(sin categoría)

Las 10 finales más vibrantes

Por Redacción EG · 26 de mayo de 2009

Lo mejor de le Champions League, antigua Liga de Campeones de Europa. De la décima a la primera, para disfrutar y polemizar.

Nota publicada en la edición mayo de 2009 de la revista El Gráfico.


10- La leyenda
Real Madrid 4 – Stade de Reims 3  (13 de junio de 1956)

Se inicia el incomparable ciclo del Real Madrid. Sin embargo, en esta primera edición que comparte con otros 15 conjuntos (ninguno de Inglaterra), al conjunto merengue le cuesta demasiado instalarse en la final. Al Partizan lo vence 4-0 en Madrid pero después sostiene con lo justo un 0-3 en campo nevado. Al Milan de los suecos Gren, Nordhal y Liedholm lo supera por un 5-4 global en semis. El Stade de Reims, en cambio, exhibe un tránsito más cómodo y cuenta con la ventaja de disputar la final en su país. Encima, golpea rápido y a los 10 minutos ya se impone por 2-0. El Madrid consigue igualar pero a los 17’ del ST se adelantan nuevamente los franceses, liderados por un genial Raymond Kopa, que luego de su gran actuación pasará a las filas de la Casa Blanca. Marquitos iguala y cuando faltan 11’ Rial sella el 4-3 definitivo. Un día después de la victoria, en el banquete de agasajo, el director de L’Equipe le comenta a Santiago Bernabéu, presidente del Madrid, al tiempo que le entrega el trofeo: “Tómela con mucho cuidado, ya que la Copa de Europa es la niña mimada”. Parece que Don Santiago lo sigue al pie de la letra. Y no la suelta en los cuatro años siguientes.

Estadio: Parque de los Príncipes, París. Público: 38.239.
REAL MADRID: Alonso; Atienza, Lesmes; Muñoz, Marquitos, Zárraga; Joseito, Marcial, Di Stéfano, Rial, Gento. DT: Villalonga.
STADE: Jacquet; Zimny, Giraudo; Leblond, Jonquet, Siatka; Hidalgo, Glovacki, Kopa, Bliard, Templin. DT: Batteux.
GOLES. PT 6' Leblond (SR), 10' Templin (SR), 14' Di Stéfano (RM), 30' Rial (RM). ST 17’ Hidalgo (SR), 22' Marquitos (RM), 34’ Rial (RM).

9- De taco a la historia
Porto 2 – Bayern Munich 1 (27 de mayo de 1987)

Veinticinco años después de la última conquista portuguesa, el Porto da la sorpresa y vence al Bayern Munich. Tras superar en semis a un duro escollo como el Real Madrid, el conjunto alemán se relaja y subestima a su rival, que además viene de superar con lo justo en cuartos al Brondy de Dinamarca (2-1). Si alguna duda queda acerca de cuál es el favorito, Kögl anota el 1-0 antes de los 25’. Sin darse por vencido y al ritmo del juego sutil que lidera el joven Paulo Futre, el Porto da vuelta el partido en tres minutos del ST, cuando en el cuarto de hora final el Bayern parece encaminarse a una victoria sin sobresaltos. Es aquí el momento en que entra de cabeza en la historia el argelino Rabah Madjer, figura de su país en los Mundiales 82 y 86, que primero iguala de taco y tres minutos más tarde habilita al recién ingresado Filho Juary para sellar el 2-1 y sumergir al Bayern en una pesadilla de la que no tendrá tiempo para salir. Así, el Porto se toma revancha de la final de la Recopa perdida tres años antes frente a la Juventus y le avisa al mundo que nunca se debe subestimar al más débil.

Estadio: Prater Stadium, Viena. Público: 56.000.
PORTO: Mlynarczyk; Joao Pinto, Eduardo Luis, Celso, Inacio (Frasco); Quim (Juary), Magalhaes, Madjer, Sousa, Andre; Futre. DT: Jorge.
BAYERN: Pfaff; Winklhofer, Eder, Nachtweih, Pflüger; Flick (Lunde),
Brehme, Matthäus,M. Rummenigge; Hoeness, Kögl. DT:Lattek.
GOLES. PT 24’ Kögl (BM). ST 32’ Madjer (P) y 34’ Juary.

8- Con alargue también vale
Real Madrid 3 – Milan 2 (28 de mayo de 1958)

La tercera edición de la Copa se viste de luto por un accidente que conmueve al mundo: la catástrofe aérea del Manchester United, en Munich, en la que el plantel dirigido por Matt Busby, tras eliminar al Estrella Roja en cuartos, sufre la muerte de ocho futbolistas. La competencia continúa y el conjunto inglés es eliminado por el Milan. Del otro lado del cuadro, el Real Madrid apabulla a sus rivales: 8-1 sobre el Antwerp de Bélgica, 10-2 al Sevilla y 4-2 al Vasas de Hungría. En la final, los contendientes no pueden sacarse ventajas. Son dos conjuntos de real jerarquía: Kopa, Di Stéfano, Rial y Gento, mítica delantera del Madrid por un lado; el uruguayo Pepe Schiaffino (héroe del Maracanazo) y el argentino Ernesto Grillo, por el otro. Los goles llegan en el ST y todos juntos, en once minutos frenéticos (entre los 24 y los 34), que no dan respiro. Siempre se adelanta el Milan y lo empareja el Madrid, bajo la batuta estelar del Di, la figura de la noche. El partido va al alargue por primera vez en la joven competencia y Gento establece las cifras definitivas apenas iniciado el segundo período para que el Madrid levante por tercera ocasión consecutiva la Copa de campeones.

Estadio: Heysel, Bruselas. Público: 67.000.
REAL MADRID: Alonso; Atienza, Lesmes; Santiesteban, Santamaría, Zárraga; Kopa, Joseito, Di Stéfano, Rial, Gento. DT: Carniglia.
MILAN: Soldan; Fontana, Beraldo; Bergamaschi, Maldini, Radice; Danova, Liedholm, Schiaffino, Grillo, Cucchiaroni. DT: Viani.
GOLES. ST 24’ Schiaffino (M), 29’ Di Stéfano (RM), 33’ Grillo (M), 34’ Rial (RM). SUPL. ST 2’ Gento (RM).

7- El juego de los opuestos
Barcelona 2 – Arsenal 1 (17 de mayo de 2006)

El Arsenal arriba invicto a su primera final en Champions. El Barcelona, igual, para mejorar su performance de finales (1 ganada, 3 perdidas). De un lado, un cerrojo, con 2 goles recibidos en 12 partidos y con Lehmann, su arquero, erigido en récord para la Champions: 919’ sin recibir goles. El Arsenal elimina al Madrid, a la Juve y al Villarreal. Del otro lado, el equipo más vistoso con Ronaldinho, Eto’o y Messi, que supera al rudo Chelsea, al Benfica y al Milan a puro toque. El duelo de esquemas se potencia en la final a partir de los 18‘, cuando Lehmann baja a Eto’o y se va con su invicto a los vestuarios. Arsenal se acurruca más en su área, se pone 1-0, y acaricia el 2-0 en contra que fallan Ljungberg y Henry. El sueco Larsson ingresa a los 16’ del ST y resulta clave con dos asistencias para que en 5 minutos (entre los 31 y los 36) Eto’o empate y luego Juliano Belletti, otro ingresante, selle el 2-1. Así de locos son los números: Belletti se reserva su primer gol de la temporada para el instante menos pensado y el Arsenal, que apenas ha recibido 2 tantos en 10 partidos, sufre la misma cantidad en seis minutos.

Estadio: Stade de France, París. Público: 77.000.
BARCELONA: Valdés; Oleguer (Belletti), Puyol, Márquez, Van Bronckhorst; Deco, Edmílson (Iniesta), Van Bommel (Larsson); Giuly, Ronaldinho, Eto'o. DT: Rijkaard.
ARSENAL: Lehmann; Eboué, Touré, Campbell, Ashley Cole; Pires (Almunia), Gilberto Silva, Fábregas (Flamini), Hleb (Reyes); Ljungberg; Henry. DT: Wenger.
GOLES. PT 37’ Campbell (A). ST 31’ Eto’o (B) y 36’ Belletti (B).

6- Tres no alcanzan
Benfica 5 – Real Madrid 3 (2 de mayo de 1962)

Si antes de jugar una final de Europa, que suele presentar desarrollos cerrados, a uno le acercan un papel donde dice que un delantero del equipo propio convertirá tres goles en el PT, uno firma con los ojos cerrados, sin dudar del éxito que tendrá el emprendimiento. Pues no. Una vez más el fútbol hace añicos todos los pronósticos. Y entonces los tres goles del genial Ferenc Puskás que sirven para adelantar al Madrid 2-0 a los 23’ de juego y 3-2 al cierre del PT, no alcanzan para impedir la coronación del Benfica de Eusebio, que revierte el resultado en el complemento y redondea un magnífico 5-3 que es, en la actualidad, la segunda final con más goles de la historia. Como suele ocurrir en estos casos, es un rush de la Pantera de Mozambique, que convierte dos tantos en cuatro minutos, el que define la suerte del pleito. Es cierto, el conjunto lusitano no aterriza en Amsterdam como favorito, pero tampoco es una cenicienta pobre y sin argumentos, ya que viene de conquistar su primera Copa el año anterior tras vencer al Barcelona en la final. Y ahora consuma su doble coronación ante el otro contendiente pesado de España en una competencia que ya cuenta con 29 participantes.

Estadio: Olímpico, Amsterdam. Público: 65.000.
BENFICA: Costa Pereira; João, Angelo; Cavem, Germano, Cruz; Augusto, Eusebio, Aguas, Coluna, Simões. DT: Guttman.
REAL MADRID: Araquistáin; Casado, Miera; Felo, Santamaría, Pachín; Tejada, Del Sol, Di Stéfano, Puskás, Gento. DT: Muñoz.
GOLES. PT 17’ y 23’ Puskás (RM), 25’ Aguas (B), 34’ Cavem (B), 38’ Puskás (RM). ST 6’ Coluna, 20’ y 23’ Eusebio (B).

5- Señal del destino
Manchester United 4 – Benfica 1 (29 de mayo de 1968)

Como un guiño del destino, 10 años después del accidente que mata a 8 jugadores de un equipo que viene de ser campeón en su país y cuenta con grandes posibilidades de consagrarse en Europa, el Manchester conducido desde afuera por el mismo DT de entonces (Matt Busby) y organizado desde adentro por Bobby Charlton, un jovencito que había salvado su vida en aquel accidente, levanta por primera vez la Copa.  Un justo homenaje al fútbol inglés, que hasta este 1968 no ha conseguido adueñarse del trofeo. Y lo hace en la Catedral: el estadio de Wembley. Los inventores no aguantaban más, si hasta Escocia, con el Celtic, ya lucía la Copa en sus vitrinas. Tras vencer al Madrid en semis (4-3), el Manchester afronta la dura final contra el Benfica de Eusebio. El PT se va sin goles y en el segundo el Manchester se coloca en ventaja por Charlton pero emparda Graca a 15’ del final. La igualdad no impacta al conjunto inglés, ya que apenas iniciado el tiempo suplementario, en una ráfaga de 7 minutos, se define el enfrentamiento, con goles de George Best, Brian Kidd y otra vez Bobby Charlton. El mundo observa conmovido.

Estadio: Wembley. Público: 100.000.
MANCHESTER: Stepney; Brennan, Stiles, Foulkes, Dunne; Crerand, Charlton, Sadler; Best, Kidd, Aston. DT: Busby.
BENFICA: Henrique; Adolfo, Humberto, Jacinto, Cruz; Graca, Coluna, Augusto; Eusebio, Torres, Simões. DT:  Gloria.
GOLES. ST. 8’ Charlton (M) y 30’ Graca (B). Sup. PT 3’ Best (M), 4’ Kidd (M) y 9’ Charlton.

4- Todos los records juntos
Real Madrid 7 – Eintracht Frankfurt 3 (18 de mayo de 1960)

Para muchos observadores entrados en años, es la mejor final de la historia. La Quinta del Madrid llega precedida de una goleada inédita que jamás volverá a repetirse. Son varios los récords que acompañan la perfecta sinfonía brindada por el conjunto merengue ante 130.000 espectadores: máxima cantidad de goles en una final (10), mayor diferencia entre un conjunto y otro (4; compartida) y la más abultada producción goleadora de un futbolista en una final (Puskás, con 4). Como si no fuera suficiente, en el ST se anotan 4 goles en 6 minutos (entre los 26’ y los 31’), a un promedio de un tanto por cada minuto y medio, que vendría a ser más o menos el tiempo que se consume desde la salida de un arco hasta el adversario, pasando por el mediocampo para poner la pelota en juego. Los buenos ejemplos habían sido moneda corriente en esta Copa. El Eintracht venía de superar en semifinales en dos cómodos sets al Rangers (6-1 y 6-3) y el Barcelona de Czibor, Kócsis y Kubala, dirigido por Helenio Herrera, antes de caer en semis con el Real Madrid por 6-2 en el global, había pisado al Milan 7-1 y al Wolverhampton 9-2. Son todos equipos que buscan con devoción el arco de enfrente. Y de ellos, el Madrid resulta indudablemente el mejor.

Estadio: Hampden Park, Glasgow. Público: 127.000
REAL MADRID: Domínguez; Marquitos, Pachín; Vidal, Santamaría, Zárraga; Canario, Del Sol, Di Stéfano, Puskás, Gento. DT: Muñoz.
EINTRACHT: Loy; Lutz, Höfer; Weilbächer, Eigenbrodt, Stinka; Kress, Lindner, Stein, Pfaff, Meier. DT: Oswald.
GOLES. PT 18’ Kress (E), 27’ y 30’ Di Stéfano (RM), 45’ Puskás (RM). ST 11’, 15’ y 26’ Puskás (RM), 27’ Stein (E), 30’ Di Stéfano (RM) y 31’ Stein (E).

3-Remontada éptica
Liverpool 3- Milan 3 (25 de mayo de 2005)

¡Qué mejor regalo a la Champions en su final N° 50 que semejantes emociones! La previa ofrece contrastes. El Milan es favorito: viene de coronarse en 2003, tiene a Seedorf (triple campeón con tres equipos distintos) y a los consagrados Maldini, Cafú, Nesta, Kaká, Shevchenko (Balón de Oro) y Crespo. Su tránsito a la final es cómodo:  Manchester (2-0), Inter (5-0) y PSV (3-3). El Liverpool empieza perdiendo contra el Grazer (Austria) en casa, supera la fase de grupos por diferencia de gol y elimina al Chelsea por un grito. Es su primera final en 20 años, justo dos décadas después de la tragedia de Heysel (39 muertos). Paolo Maldini convierte el 1-0 a los 52 segundos y Crespo parece definir el duelo al cierre del PT. Pero en 7 minutos del ST (9 a 16), los ingleses igualan. Shevchenko, que en 2003 le había dado el triunfo al Milan con su último penal a la Juve, tiene su noche negra: a los 24’ del ST le sacan un disparo en la línea y en el cierre se pierde un gol solo con el arquero. Encima, erra el penal decisivo en la definición. “Alguien de arriba nos ayudó”, afirma el arquero Dudek, figura de los Reds. Hay que creerle.

Estadio: Olímpico, Estambul. Público: 60.000.
LIVERPOOL: Dudek; Finnan (Hamann), Hyypiä, Carragher, Traoré; L. García, Alonso, Gerrard, Riise; Kewell (Smicer); Baros (Cissé). DT: Benítez.
MILAN: Dida; Cafú, Stam, Nesta, Maldini; Gattuso (Rui Costa), Pirlo, Seedorf (Serginho); Kaká; Shevchenko, Crespo (Tomasson). DT: Ancelotti.
GOLES. PT 1’ Maldini (M), 39 y 44’ Crespo (M). ST 9’ Gerrard (L), 11’ Smicer (L) y 15’ Xabi Alonso.

2- La generosidad de un arquero
Bayern Munich 1 – Atlético de Madrid 1 (15 de mayo de 1974)

La más insólita de todas, la única con dos capítulos. El desenlace que le permite al fútbol alemán conquistar por fin la Copa tras 18 años de búsqueda. Beckenbauer, Maier, Breitner, Hoeness y Gerd Müller, estandartes del Bayern, también logran ese año el Mundial en su país. El Aleti, invicto, se presenta diezmado a la final por la batalla ante el Celtic en semis. Sin embargo, por las argucias tácticas de Juan Carlos Lorenzo, llega al tiempo suplementario. Y se pone 1-0 faltando 6 minutos. Nadie puede robarle la Copa al Atlético. O sí... Lo contó el Toto en El Gráfico: “Faltaban 40 segundos y un zaguero torpe de ellos pateó desde su casa un tirito. ¿Saben qué estaba haciendo Reina, nuestro arquero? Dándole los guantes de recuerdo al fotógrafo de Marca. Fue gol. Vicente Calderón, el presidente, casi se nos muere en el camarín”. Dos días más tarde, en el mismo estadio, el Bayern aplasta al Atlético 4-0. ¿Reina habrá vuelto a regalar sus guantes?

Estadio: Heysel, Bruselas. Público: 49.000.
BAYERN: Maier; Hansen, Breitner, Schwarzenbeck, Beckenbauer; Roth, Zobel, Hoeness; Torstensson (Dürnberger), Müller, Kapellmann. DT: Lattek.
ATLÉTICO: Reina; Melo, Capón, Adelardo, Heredia; Luis, Eusebio, Irureta; Ufarte (Becerra), Gárate, Salcedo (Alberto). DT: Juan Carlos Lorenzo.
GOLES. Sup. ST 9’ Luis (AM) y 14’ Schwarzenbeck (BM).

1- El mejor spot publicitario
Manchester United 2- Bayern Munich 1

Jorge Valdano define ese final electrizante en el palco de prensa: “Fue un spot publicitario del fútbol, el mejor que podrían haber armado los organizadores. Grité el gol y a Fabio Capello, que tiene el corazón bastante más duro que el mío, le pasó lo mismo”. Franz Beckenbauer, presidente del Bayern, se lamenta, en su veloz retirada: “Ni yo ni ellos podrán olvidar jamás esta noche, a menos que nos ataque el Alzheimer”. Pierluigi Collina, el árbitro, intenta levantar a los futbolistas del Bayern desparramados sobre el césped, porque todavía deben disputarse unos segundos. La escena rompe un mito: los alemanes también lloran. En la más infartante final de la Champions, la que elegimos como N° 1, el United rompe un maleficio de 31 años y vuelve a reinar en Europa. Sólo un milagro lo empuja al éxito: pierde 1-0 cuando marcan los 3’ de descuento.  Sheringham iguala a los 91 y a los 92‘, tras una peinada en un centro de Beckham, el otro ingresante, Solksjaer, la empuja al gol. Delirio rojo en el Nou Camp. “Esto es sólo comparable al Maracanazo”, titulan los diarios españoles. Y no exageran.

Estadio: Barcelona. Público: 90.000.
MANCHESTER: Schmeichel; Gary Neville, Johnsen, Stam, Irwin; Beckham, Butt, Giggs; Blomqvist (Sheringham), Yorke, Andy Cole (Solskjaer). DT: Alex Ferguson.
BAYERN: Kahn; Matthäus (Fink), Babbel, Linke, Kuffour; Tarnat, Effenberg, Jeremies, Basler (Salihamidzic); Jancker, Zickler (Scholl). DT: Hitzfeld.
GOLES. PT 6’ Basler (BM). ST 91’ Sheringham (M) y 92’ Solskjaer (M).

Por Diego Borinsky

DEJÁ TU COMENTARIO