Las Crónicas de El Gráfico

2004. El título que faltaba

Por Redacción EG · 15 de mayo de 2019

El equipo de Bielsa saldó la deuda histórica del fútbol argentino. Ganó el ansiado Oro olímpico con una campaña brillante y restauró el romance entre la Selección y la gente. En Atenas se recibieron de dioses.

La piel ha­ce cos­qui­llas y el co­ra­zón ga­lo­pa. La emo­ción es un nu­do en la gar­gan­ta y unas lá­gri­mas de­rrapan me­ji­lla aba­jo. La san­gre, ti­bia co­mo el sol eter­no de Ate­nas, es un río cau­da­lo­so e in­con­te­ni­ble…

 

La emoción del capitán. Roberto Ayala, de la amargura de Atlanta a la gloria de Atenas.

La emoción del capitán. Roberto Ayala, de la amargura de Atlanta a la gloria de Atenas.

 

Esa ima­gen que ya se nos im­pri­mió en el al­ma pa­re­ce la de un es­ta­dio olím­pi­co. Pe­ro no: es la puer­ta de la his­to­ria, y Ar­gen­ti­na aca­ba de atra­ve­sar­la.

En­tró en la his­to­ria, el fút­bol, ate­so­ran­do la me­da­lla que sal­da su úni­ca deu­da en ma­yo­res. Po­nién­do­le el pun­to fi­nal a los 52 años sin oro olím­pi­co del de­por­te ar­gen­ti­no. Ac­ce­dien­do al hall de los po­cos –In­gla­te­rra, Ita­lia, Uru­guay, Fran­cia y aho­ra Ar­gen­ti­na– que os­ten­tan el ha­la­go del do­ble ce­tro: el olím­pi­co y el mun­dial.

En­tró en la his­to­ria, el equi­po, la­bra­dor de una cam­pa­ña es­pec­ta­cu­lar que se ex­pre­sa en nú­me­ros de­vasta­do­res y tra­zos ex­qui­si­tos, má­gi­ca con­jun­ción que lo de­po­si­ta en el es­ca­lón de las se­lec­cio­nes in­morta­les: los Ca­ra­su­cias del 57, Ar­gen­ti­na del 78, el Ju­ve­nil del 79, Ar­gen­ti­na del 86 y los Sub-20 de Pe­ker­man. Un equi­po que, de ya­pa, que­bró pa­ra la Se­lec­ción la ra­cha de on­ce años sin tí­tu­los.

 

El cabezón D’Alessandro en acción, ante los “canarios” de Paraguay en la finalísima de Atenas.

El cabezón D’Alessandro en acción, ante los “canarios” de Paraguay en la finalísima de Atenas.

 

En­tró en la his­to­ria, Mar­ce­lo Biel­sa, ar­qui­tec­to si­len­cio­so de un equi­po lu­jo­so, imán sin re­van­cha de crí­ticas des­me­di­das. Al fin le to­có un cuar­to de ho­ra. Na­da ni na­die po­drá qui­tar­le la glo­ria de ha­ber si­do el en­tre­na­dor del pri­mer oro olím­pi­co, ni más ni me­nos que el ac­ce­so a la ga­le­ría de los que de­jan hue­llas úni­cas, in­de­le­bles.

“Es­te tí­tu­lo se lo quie­ro de­di­car al ju­ga­dor del fút­bol ar­gen­ti­no, que se ex­pre­só a tra­vés de es­te gru­po de ju­ga­do­res”, di­jo el téc­ni­co ro­sa­ri­no en la con­fe­ren­cia pos­te­rior a la ron­da co­le­gial que lo vio girar co­mo un chi­co más y al po­dio que con­tem­pló a lo le­jos, con la pla­ci­dez ta­tua­da en el ges­to. Y la de­dica­to­ria fue un go­la­zo com­pa­ra­ble a los que mar­có el equi­po. Por­que en ese fút­bol que des­ple­ga­ron los 19 ju­ga­do­res hu­bo aro­ma y sen­ti­mien­to ar­gen­ti­nos. Una co­ne­xión ge­né­ti­ca atem­po­ral, ex­ta­sian­te. Por­que es­tos chi­cos ju­ga­ron el fút­bol que hu­bie­ran ju­ga­do el Cha­rro Mo­re­no, Di Sté­fa­no, La­bru­na, Alon­so, Bo­chini, Ma­ra­do­na y tan­tos otros cracks. Un fút­bol que fu­sio­nó ga­rra, ta­len­to y per­so­na­li­dad. Un fút­bol que sa­tis­fi­zo a los es­te­ti­cis­tas y de­jó pi­po­nes a los re­sul­ta­dis­tas a ul­tran­za: 6 triun­fos en 6 par­ti­dos, 17 go­les a fa­vor y 0 en con­tra, la de­fen­sa me­nos ven­ci­da –ob­vio– y el ma­gis­tral go­lea­dor del tor­neo, Car­los Tévez, con 8 tan­tos.

¿Se pue­de pe­dir al­go más? Sí: que ja­más se aban­do­ne es­te es­ti­lo.

 

Locura argentina en Atenas: el Chelito Delgado, Figueroa, Tévez, Clemente, todos...

Locura argentina en Atenas: el Chelito Delgado, Figueroa, Tévez, Clemente, todos...

 

A FLOR DE PIEL

“Yo sa­bía, es­ta­ba se­gu­ro de que Biel­sa nos iba a ha­cer ga­nar al­go im­por­tan­te, por eso res­pal­dé su con­ti­nui­dad des­pués del Mun­dial. Por suer­te, el pre­si­den­te de la AFA pien­sa con la ca­be­za y no con el co­ra­zón. Que me dis­cul­pen al­gu­nos, pe­ro no soy ca­pri­cho­so, és­ta la vi ve­nir”, se jac­ta­ba Ju­lio Gron­do­na des­pués de las me­da­llas y las co­ro­nas de oli­vo re­ci­bi­das por esos ju­ga­do­res a quie­nes les elo­gió “el tre­men­do amor por la ca­mi­se­ta que vis­ten, y cuan­do di­go amor es­toy em­plean­do la pa­la­bra co­rrec­ta”.

El as­tu­to cau­di­llo del fút­bol ga­nó otra pul­sea­da cru­cial. Y con su ac­ti­tud abo­nó una mo­ra­le­ja ver­da­de­ra­men­te irre­fu­ta­ble: pa­ra co­se­char, hay que sem­brar y sa­ber es­pe­rar. Es, sin du­das, el gran men­sa­je que de­jan es­tos Jue­gos pa­ra los fut­bo­le­ros de al­ma. Un men­sa­je que, va­ya pa­ra­do­ja, ger­mi­nó en la cu­na del olim­pis­mo.

“La es­ta­día en la Vi­lla Olím­pi­ca nos pro­vo­có una sen­sa­ción po­co ha­bi­tual y muy agra­da­ble. Nos re­tro­tra­jo a los mo­men­tos de má­xi­mo ama­teu­ris­mo. Vi­vi­mos en una ciu­dad de de­por­tis­tas y eso nos cau­só asom­bro, fue al­go má­gi­co”, re­la­tó Biel­sa con ex­tre­ma exac­ti­tud. Ese gru­po la­ce­ra­do por el ma­za­zo de la Co­pa Amé­ri­ca ne­ce­si­ta­ba una in­yec­ción re­no­va­do­ra pa­ra vi­rar el áni­mo. Y la mix­tu­ra con los de­más de­por­tis­tas en el co­ra­zón de la Vi­lla per­mi­tió que la­tie­ra una emo­ción iné­di­ta. Les oxi­ge­nó el es­pí­ri­tu y los ti­ñó con el ve­lo épi­co de los Jue­gos.

 

EL PODIO olímpico para el fútbol, el 28 de agosto de 2004, día inolvidable para el deporte argentino.

EL PODIO olímpico para el fútbol, el 28 de agosto de 2004, día inolvidable para el deporte argentino.

 

Re­co­rrien­do los rin­co­nes de la Vi­lla, cau­te­ri­za­ron la he­ri­da y cam­bia­ron el chip. Y se en­tre­ga­ron con dul­ce man­se­dum­bre a ex­pe­rien­cias más mun­da­nas, aje­nas en sus ha­bi­tua­les jor­na­das de su­per­pro­fe­sio­na­lis­mo: arre­glar­se la ca­ma, ha­cer la co­la pa­ra pro­cu­rar la co­mi­da, com­par­tir el co­me­dor con cien­tos de per­so­nas, aso­lear­se en una pi­le­ta pú­bli­ca o to­mar un co­lec­ti­vo pa­ra des­pla­zar­se de un sec­tor a otro de la Vi­lla.

Allí, en la in­ti­mi­dad más per­fec­ta, flo­re­ció la mís­ti­ca, cre­ció el es­pí­ri­tu. “La nues­tra es una his­to­ria de sa­cri­fi­cio. El que hi­cie­ron to­dos los chi­cos y tam­bién el cuer­po téc­ni­co. Aho­ra que ten­go la me­da­lla col­ga­da, me quie­ro acor­dar de to­dos los que no pu­die­ron ve­nir por edad o por otras co­sas del fút­bol. Ellos ayu­da­ron a ge­ne­rar el es­pí­ri­tu ga­na­dor del gru­po”, re­cor­dó Ga­briel Hein­ze, que ele­vó su oro al cie­lo pa­ra de­di­cár­se­lo a su pa­dre, fa­lle­ci­do es­te año.

“El pa­lo que nos co­mi­mos en la fi­nal de la Co­pa Amé­ri­ca fue muy im­por­tan­te. Do­lió un mon­tón y no fue fácil ol­vi­dar­lo. Me­jor di­cho, ja­más lo va­mos a ol­vi­dar. Por eso mi re­cuer­do y mi de­di­ca­to­ria es pa­ra los mu­cha­chos que es­tu­vie­ron en Pe­rú”, fue la sín­te­sis de Ja­vier Mas­che­ra­no, un león que no qui­so per­der­se la fi­nal aun­que su fí­si­co es­ta­ba he­ri­do.

“El se­cre­to fue el es­pí­ri­tu y la ar­mo­nía del gru­po. Pe­se al do­lor que arras­trá­ba­mos, nos mentalizamos pa­ra ga­nar el oro que na­die ha­bía con­se­gui­do an­tes. Lo que hi­ci­mos en Ate­nas es algo ma­ra­vi­llo­so, esas co­sas que se ce­le­bran to­da la vi­da y a las que el pa­so del tiem­po les va dando más sa­bor”, de­can­tó An­drés D’A­les­san­dro, com­pin­che in­se­pa­ra­ble de Tévez, aden­tro y afue­ra de la can­cha.

“Yo sien­to que pa­ga­mos la deu­da his­tó­ri­ca del fút­bol ar­gen­ti­no. Só­lo no­so­tros sa­be­mos lo que su­fri­mos en Pe­rú. Só­lo no­so­tros sa­be­mos có­mo arran­ca­mos pa­ra acá y có­mo nos fui­mos ilu­sio­nan­do con el co­rrer de los par­ti­dos. Es­ta me­da­lla no se pue­de com­pa­rar con na­da”, de­fi­nió Mau­ro Ro­sa­les, ca­ma­ró­gra­fo ofi­cial de las mo­ne­rías del gru­po jun­to al Che­li­to Del­ga­do.

¿Se dio cuen­ta? Sa­cri­fi­cio, es­pí­ri­tu, ar­mo­nía, gru­po. Cua­tro pa­la­bras re­cu­rren­tes en el dis­cur­so de to­dos. Cua­tro pa­la­bras que sig­ni­fi­can to­do.

 

EL SAL­DO FUT­BO­LIS­TI­CO

Más allá de la glo­ria in­mor­tal, el tor­neo olím­pi­co sir­vió pa­ra so­li­di­fi­car la es­truc­tu­ra de la nue­va Se­lec­ción. Aque­lla que aso­mó de a rá­fa­gas fren­te a Pa­ra­guay, por las eli­mi­na­to­rias de Ale­ma­nia 2006, y que lue­go bri­lla­ra has­ta los úl­ti­mos 21 se­gun­dos de la Co­pa Amé­ri­ca.

Los seis par­ti­dos ju­ga­dos en Gre­cia po­ten­cia­ron una evo­lu­ción más vin­cu­la­da al fút­bol aso­cia­do que al vér­ti­go sin rien­da, aun­que Biel­sa se preo­cu­pó por man­te­ner la equi­dis­tan­cia en­tre am­bos es­ti­los: “Yo no ad­hie­ro ni al fút­bol so­bree­la­bo­ra­do ni al di­rec­to y li­neal. A al­gu­nos les gus­ta más el jue­go ca­den­cio­so y otros pre­fie­ren el jue­go rá­pi­do. Pe­ro de­cir que ju­gar rá­pi­do es ju­gar mal o que ju­gar ca­den­cio­so es ju­gar mal, es de­cir yo soy el due­ño de la ver­dad. Y eso es­tá mal. Ba­jo mi con­duc­ción, Argen­ti­na siem­pre ju­gó por aba­jo. Nun­ca al pe­lo­ta­zo. Eso sí que no le gus­ta a la gen­te. Eso es ju­gar mal.”

Pe­ro Ar­gen­ti­na ju­gó bien en Gre­cia. Muy bien. Y en el ta­miz que­da­ron des­te­llos in­di­vi­dua­les y tra­zos co­lec­ti­vos que vi­ta­mi­ni­zan las ilu­sio­nes de ca­ra al fu­tu­ro:

 

Un ar­que­ro con­fia­ble. So­brio, se­re­no, de­ci­di­do. Lux fue una ga­ran­tía, ra­ti­fi­can­do las ac­tua­cio­nes de su con­vin­cen­te pri­mer se­mes­tre en Ri­ver. Al igual que en su club, no le pe­só la res­pon­sa­bi­li­dad de cu­brir un ar­co pe­sa­do. Man­tu­vo la va­lla in­vic­ta con me­dia do­ce­na de ata­ja­das de al­tí­si­mo ni­vel. Po­ro­to apro­ve­chó su chan­ce y lan­zó la can­di­da­tu­ra pa­ra com­pe­tir con el Pa­to Ab­bon­dan­zie­ri y Pa­blo Ca­va­lle­ro por la ti­tu­la­ri­dad en la Se­lec­ción ma­yor. Su­po ser cam­peón mun­dial ju­ve­nil, Ri­ver le per­mi­te sos­te­ner un ro­ce in­ter­na­cio­nal per­ma­nen­te y la pro­yec­ción lo ubi­ca co­mo ar­que­ro po­ten­cial pa­ra los pró­xi­mos tres mun­dia­les.

 

Tres “vie­ji­tos” pio­las. Aya­la, Hein­ze y el Kily li­de­ra­ron el gru­po aden­tro y afue­ra de la can­cha. Apor­ta­ron je­rar­quía en zo­nas cla­ve y con­di­men­ta­ron la fres­cu­ra de los “lac­tan­tes” con el sa­bor de su ex­pe­rien­cia. Sin du­das, Biel­sa acer­tó un ple­no cuan­do se de­ci­dió por ellos pa­ra apun­ta­lar­los. Fue­ron el es­pe­jo de to­dos. Por ren­di­mien­to y ham­bre de glo­ria.

 

Dos pi­ca­ros mi­llo­na­rios. Mas­che­ra­no y Lu­cho Gon­zá­lez je­rar­qui­za­ron la mi­tad de la can­cha. Re­lo­ji­to pa­ra los re­le­vos, Mas­che cum­plió con cre­ces el rol de in­te­rrup­tor de los cir­cui­tos ad­ver­sa­rios y am­pli­fi­có su in­ci­den­cia co­mo un pre­ci­so eje­cu­tor del pri­mer pa­se. Sa­lió siem­pre lim­pio, las ju­gó to­das re­don­das.

Lu­cho ofre­ció una ver­sión muy di­ná­mi­ca y, co­mo le gus­ta de­cir a Biel­sa, au­men­tó el vo­lu­men po­si­ti­vo de “jue­go in­ter­no” del equi­po, ya sea por el flui­do diá­lo­go fut­bo­lís­ti­co con Tévez y D’A­les­san­dro o por las fan­tas­ma­les apa­ri­cio­nes lan­za­do ha­cia los es­pa­cios va­cíos. Gran ni­vel de los vo­lan­tes de Ri­ver.

 

El vi­vo de “la bo­ba”. Bien D’A­les­san­dro. En­ca­ra­dor, atre­vi­do, pun­zan­te, ce­re­bral. Con pa­no­ra­ma pa­ra mar­car los ca­mi­nos más apro­pia­dos en ata­que. Con la vi­sión cla­ri­ta pa­ra ex­plo­tar la ca­pa­ci­dad de des­bor­de del Che­li­to Del­ga­do y Ro­sa­les, uno que apa­re­ció en to­da su di­men­sión en los Jue­gos. D’A­les­san­dro ju­gó e hi­zo ju­gar, ni más ni me­nos que el man­da­to su­pre­mo en su po­si­ción.

 

Car­li­tos, el te­rri­ble. Tévez fue el as de es­pa­das del tor­neo olím­pi­co. Arran­can­do de atrás, mar­có di­fe­ren­cias con un cam­bio de rit­mo de­vas­ta­dor. Y pi­san­do el área mos­tró su me­jor ver­sión de go­lea­dor se­rial, reen­con­trán­do­se con aquel Tévez le­tal de la Co­pa Li­ber­ta­do­res 03. Ocho go­les en seis par­ti­dos re­fle­jan su efec­ti­vi­dad. Pe­ro de­ce­nas de ju­ga­das, en so­cie­dad con Lu­cho, D’A­les­san­dro y los de­más pun­tas, lo eri­gie­ron en el sím­bo­lo de la cam­pa­ña. A Car­li­tos se lo se­ña­la co­mo un ju­ga­dor “dis­tin­to”, de ésos que pue­den re­sol­ver so­los un par­ti­do. Y en es­te tor­neo de­mos­tró que, le­jos de de­bi­li­tar­se, ese don se for­ti­fi­ca con el co­rrer de los me­ses. Mar­có la di­fe­ren­cia aden­tro del área, sel­vá­ti­co te­rre­no don­de se de­fi­ne la his­to­ria.

 

Volvió a su nivel de 2003 y se cansó de gritar. Tévez fue la gran figura del torneo.

Volvió a su nivel de 2003 y se cansó de gritar. Tévez fue la gran figura del torneo.

 

Los ca­mi­nos de la au­da­cia. ¿Qué du­da ca­be? Ar­gen­ti­na es un equi­po de ata­que. Lo ha si­do his­tó­ri­ca­men­te. Pe­ro el mo­do de ata­car es to­do un te­ma en es­te rin­cón del pla­ne­ta. La­dran de­ma­sia­dos pa­la­da­res ne­gros. Pe­ro hay una Se­lec­ción que­ri­ble y se­duc­to­ra des­de que ama­ne­ció el 2004. Que con­ju­ga los tres as­pec­tos que de­rri­ten al hin­cha ar­gen­ti­no: ga­rra, ta­len­to y per­so­na­li­dad. Ga­rra pa­ra re­cu­pe­rar, ta­len­to pa­ra crear y per­so­na­li­dad pa­ra sos­te­ner esa iden­ti­dad en to­das las cir­cuns­tan­cias. Biel­sa con­si­guió el mi­la­gro afi­nan­do su cri­te­rio de elec­ción de las in­di­vi­dua­li­da­des. A la ho­ra del re­cam­bio ge­ne­ra­cio­nal, echó ma­no a una hor­nea­da de buen pie. Y la su­ma de ta­len­tos de­ri­vó en el ré­di­to má­xi­mo: to­ques, cam­bios de rit­mo, pi­mien­ta ofen­si­va, go­les… Aun­que fes­te­jó un so­lo tí­tu­lo, es­te equi­po fue el me­jor de los dos cam­peo­na­tos que ju­gó en los úl­ti­mos se­sen­ta días. Mues­tra más que su­fi­cien­te pa­ra re­ma­char el nue­vo per­fil de ca­ra al fu­tu­ro.

 

AR­GEN­TI­NI­DAD AL PA­LO

El úl­ti­mo pi­ta­zo del grie­go Vas­sa­ras de­to­nó la ex­plo­sión, el de­sa­ho­go añe­ja­do en al­ma­na­ques amar­gos. “Ha­ce un si­glo que es­pe­rá­ba­mos es­to”, dra­ma­ti­zó don Ju­lio, que se dio el gus­to de par­ti­ci­par de la pre­mia­ción jun­to al pre­si­den­te de la FI­FA, Jo­seph Blat­ter, y al de la Con­me­bol, Ni­co­lás Leoz.

En el in­can­des­cen­te me­dio­día de Ate­nas –¿quién ha­brá si­do el “au­tor in­te­lec­tual” de una fi­nal de fút­bol a las 10?–, un ra­ci­mo de al­mas ce­les­tes y blan­cas con­su­ma­ron la ges­ta his­tó­ri­ca. Y fes­te­ja­ron co­mo chi­cos una con­quis­ta a lo gran­de. Las ron­das y los pa­sos de cum­bia pre­ce­die­ron a los abra­zos más pro­fun­dos y emo­cio­na­dos.

Has­ta Biel­sa, de una bue­na vez, se per­mi­tió el des­liz de un mí­ni­mo y sa­no arre­ba­to de de­sen­fre­no. Cuan­do el tú­nel se los tra­gó por un ra­to, se di­je­ron mu­chas co­sas y se sin­tie­ron mu­chas otras en la her­mé­ti­ca in­ti­mi­dad del ves­tua­rio do­ra­do. Y vol­vie­ron a apa­re­cer pa­ra ser ala­ba­dos co­mo los nue­vos dio­ses del fút­bol, ya en­fun­da­dos en la ro­pa ofi­cial.

Uno a uno, fue­ron re­ci­bien­do la ben­di­ta me­da­lla, el oli­vo mi­to­ló­gi­co y las flo­res de oca­sión. Uno a uno, em­pe­zan­do por Ro­ber­to Aya­la, el ca­pi­tán in­ta­cha­ble, úni­co so­bre­vi­vien­te del ma­za­zo agrio en la fi­nal de Atlan­ta 96: “Aho­ra no ten­go pa­la­bras, só­lo sen­sa­cio­nes. Y son muy di­fí­ci­les de ex­pli­car. So­ñé mu­cho con es­te mo­men­to, no que­ría pa­sar por la his­to­ria de la Se­lec­ción sin con­se­guir un tí­tu­lo. Y aho­ra que se me dio, es­toy fe­liz co­mo po­cas ve­ces en mi ca­rre­ra de­por­ti­va. Es lo má­xi­mo, ya no pue­do pe­dir más. Pe­ro tam­bién sien­to un or­gu­llo in­men­so por el gru­po que se ar­mó. Hu­bo mo­men­tos en que los chi­cos me emo­cio­na­ron de ver­dad. To­da­vía son pi­bes, y ya le pu­sie­ron el pe­cho a la res­pon­sa­bi­li­dad con una per­so­na­li­dad im­pre­sio­nan­te.”

Uno a uno la fue­ron re­ci­bien­do, si­guien­do por otro his­tó­ri­co se­dien­to de re­van­cha, el Kily Gon­zá­lez: “Me sa­qué una es­pi­na. Des­pués de tan­tas frus­tra­cio­nes con la Se­lec­ción, pu­de ga­nar al­go, na­da me­nos que la pri­me­ra me­da­lla de oro pa­ra el fút­bol ar­gen­ti­no. Me sa­le del al­ma acor­dar­me de los que me quie­ren y de los mu­cha­chos que su­frie­ron por no es­tar acá, es­pe­cial­men­te Juam­pi So­rin, mi com­pa­ñe­ro de ha­bi­ta­ción du­ran­te la Co­pa Amé­ri­ca. Sien­to or­gu­llo, fe­li­ci­dad, un mon­tón de co­sas lin­das. Era ho­ra que nos to­ca­ra una bue­na...”

Uno a uno la fue­ron re­ci­bien­do has­ta que so­nó el Him­no, y la Ban­de­ra Ar­gen­ti­na tre­pó has­ta lo más al­to del más­til, vi­gi­la­da de reo­jo por la lla­ma olím­pi­ca. Fue el ins­tan­te de la sen­sa­ción in­des­crip­ti­ble. De las cos­qui­llas en la piel y del co­ra­zón ga­lo­pan­te.

Ar­gen­ti­na cam­peón olím­pi­co, de aquí a la eter­ni­dad…

 

El podio olímpico para el fútbol, el 28 de agosto de 2004, día inolvidable para el deporte argentino.

El podio olímpico para el fútbol, el 28 de agosto de 2004, día inolvidable para el deporte argentino.

 

Paso a Paso

 

ARGENTINA 6 – SERBIA 0

Jugado el 11/8/2004

 

ARGENTINA: Lux; Coloccini, Ayala, Heinze; L. González, Mascherano, C. González (77’ C. Rodríguez); D’Alessandro (59’ Saviola); Rosales, Tévez (71’ Medina), Delgado.

DT: Bielsa.

SERBIA: Milojevic; Neziri, Basa, Stepanov, Jokic, Lomic; Milovanovic, Matic (71’ B. Petrovic); Vukoevic; Delibasic (82’Nikesic), Radonjic (45’ Krasic). DT: V. Petrovic.

GOLES: 11’ Delgado (A), 17’ C. González (A), 42’ y 43’ Tévez (A); 73’ Heinze (A), 77’ Rosales (A).

ARBITRO: Carlos Batres (Guatemala).

CANCHA: Pampeloponisiako, de Patras.

 

“Todavía me queda una sensación de injusticia por la Copa América. Argentina merecía el título.”

“Todavía me queda una sensación de injusticia por la Copa América. Argentina merecía el título.”

 

ARGENTINA 2 – TUNEZ 0

Jugado el 14/8/2004

 

ARGENTINA: Lux; Ayala, Heinze; Coloccini, Mascherano, L. González, C. González; D’Alessandro (55’ Saviola); Rosales (62’ M. González), Tévez (86’ Burdisso), Delgado. DT: Bielsa.

TUNEZ: Fadhel; Boussaidi, Yahia, Hagui, Ayari; Ben Yahia; Traoui (58’ Yedidi), Ragued, Mouelhi, Clayton (69’ Ltaief); Trabelsi (64’ Zitouni). DT: Labidi.

GOLES: 38’ Tévez (A); 71’ Saviola (A).

ARBITRO: Eric Poulat (Francia).

CANCHA: Pampeloponisiako, de Patras.

 

ARGENTINA 1 – AUSTRALIA 0

Jugado el 17/8/2004

 

ARGENTINA: Lux; Coloccini, Ayala, Heinze; L. González, Mascherano, C. González (45’ M. González); D’Alessandro; Delgado (28’ Burdisso), Tévez (65’ Saviola), Rosales.

DT: Bielsa.

AUSTRALIA: Galekovic; North, Moore, Madaschi, Cansdell-Scheriff; Elrich, Valeri (72’ Danze), Wilkshire; Cahil; Aloisi, Brosque (71’ Colman). DT: Farina.

GOL: 8’ D’Alessandro (A).

ARBITRO: Albd El Fatal (Egipto).

CANCHA: Karaiskaki, de Atenas.

 

ARGENTINA 4 – COSTA RICA 0

Cuartos de Final. Jugado el 21/8/2004

 

ARGENTINA: Lux; Ayala, Coloccini;

Mascherano, L. González, Heinze (17’

C. Rodríguez); D’Alessandro (65’ Medina),

C. González; Rosales (50’ Burdisso), Tévez, Delgado. DT: Bielsa.

COSTA RICA: Drummond; Myre, Villalobos, Salazar (67’ Granados), Umaña, J. Díaz;

Arrieta (52’ Scott), Hernández, J. López, Brennes (76’ Wilson); Saborido. DT: Kenton.

GOLES: 23’ Delgado (A), 43’, 82’y 83’

Tévez (A).

ARBITRO: Kyros Vassaras (Grecia).

CANCHA: Pampeloponisiako, de Patras.

 

ARGENTINA 3 – ITALIA 0

Semifinal. Jugado el 24/8/2004

 

ARGENTINA: Lux; Coloccini (68’ Medina), Ayala, Heinze; L. González, Mascherano, C. González (82’ M. González); D’Alessandro; Rosales, Tévez, Delgado (53’ C. Rodríguez). DT: Bielsa.

ITALIA: Pelizzoli; Bonera, Ferrari, Bovo, Moretti; Pinzi (72’ Gasbarroni), De Rossi (45’ Del Nero), Palombo, Sculli (45’ Donadei); Pirlo; Gilardino. DT: Gentile.

GOLES: 15’ Tévez (A); 68’ L. González (A); 86’ M. González (A).

ARBITRO: Benito Archundia (México).

CANCHA: Karaiskaki, de Atenas.

 

ARGENTINA 1 – PARAGUAY  0

Final. Jugado el 28/8/2004

 

ARGENTINA: Lux; Coloccini, Ayala, Heinze;

L. González, Mascherano, C. González;

D’Alessandro; Delgado (75’ C. Rodríguez), Tévez, Rosales. DT: Bielsa.

PARAGUAY: D. Barreto; Martínez, Manzur, Gamarra, Esquivel (76’ J. González);

E. Barreto (71’ Cristaldo), Torres, Figueredo, Enciso (62’ O. Díaz); Giménez; Bareiro.

DT: Jara.

GOL: 17’ Tévez (A).

EXPULSADOS: 66’ Martínez (P), 82’

Figueredo (P).

ARBITRO: Kyros Vassaras (Grecia).

CANCHA: Olímpico, de Atenas.

 

Opinión

Marcelo Bielsa


“Este logro en los Juegos es de muchísima dimensión. Ha enriquecido a todo el plantel.” 

“Ganar no me inmuniza, porque ningún éxito lo hace. Ya hay que pensar en lo que se viene.” 

“La semifinal con Italia fue un partido para recordar. Y en la final quedaron claras y holgadas diferencias.” 

“Todavía me queda una sensación de injusticia por la Copa América. Argentina merecía el título.” 

 

La felicidad de Bielsa, compartida con dos pibes de gran rendimiento: Tévez y Rosales.

La felicidad de Bielsa, compartida con dos pibes de gran rendimiento: Tévez y Rosales.

 

Memoria y balance:

 

EL GOL: Car­los Tévez a Pa­ra­guay. No fue el más bo­ni­to de los 17, pe­ro va­lió la me­da­lla de oro.

LA RE­VE­LA­CION: Mau­ro Ro­sa­les. A di­fe­ren­cia de la Co­pa Amé­ri­ca, en los Jue­gos apa­re­ció el de­lan­te­ro im­pa­ra­ble de Ne­well’s.

EL ME­JOR PAR­TI­DO: La se­mi­fi­nal con Ita­lia. Por la je­rar­quía del ri­val y el pe­so his­tó­ri­co de las ca­mi­se­tas. LA CON­FIR­MA­CION: Ja­vier Mas­che­ra­no es un vo­lan­te de con­ten­ción de al­tí­si­ma je­rar­quía. Otro tor­neo en ni­vel ex­cep­cio­nal.

LO IN­SO­LI­TO: Hu­bo un mal cál­cu­lo y en la co­ro­na­ción se que­da­ron sin co­ro­na de oli­vos pa­ra Hein­ze.

LO IN­CRE­BLE: Ar­gen­ti­na ter­mi­nó el tor­neo sin go­les en con­tra. Di­fí­cil de lo­grar, in­clu­so pa­ra los equi­pos más fuer­tes de la his­to­ria. 

LA RE­VAN­CHA: Ro­ber­to Aya­la se sa­có la es­pi­na por la fi­nal olím­pi­ca per­di­da en Atlan­ta 96

 

Carlos Tévez, el as de espadas:

 

Mor­tí­fe­ro en el área, el ju­ga­dor de Bo­ca mar­có di­fe­ren­cia. Le tra­jo la me­da­lla a los pa­dres y se ale­gró por Biel­sa, ya que “lo cri­ti­ca­ron de­ma­sia­do”.

 

Ge­nio, fi­gu­ra, ca­po to­tal. Car­li­tos Tévez fue la es­tre­lla in­dis­cu­ti­da. El ju­ga­dor dis­tin­to que mar­có la di­fe­ren­cia. In­tra­ta­ble en el área, pun­zan­te y pro­fun­do cuan­do sa­lió de ella pa­ra aso­ciar­se con D’A­les­san­dro, má­gi­co siem­pre. Lle­gó a Gre­cia con la mo­chi­la más pe­sa­da: dos fi­na­les con­ti­nen­ta­les per­di­das. La Co­pa Li­ber­ta­do­res con Bo­ca, la Co­pa Amé­ri­ca con la Se­lec­ción. Y se hi­zo fuer­te des­de el do­lor…

“To­da­vía no cai­go. Ga­nar co­sas con la ca­mi­se­ta de la Se­lec­ción es al­go úni­co, in­com­pa­ra­ble. Y es­te equi­po se me­re­cía ser cam­peón. Fue el me­jor de to­dos, le­jos. Por lo que hi­ci­mos aque­llos que ju­ga­mos, pe­ro tam­bién por lo que apor­ta­ron los que se que­da­ron afue­ra. Acá to­dos fui­mos uno. Ti­ra­mos pa­re­jo pa­ra el mis­mo la­do. Y Dios se acor­dó de no­so­tros, se acor­dó de mí… A ve­ces me pa­re­ce in­creí­ble ser tan chi­co y ha­ber vi­vi­do co­sas tan lin­das. Tra­to de dis­fru­tar­lo a mi ma­ne­ra, y quie­ro ir por más”, re­la­tó el chi­co de Fuer­te Apa­che, la voz en­tre­cor­ta­da por la emo­ción, la son­ri­sa lis­ta pa­ra dis­pa­rar­se co­mo en las me­jo­res con­tras.

“Me­nos mal que pu­de cum­plir con mis vie­jos… An­tes de ju­gar con Ita­lia, ha­blé por te­lé­fo­no con mi pa­pá. Me di­jo que él y mi ma­má que­rían que ga­na­ra la de oro, así que es­ta me­da­lla es pa­ra ellos”, con­tó el au­tor del gol de­ci­si­vo en la fi­nal con Pa­ra­guay.

Cuan­do ter­mi­nó el par­ti­do, Tévez se abra­zó lar­ga y afec­tuo­sa­men­te con Biel­sa. “Tam­bién me ale­gro mu­cho por él. Lo cri­ti­ca­ron de­ma­sia­do y me pa­re­ce in­jus­to. Mar­ce­lo es un hom­bre muy tra­ba­ja­dor y una gran per­so­na. Se me­re­cía un triun­fo así”, sol­tó en la des­pe­di­da, y vol­vió a son­reír… 

 

Los títulos del fútbol argentino:

 

            2          Mundiales

            1          Oro olímpico

            14       Copa América

            1          Copa Artemio Franchi

            1          Copa Rey Fahd

            1          Copa de las Naciones

            4          Mundiales Sub-20

            4          Sudamericanos Sub-20

            2          Torneos Esperanzas, de Toulon

            2          Sudamericanos Sub-17

            2          Juegos Odesur

            4          Preolímpicos

            6          Panamericanos

 

Por Elias Perugino / Fotos: Photogamma

 

Imagen de 1997. La mordida
Las Crónicas de El Gráfico

1997. La mordida

Las Vegas se vistió de gala para lo que sería la pelea del año. La revancha entre Evander Holyfield y Mike Tyson. Finalmente la decepción fue quien venció, aquella noche, Tyson le arrancó parte de la oreja de Holyfield.

Imagen de 1939. Justo fue el triunfo de Gimnasia sobre Estudiantes
Las Crónicas de El Gráfico

1939. Justo fue el triunfo de Gimnasia sobre Estudiantes

Gran crónica de Sobrepique –Frascara– sobre el apasionante clásico platense de 1939, donde Gimnasia resultó vencedor por 2 a 0 a Estudiantes, el fútbol no fue lo más destacado, sino la pasión de ambas hinchadas.

Imagen de 1949. El Clásico rosarino
Las Crónicas de El Gráfico

1949. El Clásico rosarino

Iniciaba el campeonato de Primera División con uno de los clásicos más apasionantes del fútbol argentino: Rosario Central, en condición del local, cayó ante Newell's Old Boys por 3 a 2. Crónica de Juan Pascual.

DEJÁ TU COMENTARIO