(sin categoría)

El gran engaño búlgaro

Por Redacción EG · 24 de septiembre de 2009

El CSKA Sofía le ganó 2-0 al Levski, pero este último no pudo contar con cuatro de sus figuras. Es que tuvieron que viajar a Moscú para sumarse al Rubin. Pero... todo era un invento del CSKA.

El último domingo, por la Liga de Bulgaria, el CSKA recibió al Levski en el clásico de la ciudad por 2 a 0, con goles de Kostadin e Ivan Stoianov. Hasta acá nada suena extraño. Pero sí lo fue lo que ocurrió en los días previos y que se conoció a minutos nada más del cominezo del partido.

CAMPEÓN. Festejos del Levski en el último campeonato.CAMPEÓN. Festejos del Levski en el último campeonato.



Resulta que unos días antes del clásico de la ciudad, el Levski Sofía -último campeón- recibió un fax del Rubin Kazan de Rusia solicitando los servicios de cuatro de sus mejores jugadores: el búlgaro Zhivko Milanov, el marroquí Youssef Rabeh, el macedonio Darko Tasevski y el brasileño Ze Soares. Supuestamente, este fichaje, cuando ya van varias fechas de los campeonatos europeos, se debía a que un cantidad importante de jugadores del Rubin habían sido afectados por la gripe porcina. Según el fax, la Federación de Rusia había dado un permiso especial para la transacción.

Los dirigentes del Levski, debido a los inconvenientes económicos que tiene el club, mandaron a los cuatro jugadores a Moscú para cerrar los traspasos. Al llegar a la capital rusa, fueron recibidos por un intermediario que los alojó en un hotel, les ofreció 500.000 euros al año a cada uno y los dejó a la espera de un equipo médico para los controles pertinentes. Las horas pasaban y los médicos no llegaban. Hasta que se dieron cuenta que era todo una mentira. ¿Planeada por el CSKA?

Los rumores afirman esta hipótesis. Lo cierto es que los cuatro jugadores volaron de Moscú a Sofía, pero llegaron tarde y vieron la derrota de su equipo sentados en la platea.

Francisco Jáuregui

DEJÁ TU COMENTARIO