La jornada está aquí

De manera insólita River perdió la final de la Copa Libertadores

Por Redacción EG · 23 de noviembre de 2019

El conjunto de Gallardo fue superior a Flamengo a lo largo de casi todo el partido. Pero a falta de un minuto para el final apareció Gabriel Barbosa y convirtió dos goles que le dieron la segunda Libertadores al Mengao.

Un clima inmejorable en el Monumental de Lima, por primera vez en la historia, la Copa Libertadores se definiría a partido único. Si bien la sede inicial fue la de Santiago de Chile, la organización debió cambiar el escenario por los problemas sociales que atraviesa Chile.

River enfrentaría a un duro rival, que venía de mostrar todo su poder ofensivo ante Gremio en el partido de vuelta de la semifinal, donde lo venció por 5 a 0. Pero los de Gallardo no tenían nada que envidiarle al conjunto brasileño, River cuenta con uno de los mejores planteles del continente.

En la previa del partido hubo shows musicales, artistas argentinos y brasileños animaron a los hinchas, que esperaban ansiosos el comienzo del partido. Debería replantearse la Conmebol este tipo de actuaciones, porque por intentar copiar todo de las competiciones europeas, se termina perdiendo lo que justamente desde el viejo continente envidian de Latinoamérica y es la pasión de los hinchas, que ellos mismos con sus canciones y su euforia contagian a los jugadores. Pero este tipo de eventos hace que eso se pierda. Y tanto las aficiones de River como de Flamengo –de las más numerosos y pasionales del continente- debieron ser el centro de atención de ese momento tan especial que es la salida de los equipos al campo de juego.

El chileno Tobar fue el encargado de dar la orden y la final estaba en marcha, las tribunas colmadas eran el marco ideal de esta final. Los primeros cinco minutos tuvieron a Flamengo como protagonista, y se podía prever que sería quien domine el partido, pero eso cambió de inmediato y quien tomó el rol preponderante fue River.

La mitad de la cancha fue el sector clave, y allí River tuvo más peso. Enzo Pérez jugó un partido sensacional, Nicolás De La Cruz hizo un esfuerzo para poder recuperar rápido que es digno de destacar y tanto Ignacio Fernández como Exequiel Palacios estuvieron muy bien. De hecho el tucumano fue una de las figuras de la cancha.

La defensa estuvo sólida, Javier Pinola anticipó casi siempre a Gabriel Barbosa, que claramente era la carta más importante que tendría el equipo de Río de Janeiro en ofensiva, junto a Bruno Henrique forman una dupla letal. El resto de los integrantes de la defensa millonaria estuvieron a la altura, Montiel se proyectó con criterio, Martínez Quarta no se complicó y tuvo cruces muy certeros y Milton Casco ofreció su despliegue habitual, siendo una pieza fundamental por izquierda.

En la delantera estuvieron Rafael Santos Borré, un jugador que se brinda al máximo por el equipo y que es el primer defensor, acompañado por Matías Suárez, que alternó buenas decisiones y malas, pero que estuvo siempre presionando y ofreciéndose para ayudar al equipo en todo momento.

Con este panorama, se veía que River no se dejaría amedrentar por un rival duro, a tal punto que lo doblegó, no lo dejó hacer su juego y los de Núñez tuvieron su recompensa a los quince minutos del primer tiempo, luego de una recuperación alta de Enzo Pérez, quien jugó con Nacho Fernández, quien entraba al área por sector derecho, el zurdo tiró un centro que ni Suárez ni los defensores de Flamengo pudieron despejar y ahí fue cuando apareció el premio para un jugador que nunca baja los brazo,s Rafael Santos Borré definió fuerte y abajo. Así puso el 1 a 0 parcial.

Gol de Rafael Santos Borré

 

Gol de Borré

 

Luego del gol, la tónica del partido siguió igual, River dominando las acciones y Flamengo desconocido, no encontrando su mejor versión. De hecho River pudo aumentar la ventaja con remate violento de Palacios que pasó muy cerca del palo derecho defendido por Diego Alves.

Llegó el entretiempo y si bien se veía un claro dominador del partido, el resultado se quedaba corto.

La segunda mitad comenzó exactamente igual que la primera, Flamengo no mostró absolutamente nada de lo que venía mostrando, River apostaba a la contra, los brasileños dejaban espacios que los delanteros podían aprovechar, pero el Millonario no estuvo fino en el pase final.

A falta de quince minutos, se produce el ingreso de Diego en Flamengo y eso cambió el partido, los jugadores de River estaban ya cansados, corrieron y presionaron durante setenta y cinco minutos y empezaron a sufrir avances de Flamengo que sin tanta claridad avanzaron en el campo y se hicieron dueños de la pelota. Brueno Henrique tuvo algunas escaladas interesantes por izquierda que complicaron a los de Gallardo. La salida de Borré por Pratto fue contraproducente, ya que el Oso no está en su mejor nivel y tampoco es rápido, como para aprovechar algún pase filtrado, puede que Ignacio Scocco hubiese sido una mejor opción para aportar frescura al ataque riverplatense y así poder liquidar el partido.

Corría el minuto 89 y luego de una pérdida de Pratto en campo contrario llegó la contra de Flamengo, De Arrascaeta se metió en el área y cruzó la pelota para que Gabriel Barbosa ponga el 1 a 1. Y ahí fue el desconcierto de River. Dos minutos más tarde y luego de un pelotazo largo, Martínez Quarta y Pinola (ambos de muy buen partido) fallaron, fueron los dos a la misma pelota, la cual quedó en pies de Barbosa y fusiló a Armani, estableciendo el 2 a 1. Y ahí comenzó lo innecesario, un festejo desmedido de Gabigol que le mostró su camiseta a los hinchas de River, una patada fuera de contexto de Palacios a Bruno Henrique que le costó la roja, misma pena sufrió Gabriel Barbosa quien se fue expulsado luego de provocar a sus rivales. En el fútbol hay que saber perder y también hay que saber ganar y muchas veces los brasileños no saben ganar.

Los goles de Gabriel Barbosa

 

Los goles de Gabriel Barbosa

 

Impensado resultado que dejó a River sin nada, un equipo que intentó jugar, que mantuvo su plan por casi ochenta minutos y de manera inexplicable cambió los últimos diez minutos, entregándole la pelota al rival. Puede que el cansancio físico y hasta emocional le hayan jugado una mala pasada a un plantel que, pese a esta dura derrota, sigue siendo uno de los mejores de América y que deberá seguir por la misma senda si quiere volver a conquistar América.

Lo que le queda a River es seguir prendido en los puestos de arriba de la Superliga y enfrentar a Central Córdoba de Santiago del Estero en la final de la Copa Argentina. Que en caso de ganarla tendrá un boleto directo a la fase de grupos de la Copa Libertadores 2020, de perder dicha final, se conformará con jugar las rondas de repechaje de la competición más importante del continente.

Flamengo por su parte, levanta su segunda Copa Libertadores en la historia, la anterior la ganó en 1981 con Zico como gran figura.

Resumen del partido

 

Flamengo 2 - 1 River

 

 

Los festejos del campeón

 

Los festejos del campeón

 

 

Por Lautaro Toschi.

Imagen de Superliga: Patronato 0 – 1 Vélez
La jornada está aquí

Superliga: Patronato 0 – 1 Vélez

El gol de Díaz en contra de su propia valla le dio al conjunto de Liniers la victoria y se prende en el lote de los punteros de la Superliga, quedando detrás de Argentinos, Boca y Lanús.

Imagen de Superliga: Argentinos 1 - 1 Estudiantes
La jornada está aquí

Superliga: Argentinos 1 - 1 Estudiantes

En un partido de ida y vuelta, el Bicho lo comenzó ganando con un gol de Silva, pero a falta de quince minutos para el final, Nazareno Colombo lo empató de cabeza. Argentinos es líder del torneo.

DEJÁ TU COMENTARIO