(sin categoría)

La hora de la verdad

Por Redacción EG · 28 de abril de 2009

El Barcelona de Guardiola ya está en etapa de definiciones. Por la semi de la Champions empató 0-0 de local contra Chelsea y el sábado visita al Real Madrid por la Liga. ¿El mejor será el campeón?

La Pulga deja a Alex en el camino. (Foto: AFP)La Pulga deja a Alex en el camino. (Foto: AFP)


Cuando gana el mejor, el que más mérito hizo, el que muestra el fútbol que verdaderamente llena los ojos, las cosas parecen ponerse en su lugar, por lo menos por un ratito. En ese instante ocurre lo que tiene que ocurrir: el más talentoso consigue su recompensa. ¿De qué manera se mide la calidad? Subjetividad pura. Pero si algo es seguro, es que se evalúa un proceso, un recorrido en el tiempo, y no un punto, una serie eliminatoria o una final.

Ante el Chelsea en el Camp Nou, por la primera semifinal de la Champions, el Barcelona se encontró con un rival bien parado en el fondo, que defendía con mucha gente y apostaba a alguna contra que pudiera aparecer. Aún así se las ingenió para inquietar el arco de una de las figuras del partido, el checo Petr Cech, sobre todo en el segundo tiempo. El conjunto inglés salió a hacer su juego, a no perder y, si era posible, meter algún gol, de esos tan importantes por la condición de visitante.

El resultado está absolutamente abierto de cara a la revancha. Por la localía del Chelsea y porque cualquier empate significará que los españoles no pierden en los noventa minutos. Con el 0-0 habrá prórroga y penales, con cualquier otro resultado se consumará el pase a la final para el Barcelona.

Mejores y segundos

El recuerdo de aquel Holanda del ’74 perdura en las memorias de aquellos que se deleitaron con el juego de esa Naranja Mecánica. Los más grandes dirán que el Argentinos Juniors de 1960 fue la sensación de aquel torneo que ganó Independiente. Lo mismo sucederá con este equipo de Guardiola en el que se conjugaron dos situaciones fundamentales: el conjunto que mayor diferencia le saca a sus rivales en los últimos años, coincide con la explosión del jugador que más se destaca por encima de los demás. Barcelona – Messi, matrimonio perfecto. Pero...

No siempre el fútbol premia al mejor, sobre todo en las copas, viejas traicioneras, como por ejemplo la Champions League. Un mal partido, una tarde de errores, suele no ser perdonada por la Orejona. La Liga, en cambio, evalúa un proceso de una temporada. Allí, la pelea mano a mano con el Real Madrid tendrá este fin de semana su capitulo más emotivo cuando los Merengues reciban a los Blaugranas en el Bernabeu. Quedan cinco fechas y la distancia es de cuatro puntos. No sea cosa que el trajín por haber jugado Copa en la semana deje a los catalanes sin el pan y sin la torta.

De esta manera se plantea la etapa final de esta 2008/2009 para los de Guardiola. Hace algunos días Daniel Alves, figura del equipo catalán, le decía al diario español Marca: "No pasa por nuestra cabeza no ganar ningún título, no nos lo planteamos. El fútbol no será tan injusto". El tiempo dirá si fue justo o no. 

Iván Sandler

DEJÁ TU COMENTARIO