Roberto Perfumo

Imagen de Perfumo: no hubo ninguno igual
Las Entrevistas de El Gráfico

Perfumo: no hubo ninguno igual

Roberto Perfumo fue crack en Racing, River, la Selección y el Cruzeiro de Brasil. Compañeros, rivales y equipos asoman en el recuerdo del Mariscal que le brinda esta entrevista a El Gráfico en 1995.

Imagen de 1975. Mariscal, cuente cómo se ganan las guerras
Las Entrevistas de El Gráfico

1975. Mariscal, cuente cómo se ganan las guerras

Roberto Perfumo, luego del histórico campeonato con River y fiel a su estilo, hace un balance y reflexiona sobre su carrera, con sus aciertos, frustraciones, y el cercano retiro que lo avizora.

Imagen de 1 de Febrero de 1977, el Mariscal en River Plate
La Tapa

1 de Febrero de 1977, el Mariscal en River Plate

El recordado Roberto Perfumo empezaba a transitar el final de su carrera como jugador. Fue símbolo y baluarte de Racing, Cruzeiro y River, además de ser un destacado defensor de Selección.

Imagen de 1966. Debut 2 a 1 a España. ¡Gracias...! A los once
Las Crónicas de El Gráfico

1966. Debut 2 a 1 a España. ¡Gracias...! A los once

La Selección, con malos resultados en la previa y una gran desorganización, sorprende y le gana a España 2 a 1 en su debut en el Mundial de Inglaterra. La crónica de Osvaldo Ardizzone y los dos goles de Artime.

Imagen de 20 marcadores centrales que hicieron historia
¡Habla memoria!

20 marcadores centrales que hicieron historia

Por sus cruces heroicos, por anticipar a los delanteros, por despejar todos los centros, por su ubicación táctica, por su liderazgo o por sus goles, ellos se ganaron un lugar en la memoria parados bien cerca de su arco. Un repaso que no es un ranking, sino un homenaje a los que enseñaron que, a veces, el mejor ataque es una buena defensa.

Imagen de ¿Ud. sabe quién es Roberto Perfumo?
¡Habla memoria!

¿Ud. sabe quién es Roberto Perfumo?

El 10 de marzo, a los 73 años, falleció Roberto Alfredo Perfumo, luego de sufrir una fractura de cráneo tras caerse en la escalera de un restaurante. Lo despedimos en estas páginas recordando una de las notas más emblemáticas, escrita por el legendario Osvaldo Ardizzone, en 1967.