¡Habla memoria!

Idolos de la Selección: Oscar Ortíz

Por Redacción EG · 07 de mayo de 2014

Gloria de San Lorenzo durante la década del setenta, fue uno de los últimos wines del fútbol argentino. Su velocidad y sus gambetas deslumbraron a Menotti. Ganó el Mundial 78.

.

.

Se venía luciendo por la punta izquierda del San Lorenzo campeón en 1972 y 1974, y después en River Plate, cuando le llegó la gran chance de su carrera de la mano de César Menotti: el Mundial 78. El Negro Ortiz fue uno de los últimos exponentes de una especie en extinción, la de los wines. Tenía una habilidad exquisita para la gambeta, desbordaba a las defensas con una facilidad increíble, por los costados. Siempre con pelota al piso y pegada al pie, encarando a sus marcadores, a quienes dejaba en el camino para llegar a la raya de fondo y servir el centro o el pase atrás. Pases que eran perfectos, preciosos al centímetro. “Nunca fui un profesional del fútbol, yo jugaba a la pelota. Me gustaba ser feliz en la cancha, más allá de los campeonatos que haya logrado”, declaró recientemente. Se consagró tricampeón con River (Metropolitano 79, Nacional 79 y Metropolitano 80) y, tras la gira europea de 1980, dejó a la Selección. Luego de un breve paso por Huracán, en 1983 se retiró con la camiseta de Independiente.

Carnet de ídolo



Nombre y apellido: OSCAR ALBERTO ORTIZ.
Nació: 8/4/1953 en Chacabuco, Buenos Aires.
Jugó: 22 partidos entre 1975 y 1979.
Goles: 2.
Mundiales: 1978.
Títulos: 1 (Mundial 1978).

Imagen de 2000 - Cuando Martín Palermo se recibió de "Titán"
¡Habla memoria!

2000 - Cuando Martín Palermo se recibió de "Titán"

Noche inolvidable. El histórico goleador de Boca Juniors regresaba a jugar luego de la operación de ligamentos y lo hacía nada más y nada menos que en un partido trascendetal, que daría paso a lo que los hinchas "xeneizes" llamaron el "Muletazo de Palermo".

Imagen de Señor Pastoriza
¡Habla memoria!

Señor Pastoriza

Un sábado 23 de mayo de 1942, nació un ícono de la historia gloriosa de Independiente: José Omar Pastoriza, o simplemente el "Pato". Una persona que trascendió también a su club y es patrimonio del fútbol argentino. El gran escritor Eduardo Saccheri lo hizo cuento en su libro "Un viejo que se pone de pie" de Editorial Alfaguara, y nos emocionó a todos con: "Señor Pastoriza".

DEJÁ TU COMENTARIO