¡Habla memoria!

Antonino Spilinga

Por Redacción EG · 12 de enero de 2007

El tanito volador, un arquero de fuste. Su pase a Boca causó conmoción, pero le tocó ser suplente de Roma.

El arco era su lugar. Comenzó en Argentinos Juniors, club del que era hincha, cuando el equipo de La Paternal ascendió en 1956. Dueño de grandes reflejos y de un estilo clásico, Antonino dio el gran salto en 1960 cuando pasó a Boca por 550 mil pesos, impactante cifra para la época. pero allí estana Antonio Roma y no tuvo demasiadas chances: jugó un sólo partido. Por eso volvió a Argentinos, luego a Central, integró el Racing que ganó la Libertadores 67, otra vez regresó a Argentinos, después pasó por All Boys y se retiró a los 39 años en Estudiantes de Buenos Aires.
Imagen de 1945. Remigio y Mathieu
¡Habla memoria!

1945. Remigio y Mathieu

Remigio Saavedra, mendocino. Mario Mathieu, entrerriano. Como compañeros de equipo o adversarios fueron los ases del ciclismo nacional en caminos y pistas en los ’30 y 40. Un homenaje de Borocotó

Imagen de 2004. Cómo me voy a olvidar
¡Habla memoria!

2004. Cómo me voy a olvidar

Calderón y Mazzoni surgieron del ascenso, fueron compañeros en Independiente con Burruchaga quien después los dirigió en Arsenal. Los caminos paralelos de dos ídolos de Estudiantes.

Imagen de Alfredo Garassini era Boca
¡Habla memoria!

Alfredo Garassini era Boca

Nació en la Boca, vivió para Boca y murió estando con Boca. Garassa fue centro, nervio, acción, amistad, uno de esos tipos únicos, de esos que cuando nacen se rompe el molde para que no haya otro igual.

DEJÁ TU COMENTARIO