¡Habla memoria!

1934. Figuras típicas de nuestro fútbol: Carlos Isola

Por Redacción EG · 02 de enero de 2020

Frascara dedica espacio al guardameta que supo brillar en River Plate y también defendió la casaca de la Selección. Lo define como un artista del arco, por su elegancia acrobática y plasticidad.

Carlos Isola no ha tenido igual. Artista del arco, entre los tres palos brindó las más estupendas demostraciones de elegancia acrobática, de maravillosa elasticidad. Había en sus movimientos una plasticidad admirable. Él solo constituía todo un espectáculo. Caso excepcional de vista y de agilidad, sentido aguzado de lo vistoso unido a lo eficaz, Carlos Isola fue para los ojos una distracción constante y para los hinchas de su tiempo un candado de seguridad. En el partido que hace poco jugaron argentinos y uruguayos en la cancha de Independiente, un cronista montevideano que estaba a mi lado lo descubrió a Isola dentro del field y recordó:

—Ese es el fenómeno que le atajó el tiro penal a Carlos Scarone ¡Qué brujo, amigo!

La acción del gran arquero riverplatense contagiaba su dinamismo, su soltura estupenda. Ya desde que entraba al field era un espectáculo. Aparecía en la cancha haciendo picar la pelota, dando saltos para alcanzarla en el aire, a la carrera, con perfecta armonía de movimientos, con derroche de agilidad y precisión.

 

Isola: "Mis compañeros me ven salir siempre con el mismo entusiasmo, con la misma seguridad, y se animan."

Isola: "Mis compañeros me ven salir siempre con el mismo entusiasmo, con la misma seguridad, y se animan."

 

Otras veces avanzaba en combinaciones rápidas con un compañero: Isola le tiraba la pelota y el otro se la devolvía, sin detenerse, y el salto del goalkeeper era armonioso y viril. Predisponía en su favor; inspiraba confianza. Por eso, precisamente, lo hacía, como él mismo lo declaró: "Mis compañeros me ven salir siempre con el mismo entusiasmo, con la misma seguridad, y se animan."

La silueta de Isola es, en el fútbol, una luz brillante que ilumina el recuerdo.

 

Temas en esta nota:

Imagen de El día que secuestraron a Fangio
¡Habla memoria!

El día que secuestraron a Fangio

Antes del Gran Premio de Cuba de 1958, un movimiento revolucionario tuvo cautivo al Quíntuple durante 48 horas. El Chueco cuenta uno de los hechos más increíbles de su vida.

Imagen de El destino, la pelota y yo - Capítulo II
¡Habla memoria!

El destino, la pelota y yo - Capítulo II

Por José Manuel Moreno. El crack del fútbol, considerado uno de los mejores jugadores de la historia, vuelve a sorprender relatando, con gran calidez, intimidades de su vida. En este capítulo nos cuenta su “tremendo fracaso”.

Imagen de El destino, la pelota y yo - Capítulo I
¡Habla memoria!

El destino, la pelota y yo - Capítulo I

En 1959 El Gráfico publica por entregas, la maravillosa autobiografía del legendario Charro, uno de los mejores de todos los tiempos. Compartimos nuevamente esta joya.

DEJÁ TU COMENTARIO