¡Habla memoria!

Los 25 cirujanos del futbol argentino

Por Redacción EG · 07 de junio de 2019

Giunta, Pachamé, Ruggeri, Albrecht, Trotta, "Hacha Brava" Navarro, Passarella, Perfumo, entre otros, figuran en este ranking de los 25 jugadores que hacían temblar a cualquiera que osara enfrentarlos.

25 Pablo Erbin

Cé­le­bre por ha­ber si­do el cul­pa­ble del re­ti­ro de Bo­chi­ni. Fue en un In­de­pen­dien­te-Es­tu­dian­tes del 91. La ma­la pra­xis, se­gún Pa­bli­to, fue por cul­pa de la can­cha mo­ja­da. “Me lle­vó la pier­na de­re­cha y me do­bló la ro­di­lla. Ro­to no ten­go na­da, pe­ro me due­le to­do”, di­jo el Bo­cha al de­jar el par­ti­do. PRON­TUA­RIO: Pa­só por Tem­per­ley, Es­tu­dian­tes, Bo­ca, Ri­ver y Hu­ra­cán. En Pla­ten­se, en el 99, las prác­ti­cas de fút­bol re­sul­ta­ban mor­ta­les pa­ra los ju­ve­ni­les: Pa­bli­to pe­ga­ba más que en los par­ti­dos de Pri­me­ra.  TEX­TUAL: “Esa ju­ga­da con Bochini que­dó co­mo una man­cha ne­gra en mi ca­rre­ra. El no es­ta­ba bien de la pier­na. Des­pués de eso, tu­ve que cam­biar de ca­mi­no pa­ra ir a La Pla­ta. Pa­sa­ba por Ave­lla­ne­da, pe­ro des­de esa ju­ga­da, los de In­de­pen­dien­te me pa­to­tea­ban bas­tan­te. Me gri­ta­ban ‘car­ni­ce­ro’, me de­cían que me iban a ma­tar”.

 

Pablo Erbín.

Pablo Erbín.

 

 

24 Eduardo Bennett

A la pe­lo­ta le pe­ga­ba con el em­pei­ne y a las pier­nas de los ri­va­les, con la sue­la. Se le es­ca­pa­ba al­gún co­di­to (a Ube­da), pe­ro su copy­right era la plan­cha (sin va­po­ri­za­dor). Se la de­jó mar­ca­da a Fe­de­ri­co Do­mín­guez, a Ro­ber­to Aya­la, a Víc­tor Mo­li­na, a So­la­no, tam­bién a Ube­da (cin­co pun­tos de su­tu­ra) y a mu­chos más. CI­RU­GiA MA­YOR: A Ch­ris­tian Ace­ve­do, de Vé­lez, le pro­vo­có una do­ble frac­tu­ra en el Amal­fi­ta­ni. Tam­bién le­sio­nó feo a Can­ce­la­rich. PRON­TUA­RIO: San Lo­ren­zo, Ar­gen­ti­nos y Quil­mes. TEX­TUAL: “Ben­nett no es un san­to ni un ani­mal. Lo que pa­sa es que a ve­ces jue­ga muy fuer­te”, in­ten­tó de­fen­der­lo Ber­mú­dez en El Equi­po de Pri­me­ra. Has­ta que lle­gó Ma­ra­do­na y di­jo: “El ne­gro es in­de­fen­di­ble. ¿Atle­ta de Cris­to? Por fa­vor. Es un ma­la le­che”.

 

Eduardo Bennett.

Eduardo Bennett.

 

 

23 Roberto Perfumo

La ca­ra de án­gel lo sal­va­ba. Por aba­jo era una fie­ra, pe­ro no iba al bul­to, si­no que pe­ga­ba con la pre­ci­sión de un re­lo­je­ro. Su ído­lo era Pe­dro De­lla­cha. “Has­ta que Piz­zu­ti me pu­so de dos, era un des­con­tro­la­do que en­tra­ba en la can­cha só­lo a dar pa­ta­das. No me pre­gun­te por qué… Una vez en Chi­le, cru­cé la can­cha pa­ra dar un pun­ta­pié in­creí­ble.” A El Grá­fi­co, en 1967. CI­RU­GiA MA­YOR: Un pa­ta­dón a Bi­lar­do en La Pla­ta, que le cos­tó una ex­pul­sión. El Narigón ha­bía es­ta­do pro­vo­can­do a un com­pa­ñe­ro y el Ma­ris­cal se sa­có. PRON­TUA­RIO: Ra­cing, Cru­zei­ro y Ri­ver. TEX­TUAL: “Per­fu­mo ha­cía ‘to­bi­lli­to’. Pe­ro no se ti­ra­ba al sue­lo, se que­da­ba con la pier­na me­dio aga­cha­da y… zas”. Da­niel Pas­sa­re­lla, que hi­zo du­pla con él en Ri­ver.

 

Roberto Perfumo.

Roberto Perfumo.

 

 

22 Julian Camino

El ex la­te­ral no da­ba pre­ci­sa­men­te el tar­get de ase­si­no, pe­ro va­rias ve­ces se le es­ca­pó la pier­na de­ma­sia­do arri­ba. Le­sio­nó a Jor­ge Mar­tín (un año y me­dio sin ju­gar), frac­tu­ró a Os­car Acos­ta, pe­ro se lo re­cuer­da más que to­do por una pa­ta­da. “La” pa­ta­da... CI­RU­GiA MA­YOR: Qué otra si­ no la que le pe­gó a Fran­co Na­va­rro, al mi­nu­to de jue­go en el Ar­gen­ti­na-Pe­rú de las eli­mi­na­to­rias del 85. A la sa­li­da de un cór­ner, el pe­rua­no aga­rró la pe­lo­ta y Ca­mi­no le dio tal plan­cha­zo que lo sa­có de la can­cha. Des­pués del par­ti­do, se de­tec­tó que has­ta él mis­mo se ha­bía le­sio­na­do el to­bi­llo y tu­vo ye­so por dos se­ma­nas. PRON­TUA­RIO: Es­tu­dian­tes, del 79 al 87. El Ar­gen­ti­na-Pe­rú fue su úl­ti­mo par­ti­do en la Se­lec­ción. TEX­TUAL: “Ju­ro que no fue pre­me­di­ta­do, que fue ca­sua­li­dad. La can­cha es­ta­ba ba­rro­sa, no pu­de pa­rar y le fui muy arri­ba”.

 

Julian Camino.

Julian Camino.

 

 

21 Ernesto Chiarella

Tu­vo un pa­so efí­me­ro por In­de­pen­dien­te, en el año 31, don­de ju­gó 14 par­ti­dos en los que de­jó su se­llo. A la ho­ra de fre­nar al ri­val, no se an­da­ba con chi­qui­tas.

CI­RU­GiA MA­YOR: An­te Ber­na­bé Fe­rrey­ra, en un par­ti­do con­tra Ri­ver. Le es­ta­ba pe­gan­do tan­to, pe­ro tan­to, que el Ña­to en un mo­men­to le di­jo: “Che, Chia­re­lla… ¿¡To­das a mí!? ¡¡¡Re­par­tí un po­co!!!”. El pro­pio Chia­re­lla re­co­no­ce­ría: “Me dio tan­ta ver­güen­za lo que me di­jo, que no le pe­gué más”. Có­di­gos que hoy se per­die­ron, en­tre pa­ta­dón y pun­ti­na­zo.

 

Ernesto Chiarella

Ernesto Chiarella

 

 

20 Ricardo Vaghi

En 1933, a los die­ci­séis años, pa­só de Al­ma­gro a Ri­ver, en el que in­te­gró la fa­mo­sa Cuar­ta Es­pe­cial. Al año si­guien­te, ya ju­ga­ba en Pri­me­ra. Sus atri­bu­tos pa­ra la mar­ca y sus qui­tes le otor­ga­ron equi­li­brio a La Má­qui­na. Pe­der­ne­ra siem­pre lo elo­gia­ba, por­que “ha­cha­ba pe­ro tam­bién sa­bía sa­lir ju­gan­do”. Fue­ron los pro­pios di­ri­gen­tes de Ri­ver quie­nes lo de­ja­ron li­bre en 1950, y tam­bién le ce­rra­ron las puer­tas de Gim­na­sia, obli­gán­do­lo a un re­ti­ro for­zo­so. TEX­TUAL: “Di­je­ron que era un ju­ga­dor in­dis­ci­pli­na­do y por eso me de­ja­ron col­ga­do”.

 

Ricardo Vaghi.

Ricardo Vaghi.

 

 

19 Blas Armando Giunta

En San Lo­ren­zo le de­cían El Cam­bo­ya­no, pe­ro no só­lo por­que co­mie­ra sal­tea­do. Pa­re­cía que en­ten­día al fút­bol co­mo un due­lo per­so­nal de vi­da y muer­te, y así lo de­mos­tra­ba en ca­da pe­lo­ta. Iba de fren­te. “En el Bo­ca del 92, el Chi­no Ta­pia me de­cía: ‘Nun­ca en mi vi­da me ti­ré al pi­so’. Y yo le con­tes­ta­ba: “Pe­ro ti­ra­te, ti­ra­te por­que si­ no te voy a ma­tar”. Su tac­kle des­li­zan­te en los pri­me­ros tres mi­nu­tos aún es re­cor­da­do por la gen­te de Bo­ca, que lo si­gue aman­do. CI­RU­GiA MA­YOR: El Pá­ja­ro Do­mi­zi, bien a su es­ti­lo, ha­bló de más en un par­ti­do de Ne­well’s en la Bom­bo­ne­ra. Cuan­do ter­mi­nó, Giun­ta lo co­rrió por to­da la can­cha, mien­tras la gen­te lo ova­cio­na­ba con su him­no: “Giun­ta-Giun­ta-Giun­ta, hue­vo-hue­vo-hue­vo”. PRON­TUA­RIO: Sus eta­pas más re­cor­da­das son en San Lo­ren­zo y Bo­ca. Pa­só por Pla­ten­se, Ci­po­let­ti, De­fen­so­res de Bel­gra­no, el Mur­cia y el To­lu­ca.

Nene, ¿vo’ queré morí en essste issstante? (sic) Su cé­le­bre fra­se a Bur­gos, que osó me­ter­le un plan­cha­zo en Fe­rro cuan­do ape­nas se ini­cia­ba.

 

Blas Armando Giunta.

Blas Armando Giunta.

 

 

18 Flavio Zandona

El Chi­no ga­nó 8 tí­tu­los con Vé­lez, aun­que des­pués de su re­cor­da­do in­ci­den­te con Ed­mun­do, mu­chos di­je­ron que el tí­tu­lo que le co­rres­pon­día era el de me­dia­no. In­te­gran­te de una de­fen­sa que me­tía mie­do, junto a Almandoz, Trot­ta, So­to­ma­yor y Car­do­zo, tam­bién agre­día con la pe­lo­ta: ti­ra­ba mi­si­la­zos y aga­rra­te si uno te lle­ga­ba a pe­gar de lle­no.

CI­RU­GiA MA­YOR: Fal­ta­ban dos mi­nu­tos en el 3-0 de Fla­men­go a Vé­lez (Su­per­co­pa 95), y el due­lo con Ed­mun­do ve­nía car­ga­di­to. Ma­no­ta­zo de uno, ca­che­ta­zo de otro. Has­ta que el bra­si­le­ño lo car­gó y Zan­do­ná no du­dó en dar­le un te­rri­ble zur­da­zo que de­sa­tó una ba­ta­lla cam­pal.

TEX­TUAL: “Con lo de Ed­mun­do ten­go una fa­vor y una en con­tra. A fa­vor es que le pe­gué en Bra­sil, y en con­tra es que le pe­gué de atrás. Me hu­bie­se gus­ta­do pe­gar­le de fren­te.”

 

Flavio Zandoná.

Flavio Zandoná.

 

 

17 Oscar Ruggeri

Im­pa­sa­ble por arri­ba y por aba­jo. Pe­ga­ba fuer­te, pe­ro tam­bién las­ti­ma­ba con su len­gua lar­ga, tra­tan­do de achi­car a quien se le cru­za­ra. Su pa­ta­da más me­mo­ra­ble no dio en el blan­co. Fue a Chi­la­vert, un ene­mi­go de lar­ga da­ta, en un San Lo­ren­zo-Vé­lez. En­ve­ne­na­do, Rug­ge­ri vo­ló co­mo un Boeing. Le pa­só cer­ca. PRON­TUA­RIO: Lí­der de la Se­lec­ción, Bo­ca, Ri­ver, Real Ma­drid, Amé­ri­ca de Mé­xi­co y San Lo­ren­zo, entre otros equi­pos. CI­RU­GiA MA­YOR: Con­tra Bra­sil, en 1991, Ca­re­ca III le rom­pió la na­riz de un co­da­zo. Dos años más tar­de, sus equi­pos ju­ga­ron en Mé­xi­co. Ca­da vez que Ca­re­ca le pa­sa­ba cer­ca, el Ca­be­zón le de­cía: “Cui­da­te, que hoy es la úl­ti­ma vez que ju­gás al fút­bol”. Has­ta que por fin le pe­gó una pa­ta­da te­rri­ble en un to­bi­llo. Y al to­que le di­jo: “Mi­rá que es­to no fue na­da”. El bra­si­le­ño se le­van­tó y pi­dió el cam­bio. No te­nía na­da. O sí, bah, te­nía mie­do.

 

Oscar Ruggeri.

Oscar Ruggeri.

 

 

16 Fermin Lecea

Me­ter en un tu­bo de en­sa­yo a la efe­rves­cen­te san­gre vas­ca, mez­clar con pa­sa­do de bo­xea­dor (cam­peón san­ta­fe­si­no en wel­ter, es­tu­vo cer­ca de re­pre­sen­tar a la Ar­gen­ti­na en los Jue­gos Olím­pi­cos de Ams­ter­dam) y sa­zo­nar a gus­to. El re­sul­ta­do: el te­mi­ble Vas­co Le­cea, uno de los pri­me­ros ci­ru­ja­nos del fút­bol ar­gen­ti­no, fá­cil­men­te iden­ti­fi­ca­ble por­que ju­ga­ba con boi­na. PRON­TUA­RIO: Man­dó en el fon­do de In­de­pen­dien­te por ca­si una dé­ca­da (1932-40). Lo­gró ha­cer una sim­bio­sis au­to­má­ti­ca con Co­let­ta, con el que for­ma­ba una za­ga tan te­mi­da co­mo inex­pug­na­ble.

 

Fermín Lecea.

Fermín Lecea.

 

 

15 Carlos Pachame

Un día, un pe­rio­dis­ta le di­jo: “Un ami­go, al en­te­rar­se de que lo iba a en­tre­vis­tar, me acon­se­jó que usa­ra ca­ni­lle­ras”. Y sí, la fa­ma era pa­ra tan­to. CI­RU­GiA MA­YOR: El 3 de abril de 1967, en un Es­tu­dian­tes-Ra­cing, su­ce­dió el col­mo: Pa­cha le pe­gó a Bi­lar­do, con quien ve­nía dis­cu­tien­do so­bre unas mar­cas. Pri­me­ro fue una trom­pa­da en el es­tó­ma­go y des­pués un ro­di­lla­zo que no lle­gó a des­ti­no. El ár­bi­tro lo ex­pul­só. Si así tra­ta­ba a los com­pa­ñe­ros, ima­gi­nen a los ri­va­les. PRON­TUA­RIO: Ca­si siem­pre en Es­tu­dian­tes. Tam­bién ju­gó en Bo­ca (72-73), La­nús y Quil­mes (1977). TEX­TUAL: “Yo pe­leo en el te­rre­no que me lo pro­pon­gan, si quie­ren pe­gar de frac, pe­leo de frac, si vie­ne un ti­po de la ba­rra bra­va, pe­leo con el de la ba­rra bra­va.”

 

Carlos Pachamé.

Carlos Pachamé.

 

 

14 Rafael Albrecht

El seis tu­cu­ma­no era tan ve­he­men­te an­te las pier­nas de los ri­va­les co­mo an­te los di­ri­gen­tes de su club a la ho­ra de pe­lear los con­tra­tos. Al ár­bi­tro Luis Pes­ta­ri­no le pe­día “una, dé­je­me una an­tes de los cin­co mi­nu­tos”. Su fa­ma de ti­po du­ro la tie­ne bien ga­na­da: lo atro­pe­lló un au­to en 1971 y un tren en 1989 (es­tu­vo en co­ma cuatro), y so­bre­vi­vió a am­bos ac­ci­den­tes. Ima­gí­nen­se la ro­ca que era en la can­cha. PRON­TUA­RIO: Atlé­ti­co Tu­cu­mán, Es­tu­dian­tes, San Lo­ren­zo, la Se­lec­ción, el León y Atlas (Mé­xi­co) CI­RU­GiA MA­YOR: En el Mun­dial de In­gla­te­rra 66, lo ex­pul­sa­ron con­tra Ale­ma­nia, des­pués de un pa­ta­dón a Ha­ller. “Le pe­gué con la ro­di­lla, el mus­lo y la ca­de­ra. ¡Có­mo vo­ló!”. TEX­TUAL: “Yo siem­pre res­pe­té al ri­val. No di­go que no pe­ga­ra, pe­ro te­nía una vir­tud, pe­ga­ba fuer­te, pe­ro de fren­te”.

 

Rafael Albrecht.

Rafael Albrecht.

 

 

13 Jose Maria Silvero

Si hay al­go que los con­tra­rios no que­rían ver cuan­do ju­ga­ban con­tra es­te re­cio za­gue­ro, era la sue­la de sus bo­ti­nes nú­me­ro 41, “ale­ma­nes, con ta­po­nes in­ter­cam­bia­bles”, se­gún con­ta­ba or­gu­llo­so. En 1965, El Grá­fi­co mar­ca­ba que uno de sus de­fec­tos era la “ten­den­cia al ner­vio­si­smo an­te la pro­vo­ca­ción”. El de­cía que en Bo­ca lo acu­sa­ban de pe­ga­dor, pe­ro que na­die se fi­ja­ba en la ma­ne­ra que da­ba Or­lan­do: “Le re­ven­ta­ba los ta­lo­nes a todos”. PRON­TUA­RIO: Es­tu­dian­tes (1952-61) y Bo­ca (del 62 al 66) TEX­TUAL: “En mi equi­po, el dos se­ría (Ha­cha Bra­va) Na­va­rro. Son ne­ce­sa­rios hom­bres fuer­tes, ha­ce fal­ta an­ti­ci­po y pier­na.”

 

José María Silvero.

José María Silvero.

 

 

12 Pedro Dellacha

En su au­to­bio­gra­fía, un ex fut­bo­lis­ta re­cor­dó a “Pe­dro del área“ (co­mo le de­cían) co­mo uno de los ju­ga­do­res que más fuer­te lo mar­có. El da­to no se­ría muy im­por­tan­te, sino fue­ra por­que ese ex fut­bo­lis­ta es Pe­lé. PRON­TUA­RIO: Quil­mes (has­ta 1950), Ra­cing (has­ta 1960) y Ne­ca­xa.  CI­RU­GiA MA­YOR: De­bu­tó en la Se­lec­ción con­tra In­gla­te­rra (el par­ti­do del fa­mo­so gol de Gri­llo, en ma­yo del 53), en don­de le dio un ca­be­za­zo te­rri­ble a Tommy Tay­lor, el nue­ve. Dos me­ses des­pués ju­gó con Es­pa­ña y tu­vo que mar­car a Ku­ba­la. “A la pri­me­ra que pa­ró –re­cor­dó–, le re­cha­cé la pe­lo­ta en­tre las pier­nas, con pa­tas y to­do. Le me­tí la ro­di­lla en el cu­lo y el co­do en la es­pal­da. Le do­lie­ron has­ta las ore­jas”.

 

Pedro Dellacha.

Pedro Dellacha.

 

 

11 Federico Pizarro

“San­días, me­lo­nes, de­ci­le a Pi­za­rro que lo pa­re a Wal­ter Gó­mez”, can­ta­ban iró­ni­ca­men­te los hin­chas de Ri­ver, ca­da vez que es­te de­fen­sor te­nía que va­ler­se de la par­te más os­cu­ra de su in­ge­nio pa­ra po­der fre­nar al wing uru­gua­yo. A ve­ces, ni ape­lan­do a la ru­de­za po­día. PRON­TUA­RIO: Se ini­ció en Cha­ca­ri­ta (1947-54), pa­só a San Lo­ren­zo (55-57) y por úl­ti­mo se fue a la ve­re­da de en­fren­te, Hu­ra­cán. ¿Pe­ro quién iba a ani­mar­se a re­cri­mi­nár­se­lo ca­ra a ca­ra?

 

Federico Pizarro.

Federico Pizarro.

 

 

10 Enrique Hrabina

La bar­ba que nin­gún wing de­re­cho hu­bie­ra que­ri­do ver ja­más. El Ru­so (Ja­ra­bi­na, se­gún Via­le) era un ti­po tran­qui­lo… has­ta que em­pe­za­ba el par­ti­do, cuan­do se trans­for­ma­ba en un per­so­na­je de Ta­ran­ti­no. Ha­bía que te­ner­le mie­do, ju­ga­ba al lí­mi­te de la vio­len­cia y nun­ca se da­ba por ven­ci­do, co­mo aque­lla cé­le­bre tar­de cuan­do tra­bó con la ca­be­za. “Me sa­lió au­to­má­ti­co, pum y lis­to”. Lle­ga­ron a jun­tár­se­les cin­co des­ga­rros y no aflo­ja­ba. “Re­cién pa­ré cuan­do vi que ya no po­día ca­mi­nar más”. Le lle­vó 13 me­ses re­cu­pe­rar­se. PRON­TUA­RIO: Atlan­ta, San Lo­ren­zo y Bo­ca. CI­RU­GiA MA­YOR: En el Co­lo-Co­lo vs. Bo­ca del 91, Qui­que re­par­tía pa­ta­das a quien le pa­sa­ra cer­ca. Lle­gó a dar­le un te­rri­ble pun­ti­na­zo en la ca­ra a al­guien que es­ta­ba en el sue­lo. Pasó la no­che en la co­mi­sa­ría. TEX­TUAL: “¡Trai­gan co­ra­mi­na, que ahí cie­rra el Ru­so!”. Era la fra­se que gri­ta­ba el Bam­bi­no Vei­ra en el ban­co de San Lo­ren­zo, ca­da vez que Hra­bi­na sa­lía con to­do pa­ra ha­cer un cru­ce.

 

Enrique Hrabina.

Enrique Hrabina.

 

 

9 Oscar Huss

Arran­có co­mo de­lan­te­ro, pe­ro una le­sión de un za­gue­ro lo reu­bi­có en el pues­to en el que sem­bra­ría mie­do jun­to a Alle­gri. Ta­la­dran­do era im­ba­ti­ble, pe­ro pa­ra que él ca­ye­ra te­nía que ha­ber un te­rre­mo­to. Un día le pu­sie­ron un te­rri­ble pe­lo­ta­zo en la ca­be­za que lo de­jó atur­di­do. Si­guió ju­gan­do ca­si en es­ta­do de se­miin­cons­cien­cia, ter­mi­nó el par­ti­do, sa­lu­dó a to­dos… y se des­ma­yó re­cién en el tú­nel. PRON­TUA­RIO: Siem­pre en Vé­lez, en­tre el 45 y el 57. TEX­TUAL: “Creo que to­da de­fen­sa de­be con­tar con un hom­bre fir­me, que ga­ne cuan­do va al cho­que. A mí nun­ca me lle­va­ron por de­lan­te”.

 

Oscar Huss.

Oscar Huss.

 

 

8 Roberto Trotta

Os­ten­ta un ré­cord muy par­ti­cu­lar: es el ju­ga­dor más ex­pul­sa­do en la his­to­ria del fút­bol ar­gen­ti­no, y eso que dio ven­ta­ja por­que úl­ti­ma­men­te ju­gó en el ex­te­rior. Le mos­tra­ron 21 ro­jas en tor­neos lo­ca­les. Tam­po­co pue­de acu­sar a al­gún ár­bi­tro que lo tu­vie­ra de hi­jo: lo echa­ron 17 re­fe­rís dis­tin­tos. Y has­ta fue pre­so por pe­gar­le a un bo­le­te­ro de Co­lón, por­que sin­tió que al­guien lo ha­bía in­sul­ta­do y pen­só que ha­bía si­do él. PRON­TUA­RIO: Hi­zo de las su­yas en Es­tu­dian­tes, Vé­lez, Ra­cing, Unión. Tam­bién pa­só por la Ro­ma, el Spor­ting Gi­jón, el Atlan­te, el Pue­bla y el Bar­ce­lo­na de Gua­ya­quil. CI­RU­GiA MA­YOR: Pa­ta­da a la al­tu­ra de la pel­vis a Eu­ller, en un Vas­co da Ga­ma-Ri­ver del 2000, que des­pués con­clu­yó con un pi­so­tón, tar­je­ta ro­ja y gres­ca en Bra­sil. TEX­TUAL: “No di­cen que mis ex­pul­sio­nes fue­ron ca­si to­das por pro­tes­tar. Yo rom­pí una so­la na­riz, en la Co­pa, y me ma­ta­ron. No soy gua­po, pe­ro tam­po­co ca­gón. Jue­go al fút­bol, no soy un cow­boy que vie­ne con una pis­to­la a ver quién que­da vi­vo.”

 

Roberto Trotta.

Roberto Trotta.

 

 

7 Tomas Rolan

Lle­gó de Uru­guay, des­de don­de tra­jo un pa­sa­do de par­que­tis­ta. Qui­zás en ese ofi­cio ha­ya na­ci­do su pro­cli­vi­dad pa­ra la lus­tra­da, que per­fec­cio­nó en el In­de­pen­dien­te co­pe­ro de los 60. Jun­to a Sil­vey­ra, so­lían ame­dren­tar a los ri­va­les, di­cién­do­les de cer­ca: “¿A és­te lo atien­do yo o lo aten­dés vos?” PRON­TUA­RIO: Da­nu­bio, Independiente. Sus pa­ta­das ya no fue­ron igua­les des­de su ro­tu­ra de li­ga­men­tos, aun­que ya le­jos del Ro­jo, las si­guió apli­can­do en Es­pa­ñol, Olim­po y Gua­ra­ní. TEX­TUAL: “Se­ñor, yo soy bue­ni­to. Se me ha he­cho fa­ma de ma­lo, pe­ro no sé por qué. Los que me gri­tan ase­si­nos es­tán lo­cos”, a El Grá­fi­co, en 1962.

 

Tomás Rolán.

Tomás Rolán.

 

 

6 Hector Moran

Uno de los nom­bres más re­cor­da­dos del de­sa­pa­re­ci­do De­por­ti­vo Man­di­yú, por su de­pu­ra­da téc­ni­ca… pa­ra pe­gar. El In­dio te­nía tan­to tra­ba­jo co­mo ci­ru­ja­no que tran­qui­la­men­te pu­do ha­ber con­tra­ta­do una se­cre­ta­ria pa­ra que le ma­ne­ja­ra los tur­nos. Po­cas ve­ces da­ba de fren­te, lo que ele­va­ba su pe­li­gro­si­dad a lí­mi­tes in­sos­pe­cha­dos. Le rom­pió la man­dí­bu­la a Die­go Cag­na, que tu­vo que usar una más­ca­ra y to­mar so­pi­ta por tres se­ma­nas. Tam­bién le rom­pió la na­riz a Pom­pei, de otro co­da­zo. CI­RU­GiA MA­YOR: Os­ten­ta un ré­cord muy par­ti­cu­lar: ha­ber le­sio­na­do a Giun­ta… ¡dos ve­ces! Me­jor te­ner­lo le­jos… PRON­TUA­RIO: Man­di­yú, del 92 al 94. Le al­can­zó y le so­bró pa­ra co­no­cer el Tri­bu­nal de Dis­ci­pli­na co­mo el pa­tio de su ca­sa. En su pri­mer tor­neo cor­to, lo echa­ron tres ve­ces. Tam­bién ju­gó en Na­cio­nal y en la se­lec­ción uru­gua­ya.

 

Héctor Morán

Héctor Morán

 

 

5 Pedro Monzon

El Mon­cho fue un es­tu­dio­so… de las ar­tes mar­cia­les. Las prac­ti­có por ocho años en los gim­na­sios (“pa­ra des­car­gar la vio­len­cia que te­nía aden­tro”), aun­que los exá­me­nes los ren­día en las can­chas. ¡Qué va­ria­da for­ma de pe­gar! El ar­chi­vo de El Grá­fi­co guar­da un so­bre de fo­tos ca­ta­lo­ga­do así: “Mon­zón, Pe­dro Da­mián / Ac­cio­nes vio­len­tas”. CI­RU­GiA MA­YOR: El cru­ce a Klins­mann en la fi­nal de Ita­lia 90, que sig­ni­fi­có la pri­me­ra ro­ja en una fi­nal de un Mun­dial. Aun­que en la re­pe­ti­ción no se ve bien el con­tac­to, el ale­mán ro­dó co­mo si lo hu­bie­ra atro­pe­lla­do un tren. “Si no hi­zo con­tac­to con­mi­go, ¿có­mo es que te­nía un ta­jo de 15 cen­tí­me­tros en mi pier­na?”, di­jo Klins­mann el mes pa­sa­do. PRON­TUA­RIO: Bri­lló y lus­tró en In­de­pen­dien­te, del que lue­go fue ba­rra­bra­va. Tam­bién pe­gó en Unión, Hu­ra­cán, Bar­ce­lo­na de Ecua­dor y Wan­de­rers de Chi­le. TEX­TUAL: “Con lo de Klins­mann voy a te­ner que con­vi­vir de por vi­da. Na­die se acuer­da de que le hi­ce el gol a Ru­ma­nia ni de que sa­lí cam­peón in­ter­con­ti­nen­tal con In­de­pen­dien­te”.

 

Pedro Monzón.

Pedro Monzón.

 

 

4 Juan Carlos Colman

Mo­ro­cho, re­cio y elás­ti­co, Col­man pri­me­ro fue co­no­ci­do co­mo El Sar­gen­to, pe­ro la hin­cha­da de Bo­ca le ag­gior­nó el so­bre­nom­bre por el de El Co­mi­sa­rio, por­que no de­ja­ba pa­sar a na­die en el área (su bi­go­ti­to le da­ba cré­di­to al apo­do). Jun­to a Ed­wards for­mó una du­pla que sa­ca­ba to­do y a to­dos. De ba­ja es­ta­tu­ra, pe­ro de con­tex­tu­ra mus­cu­lar ad­mi­ra­ble, Col­man in­fun­día res­pe­to en ca­da in­ter­ven­ción. PRON­TUA­RIO: Co­men­zó en Li­ber­tad, de En­tre Ríos. Lue­go apli­có el bo­tín du­ro en Ne­well’s, has­ta que en 1950 lo pre­sen­ta­ron en Bo­ca. En el oca­so de su ca­rre­ra, pa­só por Atlan­ta y Dock Sud, siem­pre co­mo “back de­re­cho”. Tam­bién ju­gó en la Se­lec­ción. TEX­TUAL: “No éra­mos un gran equi­po, pe­ro ga­ná­ba­mos a lo Bo­ca. Te­nía­mos una ga­rra te­rri­ble”.

 

Juan Carlos Colman.

Juan Carlos Colman.

 

 

3 Ruben Marino Navarro

En sus 209 par­ti­dos en In­de­pen­dien­te, lo­gró lo que muy po­cos: que su apo­do, Ha­cha Bra­va, pa­sa­ra a ser más co­no­ci­do que su nom­bre ori­gi­nal. Ca­paz de ha­ber sa­ca­do de la can­cha al Tan­que Ro­jas, con su ha­cha se trans­for­ma­ba en un co­me­to­bi­llos. A ve­ces, por ir tan fuer­te, se le­sio­na­ba a sí mis­mo, co­mo cua­ndo re­sul­tó que­bra­do en un cho­que con Me­di­na, de Cen­tral. PRON­TUA­RIO: In­de­pen­dien­te. Se afir­mó en 1960 y se man­tu­vo has­ta el 66. CI­RU­GiA MA­YOR: Se la prac­ti­có a Vei­ra, en un 9-1 an­te San Lo­ren­zo que le dio al Rojo el tí­tu­lo de 1963. Fue un ha­cha­zo aba­jo, que le pro­vo­có frac­tu­ra de to­bi­llo. TEX­TUAL: “Na­va­rro era un ju­ga­dor fuer­te. Pe­ga­ba, pe­ro nun­ca se que­ja­ba cuan­do le da­ban. Así de­be ser un ju­ga­dor”. Elo­gio de Agui­rre Suá­rez. Ejem…

 

Rubén Marino Navarro

Rubén Marino Navarro

 

 

2 Daniel Passarella

Si el fút­bol ra­di­ca en dos ele­men­tos bá­si­cos, ju­ga­dor y pe­lo­ta, el Kaiser no per­mi­tía que ni uno ni otro so­bre­pa­sa­ran su lí­nea. Si pa­sa­ba la pe­lo­ta, el ju­ga­dor no. De co­dos fi­lo­sos, en­car­gó va­rias ci­ru­gías de na­riz cuan­do los ár­bi­tros mi­ra­ban pa­ra otro la­do, ade­más de ha­ber­le pe­ga­do a un pe­rio­dis­ta del Co­rrie­re y al ma­sa­jis­ta del Ve­ro­na. CI­RU­GIA MA­YOR: El co­da­zo que le as­ti­lló la na­riz a Jor­ge Gon­zá­lez (Vé­lez) en 1980. Otra ac­ción si­mi­lar ter­mi­nó con Ser­gio Vi­llar (San Lo­ren­zo) en es­ta­do de shock. Hu­bo otra “ca­ri­cia” al holandés Nees­kens, a los 40 del ST en la fi­nal del Mun­dial 78. PRON­TUA­RIO: Sar­mien­to, Ri­ver, la Se­lec­ción, Fio­ren­ti­na e In­ter. TEX­TUAL: “Pas­sa­re­lla es una ma­la per­so­na, in­ter­pre­ta el fút­bol con ma­la in­ten­ción. Pe­ga, in­sul­ta y es­cu­pe”. De Ruud Krol. “¿Yo ma­lin­ten­cio­na­do? No hay que con­fun­dir ca­len­tu­ra del mo­men­to con vio­len­cia.”

 

Daniel Passarella.

Daniel Passarella.

 

 

1 Ramon Aguirre Suarez

El pro­to­ti­po de ju­ga­dor vio­len­to, en el que se ama­só bue­na par­te de la ma­la fa­ma del Es­tu­dian­tes de Zu­bel­día. Te­nía dos ape­lli­dos y pe­ga­ba en pro­por­ción por ca­da uno. CI­RU­GIA MA­YOR: ¿Una so­la? Ehmmm, qué di­fí­cil… Pe­ro tie­ne que ser el co­da­zo que le pe­gó a Nés­tor Com­bín, ar­gen­ti­no del Mi­lan, en la fi­nal In­ter­con­ti­nen­tal del 69, en la Bom­bo­ne­ra. Le des­fi­gu­ró la ca­ra. Lo ex­pul­sa­ron y se ar­mó una ba­ta­lla cam­pal. Agui­rre Suá­rez que­dó pre­so en la cár­cel de De­vo­to por 30 días, jun­to a Ma­ne­ra y el Fla­co Po­let­ti. PRON­TUA­RIO: Es­tu­dian­tes de La Pla­ta, La­nús y el Gra­na­da, de Es­pa­ña, en don­de ha­cía du­pla con el uru­gua­yo Mon­te­ro Cas­ti­llo y un pa­ra­gua­yo que tam­bién era una ro­ca. Cuen­ta Mon­te­ro que una vez se en­fren­ta­ron con­tra el Bam­bi­no Vei­ra, cuan­do él es­ta­ba en Se­vi­lla. “Bam­bi­no, por las pun­tas, por las pun­tas”, le ad­vir­tió a Vei­ra. “¿Por qué?”, pre­gun­to és­te. “Por­que el me­dio es Viet­nam”, le con­tes­tó el uru­gua­yo.  TEX­TUAL: “Di­cen que era vio­len­to, pe­ro yo nun­ca de­jé pos­tra­do ni li­sia­do a nin­gún co­le­ga”.

 

Ramón Aguirre Suárez.

Ramón Aguirre Suárez.

 

 

Bonus Track

Fronteras afuera, la profesión de cirujano tuvo varios exponentes que la prestigiaron.

 

El inglés Vinnie Jones hoy es reconocible por sus papeles de rufián en películas de acción, pero exactamente así era en la cancha. Pasó por el Wimbledon (la reencarnación del Estudiantes de Zubeldía), el Leeds United y el Chelsea, entre otros. Se lo recuerda como el jugador más violento de la historia del fútbol inglés. Patadas voladoras, piñas, codazos, apriete de testículos. También fue el amonestado más rápido, a los 5 segundos de juego. Esmerado, logró romper su propio récord: vio la amarilla a los tres segundos. En diciembre lo detuvieron por un ataque de furia contra una azafata en un vuelo. Sin dudas, el número uno de este conteo si el ranking hubiera sido internacional.

 

Vinnie Jones

Vinnie Jones

 

 

  Recordado como el Carnicero de Bilbao, Andoni Goikoetxea fue el autor de aquella criminal patada a Maradona que le provocó la fractura con la que comenzó su suplicio en el Barcelona. En el primer partido luego de la agresión, que le valió 18 fechas de suspensión, Goikoetxea fue llevado en andas ante una ovación de los hinchas del Athletic, que lo veían como un héreo vasco. Se dice que guarda aquel botín con el que rompió a El Diez en una caja de cristal. Hannibal Lecter, un poroto.

 

  El italiano Claudio Gentile, figura de la Juve y la selección, heredó el apellido más irónico que le podía tocar. Lo sufrieron Platini, en el 78, y Zico y Maradona, en el 82. Una bestia para la marca sin escrúpulos.

 

  Con su 1,82, Montero Castillo, aquel robusto uruguayo de Nacional, daba miedo antes de acercársele. Llegó a pelearse a las trompadas con 20 hinchas, en un Paraguay-Uruguay. “Uno es manso mientras no lo carguen o no le toquen a un compañero”, era su frase de cabecera. Su hijo, Paolo Montero, heredó todo su “talento”. Es el jugador más expulsado en la historia del calcio, aunque su vehemencia benefició más a la Juventus de lo que la perjudicó. “Paolo tiene varias virtudes. Una de ellas es la agresión, aunque a veces lo mete en problemas”, cree su ex técnico Carlo Ancelotti.

 

Roy Keane, del Manchester United, es otro caníbal cuyo termostato explota al instante. Su momento de gloria fue una vendetta: por intentar darle una patada al noruego Haaland, se lesionó a sí mismo. Esperó la venganza por dos años. Y se la cobró. Después del planchazo de Keane, Haaland no volvió a jugar al fútbol. 

 

El boliviano Marco Sandy fue el verdugo de Darío Franco, en la Copa América del 93. Le quebró tibia y peroné y el argentino se quedó sin Mundial. Durante esa misma copa, quebró a otro jugador.

 

El Peta Luis Ubiña, siempre en Nacional, aportó su granito de arena para la fama de la garra uruguaya. Otro sponsor del juego violento de la Celeste fue William Martínez, campeón en el Maracanazo del 50. En el Sudamericano de 1959, el partido disputado por Brasil y Uruguay en el Monumental, no terminó por una gresca generalizada.

 

 

El Gráfico (2004).

Temas en esta nota:

Imagen de 1992. Los tres chiflados
¡Habla memoria!

1992. Los tres chiflados

Alfredo Jesús Berti, Eduardo Berizzo y Julio César Saldaña eran –en la intimidad de Newell´s- Curly, Moe y Larry. Los tres fueron campeones en un equipo que quedó en el recuerdo del fútbol argentino.

Imagen de 1974. Eduardo Commisso: ¡Silenciosamente!
¡Habla memoria!

1974. Eduardo Commisso: ¡Silenciosamente!

Eduardo Antonio Commisso y un recorrido por sus años de gloria en Independiente, donde alcanzó lo máximo al ganar la Copa Intercontinental de 1973. Una leyenda del Rojo recibió a El Gráfico.

DEJÁ TU COMENTARIO