Las Crónicas de El Gráfico

Los fundadores de San Lorenzo

Por Redacción EG · 07 de marzo de 2019

En 1937 aparece una crónica maravillosa sobre el surgimiento de San Lorenzo, que curiosamente nació con el nombre de ¨Forzoso de Almagro¨. Los propios fundadores cuentan la historia y aportan una documentación de lujo.

En 1908 y por allá, por Boedo, el pibe que tenía una pelota con cámara colorada (que también las había negras), un inflador y un pasatiento, era capitán, presidente, tesorero, referee... Bueno, era el patrón de un club.

Esto, ni más ni menos pasaba con Luis Gianella en la época que nos ocupamos. Cuando aparecía inflando la pelota por la esquina de México y Treinta y Tres, en menos que canta un gallo se veía rodeado por todo el purreterío del barrio.

— ¿Me dejás patear, Luisito? Y un momento después, divididos en dos bandos, cuatro latas viejas por arcos, todo el piberío corría amontonado detrás de la pelota.

— ¡"Gol"!

— ¡Fué "orsay"! El segundo grito era de Gianella. El goal se anulaba. Y... ¡qué diablo!, era el dueño de la pelota. A él se la había regalado "Mingo el farolero", de la iglesia de San Antonio, sacándola de un punching ball viejo.

En la casa de los hermanos Coll, calle Treinta y Tres al 400, un grupo de los primitivos socios de San Lorenzo, repite la escena de la asamblea nocturna del año 1913, en la que se resolvió ¨armar¨ nuevamente el club, después de haber estado un año y medio disuelto, por carecer de fondos para afiliarse en alguna de las ligas oficiales.

En la casa de los hermanos Coll, calle Treinta y Tres al 400, un grupo de los primitivos socios de San Lorenzo, repite la escena de la asamblea nocturna del año 1913, en la que se resolvió ¨armar¨ nuevamente el club, después de haber estado un año y medio disuelto, por carecer de fondos para afiliarse en alguna de las ligas oficiales.

Pero un día la pelota cambió de dueño. Federico Monti, otro de los pibes del barrio, se la compró a Gianella, con el inflador y el pasatiento en dos pesos con cincuenta centavos.

Monti tenía otros proyectos. Eso de patear en la calle, siempre los mismos muchachos, no era programa. Una tarde, mientras conversaban en la esquina de su casa en México y Treinta y Tres, arrimados a la ochava, largó la idea:

—Tenemos que "armar" un club.

Y como lo que Monti decía era Santa palabra para los otros; como además era el nuevo dueño de la pelota, y por otra parte los pibes estaban ansiosos de medirse con los de algunos clubs que ya estaban "armados" por los alrededores... y no habiendo oposición alguna, el club quedó fundado.

Esto ocurría por el año 1907, según me informan los señores Federico Monti, Luis Gianella, Francisco Martagliati, José Colazurdo y Francisco Xarau, quienes, conjuntamente con Luis Manara (fallecido), que fué primer arquero y primer secretario del club, y José Savor (ausente), son los mismos que, treinta años atrás, realizaron la espontánea asamblea que venimos relatando, y de la que surgió lo que más tarde sería el club San Lorenzo de Almagro, llamado entusiastamente el Ciclón por sus hinchas multitudinarios.

Nacida la criatura, lo justo era bautizada. Pero seguramente Monti ya tenía pensado el nombre, porque ni les dió tiempo a los otros para rascarse la cabeza y afirmó más que propuso:

—Le ponemos "Forzoso de Almagro".

— ¿Y eso qué quiere decir?

—Y..., que "semos" forzosos, que tenemo mucha fuerza... y que para ganarnos se van a tener que hamacar.

—Y bueno; pongámole así.

El team con que "Forzoso de Almagre" Jugaba por la Liga Don Bosco, y que estaba formado así; José Vázquez; Nicolás Romero y José Coll; Federico Monti, Aníbal Assali y José Gorena; José Colazurdo, Manuel Maidana Y Luis Gianella. El arquero titular era Luis Manara y el suplente Vázquez.

El team con que "Forzoso de Almagre" Jugaba por la Liga Don Bosco, y que estaba formado así; José Vázquez; Nicolás Romero y José Coll; Federico Monti, Aníbal Assali y José Gorena; José Colazurdo, Manuel Maidana Y Luis Gianella. El arquero titular era Luis Manara y el suplente Vázquez.

No fué necesario más para que quedara fundado el club "Forzoso de Almagro". Ni se labró acta ni se eligió comisión. Federico Monti, dueño de la pelota, asumió implícitamente los cargos de presidente, capitán del cuadro y... tesorero. Porque es el caso que el club comenzó de inmediato p tener fondos, pues allí nomás uno puso diez centavos, otro cinco, alguno un cobre de dos "guitas"... Y bueno: todo es plata. Hay que juntar mucha para comprar el sello del club. Sin el sello nadie les tomaría en serio los desafíos y tampoco saldrían los partidos publicados en "La Argentina".

Se tardó un tiempito en recaudar, a fuerza de privación de fainá, los $ 7.25 que costó el sello. Claro; no había mensualidad; se "formaba" cómo y cuándo se podía.

Pero un día de 1908 (que los protagonistas no recuerdan exactamente cuál fué), Gianella y Rarau llegaron a la casa de Montí, donde estaban reunidos los "socios", con la cara radiante y el sello en el bolsillo. ¡Ahora sí que estaba armado el "chi"! No importaba que no tuvieran cancha. Para entrenarse bastaba la calle con una pelota chica. Y para jugar, la cancha de los contrarios. Y allí nomás estamparon el sello sobre un papel Era una corona de laureles corno la del escudo nacional, rodeando una pelota de fútbol y la siguiente inscripción : "Club Atlético Forzoso de Almagro".

Y comenzaron a menudear los desafíos de ellos a los otros y de los otros a ellos. Los primeros partidos fueron contra los clubs "Estrella de Méjico", "Gutemberg", "Estrella Polar", "Jorge Brown", "Alfredo Brown", "Eliseo Brown", etc. Todos estos "Brown", eran siempre el mismo perro con distintos collares, es decir, los mismos chiquilines que, cada vez que. "Forzoso" les ganaba, le cambiaban el nombre al club para desafiar otra vez.

El año 1914, primero en que San Lorenzo Juega par Liga Oficial, vence a la intermedia de Honor y Patria por 3 a 0. En esa ocasión el primero gana once medallas, una de las cuales, la que correspondió a J. Monti, reproducimos.

El año 1914, primero en que San Lorenzo Juega par Liga Oficial, vence a la intermedia de Honor y Patria por 3 a 0. En esa ocasión el primero gana once medallas, una de las cuales, la que correspondió a J. Monti, reproducimos.

Dos años estuvieron así, entrenándose en la calle y jugando en cancha ajena. En 1910 recibieron la invitación del padre Lorenzo Massa y de otro de nombre Patricio, para que entraran a jugar en el fondo de la capilla de San Antonio donde había una canchita. Según les dijo el padre Massa, la invitación era por el temor que tenía de que, jugando en la calle, alguno de ellos fuera a parar el día menos pensado debajo de las ruedas del tranvía 27 que había comenzado a circular por México.

DE "FORZOSO" A SAN LORENZO

Aceptada la invitación, los del Forzoso se dedicaron activamente a limpiar y agrandar la cancha que era muy reducida. En cambio tenía sus dos buenos arcos y... a falta de pan... Por otra parte, la entrada a la capilla les reportó muchas ventajas: una fué la protección del padre Massa, que les regaló once camisetas azules y rojas para reemplazar a las de color que había sido borra de vino con puños y cuello blanco, donadas al club por Federico Monti, y que estaban ya bastante desteñidas a fuerza de haberlas lavado (las once) la señora madre de Federico, la más entusiasta admiradora que tuvo el club en sus comienzos. Otra ventaja más, fué la afiliación del "Forzoso" en la Liga de Don Bosco, a la que estaban adheridos todos los colegios religiosos.

Un grupo de fundadores en el arco de la canchita de San Antonio, palestra de las viejas hazañas, donde juegan hoy, como antaño, los pibes del barrio de Almagro, hurtados al peligro de la calle.

Un grupo de fundadores en el arco de la canchita de San Antonio, palestra de las viejas hazañas, donde juegan hoy, como antaño, los pibes del barrio de Almagro, hurtados al peligro de la calle.

Un día Gianella se le presentó a Monti.; que estaba en la esquina de su Casa Con otros socios, a plantearle una cuestión:

—Che, tenemos que cambiarle el nombre al club.

— ¡Cambiarle el nombre ! ¿Y por qué?

—Y... ¿no ves que cada domingo hay que pelearse porque nos toman para el churrete? si, eso es cierto, ¿Y qué nombre quieren poner?

—A mí me parece que convendría ponerle ¨Lorenzo Massa¨ para quedar bien con el padre. Él nos dio la cancha, las camisetas…

Discutieron. Por último Gianella volvió a la capilla donde estaba el resto del club con el padre Massa, sin haber obtenido el consentimiento de Monti. Enterado el padre Massa de los que se trataba, declinó el homenaje y propuso:

—Pónganle más bien San Lorenzo, en homenaje al Santo de ese nombre y a la batalla de San Lorenzo

Vuelta a correr Gianella a la esquina de México y Treinta y Tres con la nueva proposición.

— ¡Y bueno! — aflojó Monti. —Que le pongan San Lorenzo si quieren, pero que le dejen de Almagro, porque nosotros somos de Almagro. Y el arreglo del sello que lo pague el padre Massa.

Y así fue cómo el ¨Forzoso¨ se transformó en San Lorenzo de Almagro.

No recuerdan los fundadores exactamente la fecha en que estos sucesos tuvieron lugar, pero es más probable que haya sido el día 1° de abril de 1908, porque el sello que acompaña a la citación a asamblea del año 14 que reproducimos, tiene la mencionada fecha.

Por ese entonces el club tenía dos cuadros: "mayores y menores". El de mayores, al que le cupo después la gloria de marcar una notable performance, estaba compuesto así:

Luís Manara; José Coll y Nicolás Romero; José Gorena, Aníbal Assali y Federico Monti; José Colazurdo, Manuel Maidana, Francisco Xarau, Julio Maidana y Luis Gianella.

Ambos cuadros jugaron dos años por la Liga de Don Bosco. El de mayores resultó campeón los dos años. El premio del primer año fueron 11 medallas; el del segundo una copa que no fué retirada.

En esta época el club obtiene, por intermedio del padre Massa, una canchita en una esquina del parque Chacabuco, e ingresa en la Liga 43, de 3° división. Más tarde ingresan a la Liga Esperanza, por la que juegan un desafío contra el club San Telmo en la cancha de Boca Juniors, por un tintero, partido que ganó San Lorenzo por dos goles a cero.

SAN LORENZO SE DISUELVE...

Era el año 1912. Cansados de jugar por ligas independientes y considerándose cracks, pues ya tenían su buena hinchada, sienten la necesidad de afiliarse a alguna de las dos ligas oficiales que había por ese entonces. Sí, pero... el club era muy pobre; no había dinero para pagar la afiliación. Y como el club "todo entero" no día ingresar a la liga, y como en ningún otro ya afiliado los querían recibir a los once juntos, cada uno rumbeó por su lado... y San Lorenzo se desbandó. Monti, Colazurdo y Xarau se plegaron a Boca Juniors; Nicolás Bombero, Alberto y José Con Y José Francini, a Vélez Sarsfield; Gianella a Argentino de Núñez y Maidana, a Honor y Patria.

Al disolverse San Lorenzo, quedaron en caja, en poder de Federico Monti, 127 pesos a los que más tarde tocaría jugar importantísimo papel.

El club estuvo disuelto durante tres temporadas (un año y medio, pues entonces había temporada de invierno y verano)- Al finalizar la del año 1913, José Coll y José Gorena fueron a verlo A Monti de casa.

—Che, Federico — le dijeron hay que armar el club de nuevo.

—Si vuelven todos y se hacen bien cosas en forma, yo estoy listo también contestó Federico. — Aquí tengo 127 pesos, el sello y todas las cosas del club.

Esos ciento veintisiete pesos, guardados tan celosa y escrupulosamente durante tanto tiempo, sin actas ni contabilidad que los aseguraran, tienen una historia cuyos detalles, como decía Don Quijote, "peor sería meneallos".

OTRA VEZ EN LA PALESTRA

El entusiasmo que se apoderó de todos los muchachos ante la idea de reorganizar el club, tuvo su culminación en una vibrante asamblea reunida en la casa de los Coll, en la calle Treinta y Tres al 450, acto que tuvo lugar esa noche, alrededor de un eucaliptus del fondo, a la luz de una vela y con la concurrencia de 47 asambleístas. De allí surgió una comisión provisoria encargada de la reorganización y veinte a veinticinco pesos recaudados entre los presentes en la gorra de Amilcar Assali. La comisión estaba formada así: Presidente, Antonio Scaramusso; secretario, Robustiano Castro; tesorero, Federico Monti (ya estaba bien probado...)

Copia fotográfica de una citación a asamblea el año 14, en la que se ve el sello primitivo de San Lorenzo.

Copia fotográfica de una citación a asamblea el año 14, en la que se ve el sello primitivo de San Lorenzo.

Esta comisión provisoria se dió a la tarea de recaudar fondos por todo el barrio y de conseguir socios nuevos. Un tiempo después llama a asamblea nuevamente en la casa de los Coll y de ésta surge la comisión titular compuesta en la siguiente forma: Presidente, José Gorena: vicepresidente, Antonio Scaramusso; secretario, Antonio J. Rappa; prosecretario, Manuel García; tesorero, Federico Monti; protesorero, Carlos Colombo y vocales: Adolfo Chiodini, Robustiano Castro. Emilio D'Amico, Luís De Filippo, Aníbal Assali y Angel Nonti. Delegado ante la Asociación Argentina de Football, Luis De Filippo.

Ante la Asociación, sí, porque el club ya se había incorporado a la Liga, suprema aspiración de sus componentes. En esta gestión se invirtieron 120 de los 127 pesos guardados por Monti. Para afrontar otros gastos se rifó un reloj de oro para mujer, comprado en el Banco Municipal de Préstamos v de cuya rifa se obtuvieron 75 pesos. La secretaría funcionaba en la casa del socio Scaramusso, Artes y Oficios N° 367.

La cancha... Cancha no había. Hubo que buscar una rápidamente y se fué a encontrar... nada menos que en Martínez, F. C. C. A. Hasta allá se trasladaban los cuadros todos los domingos. Tomaban el tranvía Lacroze en la calle Corrientes. Luego, desde Olivos iban a pie hasta Martínez, entonando una canción que alguno de los socios todavía recuerda y trata de cantar, y que decía, con la música de un cansino y melancólico vals payadoril:

¨Adelante San Lorenzo, jugadores poderosos que luchamos sin reposo con decisión ¨muy legal¨.

No temáis a los rivales porque con marcada calma, les ganaremos la palma con nobleza sin igual¨

Esta primitiva canción de San Lorenzo, seguramente por no ser conocida en el Ciclón, se le escapó al señor Larrán de Vere en su nota "Los poetas de los clubs".

Una tarde, de vuelta de Martínez, un vigilante poco melómano, los llevó presos a la 11° por cantarlo en un acoplado. Le correspondió al padre Massa, siempre consecuente, la tarea de hacerlos largar.

San Lorenzo ascendió a primera division el 3 de enero de 1915, al vencer por 3 goals a 0 a Honor y Patria.

El cuadro oficial de 1° división estaba formado así: José Coll, Alberto Coll y José D. Campos; Juan Monti, Federico Monti y Nicolás Romeo; Mariano Perazzo, Alfredo Echegaray, Francisco Xarau, Cayetano Urio y Luis Gianella. Otros jugadores que a veces lo integraban eran N. Rosatti, Amílcar Assali  y F. Francini. Pero todavía San Lorenzo no tenía cancha en condiciones reglamentarías. Para subsanar este inconveniente alquilaron la del club Olimpia que estaba situada en la calle Larrazábal. Se alambró, se sembró y se introdujeron muchas mejoras que costaron al club 900 pesos, es decir, todo el capital de que disponía. Pero aquí ocurrió algo trágico: cuando la inspección fué a revisarla, la rechazó argumentando que carecía de comodidad para el público durante los días de lluvia. Este era un golpe de muerte que la fatalidad aplicaba a San Lorenzo, pero...

Cuando los Jugadores pagaban. Recibo por el que consta que Francisco Xarau (el maestro), pagaba

Cuando los Jugadores pagaban. Recibo por el que consta que Francisco Xarau (el maestro), pagaba

Los fundadores quieren dejar constancia aquí del gesto caballeresco que en esos angustiosos momentos tuvo para el club el señor De la Rosa, presidente del club Ferro Carril Oeste, al ofrecerle en alquiler la cancha e instalaciones de ese club para la temporada de 1915, en la suma de $ 1.200, que se pagarían a medida que los ingresos lo permitieran. Se alquiló, pues, a crédito; pero los dirigentes de San Lorenzo querían cumplir el compromiso y salieron en busca de las personas caracterizadas del barrio de Almagro. Entre estos benefactores se recuerda a los señores Ramón Mont. Fragoso, Mulet, Pini, Heale, otra vez el padre Massa, Larrandart, Pedro Bidegain, José Troglio  y Ramón Bárcena, D. José Troglio ayudó al club con una gruesa suma de dinero que era imprescindible, a pesar de que no entendía nada de fútbol ni sabía bien de lo que se trataba, interrogado ahora sobre la causa que estimuló su desprendimiento, responde:

—Eran cosas que interesaban al barrio…

Y aquí, de resultas del ingreso a primera división se llama a asamblea de la que surge la comisión directiva que Imprime al club el impulso que lo lleva a sus grandes destinos actuales y a su actual sede social. Digamos de paso que muchos de ellos, secundados por todos los jugadores y personas ajenas al club, ayudaron a poner la cancha en condiciones rellenando el campo accidentado con tierra, latas y desperdicios. Magna tarea si se tiene en cuenta que fué preciso cegar un pozo de noria que muchos años más tarde proporcionó un disgusto al ceder el relleno, a las autoridades dirigentes de la institución.

La comisión a que aludimos estaba formada así: Presidente, D. Antonio Scaramusso; vicepresidente, D. Tomás Bavastro; secretario, D. Juan Heale; prosecretario, D. Antonio Rappa; tesorero, D. Carlos Colombo; protesorero, D. Alberto Martínez; vocales: D. Emilio D'Amico, D. L. Núñez, S. Chiappe, Adolfo Chiodini y José Cortegozo.

Y esta es, hasta ese momento, la historia de San Lorenzo, no como la narra el cronista, sino los propios fundadores reunidos para El Gráfico a tal efecto, treinta años después de la fundación, y luego de llegar, a fuerza de ayudar a los unos la memoria de los otros, a ponerse todos perfectamente de acuerdo.

 

Por Lauro Palma (1937)

Temas en esta nota:

Imagen de 1981. Hazaña cumplida
Las Crónicas de El Gráfico

1981. Hazaña cumplida

Santos Beningno Laciar, el pequeño gran cordobés que logró quedarse con el título mundial de Peso Mosca al vencer en Sudáfrica al local Mathebula. La crónica de una conquista histórica para el boxeo argentino.

Imagen de 1995. ¿Cuál es el mejor equipo argentino?
Las Crónicas de El Gráfico

1995. ¿Cuál es el mejor equipo argentino?

Por Juvenal. Vélez, River e Independiente arrasaron con todo en 1994. Los equipos de Bianchi, Brindisi y Passarella-Gallego, se repartieron todos los títulos en juego y disputan el trono.

Imagen de Siempre hay una primera vez
Las Crónicas de El Gráfico

Siempre hay una primera vez

En 2007, El Gráfico publica la crónica de un hito histórico, a 140 años del primer partido de fútbol disputado en Sudamérica. Las condiciones era totalmente diferentes, no había tribunas y ni siquiera juntaron once por lado.

DEJÁ TU COMENTARIO