¡Habla memoria!

2006. Generación Dorada

Por Redacción EG · 02 de agosto de 2019

Un grupo de amigos que llegó a ser campeón olímpico y se mantuvo en la cumbre del mundo. Una camada que surgió fuerte entre 1993 y 1996 y desde temprano asombró por su mentalidad ganadora.

Ha­bía una vez... Co­mo en los cuen­tos pa­ra chi­cos, es­ta fá­bu­la del bás­quet­bol ar­gen­ti­no se de­be em­pe­zar así: ha­bía una vez un gru­po de ami­gos que qui­so ser cam­peón y su­po có­mo ha­cer­lo. Un tí­tu­lo de El Grá­fi­co, es­tam­pa­do ha­ce diez años, an­ti­ci­pó y ubi­có el pro­ta­go­nis­mo de es­ta ge­ne­ra­ción: “Pi­bes del si­glo XXI”. Fue pre­mo­ni­to­rio.

Ar­gen­ti­na en el Cam­peo­na­to Mun­dial de Ja­pón 2006 con­tó con un plan­tel de cin­co hom­bres que es­tán en la NBA (Ma­nu Gi­nó­bi­li, el Cha­pu No­cio­ni, Car­li­tos Del­fi­no, Fa­bri Ober­to y Wál­ter Herr­mann), con cuatro com­pi­tien­do en Es­pa­ña (Luis Sco­la, Pa­blo Pri­gio­ni, Pe­pe Sán­chez y Daniel Farabello ), con uno con­tra­ta­do en Ita­lia (Gaby Fer­nán­dez), con uno in­cor­po­ra­do a la le­ja­na Ru­sia (el Co­lo­ra­do Wol­kowys­ki) y con uno so­lo asen­ta­do en la Ar­gen­ti­na (Leo Gu­tié­rrez).

  

Argentina - Turquía.

Argentina - Turquía.

  

Es­ta di­ver­si­dad geo­grá­fi­ca des­ta­ca lo re­co­no­ci­dos y bus­ca­dos en el mun­do que son los bas­quet­bo­lis­tas ar­gen­ti­nos. Se los quie­re por­que jue­gan bien, con­ta­gian men­ta­li­dad ga­na­do­ra, siem­pre tra­tan de su­pe­rar­se, tie­nen co­ra­zón y re­ga­lan es­pí­ri­tu de lu­cha. Diez de ellos, in­clu­so, ya co­no­cen lo que es ser cam­peón de Li­ga Na­cio­nal en di­fe­ren­tes paí­ses.

La “cé­lu­la ma­dre” del gru­po que lo fue con­ci­bien­do co­men­zó a for­mar­se en oc­tu­bre de 1993. El en­tre­na­dor Gui­ller­mo Ed­gar­do Vec­chio reu­nió al tu­cu­ma­no Lu­cas Ja­vier Vic­to­ria­no y al cor­do­bés Leo­nar­do Mar­tín Gu­tié­rrez pa­ra el 8° Cam­peo­na­do Su­da­me­ri­ca­no de Ca­de­tes que tu­vo lu­gar en Itan­haém, es­ta­do de San Pa­blo, Bra­sil, si­tua­da en el li­to­ral sur a 75 ki­ló­me­tros de la ca­pi­tal pau­lis­ta. Tam­bién es­tu­vo un inol­vi­da­ble de es­ta ca­ma­da: el siem­pre pre­sen­te Ga­briel Ger­mán Rio­frío, cor­do­bés, hi­jo del gran Gui­ller­mo, con­si­de­ra­do en los pri­me­ros tiem­pos co­mo el pi­chón de crack que se ve­nía. Un dia­man­te en bru­to. Sin em­bar­go, in­de­fi­ni­do su pues­to en la can­cha, ter­mi­nó di­lu­yén­do­se y nun­ca lle­gó a la Se­lec­ción ma­yor. Ar­gen­ti­na fue el cam­peón in­vic­to al ca­bo de cin­co par­ti­dos. Lu­cas, lú­ci­do playma­ker y en­ton­ces ca­ris­má­ti­co lí­der del gru­po, in­can­sa­ble ge­ne­ra­dor de bro­mas y tra­ve­su­ras, per­ma­ne­ce­ría has­ta el Pre­mun­dial de San Juan de Puer­to Ri­co en el 2003. 

Un com­pa­ñe­ro de en­ton­ces, Ma­xi Sta­nic, los evo­ca des­de Pa­vía, Ita­lia, don­de es­tá ju­gan­do: “Lu­cas y Gaby, muy ta­len­to­sos, es­ta­ban unos es­ca­lo­nes arri­ba del res­to. Eran di­fe­ren­tes por­que, ade­más, eran muy bue­nas per­so­nas. Leo nos asom­bra­ba por su fí­si­co in­creí­ble”.

 

UN MO­JON LLA­MA­DO ORU­RO

An­tes, en ma­yo de 1992, se ha­bía for­ma­do la “cé­lu­la com­ple­men­ta­ria”: el en­tre­rria­no Da­niel Ed­gar­do Fa­ra­be­llo se jun­tó con el ba­hien­se Ale­jan­dro Ariel Mon­tec­chia y el cha­que­ño Ru­bén Os­car Wol­kowys­ki, fu­tu­ros cam­peo­nes olím­pi­cos. Coin­ci­die­ron por pri­me­ra vez en un equi­po, con­vo­ca­dos tam­bién por Vec­chio, en el 1er. Cam­peo­na­to Su­da­me­ri­ca­no Sub-21 lle­va­do a ca­bo en Tal­ca (Chi­le). De­sués de ha­ber­le ga­na­do 84-82 a Bra­sil en el pri­mer par­ti­do, hu­bo ca­te­gó­ri­ca re­van­cha en la fi­nal: de­rro­ta por 57-99. Dany y el Co­lo­ra­do vol­vie­ron a jun­tar­se en el 1er. Cam­peo­na­to Mun­dial Sub-22 dis­pu­ta­do en ju­lio de 1993 en Es­pa­ña con fi­nal en Va­lla­do­lid. Se ter­mi­nó en el sex­to pues­to, equi­pa­ran­do 4 vic­to­rias y 4 de­rro­tas.

 

Wolkowisky.

Wolkowisky.

 

El em­brión ini­cial se hi­zo más gran­de pa­ra el 14° Cam­peo­na­to Su­da­me­ri­ca­no Ju­ve­nil de Oru­ro, Bo­li­via, en ma­yo de 1994. Se agre­ga­ron los bo­nae­ren­ses Ga­briel Die­go Fer­nán­dez y Juan Ig­na­cio Sán­chez (se hi­cie­ron tan ami­gos que hoy son com­pa­dres; Pe­pe es pa­dri­no de Lu­cía), más el en­tre­rria­no Lean­dro Fa­bián Pa­lla­di­no. Ar­gen­ti­na fue im­pa­ra­ble: cam­peón in­vic­to en seis pre­sen­ta­cio­nes. A Bra­sil, por ejem­plo, le ga­nó por pa­li­za: 107-82.

La “cé­lu­la jo­ven” se for­mó en oc­tu­bre de 1995 pa­ra el 9° Cam­peo­na­to Su­da­me­ri­ca­no de Ca­de­tes en Are­qui­pa, Pe­rú. Fue­ron pro­mo­vi­dos el por­te­ño Luis Al­ber­to Sco­la y el san­ta­fe­si­no An­drés Mar­ce­lo No­cio­ni. Se con­sa­gra­ron cam­peo­nes otra vez, ga­nan­do seis en­cuen­tros de los sie­te, con el ba­hien­se Gui­ller­mo Ho­ra­cio Ló­pez co­mo en­tre­na­dor, tam­bién en el pe­río­do de Vec­chio. Ar­gen­ti­na ha­bía per­di­do 69-62 con Bra­sil en la ron­da pre­li­mi­nar, pe­ro se des­qui­tó en la fi­nal de­rro­tan­do 93-88 a su tra­di­cio­nal ri­val.

El Cha­pu No­cio­ni siem­pre cuen­ta que, cuan­do lo vio a Luis Sco­la en la con­cen­tra­ción pre­via de Car­men de Pa­ta­go­nes, ni lo sa­lu­dó por apre­su­rar­se a de­cir­le: “¡¡¡¿Qué ha­cés en una Pre­se­lec­ción si vos vas a que­dar en el equi­po, es­tás per­dien­do tiem­po?!!! Por en­ton­ces él ya era un ju­ga­dor co­no­ci­do y yo era un Don Na­die…”

 

Nocioni, con la casaca número 15 en sus comienzos.

Nocioni, con la casaca número 15 en sus comienzos.

 

En ju­lio de ese 1995 se ha­bía pro­du­ci­do el pri­mer cru­ce de am­bas cé­lu­las en el 5° Cam­peo­na­to Mun­dial Ju­ve­nil rea­li­za­do en la ca­pi­tal grie­ga. Ar­gen­ti­na ter­mi­nó en el sex­to lu­gar del po­dio don­de su­bie­ron Gre­cia, Aus­tra­lia y Es­pa­ña. Vec­chio lle­vó a cua­tro mun­dia­lis­tas de Ja­pón 2006: Ga­briel Fer­nán­dez, Leo­nar­do Gu­tié­rrez, Juan Ig­na­cio Sán­chez y Luis Sco­la. Más his­tó­ri­cos del gru­po: Lean­dro Pa­lla­di­no, Ga­briel Rio­frío y Lu­cas Vic­to­ria­no. Sco­la asom­bró por su pre­co­ci­dad: te­nía 15 años, cuan­do la ca­te­go­ría era pa­ra chi­cos de 19 y 18… Y tam­bién por su ma­du­rez pa­ra re­fle­xio­nar y opi­nar sobre cual­quier te­ma.

 

Riofrío.

Riofrío.

 

El año 1996 mar­có dos hi­tos. Uno fue el de­but con la ca­mi­se­ta ce­les­te y blan­ca de quien pa­sa­ría a ser el íco­no his­tó­ri­co de nues­tro bás­quet­bol y re­co­no­ci­do co­mo nue­vo in­te­gran­te del sa­gra­do Olim­po del de­por­te ar­gen­ti­no: Ma­nu Gi­nó­bi­li. Fue en el 2° Cam­peo­na­to Su­da­me­ri­ca­no Sub-22 or­ga­ni­za­do en Vi­to­ria, Bra­sil, en el mes de ju­nio. El lu­nes 10 hi­zo su pre­sen­ta­ción en el triun­fo por 89-61 so­bre Ve­ne­zue­la.

Den­tro del ci­clo de Vec­chio, sig­ni­fi­có la pri­me­ra vez que el en­tre­na­dor cam­peón olím­pi­co, el cor­do­bés Ru­bén Pa­blo Mag­na­no, fue el di­rec­tor téc­ni­co prin­ci­pal de una Se­lec­ción Na­cio­nal. En Vi­to­ria se ter­mi­nó se­gun­do de Bra­sil, con 4 triun­fos y 1 de­rro­ta.

La otra re­fe­ren­cia im­por­tan­te fue la ma­si­va pre­sen­cia de la “cé­lu­la ma­dre” en el 2° Tor­neo de las Amé­ri­cas Sub-22 que se efec­tuó en agos­to en Ca­guas, Puer­to Ri­co, tam­bién con la con­duc­ción de Vec­chio. Hu­bo seis re­cien­tes mun­dia­lis­tas, me­dio equi­po de Ja­pón, to­dos ellos tam­bién cam­peo­nes olím­pi­cos: Ga­briel Fer­nán­dez, Ema­nuel Gi­nó­bi­li, Leo­nar­do Gu­tié­rrez, Fa­bri­cio Ober­to, Pe­pe Sán­chez y Luis Sco­la. Más Lean­dro Pa­lla­di­no y Lu­cas Vic­to­ria­no.

 

Pepe Sánchez.

Pepe Sánchez.

 

El ter­cer pues­to lo­gra­do, con 4 triun­fos y 1 de­rro­ta, les dio la cla­si­fi­ca­ción para el Mundial. Es­ta­dos Uni­dos, con Tim Dun­can, fue el cam­peón.

Hoy com­pa­ñe­ros en San An­to­nio Spurs en la NBA, en ese tor­neo de Ca­guas fue la pri­me­ra vez que Gi­nó­bi­li y Ober­to se jun­ta­ron en un equi­po.

Tes­ti­mo­nio de Ma­nu de aquel mo­men­to: “Yo ju­ga­ba po­co, era uno de los tres que me­nos lo ha­cía en el equi­po. Fa­bri Ober­to y Lu­cas Vic­to­ria­no eran se­gu­ra­men­te los dos me­jo­res ju­ga­do­res del plan­tel. Que­ría ir siem­pre con Fa­bri­cio a to­dos la­dos. El era el ca­po y sa­bía que nun­ca me iban a de­cir na­da. Es­ta­ba de­ses­pe­ra­do por sa­lir un po­co a co­no­cer Puer­to Ri­co, pe­ro no me ani­ma­ba so­lo: era nue­vo y un cua­tro de co­pas. Si iba con el An­cho de Es­pa­das, ¡es­ta­ba res­pal­da­do!…”

 

Oberto.

Oberto.

 

A Fa­bri­cio –re­po­sa­do, pen­san­te y con per­so­na­li­dad– sus com­pa­ñe­ros lo mi­ra­ban con ad­mi­ra­ción y res­pe­to, por­que con los ma­yo­res ya ha­bía ga­na­do la me­da­lla de oro en los Jue­gos Pa­na­me­ri­ca­nos de Mar del Pla­ta.

 

EL TE­RRI­BLE DO­LOR DE MEL­BOUR­NE

El plantel del 2° Cam­peo­na­to Mun­dial Sub-22 dis­pu­ta­do en Melbourne en agos­to de 1997 fue la piedra fundamental del equipo que volvió a poner a la Argentina en el mapa del básquetbol del mundo. De­jó una he­ri­da inol­vi­da­ble, por lo do­lo­ro­sa y cruel, a los chi­cos ar­gen­ti­nos. Pe­ro coin­ci­den­te­men­te tam­bién hu­bo un pu­jan­te men­sa­je op­ti­mis­ta pa­ra el fu­tu­ro: “¡Aten­ción con es­tos pi­bes!”

La di­rec­ción téc­ni­ca es­tu­vo a car­go de Ju­lio Cé­sar La­mas, con En­ri­que Elías Tol­ca­chier co­mo asis­ten­te, y el nú­cleo tron­cal re­gis­tró su pre­sen­cia ré­cord: Fer­nán­dez, Gi­nó­bi­li, Gu­tié­rrez, Ober­to, Pa­lla­di­no, Rio­frío, Sán­chez, Sco­la y Vic­to­ria­no.

 

Sub-20 en 1997.

Sub-20 en 1997.

 

Aquí hu­bo una mar­ca pa­ra el gru­po. Fue una pe­na la­ce­ran­te que en­ton­ces no tu­vo con­sue­lo. La se­mi­fi­nal del sá­ba­do 9 de agos­to con­tra el equi­po lo­cal de Aus­tra­lia “pa­re­cía ga­na­da“, pe­ro dos bom­ba­zos su­ce­si­vos de tres pro­vo­ca­ron la de­rro­ta y la frus­tra­ción por no ju­gar la fi­nal.

Ar­gen­ti­na se pu­so 68-65 arri­ba cuan­do só­lo fal­ta­ban 48,6 se­gun­dos, tras ha­ber su­pe­ra­do por 14 pun­tos al mis­mo ri­val (81-67) en el gru­po “A” de la ron­da pre­li­mi­nar. Lu­cas Vic­to­ria­no, que con­vir­tió el do­ble, ade­más de­bía eje­cu­tar un ti­ro li­bre adi­cio­nal por el foul que le co­me­tie­ron. Pe­ro erró y res­tan­do 34 se­gun­dos em­pa­tó el ala pi­vo­te Si­mon Dwight y a ape­nas un segundo y al­gu­nas dé­ci­mas del epí­lo­go el es­col­ta ti­ra­dor Aa­rón Tra­hair cla­vó el tri­ple le­tal: ina­mo­vi­ble 68-71.

Ju­lio La­mas, el en­tre­na­dor ar­gen­ti­no, ex­pli­có qué pa­só en los tri­ples: “El pri­me­ro fue por un error de­fen­si­vo, por­que la re­cu­pe­ra­ción pa­ra ayu­dar en la mar­ca re­sul­tó len­ta. Pe­ro el se­gun­do, des­de diez me­tros, fue ma­la suer­te y ca­sua­li­dad”.

El fi­nal fue des­ga­rran­te. Los chi­cos ar­gen­ti­nos que­da­ron ti­ra­dos en el pi­so, abra­za­dos y llo­ran­do. Des­tro­za­dos por­que se les es­ca­pó un triun­fo que es­tu­vie­ron aca­ri­cian­do, que ya lo to­ca­ban. La­mas no se ex­pli­ca có­mo pu­die­ron lle­gar al ves­tua­rio. Te­nía la idea de ha­blar­les, pe­ro pre­fi­rió no ha­cer­lo, no era opor­tu­no: to­dos se­guían llo­ran­do…

 

Scola.

Scola.

 

Ter­mi­na­ron en el cuar­to lu­gar, con 5 triun­fos y 3 de­rro­tas, de­trás del lo­cal Aus­tra­lia, Puer­to Ri­co y Yu­gos­la­via. Sin em­bar­go, es­ta re­vis­ta res­ca­tó el va­lor mun­dial de la ac­tua­ción, co­mo pre­sa­gio de lo que ven­dría des­pués, y ofre­ció un pós­ter a to­do co­lor del equi­po en su edi­ción se­ma­nal con el tí­tu­lo “Es­tos pi­bes con­mo­vie­ron al mun­do”. La fo­to­gra­fía es la mis­ma que es apertura de es­ta nota. Se ru­bri­có con otro tí­tu­lo: “To­do tiem­po fu­tu­ro se­rá me­jor”.

No hay du­das de que esa pro­fun­da he­ri­da, fe­liz­men­te ci­ca­tri­za­da en los Jue­gos Olím­pi­cos de Ate­nas, to­ni­fi­có al gru­po y le dio el tem­ple siem­pre ne­ce­sa­rio pa­ra afron­tar las ad­ver­si­da­des del jue­go con es­pí­ri­tu de lu­cha y te­na­ci­dad.

El alo­ja­mien­to fue en el ho­tel Bay­view on the Park de Mel­bour­ne. Ju­lio La­mas re­cuer­da ha­ber es­cu­cha­do un ju­ra­men­to que sur­gió en una de sus ha­bi­ta­cio­nes: “Se pro­me­tie­ron al­gún día ju­gar to­dos en la Se­lec­ción ma­yor…” Cum­plie­ron la pro­me­sa con cre­ces y ya­pa: hoy son los cam­peo­nes olím­pi­cos.

 

EL SUE­ÑO DE LA LI­GA NA­CIO­NAL

En el 3er. Tor­neo de las Amé­ri­cas Sub-21 efec­tua­do en Ri­bei­rão Pre­to, Bra­sil, en ju­lio de 2000, se tu­vo un buen ejem­plo de có­mo se en­gar­zan nues­tras di­vi­sio­nes for­ma­ti­vas, que es una de las gran­des co­sas que se ha­cen en el bás­quet­bol ar­gen­ti­no: se jun­tó a Luis Sco­la, de la “cé­lu­la jo­ven”, con ex­po­nen­tes de la ge­ne­ra­ción si­guien­te: el san­ta­fe­si­no Car­los Fran­cis­co Del­fi­no y el co­rren­ti­no Gui­ller­mo Fe­de­ri­co Kam­me­richs, tam­bién del ac­tual gru­po ma­yor aun­que no ha­ya es­ta­do en Ja­pón. Ade­más se es­ta­ble­ció un mo­jón: por pri­me­ra vez di­ri­gió el cuer­po téc­ni­co que lue­go se­ría cam­peón olím­pi­co: Mag­na­no, Tol­ca­chier, Du­ró.

Se lo­gró el tí­tu­lo de cam­peón, tras 4 triun­fos y una de­rro­ta, y la fi­nal se les ga­nó 92-77 de ma­ne­ra apo­teó­ti­ca a los nor­tea­me­ri­ca­nos, con Ja­son “Cho­co­la­te Blan­co” Wi­lliams. Lo de Car­li­tos Del­fi­no re­sul­tó des­lum­bran­te: me­tió 29 pun­tos. ¡Ti­ró 10 tri­ples y cla­vó 6! “En­tró con una sol­tu­ra real­men­te sor­pren­den­te y to­mó de­ci­sio­nes en mo­men­tos muy ca­lien­tes”, lo elo­gió Ru­bén Mag­na­no.

 

Vecchio.

Vecchio.

 

Vol­vie­ron a reu­nir­se en el 3er. Cam­peo­na­to Mun­dial Sub-21 (Hom­bre Jove­n) lle­va­do a ca­bo en Sai­ta­ma, Ja­pón, en agos­to del 2001, el mis­mo es­ce­na­rio de la rue­da fi­nal de aho­ra. La ac­tua­ción fue so­bre­sa­lien­te: ga­na­ron la me­da­lla de bron­ce di­ri­gi­dos por Fer­nan­do Du­ró, con 5 vic­to­rias y 3 de­rro­tas.

El en­tre­na­dor Gui­ller­mo Ed­gar­do Vec­chio de­tec­tó pa­ra las Se­lec­cio­nes for­ma­ti­vas a nue­ve de los do­ce ju­ga­do­res que es­tu­vie­ron en Ja­pón, de acuer­do con es­te iti­ne­ra­rio:

Wol­kowys­ki (1990), Fa­ra­be­llo (1992), Gu­tié­rrez (1993), Fer­nán­dez y Sán­chez (1994), No­cio­ni y Sco­la (1995) y Gi­nó­bi­li (1996). Ober­to apa­re­ció pri­me­ro con los ma­yo­res (1995). Ju­lio Cé­sar La­mas con­vo­có a Del­fi­no (1997). Herr­mann y Pri­gio­ni no pa­sa­ron por los equipos menores.

La re­co­rri­da de nues­tros ju­ga­do­res, en las di­fe­ren­tes com­pe­ten­cias in­ter­na­cio­na­les a tra­vés de los años, per­mi­tió que se fue­ran en­fren­tan­do con nom­bres que lue­go tu­vie­ron no­to­rie­dad: Grant Hill, el ita­lia­no-es­lo­ve­no Gre­gor Fuc­ka, el li­tua­no Sa­ru­nas Ja­si­ke­vi­cius, el ru­ma­no Gheorg­he Mu­re­san, el yu­gos­la­vo De­jan Bo­di­ro­ga, el grie­go Efthy­mis Rent­zias, Step­hon Mar­bury, Vin­ce Car­ter, Tim Dun­can…

En la con­fe­ren­cia de pren­sa don­de se pre­sen­tó en Bue­nos Ai­res la Fun­da­ción Ma­nu Gi­nó­bi­li, el pro­ta­go­nis­ta pre­ci­só: “Mi sue­ño de chi­co era ju­gar la Li­ga Na­cio­nal, no la NBA…” Su con­fe­sión re­ve­la el gra­do de atrac­ción que la com­pe­ten­cia, re­vo­lu­cio­na­ria pa­ra el bás­quet­bol ar­gen­ti­no, ca­ló en nues­tros jó­ve­nes ju­ga­do­res. El pri­mero en al­can­zar­la fue Da­niel Fa­ra­be­llo, quien de­bu­tó en Sport Club de Ca­ña­da de Gó­mez el 15 de no­viem­bre de 1991 (de­rro­ta por 98-78 co­mo lo­cal con­tra Es­tu­dian­tes de Ba­hía Blan­ca).

 

Ginóbili.

Ginóbili.

 

El más cam­peón de los mun­dia­lis­tas en nues­tra Li­ga Na­cio­nal es Leo ­Gu­tié­rrez, con cua­tro tí­tu­los.

En­tre 1993 (Wol­kowys­ki) y 2004 (Del­fi­no) tam­bién fue­ron lle­gan­do a la Se­lec­ción Na­cio­nal ma­yor.

En el 2001, con el Su­da­me­ri­ca­no ga­na­do en Val­di­via y –so­bre to­do– el Tor­neo de las Amé­ri­cas con­quis­ta­do en Neu­quén, que fue Pre­mun­dial, los dos con­se­gui­dos en for­ma in­vic­ta, es­ta Se­lec­ción Na­cio­nal de Ar­gen­ti­na em­pe­zó a ad­qui­rir su fi­so­no­mía de­fi­ni­ti­va co­mo equi­po ma­du­ro ba­jo la con­duc­ción de Ru­bén Mag­na­no. Ex­plo­tó. Y no pa­ró has­ta ser cam­peón olím­pi­co y subcampeón mun­dial.

La ex­pli­ca­ción-aná­li­sis de Car­los “Cho­co­la­te” Raf­fae­lli, un gran­de del bás­quet­bol ar­gen­ti­no, di­men­sio­na el va­lor de es­ta ge­ne­ra­ción de oro: “Lo di­fe­ren­te de es­tos chi­cos es que se les ani­ma­ron a las po­ten­cias, tu­vie­ron co­ra­je pa­ra ju­gar­les de igual a igual. Y ga­nar­les.”

El es­pí­ri­tu del gru­po, la sin­ce­ra y fraternal amis­tad que se fue cul­ti­van­do, sur­gió con emo­ción en es­ta con­mo­ve­do­ra fra­se de Pe­pe Sán­chez cuan­do Gaby Rio­frío se que­dó muer­to en una can­cha el 7 de ene­ro de 2001:

“Sien­to que al­go se rom­pió... Sien­to que, cuan­do nos vea­mos de nue­vo, re­cién ahí nos va­mos a dar cuen­ta de lo que pa­só: de que per­di­mos a un her­ma­no...”.

 

ENCUESTA: CONTESTA LA HISTORIA

¿Qué es lo que más le gusta de esta Selección Argentina?

RI­CAR­DO GON­ZA­LEZ: “La sin­to­nía que transmiten en­tre ellos”.

Doc­tor GUS­TA­VO CHA­ZA­RRE­TA: “La her­man­dad y lo po­co que se no­ta cuan­do sa­len los ti­tu­la­res”.

Doc­tor NOR­BER­TO BAT­TI­LA­NA: “Son ami­gos, no hay egoís­mos”.

SA­MUEL OLI­VA: ”La ac­ti­tud y su for­ma so­li­da­ria de ju­gar”.

ER­NES­TO GEHR­MANN: “La unión del gru­po y el tem­pe­ra­men­to”.

NES­TOR DEL­GUY: “La so­li­da­ri­dad, el po­ten­cial fí­si­co y la ma­du­rez pa­ra ha­cer la pau­sa”.

FER­NAN­DO PRA­TO: “La ca­pa­ci­dad de en­tre­ga y las ga­nas de se­guir cre­cien­do”.

EDUAR­DO CA­DI­LLAC: “El ham­bre de glo­ria”.

CAR­LOS RAF­FAE­LLI: “Ha­ber­se man­te­ni­do en el al­to ni­vel”.

MI­GUEL COR­TI­JO: “La ac­ti­tud que tienen pa­ra ju­gar”.

PI­CHI CAM­PA­NA: “La con­vic­ción que po­nen en los par­ti­dos”.

MAR­CE­LO MI­LA­NE­SIO: “El com­pro­mi­so, el es­pí­ri­tu ga­na­dor y la ga­rra”.

 

 

POR O. R. O.  

ENCUESTA: SANTIAGO MARTELLA  

FOTOS: ARCHIVO EL GRÁFICO.

Temas en esta nota:

Imagen de EL GESTOR DEL CAMBIO
¡Habla memoria!

EL GESTOR DEL CAMBIO

Hoy se cumplen 26 años de la firma de José Pekerman a cargo de las selecciones juveniles de Argentina. Un hombre prácticamente desconocido para el gran público, pero que con capacidad, docencia y trabajo, cambió la historia para siempre.

Imagen de EL CIUDADANO KUN
¡Habla memoria!

EL CIUDADANO KUN

Un día como hoy pero en 2006, Sergio Agüero convirtió su primer gol en el Atlético de Madrid, abriendo asi su historia goleadora en Europa. Repasamos la carrera del “Kun” en el viejo mundo, plagada de gritos, títulos y sueños cumplidos.

Imagen de EL FIN DE LA LOCURA
¡Habla memoria!

EL FIN DE LA LOCURA

Hace 32 años se terminaba la carrera de Hugo Orlando Gatti. Silvano Maciel, delantero de Deportivo Armenio, condenaba al “Loco” a vivir en la cordura del retiro. Uno de los arqueros fundamentales y fundacionales del fútbol argentino, dejó una marca y en estas líneas lo revivimos.

DEJÁ TU COMENTARIO