¡Habla memoria!

Huracán 73

Por Redacción EG · 16 de enero de 2008

Con un fútbol de alto vuelo, el Globo subió hasta lo máximo y dejó su huella con un equipo histórico

Conducidos por el Flaco Menotti, un grupo de nombres ilustres del fútbol argentino le dio a la institución de Parque Patricios el primer y único título de su historia con una receta bastante simple: jugar bien al fútbol. Para muchos, fue el equipo que marcó un antes y un después en el fútbol argentino. 
La historia empezó poco más de dos años antes, precisamente el 2 de mayo de 1971. Ese día, el presidente del club, Luis Seijo, viajó hasta Rosario para ofrecerle el cargo de director técnico a un joven César Menotti, cuya única experiencia hasta el momento había sido como ayudante de campo del Gitano Juárez en Newell's.
El Flaco dio el OK y empezó a delinear su equipo. Ya para el Metropolito de 1972, con Larrosa, Brindisi, Babington, Avallay y compañía, el Globo jugaba un fútbol de alto vuelo. En 1973 llegó el hombre que se convertiría en la figura del campeón e ídolo absoluto del club: René Orlando Houseman.

Con el Loco como inamovible wing derecho, quedó conformado uno de los mejores equipos de la historia del fútbol argentino. La receta del DT y el mensaje para sus muchachos no tenía mucho misterio: libertad absoluta para jugar al fútbol. Así lo entendieron los protagonistas y así lo aplicaron a lo largo de todo el torneo. Se podía ganar, perder o empatar, pero nunca renunciar a la idea de juego.

El esquema tampoco era algo revolucionario, más bien todo lo contrario. Roganti en el arco, una línea de cuatro basada en la experiencia de Coco Basile y la seguridad de Carrascosa, Fatiga Russo para la contención, el raspaje y los relevos y el resto casi con una única misión: crear juego, atacar y llegar al gol.

Esa tarde del 16 de septiembre, el Globito de Parque Patricios no pudo con Gimnasia y Esgrima La Plata en el Tomás Ducó, pero como Boca también cayó ante Vélez, se mantenían los seis puntos de distancia entre uno y otro cuando sólo quedaban dos fechas en juego. El sueño se había concretado. Huracán daba su primera vuelta olímpica en el profesionalismo. Y lo hacía con el fútbol bien jugado como símbolo. Nada más. Y nada menos...
Númeritos del campeón: de 32 partidos, Huracán ganó 19, empató 8 y perdió 5 (71,8 % de efectividad). Marcó 62 goles, recibió 30 y acumuló 46 puntos, 4 más que el subcampeón, Boca.

El día de la consagración
Huracán (1): Roganti; Chabay, Cantú, Basile, Carrascosa; Leone, Russo, Quiroga; Houseman, Del Valle y Larrosa
Gimnasia y Esgrima La Plata (2): Gatti; Gonzalo, Gotfrit, Rivero, Zanotti; Pedraza, Bulla, Echaurri; Palacios, Della Savia y Villalba.
Cambios: ST 10' Scalise por Del Valle, 23' Tolisano por Quiroga.
Goles: ST 4' Gonzalo, 14' Palacios y 22' Larrosa, de penal.
Recaudación: 135.437 pesos.

LA PALABRA DEL DT
"Ese título fue cumplir un sueño. Por cómo se formó el equipo, por cómo jugaba, por todo lo que generó y porque se dio en un club impulsado por tada gente de barrio. Huracán del 73 fue un pedazo de historia del fútbol argentino, una bandera ideológica para muchos".
Imagen de 1994. Antonio Silio: ¨El ñandú de Nogoyá¨
¡Habla memoria!

1994. Antonio Silio: ¨El ñandú de Nogoyá¨

Después de sus excelentes actuaciones por el mundo, retornó a su ciudad natal llevado por El Gráfico. Un reencuentro con la intimidad de uno de los mejores atletas argentinos de la década del 90.

Imagen de 1934. El terror de los valientes
¡Habla memoria!

1934. El terror de los valientes

Por Frascara. Los deportistas más intrépidos y que enfrentan con valerosidad peligros o situaciones que espantarían a la mayoría, tienen como contraparte, temores insólitos.

DEJÁ TU COMENTARIO