRICA PERDIDA
¡Habla memoria!

LA AMÉRICA PERDIDA

La máxima competencia continental de selecciones, tiene historias de glorias, epopeyas y alegrías. Cómo dice la canción “Si la historia la escriben los que ganan, eso quiere decir que hay otra historia, la verdadera historia”. En El Gráfico, te contamos cuáles fueron las grandes figuras que no pudieron ganarla.

Imagen de DE VUELTA HIGUAÍN
¡Habla memoria!

DE VUELTA HIGUAÍN

¿Llegó la hora de volver a Argentina tras la exitosa aventura europea? Mientras los hinchas de River se ilusionan con su regreso, en El Gráfico, analizamos sus opciones a futuro y repasamos la gran carrera del Pipita, de Real Madrid a Juventus, pasando por Napoli, Milan y Chelsea.

Imagen de HOY TE CONVERTÍS EN HÉROE
¡Habla memoria!

HOY TE CONVERTÍS EN HÉROE

Por lesión o expulsión muchas fueron las veces en el fútbol argentino, que un jugador de campo ocupó el arco de su equipo. Arrancamos el repaso en el tiempo, comenzando en un superclásico, cuando no… Arqueros improvisados, solo para aventureros y confiados.

DEJÁ TU COMENTARIO