¡Habla memoria!

2005. Toca, conduce, ilusiona

Por Redacción EG · 16 de mayo de 2019

José Pekerman y su devoción por el juego exquisito de Juan Román Riquelme, a quien ya en 2005 le había dado la confianza para ser el conductor de la Selección de cara al Mundial de Alemania 2006.

El apre­ton de ma­nos se­lla­ba la des­pe­di­da. Un ca­lor den­so, pe­ga­jo­so, pre­sa­gia­ba la lle­ga­da in­mi­nen­te del ve­ra­no. El al­ma­na­que an­da­ba por no­viem­bre de 2004, el ver­de del pre­dio de Ezei­za pa­re­cía más ver­de que nun­ca y la son­ri­sa flo­re­ci­da de Jo­sé Pe­ker­man, dis­ten­di­do lue­go de dos ho­ras de char­la fut­bo­le­ra, era una pin­tu­ra per­fec­ta de de­sa­ho­go.

Ya ha­bían pa­sa­do la go­lea­da an­te Uru­guay y el em­pa­te fren­te a Chi­le, que mar­ca­ron su de­but co­mo en­tre­na­dor de la Se­lec­ción Ma­yor en me­dio de la co­yun­tu­ra de emer­gen­cia pro­vo­ca­da por la im­pre­vis­ta re­nun­cia de Mar­ce­lo Biel­sa. In­ti­ma­men­te, Jo­sé sen­tía que, ex­tin­gui­dos los pri­me­ros fo­cos, po­día qui­tar­se el tra­je de bom­be­ro pa­ra pro­fun­di­zar el ejer­ci­cio del car­go con la pers­pec­ti­va y la ma­ce­ra­ción que tan­to lo de­lei­tan. Y el pe­rio­dis­ta de El Grá­fi­co, que su­po acom­pa­ñar­lo por va­rios rin­co­nes del pla­ne­ta cuan­do era el ti­mo­nel de los más chi­cos, ru­bri­có el adiós con un de­seo sin­ce­ro…

–Bue­no, Jo­sé, oja­lá que le va­ya tan bien co­mo con los ju­ve­ni­les…

–Y oja­lá que Ri­quel­me si­ga ju­gan­do de es­ta ma­ne­ra, ja, ja…

La fra­se le sa­lió del al­ma, au­to­má­ti­ca y di­rec­ta. Fue pro­nun­cia­da en un con­tex­to de in­ti­mi­dad que aca­so des­ca­li­fi­que su re­ve­la­ción en es­te o en cual­quier otro mo­men­to. Pe­ro en­cie­rra un sen­ti­mien­to pu­ro, un con­ven­ci­mien­to ab­so­lu­to. Un com­pro­mi­so con la ge­né­ti­ca del fút­bol ar­gen­ti­no, más allá de los ma­qui­lla­jes tác­ti­cos y los ag­gior­na­mien­tos de la di­ná­mi­ca y los es­pa­cios.

Golazo a Alemania. Toda la magia de Román para hacer una joya de un tiro libre.

Golazo a Alemania. Toda la magia de Román para hacer una joya de un tiro libre.

Aquel Ri­quel­me de no­viem­bre es es­te Ri­quel­me des­lum­bran­te de las eli­mi­na­to­rias y la Co­pa de las Con­fe­de­ra­cio­nes; la evo­lu­ción de aque­lla es­pe­cie que ga­nó el su­da­me­ri­ca­no Sub-20 de Chi­le 97, el Mun­dial de Ma­la­sia 97 y el Tor­neo Es­pe­ran­zas de Tou­lon 98; la con­fir­ma­ción de ese crack que ago­tó el stock de elo­gios en el Bo­ca de Car­los Bian­chi y el Vi­lla­rreal de Ma­nuel Pe­lle­gri­ni, y el es­la­bón per­di­do du­ran­te los pa­sa­jes más ári­dos de la Era Biel­sa…

En un fut­bol huer­fa­no de or­ga­ni­za­do­res, que con­de­na a los vo­lan­tes mix­tos a im­plo­rar por un pro­vi­den­cial ra­yo de im­pron­ta que les acla­re las se­cuen­cias ofen­si­vas, Ar­gen­ti­na mi­ra al Mun­dial 2006 cons­cien­te de que en su ca­ja fuer­te cuen­ta con una ge­ma muy pre­cia­da.

“No­so­tros sa­be­mos que los en­gan­ches co­mo Ri­quel­me es­tán en ex­tin­ción”, di­ce Jo­sé, el pri­me­ro de los es­ca­sos en­tre­na­do­res –Bian­chi, Pe­lle­gri­ni y nin­gu­no más– que com­pren­die­ron la in­fi­ni­ta di­men­sión de su in­fluen­cia. Una in­je­ren­cia que ex­ce­de la res­pues­ta de otros con­duc­to­res oca­sio­na­les y que Pe­ker­man tie­ne muy en cla­ro des­de que lo de­tec­tó en las fér­ti­les di­vi­sio­nes in­fe­rio­res de Ar­gen­ti­nos Ju­niors: “Por mo­vi­li­dad y cam­bio de rit­mo, Ai­mar pue­de en­car­gar­se de esa fun­ción, al igual que Lu­cho Gon­zá­lez o Ma­xi Ro­drí­guez, que en su me­nú fut­bo­lís­ti­co ma­ne­jan ca­pa­ci­da­des or­ga­ni­za­ti­vas in­te­re­san­tes. Pe­ro nin­gu­no es un or­ga­ni­za­dor tra­di­cio­nal, el clá­si­co diez ar­gen­ti­no.”

La dupla. Con Aimar a pleno, Román tiene el socio ideal para hacer feliz a José.

La dupla. Con Aimar a pleno, Román tiene el socio ideal para hacer feliz a José.

Ro­mán se sien­te có­mo­do con la res­pon­sa­bi­li­dad ab­so­lu­ta de la con­duc­ción. Dis­fru­ta de esa mo­chi­la que as­fi­xia a quie­nes ape­nas pue­den pro­bar­se el tra­je de ta­len­tos com­ple­men­ta­rios. Y se agi­gan­ta cuan­do le de­mues­tran que con­fían cie­ga­men­te en él, que lo va­lo­ran co­mo la pie­dra fun­da­men­tal a par­tir de la cual es po­si­ble la cons­truc­ción de cual­quier obra fut­bo­le­ra, por fa­raó­ni­ca que sea.

“Yo me con­si­de­ro una per­so­na de suer­te”, di­ce el pa­pá de Flo­ren­cia y Agus­tín. “Tan­to en la Se­lec­ción co­mo en el clu­b, los téc­ni­cos no me cam­bian la for­ma de ju­gar y los com­pa­ñe­ros me tie­nen mu­cha con­fian­za pa­ra ma­ne­jar la pe­lo­ta. Ese res­pal­do es muy im­por­tan­te pa­ra que las co­sas me sal­gan bien. Por eso me con­si­de­ro muy res­pon­sa­ble de la suer­te del equi­po. Si jue­ga mal, sien­to que ha si­do por mi cul­pa.”

Por su cul­pa, en­ton­ces, por la gran­dí­si­ma cul­pa de es­te pe­ca­dor de po­tre­ro, Ar­gen­ti­na re­cu­pe­ró su sta­tus de can­di­da­to pa­ra la pró­xi­ma Co­pa del Mun­do en es­tos ocho me­ses que abar­ca­ron el hol­ga­do li­de­raz­go en la eli­mi­na­to­ria y la in­te­re­san­te ac­tua­ción en la Co­pa de las Con­fe­de­ra­cio­nes.

Com­pren­di­do en Vi­lla­rreal y en la Se­lec­ción, Ro­mán bor­dó su me­jor tem­po­ra­da en Eu­ro­pa y se ins­ta­ló en la con­si­de­ra­ción más ele­va­da del Pla­ne­ta Fút­bol.

“No me ex­tra­ña­ría si es­te año o el que vie­ne re­sul­ta ele­gi­do co­mo el me­jor ju­ga­dor del mun­do. Si hoy me pre­gun­tan por quién pa­ga­ría una en­tra­da, no ten­go du­das: Ri­quel­me es ga­ran­tía de es­pec­tá­cu­lo”, di­ce el co­lom­bia­no Fran­cis­co Ma­tu­ra­na, pre­sen­te en Ale­ma­nia pa­ra la con­fec­ción de los in­for­mes téc­ni­cos de la FI­FA.

Admiración. En Alemania, Román fue congratulado por Blatter y Beckenbauer.

Admiración. En Alemania, Román fue congratulado por Blatter y Beckenbauer.

“Ri­quel­me pa­re­ce bra­si­le­ño”, de­fi­ne el vo­lan­te Zé Ro­ber­to con cier­to bar­niz de iro­nía y una in­men­sa cuo­ta de re­sig­na­ción. “Pe­ro na­die de­be­ría sor­pren­der­se por su ca­pa­ci­dad téc­ni­ca, ya que Ar­gen­ti­na siem­pre ha sa­ca­do ju­ga­do­res de ca­te­go­ría, co­mo Ma­ra­do­na, Ve­rón o D’A­les­san­dro.”

A un cos­ta­do de la ra­ya de cal, el en­tre­na­dor cam­peón del mun­do, de Amé­ri­ca y de las Con­fe­de­ra­cio­nes, Car­los Al­ber­to Pa­rrei­ra, sos­tie­ne que “Ri­quel­me es el me­jor fut­bo­lis­ta ar­gen­ti­no de la ac­tua­li­dad, el hom­bre que no se pue­de des­cui­dar por­que su ins­pi­ra­ción es ca­paz de­ de­ci­dir un par­ti­do”. Un don que tam­bién le re­co­no­ce el bo­li­via­no Juan Ma­nuel Pe­ña, com­pa­ñe­ro su­yo en el Vi­llar­real: “Ro­mán te ha­ce ga­nar par­ti­dos. Sa­be man­te­ner la ca­be­za fría y es muy pun­zan­te con los pa­ses. Por le­jos, fue el me­jor vo­lan­te de la Li­ga es­pa­ño­la.

Lle­gó al club al­go he­ri­do por­que en el Bar­ce­lo­na me­nos­pre­cia­ron sus con­di­cio­nes, pe­ro se en­con­tró con una ciu­dad que le brin­dó ca­ri­ño en todo momento y él lo de­vol­vió con mucho fút­bol. Cuán­to más áni­mo tie­ne, me­jor jue­ga.”

Con 15 go­les y 16 asis­ten­cias, Ro­mán lle­vó al Sub­ma­ri­no Ama­ri­llo has­ta la Cham­pions Lea­gue –“Es co­mo si Pla­ten­se ju­ga­ra la Co­pa Li­ber­ta­do­res”– y lue­go pu­so en es­ce­na una fun­ción es­te­lar du­ran­te tres se­ma­nas de ju­nio, des­de el 3-1 a Bra­sil, por las eli­mi­na­to­rias, has­ta la fi­nal de la Co­pa de las Con­fe­de­ra­cio­nes, don­de re­ci­bió el tro­feo do­ra­do que lo acre­di­ta co­mo se­gun­do me­jor ju­ga­dor del tor­neo, de­trás del bra­si­le­ño Adria­no. Un tán­dem que los or­ga­ni­za­do­res –¿los mis­mos que con­sa­gra­ron a Oli­ver Kahn co­mo me­jor ju­ga­dor del Mun­dial pa­sa­do?– in­vir­tie­ron a la som­bra de la vic­to­ria bra­si­le­ña en la fi­nal. Has­ta en­ton­ces, in­clui­da la fi­nal, el más con­sa­gra­do por los aplau­sos es­pon­tá­neos de la con­cu­rren­cia fue el res­pon­sa­ble de la se­gun­da fun­da­ción del To­po Gi­gio…

Co­mo si los edi­to­res de FI­FA Ma­ga­zi­ne hu­bie­ran con­sul­ta­do con la bo­la de cris­tal, eli­gie­ron a Ro­mán co­mo ima­gen de ta­pa pa­ra la edi­ción que re­ci­bió ca­da asis­ten­te a la Co­pa. Tra­du­ci­do a to­dos los idio­mas, el ex­ten­so ar­tí­cu­lo con el per­fil del fan­ta­sis­ta ar­gen­ti­no sa­ció la cu­rio­si­dad de quie­nes to­da­vía ig­no­ra­ban la es­ta­tu­ra de su ta­len­to. Una lis­ta en la que no só­lo ha­bía afi­cio­na­dos co­mu­nes y de los más va­ria­dos paí­ses, si­no tam­bién al­gún co­le­ga ilus­tre…

El ale­mán Mi­chael Ba­llack que­dó en­lo­que­ci­do lue­go del “re­ci­tal de Ro­mán” (Ma­ra­do­na di­xit) an­te la se­lec­ción lo­cal, en la úl­ti­ma fe­cha de la fa­se ini­cial: “Me pa­re­ció un ju­ga­dor im­pre­sio­nan­te. Tie­ne un ta­len­to enor­me y ca­si no co­me­tió erro­res. Ja­más lo ha­bía vis­to ju­gar y, sin­ce­ra­men­te, me sor­pren­dió”. Por suer­te, en el fras­co que ha­bi­ta Ba­llack só­lo hay lu­gar pa­ra uno.

 

Román y la pelota, un romance que no sabe de infidelidades.

Román y la pelota, un romance que no sabe de infidelidades.

 

En cam­bio, el téc­ni­co ger­ma­no, Jür­gen Klins­mann, no aho­rró elo­gios: “Ri­quel­me es un ju­ga­dor ca­si per­fec­to. Yo creo que nues­tros fut­bo­lis­tas de­ben apren­der de él. Por eso pu­se a los ju­ve­ni­les Han­ke y En­gle­hardt en el se­gun­do tiem­po. Que­ría que vi­vie­ran la ex­pe­rien­cia, que vie­ran có­mo es ju­gar con­tra al­guien co­mo Ri­quel­me.”

Pa­ra Han­ke, el ejer­ci­cio de con­tem­pla­ción no fue muy gra­to que di­ga­mos. Se co­mió un ca­ño mons­truo­so, sa­bia­men­te aplau­di­do por el au­di­to­rio de Nu­rem­berg y olím­pi­ca­men­te ig­no­ra­do por la te­le­vi­sión ofi­cial, adic­ta a re­pe­tir pa­ta­do­nes bi­za­rros e im­per­tur­ba­ble an­te el re­per­to­rio de lu­jos, aca­so por no con­tar con el pa­la­dar apro­pia­do pa­ra sa­bo­rear el ma­la­ba­ris­mo sil­ves­tre de los as­tros su­da­me­ri­ca­nos.

“Los ca­ños son una mar­ca de la ca­sa”, de­fi­nió Cu­chu Cam­bias­so tras esa pin­ce­la­da de Ro­mán. “Cla­ro que nos gus­tan y los dis­fru­ta­mos a full, pe­ro cam­bia­mos diez ca­ños por un gol”, se ex­pla­yó otro maes­tro ma­yor de obras co­mo Pa­bli­to Ai­mar.

¿Ro­mán? Obli­ga­do a asis­tir a la con­fe­ren­cia de pren­sa en ca­rác­ter de fi­gu­ra del par­ti­do, mi­ni­mi­zó el epi­so­dio y pre­fi­rió des­ta­car que “el equi­po es­tá cre­cien­do” y que se sien­te “muy fe­liz de in­te­grar es­ta Se­lec­ción”.

Distendido, sabe disfrutar. Con Pekerman volvió a encontrar un lugar de privilegio en la Selección. Y eso lo motiva.

Distendido, sabe disfrutar. Con Pekerman volvió a encontrar un lugar de privilegio en la Selección. Y eso lo motiva.

Lue­go de sus pa­la­bras de oca­sión, que­dó de ca­ra a su gam­be­ta más di­fí­cil: evi­tar la zo­na mix­ta del es­ta­dio, un ser­pen­tean­te ca­mi­no de 45 me­tros, con­ta­mi­na­do de pe­rio­dis­tas fa­mé­li­cos de fra­ses en am­bas már­ge­nes. En­ton­ces me­tió el fre­no, aco­mo­dó el cuer­po, sal­tó una va­lla de un me­tro vein­te y los de­jó a to­dos pe­tri­fi­ca­dos.

Aun­que no aso­mó de­ma­sia­do la na­riz por el lobby de los ho­te­les don­de con­cen­tró Ar­gen­ti­na, con los en­via­dos ar­gen­ti­nos se mos­tró más abier­to y co­mu­ni­ca­ti­vo. Lo su­fi­cien­te pa­ra des­gra­nar fra­ses que en otros mo­men­tos pre­fe­ría re­pri­mir.

–Es­toy muy fe­liz con las co­sas que me pa­sa­ron du­ran­te es­ta tem­po­ra­da. To­do se fue dan­do de a po­co, na­tu­ral­men­te, tan­to en mi club co­mo en la Se­lec­ción. Oja­lá si­ga­mos cre­cien­do pa­ra lle­gar bien al Mun­dial. Es­toy ilu­sio­na­do con el jue­go del equi­po, te­ne­mos mu­chas ga­nas de ha­cer un gran cam­peo­na­to. Por­que eso es­tá cla­ro: más allá de las eli­mi­na­to­rias y de lo que he­mos he­cho en es­ta Co­pa, la ver­dad se jue­ga den­tro de un año.

–¿Te sen­tís iden­ti­fi­ca­do con el jue­go de es­ta Se­lec­ción?

–Es­ta­mos por el buen ca­mi­no y yo me sien­to muy a gus­to. La gen­te tam­bién me trans­mi­te esa sen­sa­ción cuan­do me la cru­zo por la ca­lle o en un ae­ro­puer­to. Esas son las co­sas que no tie­nen pre­cio, por­que yo me sien­to iden­ti­fi­ca­do con el país, es­toy or­gu­llo­so y fe­liz de ha­ber na­ci­do en la Ar­gen­ti­na. Nos hu­bie­ra gus­ta­do re­ga­lar­les es­te  tí­tu­lo, pe­ro así es el fút­bol, no siem­pre se pue­de ga­nar. Lo me­jor es mi­rar las co­sas de una ma­ne­ra po­si­ti­va. Hay que ca­pi­ta­li­zar las ex­pe­rien­cias pa­ra que nos sir­van du­ran­te el Mun­dial.

Román hace lo que quiere con la pelota. Dueño de una técnica difícil de igualar.

Román hace lo que quiere con la pelota. Dueño de una técnica difícil de igualar.

–Bra­sil vie­ne de ga­nar la Co­pa Amé­ri­ca y la Co­pa de las Con­fe­de­ra­cio­nes, Ar­gen­ti­na es cam­peón olím­pi­co y es el lí­der de las eli­mi­na­to­rias… ¿Cuál es el me­jor equi­po del mun­do en la ac­tua­li­dad?

–Eso hay que de­mos­trar­lo el año que vie­ne, y pa­ra eso nos pre­pa­ra­mos to­dos. No­so­tros, ellos y los de­más. Yo creo que Bra­sil jue­ga de­ma­sia­do bien al fút­bol, pe­ro Ar­gen­ti­na es la me­jor Se­lec­ción del mun­do.

Ade­mas de po­ner en blan­co so­bre ne­gro el rol es­te­lar que Jo­sé le asig­na a la ho­ra de ar­mar el equi­po, el pa­so por Ale­ma­nia lo reen­con­tró con un ami­go del al­ma, Pa­blo Ai­mar.

Aun­que siem­pre se mues­tran ca­lla­dos, char­la­ron lar­go en la ha­bi­ta­ción que com­par­tie­ron en ca­da ciu­dad. Her­mé­ti­cos pa­ra el mun­do ex­te­rior, te­jie­ron un ín­ti­mo ida y vuel­ta des­de que eran ju­ve­ni­les y no se  de­ja­ron res­que­bra­jar por la an­ti­no­mia Bo­ca-Ri­ver en sus épo­cas de fút­bol do­més­ti­co. Se ad­mi­ran y se res­pe­tan. Y sue­ñan con plas­mar esa com­pli­ci­dad aden­tro de la can­cha. En Ale­ma­nia lo hi­cie­ron es­po­rá­di­ca­men­te, aca­so por­que lle­ga­ron al fi­nal de la tem­po­ra­da en di­fe­ren­tes ni­ve­les fí­si­cos y de ren­di­mien­to. Ro­mán en la cres­ta de la ola, Pa­bli­to re­man­do duro pa­ra vol­ver a sur­fear­la...

“To­dos sa­be­mos la cla­se de ju­ga­dor que es Pa­blo. Te­ne­mos la suer­te de que sea ar­gen­ti­no y nos en­can­ta dis­fru­tar­lo ca­da vez que le to­ca en­trar. Ahora es­tá re­cu­pe­ran­do su me­jor ni­vel y eso nos ha­ce ilu­sio­nar muchísimo, por­que ju­ga­do­res co­mo él son los que mar­can la di­fe­ren­cia en cualquier cancha”, di­ce Ro­mán, hu­mil­de y ge­ne­ro­so, so­bre su ami­go y ta­lis­mán.

De su pa­so por Ale­ma­nia que­dan un pu­ña­do de ca­ños, de­ce­nas de asis­ten­cias, cien­tos de pa­ses con el des­ti­no exac­to que dic­ta­ba la ju­ga­da y tres go­les con una ce­le­bra­ción cal­ca­da: co­rri­da al tro­te­ci­to y abra­zo con Pa­blo en el ban­co.

La bomba que hizo explotar al Monumental. Memorable zurdazo de Riquelme a Brasil.

La bomba que hizo explotar al Monumental. Memorable zurdazo de Riquelme a Brasil.

“Con­tra Bra­sil, en Bue­nos Ai­res, le ha­bía pro­nos­ti­ca­do que me­te­ría un gol. Y acá tam­bién acer­té, in­clu­so le di­je que a Ale­ma­nia le iba a ha­cer uno de ti­ro li­bre. Son ca­sua­li­da­des, lan­ces que uno se ti­ra por­que sa­be la ca­li­dad que tie­ne Ro­mán”, con­tó Ai­mar, que es­tu­vo 136 mi­nu­tos en can­cha jun­to al ti­ti­ri­te­ro de la ca­mi­se­ta ocho, con asis­ten­cia per­fec­ta en los 480 mi­nu­tos dis­pu­ta­dos por Ar­gen­ti­na, un da­to pa­ra na­da me­nor. 

En un tor­neo que Pe­ker­man uti­li­zó pa­ra tes­tear ju­ga­do­res y sis­te­mas, no qui­so dar­se el lu­jo de pres­cin­dir ni un se­gun­do de Ro­mán. Li­bre pa­ra flo­tar por cual­quier sec­tor de la fran­ja de ges­ta­ción, ape­nas si le su­gi­rió que se re­tra­sa­ra unos me­tros cuan­do Ai­mar –un me­dia­pun­ta con­su­ma­do– in­gre­só pa­ra aso­ciar­se en la ge­ne­ra­ción de jue­go. Allí se de­di­có a abas­te­cer pe­lo­tas pro­fun­das con me­nos re­co­rri­do, ade­más de ofre­cer­se co­mo in­ter­me­dia­rio de la pa­red con Pa­bli­to. “Con él se ha­ce fá­cil ju­gar”, lo va­lo­ra Ro­mi, co­mo si lo su­yo pe­sa­ra me­nos que una plu­ma.

Pe­ro Ri­quel­me siem­pre fue el sol so­bre el que giraron los pla­ne­tas, así se lla­ma­ran San­ta­na, Ai­mar, Ga­llet­ti, Fi­gue­roa, Sa­vio­la, Ma­xi Ro­drí­guez, Del­ga­do o Te­vez. El ejer­ci­cio de Pe­ker­man fue ver có­mo se mo­vían ellos con Ro­mán, no Ro­mán con ellos.

La ex­pli­ca­ción es sen­ci­lla, cae de ma­du­ra. A un año del Mun­dial y con 23 pa­sa­jes por re­ser­var, aso­ma una cer­te­za: Ri­quel­me con­duc­ción

 

Mantener la calma, por José Pékerman

 

José PekermanJosé Pekerman

 

“Una de­rro­ta co­mo la que su­fri­mos fren­te a Bra­sil siem­pre cau­sa mu­cho do­lor, pe­ro tam­bién es cier­to que no se de­be per­der la se­re­ni­dad y de­jar de pen­sar en los lo­gros conseguidos.

En es­te tor­neo de la Co­pa de las Con­fe­de­ra­cio­nes, he­mos he­cho un tra­ba­jo muy bue­no y lle­ga­mos a la fi­nal con po­si­bi­li­da­des. Si el par­ti­do fue de gran ni­vel fut­bo­lís­ti­co, fue tam­bién de­bi­do a que Ar­gen­ti­na tra­tó de ju­gar al fút­bol en to­do mo­men­to. No se pue­de dis­cu­tir ni la vic­to­ria ni la di­fe­ren­cia de Bra­sil, pe­ro hay par­ti­dos que son fa­ta­les y éste que­da­rá in­cor­po­ra­do co­mo uno de ésos. Pri­me­ro dos re­ma­tes al ar­co ter­mi­na­ron en sen­dos go­les y lue­go el gol la­pi­da­rio a la sa­li­da del se­gun­do tiem­po.

El equi­po de Pa­rrei­ra tu­vo su gran no­che, pe­ro el en­tor­no ar­gen­ti­no tie­ne que te­ner cal­ma en la apre­cia­ción de cier­tas si­tua­cio­nes y pen­sar que, pe­se a to­do, el equi­po se brin­dó por en­te­ro.

No de­be­mos de­ses­pe­rar­nos por­que si en es­ta Co­pa lle­ga­mos a la fi­nal es por­que te­ne­mos un buen ni­vel com­pe­ti­tivo. Nos pu­sie­ron en di­fi­cul­ta­des jus­to en el día de la de­fi­ni­ción, pe­ro ju­gá­ba­mos an­te uno de los me­jo­res equi­pos del mun­do, si­ no el me­jor, al que ha­ce po­co le hi­ci­mos un gran par­ti­do con un pri­mer tiem­po inol­vi­da­ble.

En el cie­rre, cuan­do de­bi­mos tra­tar de ce­rrar una bue­na cam­pa­ña, a ellos les sa­lie­ron muy bien las co­sas y fue­ron muy con­tun­den­tes. Es cier­to que nues­tros mu­cha­chos sin­tie­ron el es­fuer­zo, pe­ro no hay que po­ner ex­cu­sas. La su­pe­rio­ri­dad ri­val fue in­dis­cu­ti­ble, pe­ro no es me­nos cier­to que nues­tro equi­po tu­vo una ma­la tar­de. Por otra par­te, no es nin­gu­na ver­güen­za per­der an­te el se­lec­cio­na­do cam­peón del mun­do. De to­das ma­ne­ras, in­sis­to en que no hay que alar­mar­se, así co­mo no de­bi­mos exa­ge­rar cuan­do ga­na­mos cla­ra­men­te, tam­po­co de­be­mos alar­mar­nos aho­ra, aun­que nos due­la. En es­tos días de cier­ta tris­te­za y de con­tra­rie­dad por no ha­ber con­se­gui­do el ob­je­ti­vo, que era vol­ver a ven­cer a los bra­si­le­ños y traer­nos la Co­pa, ha­go mías las pa­la­bras de Die­go Si­meo­ne, quien afir­mó que Ar­gen­ti­na tie­ne bue­nos juga­do­res y Bra­sil a los cracks.

 

Por Elias Perugino

Informe desde Alemania: Claudio Martinez

Imagen de Campeones del 78: héroes Olvidados
¡Habla memoria!

Campeones del 78: héroes Olvidados

En 2003, veinticinco años después de alcanzar la gloria máxima al ganar el Mundial de 1978, El Gráfico reunió a varios campeones del Mundo que contaron como vivieron aquella gesta.

Imagen de 1991. Latorre sacó patente de crack
¡Habla memoria!

1991. Latorre sacó patente de crack

La era de los grandes jugadores de la década del 80 había terminado, comenzaban a surgir algunos talentosos que ilusionaban a todo aquel que gusta del fútbol exquisito. Diego Latorre tenía todas las condiciones para romperla.

Imagen de 1967. Pipo Rossi, su vida en anécdotas
¡Habla memoria!

1967. Pipo Rossi, su vida en anécdotas

Por Cherquis Bialo. La vida de Néstor Raúl Rossi es una gran anécdota. Chistes, ocurrencias y su sonrisa permanente desde su época de "rabonas" en el arroyo Sarandí hasta este presente como DT en Colombia.

DEJÁ TU COMENTARIO