¡Habla memoria!

Primeros segundos de fama

Por Redacción EG · 15 de julio de 2019

Si bien no pudo ganar aquella recordada final de la Copa Intercontinental ante Juventus en 1985, Argentinos Juniors quedó en la historia. A 20 años de ese partido, varios referentes se juntaron para recordarla.

Sa­tis­fac­cion, bron­ca, or­gu­llo, tris­te­za, ale­gría, me­lan­co­lía… Sen­sa­cio­nes con­tra­dic­to­rias y, en teo­ría, in­com­pa­ti­bles que, sin em­bar­go, se mez­clan en el cuer­po, en la ca­be­za, en el al­ma de los sie­te ex ju­ga­do­res de Ar­gen­ti­nos que se jun­ta­ron en el Die­go A. Ma­ra­do­na pa­ra re­vi­vir la Co­pa In­ter­con­ti­nen­tal que dis­pu­ta­ron fren­te a la Ju­ven­tus ha­ce vein­te años. Mu­chas emo­cio­nes y re­cuer­dos se con­fun­den en los pro­ta­go­nis­tas que es­tu­vie­ron aquel 8 de di­ciem­bre en To­kio, pe­ro se dis­tin­gue una con­vic­ción: la de sa­ber que no se trai­cio­nó una ma­ne­ra de en­ten­der el fút­bol y que, pre­ci­sa­men­te por eso, y a pe­sar del em­pa­te 2-2 y la de­rro­ta por pe­na­les, ése se­ría con­si­de­ra­do uno de los me­jo­res equi­pos de la his­to­ria.

 

UN ES­TI­LO

Ca­da vez que se ha­bla de aquel con­jun­to se enu­me­ran sus re­sul­ta­dos: el Me­tro del 84 y el Na­cio­nal y la Li­ber­ta­do­res del 85. Pe­ro no de­ja de ser cu­rio­so que se re­mar­que más esa fi­nal fren­te a la Ju­ve que cual­quie­ra de los otros tres hi­tos. “Se lo re­cuer­da así por­que fue un gran par­ti­do de to­do el equi­po. Tam­bién por­que el ri­val era lo má­xi­mo en el mun­do y por­que nos en­con­tró a to­dos en un día en el que nos ha­bía­mos le­van­ta­do bien. Por eso, aun­que tu­vi­mos va­rios par­ti­dos en un gran ni­vel, pue­de de­cir­se que la fi­nal del mun­do fue el me­jor”, opi­na Adrián Do­me­nech, el ca­pi­tán del Ar­gen­ti­nos que de­lei­ta­ba a hin­chas pro­pios y a otros que, aun­que se re­co­no­cie­ran en otros co­lo­res, in­clu­so el ma­rrón y blan­co, se iden­ti­fi­ca­ban con el fút­bol que jugaba aquel equi­po inolvidable.

Qui­que Vi­da­llé, que le ata­jó el ter­cer pe­nal de la se­rie de­fi­ni­to­ria a Mi­chael Lau­drup, más allá de que no al­can­zó, tie­ne otra ver­sión de las ra­zo­nes que lle­va­ron a que el par­ti­do que­da­ra gra­ba­do en la re­ti­na de to­do el que lo ha­ya vis­to: “Lo que pa­sa es que, se­gún se de­cía en ese tiem­po, ju­gá­ba­mos con­tra el me­jor equi­po eu­ro­peo de los úl­ti­mos diez años, y no­so­tros fui­mos el me­jor equi­po de Amé­ri­ca en la dé­ca­da tam­bién. En­ton­ces ¿qué par­ti­do po­día sa­lir? Uno es­pec­ta­cu­lar, con cua­tro go­les, otros anu­la­dos, alar­gue,  pe­na­les…”.

Con la libertadores que los llevó a Tokio posan el Pepe Castro, Ereros, Yudica, Corsi, Lemme, Vidallé y Domenech.

Con la libertadores que los llevó a Tokio posan el Pepe Castro, Ereros, Yudica, Corsi, Lemme, Vidallé y Domenech.

 

Ade­más, có­mo no iba a ha­cer his­to­ria por sí mis­ma esa fi­nal, si to­das las ex­pec­ta­ti­vas que se ha­bían ge­ne­ra­do en tor­no de los dos ju­ga­do­res por los que pa­sa­ría pri­mor­dial­men­te el fút­bol se cum­pli­rían. Bah, en rea­li­dad ca­si to­das. El Bi­chi Borg­hi de­jó sus eternas ra­bo­nas den­tro de las cá­ma­ras de los me­dios ja­po­ne­ses que le ha­bían re­cla­ma­do, tra­duc­to­ra me­dian­te, en el ae­ro­puer­to y sin pe­lo­ta, que de­mos­tra­ra có­mo le pe­ga­ba “con el pie de­re­cho pa­sán­do­lo por atrás de la pier­na iz­quier­da”.  Y tampoco Pla­ti­ni pu­do su­bir al avión ni una de las su­ce­sio­nes de gam­be­tas que de­ja­ban atrás a va­rios ri­va­les. Fal­ta­ron esas dos úni­cas vir­tu­des de las mu­chas que te­nía ca­da uno, pe­ro el ta­len­to es­tu­vo. “Por mo­men­tos te da­bas cuen­ta de que es­ta­bas sien­do pro­ta­go­nis­ta de un par­ti­da­zo. Lo dis­fru­ta­bas. No­so­tros dis­fru­tá­ba­mos de Pla­ti­ni y su­pon­go que los ta­nos ha­brán dis­fru­ta­do de Borg­hi”, cuen­ta el Pe­pe Cas­tro, wing de­re­cho y au­tor del se­gun­do gol del Bi­cho.

La mis­ma ló­gi­ca que hi­zo que aquel par­ti­do no pu­die­ra ol­vi­dar­se, ésa que pri­vi­le­gia el buen jue­go por so­bre los me­ros re­sul­ta­dos (es que en ge­ne­ral de­trás del buen jue­go vie­nen los bue­nos re­sul­ta­dos), es la que im­pe­ra­ba en el se­no del plan­tel. Car­los Ere­ros, que abrió el mar­ca­dor en aque­lla tar­de ja­po­ne­sa, ex­pli­ca que “era to­do sen­ci­llo y no ha­bía gran­des mis­te­rios. El equi­po lo de­cías de me­mo­ria y tra­tá­ba­mos de plas­mar en la can­cha una for­ma de sen­tir el fút­bol. No éra­mos un plan­tel co­mo pa­ra sa­lir a de­fen­der­se ni co­mo pa­ra po­ner un ju­ga­dor que anu­la­ra a Pla­ti­ni. De­pen­día­mos más de nues­tro ren­di­mien­to que de in­ten­tar con­tra­rres­tar al ri­val. Siem­pre lo ha­bía­mos he­cho así y nos ha­bía ido bien. Por eso no te­nía­mos por qué cam­biar, aun­que fue­ra una fi­nal del mun­do”. Do­me­nech se su­ma y agre­ga: “Res­pe­ta­mos a muer­te ese es­ti­lo. Y si nos to­ca­ba per­der íba­mos a per­der con la nues­tra, que era lo que ver­da­de­ra­men­te sa­bía­mos ha­cer. Y en eso fue fun­da­men­tal la con­duc­ción de Jo­sé (Yu­di­ca), por­que uno aho­ra lo pue­de de­cir y es fá­cil, pe­ro ha­bía que es­tar en ese mo­men­to y te­ner la cla­ri­dad con­cep­tual co­mo pa­ra se­guir man­te­nien­do el es­ti­lo que nos dis­tin­guía”. Pe­ro el DT de en­ton­ces in­ter­vie­ne un po­co por mo­des­tia y otro po­co por con­ven­ci­mien­to: “A mí me to­ca­ba lle­var la car­ga de la or­ga­ni­za­ción, la de li­de­rar un po­co el gru­po, pe­ro lo más im­por­tan­te lo hi­cie­ron ellos. Ade­más ha­bía una for­ma de pen­sar en co­mún, con los téc­ni­cos que ha­bían pa­sa­do an­te­rior­men­te (An­gel La­bru­na y Ro­ber­to Sa­po­ri­ti). Aun­que pu­dié­ra­mos te­ner al­gún ma­tiz, la esen­cia era la mis­ma: tra­tar bien la pe­lo­ta. Pe­ro eso lo po­día­mos ha­cer por­que se ha­bían jun­ta­do diez, do­ce mu­cha­chos que sa­bían de qué se tra­ta­ba es­to. Por­que vos le po­dés pe­dir al que sa­be”.

 

MÁS FUT­BOL QUE BI­LLE­TES

La di­fe­ren­cia eco­nó­mi­ca de uno y otro club era evi­den­te. Uno, un equi­po chi­co de Ar­gen­ti­na. El otro, uno gran­de de Ita­lia. El Pe­pe Cas­tro lo ilus­tra con un par de anéc­do­tas: “No­so­tros ha­bía­mos lle­ga­do un día an­tes que el plan­tel de la Ju­ve y nos alo­ja­mos en el mis­mo ho­tel, el Prin­ce, y cuan­do los ita­lia­nos ba­ja­ban del mi­cro veía­mos que traían bol­sos Louis Vuit­ton, que va­len una for­tu­na, y un ti­po pa­ra que les lle­va­ra el equi­pa­je; mien­tras que no­so­tros te­nía­mos los Adi­das ro­jos que nos ha­bían da­do en Ar­gen­ti­nos y, ob­vio, ca­da uno car­ga­ba con su va­li­ja. Des­pués, el día del par­ti­do, cuan­do sa­li­mos a ca­len­tar, ellos te­nían un ma­sa­jis­ta por ca­da pier­na, más o me­nos”.

José Yudica, el DT de aquel Argentinos que también quedó pintado en la memoria de todos los hinchas del fútbol, completa el cuadro.

José Yudica, el DT de aquel Argentinos que también quedó pintado en la memoria de todos los hinchas del fútbol, completa el cuadro.

 

“Es­ta­ba cla­ro que nos su­bes­ti­ma­ban –cuen­ta el ca­be­zón Mi­guel An­gel Lem­me–. Nos tra­ta­ban co­mo si fué­ra­mos un equi­pi­to de ba­rrio… y éra­mos un equi­pi­to de ba­rrio, pe­ro ahí de­ja­mos el se­llo. En rea­li­dad den­tro del cam­po fue­ron on­ce con­tra on­ce”. Por­que, co­mo ase­gu­ra Ere­ros, na­da val­dría más que lo que hi­cie­ran en la can­cha: “No­so­tros lle­gá­ba­mos co­mo pun­to, por­que ellos eran co­mo una se­lec­ción de Ita­lia re­for­za­da por Pla­ti­ni y Lau­drup, pe­ro fui­mos a pe­lear­les de igual a igual por­que fut­bo­lís­ti­ca­men­te no le te­nía­mos mie­do a nin­gún ri­val. Es más, el día del par­ti­do yo es­ta­ba tan tran­qui­lo que ahí sí sen­tí mie­do. En­ton­ces me acer­qué al doc­tor Avan­zi y le pre­gun­té: ¿En se­rio es­ta­mos por ju­gar la fi­nal del mun­do? Yo me sien­to co­mo si en­fren­te es­tu­vie­ra Tem­per­ley. En se­rio, re­cién con los años me dí cuen­ta dón­de es­tu­ve pa­ra­do”.

 

TAN LE­JOS, TAN CER­CA

Fal­ta­ban ocho mi­nu­tos. ¡Na­da más que ocho mi­nu­tos! Ya ha­bía pa­sa­do el gol de Ere­ros, el pe­nal de Ol­guín a Lau­drup que Pla­ti­ni cam­bió por el 1-1, el de­re­cha­zo del Pe­pe Cas­tro que Tac­co­ni no pu­do con­te­ner, un par de go­les anu­la­dos, y Ti­to Cor­si que to­da­vía es­ta­ba en el ban­co ya se veía dan­do la vuel­ta. “Pen­sé que el par­ti­do es­ta­ba ga­na­do cuan­do íba­mos 2 a 1 –re­cuer­da–, pe­ro des­pués lle­gó ese gol de Lau­drup, que lo hi­zo des­de una po­si­ción im­po­si­ble”. Lem­me, que tam­bién fue su­plen­te, apor­ta: “Des­gra­cia­da­men­te, esos cin­co mi­nu­tos que nos vi­mos en el po­dio y ma­ne­jan­do el au­to nos cos­ta­ron muy ca­ros”. Sin em­bar­go, hay otros que no opi­nan lo mis­mo. Uno de ellos es el El Pio­jo Yu­di­ca: “A pe­sar de que to­da­vía sien­to el sa­bor amar­go de no ha­ber traí­do la Co­pa, co­mo si lo es­tu­vie­ra vi­vien­do en es­te mo­men­to, yo nun­ca me re­pro­ché na­da, por­que tam­po­co es que per­di­mos en el jue­go. Nos em­pa­ta­ron y des­pués nos ga­na­ron por pe­na­les, que ahí la­men­ta­ble­men­te ellos fue­ron más efec­ti­vos”. El Pe­pe Cas­tro le echa la cul­pa al des­ti­no, por­que “se en­fren­ta­ron los dos me­jo­res equi­pos del mo­men­to y hu­bie­ra si­do in­jus­to que uno le ga­na­ra al otro. Te­nía que ser em­pa­te y fue em­pa­te”. Y Ere­ros sos­tie­ne: “Aun­que el equi­po se de­ses­pe­ró cuan­do es­ta­ba muy cer­ca del ob­je­ti­vo, nos em­pa­ta­ron de la for­ma en que nos te­nían que em­pa­tar: nos hi­cie­ron el gol por­que un de­fen­sor nues­tro se fue al ata­que, al­go na­tu­ral en ese equi­po”. En esa frase de Ere­ros se pue­de per­ci­bir nue­va­men­te la hi­bri­dez de sen­sa­cio­nes: el or­gu­llo por ha­ber ju­ga­do de esa ma­ne­ra y la im­po­ten­cia por lo po­co que fal­ta­ba y por sa­ber que ya no se po­día ha­cer na­da. La mis­ma im­po­ten­cia que de­bió ha­ber sen­ti­do Do­me­nech cuan­do Ba­tis­ta y Pa­vo­ni ya ha­bían erra­do y Pla­ti­ni fes­te­ja­ba el úl­ti­mo pe­nal. “Me que­dé en cu­cli­llas en la mi­tad de la can­cha –re­vi­ve el ca­pi­tán–. Es una ima­gen que to­da­vía si­guen pa­san­do por te­le­vi­sión. Pen­sa­ba que era el fi­nal de un ci­clo y es­ta­ba tran­qui­lo por­que ha­bía­mos re­pre­sen­ta­do dig­na­men­te un es­ti­lo y a un país. Pe­ro también sen­tía una de­sa­zón te­rri­ble, porque uno siem­pre quie­re ga­nar”. 

Los campeones de América se juntaron a dos décadas de la gesta histórica.

Los campeones de América se juntaron a dos décadas de la gesta histórica.

 

Sí ga­nar, pe­ro no a cual­quier pre­cio. No, si ha­bía que de­se­char gran par­te de la tra­di­ción que iden­ti­fi­có a Ar­gen­ti­nos du­ran­te tan­to tiem­po, no só­lo en aquel do­ra­do frag­men­to de la dé­ca­da del ochen­ta. “Me que­dó la amar­gu­ra, por­que a na­die le gus­ta per­der, pe­ro me acuer­do de que cuan­do me con­sul­ta­ron en Ezei­za yo ex­pli­qué lo que sen­tía con un vie­jo la­ti­gui­llo: ‘Per­di­mos con la fren­te bien al­ta’. Y des­pués di­je: ‘No es el re­sul­ta­do con el que hu­bié­ra­mos que­ri­do vol­ver, pe­ro vol­vi­mos con las va­li­jas lle­nas de fút­bol’ ¡Y to­da­vía lo creo ¿eh?!”, en­fa­ti­za, vein­te años des­pués, el Pe­pe Cas­tro con el pe­cho in­fla­do. Igual que lo de­bió te­ner pa­ra ha­cer la fuer­za que le per­mi­tie­ra le­van­tar ese equi­pa­je, a la hora del regreso. Por­que no ju­ga­ba en la Ju­ventus,  don­de ha­bía asis­ten­tes que tras­la­da­ban los bul­tos. Y por­que, si se tra­je­ron to­do el fút­bol que hu­bo aquel día en To­kio, esas va­li­jas ha­brán si­do real­men­te muy pe­sa­das.

 

La pelota guía la mirada del Bichi. Laudrup y el resto no la desvían de su fútbol.

La pelota guía la mirada del Bichi. Laudrup y el resto no la desvían de su fútbol.

 

Argentinos enfrentó a Juventus por la Copa Intercontinental en una de las finales más apasionantes.

Argentinos enfrentó a Juventus por la Copa Intercontinental en una de las finales más apasionantes.

 

JUVENTUS                  2 (4)

ARGENTINOS            2 (2)

 

JU­VEN­TUS: Tac­co­ni; Sci­rea (64' Pio­li); Fa­ve­ro, Brio, Ca­bri­ni; Mau­ro (78’ Brias­chi), Bo­ni­ni, Man­fre­do­nia, Pla­ti­ni; Se­re­na y Lau­drup. DT: Gio­van­ni Trap­pa­to­ni.

AR­GENT­NOS: Vi­da­llé; Vi­llal­ba, Pa­vo­ni, Ol­guín, Do­me­nech; Co­mis­so (87’ Cor­si), Ba­tis­ta, Vi­de­la; Cas­tro, Borg­hi y Ere­ros (103’ Juan Jo­sé Ló­pez). DT: Jo­sé Yu­di­ca.

GO­LES: 55’ Ere­ros (A), 62’ Pla­ti­ni (J), de pe­nal, 75’ Cas­tro (A), 82’ Lau­drup.

DE­TA­LLE: El par­ti­do ter­mi­nó 2- 2 y se ju­ga­ron 30 mi­nu­tos más sin al­te­rar el re­sul­ta­do. La Co­pa se  de­fi­nió por pe­na­les y co­men­zó pa­tean­do Ju­ven­tus. Eje­cu­ta­ron: Brio, Ol­guín, Ca­bri­ni, Ba­tis­ta (ata­ja­do), Se­re­na, Ló­pez, Lau­drup (ata­ja­do), Pa­vo­ni (ata­ja­do) y Pla­ti­ni. Es­ta­dio: Na­cio­nal de To­kio. Juez: Vol­ker Roth (Ale­ma­nia Fe­de­ral). Ju­ga­do el 8/12/1985.

 

Morimos con la nuestra

Por Bichi Borghi

 

El sím­bo­lo del fút­bol que res­pi­ra­ba ese Ar­gen­ti­nos no se re­pro­cha na­da. “Error hu­bie­ra si­do trai­cio­nar nues­tro es­ti­lo”.

 

Claudio Borghi.

Claudio Borghi.

 

Fue el partido más im­por­tan­te que ju­gué con Ar­gen­ti­nos. Yo creo que no es bue­no ga­nar cues­te lo que cues­te. Al­gu­nos se que­da­rán con que “la Co­pa la tie­ne Ju­ven­tus”, y es ver­dad, pe­ro si se re­cuer­da a ese equi­po más que a otros cam­peo­nes es jus­ta­men­te por­que nun­ca se abandonaron los prin­ci­pios con los que se lle­gó has­ta ahí. Era fá­cil po­ner dos o tres de­fen­so­res más cuan­do íba­mos 2 a 1, pe­ro eso hu­bie­se sig­ni­fi­ca­do no mo­rir con la nues­tra.

De ha­ber si­do Bo­ca o Ri­ver el equi­po ar­gen­ti­no que ju­gó ese día, ese par­ti­do se­ría con­si­de­ra­do el me­jor de la his­to­ria del fútbol mundial.

La Ju­ve era de los equi­pos más po­de­ro­sos del mun­do, y no­so­tros éra­mos res­pe­ta­dos, pe­ro localmente. Y sa­li­mos a ata­car­los.

Pla­ti­ni de­cla­ró que yo era un pin­tor, ca­paz de ha­cer un buen di­bu­jo, o de con­ver­tir mi pin­cel en una pu­ña­la­da. Fue muy lin­do.

Pero lo importante era el equipo. Te­nía­mos un ar­que­ro que aun­que no lu­cía, era muy se­gu­ro: Vi­da­llé. Ha­bía un ti­po que ju­ga­ba muy bien, co­mo Ol­guín, y otro que te ma­ta­ba, co­mo el Chi­vo. Dos la­te­ra­les que ata­ca­ban, como Do­me­nech y Vi­llal­ba. El me­dio­cam­po ni ha­blar. El Che­cho era el ter­mó­me­tro, el Ne­ne co­rría lo que no co­rría­mos el Pan­za Videla y yo, y el Pan­za era un ta­len­to­so. Ade­lan­te es­ta­ba yo, que jugaba co­mo un nue­ve, pero no era nue­ve. Y dos pun­te­ros bien abier­tos, co­mo en 1930. Pe­pe, há­bil y go­lea­dor, y Ere­ros, que vo­la­ba más rá­pi­do que la pe­lo­ta.

Per­di­mos por no cui­dar­nos más de la cuen­ta, pe­ro eso no fue un error. Error hu­bie­ra si­do traicionar nuestro es­ti­lo.

Yo soy de Ra­cing, aunque a es­ta al­tu­ra me sien­to más hin­cha del Bi­cho. Pa­ra mí, Ar­gen­ti­nos siem­pre es­tá. Y uno guar­da la es­pe­ran­za de vol­ver.

 

 

Por Pablo Lechuga y Nacho Levy  

Fotos: Jorge Dominelli.

Imagen de 1969. 40 respuestas de Alfio Basile
¡Habla memoria!

1969. 40 respuestas de Alfio Basile

El Coco repasa su vida en cuarenta frases, sus primeros años en Bahía Blanca, el sueño de ser jugador de Primera, el hermoso vínculo con su papá. El debut en la Selección y también el Racing de José.

Imagen de 1981. ¨Pasá Mario, ésta es tu casa…¨
¡Habla memoria!

1981. ¨Pasá Mario, ésta es tu casa…¨

Diego Maradona y su familia invitaron a los Kempes a almorzar a su casa, el Matador estaba recién llegado a River y Diego a Boca. Dos de los jugadores más importantes de la historia charlaron a corazón abierto.

Imagen de Grandes duelos de la historia del tenis
¡Habla memoria!

Grandes duelos de la historia del tenis

En 2009, El Gráfico destacó las rivalidades más importantes del tenis moderno. En esa época la más marcada era entre Federer y Nadal, pero también aparecen otras como Vilas – Borg y Sampras – Agassi.

DEJÁ TU COMENTARIO