¡Habla memoria!

La revolución del básquet

Por Redacción EG · 30 de agosto de 2019

El segundo puesto obtenido por la Selección Argentina en el Mundial de Indianápolis en 2002 causó furor en la gente por este deporte. Ese mismo año, O. R. O. realiza un repaso por la historia del básquet en Argentina.

El en­tre­na­dor León Naj­nu­del de­tes­ta­ba es­cu­char a un co­le­ga pre­go­nar co­mo au­toe­lo­gio: “Yo hi­ce a Fu­la­no”. En­se­gui­da aga­rra­ba su in­se­pa­ra­ble y vo­lu­mi­no­sa car­te­ra­–bi­blio­te­ca y bus­ca­ba las fo­tos de sus hi­jos ma­yo­res, Ni­co­lás e Iván, pa­ra iro­ni­zar: “Yo so­la­men­te hi­ce a es­tos dos. Lo otro es una gran men­ti­ra, por­que nin­gún en­tre­na­dor da a luz a un ju­ga­dor de bás­quet­bol”.

Su su­til reac­ción es­ta­ba en re­la­ción di­rec­ta con el con­cep­to que en­se­ña­ba: “El ju­ga­dor es hi­jo de es­tos tres fac­to­res, se­gún su or­den de in­ci­den­cia: 1) sus ap­ti­tu­des po­ten­cia­les (lo que trae des­de la cu­na); 2) el me­dio in­ter­no don­de com­pi­te; 3) la in­fluen­cia de su en­tre­na­dor”.

So­bre es­ta de­fi­ni­ción se sus­ten­tó la crea­ción de la Li­ga Na­cio­nal. León des­ta­ca­ba que “des­pués de lo in­na­to, la im­por­tan­cia de la com­pe­ten­cia in­ter­na es lo más de­ci­si­vo pa­ra el cre­ci­mien­to téc­ni­co; ade­más siem­pre en­ten­dí –re­pe­tía– que nues­tros ju­ga­do­res es­ta­ban muy dis­per­sos por to­do el país y se que­da­ban sin po­der com­pe­tir en­tre los me­jo­res y con­tra los me­jo­res, no te­nían can­ti­dad ni ca­li­dad de com­pe­ten­cia”. Pre­di­có la idea jun­to a Jo­sé Ma­ría Fé­lix “Yo­yo” Ca­va­lle­ro, en­tre­na­dor y ami­go, quien tra­jo su ex­pe­rien­cia de Es­pa­ña en 1970.

El lan­za­mien­to de la Li­ga Na­cio­nal se pro­du­jo el vier­nes 17 de sep­tiem­bre de 1982 en Bue­nos Ai­res por ini­cia­ti­va de El Grá­fi­co. Pro­pu­so “re­vo­lu­cio­nar el bás­quet­bol ar­gen­ti­no”. La apro­ba­ción en la Con­fe­de­ra­ción Ar­gen­ti­na de Bás­quet­bol se con­si­guió por una­ni­mi­dad (ca­tor­ce vo­tos a ce­ro), des­pués de lu­char die­cio­cho me­ses, el jue­ves 15 de mar­zo de 1984 en la Asam­blea Ex­traor­di­na­ria rea­li­za­da en Po­sa­das.

Mundial 2002: Manu Ginóbili abraza a Pepe Sánchez frente a Victoriano. Medalla de Plata.

Mundial 2002: Manu Ginóbili abraza a Pepe Sánchez frente a Victoriano. Medalla de Plata.

Lo pri­me­ro que se dis­pu­so, en 1984, fue que el Cam­peo­na­to Ar­gen­ti­no de Clu­bes, que se dis­pu­ta­ba en­ton­ces, sir­vie­ra de cla­si­fi­ca­ción. En fun­ción de la Li­ga Na­cio­nal, en la jer­ga po­pu­lar se lla­mó “eta­pa de tran­si­ción”, or­de­nán­do­se a los 80 equi­pos par­ti­ci­pan­tes en los tres ni­ve­les de la pi­rá­mi­de com­pe­ti­ti­va, que eran “A”, “B” y Regional. Lo ga­nó el De­por­ti­vo San An­drés.

Por fin el país te­nía un cam­peo­na­to de bás­quet­bol atrac­ti­vo, úni­co, es­ta­ble y na­cio­nal que abar­ca­ra to­da la tem­po­ra­da du­ran­te nue­ve me­ses. 

El día so­ña­do lle­gó el vier­nes 26 de abril de 1985 con tres par­ti­dos de la pri­me­ra fe­cha. El sal­to ini­cial de ho­nor lo dio el pro­pio Naj­nu­del –una jus­ta re­com­pen­sa por ser el pro­pul­sor de la pro­pues­ta– en el par­ti­do San Lo­ren­zo-Ar­gen­ti­no de Fir­mat rea­li­za­do en Obras Sa­ni­ta­rias. En otro en­cuen­tro, Ate­nas de Cór­do­ba, que lue­go se­ría sie­te ve­ces cam­peón, ju­gó en Ba­hía Blan­ca an­te Pa­cí­fi­co en el es­ta­dio de In­de­pen­dien­te. El es­ce­na­rio era muy chi­co, los ju­ga­do­res cor­do­be­ses de­bie­ron ha­cer el pre­ca­len­ta­mien­to en la ca­lle. Las di­men­sio­nes de la can­cha no eran re­gla­men­ta­rias y Ma­rio Mi­la­ne­sio pren­dió su hu­mor cor­do­bés: “Pa­ra ti­rar un tri­ple des­de la pun­ta te­nés que ser co­mo Car­li­tos Cha­plin y po­ner los pies en for­ma ho­ri­zon­tal, por­que las lí­neas ca­si se jun­tan y no en­trás...”. La fal­ta de una bue­na in­fraes­truc­tu­ra ge­ne­ral es una asig­na­tu­ra to­da­vía pen­dien­te, aun­que len­ta­men­te se avan­za.

En la co­lec­ción de El Grá­fi­co pue­de leer­se lo que ocu­rrió en el país: “Fue una ver­da­de­ra ex­plo­sión que de­mos­tró que el bás­quet­bol vi­ve”. Fue, ade­más, un gran ejem­plo de au­tén­ti­ca fe­de­ra­li­za­ción.

 

FE­RRO, EL PRI­MER GRAN­DE

La com­pe­ten­cia adop­tó tam­bién una mo­da­li­dad im­pues­ta en to­do el mun­do: in­cluir a ju­ga­do­res ex­tran­je­ros, fun­da­men­tal­men­te nor­tea­me­ri­ca­nos, en los plan­te­les. ¿Por qué?

Por­que, al pro­ve­nir de un bás­quet su­pe­rior, con­tri­bu­yen a au­men­tar y sos­te­ner la ca­li­dad del es­pec­tá­cu­lo, por­que ayu­dan co­mo ri­va­les o com­pa­ñe­ros al de­sa­rro­llo de nues­tros ju­ga­do­res y pa­ra bus­car más pa­ri­dad. En 18 tem­po­ra­das, en­tre 1985 y 2002, la Li­ga Na­cio­nal re­gis­tró 1.190 pla­zas cu­bier­tas por ex­tran­je­ros, te­nien­do 145 de ellos an­te­ce­den­tes de ha­ber ac­tua­do en la NBA, y 10 lo­gra­ron allí el ani­llo de cam­peón. En al­gu­nos ca­sos pri­me­ro lle­ga­ron a la Ar­gen­ti­na y des­pués se fue­ron a la NBA.

 

El primer crack de la Liga: Miguel Cortijo. Una época en Ferro.

El primer crack de la Liga: Miguel Cortijo. Una época en Ferro.

El pri­mer bi­cam­peón, en 1985 y 1986, fue el Fe­rro Ca­rril Oes­te de Luis Mar­tí­nez, que apro­ve­chó el im­pul­so ge­ne­ra­do por Naj­nu­del en Ca­ba­lli­to a par­tir de 1976 y que per­mi­tió que un club ar­gen­ti­no fue­ra cam­peón su­da­me­ri­ca­no por pri­me­ra vez.

Era la épo­ca en que bri­lla­ba el san­tia­gue­ño Mi­guel Cor­ti­jo, ga­na­dor ré­cord de cin­co Olim­pia de Pla­ta, des­de su fun­ción de ha­ce­dor de jue­go. Fue el pri­mer crack de la Li­ga. “Ju­ga­mos con tres ame­ri­ca­nos, el ter­ce­ro es Mi­guel”, com­pa­ró el pro­pio Mar­tí­nez.

El pri­mer tí­tu­lo de la Li­ga Na­cio­nal se sus­ten­tó en el opor­tu­no cam­bio de los dos nor­tea­me­ri­ca­nos (se fue­ron los flo­jos Brent Till­man y Mc Far­lan y lle­ga­ron Glenn Mos­ley, un ex NBA, y Ron Char­les), en la fa­ci­li­dad que da dis­po­ner de cua­tro to­rres jun­tas en la can­cha (Uran­ga, Mos­ley, Char­les, Tourn o Mag­gi), en la ri­que­za y la ap­ti­tud del plan­tel y en las “dos usi­nas” que ha­bía pa­ra crear, por­que a Cor­ti­jo se su­ma­ba Ga­briel Da­rrás. “Es co­mo un car­bu­ra­dor de do­ble bo­ca”, gra­fi­ca­ba el asis­ten­te Cé­sar Pu­ta­llaz.

El co­mien­zo ha­bía si­do muy flo­jo pa­ra el cam­peón. Mar­tí­nez con­tó es­ta cu­rio­sa anéc­do­ta: “Al equi­po lo ha­bía des­trui­do Till­man, que real­men­te no sa­bía ju­gar y por eso sa­có de sus ca­si­llas al res­to de los mu­cha­chos. Al fi­nal, se lle­gó al col­mo: ¡no le que­rían pa­sar la pe­lo­ta!”.

En 1986 Fe­rro Ca­rril Oes­te pro­du­jo un ré­cord que se man­tie­ne: per­dió só­lo 7 par­ti­dos, la ci­fra más ba­ja de to­da la his­to­ria. La es­truc­tu­ra del equi­po era la mis­ma que la an­te­rior, pe­ro con la pre­sen­cia con­fia­ble de los nue­vos nor­tea­me­ri­ca­nos: el ti­ra­dor blan­co Mi­chael Sch­le­gel y el de­fen­sor ne­gro Carl Amos.

El extranjero más campeón de la historia: Carl Amos. Campeón con Ferro y dos veces GEPU.

El extranjero más campeón de la historia: Carl Amos. Campeón con Ferro y dos veces GEPU.

La se­gun­da Li­ga mar­có una gra­ti­fi­ca­ción pa­ra el bás­quet­bol ver­ná­cu­lo. To­dos los ju­ga­do­res de nues­tro país que es­ta­ban en el ex­te­rior re­tor­na­ron atraí­dos por la nue­va com­pe­ten­cia: Gus­ta­vo Agui­rre (de Bra­sil a Es­tu­dian­tes de Con­cor­dia), Es­te­ban Ca­mi­sas­sa y Ga­briel Mi­lo­vich (de Bra­sil a Unión de San­ta Fe), Ger­mán Fi­lloy (de Bra­sil a Ate­nas de Cór­do­ba), Ri­car­do Gar­cía Fer­nán­dez (de Es­pa­ña al De­por­ti­vo San An­drés) y Luis Gon­zá­lez (de Bra­sil a Fe­rro Ca­rril Oes­te).

En esa eta­pa pri­mi­ge­nia, el pre­su­pues­to, su­man­do las 16 en­ti­da­des de la Pri­me­ra “A” y las 36 de la “B”, es de­cir un to­tal de 52 clu­bes, se cal­cu­la­ba en dos mi­llo­nes de dó­la­res. Pa­sa­do el tiem­po, só­lo en la eli­te, esa ci­fra lle­gó a los on­ce mi­llo­nes de dó­la­res, lo que de­mues­tra el gran cre­ci­mien­to que tu­vo la Li­ga Na­cio­nal.

La te­le­vi­sa­ción con­ti­nua­da y en di­rec­to de TyC Max y TyC Sports (un par­ti­do por fe­cha), al­go que al co­mien­zo era im­po­si­ble, co­men­zó en la tem­po­ra­da 1991/92 y apor­tó un con­tra­to de más de cin­cuen­ta mi­llo­nes de dó­la­res has­ta el 2007 y que lue­go se pro­lon­gó has­ta el 2013.

¿Sa­be cuán­tos ki­ló­me­tros re­co­rrie­ron en to­tal en 1986 los 16 equi­pos de la Pri­me­ra Di­vi­sión “A” ? 368.000. ¿Qué sig­ni­fi­ca es­to? Es cu­brir el tra­yec­to que hay de la Tie­rra a la Lu­na o dar nue­ve ve­ces la vuel­ta al­re­de­dor de la Tie­rra.

 

NA­CE LA LE­YEN­DA

A con­ti­nua­ción co­men­zó a edi­fi­car­se el im­pe­rio más pres­ti­gio­so de la com­pe­ten­cia: Ate­nas de Cór­do­ba. Un cam­peón de le­yen­da con sie­te tí­tu­los con­quis­ta­dos. En 18 edi­cio­nes su­mó 869 par­ti­dos ju­ga­dos, con 609 vic­to­rias (70,09 %) y 260 de­rro­tas (29,91 %). El co­mún de­no­mi­na­dor de siem­pre, el que per­ma­ne­ció sin fal­tar ja­más a 649 par­ti­dos con­se­cu­ti­vos des­de el co­mien­zo (lle­gó a un to­tal de 848), tu­vo el mis­mo nom­bre y ape­lli­do: Mar­ce­lo Mi­la­ne­sio. Un ído­lo con ca­ris­ma sin par, un ba­se de lu­jo, el sím­bo­lo acla­ma­do, el úni­co bas­quet­bo­lis­ta de la his­to­ria en ga­nar el Olim­pia de Oro en 1993.

Den­tro del con­ti­nuo cam­bio de ju­ga­do­res que ca­rac­te­ri­zó a la Li­ga, cons­pi­ran­do con la ne­ce­si­dad de iden­ti­fi­ca­ción que tie­ne el pú­bli­co con sus ju­ga­do­res, Ate­nas se preo­cu­pó, a tra­vés de los años, de con­tar siem­pre con ju­ga­do­res na­ci­dos o arrai­ga­dos en Cór­do­ba. Otra par­ti­cu­la­ri­dad es que en el mis­mo lap­so, só­lo seis en­tre­na­do­res pa­sa­ron por el ban­co cor­do­bés: Wál­ter Ga­rro­ne, Ru­bén Mag­na­no, Me­dar­do Li­go­rria, Pa­blo Co­lef­fi, Ma­rio Mi­la­ne­sio y Ho­ra­cio Se­guí.

El pri­mer tí­tu­lo de los cor­do­be­ses, en 1987, fue en el pro­pio es­ta­dio Héc­tor Et­chart del cam­peón, ga­nan­do la se­rie fi­nal de pla­yoffs en el cuar­to par­ti­do por 3-1. Ate­nas, di­ri­gi­do por Wál­ter Ga­rro­ne, tu­vo la vir­tud de con­tar con un equi­po don­de to­das las po­si­cio­nes es­ta­ban muy bien cu­bier­tas por ju­ga­do­res que sa­bían có­mo ha­cer­lo: Mar­ce­lo Mi­la­ne­sio (ba­se), Cam­pa­na (es­col­ta ti­ra­dor), Fi­lloy (ala), Pra­to (ala pi­vo­te) y Do­nald Jo­nes (cen­tro). Fue un equi­po com­ple­to.

Pi­chi ma­tó en la fi­nal con­tra Fe­rro con 39 pun­tos, lue­go de ha­ber­se re­cu­pe­ra­do de una ope­ra­ción en la ro­di­lla iz­quier­da, y Fi­llol anu­ló por com­ple­to al uru­gua­yo Ta­to Ló­pez.

Cór­do­ba fue una sin­fo­nía ver­de. El tra­di­cio­nal y chis­pean­te hu­mor tu­vo un te­ma más con el co­lor que se hi­zo co­mún en la Doc­ta:

—¿Vo’ soi de Ate­na?

— No, si vua a sé ve­ge­ta­ria­no.

El se­gun­do cam­peo­na­to, en 1988, se co­ro­nó en el Mo­nu­men­tal. Ga­nó en for­ma con­tun­den­te en los pla­yoffs fi­na­les, con­sa­grán­do­se otra vez en Bue­nos Ai­res: 3-0 a Ri­ver Pla­te.

La se­rie de­ci­si­va fue sin so­bre­sal­tos, pe­ro en la se­mi­fi­nal con­tra Pa­cí­fi­co de Ba­hía Blan­ca, Ate­nas su­frió un mo­men­to an­gus­tio­so, es­tan­do al bor­de de que­dar eli­mi­na­do, sin po­der con­tar con sus es­tre­llas Ger­mán Fi­lloy y Pi­chi Cam­pa­na, que se le­sio­na­ron en el úl­ti­mo mi­nu­to y en la mis­ma ju­ga­da del ter­cer cho­que. Ahí, en Tres Arro­yos, se hi­cie­ron fuer­tes y fue la ca­ta­pul­ta pa­ra dos pi­bes de 19 años co­no­ci­dos co­mo “Las To­rres Ge­me­las”: Car­los Ce­rut­ti (2,04 m) y Die­go Ose­lla (2,05 m). Y tam­bién mar­có un pun­to de in­fle­xión en el ba­se que em­pe­za­ría a bri­llar ca­da vez más: Mar­ce­lo Mi­la­ne­sio. Pen­san­te e in­te­li­gen­te eje de la es­tra­te­gia.

Pa­ra mu­chos, des­de en­ton­ces se acen­tuó el fa­mo­so jue­go de con­trol de los cor­do­be­ses, sin que es­to sig­ni­fi­ca­ra ol­vi­dar­se del ata­que rá­pi­do. 

Ate­nas se im­pu­so 77-62, em­pa­tó la se­rie se­mi­fi­nal y lue­go, de lo­cal, la ga­nó 3-2 y fue cam­peón.

El dios del gol en la épo­ca ini­cial fue el uru­gua­yo Wil­fre­do “Fe­fo” Ruiz, de Es­tu­dian­tes de Ba­hía Blan­ca, má­xi­mo ano­ta­dor en las tres pri­me­ras Li­gas con un pro­me­dio de 31,8 pun­tos por en­cuen­tro. En 1988 se cru­zó de ve­re­da, pa­san­do a Olim­po por 23.000 dó­la­res. Os­ten­ta el me­jor pro­me­dio ge­ne­ral de la his­to­ria en­tre to­dos los ju­ga­do­res que pa­sa­ron por la Li­ga, con 28,6 en cin­co edi­cio­nes.

Goleador si los hubo: el uruguayo Fefo Ruiz en Estudiantes de Bahía Blanca (pica ante Ernie Graham).

Goleador si los hubo: el uruguayo Fefo Ruiz en Estudiantes de Bahía Blanca (pica ante Ernie Graham).

Fe­rro re­pi­tió en 1989, ba­jo el in­flu­jo del nor­tea­me­ri­ca­no Ja­mes Tho­mas, la úni­ca vez que León Naj­nu­del ga­nó la Li­ga Na­cio­nal. Ate­nas, por su par­te, vol­vió al tí­tu­lo en la lla­ma­da “Li­ga cor­ta” de 1990, que de­bió ade­lan­tar­se y achi­car­se por­que ese año Ar­gen­ti­na or­ga­ni­zó el Cam­peo­na­to Mun­dial y, ade­más, a par­tir de la tem­po­ra­da 1990/91 se mo­di­fi­có el ca­len­da­rio ju­gán­do­se de sep­tiem­bre a ju­nio pa­ra ha­cer­lo coin­ci­dir con la tem­po­ra­da in­ter­na­cio­nal.

Los cor­do­be­ses ba­rrie­ron 3-0 al Sport Club de Ca­ña­da de Gó­mez, nú­me­ro uno de la tem­po­ra­da re­gu­lar, lue­go de su­frir la trá­gi­ca muer­te de Car­los Ce­rut­ti en un ac­ci­den­te au­to­mo­vi­lís­ti­co de ru­ta, pe­ro la hin­cha­da ha­ce re­cor­dar des­de en­ton­ces su ple­ga­ria de “¡se sien­te! ¡se sien­te! ¡Pa­li­to es­tá pre­sen­te!”.

Lo conoce? Marcelo Nicola comenzando en Sport Club de Cañada de Gómez a los 15 años. Estuvo en 37 partidos entre 1987 y 1988.

Lo conoce? Marcelo Nicola comenzando en Sport Club de Cañada de Gómez a los 15 años. Estuvo en 37 partidos entre 1987 y 1988.

El he­cho de que las seis pri­me­ras Li­gas se re­par­tie­ran equi­ta­ti­va­men­te en­tre Fe­rro y Ate­nas dio lu­gar a que en­tre ellos na­cie­ra el pri­mer clá­si­co de la com­pe­ten­cia. El his­to­rial re­gis­tra al día de hoy 70 par­ti­dos en­tre sí, con 42 triun­fos de los cor­do­be­ses y 28 de los por­te­ños. Sin em­bar­go, en la fi­nal de 1987 las dos hin­cha­das die­ron el her­mo­so es­pec­tá­cu­lo de ter­mi­nar her­ma­na­das can­tan­do jun­tas: “¡Ar-gen-ti-na! ¡Ar-gen-ti-na! ¡Ar-gen-ti-na!”.

El año 1990 mar­có el es­plen­dor de Pi­chi Cam­pa­na y sus ha­za­ñas go­lea­do­ras. Ju­gan­do pa­ra Ri­ver Pla­te, lo­gró el má­xi­mo pro­me­dio de tan­tos por en­cuen­tro de una tem­po­ra­da con una ci­fra im­pre­sio­nan­te: 44,2. Esa vez el cor­do­bés le me­tió 62 pun­tos a Sport en la can­cha de Ri­ver (ré­cord pa­ra un ar­gen­ti­no en la Li­ga) y en to­da su tra­yec­to­ria se­ría cua­tro ve­ces el ma­yor ano­ta­dor, en for­ma con­se­cu­ti­va, en­tre 1989 y 1992, y cua­tro ve­ces tam­bién fue ele­gi­do el me­jor ju­ga­dor.

To­ta­li­zó 16.148 pun­tos con­ver­ti­dos en 706 par­ti­dos. El pro­me­dio glo­bal de sus 17 tem­po­ra­das es ex­ce­len­te: 22,8.

En 1988, por idea de Ho­ra­cio Se­guí y Chi­che Gor­nat­ti, co­men­zó un com­ple­men­to de es­pec­ta­cu­lar atrac­ción: el Jue­go de las Es­tre­llas. Lle­va 14 edi­cio­nes y ya re­co­rrió Mar del Pla­ta, Cór­do­ba, Bue­nos Ai­res, Ba­hía Blan­ca, San­tia­go del Es­te­ro, Neu­quén, San Luis y Vi­lla Car­los Paz. El Vas­co Ais­pu­rúa es el úni­co que es­tu­vo en to­das.

 

NOM­BRE NUE­VO Y EX­TRA­ÑO

Fue una irrup­ción fuer­te, pe­ro fu­gaz. GE­PU –Gim­na­sia y Es­gri­ma y Pe­der­ne­ra Uni­dos– de San Luis. No te­nía tra­di­ción su lu­gar de pro­ce­den­cia, por­que San Luis nun­ca ha­bía lo­gra­do pre­di­ca­men­to en el bás­quet­bol na­cio­nal. Ge­pu era la fu­sión de dos clu­bes y mos­tra­ba un ma­ne­jo muy par­ti­cu­lar con la fa­cha­da de la em­pre­sa Even­tos De­por­ti­vos S. A. To­do de­pen­día del po­der po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co del se­na­dor Al­ber­to Ro­drí­guez Saá y de su her­ma­no el go­ber­na­dor Adol­fo Ro­drí­guez Saá, el mis­mo que des­pués se­ría fu­gaz pre­si­den­te de la Na­ción. Mu­chas ve­ces el equi­po via­ja­ba con pa­sa­jes del Se­na­do de la Na­ción, aun­que el se­na­dor se ex­cu­só ar­gu­men­tan­do que esos bo­le­tos “for­man par­te de la die­ta”.

De esa ma­ne­ra mos­tró lo que otros clu­bes no po­dían: una im­por­tan­te ca­pa­ci­dad fi­nan­cie­ra. Así hi­cie­ron un es­ta­dio, El Ave Fé­nix, con ca­pa­ci­dad pa­ra 2.980 per­so­nas y, a tra­vés de sus cin­co tem­po­ra­das en la “A”, lo­gra­ron atraer a ju­ga­do­res muy im­por­tan­tes: Gus­ta­vo Fer­nán­dez, Car­los Ro­ma­no, Raúl Mer­lo, Luis Vi­llar, Pi­chi Cam­pa­na, Die­go Mag­gi, Juan Es­pil, Es­te­ban Pé­rez, Her­nán Mon­te­ne­gro... y has­ta un téc­ni­co nor­tea­me­ri­ca­no, Ke­vin Mac­key.

Final a toda orquesta en 1986: Hernán Montenegro (Olimpo) contra Miguel Cortijo.

Final a toda orquesta en 1986: Hernán Montenegro (Olimpo) contra Miguel Cortijo.

Y fue­ron cam­peo­nes.

GE­PU as­cen­dió en 1989. Ju­gó su pri­me­ra Li­ga en 1990, cla­si­fi­cán­do­se duo­dé­ci­mo. Y pa­ra lle­gar al tí­tu­lo de cam­peón, con la con­sig­na de “de­fen­der y ju­gar rá­pi­do”, se va­lió de los má­xi­mos go­lea­do­res de la his­to­ria. Pi­chi Cam­pa­na en la 1990/91 (31,5 pun­tos de pro­me­dio), más el po­der re­bo­te­ro de Carl Amos y Die­go Mag­gi, con Da­niel Ro­drí­guez en la di­rec­ción téc­ni­ca, y Juan Es­pil en la 1992/93 (28,8 pun­tos de pro­me­dio), más la otra vía ofen­si­va que fue Es­te­ban Pé­rez (21,7), con Or­lan­do Fe­rrat­to en el ban­co.

En la tem­po­ra­da 1994/95, GE­PU ya no es­tu­vo más.

 

UN CAM­PEON CA­DA AÑO

El país abra­zó la com­pe­ten­cia. La ex­pan­sión fue real­men­te na­cio­nal. En seis tem­po­ra­das se­gui­das hu­bo un cam­peón di­fe­ren­te ca­da año, en­tre 1992 y 1997.

En 1992 co­men­zó la re­co­rri­da cam­peo­na en Cór­do­ba con Ate­nas. Si­guió en 1993 en San Luis con GE­PU. En 1994 lle­gó a Mar del Pla­ta con Pe­ña­rol.

Se­sen­ta mil per­so­nas sa­lie­ron a re­ci­bir al mi­cro del nue­vo cam­peón a lo lar­go de los 17 ki­ló­me­tros que se ex­tien­den des­de Sie­rra de los Pa­dres has­ta Mar del Pla­ta. Re­gre­sa­ba des­de Ge­ne­ral Pi­co des­pués de li­qui­dar 4-1 la se­rie fi­nal con In­de­pen­dien­te, que ha­bía si­do el nú­me­ro uno de la tem­po­ra­da re­gu­lar y te­nía en con­se­cuen­cia la ven­ta­ja de la lo­ca­lía.

1994: sesenta mil personas salieron a recibir a Peñarol en Mar del Plata. El capitán Richotti saluda desde la Municipalidad.

1994: sesenta mil personas salieron a recibir a Peñarol en Mar del Plata. El capitán Richotti saluda desde la Municipalidad.

Con la ba­se que que­dó de la tem­po­ra­da pa­sa­da (Mar­ce­lo Ri­chot­ti ase­gu­ran­do un tras­la­do rá­pi­do, Ariel Ber­nar­di­ni ga­ti­llan­do su lan­za­mien­to cer­te­ro y Die­go Mag­gi dan­do bue­na pre­sen­cia en la pin­tu­ra co­mo cen­tro), el téc­ni­co Nés­tor Gar­cía mar­có una prio­ri­dad:

“Era Es­te­ban de la Fuen­te, lo que­ría sí o sí. Es el me­jor de­fen­sor de la Li­ga y co­no­ce el jue­go co­mo po­cos. Pe­ña­rol tu­vo cer­ca de vein­te ju­ga­das en ofen­si­va y Es­te­ban fue el úni­co del equi­po que las sa­bía a to­das y des­de to­dos los pues­tos.”

La pa­re­ja ex­tran­je­ra de la con­sa­gra­ción, lue­go de pro­bar a sie­te fo­rá­neos, fue el gran­do­te ex NBA Wa­lla­ce Br­yant (2,13 m) y el po­ten­te Sam Ivy.

Nés­tor Gar­cía re­cor­dó que “has­ta la le­sión de Ber­nar­di­ni (ro­tu­ra del ten­dón de Aqui­les en la quin­ta fe­cha de la se­gun­da fa­se con­tra Re­ga­tas de San Ni­co­lás), éra­mos un equi­po que ju­ga­ba un bás­quet muy bo­ni­to, de con­traa­ta­que, y que ba­sa­ba su jue­go en la tre­men­da ca­pa­ci­dad de ti­ro de Ariel... Des­pués de­bi­mos ha­cer­nos más con­te­ni­dos, pa­ra pre­va­le­cer con nues­tro jue­go in­te­rior, que, por cier­to, era muy im­por­tan­te”.

Lle­gó a hil­va­nar 17 par­ti­dos con­se­cu­ti­vos sin per­der, un ré­cord que aún per­du­ra.

En 1995 se gri­tó “¡soy pam­pea­no/ soy pam­pea­no soy/ pam­pea­no soy yo!”. In­de­pen­dien­te de Ge­ne­ral Pi­co, una ciu­dad de 41.921 ha­bi­tan­tes, se co­ro­nó cam­peón fun­da­men­ta­do en el trián­gu­lo que com­po­nían la sa­ga­ci­dad en el ar­ma­do del ba­se Fa­cun­do Su­caztky, la efi­caz po­li­fun­cio­na­li­dad del to­do te­rre­no Es­te­ban de la Fuen­te (el me­jor ju­ga­dor de la tem­po­ra­da) y la ga­ran­tía pa­ra ano­tar y mar­car que apor­ta­ba el nor­tea­me­ri­ca­no Mel­vin John­son (el me­jor ex­tran­je­ro, que tiene el récord en la historia de partidos jugados con 449).

Su téc­ni­co Ma­rio Guz­mán ex­pli­có el es­ti­lo: “Nun­ca ser­vi­mos pa­ra con­tro­lar el jue­go. En rea­li­dad, no­so­tros siem­pre nos sen­ti­mos más có­mo­dos co­rrien­do y ti­ran­do...”.

A to­do eso hay que agre­gar a los bom­bar­de­ros con su tre­men­do po­der de tri­ple (un al­tí­si­mo 45,9% de efi­ca­cia de to­do el equi­po), su­mán­do­se Jor­ge Zul­ber­ti y Pa­blo La­ma­re a los ya nom­bra­dos.

La tra­ge­dia tam­bién sa­cu­dió la com­pe­ten­cia. El 2 de fe­bre­ro de 1995 Gim­na­sia y Es­gri­ma per­dió 122-114 con Bo­ca Ju­niors en Co­mo­do­ro Ri­va­da­via.

Par­te del pú­bli­co se enar­de­ció con­tra los ár­bi­tros Eduar­do Ala­gas­ti­no y Ale­jan­dro Chi­ti. Fue­ra del es­ta­dio So­cios Fun­da­do­res hu­bo llu­via de pro­yec­ti­les. Un pie­dra­zo gol­peó la ca­be­za del es­pec­ta­dor Ju­lio Nor­ber­to Le­cum­be­rri, de 72 años, y le pro­du­jo un coá­gu­lo ce­re­bral. Mu­rió des­pués de cua­tro días de ago­nía. Un es­pan­to.

El agre­sor, Leo­nar­do Al­ber­to Oyar­zún, de 21 años, fue de­te­ni­do. Lo con­de­na­ron a 3 años de pri­sión efec­ti­va por “ho­mi­ci­dio cul­po­so”.

 

LA BAN­DA Y LOS RE­NE­GA­DOS

Una her­mo­sa pro­duc­ción fo­to­grá­fi­ca de El Grá­fi­co con Olim­pia de Ve­na­do Tuer­to, en la que el equi­po apa­re­ce de­sem­pe­ñan­do el pa­pel de una or­ques­ta, es la me­jor de­fi­ni­ción del cam­peón de 1996, que en la mis­ma tem­po­ra­da –di­ri­gi­do por Ho­ra­cio Se­guí– ya ha­bía si­do el pri­mer ga­na­dor de la Li­ga Su­da­me­ri­ca­na en Bra­sil. “La me­jor ban­da de Su­da­mé­ri­ca”, re­sal­ta­ba el tí­tu­lo de la no­ta.

Orgullo de Venado Tuerto: “La mejor banda de Sudamérica”, el gran Olimpia de Horacio Seguí.

Orgullo de Venado Tuerto: “La mejor banda de Sudamérica”, el gran Olimpia de Horacio Seguí.

El téc­ni­co Ho­ra­cio Se­guí hi­zo una com­pa­ra­ción al ha­blar de una ra­zón de­ter­mi­nan­te de su equi­po: “En los mo­men­tos cla­ve de un par­ti­do, cuan­do la pe­lo­ta que­ma­ba, Jor­ge Rac­ca se con­vir­tió en nues­tro Mi­chael Jor­dan...”. El Bat­man pam­pea­no fue el go­lea­dor im­pa­ra­ble, con 26,6 pun­tos de pro­me­dio, y el lí­der de la con­quis­ta.

Sus alia­dos, den­tro de un plan­tel con mu­cha quí­mi­ca, fue­ron la ve­lo­ci­dad con­duc­ti­va de Ale­jan­dro Mon­tec­chia, la ver­sa­ti­li­dad y el em­pu­je aní­mi­co que con­ta­gia­ba Mi­chael Wil­son, el gol de Todd Jad­low (cam­peón con la Uni­ver­si­dad de In­dia­na de Bobby Knight), la fuer­te per­so­na­li­dad de Se­bas­tián Uran­ga y un pi­be que aso­ma­ba lla­man­do la aten­ción con su in­men­so ta­len­to: Lu­cas Vic­to­ria­no, hoy en el Real Ma­drid.

El ex­ce­len­te ni­vel de esos ju­ga­do­res lo da un he­cho muy de­mos­tra­ti­vo: Mon­tec­chia es­tá ju­gan­do en Es­pa­ña des­pués de ha­cer­lo en Ita­lia, Rac­ca vol­vió a Es­pa­ña tras su pa­so por Gre­cia, Vic­to­ria­no se en­cuen­tra otra vez en Es­pa­ña y tam­bién ju­gó en Ita­lia, y Gui­ña­zú ha­bía ac­tua­do en Es­pa­ña.

La con­sa­gra­ción de un club tan po­pu­lar co­mo Bo­ca, en 1997, tan arrai­ga­do en el fút­bol, per­mi­tió que el país ha­bla­ra de bás­quet­bol. Di­ri­gi­do por Ju­lio La­mas, ven­ció más fá­cil de lo pen­sa­do la se­rie fi­nal 4-1 al In­de­pen­dien­te pam­pea­no de Flor Me­lén­dez.

Otra producción fotográfica memorable de El Gráfico: el Independiente de Mario Guzmán galopó en La Pampa. Campeón 1995 desde General Pico.

Otra producción fotográfica memorable de El Gráfico: el Independiente de Mario Guzmán galopó en La Pampa. Campeón 1995 desde General Pico.

Arran­có el año con un he­cho iné­di­to pa­ra nues­tro bás­quet­bol: una pre­tem­po­ra­da de 16 días y 8 amistosos por Fran­cia, Es­pa­ña y Por­tu­gal.

“Yo lo lla­mo el Equi­po de los Re­ne­ga­dos, por­que la ma­yo­ría de sus in­te­gran­tes lle­gó al club con ham­bre de re­van­cha”, de­fi­nió Luis Vi­llar.

El so­por­te en el jue­go fue el puer­to­rri­que­ño Je­ro­me Mincy, con gol (20,2 de pro­me­dio) y re­bo­te (9,2), lí­der aden­tro y afue­ra de la can­cha. Su fra­se pre­fe­ri­da fue el le­ma de ca­be­ce­ra del gru­po: “Ni muy arri­ba, ni muy aba­jo, siem­pre en el me­dio”.

Otro sus­ten­to ofen­si­vo fue el te­mi­ble jump-shot de Ariel Ber­nar­di­ni (18,4 de pro­me­dio), que vol­vió des­pués de la ro­tu­ra de su ten­dón de Aqui­les y que por una com­pli­ca­ción pos­te­rior es­tu­vo a pun­to de que­dar ren­go pa­ra to­da la vi­da.

La lla­ve del cam­peo­na­to la pu­so el nor­tea­me­ri­ca­no By­ron Wil­son (una me­dia de 21,5 pun­tos) en los pla­yoffs con sus pe­ne­tra­cio­nes “jor­da­nes­cas”.

 

LA LE­YEN­DA CON­TI­NÚA

El do­min­go 7 de ene­ro de 2001 fue el día más tris­te de la Li­ga. Es­tu­dian­tes de Ba­hía Blan­ca en­fren­tó a Li­ber­tad en Sun­cha­les. Víc­ti­ma de un co­lap­so car­día­co (pa­de­cía mio­car­día hi­per­tró­fi­ca) se des­plo­mó un chi­co de 23 años: Ga­briel Rio­frío. Fue irre­pa­ra­ble. Sus com­pa­ñe­ros de la Se­lec­ción lo tie­nen pre­sen­te, aun en la eu­fo­ria del sub­cam­peo­na­to mun­dial ga­na­do en In­dia­ná­po­lis: “Ga­bi, siem­pre con no­so­tros”. Im­po­si­ble ol­vi­dar­lo.

 

Dolor en el alma: la muerte de Gabriel Riofrío.

Dolor en el alma: la muerte de Gabriel Riofrío.

 

Un hi­to his­tó­ri­co en la vi­da de la Li­ga Na­cio­nal fue la se­rie fi­nal de 1998 por­que lle­gó al Lu­na Park, un es­ce­na­rio mí­ti­co del de­por­te ar­gen­ti­no, y lo lle­nó. Ocho mil per­so­nas se jun­ta­ron en la úl­ti­ma no­che. Es ré­cord. Pe­ro tam­bién por­que la ac­tua­ción de Ate­nas de Cór­do­ba, con un Fa­bri­cio Ober­to muy de­se­qui­li­bran­te, fue real­men­te ex­ce­len­te arra­san­do a Bo­ca Ju­niors y com­ple­tan­do un 4-0 ter­mi­nan­te, el pri­me­ro y úni­co en la se­rie al me­jor de sie­te par­ti­dos que em­pe­zó en la tem­po­ra­da 1990/91.

Momento inolvidable: año 1998. El Luna Park colmado y un extraordinario Oberto.

Momento inolvidable: año 1998. El Luna Park colmado y un extraordinario Oberto.

Si an­tes el club de Cór­do­ba ya ha­bía en­tra­do en la le­yen­da, es­te mo­men­to gran­dio­so lo ca­ta­pul­tó aún más. Y la fa­mo­sa fra­se “la le­yen­da con­ti­núa”, exal­tan­do su vi­gen­cia, le ca­yó jus­ta. Hoy ya dis­pu­tó 12 fi­na­les de las 18 rea­li­za­das.

Este dúo se “robó” la historia: Marcelo Milanesio y Pichi Campana. Festejan para Atenas sobre el tablero que da a Lavalle en el Luna Park.

Este dúo se “robó” la historia: Marcelo Milanesio y Pichi Campana. Festejan para Atenas sobre el tablero que da a Lavalle en el Luna Park.

La so­cie­dad de es­tre­llas que for­ma­ron Mar­ce­lo Mi­la­ne­sio (el que más ju­gó en la Li­ga, 7 tí­tu­los de cam­peón) y Pi­chi Cam­pa­na (el go­lea­dor his­tó­ri­co, 5 tí­tu­los con Ate­nas) fue in­com­pa­ra­ble y se cons­ti­tu­yó en el prin­ci­pal afi­che que iden­ti­fi­có a los cor­do­be­ses. Le die­ron lus­tre al li­na­je de cam­peo­nes que ca­rac­te­ri­zó a sus hom­bres y don­de se en­co­lum­nan los tí­tu­los lo­gra­dos en la Li­ga por Die­go Ose­lla (5), Ger­mán Fi­lloy (4), Ma­rio Mi­la­ne­sio (3), Bru­no Lá­ba­que (3), Ro­ber­to Cos­ta (2), Ma­rio La­ver­di­no (2) y Lean­dro Pa­lla­di­no (2), sin ol­vi­dar a Fer­nan­do Pra­to (1), Luis Vi­llar (1) y Fa­bri­cio Ober­to (1).

Es­ta gen­te “ga­nó to­do”, 12 tí­tu­los ofi­cia­les en­tre 1987 y 2002: 7 Li­gas Na­cio­na­les, 2 Cam­peo­na­tos Su­da­me­ri­ca­nos, 2 Li­gas Su­da­me­ri­ca­nas y 1 Cam­peo­na­to Pa­na­me­ri­ca­no. Y siem­pre se ca­rac­te­ri­zó por te­ner “el me­jor plan­tel de na­cio­na­les”.

La fru­ti­lla de la tor­ta fue el 8° Mc­Do­nald Cham­pions­hip rea­li­za­do en Pa­rís en 1997. Es­tu­vo a 9 se­gun­dos 6 dé­ci­mas de ju­gar la fi­nal con los Chi­ca­go Bulls del mis­mí­si­mo Mi­chael Jor­dan. El tri­ple del li­tua­no Ar­tu­ro Kar­ni­so­vas, del Olym­pia­kos Pi­raeus grie­go, se lo im­pi­dió. Pe­ro Ate­nas, lue­go de una ex­traor­di­na­ria ac­tua­ción in­ter­na­cio­nal que lo de­jó ter­ce­ro, ha­bía si­do más le­yen­da que nun­ca.

En la úl­ti­ma Li­ga del si­glo XX sur­gió el rei­na­do del Es­tu­dian­tes de Ola­va­rría de Ser­gio Her­nán­dez, li­de­ra­do por el gol in­fer­nal de J. J. Eu­banks (27,5 de pro­me­dio). Uno de sus ju­ga­do­res, el Co­lo­ra­do Wol­kowys­ki, co­mo en un cuen­to de ha­das, con­cre­ta­ba un sue­ño que pa­re­cía di­fí­cil de al­can­zar: que un ar­gen­ti­no ju­ga­ra en la NBA. Esa mis­ma no­che, la del 31 de oc­tu­bre de 2000, en el Ma­di­son, Pe­pe Sán­chez se an­ti­ci­pa­ba en el his­tó­ri­co de­but y ra­ti­fi­ca­ba lo que has­ta en­ton­ces era im­po­si­ble. Ha­la­go que aho­ra con­fir­mó Ema­nuel Gi­nó­bi­li.

Estudiantes de Olavarría 1999/2000 (festeja J. J. Eubanks) con campaña récord: 80,3% de triunfos.

Estudiantes de Olavarría 1999/2000 (festeja J. J. Eubanks) con campaña récord: 80,3% de triunfos.

En su do­ble­te, con otro plan­tel y so­bre­sa­lien­do Danny Fa­ra­be­llo, Pao­lo Quin­te­ros y By­ron Wil­son, Es­tu­dian­tes pro­du­jo la me­jor cam­pa­ña de to­das con­si­de­ran­do tem­po­ra­das de 50 o más par­ti­dos: lo­gró el ré­cord del 80,3 % de triun­fos.

El úl­ti­mo te­lón ca­yó con un hi­to: des­pués de 848 par­ti­dos se re­ti­ró cam­peón –co­mo me­re­cía– Mar­ce­lo Mi­la­ne­sio, ce­rran­do un ci­clo glo­rio­so e ini­gua­la­ble. Esa no­che del 13 de ma­yo de 2002 fue pa­ra la his­to­ria, la emo­ción y la nos­tal­gia. Un he­cho más pa­ra jus­ti­fi­car con cre­ces aque­llos sue­ños de 1982 y los 20 años de tra­ba­jo sin pau­sas.

El primer partido de Marcelo (9). Palpita el salto en Bahía Blanca contra Pacífico.

El primer partido de Marcelo (9). Palpita el salto en Bahía Blanca contra Pacífico.

 

Los 49 auténticos

Des­de 1985 par­ti­ci­pa­ron 49 clu­bes en las 19 edi­cio­nes de la Pri­me­ra “A” de la Li­ga Na­cio­nal, in­clu­yen­do la que se en­cuen­tra en dis­pu­ta. Es­ta es su pro­ce­den­cia:

Bue­nos Ai­res y San­ta Fe 10, Ca­pi­tal Fe­de­ral 8, Cór­do­ba 5, Tu­cu­mán 3; En­tre Ríos, La Pam­pa y Río Ne­gro 2; San­tia­go del Es­te­ro, Cha­co, Neu­quén, Chu­but, San Luis, La Rio­ja y Mi­sio­nes 1.

Solo 3 ju­ga­ron to­das: Ate­nas de Cór­do­ba, Fe­rro Ca­rril Oes­te y Es­tu­dian­tes de Ba­hía Blan­ca. De 24 fe­de­ra­cio­nes afi­lia­das, 15 tu­vie­ron re­pre­sen­ta­ción al­gu­na vez. Las cua­tro con más equipos son las mis­mas fe­de­ra­cio­nes que más ga­na­ron el vie­jo Cam­peo­na­to Ar­gen­ti­no: Ca­pi­tal Fe­de­ral (18 títulos), Bue­nos Ai­res (13), San­ta Fe (11) y Cór­do­ba (9).

 

Leon y el salto de honor

Viernes 26 de abril de 1985. León Najnudel, fervoroso impulsor de la Liga, da el salto inicial para comenzar la competencia. Se enfrentan Goggings (Argentino de Firmat) y Stanford (San Lorenzo).

Formosa, marzo 26 de 1983: la charla de León Najnudel que clarificó al país. En primera fila asiste Horacio Muratore, actual presidente de la CABB y miembro del Central Board de la FIBA.

Formosa, marzo 26 de 1983: la charla de León Najnudel que clarificó al país. En primera fila asiste Horacio Muratore, actual presidente de la CABB y miembro del Central Board de la FIBA.

 

Nos hizo crecer

Es el ju­ga­dor re­co­no­ci­do co­mo sím­bo­lo his­tó­ri­co de la Li­ga Na­cio­nal. Es­tu­vo en 18 tem­po­ra­das. Siem­pre ju­gó en Ate­nas de Cór­do­ba y lle­gó a ha­cer­lo en 649 par­ti­dos se­gui­dos. Uni­co bas­quet­bo­lis­ta en lo­grar el Olim­pia de Oro.

Por Marcelo Milanesio.

 

Bas­ta con­se­guir un vi­deo de las pri­me­ras edi­cio­nes –1985, 1986, 1987– pa­ra dar­se cuen­ta de que la di­fe­ren­cia con lo que ocu­rrió des­pués fue abis­mal. De que he­mos cre­ci­do una bar­ba­ri­dad, con per­ma­nen­te evo­lu­ción, tan­to en de­fen­sa co­mo en ata­que.

Nues­tra Li­ga ha si­do sen­sa­cio­nal. No­so­tros he­mos pro­gre­sa­do gra­cias a su com­pe­ten­cia, que ca­da vez fue más exi­gen­te y les abrió las puer­tas a to­dos los ju­ga­do­res del país.

Se de­mues­tra en los lo­gros in­ter­na­cio­na­les. Ga­na­mos lo que nun­ca: una me­da­lla de oro de los Jue­gos Pa­na­me­ri­ca­nos en Mar del Pla­ta 1995. Par­ti­ci­pa­mos en los Jue­gos Olím­pi­cos de Atlan­ta 1996 des­pués de 44 años. El Sub-22 fue cam­peón pa­na­me­ri­ca­no en Ro­sa­rio 1993 y en Ri­bei­rao Pre­to 2000. Fui­mos me­da­lla de bron­ce en el Mun­dial Ju­ve­nil de Ca­na­dá 1991 y cuar­tos en Por­tu­gal 1999, y tam­bién cuar­tos en el Mun­dial Sub-22 de Mel­bour­ne 1997. Con­se­gui­mos la me­da­lla de bron­ce en el Mun­dial pa­ra Hom­bres Jó­ve­nes (Sub-21) de Sai­ta­ma, Ja­pón 2001, y la me­da­lla de oro, por pri­me­ra vez, en el Tor­neo de las Amé­ri­cas de Neu­quén 2001. El año an­te­rior, ade­más, lo­gra­mos el Cam­peo­na­to Su­da­me­ri­ca­no en to­das las ca­te­go­rías, des­de ca­de­tes has­ta ma­yo­res. En la Li­ga Su­da­me­ri­ca­na, los clu­bes de la Ar­gen­ti­na lle­van ga­na­dos cin­co de los sie­te cam­peo­na­tos rea­li­za­dos. En ju­ve­ni­les y ca­de­tes ha­ce ra­to que ve­ni­mos sien­do los me­jo­res del con­ti­nen­te. Tu­vi­mos nues­tro “hom­bre en la Lu­na”: lle­ga­mos a la NBA y hoy con­ta­mos con tres ju­ga­do­res.

El bro­che de oro, es­pec­ta­cu­lar y bri­llan­te, lo mos­tra­mos aho­ra en In­dia­ná­po­lis con el sub­cam­peo­na­to del mun­do. Le­jos, fui­mos el me­jor equi­po, y le ga­na­mos al in­ven­ci­ble Dream Team.

To­do es­to fue por mé­ri­to de la exi­gen­te com­pe­ten­cia in­ter­na que nos dio la Li­ga.

¿Se acuer­dan cuan­do ve­nía Mon­te Lí­ba­no, del Bra­sil, a ju­gar con­tra no­so­tros? Pa­re­cía que ve­nía un equi­po de la NBA, nos pa­sa­ba por arri­ba, nos da­ba una pa­li­za por vein­te pun­tos y eso que eran to­dos bra­si­le­ños. Ya en épo­ca de Li­ga ju­ga­ba re­for­za­do con ex­tran­je­ros, pe­ro des­pa­ci­to le fui­mos ga­nan­do.

Con el co­rrer de los años, au­men­tó el ni­vel de los en­tre­na­mien­tos, se fue prac­ti­can­do el do­ble o el tri­ple más que an­tes, se fue ha­blan­do ca­da vez más de es­tra­te­gia, se es­tu­dia a fon­do a los ri­va­les. Ver la NBA por te­le­vi­sión nos ayu­dó mu­cho pa­ra to­do es­to.

Se avan­zó en to­dos los es­ta­men­tos y has­ta en los pi­sos, los aros, las pe­lo­tas, la ves­ti­men­ta y los co­lec­ti­vos pa­ra via­jar...

 

Los hijos de La liga

El 30 de abril de 1983 se rea­li­zó la pri­me­ra reu­nión de clu­bes por gestión del Chungo Butta. La De­cla­ra­ción de Pa­ra­ná anticipó: “Que el per­fec­cio­na­mien­to de la com­pe­ten­cia in­ter­na re­dun­da­rá en una ele­va­ción del má­xi­mo ob­je­ti­vo bus­ca­do: el ma­yor ni­vel de la Se­lec­ción Na­cio­nal”.

 

Los 10 NBA campeones

De los 145 ju­ga­do­res ex­tran­je­ros con an­te­ce­den­tes de ha­ber ju­ga­do en la NBA, que también lo hicieron en nuestra Liga Nacional, 10 fue­ron cam­peo­nes en los Estados Unidos.

Stacey King: de triple campeón de la NBA con Chicago Bulls a Atenas de Córdoba. Sólo jugó seis partidos.

Stacey King: de triple campeón de la NBA con Chicago Bulls a Atenas de Córdoba. Sólo jugó seis partidos.

Son Joe Pa­ce (Was­hing­ton Bu­llets 1978), Mark Lands­ber­ger (Los An­ge­les La­kers 1980 y 1982), Earl Cu­re­ton (Phi­la­delp­hia Si­xers 1983 y Hous­ton Roc­kets 1994), Larry Spriggs (Los An­ge­les La­kers 1985), Wi­lliam Thomp­son (Los An­ge­les La­kers 1988), John Long y Fen­nis Dem­bo (De­troit Pis­tons 1989), Sta­cey King (Chi­ca­go Bulls 1991, 1992 y 1993), Ricky Blan­ton (Chi­ca­go Bulls 1993) y Ma­rio Ellie (Hous­ton Roc­kets 1994 y 1995 y San An­to­nio Spurs 1999).

Un complemento espectacular: el Juego de las Estrellas. Se vino hasta el gorila de Phoenix Suns de la NBA.

Un complemento espectacular: el Juego de las Estrellas. Se vino hasta el gorila de Phoenix Suns de la NBA.

 

 

Por O. R .O. (2002).

Fotos: Archivo El Gráfico.

Imagen de 1974. Eduardo Commisso: ¡Silenciosamente!
¡Habla memoria!

1974. Eduardo Commisso: ¡Silenciosamente!

Eduardo Antonio Commisso y un recorrido por sus años de gloria en Independiente, donde alcanzó lo máximo al ganar la Copa Intercontinental de 1973. Una leyenda del Rojo recibió a El Gráfico.

Imagen de 1987. 25 años de Hugo Gatti en el fútbol
¡Habla memoria!

1987. 25 años de Hugo Gatti en el fútbol

El Loco cumplía sus primeros veinticinco años como jugador profesional, sus inicios en Atlanta, la llegada a Boca, su paso por River. La ¨boda de plata¨ entre un referente de los tres palos y el fútbol.

DEJÁ TU COMENTARIO