¡Habla memoria!

2004. Tira para tres

Por Redacción EG · 23 de abril de 2019

La historia poco conocida de Rodrigo Palacio, quien supo jugar al básquet en Primera y también en algunos picados con Pepe Sánchez, en ese momento la estaba rompiendo en un Banfield para el recuerdo.

Jua­ni pi­ca la pe­lo­ta con la mis­ma na­tu­ra­li­dad que par­pa­dea y avan­za an­te ri­va­les que ador­nan la es­ce­no­gra­fía. Ya es­tá por fir­mar otra de sus obras de ar­te en el os­cu­ro gim­na­sio de Ba­hía Blan­ca, pe­ro no. Un ena­no le pe­lliz­ca un ga­jo de la na­ran­ja y se va co­rrien­do, co­mo si Jua­ni, ya Pe­pe, no fue­ra Pe­pe Sán­chez, el ba­se de la Se­lec­ción con per­fil NBA. Los otros ocho ju­ga­do­res que­dan es­tu­pe­fac­tos mien­tras con­traa­ta­ca el irres­pe­tuo­so, uno más en­tre los cin­co de La Fal­da, en el as­cen­so re­gio­nal. “Uno de los peo­res equi­pos… Nos co­mía­mos 70 pun­tos por par­ti­do”, re­cuer­da el sou­ve­nir de bas­quet­bo­lis­ta. “Aún hoy, cuan­do Pe­pe es­tá por Ba­hía, nos jun­ta­mos pa­ra ir a ju­gar. Y le he ro­ba­do más de una pe­lo­ta, eh”, lan­za, in your fa­ce. Pe­ro re­cu­la: “En rea­li­dad, él tam­bién se de­fien­de… Bah, nos pin­ta la ca­ra a to­dos, la gas­ta”. Y lo gas­ta. Has­ta que vie­ne la re­van­cha, al fút­bol, don­de el chi­qui­to le pa­ga con ca­ños las vol­ca­das que le de­be. “Ojo, no es tan­ta la di­fe­ren­cia en el fút­bol, por­que Pe­pe se la ban­ca ju­gan­do de cin­co, ti­po Re­don­do. Le gus­ta pi­sar­la y lo ha­ce bien, pe­ro igual ca­si siem­pre ju­ga­mos de com­pa­ñe­ros”, acla­ra Ro­dri­go, el pe­ti­so que pa­ra abri­gar su fu­tu­ro, de­fi­ni­da­men­te co­mo de­por­tis­ta y no co­mo es­tu­dian­te, de­ci­dió cam­biar la mus­cu­lo­sa por una re­me­ra de man­gas cor­tas: “Al bás­quet ju­gué des­de los 7 años has­ta los 16. Me las re­bus­ca­ba. Ba­hía es la ca­pi­tal del bás­quet y ahí to­dos lo jue­gan. Lle­gué a de­bu­tar en Pri­me­ra, en el 98, y la pa­sa­ba muy bien. Pe­ro el mío era un equi­po de ami­gos, muy hu­mil­de. No po­día de­di­car­me a eso, y es­tu­diar tam­po­co me gus­ta­ba. Ha­bía que bus­car otra co­sa…”. El fút­bol es otra co­sa. To­da­vía co­mo ju­ga­dor de bás­quet, de­bu­tó co­mo fut­bo­lis­ta en la Pri­me­ra de Be­lla Vis­ta, y su pa­dre le exi­gió la mo­no­ga­mia: “Ju­ga­ba a las dos co­sas, pe­ro mi pa­pá me di­jo que te­nía que ele­gir una de las dos, y me que­dé con el fút­bol”. Uno lo ha­cía de­ma­sia­do chi­qui­to. Y el otro le ofre­cía ser de­ma­sia­do gran­de. Qui­zá, tan­to co­mo su ve­ci­no. “Con to­dos los pi­bes del ba­rrio, nos jun­ta­mos a co­mer cuan­do vie­ne Pe­pe y siem­pre se­gui­mos su ca­rre­ra –re­co­no­ce–. Vi­ve a una cua­dra de mi ca­sa y, ade­más, soy muy ami­go de los her­ma­nos des­de que éra­mos chi­qui­tos.”

Todavia hoy, Rodrigo ve un aro de básquet y se prende. Por eso se prestó con gusto a la producción de El Gráfico.

Todavia hoy, Rodrigo ve un aro de básquet y se prende. Por eso se prestó con gusto a la producción de El Gráfico.

Só­lo amis­ta­des que­da­ron de su pa­so por el bás­quet, don­de aún hoy es Ro­dri­go. En el fút­bol, ya es Pa­la­cio, una pro­pie­dad fér­til que ca­yó en ma­nos de Bo­ca, co­mo prin­ci­pal la­ti­fun­dis­ta, aun­que ac­tual­men­te lo tra­ba­je Ban­field y par­te de sus fru­tos se lo lle­ve Hu­ra­cán de Tres Arro­yos. “Hu­ra­cán tie­ne la ma­yor par­te de mi pa­se, el 65 por cien­to. Bo­ca tie­ne el 17,5 y Ban­field, tam­bién el 17,5. Pe­ro el cien­to por cien­to de los de­re­chos fe­de­ra­ti­vos son de Bo­ca”, ex­pli­ca, con un 1,1 por cien­to de se­gu­ri­dad y un 98,9 de des­con­cier­to: “Yo to­da­vía no cai­go que soy de Bo­ca, por­que nun­ca es­tu­ve ahí, en­tre­nán­do­me, ni ju­gan­do. Es co­mo que no me doy cuen­ta. Pe­ro el día de ma­ña­na, si me to­ca ir, se­gu­ro me preo­cu­pa­ré mu­chí­si­mo por esa ca­mi­se­ta”. Mien­tras tan­to, mi­ra la ta­bla y, una vez más, ti­ra pa­ra tres: “Sí, la ver­dad que siem­pre me fi­jo có­mo les va a Ban­field, a Hu­ra­cán y a Bo­ca… Me gus­ta que les va­ya bien a to­dos, y es­toy co­mo el pa­se, me ale­gro por por­cen­ta­jes”.

En sus manos está el futuro del Taladro en la Copa. “Es un sueño para los hinchas”, dice.

En sus manos está el futuro del Taladro en la Copa. “Es un sueño para los hinchas”, dice.

Mau­ri­cio Ma­cri lo re­ser­vó por tres años. Pe­ro Pa­ler­mo, Te­vez, Gui­ller­mo y otros tan­tos nom­bres ame­na­za­ban con free­zar el de­sa­rro­llo fut­bo­lís­ti­co de Pa­la en un plan­tel tan nu­me­ro­so. Por eso, los di­ri­gen­tes de Bo­ca de­ci­die­ron po­ner­lo a ca­len­tar en Ban­field pa­ra lle­vár­se­lo cuan­do es­té a pun­to. “El pri­mer año es­toy a  prés­ta­mo acá, y los otros dos se­rían, se­rían… si Dios quie­re, en Bo­ca”, re­za.

Pe­go un sal­to de­ma­sia­do gran­de y por eso to­da­vía no ter­mi­na de caer. “Fue to­do muy rá­pi­do –re­sal­ta-. Yo a mi­tad de 2002 es­ta­ba ju­gan­do el Ar­gen­ti­no B, que es el re­gio­nal que jue­gan los equi­pos del in­te­rior. En­ton­ces es­tar en Pri­me­ra y te­ner la po­si­bi­li­dad de ju­gar con­tra equi­pos gran­des es al­go im­pre­sio­nan­te”. Ha­ce ape­nas dos años, era ju­ga­dor de Be­lla Vis­ta, con un suel­do que, bien ad­mi­nis­tra­do, le po­día al­can­zar pa­ra via­jar, y has­ta pa­ra co­mer: “Co­bra­ba 45 pe­sos por par­ti­do ga­na­do, 30 si em­pa­tá­ba­mos y 15 si per­día­mos… Yo me ha­cía car­go de mis gas­tos con esa pla­ta, pe­ro en rea­li­dad tam­bién me man­te­nían mis vie­jos”.

Palacio de la alegría. Festeja y hace festejar. Por eso lo adoran sus socios de ataque.

Palacio de la alegría. Festeja y hace festejar. Por eso lo adoran sus socios de ataque.

Aun con ese pa­no­ra­ma, es­tu­dia­ba la po­si­bi­li­dad de con­ver­tir­se en ju­ga­dor pro­fe­sio­nal. Era lo úni­co que es­tu­dia­ba: “No me gus­ta­ba la idea de ir a la fa­cul­tad. Yo que­ría ser ju­ga­dor de fút­bol y le me­tía du­ro pa­ra al­gún día po­der lle­gar. Sa­bía que era com­pli­ca­do por­que al prin­ci­pio pe­dían mu­cha pla­ta por mí. Pe­ro al fi­nal, apa­re­ció la gen­te de Hu­ra­cán de Tres Arro­yos, que se en­tu­sias­mó con­mi­go y me con­tra­tó”.

Tu­vo que pe­lear mu­cho pa­ra que el Hu­ra­cán se lo lle­va­ra de Be­lla Vis­ta. Pe­lear, li­te­ral­men­te, pe­lear. “Mi equi­po lle­va­ba mu­cha gen­te y siem­pre se ar­ma­ba lío –re­cuer­da-. Es más, hu­bo un par de ba­ta­llas te­rri­bles, los on­ce con­tra los on­ce…”. Co­mo esa vez que pre­sen­ta­ron el in­no­va­dor es­que­ma tác­ti­co: 2-1-2. “Sí, a sie­te nos ex­pul­sa­ron aquel día. Y hu­bo peo­res… En la can­cha de In­de­pen­dien­te de Vi­lla Obre­ra, en San Juan, un ri­val le gri­tó un gol a la gen­te de Be­lla Vis­ta. En­ton­ces, al tér­mi­no del par­ti­do, mien­tras el ti­po da­ba una no­ta, fue un com­pa­ñe­ro mío, le ta­pó el mi­cró­fo­no y le em­pe­zó a pe­gar… Ese ju­ga­dor ter­mi­nó in­ter­na­do en el hos­pi­tal, y a to­dos no­so­tros la po­li­cía de San Juan nos que­ría me­ter pre­sos…”. Pa­la­cio era ino­cen­te, pe­ro no tan­to co­mo pa­ra in­vo­lu­crar­se sin de­fen­sas en una cau­sa. “Ob­via­men­te, yo no era de me­ter­me, por­que soy chi­qui­ti­to. ¿Sa­bés có­mo me es­ca­pa­ba? Lo veía siem­pre de le­jos… Así y to­do va­rias ve­ces sen­tí mie­do, es­pe­cial­men­te al ver que la gen­te del otro equi­po in­va­día la can­cha…”, en­fa­ti­za. Igual, el cli­ma no era tan ma­lo. No era tan ma­lo co­mo las can­chas: “Muy ma­las... La de Cu­tral Có te­nía yu­yos, po­zos, alam­bra­dos ro­tos… Y tam­bién era una can­cha pe­li­gro­sa”. Pe­ro ahí apa­re­cían los hom­bres de ne­gro, pa­ra im­po­ner el pe­so de las tar­je­tas. De Pro­de. “De vi­si­tan­te, los ár­bi­tros no te co­bra­ban na­da. Sim­ple­men­te, te­nías que ban­car­te que te hi­cie­ran cual­quier co­sa, por­que no te iban a dar ni un fa­llo a fa­vor”. Fút­bol en su es­ta­do más pu­ro, re­cién or­de­ña­do, fút­bol que­ri­ble, a pe­sar de to­do. “Era to­da­vía más lin­do que ju­gar en Pri­me­ra –se­ña­la–. Allá se jue­ga por la ca­mi­se­ta, y uno vi­ve mu­chas co­sas lin­das, con ami­gos.”

Vivo para defender la pelota, Palacio es un problema para cualquier marcador ¿No, Bedoya?

Vivo para defender la pelota, Palacio es un problema para cualquier marcador ¿No, Bedoya?

Un dia los me­dios de Tres Arro­yos anun­cia­ron que lle­ga­ría el hi­jo de Jo­sé Ra­món. Y la gen­te lo adop­tó, sin sa­ber si­quie­ra cuán­tas pier­nas te­nía. “Mi pa­pá ju­gó mu­chos años en Hu­ra­cán y tam­bién en el se­lec­cio­na­do de la ciu­dad. La gen­te lo apre­cia un mon­tón y por eso cuan­do lle­gué, aun­que na­die me co­no­cía, to­dos pe­dían que me pu­sie­ran”, di­ce, re­co­no­cien­do el cré­di­to. Y acla­ran­do el cos­to: “La pre­sión de de­fen­der el ape­lli­do me cos­tó un po­co al prin­ci­pio, pe­ro a me­di­da que fue­ron pa­san­do los par­ti­dos, pu­de con­se­guir la tran­qui­li­dad que me ha­cía fal­ta”.

Su pa­pá le me­tió pól­vo­ra du­ran­te do­ce años a la de­lan­te­ra de Hu­ra­cán. Y en­ton­ces se hi­zo ine­vi­ta­ble la ex­plo­sión de com­pa­ra­cio­nes. “La gen­te que vio ju­gar a mi vie­jo siem­pre me di­ce que so­mos idén­ti­cos, que ju­ga­mos igual y que te­ne­mos la mis­ma for­ma de co­rrer –re­mar­ca–. A mí me gus­ta, por­que a mi pa­pá lo quie­ro mu­cho y es lin­do que me com­pa­ren con él.”

En el Taladro jugó en 2004. Jugó 38 partidos y convirtió 11 goles.

En el Taladro jugó en 2004. Jugó 38 partidos y convirtió 11 goles.

Ban­field sig­ni­fi­có su eman­ci­pa­ción fut­bo­lís­ti­ca, tras un lar­go via­je, con es­ca­la en Es­pa­ña: “Me con­si­guie­ron una prue­ba en la fi­lial del Be­tis, y es­tu­ve co­mo quin­ce días allá. Les gus­té, pe­ro co­mo ya es­ta­ban en ple­no cam­peo­na­to que­rían que yo fue­ra en ju­nio. Y ahí sur­gió la chan­ce de ve­nir acá, que me se­du­jo más, por­que el equi­po al que iba a ir es­ta­ba en la Ter­ce­ra Di­vi­sión es­pa­ño­la y es­to sig­ni­fi­ca­ba lle­gar a Pri­me­ra...”. Y a tie­rra fir­me, por­que Ban­field ve­nía re­man­do du­ro des­de 2003, con aque­llos cin­co triun­fos con­se­cu­ti­vos co­mo vi­si­tan­te, una mar­ca que no se lo­gra­ba des­de el 41. Re­cién se ha­bía ido un año en­te­ro con rui­do de Ta­la­dro en to­dos los ar­cos, me­nos en el pro­pio, por otro ré­cord: 770 mi­nu­tos de paz in­te­rior pa­ra su red. Y co­men­za­ba el Clau­su­ra 2004, un tú­nel ha­cia la luz: “En­trar en la Li­ber­ta­do­res fue un sue­ño pa­ra no­so­tros y pa­ra los hin­chas, por­que es la pri­me­ra vez que el club se me­te en una co­pa”.

Nacido en Bahía Blanca, ciudad historicamente ligada al basquet, Rodrigo supo disfrutar de ese deporte y también del fútbol, donde triunfó.

Nacido en Bahía Blanca, ciudad historicamente ligada al basquet, Rodrigo supo disfrutar de ese deporte y también del fútbol, donde triunfó.

Es­ta vez sin pi­ñas, la re­ce­ta tam­bién fue pe­lear­la. “Nos cla­si­fi­ca­mos por­que fui­mos un equi­po que lu­chó mu­cho –ar­gu­men­ta–. Apre­ta­mos y de­fen­di­mos bár­ba­ro. For­ma­mos un gru­po bas­tan­te com­ple­to, que es­ta­ba muy bien de la ca­be­za.” De la ca­be­za de Bus­tos Mon­to­ya, que se pu­so ro­ja de tan­to ca­be­cear los cen­tros de Ro­dri­go. Pe­ro a pe­sar de eso, Pa­la­cio no le exi­gió un por­cen­ta­je de su ven­ta a In­de­pen­dien­te: “No, no, yo tam­bién me sen­tí muy có­mo­do con él, por­que es un muy buen ju­ga­dor y me en­se­ñó mu­chas co­sas. Yo le ti­ra­ba los cen­tros, y él se en­car­ga­ba de ha­cer los go­les”. Ahí apun­ta su au­to­crí­ti­ca ac­tual. Más que so­li­da­rio con los de­más, es egoís­ta con­si­go mis­mo. “De­be­ría me­ter­la más en el ar­co. Siem­pre pien­so en el pa­se an­tes que en el gol. Ten­go que me­jo­rar eso y apren­der a usar más el cuer­po, por­que co­mo soy chi­qui­to a ve­ces me sa­can muy fá­cil”, di­ce. Pe­ro no se no­ta. Al­gu­nos ya lo ven en blan­co y ce­les­te. El, no. Su per­fil tam­po­co tie­ne al­tu­ra de bas­quet­bo­lis­ta: “Creo que to­da­vía me fal­ta mu­cho pa­ra lle­gar a la Se­lec­ción. Hay ju­ga­do­res muy bue­nos, y yo es­toy muy por de­ba­jo de ellos. Es mi sue­ño pa­ra el día de ma­ña­na, pe­ro an­tes ten­go que apren­der mu­chas co­sas y ad­qui­rir la ex­pe­rien­cia que sea ne­ce­sa­ria”.

 

Dejó un gran recuerdo en el club del sur.

Dejó un gran recuerdo en el club del sur.

 

Ve gran­de la ca­mi­se­ta de la Se­lec­ción y to­da­vía sien­te que le fal­ta pe­so pa­ra no per­der el equi­li­brio en el tem­blor de la Bom­bo­ne­ra. “No es­toy en Bo­ca, por­que to­da­vía me fal­ta. Yo no de­bo ol­vi­dar­me que re­cién em­pie­zo. Lle­vo seis me­ses en Pri­me­ra no­más y ten­go mu­cho por apren­der. Por eso me pa­re­ce me­jor es­tar acá. Y si el día de ma­ña­na ten­go la po­si­bi­li­dad de ir a Bo­ca, se­gu­ra­men­te ha­bré ma­du­ra­do bas­tan­te”. In­ma­du­ro, co­mo di­ce es­tar, le­van­tó la ca­be­za en Ave­lla­ne­da y, so­bre la pe­la­da de un tal Na­va­rro Mon­to­ya, ti­ró des­de cua­ren­ta me­tros un som­bre­ro ex­tra­lar­ge, que pa­só de lar­go y se me­tió, bur­lón, en­tre la red, fren­te a la Vi­se­ra.

El Pa­la ya per­dió el mie­do y va to­man­do ve­lo­ci­dad en un pi­que que to­da­vía es cor­to. “Po­co tiem­po atrás, no hu­bie­ra creí­do que Bo­ca iba a fi­jar­se en mí. No lo ima­gi­na­ba, pe­ro las co­sas se die­ron así y me po­nen con­ten­to. Qui­zá sea pre­mio al es­fuer­zo, por no ha­ber ba­ja­do los bra­zos nun­ca”. Ni cuan­do in­te­gra­ba una os­cu­ra es­ce­no­gra­fía pa­ra la ma­gia de Jua­ni, ni aho­ra, que lo ilu­mi­na to­do el fút­bol ar­gen­ti­no

Por Nacho Levy

Fotos: Jorge Dominelli

 

ESTUVE POR COMPRARLO

Pa­la es muy bue­no ju­gan­do al bás­quet. Pe­ro muy bue­no de ver­dad. Hay un aro en mi ca­sa y, co­mo él es ín­ti­mo ami­go de mi her­ma­no me­nor, Juan Fe­de­ri­co, to­da la vi­da lo vi ti­ran­do. Tie­ne mu­cho ta­len­to. Ade­más, en los pi­ca­dos que ju­ga­mos, me des­lum­bró siem­pre su ra­pi­dez, tre­men­da. De pi­be me har­té de es­cu­char a mi her­ma­no di­cien­do “no le pue­do ga­nar al Pa­la, ni en pe­do”, y aho­ra mi her­ma­no jue­ga en los Es­ta­dos Uni­dos… No sé has­ta dón­de ha­bría lle­ga­do Ro­dri­go si se hu­bie­se de­di­ca­do al bás­quet. Se­gu­ro no a la NBA, pe­ro sí a un ni­vel muy im­por­tan­te. Eso sí: él cuen­ta que me ro­bó un par de pe­lo­tas, y pue­de ser. Pe­ro fue cuan­do yo es­ta­ba dis­traí­do. Y al­gu­na ta­pa tam­bién le pu­se, eh.

Ha­blan­do en se­rio, es­ta­mos mu­cho más pa­re­jos al bás­quet que al fút­bol. Aun­que él di­ga que yo soy bue­no con los pies, la rea­li­dad es que só­lo me pa­rez­co a Re­don­do por la al­tu­ra y por­que soy zur­do... Así y to­do, ha­ce un año y me­dio, cuan­do él ya es­ta­ba en Hu­ra­cán, hi­ci­mos un pi­ca­do con los del ba­rrio, ¡y lo man­da­mos al ban­co! Se que­dó sen­ta­do y nun­ca re­cla­mó que lo pu­sié­ra­mos.

Por eso es ra­ro pa­ra mí ver al Pa­la don­de es­tá. Siem­pre fue un chi­co de ba­rrio, muy que­ri­ble, y aho­ra es muy lo­co tra­tar­lo de pro­fe­sio­nal a pro­fe­sio­nal. Yo no pen­sa­ba que era tan bue­no. Cuan­do de­bu­tó en Be­lla Vis­ta, yo es­ta­ba por lle­gar a la NBA. En­ton­ces, en el kios­co de un ami­go en co­mún, pe­ga­ron una fo­to mía en la pa­red y una fo­ti­to de él en el mos­tra­dor. Y yo siem­pre lo gas­ta­ba, di­cién­do­le que to­da­vía no es­ta­ba pa­ra la pa­red… Se lo de­cía en jo­da, pe­ro sin­ce­ra­men­te no creía que era crack crack.

Es más, es­to es al­go que re­cién se lo con­té a él an­tes de ir­me a Ate­nas, pe­ro es cier­to: no bien em­pe­zó a ju­gar en la li­ga re­gio­nal de fút­bol, mi ami­go Juan, el del kios­co, me su­gi­rió que com­prá­ra­mos el pa­se del Pa­la. Me in­sis­tió mu­cho ,y lo pen­sé bas­tan­te. Te­nía­mos la chan­ce de com­prar­lo por 30 mil pe­sos, pe­ro no me qui­se arries­gar. Y mi­ren dón­de es­tá aho­ra… ¡Me per­dí un ne­go­ción!

A pe­sar de eso, me lle­na de ale­gría lo que es­tá vi­vien­do por­que no exis­te una pa­la­bra pa­ra de­fi­nir la hu­mil­dad de Pa­la. Se­gu­ra­men­te, to­da­vía no to­mó con­cien­cia de lo que ha con­se­gui­do, pe­ro eso es lo me­jor que le pue­de pa­sar a un pro­fe­sio­nal, por­que mien­tras uno no cae, se preo­cu­pa por se­guir sem­bran­do. Y qui­zás, al to­mar con­cien­cia de dón­de es­tá pa­ra­do, em­pie­za a de­di­car­se más a la co­se­cha que a la siem­bra. Eso no le pa­sa­rá a él… Es un pi­be ex­cep­cio­nal. Y lle­gó la ho­ra de acep­tar que sí, ya se me­re­ce un lu­gar en la pa­red del kios­co. Po­si­ble­men­te, pron­to me des­pla­ce de ese lu­gar.

 

Pepe Sánchez

Pepe Sánchez

 

Por Pepe Sánchez

Imagen de Aquí nació ¨Caminito¨
¡Habla memoria!

Aquí nació ¨Caminito¨

Una reliquia: el encuentro con el autor del tango “Caminito” , Juan de Dios Filiberto, quien supo sentir como ninguno la hondura que esconde en su aparente trivialidad el áspero ambiente boquense.

Imagen de Tres goles argentinos que conquistaron el mundo
¡Habla memoria!

Tres goles argentinos que conquistaron el mundo

La “Bruja” Verón (Estudiantes1968), el “Chango” Cárdenas (Racing 1967) y el “Bocha” Bochini (Independiente 1973) nos cuentan cómo fueron sus goles para ganar la Copa Intercontinental.

Imagen de Recuerdos de Chaca Campeón
¡Habla memoria!

Recuerdos de Chaca Campeón

En 2004 El Gráfico reúne en San Martín a Frassoldati, Petrocelli, Bargas, Puntorero, Neumann y Palacios, para que nos cuenten la historia de la cincuentenaria proeza funebrera de 1969.

DEJÁ TU COMENTARIO