¡Habla memoria!

Contra la corriente

Por Redacción EG · 23 de julio de 2019

El orgullo nacional en materia futbolera, el diez gambeteador y de toque elegante, tendía a convertirse en una curiosidad. El Gráfico reflexiona sobre este tema en 2001.

Des­de el fon­do de la his­to­ria se di­ce con ra­zón que el fút­bol ar­gen­ti­no siem­pre ha si­do un fe­nó­me­no pa­ra mos­trar con or­gu­llo en el Vie­jo Con­ti­nen­te. Pe­ro nun­ca co­mo en los úl­ti­mos diez años los ju­ga­do­res ar­gen­ti­nos ga­na­ron tan­to es­pa­cio en los prin­ci­pa­les es­ce­na­rios de Eu­ro­pa. En es­ta tem­po­ra­da, de los 600 mi­llo­nes de dó­la­res que in­vir­tie­ron los clu­bes ita­lia­nos en re­for­zar sus plan­te­les, 160 mi­llo­nes los gas­ta­ron en ju­ga­do­res ar­gen­ti­nos y 60 mi­llo­nes en bra­si­le­ños.

Por su­pues­to hay un per­fil pro­pio del fut­bo­lis­ta na­ti­vo. La ca­rac­te­rís­ti­ca cen­tral es el ma­ne­jo de la pe­lo­ta, la ha­bi­li­dad y la pi­car­día pa­ra en­con­trar ata­jos que lo acer­quen al de­se­qui­li­brio más de­sea­do: la po­si­bi­li­dad in­mi­nen­te del gol. Eso que se ha da­do en lla­mar la iden­ti­dad del po­tre­ro y que se ha ex­hi­bi­do du­ran­te dé­ca­das co­mo una mar­ca de fá­bri­ca que su­pues­ta­men­te nos po­nía un es­ca­lón por en­ci­ma de los ági­les y pre­ca­rios eu­ro­peos.

Los nom­bres de Gri­llo, An­ge­li­llo, Sí­vo­ri, Mas­chio, Alon­so, Bo­chi­ni, Ma­ra­do­na, Ma­rio Za­na­bria, Pa­tri­cio Her­nán­dez, Ba­bing­ton, Go­ro­si­to, Már­ci­co, Man­so, Mes­se­ra, Eze­quiel Gon­zá­lez, Ai­mar, Or­te­ga, Ga­llar­do, Sa­vio­la y Ri­quel­me es­tán uni­dos por el pa­trón cul­tu­ral que alum­bró el po­tre­ro. O por una he­ren­cia ge­né­ti­ca con sa­bor rio­pla­ten­se. Ca­da uno de ellos en­car­nó, en su tiem­po y en su me­di­da, el ima­gi­na­rio po­pu­lar del clá­si­co ju­ga­dor ar­gen­ti­no. Ese que en ge­ne­ral se iden­ti­fi­ca con el nú­me­ro diez en la es­pal­da, el cre­do de la gam­be­ta y cier­to ai­re de in­do­len­cia.

Pe­ro en un fút­bol obli­ga­do a ex­por­tar a sus me­jo­res fi­gu­ras pa­ra sub­sis­tir, es­te bio­ti­po de ju­ga­dor –Ma­ra­do­na con­fi­gu­ra una ex­cep­ción– en­con­tró re­sis­ten­cias pa­ra ser acep­ta­do en la eli­te del fút­bol mun­dial.   

Mi­ran­do ha­cia atrás, sur­gen al­gu­nos da­tos ob­je­ti­vos: Bo­chi­ni nun­ca ju­gó con otra ca­mi­se­ta que no ha­ya si­do la de In­de­pen­dien­te, el Be­to Alon­so só­lo es­tu­vo al­gu­nos me­ses en el Olym­pi­que de Fran­cia, Már­ci­co tras­cen­dió só­lo en el Tou­lou­se, Go­ro­si­to en el Ti­rol de Aus­tria, Ba­bing­ton en Wat­tens­cheid 09 de Ale­ma­nia. Las re­fe­ren­cias pre­ten­den ex­pli­car que es­tas es­tre­llas del fút­bol ar­gen­ti­no no fue­ron ten­ta­das a ju­gar ni en la Ju­ven­tus ni en el Real Ma­drid, por ci­tar só­lo a dos po­de­ro­sos.

 

Ricardo Bochini.

Ricardo Bochini.

 

Los dos má­xi­mos ex­po­nen­tes de hoy, Ai­mar y Ri­quel­me, tam­po­co pu­die­ron ser trans­fe­ri­dos al ex­te­rior, a pe­sar de su gran pro­ta­go­nis­mo en Ri­ver y en Bo­ca. Só­lo Gri­llo, An­ge­li­llo, Sí­vo­ri y Ma­ra­do­na bri­lla­ron con luz pro­pia en­tre los gran­des del cal­cio, más allá de Ba­tis­tu­ta, quien no es­tá den­tro de la ti­po­lo­gía de ju­ga­do­res con es­tir­pe ca­lle­je­ra. 

 

Juan Román Riquelme.

Juan Román Riquelme.

 

Ade­más, el apre­su­ra­do re­gre­so a Ri­ver de Ariel Or­te­ga pue­de in­ter­pre­tar­se co­mo un lla­ma­do de aten­ción. De­jan­do de la­do su nos­tal­gia y su di­fi­cul­tad pa­ra adap­tar­se al mo­do de vi­da eu­ro­peo que­dó cla­ro que su jue­go, muy re­la­cio­na­do con la ló­gi­ca del po­tre­ro, no es un bien de con­su­mo ma­si­vo en el fút­bol del Viejo Continente. Sus gam­be­tas no se­du­je­ron en el Va­len­cia, tam­po­co en la Samp­do­ria ni en Par­ma. In­clu­so, Or­te­ga fue des­ca­li­fi­ca­do en Va­len­cia por el téc­ni­co Clau­dio Ra­nie­ri: “No ac­túa co­mo un pro­fe­sio­nal. Es un va­go”, di­jo. El ca­so del Bu­rri­to, con sus idas y vuel­tas, pue­de ayu­dar a en­ten­der qué es lo que no se acep­ta en Eu­ro­pa, por en­ci­ma de un per­fil de jue­go. 

 

Ariel Arnarlo Ortega.

Ariel Arnarlo Ortega.

 

 

Mo­de­los de ex­por­ta­ción

¿A par­tir de la cri­sis eco­nó­mi­ca que azo­ta a los clu­bes ar­gen­ti­nos de­be­ría pri­vi­le­giar­se un mo­de­lo ne­ta­men­te ex­por­ta­dor? El in­te­rro­gan­te hoy ad­quie­re una im­por­tan­cia su­pe­rior. Los in­gre­sos ge­nui­nos y ex­traor­di­na­rios son in­su­fi­cien­tes pa­ra que los clu­bes se sos­ten­gan. Que­da en­ton­ces en pri­mer pla­no la ven­ta de ju­ga­do­res pa­ra brin­dar una asis­ten­cia eco­nó­mi­ca con­sis­ten­te. Si los di­ri­gen­tes apun­ta­ran to­dos los ca­ño­nes ha­cia ese ob­je­ti­vo, mu­chas co­sas de­be­rían cam­biar de raíz.

Des­de el mis­mo mo­men­to en que un chi­co co­mien­za a pa­tear una pe­lo­ta, la ca­mi­se­ta nú­me­ro diez se ga­na ca­si to­das las ad­he­sio­nes. Ocho de ca­da diez pi­bes se ilu­sio­nan con la ma­gia de un diez bor­da­do en la es­pal­da. Pe­ro se­gún Ro­ber­to Ma­ria­ni, quien du­ran­te mu­chos años tra­ba­jó en las di­vi­sio­nes in­fe­rio­res de Vé­lez y San Lo­ren­zo, al­go es­tá cam­bian­do.

“Los di­ri­gen­tes es­tán va­rian­do el sis­te­ma des­de las ca­te­go­rías más chi­cas. Y es­tán co­pian­do lo que no se de­be co­piar, ma­tan­do a la ga­lli­na de los hue­vos de oro, por­que la Ar­gen­ti­na tie­ne un pa­trón fut­bo­lís­ti­co que siem­pre nos dis­tin­guió. Pe­ro aho­ra, en nom­bre de los re­sul­ta­dos, se bus­ca po­ten­cia y no se lle­va a ca­bo la evo­lu­ción téc­ni­ca de los ju­ve­ni­les.”

Di­ce tam­bién Ma­ria­ni que el pro­ce­so de ma­du­ra­ción se li­cua en nom­bre de las ur­gen­cias. Que el apren­di­za­je re­quie­re de eta­pas que se es­tán sal­tean­do. Y que el pe­so y la con­tex­tu­ra físi­ca, atri­bu­tos que co­ti­zan en al­za, no de­ter­mi­nan las con­di­cio­nes.

Clau­dio Mo­rre­si, coor­di­na­dor de las in­fe­rio­res de Hu­ra­cán, se preo­cu­pa por una ten­den­cia que se im­po­ne: “Es­ta­mos si­guien­do otros pa­tro­nes y el tí­pi­co ju­ga­dor que ge­ne­ró la Ar­gen­ti­na su­fre las con­se­cuen­cias de que ca­da vez se le da me­nor im­por­tan­cia al jue­go aso­cia­do. En el fút­bol de hoy el ar­ma­dor no se es­tá usan­do. Pe­ro igual yo creo que el ta­len­to y la crea­ti­vi­dad su­pe­ran siem­pre a la tác­ti­ca. Aun­que el mo­de­lo de la mo­der­ni­dad ha­ce que los nue­vos ju­ga­do­res se iden­ti­fi­quen con otros es­que­mas y que se le de prio­ri­dad a la fuer­za so­bre la ca­li­dad, sal­vo en clu­bes co­mo In­de­pen­dien­te, Ar­gen­ti­nos o Ri­ver. Los que res­pon­den a las ca­rac­te­rís­ti­cas de nues­tro ju­ga­dor ti­po ya no com­pi­ten y no pue­den ter­mi­nar de ex­plo­tar nun­ca sus cua­li­da­des”.

Es co­mo un cír­cu­lo vi­cio­so. Ca­da vez se ven­den ju­ga­do­res más jó­ve­nes, que su­fren las con­se­cuen­cias de la adap­ta­ción. Y a su vez de­bu­tan en Pri­me­ra ado­les­cen­tes de 17 o 18 años que, por su­pues­to, no al­can­za­ron la ma­du­rez.

El pe­rio­dis­ta Juan Pa­blo Varsky en­tre­ga un ejem­plo: “Ai­mar sur­gió en Ri­ver por las ven­tas de Or­te­ga y Ga­llar­do y apre­su­ra­ron su for­ma­ción. Por eso en un mo­men­to en­tró en una cri­sis fut­bo­lís­ti­ca. Su fu­tu­ro de­pen­de­rá del club que lo con­tra­te, del téc­ni­co que lo ha­ga ju­gar y de lo que se le pi­da en la can­cha. Por más que sea uno de los me­jo­res ju­ga­do­res del me­dio lo­cal pue­de no te­ner el mis­mo ren­di­mien­to en Eu­ro­pa”.

 

Pablo Aimar.

Pablo Aimar.

 

Jai­me Or­tí, vi­ce­pre­si­den­te del Va­len­cia de Es­pa­ña y ha­bi­tual com­pra­dor de ju­ga­do­res ar­gen­ti­nos, acla­ra sus prio­ri­da­des: “De los ar­gen­ti­nos nos gus­ta la ga­rra y la téc­ni­ca. Los ju­ga­do­res que allá lla­man en­gan­ches no en­tran en los es­que­mas que se es­tán apli­can­do aquí. No es al­go ex­clu­yen­te, por­que las tác­ti­cas son mo­das. Pe­ro por aho­ra es así”, ase­gu­ra. Y su­ma un fac­tor cla­ve en las de­ci­sio­nes: “Cuan­do dis­po­ne­mos de di­ne­ro, bus­ca­mos ju­ga­do­res muy fuer­tes en lo fí­si­co o en­te­ra­men­te de­se­qui­li­bran­tes en ata­que. Aquí triun­fó Ma­rio Kem­pes, pe­ro con ca­rac­te­rís­ti­cas muy eu­ro­peas; por po­ten­cia y lle­ga­da al gol”.

Una mo­da, co­mo sos­tie­ne Or­tí, tie­ne su ci­clo de du­ra­ción, pe­ro lo su­ges­ti­vo es que es­ta ten­den­cia pa­re­ce per­du­rar. En los 80, por ejem­plo, dos as­tros co­mo Fran­ces­co­li y el bra­si­le­ño Zi­co tam­bién re­ma­ron con­tra la co­rrien­te. Y el sal­do no fue al­ta­men­te fa­vo­ra­ble. Fran­ces­co­li tu­vo un dis­cre­to pa­so por el Ra­cing de Pa­rís y el Ca­glia­ri de Ita­lia. Zi­co, por su par­te, des­pués del Mun­dial 82 fue trans­fe­ri­do al mo­des­to Udi­ne­se y em­pren­dió el re­gre­so al Fla­men­go en el 85. Tan­to Fran­ces­co­li co­mo Zi­co fue­ron ac­to­res de re­par­to en un me­dio que no los va­lo­ró co­mo en Su­da­mé­ri­ca.   

 

El mun­do del bu­si­ness

Set­ti­mio Aloi­sio, re­pre­sen­tan­te de Ba­tis­tu­ta, mar­ca las pre­fe­ren­cias de los clu­bes eu­ro­peos a la ho­ra de re­for­zar­se: “Ellos bus­can es­pe­cial­men­te pun­tas y me­dio­cam­pis­tas con lle­ga­da; ca­si me­dia­pun­tas al es­ti­lo Tot­ti, en la Ro­ma, y Del Pie­ro, en Ju­ven­tus. Des­pués, los lí­be­ros y los ca­rri­le­ros. El en­gan­che clá­si­co pa­só de mo­da. Só­lo el téc­ni­co che­co Ze­man los uti­li­za, pe­ro ca­si na­die más. Ade­más, Man­so, Mes­se­ra, Eze­quiel Gon­zá­lez, Ai­mar y Ri­quel­me co­rren con una des­ven­ta­ja por­que los clu­bes, an­tes que na­da, pre­gun­tan cuán­to mi­de y cuán­to pe­sa. Lo que más les in­te­re­sa es que sean muy pro­fe­sio­na­les. Los bue­nos de­ben tra­ba­jar co­mo los ma­los y ser un ejem­plo pa­ra to­dos”.

El em­pre­sa­rio Da­niel Com­ba, aten­to a la mo­vi­da y al con­cep­to tác­ti­co, di­ce que pre­fie­re re­pre­sen­tar ju­ga­do­res que se adap­ten a las ne­ce­si­da­des del mer­ca­do: “En el sis­te­ma con lí­nea de tres que apli­can ca­si to­dos los equi­pos gran­des de Eu­ro­pa, el en­gan­che clá­si­co es reem­pla­za­do por dos vo­lan­tes de mar­ca por el me­dio que ha­cen re­le­vos. Los en­gan­ches ar­gen­ti­nos, por con­di­cio­nes, pue­den ju­gar; pe­ro aho­ra se bus­can ju­ga­do­res co­mo el Kily Gon­zá­lez o Fi­go, que van y vuel­ven. Se bus­ca so­bre to­do ve­lo­ci­dad y ex­plo­sión”.

An­to­nio An­ge­li­llo, Ca­ra­su­cia de aque­lla Se­lec­ción Ar­gen­ti­na que bri­lló en Li­ma en 1957 y aho­ra con­se­je­ro pro­fe­sio­nal del In­ter, mar­ca di­fe­ren­cias de cri­te­rio pa­ra in­ter­pre­tar un cam­bio: “Ve­rón reem­pla­zó a Man­ci­ni en la fun­ción de con­duc­tor de la La­zio por­que era más ap­to pa­ra el jue­go lar­go y evi­ta­ba la cir­cu­la­ción de la pe­lo­ta en el me­dio de la can­cha. És­te no es el mo­men­to pa­ra ju­ga­do­res con el es­ti­lo de Man­ci­ni. Acá, has­ta Ro­ber­to Bag­gio no tie­ne lu­gar, y Zo­la tu­vo que ser trans­fe­ri­do a In­gla­te­rra. Eu­ro­pa tie­ne otra men­ta­li­dad, por­que el ju­ga­dor, ade­más de su fun­ción es­pe­cí­fi­ca, de­be sa­ber de­fen­der”.

 

Juan Sebastián Verón.

Juan Sebastián Verón.

 

Ju­lio Ve­las­co, di­rec­tor de­por­ti­vo del In­ter, de­ja otro da­to: “Tie­ne mu­cho que ver la exi­gen­cia del en­tre­na­mien­to, por­que en Ita­lia es muy du­ro. Se prio­ri­za mu­cho la ca­pa­ci­dad fí­si­ca del ju­ga­dor, ya que fal­tan es­pa­cios y se jue­ga un fút­bol de per­ma­nen­te ro­ce. Lo más im­por­tan­te en Eu­ro­pa es ju­gar sin la pe­lo­ta y los ar­gen­ti­nos es­tán muy acos­tum­bra­dos a te­ner­la siem­pre”.

 

La gam­be­ta obe­dien­te

Una de las op­cio­nes an­te el avan­ce del mo­de­lo glo­ba­li­za­do de fut­bo­lis­ta –im­pul­sa­do por mu­chos en la Ar­gen­ti­na– es man­te­ner­se in­fle­xi­bles, res­pe­tan­do las ca­rac­te­rís­ti­cas de nues­tro fút­bol.

Jo­sé San­fi­lip­po crí­ti­ca con du­re­za esa ac­ti­tud: “Es­tos chi­cos di­fí­cil­men­te triun­fen en Ita­lia, por­que se los co­me la mar­ca y por­que los gol­pes son im­pre­sio­nan­tes. No pue­den com­pe­tir fren­te a ju­ga­do­res de ca­si dos me­tros de al­tu­ra. En Es­pa­ña pue­de ser, aun­que ha­bría que ver­los. Pe­ro en Ita­lia no van a nin­gún la­do con la gam­be­ti­ta. Un Or­te­ga allá no les gus­ta y acá es ído­lo. Ellos quie­ren que la pon­ga de pri­me­ra o que ti­re un pa­se lar­go. Ai­mar pue­de an­dar, pe­ro lo van a mo­ler a pa­ta­das. Los de­más son muy gam­be­tea­do­res, la­te­ra­li­zan de­ma­sia­do”.

En el ru­bro de los gam­be­tea­do­res, co­mo los cla­si­fi­ca San­fi­lip­po, Da­mián Man­so que­da en la pri­me­ra lí­nea de fue­go. El en­gan­che de Ne­well’s fue pre­ten­di­do por el Lens de Fran­cia, pe­ro fi­nal­men­te que­dó en la na­da. Eze­quiel Gon­zá­lez fue ven­di­do a la Fio­ren­ti­na co­mo apues­ta a fu­tu­ro, pe­ro se que­da­rá en Cen­tral du­ran­te es­ta tem­po­ra­da. Por Ai­mar y Ri­quel­me hay una va­rie­dad de clu­bes in­te­re­sa­dos –en­tre ellos el Bar­ce­lo­na y el Real Ma­drid–, sin em­bar­go el nue­vo si­glo no arro­jó gran­des no­ve­da­des.

La lis­ta se ex­tien­de con Ma­ria­no Mes­se­ra, quien se­gui­rá en Gim­na­sia y Es­gri­ma La Pla­ta. Da­niel Mon­te­ne­gro fue ven­di­do al Olym­pi­que de Mar­se­lla, pe­ro ju­gó en In­de­pen­dien­te un año y, cuan­do vol­vió a Fran­cia, no en­con­tró un lu­gar es­ta­ble en el equi­po. A Six­to Pe­ral­ta lo in­cor­po­ró el In­ter y lue­go lo ce­dió a prés­ta­mo al To­ri­no. El fu­tu­ro in­me­dia­to de Lean­dro Ro­mag­no­li se­gui­rá li­ga­do a San Lo­ren­zo.

 

Leandro Romagnoli.

Leandro Romagnoli.

 

El ca­so de Mar­ce­lo Ga­llar­do es cla­ve e ilus­tra es­ta rea­li­dad. Mien­tras era gran fi­gu­ra en Ri­ver y fue con­vo­ca­do por Da­niel Pas­sa­re­lla pa­ra la Se­lec­ción, fue ta­sa­do en 10 mi­llo­nes de dó­la­res. Sin em­bar­go, lue­go del Mun­dial de Fran­cia, só­lo pu­do ser ne­go­cia­do al Mó­na­co de Fran­cia des­pués de va­rios in­ten­tos fa­lli­dos de ubi­car­lo en un club más po­de­ro­so.

El mis­mo Ga­llar­do des­cri­be las di­fi­cul­ta­des con que se en­con­tró: “Es muy di­fí­cil que en Eu­ro­pa in­te­re­sen ju­ga­do­res de mi es­ti­lo, por­que no nos uti­li­zan en la fun­ción clá­si­ca. In­clu­so en Fran­cia, por­que sal­vo Zi­da­ne en la se­lec­ción, no se jue­ga con en­gan­che. Cuan­do lle­gué al Mó­na­co tu­ve que ju­gar co­mo vo­lan­te por iz­quier­da, aun­que con al­go de li­ber­tad. Aho­ra es­toy co­mo un vo­lan­te cen­tral acom­pa­ña­do por uno de mar­ca. La tác­ti­ca cam­bió mu­cho y no nos be­ne­fi­cia”.

 

Marcelo Daniel Gallardo.

Marcelo Daniel Gallardo.

 

 

Fút­bol fas­hion

Una cues­tión de es­ti­lo pro­vo­ca que el ju­ga­dor ar­gen­ti­no por ex­ce­len­cia se pa­rez­ca mu­cho a una pie­za ana­cró­ni­ca, ap­ta pa­ra un mu­seo de ar­te­fac­tos cu­rio­sos pe­ro no pa­ra un fút­bol que pre­ten­de lle­gar al área ri­val lo más rá­pi­do po­si­ble y ca­si sin es­ca­las. Án­gel Cap­pa, ex téc­ni­co de Ra­cing y ayu­dan­te de Val­da­no en el Real Ma­drid, dis­pa­ra su re­cla­mo: “En Eu­ro­pa pa­re­cie­ra que cuan­tos más pe­lo­ta­zos ti­ran los vo­lan­tes fue­se me­jor. To­do tie­ne que ha­cer­se rá­pi­do, sin tras­la­do, sin cir­cu­la­ción, aun­que es­to cons­pi­re di­rec­ta­men­te con­tra la pre­ci­sión y el buen fút­bol. Y se va­lo­ra eso. En de­fi­ni­ti­va, la ur­gen­cia, la ve­lo­ci­dad por la ve­lo­ci­dad mis­ma, pe­ro sin ri­que­za, sin ma­ti­ces, sin jue­go. Por­que se pa­sa ve­loz­men­te de un cam­po a otro, pe­ro no se pros­pe­ra en los cir­cui­tos. To­do es ver­ti­cal. Y no hay ca­si na­da de pau­sa, aun­que el fút­bol des­de sus orí­ge­nes siem­pre tu­vo in­cor­po­ra­da la pau­sa co­mo cla­ve pa­ra de­fen­der y ata­car”. 

La tác­ti­ca, por su­pues­to, es­tá su­je­ta al gus­to de los téc­ni­cos. Son ellos los que ubi­can ju­ga­do­res, ima­gi­nan fun­cio­nes, ar­man es­que­mas, crean es­pa­cios de li­ber­tad o aprue­ban fór­mu­las que li­mi­tan. Y hoy en Eu­ro­pa, la ma­yo­ría de los téc­ni­cos pres­cin­de de la al­ter­na­ti­va de ju­gar con un en­gan­che.

Pre­fie­ren cua­tro vo­lan­tes en lí­nea, con dos que va­yan por afue­ra y dos que to­men el cen­tro de la can­cha. Mu­cho ida y vuel­ta. Gran mo­vi­li­dad, per­ma­nen­te pre­sión, ca­si na­da de pau­sa. En es­te es­que­ma, Man­so –por ci­tar más una ca­rac­te­rís­ti­ca que a un nom­bre pro­pio– ten­dría que ju­gar co­mo me­dia pun­ta y no co­mo un diez clá­si­co.

En es­te sen­ti­do, Mar­ce­lo Biel­sa es un buen pun­to de par­ti­da. Du­ran­te las eli­mi­na­to­rias mu­chos cri­ti­ca­ron el ex­ce­so de vér­ti­go que mos­tra­ba el equi­po. En ese sis­te­ma, Ve­rón es el en­la­ce en­tre los vo­lan­tes y los de­lan­te­ros. Pe­ro Ve­rón no es un en­gan­che tí­pi­co, aun­que ma­ne­je la di­ná­mi­ca de la Se­lec­ción. La ven­ta­ja que lo ubi­ca por en­ci­ma del res­to es su ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción a las va­rian­tes tác­ti­cas y su in­te­li­gen­cia pa­ra en­con­trar los rit­mos de la des­car­ga ofen­si­va. Por otra par­te, es cier­to que Ai­mar tu­vo su chan­ce, pe­ro na­ció de una ne­ce­si­dad: Za­net­ti se le­sio­nó fren­te a Bra­sil y Ve­rón an­te Pa­ra­guay fue vo­lan­te por de­re­cha sin re­sig­nar su rol de es­tra­te­ga y or­ga­ni­za­dor.

En la ac­tua­li­dad, ni Ri­quel­me, ni Eze­quiel Gon­zá­lez ni Mes­se­ra tie­nen lu­gar en el idea­rio fut­bo­lís­ti­co de Biel­sa, sal­vo que le su­men a sus con­di­cio­nes una vir­tud esen­cial: la fun­cio­na­li­dad es el plus que pro­mue­ve el nue­vo or­den. En de­fi­ni­ti­va, el or­den de la mo­vi­li­dad per­ma­nen­te.

Biel­sa, mien­tras tan­to, ob­ser­va con re­ce­lo la eti­que­ta de “téc­ni­co eu­ro­peo” que le en­do­san con áni­mo des­ca­li­fi­ca­dor, pe­ro prio­ri­za la pe­lo­ta ver­ti­cal an­tes que la cir­cu­la­ción. Y en su bús­que­da del equi­li­brio no re­nun­cia a las ca­rac­te­rís­ti­cas cul­tu­ra­les del fút­bol ar­gen­ti­no, aun­que con al­gu­nas li­cen­cias. ”Lo de la Se­lec­ción es un 4-3-3”, sue­le de­cir. De he­cho no lo es. Die­go Si­meo­ne es más rea­lis­ta: “Ar­gen­ti­na se mue­ve con un 3-3-1-3”. Las dos lec­tu­ras no de­jan de ser de­ta­lles. Los sis­te­mas siem­pre co­rren de­trás de la ca­te­go­ría de los ju­ga­do­res. Y el atra­so o el pro­gre­so de­pen­de, so­bre to­do, de las vir­tu­des in­di­vi­dua­les.     

Car­los Bian­chi, re­cien­te­men­te con­sa­gra­do co­mo el me­jor téc­ni­co del mun­do por la Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal de His­to­ria y Es­ta­dís­ti­ca, se re­fi­rió a su ubi­ca­ción tem­po­ral co­mo en­tre­na­dor. “Y… de­bo ser muy an­ti­guo”, di­jo con su ha­bi­tual iro­nía. Él jue­ga con un 4-3-1-2.

Ri­quel­me es el diez diez. Más clá­si­co im­po­si­ble. Y les fue bár­ba­ro a Bian­chi y a Bo­ca. Am­bos ga­na­ron to­do. Una di­si­den­cia pa­ra to­mar en cuen­ta.

 

Carlos Bianchi.

Carlos Bianchi.

 

 

Sangre de potrero

Por / Eduardo Verona

 

Cambiar la identidad y complacer la decisión de un técnico para tener un lugar en un equipo no es una medida inteligente. Hay ejemplos que confirman que se puede ser fiel a un estilo propio sin resignar protagonismo.    

 

Cuan­do Da­niel Pas­sa­re­lla aún no era el Kai­ser le di­jo a Án­gel La­bru­na que no es­ta­ba dis­pues­to a ju­gar de la­te­ral iz­quier­do. “O jue­go de seis o no jue­go”, le dis­pa­ró a que­ma­rro­pa. La­bru­na lo man­dó de­re­cho a la Re­ser­va y Pas­sa­re­lla, a fuer­za de go­les y muy bue­nas pro­duc­cio­nes, des­pués obli­gó al téc­ni­co a dar­le una pla­za co­mo ti­tu­lar de la Pri­me­ra Di­vi­sión en la fun­ción de seis.

Esa per­so­na­li­dad y or­gu­llo que de­mos­tró Pas­sa­re­lla hoy es una es­pe­cie en ex­tin­ción. Cuan­do Eu­ro­pa com­pra ju­ga­do­res ar­gen­ti­nos con tar­get de po­tre­ro los em­pu­ja a cam­biar su iden­ti­dad fut­bo­le­ra. Lo su­frió Or­te­ga, pe­ro el Bu­rri­to no re­sig­nó su esen­cia.

“Acá no dis­fru­tan con una gam­be­ta”, nos con­fe­só cuan­do es­ta­ba en Par­ma. Si no dis­fru­tan es co­sa de ellos. Co­mo tam­bién es co­sa de ellos que a un diez clá­si­co -al es­ti­lo Ri­quel­me- no lo in­cor­po­ren al sis­te­ma. Lo po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to pa­re­ce ser mi­me­ti­zar­se con esa ten­den­cia. Y has­ta ad­mi­rar su con­cep­to de fút­bol mo­der­no. En de­fi­ni­ti­va, se­guir­les el tren pa­ra uni­ver­sa­li­zar los gus­tos y las pre­fe­ren­cias.

Pe­ro el fút­bol, por suer­te, to­da­vía no se glo­ba­li­zó. Por eso Ai­mar, Ri­quel­me o Man­so jue­gan co­mo jue­gan. Son ar­gen­ti­nos. Vie­nen del po­tre­ro. Y pa­ra cre­cer no ne­ce­si­tan ha­cer de­be­res que no tie­nen ga­nas de ha­cer. La ac­ti­tud de Pas­sa­re­lla es un mag­ní­fi­co ejem­plo.

 

Eduardo Verona.

Eduardo Verona.

 

 

UN CASO TESTIGO

La parábola de Roberto Baggio, uno de los pocos enganches clásicos nacidos en Italia, deja ver algo más que una situación particular. Fue pase récord en mayo de 1990 cuando la Juventus se lo compró a la Fiorentina en 17 millones de dólares y provocó en Florencia y Turín una verdadera conmoción entre los tifosi de los dos clubes.

Hoy, con 33 años, a una década de aquellas cifras y sacudido por los cambios tácticos, su juego fue perdiendo admiradores e influencia. Figura y goleador de Italia en el Mundial de Estados Unidos, en el 97 quedó libre del Inter, estuvo dos temporadas sin relieve en el Bologna y el año pasado recaló en el Brescia, donde no es titular. El tobogán que trasladó a Baggio hacia la intrascendencia tiene una razón de ser: su función no es requerida.

 

 

Un estilo impuro

Por/ Alejandro Caravario

 

Suele decirse que el futbolista criollo modeló su talento en los desniveles del potrero. Pero en un país de mezclas, hablar de identidad exige contemplar la diversidad. ¿O Palermo no es tan argentino como Ortega?    

 

Cé­sar Me­not­ti se que­jó por­que Ba­tis­tu­ta, más acá de sus in­dis­cu­ti­bles mé­ri­tos, no es un ex­po­nen­te ca­bal del es­ti­lo ar­gen­ti­no, for­ja­do en los des­ni­ve­les del po­tre­ro. Es cier­to que aquí el pú­bli­co ce­le­bra la pe­ri­cia de los gam­be­tea­do­res y la de­fien­de co­mo com­po­nen­te bá­si­co del show. País adic­to a la pe­lo­ta, ja­más fal­ta­ron –ni fal­ta­rán, se­gu­ra­men­te– los chi­cos diez, no­ta re­don­da y per­fec­ta que sa­ca Ri­quel­me a me­nu­do gra­cias a las maravillas surgidas de su sue­la.

Pe­ro de allí a su­po­ner que la Ar­gen­ti­na fut­bo­le­ra es una lí­nea de mon­ta­je que de­be mo­de­lar ju­ga­do­res idén­ti­cos has­ta en la ma­ne­ra de es­cu­pir hay un pa­so que só­lo pue­den dar los fun­da­men­ta­lis­tas. Si so­le­mos re­co­no­cer que és­te es un país de mix­tu­ras, por qué exi­gir­le al fút­bol una iden­ti­dad li­bre de in­fluen­cias co­mo si fue­ra una is­la cul­tu­ral. Por qué or­de­nar­le una pu­re­za im­po­si­ble. ¿O los tan­ques co­mo Ba­tis­tu­ta no abun­da­ron siem­pre en las áreas ar­gen­ti­nas? ¿O Pas­sa­re­lla –de pi­sar­la ni ha­ble­mos– no es un pró­cer co­mo el Be­to Alon­so? ¿Aca­so las hin­cha­das no fes­te­jan tan­to un ca­ño co­mo el sa­cri­fi­cio? Y no se les ocurriría pensar que el tra­ba­jo pe­sa­do pros­ti­tu­ye a los ta­len­to­sos.

Los zur­dos que la es­con­den y la de­jan chi­qui­ta son una pro­vin­cia del ma­pa, en el que con­vi­ven es­pe­cies tan ge­nui­na­men­te crio­llas co­mo los cau­di­llos de ar­mas to­mar. Es pro­ba­ble que la Ar­gen­ti­na, des­de Di Sté­fa­no –tan “eu­ro­peo” se­gún se di­ce–, ha­ya de­mos­tra­do una iden­ti­dad plu­ral.  Acep­tar la di­ver­si­dad re­quie­re un ejer­ci­cio de la to­le­ran­cia, atri­bu­to es­ca­so en la com­ple­ja per­so­na­li­dad ar­gen­ti­na.

 

Alejandro Caravario.

Alejandro Caravario.

 

 

El Gráfico (2001).

Imagen de La leyenda negra del descenso
¡Habla memoria!

La leyenda negra del descenso

Un compilado sobre los casos más resonantes de sobornos y coimas en el fútbol argentino. Historias de quienes buscaron “comprar” voluntades para obtener los resultados que no lograban deportivamente.

DEJÁ TU COMENTARIO