¡Habla memoria!

Atilio García, el argentino más grande en Uruguay

Por Redacción EG · 03 de octubre de 2018

Un artículo sobre el caso extraordinario de Atilio García. Después de un paso discreto por Platense y Boca, lo compra Nacional de Montevideo y se convierte en una leyenda, convirtiendo casi 500 goles.


Malherido en su orgullo por los cuatro títulos consecutivos ganados por Peñarol del '35 al '38, Nacional lanzó una guerra de reconquista a fines de los '30 que comenzó por rastrear el gol en Buenos Aires.

Uno de los 34 goles que le hizo Atilio García a Peñarol.Uno de los 34 goles que le hizo Atilio García a Peñarol.

El doctor Afilio Narancio, prominente dirigente tricolor, llegó a la sede de Boca procurando un centro delantero cuyo pase se le negó, Providente, quien curiosamente quedó en la historia de la entidad por no llegar. Con cortesía entregaron a Narancio una lista de desahuciados profesionales que nada le decían, pero entre los que encontró a uno que tenía algo diferente. "Bueno, por lo menos aquí hay alguien que debe ser bueno, se llama Atilio como yo..." El elegido, cuando se enteró que debla venir a Montevideo "a probarse", no quena saber otra cosa que regresar a Junín, donde naciera el 26 de agosto de 1914. Había pasado casi sin dejar huellas por Platense y vagaba por La Boca. Años después Atilio García recordaba el argumento que lo decidió: "Pensá que podés aprovechar para pasar unos días en las playas, te van a gustar, total, no perdés nada..." Un sábado de enero del '38 madrugó, fue a la Dársena Sur para embarcar hacia Colonia y llegó a Montevideo en un ómnibus de la desaparecida empresa ONDA, que en aquellos años lentos y gentiles repartía los pasajeros puerta a puerta. Lo dejaron en el Parque Central sin conocer a nadie y sin conocer a nadie llegó esa noche al vestuario del Estadio Centenario. Nacional jugaba un amistoso ante Chacarita Juniors el mismo sábado 15 de enero: hizo el primero en un entrevero del área e iban igualados en dos cuando "volvió a sacudir la red", como escribe un diario de la época... "Transcurrían 38' del segundo half time, cuando el novel piloto albo volvió a sacudir la red adversaria al conseguir el goal del triunfo.. “

A Atilio lo apodaban los hermanos uruguayos, con justicia,  "Bigote". A Atilio lo apodaban los hermanos uruguayos, con justicia, "Bigote".



Devolvieron el pasaje de regreso que habían reservado y le entregaron 100 pesos, mas de 100 dólares, "para gastos”. A la semana vinieron presentaciones de otro nivel. Un rioplatense nocturno que reunió a la flor y nata Nacional, Peñarol, Boca,  River, San Lorenzo, Racing, Independiente, Estudiantes, Newell s y Rosario Central jugando en Montevideo, Buenos Aires, Rosario y La Plata. Con la única incorporación de aquel anónimo, un Nacional humillado por cuatro años de derrotas se alzó con un título inesperado y espectacular. Desde entonces el “gol de Atilio" pasó a ser el bendito lugar común para los suyos y la maldición de los adversarios, sobre todo aurinegros.

 Desde Buenos Aires por Colonia y al Parque Central en ómnibus, sin nadie que lo conociera ni esperara, había llegado El Mesías mimetizado de hombre común. Era alguien a descartar y resultó el mayor goleador clásico de la historia del fútbol uruguayo, no necesitó conocer a ningún compañero para llegar y vencer. Jamás remato un penal ni un tiro libre, sus goles los ganó en el área en pelotas divididas con los defensas. Pero aun sin aquellos aditivos es el goleador récord: durante ocho temporadas, 1938, 39, 40. 41, 42. 43, 44 y 46 dominó el milagro del gol.  Pero sobre todo quedó en la histona grande como el mayor goleador clásico de todos los tiempos: ¡le convirtió 34 a Peñarol! Y no conforme en una sola tarde le hizo 4, hazaña sin par en el clásico del 8 de diciembre de 1940.

Y no es todo: es el mayor goleador del historial tricolor, con 464 tantos en 435 partidos del '38 al ’50 , jugo 12 partidos en la selección celeste y convirtió 10 goles.

(Franklin Morales (1993)
Imagen de 1945. Remigio y Mathieu
¡Habla memoria!

1945. Remigio y Mathieu

Remigio Saavedra, mendocino. Mario Mathieu, entrerriano. Como compañeros de equipo o adversarios fueron los ases del ciclismo nacional en caminos y pistas en los ’30 y 40. Un homenaje de Borocotó

Imagen de 2004. Cómo me voy a olvidar
¡Habla memoria!

2004. Cómo me voy a olvidar

Calderón y Mazzoni surgieron del ascenso, fueron compañeros en Independiente con Burruchaga quien después los dirigió en Arsenal. Los caminos paralelos de dos ídolos de Estudiantes.

Imagen de Alfredo Garassini era Boca
¡Habla memoria!

Alfredo Garassini era Boca

Nació en la Boca, vivió para Boca y murió estando con Boca. Garassa fue centro, nervio, acción, amistad, uno de esos tipos únicos, de esos que cuando nacen se rompe el molde para que no haya otro igual.

DEJÁ TU COMENTARIO