¡Habla memoria!

Anecdotario: Aquel "coso" que me aplasto de entrada

Por Redacción EG · 13 de agosto de 2018

Antes de Maradona José Manuel Moreno fue, para muchos, el mejor jugador de nuestra historia. El “Charro”, leyenda de River, cuenta la asombrosa historia de su rechazo cuando se fue a probar a Boca.



Aquel "coso" que me aplasto de entrada

El directivo encargado de seleccionar pibes para la Quinta de Boca me aplastó en la prueba. Yo marqué dos golazos y me había sobrado en la combinación, la carrera y la gambeta y estaba loco de contento. Ya me veía con la camisa azul y oro. De repente, el grito feroz del tipo aquel:

 — ¡Vos; afuera!

— ¿Por qué? —grité yo, aturdido por la injusticia.

— ¡Afuera, dije!

¿Qué iba a hacer yo si él era quien mandaba? Pero se me revolvió adentro, en el alma y en la sangre, el sentido primario de la justicia que tienen (gracias a Dios) todos los pibes, y exploté:

— ¡Vamos! ¿Esa es manera de probar a un jugador?

 Reaccionó con furia:

— ¡Cállese la boca, mocoso!

Y se me echó encima tirándome una patada. ¡A mí, que de haberle contestado en igual forma lo hubiese largado hasta la red! Pero él mandaba; tenía autoridad. (Véase en eso el símbolo de !o que es la autoridad en manos prepotentes. Y sean para él el olvido y el desdén).

Salí del campo furioso, deshecho; pero el nudo en la garganta no me impidió gritarle:

— ¡Alguna vez... se van… a arrepentir!

Ni recuerdo quién era el tipo aquel; pero ya verá el lector que Boca Juniors —el club de mis amores infantiles— lamentó muchas veces el desdichado episodio.

José Manuel Moreno (1959)

Imagen de 1992. Los tres chiflados
¡Habla memoria!

1992. Los tres chiflados

Alfredo Jesús Berti, Eduardo Berizzo y Julio César Saldaña eran –en la intimidad de Newell´s- Curly, Moe y Larry. Los tres fueron campeones en un equipo que quedó en el recuerdo del fútbol argentino.

Imagen de 1974. Eduardo Commisso: ¡Silenciosamente!
¡Habla memoria!

1974. Eduardo Commisso: ¡Silenciosamente!

Eduardo Antonio Commisso y un recorrido por sus años de gloria en Independiente, donde alcanzó lo máximo al ganar la Copa Intercontinental de 1973. Una leyenda del Rojo recibió a El Gráfico.

DEJÁ TU COMENTARIO