Fútbol Argentino

EL CLÁSICO DE AVELLANEDA BAJO LA MIRADA DE EL GRÁFICO

Por Redacción EG · 10 de abril de 2021

Repasamos imágenes, curiosidades y festejos de gol de los Racing-Independiente en los que hubo un ganador entre los años 1990 y 2005 en el Cilindro.

 

15 DE ABRIL DE 1990

 

El primer enfrentamiento de la década del 90' se dio por la fecha 30 del campeonato de Primera División 1989/90. Racing, dirigido por Pedro Marchetta, todavía disfrutaba de la conquista de la Supercopa del año anterior. Del otro lado estaba el Independiente del Indio Solari, que después de una primera ronda prometedora mantenía la ilusión de darle pelea por el título a River e ir por el bicampeonato a pesar de haber perdido muchos puntos en las fechas previas. 

En un clásico repleto de figuras, 4 campeones del mundo en 1986 jugaron aquel día. Tata Brown y Vasco Olarticoechea por el lado de Racing y Ricardo Bochini y Ricardo Giusti en Independiente. 

Respecto al partido, Juan Carlos Crespi, el árbitro, ganó protagonismo desde temprano. A los 18 minutos, decidió dejar con 10 a ambos equipos luego de una pelea entre Coco Reinoso y Beto Alfaro Moreno. El gran héroe de la jornada fue Julio Olarticoechea. A los 9' del segundo tiempo, el Vasco capturó un rebote de Vargas y convirtió para hacer delirar a la mitad de Avellaneda. 

 

Olarticoechea y la secuencia del gol en el clásico de 1990

Olarticoechea y la secuencia del gol en el clásico de 1990

 

 

Cuando el Rojo intentó ir por el empate apareció la figura de Carlos Roa. Bochini tuvo la más clara de cabeza, pero el Lechuga le negó el gol. Luego Carlos Morales Santos quedó mano a mano para convertir y su remate se fue por arriba del travesaño. Para colmo, el equipo de Solari terminó con 9 por la expulsión de Giusti, que en un arresto de impotencia decidió entrarle fuertemente a Mario Vanemerak. 

 

Racing se quedó con la victoria y la alegría, mientras que para Independiente fue la sensación de que la lucha por el título cada vez le quedaba más lejos. Finalmente, River se coronó dos fechas antes y le terminó sacando 7 puntos de ventaja. Para colmo, el Rojo perdió la final de la Liguilla contra Boca y no pudo clasificarse a la Copa Libertadores 1991. 

**

31 DE OCTUBRE DE 1993

 

El clásico venía con una seguidilla de 6 empates consecutivos por el torneo local, aunque Racing había sacado chapa por las victorias en la Supercopa 1992 y en la Copa Centenario 1993. 

 

En el reñido Apertura 1993 se repitió la tendencia y Racing, que venía de perder en las dos fechas previas, se quedó con una victoria fundamental por 1-0. Adrián De Vicente hizo el único gol a los 33 minutos de la primera parte para el conjunto de Carlos Babington. El volante llegó a posición de 9 y con un cabezazo letal venció a Maltagliatti, el arquero suplente del Rojo que reemplazó a Luis Islas debido a que estaba abocado a la Selección Argentina (ese mismo día se jugó el Repechaje en Australia para ir al Mundial 1994).

 

 

De Vicente y un cabezazo que valió un clásico

De Vicente y un cabezazo que valió un clásico

 

 

El clásico también fue recordado por el particular saludo exhibicionista de Claudio García a los hinchas de Independiente, bajándose los pantalones y mostrándoles los calzoncillos. El Turco fue sancionado de oficio y dejó una imagen que quedó para la posteridad. 

 

**

18 DE SEPTIEMBRE 1994

 

La fecha 3 del Apertura 1994 significó la vuelta de Independiente al triunfo en el clásico de Avellaneda. Fue un partido especial, con el Rojo sacando chapa por el Torneo Clausura ganado meses antes y con Perico Pérez como foco principal de insultos por parte de la gente de Racing por la decisión de cruzar de vereda. 

 

Perico Pérez, blanco de los insultos de la gente de Racing

Perico Pérez, blanco de los insultos de la gente de Racing

 

 

En una jugada muy discutida, Ruscio cobró una mano de Néstor Clausen, que había hecho lo mismo que Perico Pérez pero a la inversa, y dio un penal para Independiente que el propio Perico se encargó de convertir y no festejar, por respeto a su pasado. 9 minutos después, Gustavo López hizo el 2-0 para el equipo de Brindisi y se definió el partido. 

 

 

Gustavo López celebra de cara a los hinchas de Independiente

Gustavo López celebra de cara a los hinchas de Independiente

 

 

Racing, dirigido por Luis Cubilla, terminó con 8 jugadores, por las expulsiones de Claudio García, Jorge Borelli y Jorge Reinoso

 

Las crónicas de la época hablan de una racha de 11 años que es tan cierta como engañosa. Durante ese período hubo dos temporadas que no se jugó el clásico debido a que Racing estaba en la Primera B Nacional. Además, en el campeonato 1989/90 Independiente se impuso por penales después de empatar 0-0 en los 90 minutos. Lo cierto es que entre 1983 y 1994 se jugaron 16 clásicos por torneos locales y Racing cosechó 4 triunfos y 12 empates

 

**

9 DE MARZO DE 1997

 

La fecha 4 del Clausura 1997 cruzó a Racing e Independiente con Alfio Basile de un lado y a César Luis Menotti del otro. Duelo de estilos, grandes jugadores y un fútbol de alto vuelo en un clásico repleto de incidencias que terminó siendo para Independiente. Uno de los grandes protagonistas fue Javier Castrilli, que puso en duda el comienzo del partido por la cantidad de serpentinas y elementos que se arrojaron desde las dos tribunas. 

 

José Luis Calderón abrió la cuenta de penal después de una violenta falta de Claudio Ubeda a Juan Carlos Ramírez. El empate también fue desde los 12 pasos a través de Ubeda, luego de una supuesta infracción que solamente Castrilli vio de Rotchen a Vilallonga. 

 

 

Calderón, una pieza clave para el Independiente de Menotti

Calderón, una pieza clave para el Independiente de Menotti

 

 

La expulsión de Panchito Guerrero obligó a Racing a ir por la victoria. Vilallonga lo tuvo para ganar, pero desperdició una situación increíble. El delantero eludió a Mondragón y con todo el arco a su disposición remató al palo. A falta de 2 minutos, y con un hombre menos, el Toro Acuña hizo una patriada y asistió a Calderón para que remate a quemarropa y venza a Cáceres. 

 

**

21 DE MARZO 1999

 

A la crisis institucional que derivó en el pedido de quiebra, Racing le agregó unos días después una mancha negra más con la derrota en el clásico contra Independiente por el Torneo Clausura 1999. Era una Academia que tenía a Matute Morales, Rubén Capria, Diego Latorre, Chelo Delgado entre sus figuras, pero el mal momento del club afectaba sensiblemente en lo futbolístico. Y de todo eso se aprovechó Independiente.

 

Con un gol de José Luis Calderón, de tiro libre, y otro de Cristian Gómez, el equipo que dirigía César Luis Menotti se impuso 2-0 al de la dupla Costas-Maschio, inesperados pilotos de tormenta ante el portazo de Ángel Cappa. 

 

Fue alivio y desahogo para Independiente, que sumaba 12 partidos sin ganar en un racha que había comenzado en el Torneo Apertura previo, y angustia, dolor y sufrimiento para Racing, que atravesaba el peor momento en su historia a nivel institucional. 

 

 

Un gol de Christian Gómez hundió más a Racing

Un gol de Christian Gómez hundió más a Racing

 

 

 

**

 

16 DE DICIEMBRE DE 2000

 

El clásico de Avellaneda del Apertura 2000 tuvo lugar en la última fecha del torneo. Sin ninguna chance de pelear por el título (de hecho Racing terminó último e Independiente 14º), estaba en juego el honor y la posibilidad de maquillar un pésimo campeonato con una sonrisa contra el rival de toda la vida. 

 

Fue triunfo para Independiente, pero la alegría fue incompleta porque el encuentro no pudo terminar. Mientras hubo partido, el Independiente de Piazza fue superior al de la dupla López-Cavallero. Cambiasso, la gran figura del clásico, abrió la cuenta de cabeza. Vuoso aprovechó una mala salida de Sessa y convirtió el 2-0. 

 

Cambiasso, autor de un gol contra Racing en el Apertura 2000

Cambiasso, autor de un gol contra Racing en el Apertura 2000

 

 

A falta de 10 minutos, Horacio Elizondo tomó la decisión de suspender el partido. Para ese momento, la barra de Racing había cruzado todo el anillo para ir a enfrentarse con los hinchas de Independiente. En el medio se metió a policía, empezó la represión y se desató el caos. Aunque Independiente se impuso en la cancha, otra vez ganaron los violentos. 

 

**

17 DE FEBRERO DE 2002

 

La primera vez que Racing hizo de local después de gritar campeón en el Apertura 2001 fue contra Independiente. Eran tiempos de Mostaza Merlo, los cuernitos y el “paso a paso”. El esperado y ansiado título, que cortó la sequía de 35 años a nivel local, presumía una fiesta inolvidable ante su gente

 

Del otro lado estaba Independiente, que sufría el presente del vecino y no atravesaba su mejor momento en lo futbolístico. Ricardo Bochini había decidido pegar el portazo en plena pretemporada y dejar de ser el entrenador. Néstor Clausen, compañero del máximo ídolo en la dupla, quedó a cargo del equipo.

Por esas cosas del destino, el fixture hizo que el clásico de Avellaneda sea en la fecha 2 y lo que se imaginaba como una gran celebración termine en desazón. Independiente dijo presente en una fiesta a la que nadie lo invitó y con más sufrimiento que fútbol se impuso 2-1, con goles de Matías Vuoso y Andrés Silvera. 

 

  

Vuoso y una secuencia goleadora espectacular

Vuoso y una secuencia goleadora espectacular

  

 

Independiente terminó último en ese torneo y con un panorama complicado de cara al futuro con los promedios. En la mitad del campeonato asumió Gallego y el equipo cosechó más frustraciones que puntos, pero la alegría de quedarse con el clásico y de arruinarle la fiesta al campeón no se la quitó nadie. 

 

 

Silvera, palomita y gol contra Racing

Silvera, palomita y gol contra Racing

 

 

***

 

10 DE ABRIL DE 2005

 

La fecha 8 del Torneo Clausura 2005 le permitió a Racing cortar la racha. El equipo que dirigía Guillermo Rivarola sacó provecho de las desinteligencias defensivas y la apuesta por tirar el achique del Independiente de Menotti y se impuso 3-1 con un triunfo categórico.

 

Si de nombres importantes hablamos, fue un clásico que reunió a consagrados como Diego Simeone, a figuras de gran presente como Lucas Pusineri y Federico Insúa y a promesas en ascenso como Lisandro López y Sergio Agüero.

 

Justamente Lisandro López fue la gran figura del partido. Hizo un gol, hizo delirar a la gente en el festejo y desde entonces se convirtió en una pesadilla para Independiente en cada clásico. Sus goles fueron una constante en su regreso al fútbol argentino.  

 

 

Lisandro López hace delirar a la gente de Racing con su festejo de gol

Lisandro López hace delirar a la gente de Racing con su festejo de gol

 

 

Después de 12 años, Racing volvió a ganarle a Independiente en el Cilindro. Desde aquel día del gol de De Vicente por el Apertura 1993 hasta el Clausura 2005 pasaron 10 partidos, con un balance de 6 triunfos (uno se jugó en cancha de River) para Independiente y 4 empates.

 

 

 

Diseño y edición de fotografía
Matias Di Julio

DEJÁ TU COMENTARIO