Atletismo

Un tropezón no es caída

Por Redacción EG · 17 de julio de 2017

El argentino Elián Larregina estaba realizando una gran carrera en los 400 metros del Mundial de Atletismo Sub 18 de Kenia pero a poco del final cayó y por poco se le escapó la victoria en su serie. Mirá el video.

El joven atleta Elián Larregina fue uno de los representantes de nuestro país en el Mundial de Atletismo de Kenia para menores de 18 años. En su serie de cuartos de final en los 400 metros tuvo un gran comienzo demostrando que lo realizado en el clasificatorio de Mendoza no había sido casualidad. Pronto se puso al frente del pelotón y se mantuvo hasta el tramo final de la prueba. El argentino se empezó a quedar pero tranquilamente podría haber quedado entre los cuatro clasificados para una de las semifinales. Sin embargo, a solo un metro de la meta, cayó y la ilusión se quedó en el piso.


Falando no Mundial sub-18, o argentino Elian Larregina liderava a eliminatória dos 400m e no final... 😱😱😱 pic.twitter.com/7601wZYt36
— Surto Olímpico (@SurtoOlimpico) 12 de julio de 2017

"Acaba de caer a un metro, probablemente se hubiese hecho un lugar en las semifinales porque los primeros cuatro en cada serie clasifican", dijo uno de los locutores en la transmisión en vivo de la International Association of Athletics Federation. Según recoge el sitio Rock Sport de Suipacha -ciudad bonaerense del atleta-, el motivo de la caída de Elián fue producto de un cuadro de lactacidemia, algo bastante frecuente en este tipo de carreras, sobre todo frente a exigencias tan altas.

Elián finalmente se levantó y con un amor propio enorme pudo culminar su carrera con un tiempo de 59.05 segundos, casi 12 segundos por detrás del ganador Melkamu Assefa (Etiopía). Larregina se clasificó para el evento en suelo keniata el mes pasado en Mendoza donde se quedó con la medalla de oro al marcar su mejor tiempo personal: 49.24.

A pesar de la caída a tan poco del final y del sexto puesto que le impidió seguir en competencia por una medalla, Elián realizó una gran carrera y demostró que estuvo a la altura de las circunstancias. Y es más, hasta un sitio noruego recogió su caída y la comparó con la del británico Mo Farah, cuando en los 10.000 metros de Río 2016 también se cayó y luego pudo ganar la prueba para alzarse el oro en Brasil.

Hasta a los mejores le puede pasar, un tropezón no es caída Elián.

Temas en esta nota:

DEJÁ TU COMENTARIO