Las fotos de El Gráfico

1970. Superclásico: peligro inminente.

Por Redacción EG · 08 de noviembre de 2018

Increíble imagen de un superclásico por Copa Libertadores en 1970. Una persona cuelga de una mano de la bandeja, tras ser arrojado o empujado en una gresca entre hinchadas. Se salvó de milagro.

Esta es la fotografía y la editorial de Carlos Fontanarrosa que abrió El Gráfico del 21 de abril de 1970. Fue por el partido de Copa Libertadores entre River y Boca jugado cinco días antes.



"River-Boca, jueves por la noche. En un momento del partido se inició una verdadera batalla entre un centenar de descontrolados, que nada tienen que ver con el espíritu del deporte, que se agredieron no sólo a golpes sino con cualquier objeto que encontraron a mano... En la vergonzosa gresca, muy cerca de la baranda de contención que a lo lejos nos parecía impotente, veíamos a varios exaltados con el peligro de un vacío de casi treinta metros a sus pies... Y, lamentablemente, esa impresión llegó a concretarse cuando un individuo —no interesa a qué bando pertenecía— fue arrojado o empujado hacia abajo. No nos explicamos cómo pudo llegarse a una cosa así. Pero menos explicable resulta la forma en que logró zafarse del peligro. Quedó colgado de la baranda con una sola mano y con la otra buscaba aferrarse, desesperadamente, a la pared. Los plateítas, abajo, veían el cuadro angustioso sin atinar a otro recurso que no fuera gritar. Ese aficionado, culpable o inocente, estuvo a punto de morir en una cancha de fútbol. Sólo entonces afloró el sentimiento de solidaridad..., y fue levantado entre varios. Porque hasta ese momento la batalla de la tribuna a muchos les provocaba risa... Angustiante y vergonzoso, profundamente vergonzoso."
Imagen de 1971. ¡Qué se va a morir!
Las fotos de El Gráfico

1971. ¡Qué se va a morir!

A principios de los 70 se venden 60 jugadores, decían que el fútbol argentino se moría, pero aquí jugaban, entre otros, estos cracks: Cocco, Meléndez, Marcos, Daniel Onega, Pastoriza y Veira.

Imagen de 1980. El clásico se tiñe de sangre.
Las fotos de El Gráfico

1980. El clásico se tiñe de sangre.

El recordado Héctor Baley, arquero de Independiente, golpea con la rodilla de Perotti, de Boca, y sufre la fractura del tabique nasal. Al ser reemplazo todo el estadio ovacionó a Chocolate.

Imagen de 1976. Cuando el Beto fue Gardel en La Boca
Las fotos de El Gráfico

1976. Cuando el Beto fue Gardel en La Boca

Norberto Alonso, en los palcos de quienes más lo odiaban, se asomó, levantó un brazo y lo ovacionaron. Fue durante una semifinal del Nacional entre River y Velez. El campo neutral elegido fue …la Bombonera.

DEJÁ TU COMENTARIO