(sin categoría)

Descubriendo a Leandro Paredes

Por Alejandra Altamirano Halle · 18 de enero de 2012

Al volante de Boca le sobra talento. Deslumbró en las Inferiores y ya aportó algunas pinceladas en Primera.

 

 

Nota publicada en la edición diciembre 2011 de la Revista El Gráfico

PALABRAS de Paredes: "Riquelme siempre fue mi modelo a seguir. es un orgullo que me comparen con él".PALABRAS de Paredes: "Riquelme siempre fue mi modelo a seguir. es un orgullo que me comparen con él".

A LOS 8 AÑOS, cuando se incorporó a las Inferiores de Boca, Leandro Paredes soñaba con jugar en la Primera y, por qué no, tirar alguna pared con su ídolo: Juan Román Riquelme. Hasta su tío, Luís Paredes, había tenido la oportunidad de jugar con el 10 en las Inferiores de Argentinos Juniors.
Hoy, casi 10 años después de su llegada a Casa Amarilla, se ganó el apodo del Nuevo Román.

Nació en San Justo, el 29 de junio de 1994. Con apenas 3 años, arrancó en el baby en un equipo del barrio llamado La Justina. La familia se mudó a Mataderos y pasó al club Brisas del Sur, donde se formó con el Tano Nannia. Su equipo le ganó una final a Parque, y allí estaba Ramón Maddoni, quien le ofreció una oportunidad en Boca.

Cuatro años más tarde, en España el enganche participó del torneo Arousa Fútbol 7, un campeonato para niños de 11 y 12 años. Ese histórico equipo de categoría 94, que tuvo como figuras a Bojan Krkic, Sergio Canales y Rodney Sneijder (hermano de Wesley), salió campeón.

Diestro, con gran proyección, mejor pegada, autor de pases exquisitos, se mantuvo haciendo bien los deberes en las Inferiores. En Novena se lució, pero no logró el título, deuda que luego saldaría en Octava. Con una decena de partidos en Reserva y en edad de Séptima, Borghi lo promovió a Primera, pero con una condición exclusiva: "Tenés que terminar el secundario", le ordenó el Bichi. De lo contrario, se revocaba el contrato que habían celebrado de palabra. Mientras el asistente social del club le buscaba alguna vacante para retomar los estudios, su cabeza estaba lejos de los libros y se ilusionaba con debutar en Primera.

Paradójicamente, el 6 de noviembre de 2010, el día que Riquelme regresaba a las canchas después de una larga inactividad por lesiones, Paredes hizo su presentación oficial. Ingresó en reemplazo de Lucas Viatri. Poco después se lesionó en un partido de Reserva ante Argentinos. Una fisura en el segundo metatarsiano del pie derecho le impidió seguir en carrera. Julio César Falcioni no lo incluyó en la pretemporada del Clausura. Pero lo convocó casi para el partido con Belgrano, el 16 de octubre pasado. Desde entonces, pudo lucirse ante Rafaela y demostrar los motivos por los que puede convertirse en el nuevo Román.

Por Alejandra Altamirano Halle

 

 

DEJÁ TU COMENTARIO