¡Habla memoria!

2003. Lepra y cumbia

Por Redacción EG · 03 de abril de 2019

EL GRÁFICO reúne a los tres colombianos que jugaban en Newell´s en 2003 y cuenta caso por caso como fue su llegada al fútbol argentino. Bermudez, Patiño y Vásquez le ponían ritmo al Newell´s del Bambino.

En los 50, los argentinos elegían Colombia, ahora son los colombianos quienes vienen a la Argentina. Newell’s, como antes Boca, a instancias del Bambino convocó a Bermúdez, pero también a Patiño y a Vásquez. El trío que le pone música al fútbol rojinegro cuenta cómo vive esta nueva experiencia.

Su ima­gen de por sí in­ti­mi­da. Con su 1,86 me­tro y su ges­to re­cio, cues­ta ima­gi­nar­se a Jor­ge Ber­mú­dez za­ran­dean­do las ca­de­ras al rit­mo de una pe­ga­di­za cum­bia co­lom­bia­na. In­clu­so, an­te la so­li­ci­tud de una son­ri­sa de par­te del fo­tó­gra­fo, el za­gue­ro de Ne­well’s res­pon­de cor­tan­te: “Pa­trón son­rien­te no sa­le bien”. Más allá de to­do es­to, su com­pa­trio­ta Ju­lián Vás­quez re­ve­la que “los co­lom­bia­nos tie­nen que sa­ber bai­lar, es re­gla, pe­ro el ar­gen­ti­no no, no. No sa­be”.

Apa­ren­te­men­te, to­do pa­sa por lle­var el rit­mo en la san­gre. “Yo en Co­lom­bia bai­lo muy mal, pe­ro aquí soy el me­jor. Aquí una ore­ja se mue­ve más que un ar­gen­ti­no”, agre­ga el ar­ti­lle­ro de la Le­pra. Jai­ro Pa­ti­ño afian­za la te­sis mien­tras en­sa­ya con ga­nas unos pa­sos en­tre flash y flash, aun­que re­sal­ta que la mú­si­ca no só­lo sir­ve pa­ra bai­lar: “En la con­cen­tra­ción, só­lo es­cu­cho dis­cos cris­tia­nos y leo mu­cho la Bi­blia, eso me ayu­da en mi vi­da”. Se no­ta que los co­lom­bia­nos sien­ten la mú­si­ca de un mo­do es­pe­cial.

Evi­den­te­men­te, con el fút­bol pa­sa al­go pa­re­ci­do. Tie­nen ese gus­to par­ti­cu­lar por el buen jue­go, por la téc­ni­ca an­te to­do, pe­ro sin de­jar de la­do la ga­rra, sin ol­vi­dar­se del ca­ris­ma ne­ce­sa­rio pa­ra con­quis­tar al hin­cha ar­gen­ti­no. La ma­yo­ría de los co­lom­bia­nos que pa­só por es­tas tie­rras de­jó un buen re­cuer­do, y por eso Héc­tor Vei­ra de­ci­dió re­pe­tir su bue­na ex­pe­rien­cia en Bo­ca y se la ju­gó por tres fie­les ex­po­nen­tes del fút­bol ca­fe­te­ro. El Bam­bi­no que­ría un equi­po con mu­cho rit­mo y qué me­jor con tres co­lom­bia­nos en el plan­tel.

Al ritmo del Patrón

El exi­lio griego se ha­bía he­cho in­so­por­ta­ble. El ban­co guar­da­ba el fru­to de dos años de sa­cri­fi­cio en el Olym­pia­kos, de Gre­cia, y su co­ra­zón el de­seo de vol­ver a vi­vir el fút­bol ar­gen­ti­no. Jor­ge Ber­mú­dez no era el Pa­trón en el Par­te­nón y con los bol­si­llos con­ten­tos ya era ho­ra de de­jar­le su tur­no al al­ma. Por eso, fe­liz, se en­fer­mó de Le­pra pa­ra em­pren­der el re­gre­so. “Era al­go que ne­ce­si­ta­ba por to­do lo que vi­ví en el fút­bol ar­gen­ti­no. Creo que es el si­tio don­de me­jor me sien­to, y pe­gar la vuel­ta pa­ra mí era vi­tal”, arran­ca el za­gue­ro.

 

Se lo no­ta con­ten­to. A pe­sar de su ac­ti­tud de du­ro, a me­di­da que la se­sión de fo­tos to­ma co­lor, Ber­mú­dez de­ja ver que es­tá co­mo en ca­sa. Es más, an­te un nue­vo pe­di­do del fo­tó­gra­fo, es­ta vez pa­ra que ba­je el men­tón, el de­fen­sor, una suer­te de Cé­sar “Ba­na­na” Puey­rre­dón de la re­don­da, con­tes­ta ten­ta­do: “Di­fí­cil, her­ma­no. Mé­te­le un ma­che­ta­zo, ja”.

Jorge Bermudez triunfó en Boca, de ahí pasó al fútbol griego para volver a Argentina a jugar en Newell´s, donde jugó entre 2003 y 2004.

Jorge Bermudez triunfó en Boca, de ahí pasó al fútbol griego para volver a Argentina a jugar en Newell´s, donde jugó entre 2003 y 2004.

Su ri­sa es­pon­tá­nea con­ta­gia a sus com­pin­ches. Se ha­ce evi­den­te que Jor­ge sien­te el sa­bor de es­tar otra vez en su sal­sa. “Ex­tra­ña­ba el fút­bol ar­gen­ti­no y el am­bien­te que se vi­ve acá: las can­chas. Pa­ra mí eso fue lo más im­por­tan­te”, con­ti­núa el cen­tral.

Mien­tras pla­nea­ba y an­he­la­ba el re­tor­no a su pa­tria fut­bo­le­ra, mu­chos clu­bes se mos­tra­ron in­te­re­sa­dos en ofre­cer­le que ha­bi­ta­ra su cue­va. Sin em­bar­go… “La úni­ca pro­pues­ta se­ria en lo eco­nó­mi­co y en lo pro­fe­sio­nal que se me hi­zo cuan­do so­na­ron San Lo­ren­zo, In­de­pen­dien­te y otros más fue la de Ne­well’s. En­ton­ces no ha­bía mu­cho que pen­sar.”

“A ar­mar las va­li­jas”, le ha­brá di­cho a la pa­tro­na dis­pues­to a via­jar a la Ar­gen­ti­na, aun­que, es­ta vez, con una idea di­fe­ren­te a la que lo ha­bía traí­do a Bo­ca en 1997. “Es­te Ber­mú­dez vi­no a bus­car su con­sa­gra­ción per­so­nal. Ya no tan­to el re­co­no­ci­mien­to de to­do el mun­do, por­que gra­cias a Dios ten­go un nom­bre que man­te­ner. Aho­ra lo que de­seo es en­con­trar­me con aquel de­fen­sor que se fue de Bo­ca y dis­fru­tar­lo.”

Ojo, a no ma­lin­ter­pre­tar: dis­fru­tar no quie­re de­cir re­la­jar­se. “Mi con­sa­gra­ción per­so­nal se­ría te­ner un ex­ce­len­te ni­vel du­ran­te to­do el año y ubi­car a Ne­well’s en los pri­me­ros lu­ga­res del tor­neo.” Y por qué no, ha­cer de la Le­pra un gru­po con la mís­ti­ca ga­na­do­ra de aquel Bo­ca del Vi­rrey. “Los equi­pos se cons­tru­yen con tiem­po. An­tes de que lle­ga­ra Bian­chi, aquel equi­po ha­bía es­ta­do un año jun­to. En­ton­ces, hay que dar­le par­ti­dos, hay que dar­le con­fian­za a un en­tre­na­dor, a la ba­se de un equi­po, que es la que des­pués va a de­sa­rro­llar el fun­cio­na­mien­to.  Así que es­tá en no­so­tros el de­seo de ga­nar mu­chas co­sas pa­ra la gen­te de Ne­well’s y pa­ra nues­tras pro­pias vi­das.”

Más allá del tiem­po de for­ma­ción ló­gi­co que pi­de el Pa­trón, aque­lla gran vic­to­ria an­te Ri­ver en el Mo­nu­men­tal le dio al con­jun­to de Vei­ra la cha­pa de can­di­da­to. “Yo lo dis­fru­té mu­cho por la ri­va­li­dad y más por la for­ma en que ellos me ven. Cuan­do más pre­sión ten­go, más me pu­tean, más mal me tra­tan, es cuan­do más dis­fru­to, y eso es lo que pa­sa con­tra Ri­ver”, sos­tie­ne Ber­mú­dez.

El fo­tó­gra­fo ex­pri­me el úl­ti­mo ro­llo, has­ta que, sin avi­so, se suel­ta el ca­ble que une la cá­ma­ra con el flash. “Mu­cha­chos, hay que re­pe­tir to­do”, bro­mea Jor­ge an­te la ri­sa-rue­go (¡por fa­vor, no!) de sus com­pin­ches. En ese ins­tan­te, el re­cuer­do del trío Ber­mú­dez-Cór­do­ba-Ser­na se ha­ce pre­sen­te, aun­que pa­ra el Pa­trón no se pue­de com­pa­rar. “Con Os­car y con Mau­ri­cio tu­vi­mos la opor­tu­ni­dad de lle­gar a Bo­ca, ga­nar mu­chos tí­tu­los y en­ten­der­nos muy bien. Ade­más, éra­mos com­pa­ñe­ros en la se­lec­ción. Aho­ra con Jai­ro y con Ju­lián es­ta­mos tra­tan­do de em­pe­zar un nue­vo pro­ce­so, de ser im­por­tan­tes en un equi­po que quie­re cre­cer.”

De lo­grar su ob­je­ti­vo, se­gu­ra­men­te po­dría te­ner una nue­va chan­ce en la se­lec­ción, aun­que pa­ra el Pa­trón es una eta­pa ce­rra­da. “Ten­go ya 32 años, no me con­si­de­ro ma­yor ni mu­cho me­nos, pe­ro creo que en es­te mo­men­to hay gran­des de­fen­sas, ade­más muy jó­ve­nes, co­mo son Iván Ra­mi­ro (Cór­do­ba), Ye­pes, Pe­rea, Oroz­co…”

Pa­ra el tor­neo Aper­tu­ra 2003, se pro­du­jo una lle­ga­da ma­si­va de co­lom­bia­nos a la Ar­gen­ti­na y, co­mo uno de los pio­ne­ros de la vie­ja guar­dia, Ber­mú­dez no ocul­ta su ale­gría: “Sien­to mu­cho or­gu­llo, sa­tis­fac­ción y el de­seo de que les va­ya muy bien pa­ra que ten­gan un buen pre­sen­te y que el fu­tu­ro sea ca­da vez me­jor pa­ra que si­gan lle­gan­do mu­chos más. Creo que la puer­ta pa­ra los co­lom­bia­nos en la Ar­gen­ti­na nun­ca es­tu­vo tan abier­ta co­mo hoy”.

Aho­ra só­lo res­ta sa­car­le bri­llo a esa cha­pa de can­di­da­tos. ¿O, no? “Ne­well’s es un equi­po que va a dar mu­cho de qué ha­blar, que va a se­guir cre­cien­do y que si se le da tiem­po va a lle­gar a co­se­char mu­chí­si­mos triun­fos.”

COS­TÓ, PE­RO LLE­GÓ

Na­ci­do ha­ce más de 25 años en el ba­rrio po­pu­lar de Ca­li, Va­lle del Cau­ca, Jai­ro Pa­ti­ño, co­no­ci­do por to­dos co­mo El Vie­jo –apo­do que he­re­dó de su abue­lo, por su pa­re­ci­do fí­si­co–, de­bu­tó en De­por­ti­vo Ca­li a los 19, pe­ro re­cién seis años des­pués em­pe­zó a ser con­si­de­ra­do co­mo una de las fi­gu­ras del fút­bol co­lom­bia­no. Se­gun­do de cin­co her­ma­nos –to­dos va­ro­nes y fut­bo­lis­tas–, Jai­ro cre­ció sa­bien­do que la pe­lo­ta era la úni­ca es­pe­ran­za pa­ra me­jo­rar su vi­da. Ma­má Al­ci­ra, ama de ca­sa y mo­dis­ta, y pa­pá Jai­ro –“que tra­ba­ja­ba de mu­le­ro, car­gan­do con­tai­ners en el puer­to y que des­de ha­ce dos años vi­ve en Es­pa­ña por­que allá tie­ne más opor­tu­ni­da­des”– siem­pre tu­vie­ron que re­bus­cár­se­las pa­ra que a sus hi­jos no les fal­ta­ra la co­mi­da. Por eso, des­de esos pri­me­ros pi­ca­dos en el club Real Ri­ve­ra, Jai­ri­to sa­bía cuál era su me­ta: “Siem­pre qui­se ser fut­bo­lis­ta. Un mo­men­to bas­tan­te im­por­tan­te en mi vi­da fue cuan­do mi her­ma­no ma­yor, Mil­ton, lle­gó a la Pri­me­ra de Atlé­ti­co Na­cio­nal. Se me me­tió en la ca­be­za eso. Me de­cía a mí mis­mo: ‘Si él lle­gó, que es ar­que­ro, yo ten­go que lle­gar’. Era una me­ta, un ob­je­ti­vo, una ob­se­sión”. Pa­ra lo­grar­lo, pri­me­ro tu­vo que su­pe­rar la di­fí­cil prue­ba en el Bo­ca Ju­niors de Ca­li: “El día que ele­gían a los ju­ga­do­res, ha­bía unos 300 mu­cha­chos, pe­ro yo me te­nía mu­cha fe y que­dé”.

  

Patiño, Bermudez , Vásquez.

Patiño, Bermudez , Vásquez.

  

Tiem­po des­pués pa­só al De­por­ti­vo Ca­li, don­de hi­zo las in­fe­rio­res y el 1° de fe­bre­ro del 98 cum­plió su sue­ño: “Fal­ta­ban cin­co mi­nu­tos pa­ra que ter­mi­na­ra el clá­si­co con Amé­ri­ca de Ca­li, en el Pas­cual Gue­rre­ro, y el téc­ni­co me man­dó a ca­len­tar. El par­ti­do iba 2-2, y me mo­ría de los ner­vios. Cuan­do en­tré no lo creía”. Ese año for­mó par­te del plan­tel cam­peón, pe­ro ju­gó muy po­cos par­ti­dos. En el 99 em­pe­za­ron las idas y vuel­tas. “Sa­lió el prés­ta­mo pa­ra Atlé­ti­co Hui­la, que era un equi­po chi­co, y ahí tu­ve la opor­tu­ni­dad de fi­gu­rar un po­co más, de ga­nar ex­pe­rien­cia y ma­du­rez, de su­mar par­ti­dos.” En 2000 no bien re­gre­só al Ca­li lo vol­vie­ron a pres­tar, pe­ro es­ta vez al De­por­ti­vo Pas­to, don­de le fue muy bien. Sin em­bar­go, en 2001, tam­po­co le hi­cie­ron lu­gar en el Ca­li. “El cuer­po téc­ni­co no con­fia­ba en mi jue­go. Se­guí tra­ba­jan­do fuer­te, pe­ro no ju­ga­ba. Fue di­fí­cil, por­que ve­nía de dos años de con­ti­nui­dad y pa­sé a ju­gar un par­ti­do y, re­cién a los dos me­ses, otro.” Co­mo 2002 pa­re­cía que se­ría una re­pe­ti­ción del año an­te­rior, Pa­ti­ño pi­dió que lo man­da­ran otra vez al Pas­to. “To­do lo que no lo­gré en Ca­li se me dio allí. La rom­pi­mos, lle­ga­mos a la fi­nal del Cam­peo­na­to Co­lom­bia­no y cla­si­fi­ca­mos pa­ra la Co­pa Su­da­me­ri­ca­na. Fue to­da una re­vo­lu­ción. To­dos me pre­gun­ta­ban lo mis­mo: ¿por qué no ren­día igual en Ca­li? La res­pues­ta era sen­ci­lla: en Pas­to me die­ron la opor­tu­ni­dad y en Ca­li no”. Des­pués de esa gran tem­po­ra­da le lle­gó la tan an­sia­da opor­tu­ni­dad y tras sus bue­nas ac­tua­cio­nes –so­bre to­do en la Co­pa Li­ber­ta­do­res– su nom­bre em­pe­zó a so­nar pa­ra la Se­lec­ción. “Se co­rría el ru­mor de que por ahí me ci­ta­ban an­tes del par­ti­do con Hon­du­ras. En­ton­ces em­pe­zó el cos­qui­lleo y el mi­rar las no­ti­cias pa­ra ver qué de­cían. El día que la con­fir­ma­ron no lo creía.” Con la ca­mi­se­ta co­lom­bia­na, las co­sas no le po­drían ha­ber sa­li­do me­jor: en un par de amis­to­sos se ga­nó la ti­tu­la­ri­dad y la rom­pió en la Co­pa Con­fe­de­ra­cio­nes y en la Co­pa de Oro. Jus­to en el me­jor mo­men­to de su ca­rre­ra vi­vió el peor día de su vi­da. “La muer­te del ca­me­ru­nés Foe fue al­go muy tris­te. Cuan­do él ca­yó, yo jus­to pa­sa­ba por al la­do y en­se­gui­da me vol­ví. Al vol­tear­lo, vi que te­nía los ojos idos. Me di cuen­ta de que es­ta­ba in­cons­cien­te y me sen­tí muy im­po­ten­te: de­ses­pe­ra­do, em­pe­cé a pe­dir que vi­nie­ran los mé­di­cos. Au­to­má­ti­ca­men­te, en ese mo­men­to, ima­gi­né que Foe po­dría ser yo, un com­pa­ñe­ro o un fa­mi­liar.” Ya co­mo ti­tu­lar in­dis­cu­ti­do de la se­lec­ción Co­lom­bia, su nom­bre em­pe­zó a so­nar en va­rios equi­pos, pe­ro por re­co­men­da­ción de Jor­ge Ber­mú­dez su des­ti­no fue Ro­sa­rio: “Ne­well’s ne­ce­si­ta­ba un vo­lan­te por de­re­cha, y el Pa­trón me re­co­men­dó. Tam­bién ayu­da­ron las opi­nio­nes de Da­río Sa­la y de Ju­lián (Vás­quez)”. Si bien el fút­bol ar­gen­ti­no es muy se­gui­do en su país, Bob Pa­ti­ño –co­mo lo apo­da­ron sus com­pa­ñe­ros del plan­tel por el per­so­na­je de Los Simp­sons– te­nía al­gu­nas du­das so­bre su nue­vo equi­po. “Allá se sa­be mu­cho de Bo­ca, Ri­ver, Ra­cing, In­de­pen­dien­te y San Lo­ren­zo, pe­ro no tan­to de otros clu­bes. Por eso no sa­bía con qué me iba a en­con­trar. Pe­ro al lle­gar acá, des­cu­brí que Ne­well’s es un equi­po gran­dí­si­mo, con mu­cha his­to­ria. En­ton­ces hay un com­pro­mi­so y una res­pon­sa­bi­li­dad muy gran­des con es­ta ca­mi­se­ta y con es­ta hin­cha­da ma­ra­vi­llo­sa.”

LA ME­TA­MOR­FO­SIS, SE­GUN JU­LIAN

El en­tre­na­dor de la se­lec­ción de fút­bol del De­par­ta­men­to de An­tio­quia no an­du­vo con vuel­tas. Se­me­jan­te ta­len­to no po­día que­dar afue­ra. Siem­pre bien ubi­ca­do en el área, aten­to a to­dos los mo­vi­mien­tos ofen­si­vos, rá­pi­do, de­ci­di­do… Ju­lián Vás­quez te­nía que ser el nú­me­ro uno de la con­vo­ca­to­ria… y del equi­po ti­tu­lar, cla­ro: “Yo em­pe­cé co­mo por­te­ro –sor­pren­de el de­lan­te­ro de la Le­pra–. Le da­ba mu­cha de­di­ca­ción a los en­tre­na­mien­tos y po­co a po­co, sin dar­me cuen­ta, me fui me­tien­do”.

 

Julián Vásquez surgió en Itagüi F.C., luego pasó por Envigado y América de Cali y llegó a Newell´s en 2003.

Julián Vásquez surgió en Itagüi F.C., luego pasó por Envigado y América de Cali y llegó a Newell´s en 2003.

Emu­lan­do los pa­sos de su her­ma­no ma­yor Héc­tor, un in­te­re­san­te pun­te­ro iz­quier­do que no lle­gó a ser pro­fe­sio­nal, Ju­lián co­men­zó a ju­gar en el co­le­gio San Ig­na­cio. “Fui ar­que­ro du­ran­te seis, sie­te años. In­clu­so lle­gué a es­tar en una se­lec­ción de mi pro­vin­cia”, agre­ga.

Mien­tras vo­la­ba de pa­lo a pa­lo, el pi­be na­ci­do en Me­de­llín se es­for­za­ba por imi­tar to­dos los mo­vi­mien­tos del bel­ga Jean-Ma­rie Pfaff. Sin em­bar­go, tam­bién te­nía otro es­pe­jo. “Siem­pre me gus­tó Mar­co van Bas­ten. Cuan­do era chi­co te­nía la po­si­bi­li­dad de ver­lo ju­gar y lo ad­mi­ra­ba mu­cho”, con­fie­sa.

Esa ca­pa­ci­dad pa­ra el ar­co que evi­den­cia­ba en su es­cue­la que­da­ba de la­do en los pi­ca­dos con ami­gos, don­de se cal­za­ba la pil­cha de go­lea­dor: “Has­ta los 17 años es­tu­ve en el ar­co. Pe­ro lle­gó un mo­men­to en el que di­je que no que­ría ata­jar más. Y en el pri­mer par­ti­do ofi­cial que ju­gué co­mo de­lan­te­ro, con el equi­po del co­le­gio, mar­qué tres o cua­tro go­les, y me de­ja­ron ahí”, re­cuer­da.

Una ca­ta­ra­ta de go­les a fa­vor en­te­rró al ar­que­ro pa­ra siem­pre y, en 1992, de­bu­tó en Pri­me­ra con En­vi­ga­do. “Ha­ber si­do por­te­ro le da a uno, de pron­to, un po­qui­to de con­fian­za, por­que sa­be las di­fi­cul­ta­des del pues­to… En­ton­ces uno tie­ne ven­ta­ja. Sa­be cuál es el pun­to dé­bil y tra­ta de apro­ve­char­lo. Hu­bo mu­cha gen­te que, en su mo­men­to, de­cía que yo era me­jor por­te­ro que de­lan­te­ro. No sé qué pen­sa­rán aho­ra”, de­sa­fía con una son­ri­sa pí­ca­ra.

A pe­sar de su in­mi­nen­te fu­tu­ro, al prin­ci­pio, el fút­bol era só­lo un hobby pa­ra Ju­lián. Su ob­je­ti­vo era com­ple­tar ad­mi­nis­tra­ción de em­pre­sas. Pe­se a que su pa­dre Héc­tor ha­bía for­ma­do par­te de la se­lec­ción de bás­quet de An­tio­quia, en la ca­sa de los Vás­quez la prio­ri­dad era el es­tu­dio. “En el 94 no arre­glé con­tra­to en Atlé­ti­co Na­cio­nal. Y co­mo es­tu­ve seis me­ses sin ju­gar, me de­di­qué de lle­no al es­tu­dio. Lue­go me lla­mó un téc­ni­co de la B pro­fe­sio­nal y me di­jo si que­ría ju­gar en su equi­po. Le con­tes­té que sí, sin pro­ble­mas, y vol­ví al fút­bol.”

Po­co a po­co, los go­les le fue­ron ga­nan­do a los li­bros y la ca­rre­ra uni­ver­si­ta­ria que­dó pos­ter­ga­da (le fal­tan ocho ma­te­rias). Cla­ro que su ca­rre­ra en el fút­bol co­men­zó a cre­cer. En 2001 pa­só a Amé­ri­ca de Ca­li, don­de es­te año le de­mos­tró su va­lía a to­do el con­ti­nen­te. “Es­te pri­mer se­mes­tre, en el que fui se­gun­do go­lea­dor de la Co­pa Li­ber­ta­do­res –con tres fes­te­jos a Ri­ver in­clui­dos–, y en Co­lom­bia, en el pri­mer tor­neo, fue­ron lo me­jor de mi ca­rre­ra.”

Co­mo pa­ra co­ro­nar su gran mo­men­to, lle­gó la chan­ce de pa­sar a Ne­well’s y se­guir fes­te­jan­do an­te los mi­llo­na­rios de Nú­ñez. “Vi­ne a la Ar­gen­ti­na por­que era la po­si­bi­li­dad de mos­trar­me in­ter­na­cio­nal­men­te y de ha­cer go­les en un país fut­bo­le­ro. Ade­más, me gus­ta mu­cho la cul­tu­ra que hay aquí. En el ho­tel don­de es­ta­ba hos­pe­da­do, veía a los mo­zos ha­blan­do de Mo­zart, de Bach, y en Co­lom­bia es ra­ro ver eso. Me sor­pren­de gra­ta­men­te”, re­ve­la Ju­lián, quien es­tá ca­sa­do y gus­ta de la lec­tu­ra (“es­toy con un li­bro acer­ca de Las 20 Gran­des In­tri­gas de la His­to­ria”), las piz­zas, las pas­tas e In­ter­net.

En la ra­ma mu­si­cal, el de­lan­te­ro eli­ge a Al­ber­to Pla­za, aun­que re­co­no­ce ha­ber oí­do bas­tan­te cum­bia en los ves­tua­rios ar­gen­ti­nos. “Mu­chos te­mas se es­cu­cha­ban en Co­lom­bia ha­ce 15, 20 años, pe­ro con otro ti­po de mú­si­ca. La ver­dad, no me gus­ta mu­cho. Pe­ro hay mo­men­tos en que sí, se pue­den ha­cer jo­das. En el bus bai­la­mos y es bue­no pa­ra mo­les­tar”, ad­mi­te el de­lan­te­ro de 31 años.

El bai­le sa­le a es­ce­na nue­va­men­te y Ju­lián in­sis­te con su te­sis de que los ar­gen­ti­nos ca­re­cen de rit­mo. “De pron­to Ariel Ro­sa­da se quie­re ha­cer el bai­la­rín, pe­ro el cuer­po no lo de­ja.”

Ju­lián se tien­ta y mues­tra su son­ri­sa. “Mi sue­ño en la vi­da es bus­car la fe­li­ci­dad. Y en el fút­bol, aho­ra, se­ría que­dar go­lea­dor en la Ar­gen­ti­na y lle­gar a ins­tan­cias im­por­tan­tes con Ne­well’s.”

Lo de valderrama

  

Carlos ¨El Pibe¨ Valderrama.

Carlos ¨El Pibe¨ Valderrama.

  

“No ven­go a res­ca­tar a Ne­well’s, só­lo ven­go a apor­tar lo mío, que es ta­len­to y ex­pe­rien­cia.” En­fun­da­do en la ca­mi­se­ta de la Le­pra, és­tas fue­ron las pri­me­ras pa­la­bras de Car­los Val­de­rra­ma en su pre­sen­ta­ción, en ene­ro de 1995. El mon­to del pa­se es­ta­ba pac­ta­do en unos 800 mil dó­la­res, y el ju­ga­dor co­bra­ría “unos 400 mil dó­la­res anua­les”, se­gún él mis­mo ha­bía re­co­no­ci­do.

Sin em­bar­go, unos días más tar­de, el Pi­be se des­pa­chó a gus­to des­de su tie­rra na­tal. “No iré a Ne­well’s ni aun­que hoy me pon­gan la pla­ta. En lu­gar de pa­gar­me el ocho por cien­to de la trans­fe­ren­cia más un ade­lan­to, me ofre­cie­ron dos che­ques. Por eso no fir­mé. Ju­nior pue­de ven­der­me a cual­quier club me­nos a Ne­well’s”, ex­pre­só fu­rio­so.

Sor­pren­di­do, el pre­si­den­te Eduar­do Ló­pez ati­nó a de­cir: “Acá hay al­go ra­ro y no sé qué pen­sar”.

Otra ver­sión afir­ma que al co­lom­bia­no lo asus­ta­ron los pro­ble­mas que po­dría te­ner por la ri­va­li­dad en­tre Ne­well’s y Cen­tral, el aco­so que po­dría su­frir por par­te de los hin­chas ca­na­llas y el he­cho de que la Le­pra lu­cha­ra por za­far del des­cen­so.

 

Por Maxi Goldschmidt y Marcelo Orlandini

Foto: Alejandro Chaskielberg

 

Educados y capaces

El en­tre­na­dor de Ne­well’s ex­pli­ca por qué eli­ge ju­ga­do­res co­lom­bia­nos y ana­li­za sus vir­tu­des.

  

Héctor Rodolfo Veira dirigió a Newell´s entre 2002 y 2004.

Héctor Rodolfo Veira dirigió a Newell´s entre 2002 y 2004.

  

De mi ex­pe­rien­cia por ha­ber tra­ba­ja­do con ellos en Bo­ca (allí co­no­cí bien a Os­car Cór­do­ba, a Jor­ge Ber­mú­dez y a Mau­ri­cio Ser­na),  sa­qué con­clu­sio­nes más que po­si­ti­vas y por eso, cuan­do pen­sé en la re­no­va­ción en Ne­well’s Old Boys, hi­ce ges­tio­nes pa­ra con­tar en el plan­tel con al­gu­nos fut­bo­lis­tas na­ci­dos en Co­lom­bia. A uno, el Pa­trón, ya lo co­no­cía des­de su pa­so por el club de la Ri­be­ra, pe­ro tam­po­co con los otros me equi­vo­qué, al me­nos has­ta aho­ra, los tres es­tán rin­dien­do en un buen ni­vel.

¿Por qué eli­jo a los co­lom­bia­nos? Por al­go que es muy sen­ci­llo de ex­pli­car, al me­nos pa­ra quien los ha tra­ta­do co­mo yo: son gran­des pro­fe­sio­na­les, con mu­cha edu­ca­ción y res­pe­to por la pro­fe­sión. Fut­bo­lís­ti­ca­men­te, ade­más, me atraen por­que los ju­ga­do­res de Co­lom­bia son tác­ti­ca­men­te muy dis­ci­pli­na­dos y, en ge­ne­ral, tie­nen muy buen tra­to de pe­lo­ta. Pe­ro in­sis­to en que es­pe­cial­men­te son muy edu­ca­dos y cum­plen al pie de la le­tra con to­das las con­sig­nas de tra­ba­jo. Por otra par­te, tam­bién sa­ben adap­tar­se rá­pi­da­men­te a los gru­pos hu­ma­nos. Y eso ha ocu­rri­do aquí en Ne­well’s, por eso es­toy muy con­for­me con la lle­ga­da de los tres.

Tam­po­co ten­go pro­ble­mas pa­ra ver­tir una opi­nión so­bre el ren­di­mien­to de ca­da uno de ellos en el cam­po de jue­go.

Jor­ge Ber­mú­dez: es el clá­si­co lí­der na­tu­ral. Lo tra­ji­mos por­que es im­por­tan­te pa­ra el tra­ba­jo tác­ti­co y aní­mi­co de la se­ma­na. Es un gran con­se­je­ro pa­ra los más jó­ve­nes. Pa­ra mí, es de un va­lor fun­da­men­tal.

Ju­lián Vás­quez: lo se­gui­mos du­ran­te los tor­neos su­da­me­ri­ca­nos y so­bre to­do en la úl­ti­ma Co­pa Li­ber­ta­do­res. Go­lea­dor na­to, con frial­dad pa­ra de­fi­nir y pre­ci­sión en el re­ma­te. Pe­di­mos re­fe­ren­cias co­mo per­so­na y nos die­ron las me­jo­res. Por eso de­ci­di­mos in­cor­po­rar­lo en for­ma de­fi­ni­ti­va.

Jai­ro Pa­ti­ño: ca­paz pa­ra mo­ver­se por de­re­cha e iz­quier­da. Un vo­lan­te muy com­ple­to, im­por­tan­te en el ida y vuel­ta. Ade­más, le pe­ga fuer­te y bien a la pe­lo­ta. El gol que le hi­zo a Ri­ver es un cla­ro ejem­plo.

Por Héctor Veira

Imagen de GLASGOW RANGERS HA VUELTO A EXISTIR
¡Habla memoria!

GLASGOW RANGERS HA VUELTO A EXISTIR

The Rangers Football Club, así es su nueva denominación, tiene una historia de gloria y descenso a los infiernos que merece ser contada. El club más ganador del mundo pasó de protagonizar la Premier de Escocia a peregrinar por los andurriales de la Cuarta División. Repasamos el milagro de los protestantes.

Imagen de EL ARQUERO DEL MAÑANA
¡Habla memoria!

EL ARQUERO DEL MAÑANA

Hoy Lev Yashin cumpliría 91 años, la “Araña Negra” marcó un antes y un después en la historia de los arqueros mundiales, inclusive Amadeo Carrizo. Dueño de un talento natural único y de una constancia prodigiosa, repasamos la vida del mejor arquero del siglo XX.

Imagen de LA COPA SE MIRA Y SE ROBA
¡Habla memoria!

LA COPA SE MIRA Y SE ROBA

La Copa Jules Rimet fue el primer trofeo que obtenían los ganadores de los mundiales de fútbol. En 1970, en México, Brasil se lo quedó por haberlo ganado en tres oportunidades. Sin embargo, en 1983, fue robado del edificio de la Confederación brasileña por una cuadrilla de ladrones bajo el mando de un argentino. Aquí te contamos la historia.

DEJÁ TU COMENTARIO