¡Habla memoria!

2005. La frutilla del postre

Por Redacción EG · 23 de julio de 2019

Oberto llegaba a la NBA para jugar en los Spurs, sería compañero de Manu. Lleva la insignia que siempre lo distinguió: jugar sin egoísmo y anteponer el bien del equipo por sobre el lucimiento personal.

En agos­to de 1996 no se ha­bla­ba de Ema­nuel Da­vid Gi­nó­bi­li en el bás­quet­bol ar­gen­ti­no. Den­tro del pe­río­do de Gui­ller­mo Ed­gar­do Vec­chio co­mo en­tre­na­dor je­fe de las Se­lec­cio­nes Na­cio­na­les, ha­cía ape­nas dos me­ses que Ru­bén Pa­blo Mag­na­no lo había dirigido en Vi­to­ria (Bra­sil), cuan­do Ma­nu se pu­so por pri­me­ra vez la ce­les­te y blan­ca en un equi­po na­cio­nal pa­ra el 2° Cam­peo­na­to Su­da­me­ri­ca­no Sub-22.

Aho­ra, en el 2° Tor­neo de las Amé­ri­cas Sub-22 que se rea­li­zó en Ca­guas (Puer­to Ri­co), el nom­bre do­mi­nan­te que se afir­ma­ba era el de un chi­co cor­do­bés de Las Va­ri­llas pro­me­tien­do mu­cho con sus 2,07 me­tros de al­tu­ra: Fa­bri­cio Raúl Je­sús Ober­to. No es­tu­vo en la an­te­rior com­pe­ten­cia, pe­ro in­clu­so ya ha­bía al­ter­na­do con los ma­yo­res, ga­nan­do la me­da­lla de oro pa­na­me­ri­ca­na en Mar del Pla­ta 1995 y sien­do olím­pi­co, na­da me­nos, en Atlan­ta 1996.

“Es el hom­bre que ce­rró el gru­po y to­dos lo to­ma­mos co­mo nues­tra sal­va­ción”, lo de­fi­nió el tu­cu­ma­no Lu­cas Ja­vier Vic­to­ria­no, un his­tó­ri­co que ve­nía de la cé­lu­la em­brio­na­ria de es­te gru­po pre­mo­ni­to­ria­men­te ca­li­fi­ca­do por El Grá­fi­co en un tí­tu­lo de es­ta re­vis­ta: “Pi­bes del si­glo XXI”.

Vec­chio re­cor­dó tam­bién: “Fue la pri­me­ra vez que un equi­po di­ri­gi­do por mí in­ten­tó ha­cer pre­va­le­cer el jue­go in­te­rior. Es­ta fue una Se­lec­ción Ar­gen­ti­na atí­pi­ca. Ober­to le dio el to­que de je­rar­quía que ne­ce­si­ta­ba el equi­po”.

Seis fu­tu­ros cam­peo­nes olím­pi­cos de Ate­nas 2004 es­tu­vie­ron en Ca­guas 1996: Gaby Fer­nán­dez, Ma­nu Gi­nó­bi­li, Leo Gu­tié­rrez, Fa­bri Ober­to, Pe­pe Sán­chez y Lui­si­to Sco­la.

La medalla de oro de Atenas 2004 en su mano derecha enyesada. Un alevoso golpe de Stephon Marbury (EE.UU.) lo dejó sin final. Pero no le quitó la gloria.

La medalla de oro de Atenas 2004 en su mano derecha enyesada. Un alevoso golpe de Stephon Marbury (EE.UU.) lo dejó sin final. Pero no le quitó la gloria.

 

 

JUN­TOS POR PRI­ME­RA VEZ

Allí se ju­ga­ba la cla­si­fi­ca­ción de tres pla­zas pa­ra el Cam­peo­na­to Mun­dial Sub-22 pre­vis­to pa­ra 1997 en Mel­bour­ne, Aus­tra­lia. Como comprobación de la pri­me­ra fra­se es­cri­ta en es­ta no­ta, hu­bo un so­lo ju­ga­dor de los do­ce del plan­tel, ga­na­dor por 72-65, que no en­tró en el de­but fren­te a Ca­na­dá: Ma­nu.

Argentina Sub-22 en 1996. Parados: Burgos, Oroná, Gutiérrez, Luciano Masieri, Olivares, Scola. Medio: Victoriano, Sánchez, Ginóbili, Palladino. Abajo: Oberto y Fernández.

Argentina Sub-22 en 1996. Parados: Burgos, Oroná, Gutiérrez, Luciano Masieri, Olivares, Scola. Medio: Victoriano, Sánchez, Ginóbili, Palladino. Abajo: Oberto y Fernández.

Al día si­guien­te, el vier­nes 23 de agos­to de 1996, an­te Mé­xi­co, sí, por pri­me­ra vez Fa­bri­cio y Ema­nuel fue­ron com­pa­ñe­ros en la can­cha en un mis­mo equi­po. Tu­vo lu­gar en el co­li­seo “Héc­tor So­lá Be­za­res” y se re­gis­tró una vic­to­ria ar­gen­ti­na: 72-67.

Ober­to ju­gó 23 mi­nu­tos, con­vir­tió 15 pun­tos y to­mó 10 re­bo­tes. Gi­nó­bi­li, en cam­bio, lo hi­zo en 16 mi­nu­tos, ano­tan­do 9 tan­tos y dan­do una asis­ten­cia.

Fa­bri­cio ape­la hoy a su me­mo­ria: “Lo que más me acuer­do de Ma­nu de esa vez es que era un ju­ga­dor de mu­chí­si­ma mo­vi­li­dad y que no pa­ra­ba de tan­ta ener­gía que te­nía. Tam­bién es­ta­ba muy me­ti­do con la com­pu y los jue­gos elec­tró­ni­cos, cual­quier co­sa que sea in­for­má­ti­ca, pe­ro siem­pre muy aten­to a to­do lo que ocurría”.

Ma­nu, por su par­te, le puso este color a su vi­ven­cia: “Yo ju­ga­ba po­co, era uno de los tres que me­nos lo ha­cía en ese equi­po... Mien­tras es­tá­ba­mos en la Pre­se­lec­ción, Fa­bri lle­gó un po­co tar­de por las fi­na­les de la Li­ga Na­cio­nal, creo. Siem­pre iro­ni­zá­ba­mos con chis­tes: ‘Aho­ra vie­ne Ober­to, ¿que­da­rá en la Se­lec­ción?’ Con Lu­cas Vic­to­ria­no, eran se­gu­ra­men­te los dos me­jo­res ju­ga­do­res del equi­po. En Fa­bricio ba­sá­ba­mos gran par­te de nues­tro jue­go.

Otra co­sa es que siem­pre que­ría ir con él a to­dos la­dos, por­que –co­mo era el ca­po– sa­bía que nun­ca me iban a de­cir na­da. Yo es­ta­ba de­ses­pe­ra­do por sa­lir un po­co a co­no­cer Puer­to Ri­co, pe­ro no me ani­ma­ba so­lo: era nue­vo y un cua­tro de co­pas. Si iba con el an­cho de es­pa­das, ¡es­ta­ba res­pal­da­do!”.

Un so­lo pun­to en la se­mi­fi­nal por de­ba­jo del lo­cal Puer­to Ri­co, con Cé­sar Tra­vie­so y Ed­gar Pa­di­lla, de­jó afue­ra del par­ti­do de­ci­si­vo al equi­po ar­gen­ti­no en un tor­neo que tu­vo a un par­ti­ci­pan­te ex­clu­yen­te­men­te su­pe­rior al res­to: Es­ta­dos Uni­dos. Fue el cam­peón con un hom­bre que en San An­to­nio Spurs es­ta­rá en  es­tre­cha co­ne­xión con Fa­bri y Ma­nu: Tim Dun­can. Lo apun­ta­ban en­ton­ces a ser el nú­me­ro uno del pró­xi­mo draft de la NBA en 1997. Y fue ele­gi­do por la fran­qui­cia te­xa­na no­más.

El ter­cer pues­to le dio a nues­tro país el pa­sa­por­te pa­ra el Mun­dial. Vec­chio es­tu­vo fe­liz: “Las co­sas nos sa­lie­ron bien y pu­di­mos cla­si­fi­car­nos. Es­toy con­ten­to por­que nos man­te­ne­mos en­tre los me­jo­res con una nue­va ge­ne­ra­ción”.

¿Qué se le­yó en El Grá­fi­co esa vez? De Ober­to: “Fue el lí­der na­tu­ral del equi­po”. De Gi­nó­bi­li: “Se des­ta­ca su te­rri­ble ti­ro de tres pun­tos. Cual­quier pa­re­ci­do en su ins­tin­to ase­si­no con Juan Es­pil es pu­ra coin­ci­den­cia...”

La NBA tu­vo a un nú­me­ro inu­si­ta­do de 16 de­tec­to­res de ta­len­tos en Ca­guas. La ma­yo­ría se des­lum­bró por la fre­scu­ra de Vic­to­ria­no. Uno de ellos, Tony Di Leo, de Phi­la­delp­hia 76ers., es­cri­bió en su cua­der­no: “Fa­bri­cio Ober­to: pier­nas muy rá­pi­das y bue­nos mo­vi­mien­tos cer­ca del aro. Es­pe­cia­lis­ta en blo­queos. Ne­ce­si­ta más ma­sa mus­cu­lar”.

Ojos nor­tea­me­ri­ca­nos ya se ha­bían po­sa­do so­bre Ober­to el sá­ba­do 13 de ma­yo de 1995. Ha­bía si­do con­vo­ca­do por el téc­ni­co ita­lia­no San­dro Gam­ba pa­ra la pri­me­ra edi­ción del par­ti­do Hoop Sum­mit que se efec­tua­ba en ce­le­bra­ción del Hall of Fa­me de Spring­field, don­de se creó el bás­quet­bol, en­tre ju­ga­do­res me­no­res de 20 años. Fue in­te­gran­te del Res­to del Mun­do con­tra la Se­lec­ción Na­cio­nal de los nor­tea­me­ri­ca­nos, don­de ju­ga­ba Ke­vin Gar­nett. Los lo­ca­les, fi­nal­men­te, ven­cie­ron 86-77.

El an­te­rior con­tac­to de Fa­bri­cio pa­ra ser NBA –una ob­se­sión su­ya– ocu­rrió en ju­lio de 1999 con los New York Knicks, cuan­do lo di­ri­gía Jeff Van Gundy. El ob­je­ti­vo lo co­lo­ca­ba en la po­si­bi­li­dad de ser el pri­mer ar­gen­ti­no en lle­gar a ese mun­do en esa épo­ca dis­tan­te e inal­can­za­ble pa­ra no­so­tros. In­clu­so se en­tre­nó cua­tro días con 17 ju­ga­do­res. Pe­ro Fa­bri­cio se sin­tió en­ga­ña­do por las fal­sas pro­me­sas, dio un por­ta­zo en Nue­va York y se vol­vió a su pro­vin­cia sin es­pe­rar a que le di­je­ran que no. El in­ten­to, en con­se­cuen­cia, ter­mi­nó en una frus­tra­ción que lo gol­peó con du­re­za.

Oberto y su aporte a la Selección Argentina: “Nuestro secreto siempre fue la unidad”.

Oberto y su aporte a la Selección Argentina: “Nuestro secreto siempre fue la unidad”.

 

LAS VA­RI­LLAS: PUN­TO DE PAR­TI­DA

En Las Va­ri­llas, de­par­ta­men­to de San Jus­to, pro­vin­cia de Cór­do­ba, so­bre la Ru­ta Na­cio­nal 158 y las Pro­vin­cia­les 3 y 13, con 14.583 habitantes ha­bi­tua­dos a tra­ba­jar en las fá­bri­cas de má­qui­na­rias agrí­co­las, don­de na­ció el 21 de marzo de 1975, se acu­nó el sue­ño de Fa­bri­cio en el bás­quet­bol. Can­chi­ta del Co­le­gio Gus­ta­vo Mar­tí­nez Zu­vi­ría, don­de hi­zo el se­cun­da­rio, con pi­so de bal­do­sas, tableros de madera y re­des de ca­de­nas.

“Apren­dí a ju­gar a los 7 años. Con Ariel Yoi­no, mi me­jor ami­go, ve­nía­mos to­das las tar­des y se ar­ma­ban par­ti­dos que du­ra­ban has­ta que no ha­bía más luz. Y cuan­do nos íba­mos, le po­nía­mos un can­da­do a las re­des, así na­die po­día usar los aros...”

Nun­ca le es­ca­pó al es­fuer­zo: tra­ba­jó des­de muy chi­co. A los 12 años ya ga­na­ba su pro­pio di­ne­ro co­mo repositor y en­car­ga­do de lim­pie­za de la car­ni­ce­ría del Su­per­mer­ca­do Coo­pe­ra­ti­va Obre­ra. Des­pués era el ca­de­te de su pa­dre, Raúl, en la fá­bri­ca Gross­pal S. A.

A los 17 fue pro­ta­go­nis­ta de un ver­da­de­ro raid que com­bi­na­ba tra­ba­jo, es­tu­dio y de­por­te. A las sie­te de la ma­ña­na se le­van­ta­ba, re­pa­sa­ba un po­co, a las ocho ya es­ta­ba co­mo em­pa­que­ta­dor de la im­por­ta­do­ra de re­ga­los de Cachi y Eduardo Soler, al­muer­zo en su ca­sa y partida hacia el co­le­gio nom­bra­do. Sa­lía quin­ce mi­nu­tos an­tes y se­guía en un mi­cro pa­ra cu­brir –cua­tro ve­ces a la se­ma­na– el tra­yec­to de 80 ki­ló­me­tros has­ta Vi­lla Ma­ría, don­de ju­ga­ba en el club Flo­ren­ti­no Ameg­hi­no. Vol­vía a la me­dia­no­che.  

En 1985 se al­bo­ro­tó la ru­ti­na pro­vin­cia­na del club Hu­ra­cán de Las Va­ri­llas. Allí ha­bía em­pe­za­do Ober­to co­mo fe­de­ra­do. El re­vo­lo­teo de ale­gría de los chi­cos, ves­ti­dos con bu­zos ro­jos y pe­che­ra blan­ca, te­nía su tier­na jus­ti­fi­ca­ción: el fa­mo­so Ate­nas de Cór­do­ba iba a ju­gar co­mo lo­cal un par­ti­do de la Li­ga Na­cio­nal con­tra Sport Club de Ca­ña­da de Gó­mez. Con el equi­po ve­nía un in­ci­pien­te ído­lo, por en­ton­ces vein­tea­ñe­ro, que no los de­ja­ba dor­mir: Mar­ce­lo Mi­la­ne­sio.

Un ru­bie­ci­to de 10 años se ha­bía ju­ra­men­ta­do sa­car­se una fo­to con él. Y cum­plió: po­só al la­do, pe­ga­di­to. Ese ru­bie­ci­to se lla­ma­ba Fa­bri­cio Ober­to.

Ocho años des­pués, en 1993, se ca­ta­pul­tó al bás­quet­bol gran­de a ni­vel na­cio­nal. Con Cór­do­ba se con­sa­gró cam­peón ar­gen­ti­no ju­ve­nil en la Ca­pi­tal Fe­de­ral y ju­gó la Li­ga Na­cio­nal en ese mis­mo Ate­nas que ha­bía ido a ver a Las Va­ri­llas.

De aque­lla fo­to pa­sa­ron a ser com­pa­ñe­ros de equi­po. Mi­la­ne­sio, bri­llan­te maes­tro por ge­ne­ra­ción es­pon­tá­nea, des­pués de los en­tre­na­mien­tos le co­men­zó a en­se­ñar fun­da­men­tos y a mos­trar­le mo­vi­mien­tos en el pi­vo­te. Fa­bri­cio res­pon­día con tan­to in­te­rés por apren­der que Mar­ce­lo se en­tu­sias­ma­ba más y más. “Te­nía ham­bre y men­ta­li­dad pa­ra lle­gar”, siem­pre re­cal­ca el ído­lo.

 

NE­GRO EL 7

Fa­bri­cio Ober­to re­co­no­ce en Mar­ce­lo Mi­la­ne­sio al maes­tro que lo ayu­dó a cre­cer. Ese avan­ce téc­ni­co, apo­ya­do por su ex­cep­cio­nal pre­dis­po­si­ción y con­trac­ción, se vio for­ta­le­ci­do por su per­ma­nen­te cui­da­do en su pre­pa­ra­ción ali­men­ta­ria y fí­si­ca, en la que el pro­fe­sor Ja­vier Gui­guet fue su guía idó­nea y con­fia­ble.

“Pa­ra mí -con­ta­ba el pre­pa­ra­dor de Ate­nas- es un bi­cho ra­ro: cuan­do pien­sa que ju­gó mal, se so­breen­tre­na y hay que an­dar cui­dán­do­lo. Mu­chas ve­ces tu­ve que pa­rar­lo por­que, a las ocho de la ma­ña­na del día si­guien­te a un par­ti­do, ya es­ta­ba le­van­tan­do fie­rros...”

En oc­tu­bre de 1997, en Pa­rís, ex­plo­tó co­mo gran ju­ga­dor in­ter­na­cio­nal, con­ven­cien­do a to­dos, en el 8° McDo­nald’s Cham­pions­hip. Fue fun­da­men­tal pa­ra que Ate­nas ara­ña­ra la fi­nal, ter­mi­nan­do ter­ce­ro de Chi­ca­go Bulls, y fue ele­gi­do en el equi­po ideal jun­to a Mi­chael Jor­dan. El Olim­pia de Pla­ta fue esa vez otra re­com­pen­sa en nues­tro país.

En 1998 ter­mi­nó de re­don­dear su gran ni­vel. Des­co­lló en el Lu­na Park en la se­rie fi­nal, cuan­do Ate­nas ba­rrió 4-0 a Bo­ca, y la Se­lec­ción Na­cio­nal lo tu­vo en­tre los des­ta­ca­dos del Mun­dial de Gre­cia.

Lui­si­to Sco­la fue cam­peón con él en el TAU Ce­rá­mi­ca de España y con nues­tra Se­lec­ción. No du­da, sin­te­ti­zan­do un con­cep­to que es uná­ni­me: “Fa­bri­cio, en un equi­po, jue­ga por to­dos: por él y por los de­más”.

Cuan­do co­men­za­mos a tu­tear­nos con la NBA, el nom­bre de Ober­to sal­ta­ba de in­me­dia­to en el am­bien­te idea­li­zán­do­lo allí, to­da vez que se lo re­co­no­cía co­mo el me­jor in­ter­no que se encontraba  ju­gan­do en Eu­ro­pa. Y, ti­ra­dos por el afec­to al es­tar Ma­nu en el equi­po, se aso­cia­ba a Fa­bri co­mo la pie­za jus­ta que les fal­ta­ba a los Spurs.

En ju­lio de 2004 coin­ci­die­ron de va­ca­cio­nes en Ibi­za los ma­tri­mo­nios Ober­to (Fa­bri­cio y Lo­re­na) y La­mas (Ju­lio y Ale­jan­dra). Re­ser­vó me­sa en La Barraca, un res­tau­ran­te que le gus­ta, so­bre la pla­ya. En­tre ellos era im­po­si­ble no to­car un te­ma de bás­quet­bol y en la con­ver­sa­ción se men­cio­nó a una por entonces con­tra­ta­ción de San An­to­nio: el es­lo­ve­no Ra­dos­lav Nes­te­ro­vic. Fa­bricio re­fle­xio­nó en voz al­ta: “¡Con lo lin­do y sen­ci­llo que es ju­gar en ese equi­po! Só­lo te­nés que aco­plar­te a los mo­vi­mien­tos de Tim Dun­can…” Ju­lio pen­só ha­cia aden­tro con su ra­zo­na­mien­to de en­tre­na­dor: “Cuan­do fi­chás a Ober­to, te­nés me­dio tra­ba­jo he­cho. El so­lo se da cuen­ta de lo que de­be ha­cer pa­ra el bien del equi­po”.  

Era ló­gi­co: la ca­mi­se­ta N° 7 que di­ce “Ober­to” ya se mos­tró en Te­xas.

En Córdoba desplegando su alegría y lo que siempre persiguió: una camiseta NBA que diga “Oberto”. Llevó el 7 en San Antonio Spurs.

En Córdoba desplegando su alegría y lo que siempre persiguió: una camiseta NBA que diga “Oberto”. Llevó el 7 en San Antonio Spurs.

 

 

No está de casualidad

Por Rubén Magnano.

El ex técnico de la Selección Nacional lo conoce como pocos y resalta los méritos de Oberto.

 

Ya ha­bia co­men­za­do mi ci­clo de en­tre­na­dor en Ate­nas de Cór­do­ba en la Li­ga Na­cio­nal, en 1993, cuan­do Fa­bri­cio lle­gó a la can­te­ra del club. Es de­cir que lo co­noz­co des­de esos sus pri­me­ros mo­men­tos en un equi­po pro­fe­sio­nal has­ta la glo­ria ma­yor que go­za­mos en los Jue­gos Olím­pi­cos de Ate­nas 2004 con la Se­lec­ción Ar­gen­ti­na.

Lo pri­me­ro que res­ca­to de él es que siem­pre, siem­pre, fue un jo­ven que su­po bien dón­de que­ría lle­gar. Eso lo tu­vo en cla­ro des­de sus inicios.

Su po­si­bi­li­dad en la NBA no po­de­mos de­cir que le cae de­ma­sia­do tar­de, pe­ro sí que es­ta chan­ce, de acuer­do con sus pro­gre­sos en el jue­go y sus me­re­ci­mien­tos en el pla­no in­ter­na­cio­nal, de­bió dar­se an­tes. Si no ocu­rrió, fue por fac­to­res ex­ter­nos.

No es­tá allí de ca­sua­li­dad. El pu­so to­do de sí pa­ra ir me­jo­ran­do, en la can­cha, en el gim­na­sio, en su pre­pa­ra­ción, en la ali­men­ta­ción, en un tra­ba­jo du­ro y sin ja­más ti­rar la toa­lla que lo fue cum­plien­do pa­cien­te y si­len­cio­sa­men­te, pe­ro que yo lo vi, lo pal­pé, lo com­pro­bé co­mo di­rec­tor téc­ni­co.

A to­do es­to le agre­gó su per­so­na­li­dad inta­cha­ble. Por eso to­dos lo quie­ren.

En un equi­po es un ejem­plo. Ague­rri­do. Con ham­bre. Ga­na­dor. In­te­li­gen­te. Hu­mil­de, en el buen sen­ti­do. Res­pe­tuo­so. Com­pa­ñe­ro co­mo po­cos. So­li­da­rio. Al­truis­ta. Con en­tre­ga. El egoís­mo no en­tra en su dic­cio­na­rio. Es el ju­ga­dor que no so­la­men­te los en­tre­na­do­res que­re­mos te­ner en el equi­po, tam­bién los pro­pios ju­ga­do­res de­sean con­tar­lo co­mo su com­pa­ñe­ro.

La frac­tu­ra en un me­ñi­que que le oca­sio­nó Mar­bury, cuan­do en Ate­nas eli­mi­na­mos al Dream Team por se­gun­da vez, lo de­jó afue­ra de la fi­nal olím­pi­ca. Pe­ro él es­tu­vo allí con su ye­so, to­man­do al ban­co co­mo una trin­che­ra, y no de­jó de gritar, alen­tar,  de acon­se­jar.

Se me­re­ce estar en la NBA. Me ha­ce muy fe­liz que ha­ya cum­pli­do el sue­ño de vi­da. Es la frutilla del pos­tre  

 

Ruben Magnano.

Ruben Magnano.

 

 

Por O. R. O.

Fotos: Pablo Ortiz.

Imagen de EL GESTOR DEL CAMBIO
¡Habla memoria!

EL GESTOR DEL CAMBIO

Hoy se cumplen 26 años de la firma de José Pekerman a cargo de las selecciones juveniles de Argentina. Un hombre prácticamente desconocido para el gran público, pero que con capacidad, docencia y trabajo, cambió la historia para siempre.

Imagen de EL CIUDADANO KUN
¡Habla memoria!

EL CIUDADANO KUN

Un día como hoy pero en 2006, Sergio Agüero convirtió su primer gol en el Atlético de Madrid, abriendo asi su historia goleadora en Europa. Repasamos la carrera del “Kun” en el viejo mundo, plagada de gritos, títulos y sueños cumplidos.

Imagen de EL FIN DE LA LOCURA
¡Habla memoria!

EL FIN DE LA LOCURA

Hace 32 años se terminaba la carrera de Hugo Orlando Gatti. Silvano Maciel, delantero de Deportivo Armenio, condenaba al “Loco” a vivir en la cordura del retiro. Uno de los arqueros fundamentales y fundacionales del fútbol argentino, dejó una marca y en estas líneas lo revivimos.

DEJÁ TU COMENTARIO