¡Habla memoria!

1993. El Santo Negro

Por Redacción EG · 11 de febrero de 2020

El hondureño Eduardo Bennett tuvo un partido para recordarlo por mucho tiempo. Jugando para San Lorenzo –su primer club en el país- le convirtió tres goles a Argentinos Juniors en lo que fue triunfo por 5 a 3 del Ciclón.

Olé, olé, olé... es el hermano de Pelé..." El grito bajaba desde la ironía y el afecto que la hinchada de San Lorenzo sintió por este negro fornido, de dientes perlas y palmas crema. El mismo que se metió en el corazón azulgrana a fuerza de los tres goles que le hizo a Argentinos en la mañana de domingo; el mismo que se define como aventurero del fútbol. "Para mí es un orgullo jugar al lado de Pipo Gorosito, Monserrat y Biaggio. Con ellos todo es muy fácil. No tienen nada de egoísmo y siempre piensan en el equipo. Todavía me acuerdo cuando hice mi primer gol en San Lorenzo. Fue contra Mandiyú y, en seguida, Gorosito se me acercó y me dijo al oído que se lo dedique a la hinchada. Cuando se enteren en Selva Atlántida, allá en Honduras... yo me fui de mi país sin saber a dónde iría a parar. Sólo quería triunfar en el fútbol. Debuté en primera en Nacional, un equipo del torneo hondureño, allá por 1988. Pero dos años después me fui a México, a jugar casi gratis... Luego volví a mi país y jugué en Olimpia, donde salí campeón. Allá me fue muy bien, metí goles en casi todos los partidos y la gente me llamaba el Demonio Negro por mi agresividad en la cancha. Pero cuando llegué acá, me empezaron a decir Balín y me quedó. Mientras sea con buena onda, no me preocupa. Como ese cantito fabuloso que me inventaron con Pelé. Se nota que la gente se apasiona con el fútbol. Y más si tu equipo gana como lo hicimos contra Argentinos: en un partido hermoso, con goles por todos lados. A pesar de que yo hice tres, no se confundan: no soy goleador. Y si no, miren la cantidad que desperdicio..." Tiene razón el Negro Bennett. Hizo tres pero pudieron ser otros cuatro más si aprovechaba los mano a mano con Mondragón. A él no le importa, porque con sus goles y la posterior victoria, la guerra que protagonizan dirigentes y jugadores -enfrentados por una deuda de 13.000 dólares para cada futbolista- puede desembocar en una solución pacífica en la reunión del martes 2 de noviembre. Lejos de su Honduras natal y muy cerca del corazón de Boedo, el Demonio Negro se pasó al bando de los Santos....

El cuarto de San Lorenzo, el segundo de Bennett. Se anticipó a Traverso y con un toque superó a Faryd Mondragón.

El cuarto de San Lorenzo, el segundo de Bennett. Se anticipó a Traverso y con un toque superó a Faryd Mondragón.

 

 

Por MIGUEL ANGEL RUBIO y DARIO BOMBINI (1993).

Fotos: OSCAR MOSTEIRIN, ALEJANDRO PAGNI y ALFREDO HERMIS.

Imagen de Las amenazas del Nene Sanfilippo
¡Habla memoria!

Las amenazas del Nene Sanfilippo

El 12 de octubre de 1962 se enfrentaban San Lorenzo y Boca. El letal artillero le prometió a su amigo Antonio Roma que le convertiría dos goles y el primero de arranque, veinte segundos tardó en cumplir su promesa.

Imagen de 1940. Dacunto y sus recuerdos
¡Habla memoria!

1940. Dacunto y sus recuerdos

El ex centre half de Ferro jugaba en el Vasco da Gama, de vacaciones en Argentina se reúne con Borocotó y repasa sus años de gloria en el conjunto de Caballito y cuenta sus mejores anécdotas.

Imagen de 1993. Un burrito que la rompe
¡Habla memoria!

1993. Un burrito que la rompe

Con tan solo 19 años, Ariel Ortega recibe a El Gráfico en Ledesma, donde está su familia y sus grandes amigos de toda la vida. Toda la intimidad de un pibe humilde que la terminó rompiendo en River.

DEJÁ TU COMENTARIO