100 años de El Gráfico

Fuera de juego

Por Redacción EG · 06 de junio de 2019

Esta nota es un repaso sobre tapas fallidas, notas que hicieron agua, reportajes que se atragantaron, fotos veladas... Descubra El Gráfico que no fue.

En In­gla­te­rra ofre­cen un pre­mio de un mi­llón de li­bras es­ter­li­nas pa­ra el hom­bre que de­mues­tre es­tar em­ba­ra­za­do. En El Grá­fi­co bus­ca­mos al­guien que sea ca­paz de de­ta­llar­nos, con una se­ma­na de an­ti­ci­pa­ción, los re­sul­ta­dos de­por­ti­vos. Es de­cir, una es­pe­cie de Gui­ller­mo Ni­mo, pe­ro en se­rio. No te­ne­mos tan­tas li­bras, pe­ro po­dría­mos con­ver­sar un ho­no­ra­rio dig­no. ¿Cuá­les se­rían las con­di­cio­nes la­bo­ra­les de nues­tro gu­rú pe­rio­dís­ti­co? Iría­mos a bus­car­lo a su ca­sa, le ce­de­ría­mos la ofi­ci­na de nues­tro edi­tor, le con­tra­ta­ría­mos a las po­rris­tas de Bo­ca pa­ra que lo aba­ni­quen y le re­ga­la­ría­mos un te­le­vi­sor de 108 pul­ga­das ex­tra­cha­to, con si­llón ma­sa­jea­dor in­clui­do. ¿Qué le pe­di­ría­mos a cam­bio? Que nos cuen­te cuá­les van a ser los re­sul­ta­dos de la fe­cha de fút­bol y quié­nes se­rán los go­lea­do­res, có­mo le va a ir a Los Pu­mas en sus gi­ras, qué va a pa­sar en ca­da ca­rre­ra con Maz­za­ca­ne, cuá­les se­rán los re­sul­ta­dos del te­nis del fin de se­ma­na y qué va a ha­cer Ty­son la pró­xi­ma vez que se su­ba a un ring. Con eso, na­da más, es­ta­ría­mos he­chos.

Por­que en el pe­rio­dis­mo de­por­ti­vo, un gol, un try, un do­ble, un ho­yo en uno o un des­pis­te pue­den sig­ni­fi­car una ta­pa me­nos, una no­ta más, una fo­to inú­til, un tí­tu­lo per­fec­to o diez pá­gi­nas al ta­cho de ba­su­ra. Ca­da do­min­go, las trans­mi­sio­nes de los te­le­vi­so­res y las ra­dios de la re­dac­ción ha­cen os­ci­lar el con­te­ni­do de la re­vis­ta y los hu­mo­res de los que la ha­ce­mos. Los de­por­tis­tas tie­nen su adre­na­li­na y los pe­rio­dis­tas no nos que­da­mos atrás. Mu­chas ve­ces hay una en­tre­vis­ta tra­ba­ja­da en la se­ma­na que se di­lu­ye co­mo en áci­do por los re­sul­ta­dos de la fe­cha; o una bue­na idea de ta­pa que pa­sa a dor­mir un sue­ño eter­no en el fon­do de un ca­jón. To­do eso for­ma par­te de lo que no se pu­bli­ca, por cul­pa de que to­da­vía no se pre­sen­tó aquel gu­rú que nos ayu­de a ser más efi­cien­tes.

Por aho­ra, só­lo nos que­da cru­zar los de­dos pa­ra que el go­lea­dor en­tre­vis­ta­do es­té afi­la­do y pre­ci­so; pa­ra que el ar­que­ro que nos aguan­tó du­ran­te una se­sión de fo­tos de dos ho­ras ata­je ese mal­di­to pe­nal; pa­ra que aquel equi­po que vie­ne con una ra­cha in­me­jo­ra­ble, no va­ya a per­der el equi­li­brio jus­to ese do­min­go que lo te­ne­mos en la mi­ra. Otra al­ter­na­ti­va, me­nos ca­ba­lís­ti­ca y más ha­bi­tual en los ca­sos del Po­li­de­por­ti­vo, es pre­ver cual­quier de­sen­la­ce en una fi­nal. ¿Có­mo? En­tre­vis­tan­do a los dos fi­na­lis­tas y te­nien­do lis­tas las dos po­si­bi­li­da­des. Es una al­ter­na­ti­va efec­ti­va, pe­ro en ese ca­so siem­pre que­da una no­ta –la del per­de­dor– que nun­ca va a lle­gar al ta­ller de im­pre­sión. Con la ob­via de­pre­sión del pe­rio­dis­ta que la hi­zo y que ca­yó de­rro­ta­do.

El ca­nas­to se lle­na, son los ga­jes del ofi­cio. A ve­ces, no es por cul­pa de un re­sul­ta­do. Lo que pa­re­cía una bue­na idea en las reu­nio­nes don­de se lan­zan pro­yec­tos de no­ta ter­mi­na sien­do po­co atrac­ti­vo pues­to en el pa­pel. Son las tí­pi­cas pro­duc­cio­nes pe­rio­dís­ti­cas que van pa­sán­do­se de una se­ma­na a la otra y que es­pe­ran un tur­no que no exis­te ni va a exis­tir. Tam­bién pue­de ser que el en­tre­vis­ta­do no apor­te: nun­ca fal­ta el de­por­tis­ta que es­tá eno­ja­do con El Grá­fi­co por al­gu­na ra­zón en­ten­di­ble o ab­sur­da, el que no tie­ne tiem­po, el que se arre­pin­tió, el que se que­dó dor­mi­do, el que se en­fer­mó, el que se la cre­yó o el que se que­dó sin ba­te­ría en su ce­lu­lar.

Pue­de ocu­rrir que to­do ha­ya fun­cio­na­do co­mo un re­lo­ji­to sui­zo, pe­ro las imá­ge­nes que hi­cie­ron nues­tros fo­tó­gra­fos ya no cal­zan. Por­que el fut­bo­lis­ta se ti­ñó el pe­lo, se ra­pó o por­que el equi­po cam­bió el di­se­ño de la ca­mi­se­ta que usó la fi­gu­ra pa­ra po­sar. ¡Se cam­bian la ca­mi­se­ta a ca­da ra­to! No hay du­das de que la me­jor for­ma de ha­cer de­por­te de aven­tu­ra fren­te a una com­pu­ta­do­ra es en el pe­rio­dis­mo de­por­ti­vo.

Pe­ro, co­mo pue­de ad­ver­tir­se en ca­da edi­ción de la re­vis­ta, no siem­pre hay fa­ta­li­da­des. Mu­chas ve­ces los re­sul­ta­dos nos acom­pa­ña­ron y to­do sa­lió abro­cha­di­to y con mo­ño. Co­mo la no­ta de ta­pa a Or­te­gui­ta, que se brin­dó por com­ple­to: ha­bló has­ta por los co­dos y po­só mil ho­ras en la se­ma­na en que pre­pa­rá­ba­mos el lan­za­mien­to de la re­vis­ta re­di­se­ña­da; y el do­min­go la rom­pió. O el Chi­no Fer­nán­dez, a quien le hi­ci­mos fo­tos bue­ní­si­mas y ese fin de se­ma­na se que­dó con el Abier­to de la Re­pú­bli­ca. Tam­bién fue el ca­so del Che­lo Del­ga­do: le hi­ci­mos tres en­tre­vis­tas, pe­ro no an­du­vo bien. Has­ta que la cuar­ta fue la ven­ci­da. Por­que des­pués de pa­sar por el ru­ti­na­rio trá­mi­te de aten­der­nos, le hi­zo un gol a Cen­tral, otro a Ta­lle­res y la rom­pió con­tra el Real en la fi­nal In­ter­con­ti­nen­tal.

Pe­ro esas no­tas, las que tu­vie­ron lu­gar en nues­tros nú­me­ros, ya vi­vie­ron su mo­men­to de glo­ria. Aquí va­mos a ocu­par­nos de aque­llas que se per­die­ron en el ca­mi­no. Las que que­da­ron fue­ra de jue­go y no lle­ga­ron al kios­co. Ta­pas que no fue­ron, no­tas de ca­jón, fo­tos que duer­men en el ar­chi­vo, ideas mor­ta­les y en­tre­vis­tas por siem­pre iné­di­tas. Es­ta vez, lo que no pa­só es no­ti­cia.

La historia del paciente Inglés

 

Carlos Babington.

Carlos Babington.

 

Hu­ra­cán lle­ga­ba en­to­na­do pa­ra en­fren­tar a Bo­ca. Re­cién ha­bía as­cen­di­do y le ha­bía ga­na­do a San Lo­ren­zo. Los pe­rio­dis­tas Mar­tín De Ro­se y Ma­xi Nó­bi­li fue­ron a ver a Car­los Ba­bing­ton. Cuan­do al­guien le pro­po­ne ha­blar de fút­bol a Ba­bing­ton só­lo tie­ne que de­cir dón­de y a qué ho­ra. El In­glés y los pe­rio­dis­tas se reu­nie­ron en un bar de Par­que Pa­tri­cios y du­ran­te dos ho­ras co­ci­na­ron la no­ta del po­si­ble triun­fo de Hu­ra­cán. Ba­bing­ton ase­gu­ra­ba: “Pa­se lo que pa­se con Bo­ca, es­te equi­po no se va a caer”. El do­min­go per­die­ron 1 a 0. A par­tir de allí, tam­po­co ga­na­ron par­ti­dos im­por­tan­tes. Por eso nun­ca sa­lió la no­ta, pe­se a que lo hi­ci­mos po­sar co­mo en el 73. Igual, va­le de­cir que un per­so­na­je co­mo Ba­bing­ton, en cual­quier mo­men­to, sa­le a la luz. Por eso, es­ta no­ta, si­gue en lis­ta de es­pe­ra. Aun­que con al­gu­nos re­to­ques.

 

Babington.

Babington.

 

Las desventuras de Orestes

En agos­to te­nía­mos una no­ti­cia bom­ba. El ine­fa­ble  Ores­tes Ka­to­rosz, el play­boy-jar­di­ne­ro-pe­rio­dis­ta-ac­tor que en­tre fe­bre­ro y mar­zo fue téc­ni­co de All Boys, vol­vía al rue­do con una idea dis­pa­ra­ta­da. “A los 49 años quie­ro dar­me el úl­ti­mo gus­to: ju­gar al fút­bol en Pri­me­ra. Voy a ha­cer el ca­mi­no in­ver­so de to­dos los fut­bo­lis­tas: em­pe­cé co­mo pe­rio­dis­ta, lue­go fui DT y aho­ra voy a ju­gar. Ade­más es­toy co­mo uno de 25, no tu­ve nin­gu­na le­sión se­ria”, con­fe­só. Apu­ra­do por el cie­rre del li­bro de pa­ses, se pu­so a en­tre­nar du­ro. Lo se­gui­mos en su se­sión de gim­na­sio y lo fo­to­gra­fia­mos en­tre­nan­do co­mo Rocky Bal­boa en las es­ca­le­ras de la Fa­cul­tad de De­re­cho. El fo­tó­gra­fo Hugo Ramos, alu­ci­na­do co­n el bue­no de Ores­tes, se co­pó e hi­zo 6 ro­llos de an­to­lo­gía. Des­pués di­jo que una in­fec­ción en las mue­las abor­tó su sue­ño. Y nues­tra no­ta.   

 

Ores­tes Ka­to­rosz.

Ores­tes Ka­to­rosz.

 

El riesgo de las multitudes

El pe­rio­dis­ta Gui­do Glait tie­ne buen ojo pa­ra las pro­me­sas. Un día lle­gó de San Lo­ren­zo y di­jo: “Ojo con San­ta­na”. Co­mo na­die tie­ne pla­ta su­fi­cien­te pa­ra an­dar com­pran­do ju­ga­do­res, lo úni­co que que­da­ba era ha­cer la no­ta. Pe­ro no hu­bo tiem­po ma­te­rial pa­ra rea­li­zar una producción fotográfica. Lle­gó el par­ti­do con Ri­ver. Y San­ta­na gri­tó el pri­mer gol de su ca­rre­ra en San Lo­ren­zo. Glait se agran­dó. Hu­bo que aguan­tar­lo. Y tri­pli­có ab­sur­da­men­te la apues­ta: de­ci­dió en­tre­vis­tar a San­ta­na, Wal­ter Er­vi­ti y Ri­car­do Ve­rón.  El trío des­me­nu­zó su his­to­ria, se hi­cie­ron las fo­tos y es­pe­ra­mos el mo­men­to opor­tu­no pa­ra dar­la. El te­ma es que ja­más brillaron jun­tos. Ve­rón fue ven­di­do al Reg­gi­na. San­ta­na fue su­plen­te. Y Er­vi­ti fue el úni­co que jus­ti­fi­có los ro­llos gas­ta­dos. De aho­ra en más ca­da vez que Gui­do des­cu­bre una pro­me­sa le de­ci­mos: “Entrevistá só­lo a ése, her­ma­ni­to”.

 

Erviti, Verón y Santana.

Erviti, Verón y Santana.

 

Qué lindo pastito que tengo yo

El te­ma del es­ta­do de las can­chas em­pe­zó a to­mar tem­pe­ra­tu­ra. Uno veía el pas­to que­ma­do en San Lo­ren­zo, la­gu­nas en Ra­cing, po­zos en Ri­ver... El pe­rio­dis­ta Da­niel Bal­ma­ce­da ha­bló con in­ge­nie­ros agró­no­mos que cui­dan pas­tos, ca­mi­nó las can­chas, re­co­gió anéc­do­tas y or­ga­ni­zó las pro­duc­cio­nes fo­to­grá­fi­cas. Apren­dió mu­cho so­bre el te­ma, co­no­ció los se­cre­tos de los can­che­ros y las tác­ti­cas de Car­los Bi­lar­do pa­ra que los ve­ge­ta­les ju­ga­ran a su fa­vor. En­con­tró la re­la­ción en­tre los re­ci­ta­les y par­ti­dos de rugby que se ha­cen en los es­ta­dios y el es­ta­do de los cam­pos. Le que­dó un tex­to dig­no de Cha­cra. La no­ta es­pe­ró su tur­no. El al­ma­na­que co­rría, el pas­to cre­cía y la no­ta dor­mía. Se fue el in­vier­no, lle­gó la pri­ma­ve­ra. Se fue la pri­ma­ve­ra, lle­gó el ve­ra­no. A la no­ta del pas­to le cre­cie­ron hon­gos. La re­ga­mos to­das las se­ma­nas.

 

.

.

 

Aquella maldición cervecera

El sue­ño que Quil­mes te­nía de lle­gar a Pri­me­ra cho­có tres ve­ces con­tra la rea­li­dad. Pri­me­ro per­dió con Hu­ra­cán. Des­pués que­dó out an­te Los An­des. Y cuan­do pa­re­cía que de tan­to in­sis­tir se le da­ba con Bel­gra­no, se ca­yó al fi­nal del par­ti­do y otra vez se que­dó sin na­da. Sin na­da, tam­bién, se que­da­ron sus hin­chas, que nun­ca pu­die­ron ver las no­tas que ha­bía­mos pre­pa­ra­do. Eran va­rias, por­que has­ta se ba­ra­jó la po­si­bi­li­dad de ha­cer una edi­ción es­pe­cial. Uno de los re­por­ta­jes fue al Pi­ra­ta Czor­no­maz, que has­ta po­só ma­ne­jan­do un trac­tor en la can­cha. Las ex glo­rias del club, por si aca­so, ya opi­na­ban qué te­nía que ha­cer el equi­po pa­ra man­te­ner­se en Pri­me­ra. Otra no­ta fue a Ri­car­do Rez­za, quien es­tu­vo muy re­ti­cen­te pa­ra las fo­tos: “Pa­ra qué, si to­tal sa­le una so­la”. Se equi­vo­có. Al fi­nal no sa­lió nin­gu­na...

 

La maldición de Quilmes para ascender.

La maldición de Quilmes para ascender.

 

Despacito, despacito... no salió

Po­lo. Fi­nal del Abier­to Ar­gen­ti­no en Pa­ler­mo. Los her­ma­nos Se­bas­tián y Juan Ig­na­cio Mer­los, com­pa­ñe­ros de Adol­fo Cam­bia­so en La Dol­fi­na, de­di­ca­ron ca­si dos ho­ras a re­pa­sar su pa­sión por los ca­ba­llos des­de que eran chi­qui­tos. “No te preo­cu­pés, que la no­ta va a sa­lir se­gu­ro. A In­dios Cha­pa­leu­fú II le ga­na­mos por cua­tro go­les”, pro­nos­ti­ca­ba Se­bas­tián.

El mis­mo Se­bas­tián fue quien, des­pués de ha­ber per­di­do por tres go­les el par­ti­do de­ci­si­vo, le di­jo rien­do­ a nues­tro pe­rio­dis­ta: “Aho­ra te vas a me­ter la no­ta en el cu­lo, ¿no?”. No lle­ga­mos a ese ex­tre­mo por­que Lu­cas Fai­lla­ce se ne­gó da­do a que es­ta­ba im­pre­sa en car­tón co­rru­ga­do. En­se­gui­da, Se­bas­tián se ilu­sio­nó: “En ene­ro ju­ga­mos la tem­po­ra­da de po­lo en Es­ta­dos Uni­dos. Che, ¿no la po­drán sa­car ahí?”. No le res­pon­di­mos.

 

Los hermanos Merlos.

Los hermanos Merlos.

 

Blanca y radiante

Se ve­nía Ar­gen­ti­na-Uru­guay. Da­niel Pas­sa­re­lla en­fren­ta­ba al equi­po que ha­bía di­ri­gi­do has­ta 1998. Se im­po­nía una en­tre­vis­ta a fon­do con el téc­ni­co del equi­po uru­gua­yo. El pe­rio­dis­ta Eduar­do Ve­ro­na, uno de nues­tros bom­be­ros, par­tió a Mon­te­vi­deo. Pe­ro el Gran Ca­pi­tán no qui­so sa­ber na­da. Co­mo El Grá­fi­co ha­bía pu­bli­ca­do al­go que no le gus­tó des­pués de la eli­mi­na­ción en el Mun­dial 98, Pas­sa­re­lla le pi­dió a Ve­ro­na ama­ble­men­te (va­le de­cir­lo) que se pu­bli­ca­ran seis pá­gi­nas en blan­co pa­ra con­tra­rres­tar las su­pues­tas “men­ti­ras que se ha­bían di­cho en aque­lla no­ta”. Co­mo los lec­to­res no sa­ben de in­ter­nas pre­fe­ri­mos no po­ner nin­gu­na pá­gi­na en blan­co y nos que­da­mos sin el re­por­ta­je a Pas­sa­re­lla. ¿El tiem­po ce­rra­rá las he­ri­das?

 

Passarella.

Passarella.

 

El grabador no se encendió

El pe­rio­dis­ta Pa­blo Llon­to via­jó a La Ha­ba­na pa­ra ha­cer a Ma­ra­do­na. El pri­mer día se fue a la puer­ta de La Pra­de­ra. Man­tu­vo asam­bleas ca­lle­je­ras con Cóp­po­la que en­tra­ba, ha­bla­ba con Die­go y sa­lía ne­gan­do. Pe­ro sur­gie­ron mo­ti­vos ines­pe­ra­dos: el edi­tor de El Grá­fi­co no es per­so­na gra­ta para Ma­ra­do­na. El Diez di­jo que no. Llon­to vol­vió a Bue­nos Ai­res con el gra­ba­dor sin en­cen­der. Tra­jo unos cho­co­la­tes muy ri­cos.

 

Maradona.

Maradona.

 

A Trotta le creció la nariz

Des­pués del 0-3 con Bo­ca, el plan­tel de Ri­ver no qui­so ha­cer más no­tas con El Grá­fi­co. Ro­ber­to Trot­ta fi­nal­men­te acep­tó y pu­so fe­cha. Sor­pre­sa fue la que nos lle­va­mos cuan­do, a pun­to de ini­ciar el re­por­ta­je, di­jo con una son­ri­sa go­za­do­ra: “Uia, me con­fun­dí, pen­sé que eran de Cla­rín. El error fue mío, no pue­do dar la no­ta”. Cla­rín ya lo ha­bía en­tre­vis­ta­do ocho días an­tes. Mien­te tan su­til­men­te co­mo pe­ga.

 

Trotta.

Trotta.

 

El Gráfico 1 - Latorre 0

Die­go La­to­rre no se acor­da­ba bien el porqué, pe­ro sí es­ta­ba muy se­gu­ro de que él no le da­ba no­tas a El Grá­fi­co des­de que ju­ga­ba en Boca. Nues­tro pe­rio­dis­ta Die­go Bo­rinsky qui­so en­tre­vis­tar­lo en Co­lom­bia cuan­do Cen­tral via­jó a Bogotá por la Co­pa Li­ber­ta­do­res. La­to­rre pro­nun­ció la can­tilena tan­tas ve­ces re­pe­ti­das por los ju­ga­do­res: “Con El Grá­fi­co no ha­blo desde que juego en Boca porque...”.

Bo­rinsky se en­va­len­to­nó y le re­cor­dó que sí ha­bía da­do una en­tre­vis­ta a fi­nes del 98 cuando estaba en el Racing de Cappa. La­to­rre le di­jo que no. Bo­rinsky di­jo que sí. Que no, que sí, que sí, que no. Has­ta que se­lla­ron la apues­ta con apre­tón de ma­nos in­clui­do: si Bo­rinsky pro­ba­ba que La­to­rre le ha­bía da­do una no­ta a El Grá­fi­co en 1998, el ju­ga­dor acep­ta­ba la en­tre­vis­ta. El pe­rio­dis­ta, no bien pu­so un pie en Bue­nos Ai­res, co­rrió al ar­chi­vo y fotocopió el fa­mo­so re­por­ta­je.

Pa­sa­ron un par de me­ses y Bo­rinsky le hi­zo una zan­ca­di­lla a La­to­rre en la presentación de los nuevos jugadores de Cha­ca­ri­ta. En la bi­lle­te­ra, de­trás de la fo­to de su hi­ja Ca­mi­la, lle­va­ba la fo­to­co­pia de la no­ta. La­to­rre no po­día creer la per­se­ve­ran­cia de nues­tro ine­fa­ble Ta­to. Mi­ró, re­mi­ró y di­jo: “Me ca­gas­te, da­le ha­ga­mos la no­ta”.

El re­sul­ta­do de la apues­ta sa­lió pu­bli­ca­do en agos­to. Fue la ta­pa de la úl­ti­ma edi­ción de El Grá­fi­co an­tes del re­di­se­ño. La ta­pa de­cía: Ga­na­ron los tron­cos. ¿A quién se re­fe­ría La­to­rre?

 

Latorre.

Latorre.

 

 

Nostradamus, un poroto

 

“Alfredo Moreno es el segundo Ronaldo. Es completo, no le falta nada.”

(Jo­sé San­fi­lip­po, 28/3/2000) Cuan­do Mo­re­no ha­cía go­les de a cin­co era pre­sa del elo­gio fá­cil. A al­gu­nos se les fue la ma­no. ¿Qué ha­brá di­cho San­fi­lip­po des­pués de (no) ha­ber­lo vis­to jugar en Ra­cing?

 

Sanfilippo.

Sanfilippo.

 

“La gente de River se encariñó con Ramón, pero conmigo también. Los hinchas me quieren mucho, me adoran.”

(Américo Gallego, 15/2/2000) El Tolo le dio un título a River pero los hinchas casi siempre cantaron: “Es el equipo de Ramón”. Si a él lo quieren, ¿qué hacen con los enemigos?

 

Gallego.

Gallego.

 

“¿Miedo a convertirme en otro Tuero? Yo no tengo la mentalidad de salir sexto; me gusta schumacher pero  YO soy de la lÍNEA PROST.”

(Gastón Mazzacane, 22/1/2000) Y Schumi festejó el título gritando: “Para Mazzaca que lo mira de atrás”.

 

Mazzacane.

Mazzacane.

 

“La mayoría de la plata está. Y, si hace falta, la pongo yo. Estoy seguro de que entre el 15 y el 20 de febrero se levanta la quiebra.”

(Daniel Lalín, 1/2/2000) Dijo que antes del 20 de febrero ponía la plata. Nunca aclaró de qué año.

 

Lalín.

Lalín.

 

“Creo que se­rá mi año y el del equi­po. uno de los dos tor­neos de­be ser nues­tro. El Clau­su­ra no se nos es­ca­pa.”

(Lean­dro Ro­mag­no­li, 8/2/2000) Se escapó. Y encima el tatuaje del Pipi miró muchos partidos desde el banco. La pifió fiero.

 

Romagnoli.

Romagnoli.

 

Las tapas que nunca vieron la luz

 

Allá por marzo de 2001 sólo faltaba que a los jugadores de Racing les vendieran un tranvía. Nadie sabía si el club cerraba y ellos, pese a no recibir respuestas, se la rebuscaban dentro de la cancha. La opinión unánime fue que merecían ser tapa si le ganaban a San Lorenzo. Perdieron 1 a 0. GRA4197 RACINGTAPA 22/3/00 Página 2

Allá por marzo de 2001 sólo faltaba que a los jugadores de Racing les vendieran un tranvía. Nadie sabía si el club cerraba y ellos, pese a no recibir respuestas, se la rebuscaban dentro de la cancha. La opinión unánime fue que merecían ser tapa si le ganaban a San Lorenzo. Perdieron 1 a 0. GRA4197 RACINGTAPA 22/3/00 Página 2

 

Gimnasia era candidato. Entrevistamos a Pereyra, Sava y Enría. Todo iba bien, hasta que Saviola, a los 48 del segundo tiempo, hizo el 2-2. Pocos momentos fueron tan conmovedores como el alarido de Maxi Nóbili, autor de la nota, en el momento del empate. Todavía está en terapia. GRA4231 GIMNASIATAPA 08/11/00 Página 2

Gimnasia era candidato. Entrevistamos a Pereyra, Sava y Enría. Todo iba bien, hasta que Saviola, a los 48 del segundo tiempo, hizo el 2-2. Pocos momentos fueron tan conmovedores como el alarido de Maxi Nóbili, autor de la nota, en el momento del empate. Todavía está en terapia. GRA4231 GIMNASIATAPA 08/11/00 Página 2

 

Si la historia sólo la escriben los que ganan, hay otra historia... El Colorado Patricio Fuselli, emblema del CASI, forma parte de la “otra” historia de la final de URBA. Se pintó de cebra para festejar el título. Pero había que ganar. Y CASI, con una gran actuación de Fuselli, perdió 35 a 32. GRA4225 FUSELLITAPA 22/9/00 Página 2

Si la historia sólo la escriben los que ganan, hay otra historia... El Colorado Patricio Fuselli, emblema del CASI, forma parte de la “otra” historia de la final de URBA. Se pintó de cebra para festejar el título. Pero había que ganar. Y CASI, con una gran actuación de Fuselli, perdió 35 a 32. GRA4225 FUSELLITAPA 22/9/00 Página 2

 

Independiente venía bien en el Clausura. Marioni, Milito, Cambiasso y Daniel Montenegro posaron para la tapa. Si le ganaban a River, y Ferro le arañaba un empate a Boca, quedaban punteros. Pero Aimar, Saviola y Ángel la rompieron y ganaron 2 a 0 por paliza. River fue tapa. GRA4196 ROJOTAPA 18/3/00 Página 2

Independiente venía bien en el Clausura. Marioni, Milito, Cambiasso y Daniel Montenegro posaron para la tapa. Si le ganaban a River, y Ferro le arañaba un empate a Boca, quedaban punteros. Pero Aimar, Saviola y Ángel la rompieron y ganaron 2 a 0 por paliza. River fue tapa. GRA4196 ROJOTAPA 18/3/00 Página 2

 

Talleres tenía que ganarle a Boca en la Bombonera para ser tapa de la edición nacional, ya que esta campaña mereció dos tapas regionales. Juntamos a Maidana, Albornós y Cuenca confiados en el anuncio de J. J. López: “Vamos a salir a ganar”. Pero Boca lo pasó por arriba. GRA4232 TALLERESTAPA 18/11/00 Página 2

Talleres tenía que ganarle a Boca en la Bombonera para ser tapa de la edición nacional, ya que esta campaña mereció dos tapas regionales. Juntamos a Maidana, Albornós y Cuenca confiados en el anuncio de J. J. López: “Vamos a salir a ganar”. Pero Boca lo pasó por arriba. GRA4232 TALLERESTAPA 18/11/00 Página 2

 

Martín Gramática generó una revolución cuando estuvo a punto de jugar el Super Bowl. En una votación histórica decidimos que iba a ser la tapa de la revista en caso de ganar la semifinal con Tampa Bay. Pero perdió y nos quedamos con las ganas. ¿Touch down? No, re down. GRA4186 GIMNASIATAPA 23/01/00 Página 2

Martín Gramática generó una revolución cuando estuvo a punto de jugar el Super Bowl. En una votación histórica decidimos que iba a ser la tapa de la revista en caso de ganar la semifinal con Tampa Bay. Pero perdió y nos quedamos con las ganas. ¿Touch down? No, re down. GRA4186 GIMNASIATAPA 23/01/00 Página 2

 

Empezaba el Clausura y quisimos juntar a varios jugadores. Estévez, Buján, Romagnoli, Delgado y Mondragón dieron el sí. Otros, como los de River, no llegaron. Fueron al dentista, a buscar los chicos al colegio, a navegar por Internet, a aprender japonés... y siguió la lista de excusas. GRA4187 CLAUSURATAPA 13/03/00 Página 2

Empezaba el Clausura y quisimos juntar a varios jugadores. Estévez, Buján, Romagnoli, Delgado y Mondragón dieron el sí. Otros, como los de River, no llegaron. Fueron al dentista, a buscar los chicos al colegio, a navegar por Internet, a aprender japonés... y siguió la lista de excusas. GRA4187 CLAUSURATAPA 13/03/00 Página 2

 

San lorenzo venía segundo, a un punto de River, y jugaba contra Huracán. Tuzzio, Erviti y Romeo, entre baile y baile, aseguraban un triunfo. Al final perdieron 2 a 1. Y el rap de los cuervos nunca llegó a sonar en los hits de las radios. Ni en los kioscos. GRA4205 SANLOTAPA 08/09/00 Página 2

San lorenzo venía segundo, a un punto de River, y jugaba contra Huracán. Tuzzio, Erviti y Romeo, entre baile y baile, aseguraban un triunfo. Al final perdieron 2 a 1. Y el rap de los cuervos nunca llegó a sonar en los hits de las radios. Ni en los kioscos. GRA4205 SANLOTAPA 08/09/00 Página 2

 

Textos de Daniel Balmaceda y Martín Mazur.

Temas en esta nota:

Imagen de Fotógrafos: Alejandro Pagni
100 años de El Gráfico

Fotógrafos: Alejandro Pagni

Fotoperiodista por más de 34 años, Alejandro Pagni fue fundamental en El Gráfico para la transición de la fotografía analógica a la digital. Lo homenajeamos con algunas de sus más recordadas imágenes.

Imagen de Fotógrafos: Humberto Speranza
100 años de El Gráfico

Fotógrafos: Humberto Speranza

Durante décadas fue uno de los fotógrafos más importantes del staff de Editorial Atlántida, pero en El Gráfico Speranza desarrolló todo su potencial demostrando ser uno de los mejores del país.

DEJÁ TU COMENTARIO